Información
Equipo Nizkor
        Tienda | Donaciones Online
Derechos | Equipo Nizkor       

17jun13


7- Fundamentos de la sentencia en el caso Ferreyra


QUINTO:

Calificación Legal

Teniendo en consideración lo expuesto se encuentra probado que Francisco Salvador Pipito y Jorge Daniel González amedrentaron a Gabriela Judith Carchak, a Marcelo Pablo Polito y a Gustavo Javier Farias con el propósito de obligarlos a no filmar lo que iba a suceder.

El artículo 149 bis, segundo párrafo del Código Penal, pune la conducta de aquel "que hiciere uso de amenazas con el propósito de obligar a otro a hacer, no hacer o tolerar algo contra su voluntad".

Para que una acción pueda subsumirse en esta figura es necesaria una afectación al bien jurídico libertad. "En las coacciones, la libertad de determinación del individuo se anula, toda vez que únicamente le queda actuar como le es impuesto por el sujeto activo. Por lo que, lo que se protege es la libertad de determinación del individuo" (cfrme. DONNA, Edgardo Alberto, Derecho Penal Parte Especial, Rubinzal-Culzoni Editores, Argentina, 2001, Tomo II-A, p. 254) . La periodista, el camarógrafo y su asistente, a quienes consideramos sujetos pasivos del delito de coacción, no pudieron desarrollar libremente su labor debido a la intervención de los sujetos activos de dicho ilícito, es decir González y Pipito. La conducta de los nombrados fue la causa que explica porque el señor Farías no pudo continuar con la filmación que venía efectuando. De este modo, se afectó la libertad de los miembros del equipo de prensa.

"Se incluye dentro del tipo objetivo cualquier acción en la que por medio de amenazas se busque imponer a otra persona la realización de una acción u omisión no queridas" (DONNA, ob cit., p. 255).

Hemos mencionado ya las frases que indudablemente manifestó González dirigiéndose a los miembros del canal de noticias. En el video que filmó el camarógrafo Farías vemos claramente que Pipitó acompañó a Carchak y la cronista nos refirió que lo mismo que decía la persona que tenía un cuello ortopédico se lo expresaba el sujeto de pelo largo, es decir, Pipitó. En el registro fílmico aludido vemos el modo en que se dirigen tanto Pipitó como González a la gente de prensa y apreciamos el momento en que González se abalanzó sobre la cámara, tras lo cual Carchak le manifiesta "tranquilo", "acá estamos", "nos quedamos acá" coincidiendo esto con el ingreso del equipo periodístico a la empresa Chevallier.

Gabriela Judith Carchak nos indicó que tuvo miedo, que se dirigieron hacia su equipo, que comenzaron a increparlos de manera violenta, que les exigían que apagaran la cámara. Farías expresó que los rodearon y que les dijeron que no filmaran. Asimismo, manifestó que estuvo muy nervioso porque la situación lo sobrepasó. También informó que no filmó el enfrentamiento porque no tuvo posibilidad de hacerlo. Polito indicó que lo agredieron, que les pidieron que apagaran la cámara y manifestó que siempre tuvo miedo el cual, según adujo, se mantuvo hasta el día en que prestó declaración testifical ante este Tribunal.

La periodista y el asistente de cámara, dentro del grupo agresor, identificaron a Pipitó y a González, mientras que el camarógrafo solo reconoció a Jorge Daniel González.

Respecto a la tipicidad subjetiva, podemos decir que Francisco Salvador Pipitó y Jorge Daniel González, actuaron con conocimiento de los elementos objetivos del tipo y quisieron llevar adelante sus acciones con el claro propósito de obligar a las víctimas a no filmar lo que estaba por acontecer.

En referencia al delito de coacción parte de la doctrina nacional entiende que se trata de un ilícito de pura actividad, "no requiriendo para su consumación que la víctima haga o deje de hacer lo que el autor pretende; de modo que alcanza, para la consumación, que la amenaza llegue a conocimiento de la víctima y que la misma comprenda su contenido. No importa entonces el resultado que se obtenga" (cfrme. DONNA, Edgardo Alberto, Derecho Penal Parte Especial, Rubinzal-Culzoni Editores, Argentina, 2001,

Tomo II-A, p. 257). En este caso, la amenaza no solo llegó a conocimiento de las víctimas comprendiendo ellas el contenido de la misma sino que además se obtuvo el resultado esperado por los sujetos activos, esto es impidieron el registró fílmico. Por lo expuesto, el delito se encuentra consumado.

Tal como hemos señalado, cuando formuló su descargo Francisco Salvador Pipitó indicó que lo observó a González recriminándole a la periodista que siempre les daban prensa a los demás y no a ellos. Nos explicó que la cronista le dijo que tenía un micrófono y él le respondió que no tenía cargo en la Unión Ferroviaria, que no era quien para hablar y que siempre le daban prensa al Partido Obrero.

El Señor Pipitó dijo una cuestión muy importante, para juzgar hay que saber escuchar, no tanto en las cuestiones más centrales, sino en las cuestiones que en apariencia son periféricas. Cuando Carchak le quiere dar el micrófono, Pipitó dice "no tengo cargo para hablar". Uño dice "el delegado es palabra superior", conforme su descargo efectuado el 13 de noviembre de 2012, lo cual nos da la pauta de la verticalidad que regía la Unión Ferroviaria y dentro de esa verticalidad tanto Pipito, como González cumplieron con la tarea que entendieron necesaria para para satisfacer intereses superiores.

La situación del señor González y del señor Pipitó, es clara la coacción al periodismo, el periodismo quería filmar, no es un delito que requiera de mayor esfuerzo argumental, es obligar a otro a hacer lo que no quiere, en un grupo de gente a los gritos, el señor González es consciente de esto y los obliga a no filmar, la clave está si lo obliga, porqué los obliga? o los obliga para algo, tenemos para nosotros, que los obliga porque sabían lo que iba a pasar después y la forma en que se demuestra, es por prueba testimonial, que nos relatan a estas dos personas en la misma línea de un tirador, el señor Sánchez. Si se hace, lo que se hace y luego se va en la misma línea del tirador, ese es un dato indicador de que se hizo, lo que se hizo, para que eso permitiese lo posterior, por lo tanto, González y Pipitó, son autores de la coacción a los periodistas y son cómplices de la acción subsiguiente. -

Situación de ALCORCEL:

La cuestión con ALCORCEL pasa por los llamados telefónicos y los mensajes de texto que lo vinculan tanto con la llegada de FAVALE al lugar del hecho, uno de los tiradores, como con Pablo DIAZ, el organizador en el lugar de los hechos de la contramarcha, y quien convocó a FAVALE al sitio. En rigor ALCORCEL actuó en nombre de DIAZ, era su medio de comunicación para estar al corriente de los movimientos del hombre de Varela, quien a su vez estaba viniendo con un grupo de personas "de refuerzo". Además de ello, fue ALCORCEL quien se dirigió a la Estación Yrigoyen, lo esperó a FAVALE y a su grupo, alguno de los cuales saludó (evidentemente los conocía), los acompaño hasta donde el puente de la calle Lujan, y a la vez que FAVALE hizo su ingreso con pompa al canto de "las vías no se cortan", ALCORCEL se alejó. Finalmente, también cooperó con Pablo DIAZ en la acción de arengar a la masa de ferroviarios que estaban en las vías, para que bajen y corriesen a los tercerizados, haciendo el "bulto" necesario para que FAVALE y SANCHEZ pudiesen disparar entremezclados, y luego retirarse del lugar a la carrera junto con el resto de la gente. Tras la comisión del hecho, mantuvo ALCORCEL un constante intercambio de comunicaciones con FAVALE, como prueba del compromiso delictivo que los había unido. -

Evidentemente, los de Alcorcel son todos estos actos propios de cooperación delictiva, sin lugar a dudas relevantes para la configuración del hecho, tal como éste fue concretado. No obstante ello, por tratarse ALCORCEL de un simple intercomunicador entre DIAZ y FAVALE, entendemos que su complicidad no es primaria, sino secundaria, o no necesaria. En efecto, FAVALE bien tenía el teléfono de DIAZ y en todo caso podría haberse comunicado con éste, y entendemos que de alguna manera hubiese llegado al escenario de los hechos. Tampoco se hubiese perdido en la estación Yrigoyen, tratándose de que había más de un centenar de ferroviarios sobre el puente de Lujan. Pero lo cierto es que ALCORCEL siempre estuvo a disposición de DIAZ para facilitar la preparación del hecho, cooperando a su lado para arengar a la gente. De manera tal que si bien no se puede afirmar que sin ALCORCEL el hecho no se cometía, lo hecho por él lejos está de ser penalmente irrelevante, ya que no es menos cierto que cooperó con actos materiales que simplificaron los actos de preparación y ejecución tanto de FAVALE como de DIAZ. -

El día del hecho a las 6:43:18 Pablo Marcelo Díaz le envió un Mensaje de texto a Claudio Gustavo Alcorcel en el que le escribió las siguientes palabras: "Gustavo buen día tipo nueve pegate una vuelta x Avellaneda haber k pasa". Alcorcel respondió este mensaje a las 9:22:59 escribiendo "Dale". A las 7:39:56 Pablo Marcelo Díaz intentó comunicarse con Claudio Gustavo Alcorcel, el registro de la llamada es de solo 3 segundos, por lo cual, teniendo en cuenta la respuesta de Alcorcel, vía mensaje de texto, estimamos que el llamado no fue efectivo pero denota la preocupación de Pablo Díaz por mantener al tanto de la situación a este último (conforme se desprende de grafico N 2659 remitido por la SID Posteriormente a las 11:04:16 Claudio Gustavo Alcorcel intentó comunicarse con Cristian Daniel Favale pero no pudo hacerlo. Inmediatamente después a las 11:04:24, Favale se contactó con Alcorcel, dialogando durante 47 segundos y luego se repitió esta llamada a las 11:05:18 en la que hablaron por espacio de 51 segundos. -

Podemos indicar que Cristian Daniel Favale a las 12:36:12 se intentó comunicar con Claudio Gustavo Alcorcel y el contacto no fue efectivo pero tras unos 7 segundos Alcorcel lo llamó a Favale y mantuvieron conversación durante 43 segundos. Del mismo modo tras un intento fallido de contacto de Favale a Alcorcel, este último lo llamó a las 12:39:20, comunicación que se extendió por un lapso de 70 segundos. Asimismo, destacamos que se comunicaron a las: 12:43:32, 12:44:08 y a las 12:46:28 (

Es menester tener en consideración que a las 13:10:25 Claudio Gustavo Alcorcel llamó a Pablo Marcelo Díaz y mantuvieron contacto durante 5 segundos.

Tras ello, hubo 3 intentos infructuosos de Favale por comunicarse con Alcorcel y luego este último lo llamó a las 13:12:36, 13:12:52 y a las 13:13:15, destacamos que cada llamada tuvo una duración de 8 segundos. En dos oportunidades Alcorcel quiso comunicarse con Favale pero no pudo hacerlo y con posterioridad Favale lo llamó a las 13:14:03 y conversaron durante 70 segundos. Luego a las 13:17:41 Cristian Daniel Favale habló con Alcorcel por el transcurso de 10 segundos. Es pertinente señalar, que tras un intento fallido de contacto, Alcorcel lo llamó a Favale a las 13:18:10 y a las 13:18:45, hablando entre estas dos comunicaciones un total de 91 segundos. Con posterioridad, a las 13:19:56 Favale se contactó con Alcorcel y mantuvieron diálogo por 42 segundos, lo cual volvió a suceder a las 13:22:18, oportunidad en la que conversaron por 15 segundos.

Debemos destacar que la filmación de David Ismael Villalba (reservada en sobre 6 video disco 13) cuenta en su margen inferior derecho con un reloj que nos da precisión horaria respecto al momento en que transcurren los hechos que han quedado registrados. Teniendo esto en consideración, apreciamos que desde las 13:24:03, cuando el Señor Villalba tomó imágenes de la Estación Yrigoyen, captó que Cristian Daniel Favale ya se encontraba allí junto a un grupo de personas. También podemos observar que Alcorcel se hallaba en el lugar con una botella en la mano y una mochila en su espalda, encendió un cigarrillo y saludó a varios de los miembros de dicho grupo. Se apreció en el video que Alcorcel junto a los integrantes de este grupo avanzó en dirección al terraplén y tras caminar unos metros se alejó.

Al respecto, debemos tener presente que Claudio Gustavo Alcorcel al prestar declaración ante esta judicatura el 15 de enero del corriente año, mientras observó el video que filmó Villalba, indicó que pudo reconocerse en las imágenes y señaló que prendió un pitillo, convidó agua, saludó a Cristian y a los muchachos y luego se retiró. Por su parte, Cristian Daniel Favale, declaró el día 8 de febrero del corriente año y nos informó que llevó a un grupo. Es claro que las personas que filmó Villalba en la Estación Yrigoyen conformaban el grupo de Favale.

Eiste un nutrido intercambio telefónico entre Alcorcel y Favale y justo cuando arribó el grupo encabezado por el último de los nombrados estaba Claudio Gustavo Alcorcel para recibirlos, quién tras saludarlos caminó un poco con ellos y luego se alejó. La única explicación posible que justifica esto es que los contactos que se produjeron entre Alcorcel y Favale fueron para facilitar su llegada y la de su grupo. Asimismo, resulta evidente que Alcorcel los recibió y constató el arribo.

Es importante destacar que a las 15:31:11 una persona desde el número telefónico 11-3104-2675 le envió a Alcorcel un mensaje de texto el cual reza "Che mono. Mataron uno!". Este mensaje lo respondió Alcorcel a las 15:32:09 indicando: "Si dspues t cuento". Luego a las 15:47:43 Pablo Díaz llamó a Juan Carlos Fernández y mantuvieron contacto durante 74 segundos, conforme consta a fs. 8978/8988.

Debemos tener en cuenta que a partir de las 16:00:19 Cristian Daniel Favale intentó comunicarse con Alcorcel en dos oportunidades no pudiendo hacerlo; posteriormente, quiso hacer lo propio con Catriel Díaz al número 11-6990-5605 y nuevamente no tuvo éxito. Tras ello Alcorcel pretendió hablar con Favale pero no lo logró y, por último, Favale llamó a Alcorcel a las 16:30:43 y conversaron durante 8 9 segundos.

Desde el teléfono cuyo abonado era 11-3638-7237, a las 18:03:49, le enviaron un mensaje de texto a Alcorcel diciendo: "Gus siempre te lo dije, quizás eso fue lo que hizo que nos separemos. Pensa en tu hija por favor, es muy feo esto. No seas cómplice de esto". Por el contenido del mensaje interpretamos que fue redactado por la ex pareja de Claudio Gustavo Alcorcel, posiblemente la madre de su hija y llama poderosamente la atención de este Tribunal la expresión "quizá eso fue lo que hizo que nos separemos".

Luego entre las 20:15:35 y las 20:18:46 Favale y Alcorcel hablaron tres veces totalizando 280 segundos de dialogo. Tras ello, a las 21:40:10 Alcorcel recibió un llamado de Catriel Díaz cuya duración fue de 12 segundos. Luego, a las 22:27:56 Claudio Gustavo Alcorcel llamó a Catriel Díaz y dialogaron durante 126 segundos

Posteriormente, entre las 22:41:12 y las 22:47:47 se llevaron adelante 5 intercambios telefónicos entre Alcorcel y Catriel Díaz, en total hablaron durante 459 segundos. Tenemos presente que el último contacto telefónico formulado el 20 de octubre de 2010 que reviste interés es el que efectuó Cristian Daniel Favale a las 23:58:10 cuando quiso comunicarse con Alcorcel y no pudo hacerlo, sin perjuicio de lo cual, vemos en este intentó la preocupación de Favale.

Llama la atención de esta judicatura un mensaje de texto efectuado por Alcorcel el día 21 de octubre de 2010, a las 20:28:50, dirigido a una persona que utilizaba el teléfono número 11-6114-0330. En dicho mensaje escribió lo siguiente: "Y no se gordo esto va a seguir y yo estoy tranquilo si m acusan solo porq estoy con pablo". Es evidente que cuando mencionó a Pablo se refirió a Pablo Marcelo Díaz y el mensaje denota la importancia y ascendencia que tenía el señor Díaz sobre el resto de los empleados ferroviarios, a punto tal que Alcorcel estaba tranquilo porque estaba con él.

Luego a las 12:26:26 Alcorcel le envió a Pablo Díaz el siguiente mensaje: "Y mira hoy arranco q no van a djar a nadie tirado y q vamos a hablar con el Gallego y salimos un par en los diarios nuestros nombres". La respuesta del señor Díaz fue a las 12:28:10 cuando le escribió "Eso seguro yo estoy atrás d todos jamás los dejare tirado".

A partir de estas palabras vemos nuevamente la preocupación de Alcorcel agravada porque el nombre de algunos de los participantes del hecho objeto de marras ya había sido divulgado por la prensa gráfica. Podemos también apreciar que se buscaba el apoyo de alguien de más jerarquía en la Unión Ferroviaria. De este modo Alcorcel indicó "vamos a hablar con el Gallego", en clara alusión a Juan Carlos Fernández y Díaz brindo su apoyo señalando "jamás los dejare tirado".

En suma, los contactos, aún los frustrados, dan cuenta de la voluntad de comunicarse, tanto antes en la planificación, como con posterioridad, en la ansiedad de que a nadie de lo deje tirado, expresiones también empleadas en las escuhcas entre Mario Giunti y Cristian FAVALE.

Sumado a ello, se destaca que ALCORCEL al iniciar su descargo, relata lo sucedido omitiendo toda referencia a esta inmensa cantidad de comunicaciones, y al mismo tiempo expresando que entre que llegó FAVALE y se dio la corrida, habrían pasado 40 minutos. Todo lo cual da cuenta de lo inverosímil de sus explicaciones. -

Por ende, ciertamente existe una relación causal, si bien no indispensable, entre los aportes de ALCORCEL y el acercamiento de FAVALE, estando DIAZ informado de ello por tal razón. Lo mismo en el acto de arengar a la corrida.

Así las cosas, entendemos acreditada la intervención delictiva de ALCORCEL en este hecho. -

Contactos

Atento que no ha sido cuestionado por las defensas, tenemos por acreditado que Claudio Gustavo Alcorcel utilizó el teléfono número 11-3544-0607, el señor Pablo Marcelo Díaz se comunicó desde las líneas telefónicas: 11-4074-2681 y 11-3766-3871, mientras que Juan Carlos Fernández lo hizo desde los teléfonos número: 11-4144-0788 y 11-6054-4841. Además, Cristian Daniel Favale mantuvo contacto desde los teléfonos: 11-6249-2683 y 11-698 6-4 642; en tanto que Gabriel Fernando Sánchez habló por el teléfono cuyo número de abonado era 11-3587-4045. Por último, el señor José Ángel Pedraza utilizó el teléfono número 11-4972-6163.

Contamos con listados de llamados entrantes y salientes de dichas líneas telefónicos lo cual nos permite establecer relaciones que revisten importancia. Asimismo, como elemento probatorio se han incorporado mensajes de texto que son de interés.

El día 19 de octubre de 2010 a las 17:56:47 José Ángel Pedraza recibió una llamada proveniente del teléfono número 11-5704-7561. Sabemos que esta línea telefónica corresponde a Juan José Riquelme ya que así está especificado en la agenda del señor Pedraza la cual fue secuestrada en el allanamiento que se produjo en su domicilio particular (reservada en la caja "J" Allanamiento Julieta Lantieri 1241/61, Piso 18, Departamento "B") . Esta comunicación se extendió por un lapso de 5 segundos y tras ella, en el horario de las 18:12:47 Pedraza llamó a Riquelme, hablando por el trascurso de 139 segundos. Con posterioridad a las 18:50:13, José Ángel Pedraza contactó a Juan Carlos Fernández por tan solo 8 segundos y tras ello volvió a llamarlo en el horario de las 18:51:17 manteniendo comunicación durante 312 segundos ' (véase sobre 45/ 8602/det_114 972 6163_2 0101019_2 0101025_lis).

Ese mismo día Cristian Daniel Favale recibió una llamada, a las 20:40:26 de Pablo Marcelo Díaz que solo duró 5 segundos. Tras ella a las 20:56:31 Favale se comunicó con Díaz y hablaron durante 133 segundos (conforme fs. 2731/2737) .

Al día siguiente a las 6:43:18 Pablo Marcelo Díaz le envió un Mensaje de texto a Claudio Gustavo Alcorcel en el que le escribió las siguientes palabras: "Gustavo buen día tipo nueve pegate una vuelta x Avellaneda haber k pasa". Alcorcel respondió este mensaje a las 9:22:59 escribiendo "Dale" (conforme consta en el sobre 35 / 699056005 - 69864642 - 35393881 - 35440607 / Causa N 40825B-10/ 20101025175820_470008__SMS(1)). A las 7:39:56 Pablo Marcelo Díaz intentó comunicarse con Claudio Gustavo Alcorcel, el registro de la llamada es de solo 3 segundos, por lo cual, teniendo en cuenta la respuesta de Alcorcel, vía mensaje de texto, estimamos que el llamado no fue efectivo pero denota la preocupación de Pablo Díaz por mantener al tanto de la situación a este último (conforme se desprende de grafico N 2659 remitido por la SIDE).

Con posterioridad a las 7:46:33 Juan Carlos Fernández llamó a Díaz y hablaron durante 169 segundos. También lo hizo a las 9:27:56, manteniendo un contacto de 4 segundos, luego a las 9:28:25 estableciendo una comunicación de 3 segundos y a las 9:30:31 Fernández llamó a Pablo Marcelo Díaz y conversaron por un lapso de 67 segundos (véase fs. 8978/8988). Cabe destacar que, luego de esta conversación, a las 9:32:29 Pablo Marcelo Díaz llamó a Cristian Daniel Favale y hablaron durante 37 segundos (conforme se desprende de fs. 2731/2737) tras lo cual este último comenzó una intensa actividad telefónica (véase Sobre 35 / 699056005 - 69864642 -35393881 35440607 / Causa N 40825D-10 / 20101022195210_469380_CON.xls).

Es realmente llamativo que Fernández haya hablado con Díaz, que luego Díaz se haya comunicado con Favale e inmediatamente después Cristian Daniel Favale haya comenzado a utilizar su teléfono en demasía. Es cierto que no contamos con el contenido de las llamadas, sin perjuicio de lo cual este encadenamiento de contactos telefónicos denota una evidente relación entre los llamados de Fernández a Díaz y de este a Favale. La conducta posterior nos permite deducir la anterior en aquellos casos en que no existe otra explicación plausible.

Pablo Marcelo Díaz optó por no declarar a lo largo del debate pero en sede instructora lo hizo en dos oportunidades, la primera de ellas fue el 25 de octubre de 2010 y se encuentra glosada a fs. 1136/1144. Declaró que en ningún momento comandó ni llamó a Favale. Asimismo, refirió que el día de los hechos lo vio a Cristian Daniel Favale alrededor de las 13:00 o 13:30 horas, especificando que hacía chistes, caminaba, hablaba con unos compañeros y le dijo "acá estoy... ya vine". Si comparamos el registro de llamados entrantes y salientes al que hemos hecho referencia con los dichos de Pablo Macelo Díaz vemos que sí llamó a Favale y este también lo contactó. Teniendo en consideración que el propio Díaz indicó que cuándo lo vio a Favale este le refirió "acá estoy. ya vine", podemos interpretar como más que posible que los llamados a los que aludimos tuvieron relación con la convocatoria de Favale para el 20 de octubre de 2010. Refuerza esta conclusión lo manifestado por Cristian Daniel Favale al prestar declaración en instrucción (conforme fs. 1131/1136) cuando señaló: "para ir a la marcha me llama Pablo Díaz, para apoyar a la Unión Ferroviaria por el corte de vías". El señor Díaz, el 16 de noviembre de 2010, amplió su indagatoria ante la Jueza de Instrucción (consta a fs. 3831/3840) y nuevamente manifestó que no había llamado a Favale. En este caso aclaró que Favale lo había contactado a él y le expresó que se había enterado que iba a haber un corte de vías, a lo que le respondió que si quería vaya. Nuevamente, debemos indicar que existen tanto llamados de Favale a Díaz como de Díaz a Favale, por lo cual, no podemos darle crédito a la versión que aportó Pablo Marcelo Díaz al ser indagado.

Continuando con un relato cronológico de los llamados que se fueron efectuando, tenemos presente que Juan Carlos Fernández llamó a Pablo Marcelo Díaz a las 9:36:32 y conversaron durante 75 segundos, lo propio hizo a las 9:39:08, durante 13 segundos (conforme fs. 8978/8988). A las 9:49:53 Gabriel Fernando Sánchez, llamó a Jesús Alejandro Benítez (quien utilizó el teléfono número 11-5055-1247), mantenido un contacto de tan solo 3 segundos (véase fs. 5585/5591) .

Si recurrimos a las modulaciones que se efectuaron por la frecuencia Metro 1, cuyas transcripciones constan a fs. 1047/1084 de la causa 3922, advertimos que a las 10:17:45.3 desde la DGO se moduló "Bueno, Señor, según lo informado por la Delegación Avellaneda, ya habría dos grupetes, ahí" y quien contestó modulado como "Com. Dig. Rad. 3" señaló: "Bien se tiene la información que están a la espera de... de otra gente que vendría de Várela... y también de Lomas de Zamora y Temperley, QSL?". Tras esta comunicación desde la DGO se informó a las 10.18.04.6: "QSL. La Unión Ferroviaria que se niegan a que realicen estas medidas sobre las vías". La respuesta desde "Com. Dig. Rad. 3" fue: "Si, similar a la actitud tomada, eh. en ocasiones anteriores en. en el hall central de Constitución". Es decir, que ya habían hablado Fernández con Díaz y este con Favale, quien era oriundo de Florencio Varela y estaba efectuando muchos llamados telefónicos y la policía, siguiendo un análisis temporal, tras estas comunicaciones tomó conocimiento de un posible arribo de gente de Varela, Temperley y Lomas de Zamora.

El señor Fernández, a las 10:58:28 llamó a Díaz y mantuvieron diálogo por 108 segundos (conforme fs. 8978/8988).

Posteriormente a las 11:04:16 Claudio Gustavo Alcorcel intentó comunicarse con Cristian Daniel Favale pero no pudo hacerlo. Inmediatamente después a las 11:04:24, Favale se contactó con Alcorcel, dialogando durante 47 segundos y luego se repitió esta llamada a las 11:05:18 en la que hablaron por espacio de 51 segundos (conforme consta en el Sobre 35 / 699056005 - 69864642 - 35393881 - 35440607 / Causa N 40825D-10 / 20101022195210_469380__CON.xls).

Luego Juan Carlos Fernández, a las 11:23:32 llamó a Pablo Marcelo Díaz, comunicación que se extendió por 125 segundos, también lo hizo a las 12:24:11 y hablaron por el transcurso de 82 segundos (véase fs. 8978/8988).

Podemos indicar que Cristian Daniel Favale a las 12:36:12 se intentó comunicar con Claudio Gustavo Alcorcel y el contacto no fue efectivo pero tras unos 7 segundos Alcorcel lo llamó a Favale y mantuvieron conversación durante 43 segundos. Del mismo modo tras un intento fallido de contacto de Favale a Alcorcel, este último lo llamó a las 12:39:20, comunicación que se extendió por un lapso de 70 segundos. Asimismo, destacamos que se comunicaron a las: 12:43:32, 12:44:08 y a las 12:46:28 (conforme consta en el Sobre 35 / 699056005 - 69864642 - 35393881 - 35440607 / Causa N 40825D-10 / 20101022195210_469380_CON.xls).

Es menester tener en consideración que a las 13:10:25 Claudio Gustavo Alcorcel llamó a Pablo Marcelo Díaz y mantuvieron contacto durante 5 segundos (véase gráfico N 2659 remitido por la SIDE).

Tras ello, hubo 3 intentos infructuosos de Favale por comunicarse con Alcorcel y luego este último lo llamó a las 13:12:36, 13:12:52 y a las 13:13:15, destacamos que cada llamada tuvo una duración de 8 segundos. En dos oportunidades Alcorcel quiso comunicarse con Favale pero no pudo hacerlo y con posterioridad Favale lo llamó a las 13:14:03 y conversaron durante 70 segundos. Luego a las 13:17:41 Cristian Daniel Favale habló con Alcorcel por el transcurso de 10 segundos. Es pertinente señalar, que tras un intento fallido de contacto, Alcorcel lo llamó a Favale a las 13:18:10 y a las 13:18:45, hablando entre estas dos comunicaciones un total de 91 segundos. Con posterioridad, a las 13:19:56 Favale se contactó con Alcorcel y mantuvieron diálogo por 42 segundos, lo cual volvió a suceder a las 13:22:18, oportunidad en la que conversaron por 15 segundos (consta en Sobre 35 / 699056005 - 69864642 - 35393881 -35440607 / Causa N 40825D-10 / 20101022195210_469380_CON.xls).

Debemos destacar que la filmación de David Ismael Villalba (reservada en sobre 6 video disco 13) cuenta en su margen inferior derecho con un reloj que nos da precisión horaria respecto al momento en que transcurren los hechos que han quedado registrados. Teniendo esto en consideración, apreciamos que desde las 13:24:03, cuando el Señor Villalba tomó imágenes de la Estación Yrigoyen, captó que Cristian Daniel Favale ya se encontraba allí junto a un grupo de personas. También podemos observar que Alcorcel se hallaba en el lugar con una botella en la mano y una mochila en su espalda, encendió un cigarrillo y saludó a varios de los miembros de dicho grupo. Se apreció en el video que Alcorcel junto a los integrantes de este grupo avanzó en dirección al terraplén y tras caminar unos metros se alejó.

Al respecto, debemos tener presente que Claudio Gustavo Alcorcel al prestar declaración ante esta judicatura el 15 de enero del corriente año, mientras observó el video que filmó Villalba, indicó que pudo reconocerse en las imágenes y señaló que prendió un pitillo, convidó agua, saludó a Cristian y a los muchachos y luego se retiró. Por su parte, Cristian Daniel Favale, declaró el día 8 de febrero del corriente año y nos informó que llevó a un grupo. Es claro que las personas que filmó Villalba en la Estación Yrigoyen conformaban el grupo de Favale.

Existe un nutrido intercambio telefónico entre Alcorcel y Favale y justo cuando arribó el grupo encabezado por el último de los nombrados estaba Claudio Gustavo Alcorcel para recibirlos, quién tras saludarlos caminó un poco con ellos y luego se alejó. La única explicación posible que justifica esto es que los contactos que se produjeron entre Alcorcel y Favale fueron para facilitar su llegada y la de su grupo. Asimismo, resulta evidente que Alcorcel los recibió y constató el arribo.

El siguiente llamado que reviste interés se produjo a las 13:23:17, momento que coincide con la llegada de Favale, duró 88 segundos, lapso en el cual Juan Carlos Fernández habló con Pablo Marcelo Díaz (conforme consta a fs. 8978/8988). Es de destacar que en las modulaciones correspondientes a la frecuencia Metro 1 (véase transcripciones obrantes fs. 1047/1084 causa N 3922) a las 13:25:04.7 el Comisario Inspector Luis Osvaldo Mansilla utilizando las siglas Belgrano R4 moduló: "Ahí se observa que se bajaron en la Estación Yrigoyen en dirección a Avellaneda un grupo de 40 personas que vienen caminando por las vías... pero vamos a tratar a ver de qué grupo son". Con posterioridad, a las 13:25:23.0 Jorge Raúl Ferreyra moduló como "Roca R1" e indicó: "Roca operaciones es gente de la Unión Ferroviaria señor". De este modo apreciamos la forma en que la policía supo de la llegada de Favale con su gente.

Luego, a las 14:05:06 Pablo Marcelo Díaz llamó a Juan Carlos Fernández y conversaron durante 54 segundos, haciendo lo propio a las 14:19:48 manteniendo contacto durante 68 segundos (conforme consta a fs. 8978/8988).

A las 14:41:11 Alcorcel se comunicó con Pablo Marcelo Díaz y hablaron durante 6 segundos (véase gráfico N 2659 remitido por la SIDE). Posteriormente, Favale intentó comunicarse con Alcorcel a las 14:49:00 pero no pudo hacerlo, transcurridos 7 segundos Alcorcel llamó a Favale y hablaron durante 24 segundos (conforme Sobre 35 / 699056005 - 69864642 35393881 35440607 / Causa N 40825D-10 / 20101022195210_469380_CON.xls).

Tras ello, Juan Carlos Fernández se contactó telefónicamente con Pablo Marcelo Díaz a las 15:03:51 conversación que solamente duró 3 segundos. Es menester destacar que inmediatamente después a las 15:04:16 Díaz lo llamó a Fernández y hablaron durante 27 segundos (conforme se desprende de fs. 8978/8988). Teniendo en consideración el contenido del sobre 35 / 699056005 - 69864642 - 35393881 - 35440607 / Causa N 40825D-10 / 20101022195210_469380__CON.xls podemos afirmar que a las 15:12:27 Favale se comunicó con Alcorcel y conversaron durante 9 segundos. Es importante destacar que a las 15:31:11 una persona desde el número telefónico 11-3104-2675 le envió a Alcorcel un mensaje de texto el cual reza "Che mono. Mataron uno!". Este mensaje lo respondió Alcorcel a las 15:32:09 indicando: "Si dspues t cuento". Luego a las 15:47:43 Pablo Díaz llamó a Juan Carlos Fernández y mantuvieron contacto durante 74 segundos, conforme consta a fs. 8978/8988.

Debemos tener en cuenta que a partir de las 16:00:19 Cristian Daniel Favale intentó comunicarse con Alcorcel en dos oportunidades no pudiendo hacerlo; posteriormente, quiso hacer lo propio con Catriel Díaz al número 11-6990-5605 y nuevamente no tuvo éxito. Tras ello Alcorcel pretendió hablar con Favale pero no lo logró y, por último, Favale llamó a Alcorcel a las 16:30:43 y conversaron durante 89 segundos (véase sobre 35 / 699056005 - 69864642 -35393881 - 35440607 / Causa N 40825D-10 / 20101022195210_469380__CON.xls).

Desde el teléfono cuyo abonado era 11-3638-7237, a las 18:03:49, le enviaron un mensaje de texto a Alcorcel diciendo: "Gus siempre te lo dije, quizás eso fue lo que hizo que nos separemos. Pensa en tu hija por favor, es muy feo esto. No seas cómplice de esto". Por el contenido del mensaje interpretamos que fue redactado por la ex pareja de Claudio Gustavo Alcorcel, posiblemente la madre de su hija y llama poderosamente la atención de este Tribunal la expresión "quizá eso fue lo que hizo que nos separemos" (consta en sobre 35 / 699056005 - 69864642 - 35393881 - 35440607 / Causa N 40825B-10/ 20101025175820_470008_SMS(1)).

A las 18:08:59 horas José Ángel Pedraza llamó a Juan Carlos Fernández y conversaron durante 22 segundos. Posteriormente, en el horario de las 18:11:37 Fernández lo contactó a Pedraza y hablaron durante 6 segundos. Tras ello, a las 18:12:15 Pedraza lo llamó a Juan Carlos Fernández manteniendo contacto durante 124 segundos y a las 18:49:22 Fernández se comunicó con Pedraza y dialogaron durante 2 6 segundos (conforme se desprende del sobre 45 / 8602 / det_114 972 6163_2 0101019_2 0101025_lis).

Destacamos que entre las 19:11:20 y las 19:16:16 han mantenido contacto telefónico Favale y Catriel Díaz, hablaron en 6 oportunidades y en total conversaron durante 246 segundos. Luego entre las 20:15:35 y las 20:18:46 Favale y Alcorcel hablaron tres veces totalizando 280 segundos de dialogo (véase sobre 35 / 699056005 - 69864642 - 35393881 -35440607/Causa N 40825D-10 / 20101022195210_469380__CON.xls).

Tras ello, a las 21:40:10 Alcorcel recibió un llamado de Catriel Díaz cuya duración fue de 12 segundos (consta en sobre 35 / 699056005 - 69864642 - 35393881 - 35440607 / Causa N 40825B-10 / Causa 40825-10 /20101025174439_470004__CON).

Posteriormente, en el lapso temporal comprendido entre las 21:48:27 y las 22:26:50 Favale y Catriel Díaz mantuvieron 8 contactos telefónicos destacándose que en total conversaron durante 337 segundos (véase sobre 35 / 699056005 - 69864642 -35393881 - 35440607/Causa N 40825D-10 / 20101022195210_469380__CON.xls). Luego, a las 22:27:56 Claudio Gustavo Alcorcel llamó a Catriel Díaz y dialogaron durante 126 segundos (conforme se desprende del sobre 35 / 699056005 - 69864642 - 35393881 - 35440607 / Causa N 40825B-10 / Causa 40825-10 /20101025174439_470004__CON). A las 22:37:38 Cristian Daniel Favale recibió un llamado de Catriel Díaz que duró 80 segundos. Esto también ocurrió a las 22:39:04 oportunidad en la que dialogaron durante 109 segundos (consta en sobre 35 / 699056005 - 69864642 -35393881 35440607/Causa N 40825D-10 / 20101022195210_469380_CON.xls).

Posteriormente, entre las 22:41:12 y las 22:47:47 se llevaron adelante 5 intercambios telefónicos entre Alcorcel y Catriel Díaz, en total hablaron durante 459 segundos (véase sobre 35 / 699056005 - 69864642 - 35393881 -35440607 / Causa N 40825B-10 / Causa 40825-10 /20101025174439_470004_CON).

Tenemos presente que el último contacto telefónico formulado el 20 de octubre de 2010 que reviste interés es el que efectuó Cristian Daniel Favale a las 23:58:10 cuando quiso comunicarse con Alcorcel y no pudo hacerlo, sin perjuicio de lo cual, vemos en este intentó la preocupación de Favale.

El 21 de octubre de 2010 a las 15:31:18 Juan Carlos Fernández llamó a José Ángel Pedraza y conversaron por un lapso de 55 segundos. Posteriormente, a las 15:40:36, Pedraza recibió una llamada de Juan José Riquelme, manteniendo contacto durante 16 segundos (véase sobre 45 / 8602 / det_1149726163_20101019_20101025_lis).

Llama la atención de esta judicatura un mensaje de texto efectuado por Alcorcel el día 21 de octubre de 2010, a las 20:28:50, dirigido a una persona que utilizaba el teléfono número 11-6114-0330. En dicho mensaje escribió lo siguiente: "Y no se gordo esto va a seguir y yo estoy tranquilo si m acusan solo porq estoy con pablo". Es evidente que cuando mencionó a Pablo se refirió a Pablo Marcelo Díaz y el mensaje denota la importancia y ascendencia que tenía el señor Díaz sobre el resto de los empleados ferroviarios, a punto tal que Alcorcel estaba tranquilo porque estaba con él y habilita que nos preguntemos Por qué debía estar con Pablo para poder estar tranquilo? Qué perturbaba la tranquilidad de Alcorcel? (véase sobre 35 / 699056005 - 69864642 -35393881 - 35440607 / Causa N 40825B-10/ 20101025175820_470008_SMS(1)).

Destacamos que a las 21:37:41 Pedraza llamó al número 11-6605-3595 y habló con el usuario de dicha línea por el transcurso de 230 segundos (consta en sobre 45 / 8602 / det_1149726163_20101019_20101025_lis). Conforme se desprende de una carpeta color verde que contiene números telefónicos, la cual fue secuestrada en el domicilio particular de José Ángel Pedraza (reservada en la caja "J" Allanamiento Julieta Lantieri 1241/61, Piso 18, Departamento "B") , dicho número telefónico correspondía a Juan Pablo Schiavi.

El 22 de octubre de 2010 a las 10:39:14 Pedraza recibió una llamada de Fernández y mantuvieron un contacto de 5 segundos (conforme consta en sobre 45 / 8602 / det_1149726163_20101019_20101025_lis). Luego a las 12:26:26 Alcorcel le envió a Pablo Díaz el siguiente mensaje: "Y mira hoy arranco q no van a djar a nadie tirado y q vamos a hablar con el Gallego y salimos un par en los diarios nuestros nombres". La respuesta del señor Díaz fue a las 12:28:10 cuando le escribió "Eso seguro yo estoy atrás d todos jamás los dejare tirado" (véase sobre 35 / 699056005 - 69864642 -35393881 35440607 / Causa N 40825B-10/ 20101025175820_470008_SMS(1)). A partir de estas palabras vemos nuevamente la preocupación de Alcorcel agravada porque el nombre de algunos de los participantes del hecho objeto de marras ya había sido divulgado por la prensa gráfica. Podemos también apreciar que se buscaba el apoyo de alguien de más jerarquía en la Unión Ferroviaria. De este modo Alcorcel indicó "vamos a hablar con el Gallego", en clara alusión a Juan Carlos Fernández y Díaz brindo su apoyo señalando "jamás los dejare tirado".

A las 18:58:16 Pedraza contestó un llamado de Juan José Riquelme el que tuvo una duración de 21 segundos. Posteriormente, en el horario de las 20:47:32 Pedraza llamó a Fernández y conversaron por un lapso de 156 segundos. Luego a las 21:55:49 Pedraza recibió un llamado de Fernández el cual se extendió por 54 segundos. Lo mismo sucedió a las 22:36:46 y conversaron por un lapso de 70 segundos. Tras ello, a las 23:02:36 quien utilizó el teléfono 11-4814-0574 llamó a José Ángel Pedraza manteniendo un contacto de 72 segundos (conforme consta en sobre 45 / 8602 / det_1149726163_20101019_20101025_lis). Destacamos que luego el usuario de la mentada línea telefónica se comunicó con Cristian Daniel Favale a las 23:08:46 y dialogaron por 166 segundos (véase sobre 35 / 699056005 - 69864642 - 35393881 - 35440607/ Causa N 40825D-10 / 20101022195210_469380__CON.xls). Inmediatamente después, a las 23:12:38 José Ángel Pedraza recibió una llamada del abonado número 11-4814-0574 y hablaron durante 85 segundos. A partir de este indicio tenemos en claro el interés del señor Pedraza en ocuparse del señor Favale. Posteriormente a las 23:14:37 Pedraza llamó a Fernández y dialogaron durante 89 segundos (conforme consta en sobre 45 / 8602 / det_114 972 6163_2 0101019_2 0101025_lis) .

El 23 de octubre de 2010 a las 15:32:30 Pedraza llamó a Juan Carlos Fernández manteniendo una comunicación que se extendió durante 199 segundos. Luego hizo lo propio a las 20:29:58 momento en el cual dialogaron por 14 segundos y posteriormente a las 20:34:08 oportunidad en la cual conversaron durante 25 segundos (conforme consta en sobre 45/ 8602 / det_1149726163_20101019_20101025_lis).

Es menester poner de resalto que dicho día se procedió a la detención de Pablo Marcelo Díaz. Conforme consta en el acta de procedimiento, obrante a fs. 647, el Principal Fabricio Luis Britos se constituyó en el Club Almirante Brown sito en la calle Avellaneda 1017, de Adrogue, Provincia de Buenos Aires, donde se llevaría a cabo una reunión por parte del personal de la Unión Ferroviaria y a la cual se preveía que asista el señor Pablo Marcelo Díaz. Según la constancia que ha dejado el Principal a las 18:40 horas notó la presencia de una persona que guardaba similitudes fisionómicas con el nombrado Díaz, procedió a la identificación de dicho sujeto y cuando comprobó se trataba del individuo cuya detención había sido solicitada por la magistrada instructora lo detuvo en presencia de dos testigos.

A la reunión que se llevó adelante en el Club Almirante Brown concurrió Juan Carlos Fernández, esto se desprende de su declaración indagatoria obrante a fs. 6268/6285, y no es descabellado pensar que en las tres conversaciones aludidas haya hablado con Pedraza alguna cuestión vinculada a este encuentro, destacándose que dos de las llamadas se produjeron con posterioridad a la detención de Pablo Marcelo Díaz.

Por último, dentro de la intensa actividad telefónica de Cristian Daniel Favale, no podemos pasar por alto la gran cantidad de contactos que tuvo con el abonado n 11-3539-3881 cuyo titular registral era Lucas Matías Lezcano.

El 16 de octubre de 2012 oímos el testimonio del señor Lezcano y refirió que el radio 699*1061 (el cual corresponde a la línea 11-3539-3881) le parecía que era el de su padre, Ernesto Ramón, aclarando que él no lo utilizaba. Adujo no conocer a Cristian Favale y señaló que el teléfono que usaba su progenitor estaba a su nombre. Asimismo, manifestó que el 20 de octubre de 2010 concurrió al lugar del hecho y llevó sus elementos de murga porque le dijeron que iba a haber una manifestación y que le iban a pagar 50 pesos por cada instrumento que llevase. Indicó que esto se lo había ofrecido un amigo, con el que jugaba al fútbol y al que le decían Chavo, aclarando que competían en un campeonato del Barrio de Várela. También explicó que el ofrecimiento fue ese mismo día por la mañana y que su amigo le expresó que iba a pasar un micro por Monteverde, en la ruta 4, a 7 cuadras de donde vivía. Adujo que lo buscaron al mediodía, que el micro estaba lleno, que no conocía a quienes lo ocupaban y que no estaba su amigo. Señaló que lo llevaron hasta la Estación Yrigoyen y que se quedó en las vías. Manifestó que hubo un problema a tres cuadras y que cuando vio que todos volvían corriendo se fue al micro. Expresó que las personas que fueron en el colectivo con él avanzaron esas tres cuadras. Señaló que la gente que estaba arriba de las vías le había dicho que la policía no se metía. Manifestó que los que mandaban eran los ferroviarios y que los que estaban en su micro los seguían. Explicó que les decían "dale, dale", aclarando que era como que los estaban esperando. Asimismo, manifestó que ese día por el noticiero se enteró de lo que había sucedido, habiendo llegado a su domicilio alrededor de las tres de la tarde. Señaló que el micro lo dejo en el mismo lugar en el que se lo había tomado. Indicó que para la fecha del hecho su novia era Vanesa Villanueva y no recordó si le había enviado un mensaje de texto. Especificó que para dicha fecha no tenía trabajo y no recordó si tenía celular. Adujo que cuando volvió, en el noticiero vio que había fallecido un chico y se lo comentó a su mujer. Aclaró que en el "bondi que me metí hoy" significa en el "quilombo" que me metí. Manifestó que la gente que conformaba el grupo que iba en el micro era de un barrio de Varela, que eran todos del mismo barrio salvo él. Se le exhibió el video que filmó el señor Villalba y estimó que la persona con una remera azul con una franja blanca, bermudas y gorra era él. Asimismo, indicó que en el registro fílmico pudo observar a las personas que fueron con él en el micro.

Más allá de lo manifestado por Lezcano, atento el contenido del listado de llamadas entrantes y salientes que se encuentra reservado en el Sobre 35 / 699056005 - 69864642 - 35393881 - 35440607 / Causa N 40825D-10 / 20101022195210_469380_CON.xls, podemos apreciar que desde el teléfono del cual era titular se emitieron 32 llamados dirigidos a Cristian Daniel Favale, entre las 9:39:36 y las 15:24:01. A su vez Favale lo llamó 36 veces desde las 9:39:29 hasta las 14:45:49. En total hablaron 1601 segundos, es decir, 26 minutos con 41 segundos. Destacamos que Cristián Daniel Favale comenzó el intercambio telefónico y lo hizo justo después de haber hablado con Pablo Díaz quien previamente había recibido 6 llamados de Fernández en los cuales hablaron un total 331 segundos.

Existe un mensaje de texto emitido el día 20 de octubre de 2010 a las 21:13:16 desde el teléfono cuya titularidad corresponde a Lucas Matías Lezcano dirigido al abonado 11-3581-3848 que reza: "Amor buen día. No sabes en el bondi q me metí hoy. Estuve con los q mataron al pibe en Avellaneda. No le digas a nadie. Te amo mucho". Teniendo en cuenta el relato que formuló el Lezcano al prestar declaración testifical estimamos que este mensaje se lo envió a quien era su novia, Vanesa Villanueva. Conforme se desprende del video de Villalaba (reservado en el sobre 6 video disco 13) y las referencias de Lezcano al reconocerse en el registro fílmico podemos afirmar que estaba con Favale y el grupo de gente que éste llevó a la Estación Yrigoyen y a su pareja le refirió "Estuve con los q mataron al pibe en Avellaneda".

De los móviles políticos y económicos

A renglón seguido se van a tratar los móviles políticos y económicos del hecho, en tanto que la situación personal de José Pedraza, y la prueba de cargo que lo vincula al caso será analizada en particular, y de manera conjunta, en el tópico de la calificación legal. -

Sobre el "Belgrano Cargas" ,"la cooperativa", y sus nexos:

La Dra. Susana Rita PLANAS, manifestó ser abogada y desempeñarse en el Belgrano Cargas y que era asesora de cooperativas. Reconoció durante su declaración en el debate que ha sido apoderada de la cooperativa "Unión del Mercosur", y hasta esa fecha lo seguía siendo. Asimismo, manifestó que había otras, y ella contaba con menos injerencia que antes.

Señaló que en la Cooperativa, estuvo desde su creación, ingresando al "Belgrano Cargas" en el año 2002, haciendo asesoramiento legal.

Admitió que su cargo en las cooperativas, se lo propuso la Sra. Graciela Coria, quien era amiga suya desde los 17 años y que obviamente conocía a su esposo, el señor José Pedraza.

Precisó que, obviamente, percibía honorarios tanto en el "Belgrano Cargas", como en la "Cooperativa".

Añadió, que en el año 2010 estaban en el "Consejo" los señores: CASTELLANOS, MATARAZZO, Silvia CORIA y Marcelo PÉREZ; en tanto que Victorio SANCHEZ era síndico titular y BELLO el suplente.

Expresó que a Pablo DÍAZ lo vio una sola vez cuando concurrió a la "cooperativa" a dar una charla sobre accidentes de trabajo.

Por su parte, manifestó que a FERNANDEZ lo vio en tres o cuatro oportunidades, particularmente cuando iba al Ministerio de Trabajo, a bregar por la equiparación de los tercerizados, mientras que la nombrada asistía representando a la cooperativa.

Señaló, que Maximiliano PEDRAZA, sobrino de José e hijo de Osvaldo, trabajaba en la "cooperativa", haciendo liquidaciones. Adujo, que su oficina se encontraba en San José 583, piso 6, y que además en los pisos 3 y 9, también funcionaba la "Cooperativa".

Asimismo, manifestó conocer a Leandro ZORRÓN, hijo de Silvia Coria, quien también trabajaba en la cooperativa.

Refirió que el señor Raúl CASTELLANOS era el presidente de la "cooperativa".

Aclaró, que el sentido de la cooperativa era de ayuda.

Aportó que en UGOFE trabajaban entre 120 y 130 asociados a la cooperativa. Ante preguntas que se le formularon, manifestó que "excedentes repartibles" era el equivalente a la ganancia. Así entonces, ilustró que "los asociados" cobraban un retorno por mes, después según el balance, las ganancias se repartían, sabiéndose que los asociados trabajaban para la cooperativa, y esta para UGOFE.

En cuanto al procedimiento para repartir las ganancias, ilustró que inicialmente los asociados cobraban y luego, previo a las reducciones de ley y las previsiones, si había alguna ganancia, la asamblea decidía si cobraban algo y luego se repartía.

A más de ello, indicó que empleaban gente de la bolsa de trabajo de la "Unión Ferroviaria", quienes hacian tareas ferroviarias, ignorando si eran afiliados a la Unión Ferroviaria.

Precisó que el gremio venía reclamando desde hacia tiempo el ingreso de los tercerizados a la planta permanente.

Recordó, que Graciela Coria era asesora de la cooperativa.

Admitió también conocer a Ángel STAFFORINI, otro asesor de la "cooperativa", quien además trabajaba en el Belgrano Cargas.

Señaló que la cooperativa funcionaba en San José 583, no sabiendo quienes eran los dueños del tercer piso, el noveno piso era de una empresa y la cooperativa era la propietaria del 6o. Explicó que esta compra fue votada en asamblea, aclarando que "las asambleas son de delegados".

Indicó, que la cooperativa fue creada en el año 2005, y tendría alrededor de 400 socios.

Precisó que PEDRAZA no fue el creador de la "Cooperativa del Mercosur", pero sí que este participó de la formación de algunas cooperativas. A juicio de esta testigo, que estuviera Pedraza era importante porque era una garantía de seguridad. Manifestó que de los 300 ó 400 asociados, unos 120 serían de UGOFE Roca.

De otro lado, señaló que "Belgrano Cargas" existía de "manera virtual", y entre sus directivos estaban, Graciela CORIA, como presidenta, participando entre otros STAFFORINI.

Explicó que los sueldos del "Belgrano Cargas" se depositaban por banco, en la única cuenta con la que contaban.

Dijo, que en los días previos a la detención de PEDRAZA acompañó al Dr. STAFFORINI, por una deuda con el Dr. ARAOZ de LAMADRID, concurriendo a conversar por el tema de "Belgrano Cargas".

Adujo, que CASTELLANO era directivo de la "Unión Ferroviaria", y que también lo era MATARAZZO.

Expresó, que no fue a pagarle al Dr. Aráoz de Lamadrid, sino a negociar para que los esperara un tiempo. Señaló que la factura habla sido presentada a la "Secretaria de Transporte", para que la abone, especificando que ellos "no tenían caja", siendo por ello que la presentaron ante la mencionada "Secretaria".

Indicó que el asesoramiento del mencionado abogadofue hacia el directorio respecto de un tema impositivo, pues tenían un juicio con la AFIP, y se les exigía un monto bastante elevado. Precisó que los salarios de Belgrano Cargas los pagaba el Estado, siendo depositados en el Banco Patagonia.

Reconoció que estuvo en dos oportunidades en la Sala de Audiencias entre el público.

Sostuvo que el cooperativista era autónomo, monotributista, pero esto se asimiló, era sabido que la "Unión Ferroviaria" integraba la SOE S.A., junto con la Fraternidad y el gremio de "Camioneros".

Expresó que la Cooperativa "Unión del Mercosur" fue creada para conservar la fuente de trabajo, cuando PESCARMONA tomó el ramal mesopotámico y, se despidió mucha gente.

Además, enfatizó que era política de la "Unión Ferroviaria" reclamar por los tercerizados, y que esto lo supo por dichos de FERNANDEZ. Adujo tener conocimiento de como actuaba la "Unión Ferroviaria", por ello sabía de esa demanda del gremio. Respecto de las "notas" que fueran realizadas en favor de los tercerizados del Roca, señaló que lo supo, por intermedio de dirigentes de la "Unión Ferroviaria".

Finalmente, aclaró que Osvaldo y Maximiliano Pedraza, eran la misma persona.

Análisis: Como ya hemos señalado en otro lugar, no es este caso judicial vinculado a un delito de naturaleza patrimonial, sino que en todo caso, dentro de un proceso orientado a esclarecer un homicidio, se trata de determinar el marco contextual dentro del cual, la privación de la vida puede aparecer como un hecho explicable en el cometido de conservaciones de intereses personales, económicos y políticos. No es objeto demostrar vínculos formales de PEDRAZA con esta empresa, ni con una cooperativa, sino que basta con que tenga un "interés" concreto en el mantenimiento de determinadas condiciones que le resultaban favorables, y que los reclamos de tercerizados venían al menos a poner en crisis, a desestabilizar un estado de cosas que se ponía en juego, lo que LUNA denominó "el sistema" en una conversación que, tras el hecho, mantuvo con Juan Carlos FERNANDEZ, un sistema de relaciones personales, vinculados por una conveniencia de intereses económicos y políticos, que les era común (poder sindical, contratos empresariales, licitaciones, privilegios personales y subsidios millonarios). -

Efectuada esa aclaración resulta relevante analizar el testimonio brindado por Susana Rita PLANAS, antes que otra cosa, amiga desde la adolescencia de Graciela CORIA, la esposa de José PEDRAZA. Esta abogada, asesora de cooperativas, concentraba funciones (obviamente aranceladas), de asesoramiento legal en el "Belgrano Cargas" desde el año 2002, y en la tan citada Cooperativa "Unión del Mercosur" desde su creación (año 2005), donde es apoderada, aclarando que ahora con menos injerencia que antes del hecho con mucha. Naturalmente, a esta posición accedió por una propuesta de su amiga CORIA. -

Domicilio:

La oficina está sita en San José 583, piso 6o. En el 3, 6 y 9 está la "Cooperativa". Funciona en el tercer piso, y era la propietaria del 6 piso. La cooperativa tendrá unos 300 ó 400 socios, de los cuales en UGOFE trabajaban entre 120 y 130 asociados a la cooperativa.-

Según los datos objetivos traídos por PLANAS, acaso no debe haber otra cooperativa con un porcentaje tan elevado de socios que trabajen en UGOFE. Sin ninguna duda, la persona de José PEDRAZA ha sido decisiva en esta cuestión.

Autoridades:

Raúl CASTELLANOS (directivo de la UF) es el presidente de la "cooperativa", en tanto que el Consejo, para el año 2010, estaba integrado por CASTELLANOS (el presidente), MATARAZZO (otro directivo de la UF), Silvia CORIA (mamá de ZORRON, hermana de Graciela, cuñada de PEDRAZA).-

Es interesante advertir cómo las autoridades de esta Cooperativa, de un modo u otro, se encuentran vinculadas a la figura de José PEDRAZA.

Personal:

En cuanto a las personas "conocidas" que trabajaban en "la cooperativa", señaló que Graciela CORIA (la esposa de José PEDRAZA) era "asesora". Ángel STAFFORINI, era otro asesor y además (como ella) se desempeñaba en el "Belgrano Cargas". Lo mismo Leandro ZORRÓN, hijo de Silvia CORIA, la hermana de Graciela. También Maximiliano PEDRAZA, sobrino de José, hijo de Osvaldo, "liquida" (o sea, el que paga, maneja el dinero) . No obstante, al final de su relato, aclaró PLANAS que Osvaldo y Maximiliano Pedraza, son la misma persona (en rigor, no cambia mucho). -

Al igual que las autoridades, también entre administrativos encontramos personal con vinculación familiar y de confianza con José PEDRAZA. -

Otra cuestión digna de ameritar una reflexión, es que históricamente la Cooperativa "Unión del Mercosur" se creó para conservar la fuente de trabajo, cuando "PESCARMONA" tomó el ramal mesopotámico, y se despidió mucha gente. Razón por la cual, la razón del "nacimiento" y por lo tanto el sentido de la cooperativa fue de ayuda. Sin embargo, de la documentación de ésta, secuestrada en el domicilio de Pedraza, ubicado en el edificio "El Faro" del Barrio de Puerto Madero, se advierte que este origen se desnaturalizó, se desvió, allí se mencionan objetivos empresariales, se habla de "productos", y terminología que choca contra ese espíritu "artesanal" de su origen.

Además, la propia existencia de esta documentación en el domicilio real de José PEDRAZA es una evidencia directa del interés que él tenía en el funcionamiento de la Cooperativa.

Sostuvo PLANAS que era política de la "Unión Ferroviaria", pedir por los tercerizados, aunque reconoció luego que esto lo sabía por dichos de FERNANDEZ. Sostuvo también que existían "notas" por los tercerizados del Roca, aunque reconoció que lo sabía porque se lo contaron dirigentes de la "Unión Ferroviaria". A decir verdad, admitió que a FERNANDEZ lo vio en tres o cuatro oportunidades, particularmente cuando iba al Ministerio de Trabajo, a bregar por la equiparación de los tercerizados, mientras ella iba representando a la cooperativa. -

Pues entonces, si lo que sabe sobre un tema tan complejo es por dichos de FERNANDEZ, y a éste en tantos años lo vio sólo tres veces, cabe concluir que PLANAS sabía aprovechar bien el tiempo que estaban juntos. Evidentemente, FERNANDEZ tiene interés en este asunto, y lo que sepa PLANAS por comentarios de él, no aporta nada más allá, de lo que él ya nos contó. Pero si además, si esas tres veces en tantos años incluyen idas al Ministerio de Trabajo, parecería que "bregar", no se bregó mucho.

A más de ello, la verdad, una actuación de este tipo en condiciones tales: FERNANDEZ por la UF (mano derecha de PEDRAZA), PLANAS por la Cooperativa (amiga de juventud de la esposa de PEDRAZA), yendo juntos al Ministerio de Trabajo, con un resultado tan magro, no aparece a primera vista muy convincente.

Dijo PLANAS que estuviera Pedraza era una garantía de seguridad, pues los asociados trabajan para la cooperativa, y esta para UGOFE. A más de ello, indicó que empleaban gente de la bolsa de trabajo de la "Unión Ferroviaria", y hacían tareas ferroviarias. Está claro, la unidad de gestión operativa, recibía dineros públicos, que se los daba a la cooperativa que les pagaba a su trabajadores, gente de la bolsa de trabajo de la UF. Por eso PEDRAZA era una garantía de seguridad, puesto que si el sindicato se oponía, esto no se podía hacer.

La cuestión cierra, si lo entroncamos que el tema de los "excedentes repartibles" de la Cooperativa, el equivalente a la ganancia. Sostuvo PLANAS que "los asociados" cobraban un retorno por mes, según el balance, después las ganancias se repartían. En cuanto al procedimiento para hacerlo, se repartían previo las reducciones de ley y las "previsiones", si había una ganancia la asamblea (de delegados) decidía si se cobraba algo, y luego se repartía. De los testigos tercerizados que vinieron al juicio, creían que "alguna vez" esto se había hecho. -

Sostuvo que el cooperativista es autónomo, monotributista. Y este es el punto en cuestión, porque tercerizados que declararon en el juicio, nos dijeron que nunca facturaban, sino que les depositaban en una cuenta. -

De otro lado, "Belgrano Cargas" sigue existiendo de "manera virtual", y sus directivos son: la presidenta Graciela CORIA (esposa de José PEDRAZA), y participa entre otros STAFFORINI (el mismo de la Cooperativa). Los sueldos del "Belgrano Cargas" los paga el ESTADO, y se depositan en el banco Patagonia, en la única cuenta que tienen. -

Se añadió que en los días previos a la detención de PEDRAZA, acompañó al Dr. STAFFORINI, por una deuda con el Dr. ARAOZ de LAMADRID, por el tema de "Belgrano Cargas". Expresó, que no fue a pagarle a Aráoz de Lamadrid, sino a negociar para que los esperara un poco. La factura se había presentado a la "Secretaría de Transporte", para que abone eso, ellos "no tenían caja" por eso la presentaron ante la mencionada "Secretaría". El asesoramiento de este abogado, lo fue al directorio respecto de un tema impositivo, pues tenían un juicio con la AFIP, y se les exigía un monto bastante elevado. -

Esto agota la capacidad de asombro de cualquiera: El "Belgrano cargas" que recibe dinero del Estado, le adeuda dinero a la AFIP (que es el Estado) . Para asesorarse legalmente a este respecto, "Belgrano Cargas" contrata un abogado carísimo (conocido de RIQUELME que a su vez es conocido de PEDRAZA) , que les factura sus costosos honorarios, y el "Belgrano Cargas" le remite la factura a la Secretaría de Transporte (que es el Estado) , para que le abone la factura al abogado. -

De las escuchas telefónicas dispuestas se desprende que esos "servicios" del abogado, no serían para tal asesoramiento, sino (según se dice en la conversación intervenida) para supuestamente pagar coimas a jueces que habrían de intervenir en este mismo proceso. Por este hecho, a la fecha de la redacción de este fallo, se encuentran procesados PEDRAZA, PLANAS y STAFFORINI.

Sólo así se entiende la expresión de PEDRAZA "total después lo recuperamos", hablando sobre este dinero, y vertida en una de las conversaciones intervenidas. Éste, y no otro, es "el sistema" que LUNA le avisaba a FERNANDEZ que estaba siendo puesto en juego con la sustanciación del proceso judicial. El manejo de esa enorme cantidad de dinero líquido, era algo que -no solo- PEDRAZA, tenía serio interés en conservar. -

De igual modo, son reveladoras las expresiones de SOBRERO, en cuanto a que tuvieron serios problemas para presentar candidatos de su agrupación en el "Belgrano Cargas", pues en su directorio estaba la esposa de PEDRAZA, y su familia. El "Belgrano Cargas" pertenece al gremio, y la totalidad de esa empresa fue tomada por el gremio en los años "90". Otra muestra del funcionamiento real de las cosas, más allá de lo que dicen los papeles. -

Dos datos anecdóticos: 1) Reconoció esta abogada, que antes de testimoniar en el debate, estuvo presenciándolo en dos oportunidades en la sala de audiencias, entre el público, afirmando que desconocía la incorrección de ello. Acaso, sea esto una muestra de cómo se maneja, de sus conocimientos y capacidades. -

2) Tenemos que Pablo DÍAZ, una vez había ido a la "cooperativa Unión del Mercosur", a exponer sobre Accidentes de trabajo. Las vueltas de la vida lo llevaron a un 20 de octubre de 2010, a exponer a más de un centenar de vulnerables trabajadores ferroviarios (convencionados y tercerizados), a sufrir "peligros" contra su integridad física, en procura de proteger la subsistencia de intereses económicos y políticos de otros. -

UGOFE... :

Germán Ernesto SANDRI sostuvo que incluso antes que ingresara UGOFE al ferrocarril había tercerizados en otras empresas, pero el sindicato nunca organizó la defensa de esos. Lo relevante es que después del ingreso de UGOFE, hubo un boom de las empresas tercerizadas. -

Pablo Oscar DIAZ, recordó que el día 15 de octubre hubo un acto de Moyano en la cancha de River, y también en el mes de marzo de 2011, cuando la presidenta habló en el estadio de Huracán.

Adujo que cuando los empleados ferroviarios concurrían a un acto gremial, se producían descuentos según el criterio de la gerencia de Recursos Humanos, aclarando que en los casos de "River y Huracán", no se descontaron. No obstante, recordó que el día 20 de octubre, sí fueron descontadas las horas no trabajadas. Preguntado que fue, dijo que había gestiones de la "Unión Ferroviaria" para que ingresaran los tercerizados al ferrocarril, pero que él no lo recordaba. -

"Pollo" SOBRERO, explicó que tuvieron serios problemas para presentar candidatos de su agrupación en el "Belgrano Cargas", pues ahí estaba la esposa de PEDRAZA y su familia. Enseñó, que el "Belgrano Cargas" pertenecía al gremio, en su directorio estaba la esposa de Pedraza, y la totalidad de esa empresa fue tomada por el gremio en los años "90". -

Joaquín Arturo ACUÑA, dijo que era sabido que había una cooperativa que trabajaba con la línea Roca: "Unión del Mercosur". Recordó que conoció a PEDRAZA por tantos años de trabajar en "Metrovías", aunque nunca tuvo un trato frecuente. A Juan Carlos FERNANDEZ lo conoció el día que se hicieron cargo del Roca, aunque lo vio pocas veces. Precisó que en la última etapa de la empresa, se recibían sesenta y seis (66) millones de pesos por mes. Reconoció que UGOFE tenía un honorario de funcionamiento del seis (6) por ciento, siendo su principal accionista el grupo "Roggio", aclarando que actualmente tiene el 8%, en tanto que la mayoría la ostenta el ANSES. -

Oscar CES, admitió que ese corte de vías de tercerizados lo supieron por un "off the record", y que en función de eso se envió una nota a la Secretaría de Transporte, para que se haga cargo de la situación, pero no hubo notificación de respuesta.

Señaló que las razones de esa modalidad de contratación (tercerización), era la resultante de la gran cantidad del trabajo que había que hacer, y que no se podía cubrir con el personal de UGOFE. En efecto, cuando la UGOFE toma el ferrocarril, el personal "convencionado" pertenecía a "Belgrano SA", una empresa del Estado. Hay dos rubros: limpieza y seguridad, que en el año 2007, se resolvió que lo cubriera "personal tercerizado".

Añadió, que se hicieron pedidos por nota a la Subsecretaría de Transporte Ferroviario y a la Secretaría de Transporte, pero lo cierto es que para cubrir las vacantes intervenía la gerencia de "Recursos Humanos". Ciertamente, era una política de la empresa (UGOFE) la tercerización, puesto que el ingreso a "planta permanente", implicaba la modificación del presupuesto, y la incorporación de dos mil seiscientas -2600- personas, lo que no dependía de ellos.

Mencionó, que la "Cooperativa Unión del Mercosur", se convocó porque tenía personal que era ex ferroviario.

De otra parte, ilustró al Tribunal a que el monto del subsidio previo al ingreso de los tercerizados a la planta permanente fue de 66,5 millones mensuales; y que luego del ingreso de estos tercerizados siguió siendo esa misma cifra. Particularmente, la empresa tuvo que realizar una inversión para que los tercerizados pudiesen incorporarse.

Además, señaló que el presupuesto que tienen hoy es del 2009, con montos de 2008.

Preguntado que fue, contestó que cree que existían dos actas de la "Unión Ferroviaria", anteriores a su ingreso, sobre el proceso de tercerización.

Estimó que a la Cooperativa Unión del Mercosur, fue tomada en el año 2007.

Eduardo José PEREYRA, explicó que formaba parte del comité gerencial de la UGOFE Roca, y gerente de suministros de la "UOMS", gerenciadora de las lineas Mitre y Sarmiento. Reconoció tener relación tanto con Roberto COTS, como con Ricardo FORLI, con quienes compartía el Comité, recordando que UGOFE se formó en el mes de julio del año 2007, ahi él ya era Gerente General. Aclaró, que la contratación de personal la maneja el gerente de "Recursos Humanos" que dependía de él. Empero, sobre el personal "fuera de convenio", quedó aquél que venia del grupo "Metropolitano", en tanto que el personal "de convenio" de "Metropolitano", pasó a depender de "Belgrano SA", que abonaba los salarios.

Añadió, que con habitualidad se llevaba un pedido a la Subsecretaría de Transporte, por cierta cantidad de gente, y el detalle de la calidad de ese personal. Así entonces, se iba a una bolsa de trabajo del gremio (eso se encuentra en los convenios colectivos de trabajo), y se contrataba el personal, previa autorización de la "Secretaría de Transporte". De ingresar los tercerizados, el problema era un tema de los "pagos" que iba a hacer el "Belgrano S.A", aunque reconoció que no era un pago que les generara una salida extra de dinero. Es más, cuando la empresa quería incorporar gente para área de material rodante, la Subsecretaría de Transporte no lo autorizaba.

Exhibida que le fue una nota de fs. 6653, de fecha 19/10/2010, los contratos n 10001578 y n 10001522, y los dos recibos, a) 02922754 y b) 02922753, respondió que respecto del documento de fs. 6653, era la nota, firmada por CES y FORLI, que se le envió a la Subsecretaría de Transporte para que se tomaran medidas preventivas por un eventual corte de vía.

Respecto de los contratos números 1578 y 1522, dijo que ignoraba si los tercerizados cobraban menos, pero supuso que sí, por eso seguramente querían ingresar.

Reconoció que el rubro de limpieza estaba dentro del convenio; añadiendo que a mediados del año 2001, cuando él se fue de la empresa, ya para esa época se discutía si al desmalezado le correspondía la 4ta. o 7ma. categoría de convenio. -

Norberto José COTS, quien desde el año 2008 era miembro del Comité gerencial de UGOFE Roca, recordó que se formó un "comité de crisis" con motivo del corte del vía del día 20 de octubre de 2010, ya que les informaron el día anterior de un probable corte de vía en Avellaneda, por parte de gente que quería el ingreso a planta permanente. Ellos estaban "en alerta", porque esto implicaba la no prestación del servicio público, cursándose una nota a la Secretaría de Transporte, tomándose medidas precautorias para que esto no ocurra.

En otro orden de cosas, ilustró que la Unión ferroviaria administraba una bolsa de trabajo para ingreso a la UGOFE, imaginando que FERNANDEZ tenía injerencia sobre ello. -

Carlos Ricardo FORLI, sostuvo que, por su actividad laboral, conoció a FERNANDEZ, a PEDRAZA y a Pablo DÍAZ.

Indicó que se sabía que Cooperativa "Unión del Mercosur" había sido armada por la Unión Ferroviaria.

Explicó, que el reclamo de los tercerizados por mejorar su salario y pasar a planta permanente, era de público conocimiento, ignorando si existían diferencias entre los ingresos de un tercerizado y la gente de planta permanente.

Manifestó que conocían desde el día anterior, hacia el mediodía, de rumores de un posible corte de vía en Avellaneda, y tomaron medidas, concretamente buscando que los trenes quedasen posicionados de modo tal, que el pasaje se pudiera evacuar rápidamente. De ello, se le dio aviso a la Policía Federal, y a la justicia de Quilmes, aunque señaló que de esto no se habló en el break del Congreso.

De otra parte, indicó que en ese momento el Estado le daba a UGOFE, unos sesenta y seis (66) millones de pesos (mensuales).

Adujo que ese día, se enteró de los hechos cuando lo llamaron por teléfono, y le dijeron que había trenes parados a la altura de Avellaneda, y por esa razón decidió retirarse del Congreso alrededor de las 11.00 ó 12.00 horas.

Añadió, que tras los sucesos del 20 de octubre, hubo un ingreso masivo de tercerizados a la planta permanente.

Precisó que la utilidad que cobraba UGOFE era del seis (6) por ciento.

Por último, hizo saber que en la empresa había un "comité de emergencia", integrado por el ámbito comercial, que ante circunstancias como esta, se reunía y tomaba medidas.

Jorge Ernesto SCACCHI, contó que estaba dentro sus funciones, ocuparse de la contratación de personal, tanto de planta permanente, como de tercerizados.

Señaló que hubo un período en que los tercerizados pasaron a planta, en el Belgrano Sur y en el San Martín.

Apuntó, que era en el área de seguridad, limpieza y desmalezado que había tercerizados.

Preguntado que fue, dijo que las empresas tercerizadas se buscaban a través del "conocimiento del mercado". Explicó que se hacía un concurso, y en función del mejor precio y servicio se contrataba. No recordó que la "Unión Ferroviaria" tuviera algo que ver con la contratación de personal.

Refirió no conocer a la empresa "Unión del Mercosur".

Creyó que en el San Martín y en el Belgrano Sur no hubo cooperativas que proveyeran trabajadores.

Agregó que con PEDRAZA, tuvo una relación gremial pero nunca trato, pues en general el manejo de "recursos humanos", era con los delegados y a su vez con el directivo de la "Unión Ferroviaria".

Señaló, que dado que la UGOFE se conformó por la unión de tres empresas que conformaban el servicio ferroviario, se tomó la misma modalidad preexistente en ésas. Y en rigor, dijo, que la tercerización no estaba prohibida, que no era una disposición de la Secretaría de Transporte y que era normal.

Adujo desconocer reclamos de tercerizados para pasar a planta permanente.

Añadió, que el 20 de octubre de 2010, estuvo presente en el Congreso de la revista "Rieles", llevado a cabo en la sede de la "Unión Ferroviaria", alli vio a PEDRAZA y, por comentarios, sabe que estuvo FERNANDEZ, pero no lo vio personalmente. -

Marcelo Aníbal GONZALEZ dijo al Tribunal que nunca le explicaron por qué les descontaron en el acto de esta vez y no en los otros, ya que la empresa no sancionaba estas salidas del trabajo porque salían con la venia del gremio. Manifestó que nunca descontaron ni sancionaron por eso, salvo esa vez que fueron para Avellaneda, cuando la empresa les descontó las horas que salieron.

Análisis: Es significativo el dato que aportara el testimonio de Germán Ernesto SANDRI, en cuanto a que lo relevante fue que después del ingreso de UGOFE, hubo un boom de empresas tercerizadas. Es obvio que esto marca un antes y un después en lo referente a un interés económico de por medio que permite comprender la envergadura del conflicto. Y si bien ciertamente esto no se encuentra gestado por el sindicato, sí resultó atravesado por este estado de cosas, que lo vino a absorber e integrar a un "sistema" de precarización del empleo, tanto por acción como por omisión.

No se falta a la verdad cuando se afirma que tercerizaciones, en rigor, existieron en todas las ramas del Estado, pero esta idea de boom es la que permite comprender la entidad de lo que venía ocurriendo. -

De otro lado, las explicaciones de Pablo Oscar DIAZ (UGOFE), para justificar por qué en los actos del 15 de octubre de 2010 en la cancha de River, y del mes de marzo de 2011 en el estadio de Huracán, no hubo descuento de horas no trabajadas, mientras que sí lo hubo el día 20 de octubre 2010, no resultan consistentes si sólo se amparan en que ello queda a criterio de la gerencia de Recursos Humanos. El criterio debe ser razonable, entendible, y si los delegados ese dia le decían a la gente que la desplazaban a "un acto de presencia", interpretó el trabajador que era una actividad gremial, igual que las anteriores. En la misma dirección, Marcelo Aníbal GONZALEZ testimonió al Tribunal que nunca le explicaron por qué les descontaron en el acto de esta vez (20.10.2010) y no en los otros, ya que la empresa no sanciona estas salidas del trabajo porque salen con la "venia" del gremio. Nunca descontaron ni sancionaron por eso, salvo esta vez.

Es de toda evidencia, que la empresa quería tomar distancia de lo ocurrido, y de la repercusión social negativa que había tenido este hecho. -

Por lo demás, las referencias de DIAZ en cuanto a que había gestiones de la "Unión Ferroviaria" para que ingresaran los tercerizados al ferrocarril, pero que él no lo recordaba, no resultan convincentes, pues si no lo recuerda cómo es que refiere saberlo.

Se corroboró en el debate, a partir del testimonio de (entre otros, por caso FORLI), Joaquín Arturo ACUÑA, que en la última etapa en UGOFE se recibían sesenta y seis (66) millones de pesos por mes, mientras que dicha unidad de gestión tenía un honorario de funcionamiento del seis (6) por ciento. -

Matemática pura: $396.000 mensuales para repartir en honorarios. Luego, si los honorarios consisten en un porcentaje, a mayor volumen de dinero mensual, mayor honorario. Por ende, a mayor tercerización mayor necesidad de dinero mensual para afrontarla, y por ende mayores honorarios. Evidentemente, se había gestado un engendro imposible de desarmar. -

Unido a lo expuesto, tenemos que Oscar CES reveló en la audiencia de debate que, ciertamente, era una política de la empresa (UGOFE) la tercerización, puesto que el ingreso a "planta permanente" implicaba la modificación del presupuesto, y la incorporación de dos mil seiscientas -2600- personas, lo que no dependía de ellos. Sin embargo, tras ello afirmó un dato -si se quiere- curioso, cuál es que el monto del subsidio previo al ingreso de los tercerizados a la planta permanente fue de 66,5 millones mensuales; y que luego del ingreso de estos tercerizados siguió siendo esa misma cifra, puesto que el presupuesto que tienen hoy es del 2009, con montos de 2008.

Queda claro entonces que si UGOFE sin necesidad de incrementar su presupuesto, pudo pagar 2600 salarios más, era porque parte de "esos dineros públicos" que recibía iban a parar a empresas contratistas que, a costa de menores jornales a sus trabajadores, obtenían un plus de renta. Así entonces, el quid de la tercerización, y su mantenimiento en el transcurrir de los años, como forma de contratación, como política de gestión, salta a la vista que pasaba por otro lado. -

Y si encadenamos a ello, el otro dato aportado por CES en cuanto a que, básicamente fueron limpieza y seguridad los rubros que en el año 2007 se resolvió que los cubriera "personal tercerizado", y que a la "Cooperativa Unión del Mercosur" (esa creada por la Unión Ferroviaria para ayudar a dar más trabajo), se la tomó en el mismo año 2007, y uno de los rubros que proveía era limpieza, la cadena de eslabones cierra completamente. Y lo más destacable es que el rubro de limpieza está dentro del convenio. Así lo reconoció PEREYRA, añadiendo que ya desde el año 2001, se discutía si al desmalezado le correspondía la 4ta. o 7ma categoría de convenio. -

Claro, en lo formal, se sostuvo que a la "Cooperativa Unión del Mercosur", se la convocó dado que tenía personal que era ex ferroviario. -

Por otra parte, en UGOFE del corte de vías aquél, se enteraron por un "off the record" el día anterior, y enviaron una nota a la Secretaría de Transporte, para que se haga cargo de la situación (ver nota de fs. 6653, de fecha 19/10/2010). Supimos antes que PEDRAZA se reunió con SCHIAVI el día anterior, y conversaron sobre ello. Evidentemente, el sindicato y la empresa compartían la información. -

Sabemos que el comité gerencial de la UGOFE Roca, lo conformaba Eduardo PEREYRA junto con Roberto COTS, y con Ricardo FORLI. Y, además, que UGOFE se formó en el mes de julio del año 2007, siendo PEREYRA su Gerente General. Personal "fuera de convenio", quedó aquél que venia del grupo "Metropolitano", en tanto que el personal "de convenio" de "Metropolitano", pasó a depender de "Belgrano SA", que abonaba los salarios. Luego, para la contratación de personal, se iba a una bolsa de trabajo del gremio, pues así lo obliga el convenio colectivo de trabajo, y se contrataba el personal, previa autorización de la "Secretaria de Transporte". -

Coincidió PEREYRA con CES en cuanto a que de ingresar los tercerizados, el problema era un tema de los "pagos" que iba a hacer el "Belgrano S.A", aunque reconoció que no era algo que les generara una salida extra de dinero. No obstante, dijo, cuando la empresa quería incorporar gente para área de material rodante, la Subsecretaría de Transporte no lo autorizaba. Cabe recordar aquí, que al concurrir a testimoniar Juan Pablo SCHIAVI, y al ser interrogado sobre ese tipo de cuestiones, se amparó en el derecho a no contestar, aduciendo que sus respuestas, eventualmente, podrían ser autoincriminantes respecto de otro proceso que se le seguía por ante la Justicia Federal, surgiendo ello del acta de debate respectiva. -

De igual forma, Carlos Ricardo FORLI, reiteró que Cooperativa "Unión del Mercosur" había sido armada por la Unión Ferroviaria. En tanto añadió que el reclamo de los tercerizados por mejorar su salario y pasar a planta permanente, era de público conocimiento. Llamativamente, Jorge SCACCHI cuya función era la contratación de personal, tanto de planta permanente, como de tercerizados dijo desconocer de reclamos de tercerizados para pasar a planta permanente. Evidentemente, si ello para FORLI era de público conocimiento, esta expresión resulta incomprensible y poco convincente. -

Por lo demás, las diferencias entre los ingresos de un tercerizado y la gente de planta permanente, parecería surgir, a manera ilustrativa, de los recibos, a) 02922754 y b) 02922753. De todas formas, FORLI dijo desconocerlas, se ve que no se preocupó mucho en averiguarlo, pues si preguntaba cabe suponer que un montón de trabajadores tercerizados estarían dispuestos a informarlo

Finalmente, Jorge Ernesto SCACCHI, tras remarcar que la UGOFE continuó con la misma modalidad preexistente, pues la tercerización no estaba prohibida, ni era una disposición de la Secretaría de Transporte, era algo normal, señaló que era en el área de seguridad, limpieza y desmalezado que había tercerizados (lo que preveía la Cooperativa Unión del Mercosur). Apuntando, desde un plano formal que las empresas tercerizadas se buscaban a través del "conocimiento del mercado". Luego, se hacia un concurso, y en función del mejor precio y servicio se contrataba. -

Está muy bien lo que explica SCACCHI, pero frente al dato que UGOFE pudo incorporar a la planta permanente a 2600 tercerizados, con el mismo presupuesto que antes, lo que devenía innecesario era la propia existencia de empresas tercerizadas, al menos no salía más caro y era más justo. -

Sobre la Cooperativa "Unión del Mercosur":

"Pollo" SOBRERO, sostuvo que las cooperativas no funcionaron como tales en el ferrocarril, las experiencias fueron muy malas. -

Jorge Víctor Hugo AGUIRRE en octubre de 2 010 trabajaba en la Cooperativa Mercosur. Manifestó que el Io de diciembre de 2010 pasó a planta con los tercerizados. Respecto a su ingreso a la Coop., adujo que a la vuelta de su casa conoció a Cano de la lista verde quien trabajaba en el Sarmiento. Asimismo, refirió que éste señor le indicó que contactara a Juan Carlos Fernández, por lo cual, habló con Fabiani y dio con Fernández. Señaló que éste último le dijo que por el momento no tenía cupo y que llegado el caso le iba a avisar. Expresó que en la semana fue llamado por la Cooperativa Unión del Mercosur y "se puso contento", porque ingresaba. Señaló que fue a la calle San José, donde lo entrevistó Juan Carlos Cabrol, quien le indicó que iba a trabajar en una cooperativa y no en el Roca. Agregó que le explicaron que no tuviera esperanza de entrar en el ferrocarril. Hizo hincapié en que cuando ingresó a la Cooperativa Mercosur le aclararon que no se hiciera ilusiones y que era un monotributista. Manifestó que le pidieron que esto le quede claro de entrada. También refirió que su ingreso como monotributista se liquidaba por medio de un extracto en donde se ponían las horas trabajadas, señalando que era como un recibo de sueldo. Relató que era socio de la cooperativa, que cuando entró en el 2009, era socio en las pérdidas y en las ganancias. Indicó que le llegó una nota de su reclamo a Pablo Díaz. Al respecto, explicó que desde que entró a la cooperativa en diciembre de 2009 todos los meses recibía un haber, que era el mismo, hasta que efectuaron un reclamo y Pablo Díaz le dijo que era valedero. Refirió que a los tres días apareció una camioneta Hilux gris reintegrando lo que no se había abonado. Adujo que había otro tipo de caminos para pasar a planta permanente y que se podía encarar de otra forma, señalando que a él le gustaba agotar el diálogo hasta lo último. Manifestó que no le gustaba que vaya gente de afuera del ferrocarril para arreglar cosas de los ferroviarios y que no estaba interesado en participar del reclamo. Explicó que en octubre de 2010 la autoridad de la cooperativa era Castellano, quien actuaba como presidente, no sabiendo si cumplía alguna función en la Unión Ferroviaria. Por su parte, refirió que Juan Carlos Cabrol fue una de las personas que dentro de la cooperativa colaboró mucho cuando él hacia un reclamo, especificando que era el jefe operativo. Señaló que la cabeza de la Cooperativa Unión del Mercosur en ese momento le parecía que era Castellano, aclarando que el presidente de la Cooperativa tenía que ser la cabeza. Relató que los inspectores y capataces a los que aludió eran quienes controlaban y eran de Ugofe. Adujo que el nombre Maximiliano Pedraza no le sonaba, que a Silvia Coria la ubica porque firmaba el recibo de sueldo y que a Graciela Coria no la conocía.-

Gustavo Martín ZENI JAUNSARAS, recordó en Unión del Mercosur a una persona de apellido Castellano o Castellanos. Señaló que Ugofe no tenía dineros propios, sino que el estado nacional le proveía fondos mensuales. Adujo que Ugofe contrataba a diversas firmas, y estas le pagaban a sus empleados. Expresó que el rubro por el cual las empresas prestaban servicios era por Uocra que tenían una escala salarial diferente a la Unión Ferroviaria. Estimó que las tareas entre unas y otras no eran las mismas, especificando que esto lo decía por concepto. Adujo que las cuadrillas que se contrataban, eran para tareas de emergencias y que los de planta permanente eran para mantenimiento. Refirió no conocer que hubiera quejas de la Unión Ferroviaria por los servicios que prestaban las tercerizadas. -

María Elena CERISOLA, dijo que la Unión Ferroviaria no otorgaba préstamos sino que lo hacía la mutual, que funcionaba en el mismo edificio pero eran personas jurídicas diferentes. Señaló que no conocía las tareas de la mutual de la Unión Ferroviaria. Explicó que ella tenía un préstamo vigente, pero no recordó la tasa. Manifestó que la Unión Ferroviaria tenía una cuenta en dólares y que en su oficina se contabilizaban los ingresos de cuotas provenientes de la Cooperativa Unión del Mercosur. -

Jorge Darío HOSPITAL, indicó que las cuadrillas de la Unión del Mercosur trabajaban junto con los de planta permanente, pero los de Unión del Mercosur hacían el trabajo más pesado, especificando que esto dificultaba la unión gremial por esas diferencias. Señaló que las tercerizaciones eran abonadas por el Estado Nacional. Manifestó que sabía que la empresa Unión del Mercosur estaba registrada en Independencia 2880 que era la sede de la Unión Ferroviaria y que un señor Matarazzo, miembro del secretariado nacional de la Unión Ferroviaria, era responsable de esa empresa. Adujo que la Unión Ferroviaria nunca apoyó a los tercerizados y que hasta hizo una profusa campaña para que se sepa que los tercerizados no eran ferroviarios. Manifestó que decían que si ingresaban a planta los tercerizados quedaban afuera los hijos de los empleados ferroviarios y con esto generaban un conflicto. Por último, indicó que eran inexistentes en la Unión Ferroviaria los mecanismos democráticos tradicionales.

Karina Fabiana BENEMÉRITO: expresó no saber cuando fue creada la Cooperativa "Unión Mercosur", pero fue para darle más trabajo a los compañeros explicando que en la década del 90 muchos se quedaron sin trabajo. Señaló que la Cooperativa era de la Unión Ferroviaria, especificando que en el estatuto en dos artículos se aludía a Cooperativas y Mutuales. Se dio lectura al artículo 3o del estatuto e indicó que se refería a dicha norma. Asimismo, agregó que había un artículo más, el número 16. Finalmente, manifestó que Pedraza y Fernández no tenían relación con esta cooperativa. -

Germán Ernesto SANDRI refirió que en Remedios de Escalada actuaba la empresa Cooperativa del Mercosur, cuyos trabajadores eran tercerizados quienes luego fueron incorporados a planta producto de los hechos acaecidos el 20 de octubre. Señaló que esa cooperativa atendía tareas de limpieza y que trabajaban en condiciones deplorables, eran monotributistas, no tenían vacaciones, cobraban muy poco, la mitad. Recordó a Oscar Núñez quien brindó esa versión en el programa CQC. Manifestó que la mayoría estaban en cuadrillas de vías y obras y reparaban las vías del ferrocarril. Adujo que la postura de la Unión Ferroviaria fue siempre la misma y que nunca tuvieron intención de negociar a favor de los tercerizados, señalando que nunca los consideraron ferroviarios, lo cual decían abiertamente en los volantes. -

Pablo Samuel VILLALBA: Respecto a cómo le constaba que la Cooperativa Unión del Mercosur era de Pedraza, explicó que se lo dijeron unos abogados. Señaló que en esa firma trabajaban familiares de Pedraza, como la cuñada y su sobrino Maxi. Explicó que les creyó a los abogados porque parecía muy lógico. Adujo conocer el estatuto de la Unión Ferroviaria y dijo que era una posibilidad del gremio formar cooperativas. Manifestó conocer a José Castellano, quien muchas veces le respondió sus telegramas por reclamos. Señaló que nunca se realizaron asambleas en la Cooperativa Unión del Mercosur. Refirió conocer a Juan Carlos Cabrol, quien era muy allegado a Pedraza y por ello estaba al frente de la cooperativa. -

Roberto Pedro MENÓN, relató que la Cooperativa Unión Ltda., no tenía ninguna vinculación con Unión del Mercosur. Señaló que el tercer piso tenía dos sectores en los cuales desarrollaba sus tareas y que en el sector de al lado funcionaba la Unión del Mercosur. Manifestó que había una pared de vidrio y que de un lado estaba él y del otro la gente de Unión del Mercosur, señalando que trabajaba con una persona. Asimismo, adujo que en la Unión del Mercosur había 3 individuos afectados a tareas administrativas, siendo uno de ellos Mauricio Zorrón. Expresó conocer a Silvia Coria, aclarando que la tenia como cumpliendo funciones de administración en el 9o piso, en una oficina en la que funcionaba una dependencia de Unión del Mercosur. Explicó que Unión del Mercosur tenía una dependencia en el 9o piso, otra en el 6o, y, además, la parte del tercer piso a la que aludió. Asumió que Silvia Coria estaba al frente de las tareas que desarrollaba la cooperativa, no sabiendo si tenía algún título universitario. Manifestó conocer a Graciela Coria, quien era la hermana de Silvia, aclarando que cuando eran niños se conocían del barrio. Señaló haber visto a Pedraza y a Graciela Coria cuando fue invitado a su casamiento. También refirió conocer a Maximiliano Pedraza, quien trabajaba en el edificio de San José como empleado administrativo, especificando que este último estaba vinculado con Unión del Mercosur. Indicó que en un momento Maximiliano Pedraza trabajó en el 9 piso y estimó que para el año 2010 trabajaba en el 6. Expresó que conocía a Stafforini, pues era asesor de todas las empresas que mencionó exceptuando Unión del Mercosur. Señaló que entró en el año 1996 o 1997 y que ingresó por intermedio de la doctora Graciela Coria. Adujo que la modalidad era a través de un contrato de prestación de servicios de una cooperativa al Ferrocarril Belgrano y que esto lo desarrollaban los socios de la cooperativa. Expresó que en el año 2002 los socios de las cooperativas pasaron a revistar en relación de dependencia con el Belgrano Cargas S.A. y que al 2010 los socios ya eran empleados, excepto el consejo de administración, quienes seguían siendo asociados de las cooperativas. Manifestó que el titular de Cooperativas Talleres Belgrano fue Pedraza y también lo fue de otra de esas empresas. Refirió que el Belgrano Cargas estaba en manos de la Unión Ferroviaria y que sabía que Graciela Coria era directora del Belgrano Cargas. Señaló que Mauricio Zorrón era un empleado, hijo de Silvia Coria. Sobre Graciela Coria y el edificio de San José, aclaró que no era ese su lugar de trabajo y que el par de veces que concurrió se debió a visitas sociales. Estimó que a través de los años habrá ido 2 o 4 veces. Expresó conocer el apellido Coria pero no a Claudio, así como tampoco a Eduardo Pedraza. Por último, informó que Maximiliano Pedraza era el sobrino de José Pedraza. -

Eduardo PEREYRA (de UGOFE) sostuvo que una cooperativa era la Cooperativa del Mercosur, creyó que era la misma que Unión del Mercosur. Señaló que no tenía ningún tipo de pruebas respecto a que ésta cooperativa, desde el punto de vista accionario, dependiera de la Unión Ferroviaria, aclarando que no conocía cómo estaba integrada, pero sí que estaba relacionada con la Unión Ferroviaria por la gente que trabajaba. Expresó tener conocimiento respecto de manifestaciones de tercerizados para ingresar a planta permanente fundamentalmente en limpieza y seguridad, y creyó que venía por una vía independiente de la Unión ferroviaria. Adujo conocer a Benemérito como delegada de la comisión de reclamos. Señaló que la relación con los gremios, ya sea Señaleros, Unión Ferroviaria o la Fraternidad, la manejaba la gerencia de recursos humanos. -

Carlos Ricardo FORLI expresó que la Cooperativa Unión del Mercosur y otras cooperativas fueron armadas por la Unión Ferroviaria. Indicó que era un mecanismo que había ocurrido hacía algunos años, como San Cristóbal. Manifestó que la Unión Ferroviaria no tenía injerencia en las empresas contratadas, que él no lo vio y que no era algo que ocurriera. Expresó que había una bolsa de trabajo que se encontraba establecida por convenio. Explicó que la lista de aspirantes a puestos en el ferrocarril la enviaba la Unión Ferroviaria y se examinaba si eran idóneos para el cargo, es decir, si no servían no entraban. Adujo que la Ugofe tuvo un requerimiento para poder mejorar los salarios de los tercerizados y acordó con la Unión Ferroviaria un incremento paulatino desde mediados de 2010. Señaló que respecto del pase a planta permanente no se tomaban medidas desde el comité gerencial. Refirió que no estaba habilitada la Ugofe para tomar al personal de planta permanente, ya que ello lo hacía el Ferrocarril Belgrano. Adujo que Fernández en su trato era cordial, formal. Manifestó que no le constaban las diferencias salariales pero sí la inquietud de la Unión Ferroviaria para que hubiera remuneraciones similares. Asimismo, señaló que no le constaban cuáles eran las diferencias entre uno y otro, agregando que pocos meses después se firmó un acta de ese tenor. Relató que los tercerizados no eran empleados ferroviarios pues pertenecían a otro gremio. Indicó que la Ugofe cuando comenzó a operar advirtió una falta de mantenimiento que durante mucho tiempo no se había hecho. -

Análisis: Un verdadero caso testigo de cómo funcionaban las cosas en las cooperativas lo constituye el caso de Jorge Víctor Hugo AGUIRRE uno de los que trabajaba en la "Cooperativa Mercosur", y que pasó a planta permanente el Io de diciembre de 2010 (tras el homicidio de Mariano Esteban FERREYERA). Este hombre, por interpuesta persona de la lista verde, contactó a Juan Carlos FERNANDEZ, para pedirle trabajo en el ferrocarril. Pero lo terminaron llamado de la Cooperativa "Unión del Mercosur" y "se puso contento", porque creía ingresaba. En la calle San José, lo entrevistó Juan Carlos CABROL (un Jefe operativo) , y le explicó que iba a trabajar en una cooperativa (Unión del Mercosur), no en el Roca, aclarándole que no tuviera esperanza de entrar en el ferrocarril, que no se hiciera ilusiones, que le quedara claro de entrada. -

Así entonces, primero un alto dirigente del gremio de los ferroviarios le consigue a la gente trabajo en una Cooperativa contratista del ferrocarril, y después a esa misma gente se le dice que no son ferroviarios. Si de entrada se le dice a la gente "que no tenga esperanza, que no se haga ilusiones", como creer después que el gremio "bregaba" por la incorporación a la planta permanente. -

Sigamos, se enteró AGUIRRE que era un monotributista, y que su salario se liquidaba por medio de un extracto en donde se ponían las horas trabajadas, era como un recibo de sueldo (Silvia CORIA lo firmaba), pero se le explicó que era socio de la cooperativa, socio en las pérdidas y en las ganancias. Sin embargo, desde que había ingresado en dicha cooperativa (diciembre de 2009), todos los meses recibía el mismo haber (lo que no coincide con ser socio en las ganancias). Así, entonces efectuaron un reclamo, y se lo llevaron por nota a Pablo Díaz (de la comisión de reclamos de la Unión Ferroviaria), y le dijo que era valedero. A los tres días apareció una camioneta Hilux gris reintegrando lo que no se había abonado. -

Pues entonces, qué es esto de un monotributista que no factura, que le dan un recibo de sueldo, qué tiene que ver Pablo DÍAZ, el del gremio, con los que no son ferroviarios como el gremio los llamaba a los tercerizados de las cooperativas. Porque supeditar el normal desarrollo de las cosas, al conocimiento personal que pueda tener AGUIRRE de FERNANDEZ. Qué es esto de una camioneta Hilux repartiendo dinero, como un acto de generosidad -de gracia- donde priman los personalismos, porqué no se distribuyen las ganancias como corresponde, en donde corresponde, publicando los balances, etc. En suma, hay una suerte de engaña pichanga en todo esto. -

No obstante, adviértase que el efecto buscado se conseguía, puesto que evidentemente había una suerte de agradecimiento por parte de AGUIRRE, quien respecto del reclamo del 20 de octubre dijo "Había otro tipo de caminos para pasar a planta permanente, se podía encarar de otra forma, agotando el diálogo hasta lo último. No le gusta que venga gente "de afuera" del ferrocarril para arreglar las cosas. No estaba interesado en participar del reclamo". -

En el mes de diciembre del año 2010, AGUIRRE consiguió finalmente el ansiado pase a planta permanente, gracias a ese reclamo en el que no participó, donde otros "pusieron el cuerpo". -

De manera coincidente con AGUIRRE, Pablo Samuel VILLALBA testificó en la audiencia que nunca se realizaron asambleas en la cooperativa "Unión del Mercosur, añadiendo que Juan Carlos CABROL (el que lo entrevistó a AGUIRRE por recomendación de FERNANDEZ), era muy allegado a PEDRAZA, y de hecho estaba "al frente" de la cooperativa. -

En cuanto al funcionamiento real de esta cooperativa, Germán Ernesto SANDRI, fue claro por demás, en cuanto a que en Remedios de Escalada actuaba la "empresa" "Cooperativa del Mercosur", cuyos trabajadores inicialmente tercerizados, luego se incorporaron a la planta, producto de los hechos del 20 de octubre. Esa cooperativa atendía tareas de limpieza. Recordemos que FERNANDEZ dijo para justificar esta situación que a los ferroviarios históricamente no nos gusta limpiar. -

En cuanto a las condiciones materiales de empleo se explayó SANDRI, que se trabajaban en condiciones deplorables, eran monotributistas, no tenían vacaciones, cobraban muy poco, la mitad. Por ejemplo, Oscar NÚÑEZ, dijo, brindó esta versión en el programa CQC. La mayoría estaban en cuadrillas de vías y obras, reparaban las vías del ferrocarril. La postura de la "Unión Ferroviaria" fue siempre la misma: nunca tuvo intención de negociar a su favor, no los consideraban ferroviarios, lo decían abiertamente en volantes. -

La cuestión es evidente, cómo una persona que repara las vías no es un ferroviario, si el gremio a través de panfletos divulgaba que estos tercerizados no eran ferroviarios, cómo puede tomarse en serio la versión de que sí "bregaban" por ellos. -

Por el contrario, la estrategia gremial era impedir cohesión entre tercerizados y empleados de planta, sobre el particular se explayó HOSPITAL, al referir que las cuadrillas de "Unión del Mercosur" trabajaban junto con los de planta permanente, pero los primeros hacían el trabajo más pesado, y esto dificultaba la unión gremial. La Unión Ferroviaria nunca lo apoyó e hizo una profusa campaña para que se sepa que los tercerizados no eran ferroviarios. Y adviértase cómo se los desunía, sosteniendo que si ingresaban a planta los tercerizados quedaban afuera los hijos de los empleados ferroviarios, y con esto se generaba un conflicto.

Para una cabal comprensión de la naturaleza patrimonial detrás de este conflicto, corresponde abordar con detenimiento el testimonio Zeni JAUZARAS, quien dejó en claro que UGOFE no tenía dineros propios, sino que el Estado Nacional le proveía fondos mensuales. Y con esos fondos UGOFE contrataba a diversas firmas (famosas tercerizadas), y éstas les pagaban a sus empleados (tercerizados). El rubro por el cual las empresas prestaban servicios era por UOCRA, y el problema que se suscito fue que tenía una escala salarial diferente a la "Unión Ferroviaria". Por "concepto", las tareas de una y otro no deberían ser las mismas. Por ejemplo, las cuadrillas que se contrataban eran para tareas de emergencias, y los de planta permanente eran para mantenimiento.

La verdad, si una de las mentes más brillantes en la historia del Pensamiento de la Humanidad, tal es el caso de ARISTOTELES, rayó el ridículo en su intento de justificación teórica de la esclavitud, no debería defraudar expectativas Don JAUNSARAS, y su ensayo conceptual de la "emergencia" y el "mantenimiento" para legitimar lo materialmente injusto. -

Otro dato relevante, es que no había quejas de la "Unión Ferroviaria" por los servicios que prestaban las tercerizadas. Obviamente, si el gremio se oponía esto no podía suceder. Lo que en su origen comenzó siendo una excepción (la contratación de empresas tercerizadas para enfrentar una situación histórica de emergencia ferroviaria), como suele ocurrir, perduró en el tiempo y se transformó en regla, habida cuenta de la existencia de intereses personales que se favorecían con la subsistencia de este "sistema". -

María Elena CERISOLA, dejó en claro que si bien no es directamente la "Unión Ferroviaria" la que otorga préstamos, sí lo es su mutual, que aún cuando "persona jurídica" diferente, funciona el mismo edificio. Es más, ella misma tiene un préstamo vigente. Este tema de "la mutual" era importante, porque muchos de los empleados ferroviarios aspiraban a obtener estos préstamos de la mutual de los ferroviarios, y para eso estaban bien predispuestos a acceder a los pedidos de los delegados para concurrir a las actividades gremiales, tal el supuesto "acto de presencia" del 20 de octubre de 2010. Como bien lo dijeron en el juicio, de no concurrir "temían perder el apoyo del sindicato". Y esto los que convocaban lo sabían.-

La cuestión de orden administrativo, la esclarece Roberto Pedro MENÓN (invitado al casamiento de PEDRAZA y Graciela CORIA), señalando que en el tercer piso la "Unión del Mercosur" tenía tres personas afectadas a tareas administrativas, uno era Mauricio ZORRÓN, el hijo de Silvia CORIA -hermana de Graciela-, quien a su vez cumplía funciones de administración en el 9 piso, en otra dependencia de la Unión del Mercosur. Así, las dependencias estaban en el 9o y en el 6 piso, y esa parte del tercero mencionada antes. Silvia CORIA estaba al frente de las tareas que desarrollaba la cooperativa. Maximiliano PEDRAZA, sobrino de José Ángel, trabaja en el edificio "San José", es empleado administrativo vinculado con "Unión del Mercosur". En un momento trabajaba en el 9 piso y estima que para el año 2010 trabajaba en el 6 piso. Por otro lado, STAFFORINI (el mismo que fue al estudio jurídico de ARAOZ DE LAMADRID), ingresó por intermedio de la doctora Graciela Coria. De otra cooperativa "Talleres Belgrano", el titular fue PEDRAZA. -

El "Belgrano Cargas" estaba en manos de la "Unión Ferroviaria", y Graciela CORIA (esposa de José PEDRAZA) era su directora. -

También a partir del relato de Eduardo PEREYRA de UGOFE, se corrobora que la "Cooperativa Unión del Mercosur", estaba relacionada con la "Unión Ferroviaria", por la gente que trabajaba. Y además, que las "manifestaciones" de tercerizados para ingresar a "planta permanente", en limpieza y seguridad fundamentalmente, venían por una vía independiente de la Unión ferroviaria.-

BENEMÉRITO, persona de confianza del imputado Juan Carlos FERNANDEZ, ensayó una defensa, admitiendo que si bien la cooperativa "Unión del Mercosur" es de la "Unión Ferroviaria", en el estatuto de esta última, se regulan dos artículos que aluden a las cooperativas y mutuales, los artículos 3o y el 16. Siendo que ésta se creó para dar más trabajo a la gente, porque en la década de los "90", se quedaron muchos sin empleo. Sin embargo, más allá de ese espíritu constituyente, lo cierto es que con el correr de los años, la cuestión de desnaturalizó, consolidándose un "estado de excepción", donde algunos ganaban mucho y otros muy poco. SOBRERO, particularmente, fue muy claro al afirmar que en rigor de verdad, las cooperativas no funcionaron como tales en el ferrocarril, y que las experiencias fueron muy malas. -

A partir del testimonio de FORLI tenemos corroborado que, en los hechos, la Cooperativa "Unión del Mercosur", y también otras, fueron "armadas" por la Unión Ferroviaria. En lo formal, el gremio no tenía injerencia en las empresas contratadas. Sí es cierto que, por convenio, existe una "bolsa de trabajo", de la cual sale la lista de aspirantes a puestos en el ferrocarril, y éstos los envía la "Unión Ferroviaria", más allá del posterior examen de idoneidad para el cargo. Es cierto también que la UGOFE, ha tenido un requerimiento para poder mejorar los salarios de los tercerizados, acordando con la "Unión Ferroviaria" su incremento paulatino desde mediados de 2010.-

En cambio, respecto del pase a planta permanente, que es lo que motivaba el reclamo del día 2 0 de octubre, no se tomaban medidas desde el comité gerencial, pues no estaba habilitada la UGOFE para tomar al personal de planta permanente, eso lo hacía el Ferrocarril "Belgrano". -

Existe un tramo del relato de FORLI que exhibe una contradicción, si se quiere aparente, puesto que por un lado dijo que "no le constaban" las diferencias salariales (entre tercerizados y empleados de planta), pero sí le consta la inquietud de la "Unión Ferroviaria" para que hubiera remuneraciones similares, y que pocos meses después se firmó un acta de ese tenor. El punto es claro, eran tan inequivalentes e injustas las diferencias, tanto problema y dolores de cabeza causaban, que generaron inquietud al gremio, y si así no fuese por qué "bregar" para la equiparación. Convengamos que FORLI si quería y se interesaba un poquito, se iba a enterar de las enormes diferencias.-

Otro punto relevante, pero sustancial para la naturaleza del conflicto, es esa afirmación conceptual, tantas veces reiterada, de que "Los tercerizados no son empleados ferroviarios", pertenecen a otro gremio. Esto es algo que no lo hemos podido entender, ni tampoco desde el prisma jurídico es posible admitir, pues es lo mismo que decir, que sólo se es "empleado judicial", si se está afiliado al gremio de los judiciales, o que sólo los jueces que pertenecen a la Asociación de Magistrados, son jueces. No se entiende, porqué no se puede ser ferroviario y no estar afiliado al gremio, si la afiliación no es compulsiva, porqué no puede existir, en todo caso, libertad gremial. Qué es esto de que el "ser ferroviario" dependa del gremio al cual se está afiliado. Del mismo modo que todo aquél que trabaja la madera es un carpintero, que todo aquél que arregla autos es un mecánico, todo el que trabaja en las vías es un ferroviario, sea limpieza, seguridad, desmalezado o vía y obra, rubros que en particular, eran área de competencia de la cooperativas. -

Tercerización y móvil económico:

INNAMORATO, dijo que se sabía que los tercerizados pretendían ser tomados por la empresa, creyó que el conflicto tenía que ver con eso y que el gremio no quería. Precisó que la gente de la Unión Ferroviaria no había estado en anteriores movilizaciones en las vías. BROUSSON, por su parte, mencionó que ya habían estado en la misma situación con la misma gente en un corte de vías anterior, eran los tercerizados de vía y obra, con alguna organización social, el Partido Obrero y había abogados. -

TORETTA: mencionó que sí había tercerizados de la cooperativa "Unión del Mercosur" en su "bando", recordó sólo a José MELE y aclaró que había unos cuantos. -

Jorge Darío HOSPITAL, señaló que en la Cooperativa "Unión del Mercosur", se hablaba de socios, aunque jamás hubo una asamblea de socios, y que estaban afiliados a la Unión Ferroviaria (UF) . Añadió que la UF no los representó en los intentos de pase a planta permanente, y que era UGOFE la que incorporaba a los tercerizados. Señaló que la línea Roca era la más importante de todas, siendo la que más volumen de personal tenía. Adujo que el gremio se había convertido en la oficina de personal, que sólo ingresaba el que tenía buena relación con el sindicato y que el manejo de personal, era de exclusiva responsabilidad del gremio. Preguntado que fue, reconoció que lo despidieron el 20 de noviembre de 2004, por bloquear boleterías en Constitución, el nombrado trabajaba para "Metropolitano SA".

FRANZIN, señaló que cuando ingresó al Ferrocarril Roca, hace 16 años, la concesión la tenía "Metropolitano", que luego la perdió a manos de "Taselli", y que finalmente después llegó la UGOFE. Precisó que a su ingresó no había un cuerpo de delegados, pues no convocaba la Unión Ferroviaria a elecciones de cuerpo de delegados, después si, y como él no era afiliado, no se podía presentar. Señaló que la Unión Ferroviaria favorecía la contratación de tercerizados. Es más, dijo, que se fue eliminando la tercerización con Taselli casi en forma masiva, y que cuando estaba Metropolitano casi no había. Aclaró que la Cooperativa Unión del Mercosur estaba regenteada por la Unión Ferroviaria, que allí ganaban una cuarta parte de lo que percibía un trabajador de convenio y encima recibía subsidio del Ministerio de Transporte. Adujo que había más de mil quinientos (1500) tercerizados sólo en el Roca y que la Unión Ferroviaria nunca apoyó el ingreso de los tercerizados a la planta permanente. En lo personal, señaló que integraba la agrupación "Causa Ferroviaria" desde hacía diez u once años. Indicó que en lo fáctico, la "Unión Ferroviaria" manejaba el sector de "Recursos humanos" de UGOFE y, tan era eso así, que los que ingresaban lo hacían porque tenían alguna relación con gente del gremio. Manifestó que nunca existió una asamblea en la Unión Ferroviaria, donde PEDRAZA era secretario general desde hacía más de veinte años. Finalizó expresando que, a su ver, un sindicato era una organización para ayudar a los trabajadores, y nunca podía ser titular de una empresa. -

Hugo RECALDE, añadió que con anterioridad fue tercerizado, y que cuando lo efectivizaron, por la misma tarea comenzó a cobrar el triple. -

Edgardo Ernesto REINOSO, mencionó que el reclamo por la tercerización lo hacían trabajadores que desempeñando tareas que estaban contenidas en el convenio de la Unión Ferroviaria, se hallaban en una situación de precarización laboral. Es decir, realizaban las mismas tareas y tenían menos salarios y peores condiciones de trabajo. Adujo que este conflicto era de varios meses antes al 20 de octubre de 2010. Añadió que frente a este reclamo la "Unión Ferroviaria" tuvo un doble discurso: mientras reclamaron para que cese la tercerización en lo formal, por abajo, en el diálogo con la base apuntaba a la fractura de los trabajadores. Es decir, la unión ferroviaria toleró y tolera esta situación. Expresó que la cuestión empeoró cuando a partir de los años 2002 y 2003 los ferroviarios lograron ventajas y se agrandó la brecha con los trabajadores que no eran de planta permanente. Precisó que conocía a la cooperativa "Unión del Mercosur", pues realizaban tareas de "limpieza", "desmalezamiento" y "vía y obra". Agregó que la cooperativa estaba formada por gente de la "Unión Ferroviaria" y que para formar una cooperativa había que consultar a la Unión Ferroviaria, necesitaban su aprobación. Indicó que el "Belgrano Cargas" tenía uno de los servicios más extensos y que también quedó en manos de la Unión Ferroviaria, en el año 1999, con un presupuesto, una especie de subsidio de 250 millones de dólares anuales. Expresó que seguía en sus manos hasta el momento de su declaración, habiéndose hecho sociedad con diversas empresas nacionales y extranjeras. Manifestó que todas las decisiones las tomaba la mesa chica, PEDRAZA, CASTELLANO, MATARAZZO, y Pedro SUAREZ y que de los que trabajaban en esa Cooperativa, muchos eran familiares de empleados. -

SOBRERO, a su turno, sostuvo que por su función gremial, conocía el reclamo de los tercerizados de la línea Roca, siendo que en el mes de octubre de 2010, reclamaban por el pase a planta permanente y por algunos despidos. Señaló que la Unión Ferroviaria hizo todo lo posible para que no pasaran a planta permanente. Es más, la conducción nacional de la Unión Ferroviaria se opuso a este reclamo, por dos motivos, porque ellos eran patrones y formaban parte de la empresa "Unión Mercosur". Aclaró que allí había directores del gremio, como CASTELLANO, MATARAZZO y GALIAR, un directivo del Urquiza. Manifestó que sabía del pedido de la "Unión Ferroviaria" para la equiparación de los tercerizados y que esto lo hizo el gremio cuando empezó a ponerse complicada la situación del Roca. Adujo que, puntualmente, lo que hacía el gremio era gestionar el aumento salarial, pero cuando pedían el pase a planta permanente les decían que no. Explicó que en la Unión Ferroviaria no había interés en tener más afiliados, porque les convenía más tener empresas. Refirió que las tercerizadas eran una estafa al trabajador, siendo el mismo trabajo por la mitad del sueldo. En rigor de verdad, dijo, que el sueldo a los ferroviarios se los pagaba el Estado Nacional, el cual tuvo una política antes del homicidio de Mariano FERREYRA y otra después, ya que con posterioridad a este asesinato la Presidenta por cadena nacional, dio la orden de que se acabaran los tercerizados en el ferrocarril. -

Asimismo, Hugo Alberto CISNEROS refirió que trabajaba en el área de limpieza del ferrocarril Roca, en tanto que en el mes de octubre de 2010, se desempeñaba en limpieza para la empresa "Encocred". Manifestó que conocía a FAVALE dado que en una época también éste trabajó en dicha tercerizada. Expresó que el puesto de trabajo se lo pidió a FERNANDEZ porque lo conocía de Adrogué (PBA), estimando que fue en el mes de marzo o abril de 2007. En rigor lo que le pidió fue ingresar a trabajar en el Ferrocarril, ni sabía de la existencia de "Ecocred". Refirió que su sueldo al ingresar, en el año 2007, era de 900 pesos mensuales. Precisó que cuando le preguntaban a FERNANDEZ si podían ingresar a planta permanente, inmediatamente les decía que no podían. En otro orden, reconoció que hubo gestiones de la Unión Ferroviaria para que cobraran más que el gremio de maestranza, y tuvieron un aumento importante en el mes de junio de 2008, por la gestión de la "Unión Ferroviaria". Señaló que desde el 1 de enero de 2011, trabajaba en la UGOFE, prestando servicio de seis a catorce horas. -

Ariel Benjamín PINTOS relató que cuando ingresó a la planta permanente de UGOFE, los primeros tres meses "los mataron", los hacían trabajar desde que entraban hasta que salían, precisando que estaban organizados en cuadrillas con un capataz, y que las categorías las manejaba el sindicato. -

Ramón Diego CARDIAS, dijo que su remuneración era de 2.000 pesos y 2.400 con horas extras, aunque las veces que no se trabajaba bien cobraba $1800; en tanto que los de planta permanente ganaban 6.500 ó 6.700 pesos. Recordó que cuando ingresó a la tercerizada "Confer", lo obligaron a afiliarse a la UOCRA, caso contrario no le daban trabajo. Señaló que al momento de prestar testimonio no estaba afiliado a ningún gremio. -

Pablo Samuel VILLALBA manifestó que de la "UF" conocía a Pablo DIAZ y a Gustavo ALCORCEL, pues trabajaba en el Ferrocarril Roca. Expresó que su hermano le dijo que la "Unión Ferroviaria" había creado una Cooperativa para que los familiares de los que estaban en planta permanente tuvieran un ingreso al ferrocarril. En lo personal, cuando ingresó a la "cooperativa" no tuvo ninguna capacitación. Recordó que tenía una caja de ahorro, donde la cooperativa le depositaba. Manifestó que eran monotributistas, pero nunca emitieron una factura, no la tenían. Reconoció que siempre existieron reclamos, y que nunca recibieron una respuesta ni de los delegados ni de la empresa. Es más, cuando tuvo que usar el servicio médico, pues se había lastimado el hombro, el seguro le dijo que no tenía A.R.T. Indicó que realizaron actos, fueron al Ministerio de Trabajo, se acercaron a la UGOFE y nunca obtuvieron respuestas. Por el contrario, se empezaron a suceder los despidos de compañeros que participaban de estos reclamos. En razón de ello, expresó que fue a hablar con Pablo DIAZ para que interviniera sobre su despido, y éste sacó del escritorio una carpeta que pertenecía a su hermano (quien también había tenido problemas de salud), y le dijo que los había afiliado para acceso a los préstamos y otros beneficios, pero que en los problemas laborales no se iban a meter. Adujo que todo el mundo sabía que Pablo DIAZ respondía al gremio, a Pedraza y que la "Unión Ferroviaria" siempre estuvo en contra del pase a planta. Señaló que el gremio tenía que garantizar que funcionara la cooperativa "Unión del Mercosur" porque Pedraza era uno de los dueños y ahí trabajaban sus familiares. Respecto de la nota fechada el 14 de julio de 2010, que está dirigida a MESSINEO, por parte de PEDRAZA y FERNANDEZ, dijo que había escuchado comentarios, pero la primera vez que la vio fue en este juicio. Aclaró que la nota se refería a tareas de "limpieza, mantenimiento y pintura". En cuanto a otra nota del mes de mayo de 2007, dirigida a Pablo DIAZ por PEDRAZA y FFERNANDEZ, expresó que esas tratativas eran para encuadrar a trabajadores tercerizados dentro del convenio. Respecto a otra del día 31 de agosto de 2010 dirigida a MESSINEO, expresó que, por comentarios, sabía de gestiones como esa para equiparar los ingresos de tercerizados a los del personal de planta permanente (pero no para su ingreso). -

Marcelo Fabián SANABRIA explicó que conocía al señor Pablo DIAZ, debido a que supo trabajar en la empresa "Ecocred S.A.", y fue a llevarle su curriculum vitae. Manifestó que lo recibió bien, que lo vio unas seis o siete veces, y que si bien no logró ingresar al Roca, sí volvió a entrar a esa tercerizada. Añadió que no había gente de planta permanente que hiciera tareas de limpieza, aunque si había gente de la UGOFE que hacía limpieza de boleterías y ganaba más dinero. -

Lucas Matías LEZCANO dijo que para el mes de octubre de 2010 estaba desocupado y que, al momento de aportar su testimonio, trabajaba en "Gherso S.A". Indicó que la tarea que realizaba era de mantenimiento de vía, encontrándose afiliado a la UOCRA. Expresó que ingresó por un vecino que le dicen Pepe. Por otra parte, manifestó que estuvo un mes haciendo "acto de presencia" para ingresar a "GHERSO SA", explicando que hacer acto de presencia consistía en ir desde las ocho de la mañana hasta las cinco de la tarde, y si alguien preguntaba si necesitaba trabajo, había que levantar la mano. -

Norberto Juan ROSENDO indicó que el problema de los tercerizados era que los tomaba una "empresa fantasma", no teniendo derechos laborales y que "le comían una parte importante del sueldo". Adujo que la diferencia entre lo que daba el estado y lo que pagaba la empresa iba a parar al bolsillo de los empresarios, quienes muchas veces eran gremialistas, como el caso de la Unión Ferroviaria. Señaló que recibieron denuncias referidas a la Cooperativa Unión del Mercosur. Explicó que ésta era parte de una de esas empresas fantasmas a las que se refirió. Manifestó que participó de dos cooperativas cuando lo echaron. Aclaró que los ferroviarios acostumbraban asociarse en cooperativas, pero las cooperativas a las que aludió eran otra cosa, no eran cooperativas de gente libre que se asociaba. Señaló que era bastante restrictivo el poder afiliarse a la Unión Ferroviaria y que si entraban muchos afiliados les podían hacer perder una elección. Expresó que de 3000 y 5000 pesos que les podía dar el Estado, el empleado recibía 1000 y el resto se dividía entre las cargas sociales y lo que se llevaba el dueño de la empresa como utilidad. Adujo que la Unión Ferroviaria hizo anuncios para que ingresasen los tercerizados pero cuando ellos realizaban acciones concretas el gremio estaba en la vereda de enfrente. Manifestó que en el sistema capitalista esto era lícito, pero configuraba un delito de orden moral.-

De opinión contraria fue Daniel FALSOY, quien mencionó que el tema de los tercerizados se remontaba al año 2000, siendo que en el 2003 la "Unión Ferroviaria" había logrado el ingreso de tercerizados a planta permanente en la empresa "Metropolitano". Refirió que existía una infinidad de notas haciendo alusión al reclamo a las empresas, con copia al Ministerio y a la Secretaría de Transporte, pidiendo el ingreso a planta permanente. Indicó que uno de los slogans de la Unión Ferroviaria decía más vias, más trenes y más trabajadores, puesto que con cada compañero ingresaba un grupo familiar. Aclaró que ellos trabajaban con una "bolsa de trabajo" que tenía el gremio. Recordó, que el día 15 de octubre del año 2010, fue al estadio de River a un acto político y especifico que fueron unos 500 compañeros. Aportó que "nunca sacaban" a trabajadores en el horario laboral, porque esto generaría problemas con las ART: "Se los invita y van". Reconoció que en su gremio, la "voz cantante" era la del secretariado general (donde estaba PEDRAZA). Antes de finalizar, reiteró que la Unión Ferroviaria manifestó la necesidad de incorporación de tercerizados a planta permanente. -

Finalmente, Héctor José MESSINEO dijo que el día de los hechos, hubo un listado de personas que se fueron de sus lugares de trabajo, y se les descontaron las horas no trabajadas, siendo que el descuento de horas lo resolvió él. Aclaró, que recién el 1 de noviembre se enteró del tema, al día siguiente vio los listados y tomó la decisión. Añadió, que el 20 de octubre se fueron sin permiso, hicieron abandono del puesto de trabajo. De las constancias que tuvo ante su vista no surgía cuál era la razón del retiro. Por otra parte, recordó que inicialmente era tan grande el desastre con el que se encontraron que tuvieron que recurrir a los tercerizados. En rigor, se admitió la toma de tercerizados con la "Unión Ferroviaria" por 90 dias, y luego se fue prorrogando. Puso de resalto, por otro lado, que en la última acta que firmaron, fines del 2009 o principios del 2010, la "Unión Ferroviaria" gestionó aumentos de los tercerizados, pero no ingreso. Añadió, sobre esto último que PEDRAZA y FERNANDEZ sabían que era la Secretaría de Transporte, la que lo tenía que autorizar. Continuó insistiendo en que la situación de emergencia seguía presente en el año 2010. Concretamente, no tenían los fondos para afrontar la emergencia de incorporación de gente. Ciertamente, para la Secretaría de Transporte era conveniente esta forma de contratación. Por otro lado, manifestó que "Belgrano S.A." era una sociedad del estado y que la posición de la Unión Ferroviaria, antes de hacerse cargo UGOFE de la gestión, era no tener gente tercerizada. Ahora bien, reiteró que el acuerdo con la "Unión Ferroviaria" para tomar tercerizados era necesario. En cuanto a José Luis GARCIA, señaló que se retiró en el año 2009. Pidió que se retirara por su grado de incompetencia, desde enero de 2008 y alguna cuestión más dudosa. Concretamente, dijo que nunca mandó a GARCIA a hablar con PEDRAZA. Adujo no conocer a un señor CASTELLANOS pero sí a MATARAZZO pues era un dirigente muy conocido del gremio ferroviario, que cumplía funciones en la "Comisión Directiva". Exhibida que le fue la nota de fs. 2776, y respecto de las escuchas del casete 13 (minutos 6.40 en adelante -teléfono 0788-), casete 6 (a partir del minuto 11 -mismo teléfono- ), respondió que no recordaba esa nota y que la debía haber visto pues fue recibida por "Recursos Humanos". Añadió, que sobre el nombre de FAVALE, Cristian Daniel que ahí se aprecia, explicó que de ese listado se enteró el día 2 de noviembre de 2010. Señaló que le pidieron ese listado y lo acercó a la causa. Asimismo, manifestó que tenía entendido que ese documento lo había derivado a las áreas respectivas. Además, dijo, que FAVALE fue entrevistado en el taller mecánico y como no aquilató estudios, ni experiencia, fue rechazado. Exhibido que le fue el documento de fs. 6023/4, reconoció allí su firma, recordando que ese acuerdo era una continuidad del que se había firmado en el año 2007. Explicó que se trataba de un acta suscripta con la "Unión Ferroviaria", con la presencia de FERNANDEZ, quien la llevó a que la firmara PEDRAZA. Refirió que luego la firmó Ricardo FORLI, a quien él se la llevó. Repitió que el reclamo de la "Unión Ferroviaria" era que las remuneraciones de los tercerizados se acercasen a las del gremio ferroviario. Sostuvo que se sabía que un tercerizado no era un ferroviario.

Seguidamente, se le exhibió el documento Anexo 6, listado del 15/1/2010, respondiendo que lo suscribió FERNANDEZ. Luego, se le hizo escuchar el contenido del casete 13, (correspondiente a la escucha del número telefónico finalizado en 0788, de fecha 10/01/2011 desde el minuto 6.40), a lo que respondió que identificaba su voz y la de Juan Carlos FERNANDEZ, sin recordar puntualmente esa conversación, y no sabiendo a qué se refería. No obstante, aclaró que cuando se aludió a Antonio era LUNA, Margarita era BERTIN, la jefa de selección, y Karina era BENEMÉRITO, representante del Roca en la Unión Ferroviaria, GUTIERREZ era José Luis, quien trabajaba en la Secretaría de Transporte y fue el nexo entre la Secretaría y UGOFE. Añadió que esas 70 personas debían ser tomadas en consideración, en razón de la "bolsa" de la Unión Ferroviaria y que esto tendría que haber ocurrido a fines de 2010 y principios de 2011. Precisó que: "Si los tercerizados ingresaban a "Belgrano S.A." pasaban a ser ferroviarios, sino no". Ahondando, dijo que en las primeras listas, había gente que hacía rato que no trabajaban en la empresa de la que se trate y otras que nunca habían trabajado. Manifestó que esas eran las listas del Ministerio de trabajo. Es más, añadió que cuando se enteraron ya estaban adentro e incluso ingresó personal de obra que no debía ingresar, era personal que en condiciones normales, no pasaba la revisación médica.

Escuchada que fue la grabación de la línea finalizada en 0788 casete 6, del 03/01/2011, (minuto 11 al 17.32), contestó que se reconocía a sí mismo y a Juan Carlos FERNANDEZ, y sobre el contenido de la conversación, interpretó que la gente de "cooperativa Mercosur" no se quería presentar a trabajar, entendiendo que no tenían delegados porque eran miembros de una cooperativa. Además, cuando aludió al comité se refirió al comité gerencial de UGOFE-Roca. Señaló que le preocupaba el desorden que se estaba produciendo y por eso habló con FERNANDEZ, era una inquietud para la empresa y también para el sindicato. Según escuchó había una especie de negativa de tareas de una de las empresas que estaban para ingresar a la línea Roca, le informó a FERNANDEZ, aclarando que no le pidió que lo tuviera al tanto de la situación de la "cooperativa". Manifestó que no habló con ZENI (de contratos privado) para que "ponga a caja a la cooperativa" y que no sabía lo que era esa expresión. Estimó que FERNANDEZ le demandaba que la gente trabajara.

Dijo que era gerente de Recursos Humano de UGOFE S.A., desde 2007 y que en 1995/2001 fue gerente de las 3 líneas que tenía "Metropolitano". Indicó que en el año 2007 fue convocado por "Metrovías", "Ferrovías" y "TBA", las tres empresas que conformaban UGOFE. Precisó que se enteró de los hechos por televisión, dado que estaba internado en la Clínica de la Trinidad de Palermo. Añadió, que para octubre de 2010 el Comité Gerencial lo integraban PEREYRA, FORLI y COTS. Adujo que su competencia era la selección, la capacitación, con las relaciones laborales, y la administración de los convenios colectivos de trabajo. Señaló que la política interna de selección de personal, consistía en entrevistas personales, técnicas y médicas. Enseñó que el Convenio Colectivo de Trabajo determinaba la prioridad de ingreso para los propuestos por los sindicatos, que eran los gremios de la "Fraternidad", la "Unión Ferroviaria" y la "Asociación de Señaleros", no obstante lo cual, la decisión del ingreso terminaba siendo de la empresa. Refirió que, normalmente, ingresaban en un 80 u 85 por ciento los postulados del gremio. Para graficar, dijo que cuando se hacia una vacante se solicitaba al gremio que correspondía un postulante. Indicó que el gremio presentaba una lista de candidatos, que se los entrevistaba, y si tenían que cubrir 10 vacantes era posible que hubiese 12 o 15 postulantes, porque muchos caían en la entrevista, en los conocimientos técnicos o en la revisación médica.

Relató que a través de dicha gerencia, también se hacía la contratación de las empresas contratistas, interviniendo celosamente en temas de higiene y seguridad. Recordó la preocupación de la "Unión Ferroviaria", manifestada en una de las actas que firmaron, para darle prioridad de ingreso a los tercerizados.

Recordó que en julio del año 2007 se había hecho cargo la empresa, y que a los 90 días ya conversaban con el gremio sobre la necesidad de contratar gente para tareas de limpieza, desmalezado y pintura, concediendo la posibilidad de hacerlo. Manifestó que en el 2008 y 2009, se firmó un acta donde la "Unión Ferroviaria" logró un aumento para el personal de estas empresas. Señaló que el gremio de Señaleros requería de una especialización determinada, que la Fraternidad hacia a la conducción de trenes y la Unión Ferroviaria se ocupaba de lo que no hacían estos otros: desmalezado, limpieza, pintura. Refirió que como no podían incorporar personal tuvieron que actuar de esa manera. Indicó que en la Unión Ferroviaria había que darle prioridad por convenio colectivo, firmado entre UGOFE y el gremio, a hijos, viudas y familiares. Contó que en el Roca había dos directivos, Juan Carlos FERNANDEZ y Karina BENEMÉRITO quienes venían acompañados por el miembro de la Comisión de Reclamos (DIAZ). Explicó que el primero era Secretario Administrativo del gremio y la segunda estaba en el secretariado de la muj er.

Añadió, que el personal convencionado dependía del "Belgrano S.A.", empresa que les pagaba. Dijo que no tenía contacto con los directivos de las cooperativas y que ni los conocía. Manifestó que supo de la existencia de una cooperativa "Unión del Mercosur", que hacía tareas de desmalezado, limpieza y pintura. Expresó que desde el año 2007 la jefa de selección era Margarita BERTIN, acompañada por la licenciada MARTINI quienes se ocupaban de la entrevista personal. Agregó que los listados de la Unión Ferroviaria le llegaban cuando era necesaria la incorporación de personal y si no había necesidad no se mandaban listados, o si le mandaban esa gente no ingresaba hasta que hubiera necesidad, aclarando que no obstante, la necesidad de personal era muy grande. Explicó que los primeros días que se hicieron cargo se debió tomar 500 personas. Adujo no conocer las razones de la toma de tercerizados en vez de gente de planta permanente. Señaló que PEDRAZA firmaba lo acordado con FERNANDEZ y con Karina BENEMÉRITO. Recordó que tuvo dos reuniones con PEDRAZA, una vez lo fue a saludar y otra vez fue a para aclarar la situación de un directivo: un gerente que había hecho un comentario indebido y él fue a presentarle sus disculpas. Expresó que la Unión Ferroviaria tenía como principio la no tercerización y que había 4 ó 5 escritos. Señaló que entre 2007 y 2010 hubo episodios de cortes de vías por parte de trabajadores y que, en esos casos, se trataba de desalojar la vía por la intervención de la autoridad a fin de posibilitar la reanudación del servicio público. Indicó que la autoridad era la Secretaría de Transporte. Mencionó que para esa época, en la gerencia de seguridad estaba Ricardo VITALI, y en estos casos solicitaba apoyo policial, pero no intervenía. Agregó que en todos los casos, el comisario Vitali tenía orden de dar noticia y se lo comunicaban a la Secretaría de Transporte. Sobre el retiro de personal para actos gremiales, explicó que hubo tres casos puntuales donde expresamente la "Unión Ferroviaria", solicitó la liberación de personal que no afectara el servicio, especificando que esto ocurrió cuando fueron al acto de River, al acto de la 9 de Julio que convocó Moyano y al acto en la cancha de Huracán, los tres en apoyo a la Presidenta. Expresó que la autorización fue dada por la gerencia de Recursos Humanos con el apoyo del Comité Gerencial. -

Análisis: En la fuerza policial se conocía el conflicto de los tercerizados, al menos ello se desprende del relato de INNAMORATO, en cuanto a que pretendían ser tomados por la empresa, y también se desprende que lo que se sabía era que el gremio no quería. Recordemos que hay testimonios que nos refieren que la propia Unión Ferroviaria había repartido volantes afirmando que los tercerizados no eran ferroviarios. Era la primera vez que la Unión Ferroviaria estaba en una movilización en las vías. Los personajes eran conocidos, eso se desprende del relato de BROUSSON, quien refirió que eran los tercerizados de vía y obra, con alguna organización social, el Partido Obrero y había abogados. -

La manifestación de TORETTA, lejos de exonerar incrimina, pues mencionó que había tercerizados de la cooperativa "Unión del Mercosur" en su "bando", puntualmente José MELE, entre otros cuantos. Precisamente, entre todas las tercerizadas, justo de su bando estaban de "Unión del Mercosur", aquella creada por la Unión Ferroviaria, donde trabajan los familiares y allegados de PEDRAZA, que ingresaban por recomendación del gremio, pero no al ferrocarril, sino a una tercerizada a cobrar menos dinero, a ser monotributistas, a no tener ni vacaciones ni aguinaldo, etc. Es evidente que operaban los mismos mecanismos de cooptación y de agradecimiento, pues ningún tercerizado, razonablemente, puede oponerse a estar mejor. Puede no acompañar una medida de fuerza, no compartirla, pensar que hay otras vías, pero no oponerse mediante violencia como la vivida ese día, salvo que desde el plano personal se le otorgue algún privilegio con respecto a otros tercerizados. Algunos de esa cooperativa estaban afiliados a la UF, una prueba más de que quien convocó fue el gremio. -

El hecho de que la línea Roca fuese la que con más volumen de personal contara, la había transformado en la más importante, también en el tema de tercerizados. Y el propio dato de que por convenio colectivo, en el ferrocarril debían ser tomados los empleados que proviniesen de la bolsa de trabajo del gremio, transforma a quienes manejaban esa bolsa en un factor de poder muy importante, en particular la figura de Juan Carlos FERNANDEZ. En suma, para ingresar había que "estar bien" con el gremio (cf. Testimonio de Jorge Darío HOSPITAL). -

Históricamente, la concesión del Ferrocarril Roca, pasó de manos de "Metropolitano" a "Taselli", y de ahí a UGOFE. De aquí en adelante se extendió la tercerización laboral, a lo cual la Unión Ferroviaria favoreció, al no oponerse y creando la Cooperativa "Unión del Mercosur", la cual manejaba. Según FRNAZIN había más de mil quinientos (1500) tercerizados sólo en el Ferrocarril Roca. -

Por ende, hemos comprobado por vía testimonial que, dejando de lado lo formal y aparente, la Unión Ferroviaria nunca apoyó el ingreso de los tercerizados a la planta permanente con acciones material efectivas y concretas. En lo fáctico, ya hemos visto, el gremio manejaba el sector de "Recursos humanos" de UGOFE, pues los que ingresaban lo hacían mayormente porque tenían alguna relación con gente del sindicato. Es cierto, el convenio colectivo de trabajo lo regulaba. Pero el caso de exponer un estado de cosas un poder de hecho que le daba a PEDRAZA, secretario general desde hace más de veinte años, un poder real dentro de una lógica de política sindical. Como señalaron muchos testigos, un sindicato es una organización para ayudar a los trabajadores, y nunca puede convertirse en titular de una empresa que es en lo que se transformó la Cooperativa Unión del Mercosur. -

Dentro de los "casos testigos", tenemos el de Hugo RECALDE, un tercerizado que cuando lo efectivizaron, por la misma tarea comenzó a cobrar el triple. -

Otro de esos casos testigos, a partir de los cuales se puede entender cómo funcionaba la cosa, es el de Hugo Alberto CISNEROS quien para octubre de 2010, trabajaba en limpieza para la empresa "Ecocred", siendo que el trabajo se lo pidió en el año 2007 a FERNANDEZ, a quien conocía, pero en rigor le había pedido ingresar al Ferrocarril, ni sabía de "Ecocred", siendo que cada vez que le preguntaban a FERNANDEZ si podían ingresar a planta permanente, inmediatamente les decía que no, aunque sí gestionó la "UF" para que cobraran más, y tuvieron un aumento importante en el 2008. Desde el 1 de enero de 2011, trabaja en la UGOFE. Como puede verse, el gremio, en la persona de Juan Carlos FERNANDEZ, no sólo propone el ingreso de gente al ferrocarril, sino que también tenía injerencia en la toma de personal de las tercerizadas, y en orden a tareas que por convenio no hubiese correspondido, tal el área de limpieza, tolerando las injustas diferencias que se generaban. -

Otros casos que son meros ejemplos son los siguientes:

Ariel Benjamín PINTOS relató que cuando ingresó a la planta permanente de UGOFE, los primeros tres meses "los mataron", los hacían trabajar desde que entraban hasta que salían, precisando que estaban organizados en cuadrillas con un capataz, y que las categorías las manejaba el sindicato. Vale la pena recordar aquí una conversación telefónica que se escuchó en la audiencia de debate, en la que FERNANDEZ, enojado a raíz de los ingresos masivos a planta permanente de tercerizados, tras el hecho de FERREERA, y propiciando que a la gente la manden "donde haga frío". Claro, no era gente propuesta por ellos, la situación era diametralmente diferente, se temían que en el futuro no responderían con lealtad. Tenían que pagara derecho de piso. -

CARDIAS, del mismo modo, contó que cuando era tercerizado su remuneración era de 2.000 pesos y 2.400 con horas extras, y las veces que no se trabajaba bien cobraba $1800; en tanto que los de planta permanente ganaban 6.500 ó 6.700 pesos. Además, cuando ingresó a la tercerizada "Confer", lo obligaron a afiliarse a la UOCRA, caso contrario no le daban trabajo. -

Marcelo Fabián SANABRIA explicó que conocía a Pablo DIAZ, fue a llevarle su currículum vitae, y si bien no logró ingresar al Roca, sí entró a una empresa tercerizada en la que había trabajado antes (Ecocred). Remarcó que no había gente de planta permanente que hiciera tareas de limpieza, aunque si había gente de la UGOFE que hacía limpieza de boleterías y ganaba más dinero. Como puede verse, tal era la "alteración", que a pesar de que el área de limpieza está en el convenio, ya nadie lo hacía, dada la cantidad de tercerizados que eran contratados para ello. Como dijo FERNANDEZ, a los ferroviarios no les gustaba limpiar. No obstante, el punto es que el que limpiaba también debiera ser un convencionado. Eso se pasaba por alto. -

No debemos olvidarnos de Lucas Matías LEZCANO, el mismo que llegó a Barracas de la mano de FAVALE, en el mes de octubre de 2010, cuando estaba desocupado. Pero su vida cambió para bien tras ese día, ahora trabaja en una tercerizada del Ferrocaril, en "Gherso S.A". Y la tarea que realiza es mantenimiento de vía, encontrándose afiliado a la UOCRA. Expresó que ingresó por un vecino que le dicen Pepe. Y qué hizo para ingresar: estuvo un mes haciendo "acto de presencia". La verdad cuánta gente con apodos en la vida de esta persona, pues a Barracas lo convocó un tal Chavo, y el trabajo se lo consiguió... Pepe. -

Tras el testimonio de Edgardo Ernesto REINOSO, se corroboró que el reclamo por el cese de la tercerización lo hacían trabajadores que desempeñando tareas que están contenidas en el convenio de la Unión Ferroviaria, estaban en una situación de precarización laboral. Realizaban las mismas tareas y tenían menos salarios y peores condiciones de trabajo. Por ejemplo, la cooperativa "Unión del Mercosur", formada por gente de la "UF", realizaba tareas de "limpieza", "desmalezamiento" y "vía y obra". Según sabemos, son áreas que están dentro del convenio. -

Llama la atención que en el juicio se hiciera hincapié en el "doble discurso" de la "Unión Ferroviaria" puesto que mientras llevaba acciones sólo en el plano formal, por abajo, en el diálogo con la base, apuntaba a la fractura de los trabajadores (sólo así se entiende el caso del tercerizado LEME, arriba del puente, junto a TORETTA, evitando el corte de vía). El gremio fue tolerante frente a esta situación, y la cosa empeoró cuando se agrandó la brecha salarial con los trabajadores que no eran de planta permanente. REINOSO, mencionó también que el "Belgrano Cargas" quedó en manos de la Unión Ferroviaria, en el año 1999, con un presupuesto muy grande. -

A partir del relato de SOBRERO, un dirigente sindical que conoce el tema desde adentro, dio fundadas razones al señalar que la "Unión Ferroviaria" se oponía a que los tercerizados pasaran a planta permanente, por un sencillo motivo: "ellos eran los patrones y formaban parte de la empresa "Unión Mercosur". Accedieron sí a pedir la equiparación salarial de los tercerizados, cuando empezó a ponerse complicada la situación del Roca, gestionando el aumento salarial, pero cuando pedían el pase a planta permanente, inmediatamente les decían que no. Bien dijo SOBRERO, Las tercerizadas son una estafa al trabaj ador, el mismo trabajo por la mitad del sueldo. -

En la misma dirección se explayó Norberto Juan ROSENDO quien gráfico que a los tercerizados "le comen una parte importante del sueldo". La diferencia entre lo que da el estado y lo que paga la empresa va a parar al bolsillo de los empresarios, que muchas veces son gremialistas, como es el caso de la Unión Ferroviaria. Si analizamos este relato de manera enlazada con la información brindada por CES en cuanto a que UGOFE, tras la incorporación a planta permanente de 2600 tercerizados, no tuvo necesidad de incrementar su presupuesto anual, advertiremos cuánta verdad dice el testigo, y los que más ganaban aquí eran los dueños de las empresas tercerizadas. -

Participó de dos cooperativas, dijo ROSENDO, pero estas son otra cosa. Realmente es ello así, y de la propia documentación hallada en el domicilio particular de José PEDRAZA, pudimos advertir el matiz empresarial de la Cooperativa "Unión del Mercosur". -

ROSENDO, presentó dos escenarios uno futuro y otro pasado: 1) Si entran muchos afiliados nuevos, les pueden hacer perder una elección. 2) Más allá de los anuncios, cuando la "Unión Ferroviaria" realizaban acciones concretas, estaban en la vereda de enfrente a los tercerizados. El primero es una hipótesis, el segundo un hecho constatado a partir de la prueba testimonial. -

Contrariamente al cúmulo de la prueba reunida, Daniel FALSOY refirió que en el 2003 la "Unión Ferroviaria" logró el ingreso de tercerizados a planta permanente en la empresa "Metropolitano". Además, existe una infinidad de notas haciendo el reclamo a las empresas, con copia al Ministerio y a la Secretaría de Transporte, pidiéndolo, manifestado la necesidad de incorporación de tercerizados a planta permanente. Uno de los slogans de la Unión Ferroviaria dice más vías, más trenes y más trabajadores. -

A fin de analizar este testimonio, comencemos por recordar que fue este testigo el mismo que dijo que le tuvo los teléfonos a FERNANDEZ en la mañana del 20 de octubre, cuando tenemos acreditado que éste se comunicaba con Pablo DIAZ para "estar al tanto" de lo que sucedía en Barracas. En ese tramo no nos resultó convincente, y tampoco en este, puesto que es evidente que tras el año 2007 la "UF" modificó su actitud, justo el año que comenzó a tallar como tercerizada la "Cooperativa Unión del Mercosur", gestada en el seno del sindicato, bajo el amparo legal claro. A más de ello, esa infinidad de notas a las que hace alusión el testigo han brillado por su ausencia durante el debate oral y público, al menos como infinidad. Finalmente, en cuanto al lema al que hace alusión, sinceramente, tras los hechos que hemos tomado conocimiento durante el desarrollo del debate, o bien lo cambian, o bien modifican su comportamiento gremial.

Otra expresión que merece ser analizada de FALSOY es aquella referida a que "nunca sacan" a trabajadores en el horario laboral, porque esto generarla problemas con las ART. Y que en su gremio, la "voz cantante" es la del secretariado general (donde está PEDRAZA). Acaso esto pueda explicar la razón por la cual los directivos administrativos de la empresa han sido tan insistentes a la hora de remarcar que esa mañana los empleados ferroviarios se retiraron sin permiso, y por ende les descontaron las horas no trabajadas. A más de ello, la propia verbalización que con toda naturalidad empleara el testigo: "sacar" trabajadores, evidencia el orden verticalista, donde a la gente se la podía sacar. -

Verdaderamente, el testimonio de Pablo Samuel VILLALBA, es más que significativo para ilustrarse de la situación laboral de los tercerizados, en tanto que quedó acreditado, como en otros tantos casos, que cuando ingresa a la "cooperativa" se le abre una caja de ahorro, donde se le depositaba el sueldo, pero él aparecía como monotributistas, aún cuando nunca emitieron una factura, no tenían. Incluso, cuando tuvo problemas de salud y necesitó del servicio médico el seguro le dijo que no tenía A.R.T. Todos los actos que realizaron fueron infructuosos, tanto ante el sindicato, el Ministerio de Trabajo, y ante UGOFE. El único resultado que tuvieron fue la sucesión de despido de compañeros que participaban de estos reclamos. Tampoco tuvo éxito hablar con Pablo DIAZ, ya que le dijo que en problemas laborales no se iban a meter. Ello así pues supo que responde al gremio, a Pedraza, y la "Unión Ferroviaria" siempre estuvo en contra del pase a planta, tenían que garantizar que funcionara la cooperativa "Unión del Mercosur", vinculada a José PEDRAZA, y donde trabajaban sus familiares.

En cuanto a las tres notas exhibidas en la audiencia oral: 1. Nota del mes de mayo de 2007, dirigida a Pablo DIAZ, por parte de PEDRAZA y FERNANDEZ, referidas a tratativas para encuadrar a trabajadores tercerizados dentro del convenio; 2. Nota fechada el 14 de julio de 2010, dirigida a MESSINEO, por parte de PEDRAZA y FERNANDEZ, referidas a tareas de "limpieza, mantenimiento y pintura"; y 3. Nota del día 31 de agosto de 2010, dirigida a MESSINEO, referida a gestiones para equiparar los ingresos de tercerizados, a los de personal de planta permanente. Considerando la documentación mencionada, se concluye que tras el año 2007 se advirtió una modificación de rumbo en la política respecto de este tema con anuencia del sindicato, y que recién en 2010, cuando "las papas quemaban", el sindicato se avino a reclamar la equiparación salarial, pero no del mismo modo el ingreso a planta permanente de tercerizados. Como ya se dijo antes, había un doble estándar, uno en lo formal y otro en los hechos, con motivaciones enraizadas a una determinada política sindical y a vinculaciones personales de razones económicas.-

Finalmente, el testimonio de Héctor José MESSINEO gerente de Recursos Humano de UGOFE S.A, dio verdaderamente mucha tela para cortar, esta persona, que ocupa ese puesto desde 2007 se enteró de los hechos por televisión, estaba internado en la Clínica de la Trinidad de Palermo el día de los sucesos (20.10.2010). Se anotició luego que hubo un "listado de personas" que se fueron de sus lugares de trabajo, y él resolvió descontarles las horas no trabajadas cuando se enteró del tema, vio los listados y tomó la decisión, pues se retiraron sin permiso, hicieron abandono del puesto de trabajo, y de las constancias no surgía cuál era la razón del retiro.-

Sobre la concurrencia de personal para actos gremiales, señaló que hubo tres casos puntuales donde expresamente la "Unión Ferroviaria", solicitó la liberación de personal que no afectara el servicio. Fueron el acto de River, el acto de la 9 de Julio de Moyano y el acto en la cancha de Huracán, los tres en respaldo a la Presidenta. La autorización fue dada con el apoyo del Comité Gerencial. -

Llamativo el criterio de MESSINEO, si hacemos una comparación con las decenas de testimonios de ferroviarios que entendieron que se fueron con permiso, "con la venia" del sindicato, para eso eran las crucecitas en los listados, el mail, lo del "acto de presencia". Todos los que salieron esa mañana, en todo caso, interpretaron que no existían distingos con los tres actos gremiales que se citaran a continuación (Fueron engañados?). Además, si así fuere lo del "abandono de tareas", y el retiro "sin permiso", lo cierto es que ninguno fue sancionado, y lo resuelto se queda a mitad de camino. Pareciera más una decisión, de orden empresarial, que busca tomar distancia de lo acaecido. -

MESSINEO hizo un repaso de los últimos años, pero dio conceptos decisivos para la comprensión cabal de las responsabilidades de cada quien. Primero explicó que inicialmente era tan grande el desastre con el que se encontraron que tuvieron que recurrir a los tercerizados, pero admitiéndose la toma de tercerizados por parte de la "Unión Ferroviaria" por 90 días, luego se fue prorrogando. En la última acta que firmaron, fines del 2009 o principios del 2010, la "Unión Ferroviaria" gestionó aumentos de los tercerizados, pero no ingreso. PEDRAZA y FERNANDEZ sabían que era la Secretaría de Transporte, la que lo tenía que autorizar. La situación de emergencia seguía presente en el año 2010, no tenían los fondos para afrontar la emergencia de incorporación de gente. Para la Secretaría de Transporte era conveniente esta forma de contratación. La posición de la Unión Ferroviaria antes de hacerse cargo UGOFE de la gestión, era no tener gente tercerizada. Por ende el acuerdo con la "Unión Ferroviaria" para tomar tercerizados era necesario. -

Queda claro, evidentemente, que si la Unión Ferroviaria se oponía, los tercerizados no podían ser contratados, de ahí a la necesidad de la firma de las actas a las que hace referencia MESSINEO. Se consintió, se admitió, una situación de excepción que comenzó por 90 días, y luego vino para quedarse, prórrogas mediante. Resolver el desastre era la prioridad de UGOFE, pero defender los derechos de los trabajadores debió ser la prioridad para PEDRAZA y de FERNANDEZ. No fue así, por el contrario, paralelamente se le dio empuje a la cooperativa "Unión del Mercosur", se desnaturalizó todo. Lo dijo clarito MESSINEO, la posición de la Unión Ferroviaria, antes de UGOFE, era no tener tercerizados. Entonces, qué cambio con UGOFE, sin dudas la posibilidad de que "Unión del Mercosur", sea contratada por esa Unidad de gestión operativa. -

MESSINEO nos habla de que no tenían los fondos para afrontar la emergencia de la incorporación de gente. Ahora bien, las personas que se desempeñaban en el Comité Gerencial, CES por citar uno, nos dijeron que tras la incorporación de 2600 trabajadores a la planta permanente, el presupuesto siguió siendo el mismo. Y entonces en el ámbito privado empresarial, tercerizar es siempre sinónimo de ahorrar dinero y por ende generar un plus de renta para el que terceriza; empero con los dineros públicos que se les enviaban a UGOFE parecería ser distinto, ese plus de renta evidentemente iban a las empresas contratadas, porque los trabajadores cobraban menos, y el Estado pagaba lo mismo. -

De todas formas, que para la Secretaría de Transporte fuese conveniente esta modalidad de contratación, es algo a lo que no le encontramos la lógica (si de todos modos, aparentemente, el presupuesto era el mismo), y el testigo SCHIAVI, al ampararse en el derecho a no responder, no nos explicó esto en el juicio oral. -

Dejó en claro también MESSINEO, que se buscó el retiro de José Luis GARCIA, en el año 2009, por su grado de incompetencia, y además por algo que le dijo a PEDRAZA, pues él nunca lo mandó a hablar con este último.

Respecto del tema de FAVALE (ver nota de fs. 2776, y casete 13 de escuchas minutos 6.40 en adelante -teléfono 0788- , casete 6 a partir del minuto 11 -mismo teléfono-), dejó en claro MESSINEO que fue incluido en un listado del cual él se enteró recién el día 2 de noviembre de 2010, cuando lo envió al juzgado que se lo había pedido. En suma, esta persona fue entrevistada en el taller mecánico y como no aquilató estudios, ni experiencia, fue rechazada. -

Sobre el documento de fs. 6023/4, dijo que es un acuerdo de continuidad que se firmó en el año 2007, un acta suscripta con la "Unión Ferroviaria", con la presencia de FERNANDEZ, quien la llevó a que la firmara PEDRAZA. Se sabe que un tercerizado no es un ferroviario, remató MESSINEO. -

Este episodio de FERNANDEZ haciendo algo, y luego PEDRAZA homologándolo, es de singular importancia porque demuestra que cuando actuaba el primero, el segundo estaba de acuerdo, caso contrario no hubiese actuado. Así funcionaban, así se relacionaban, FERNANDEZ era el ejecutivo y PEDRAZA estaba de acuerdo en las decisiones, por eso después firmaba.

Para no dejar dudas de ello, agregó MESSINEO: PEDRAZA firmaba lo acordado con FERNANDEZ y con Karina BENEMÉRITO.

Al parecer encontrarse a PEDRAZA era algo muy raro, pues recordó MESSINEO que tuvo dos reuniones con PEDRAZA (o sea lo vio dos veces) , una vez lo fue a saludar y otra vez fue para aclarar la situación de un directivo: un gerente que hizo un comentario indebido y él fue a presentarle sus disculpas. Vale decir, las dos veces que lo vio fue a rendirle pleitesía, ya que una vez lo fue a saludar (se ve que PEDRAZA la iniciativa de saludarlo a MESSINEO no la tomaba) , y la segunda fue a pedirle perdón por algo que dijo otro, un comentario indebido parecería. -

Ahora bien, la verdad que presentar como verosímil que PEDRAZA se preocupó en serio por los tercerizados, y que prueba de ello serían dos notas que le mandó a MESSINEO (hombre de extracción sindical, de su confianza pues hace años que asesora Sindicatos -cf. GARCIA-), con quien se vio sólo dos veces, y lo fue porque el gerente los quería "saludar" una y pedirle disculpas otra, no resulta convincente. En esa forma de vincularse, se ve que el hombre de peso era PEDRAZA. -

Este cuadro de situación, marca qué tipo de vínculo unía a la UGOFE con el sindicato. -

Por lo demás, el concepto de que un tercerizado no es un ferroviario, es algo que está tratado en otro punto, no lo compartimos conceptualmente, y allí nos remitimos en este momento. -

Sobre la escucha del casete 13 (números finalizado en 0788, de fecha 10/01/2011 desde el minuto 6.40), se lo nota a FERNANDEZ preocupado por el ingreso masivo de tercerizados (con posterioridad a este hecho), por no haberse respetado la prioridad de ingreso de las personas de la "bolsa de trabajo" de la Unión Ferroviaria. La preocupación, dijo MESSINEO era que "Si los tercerizados ingresaban a Belgrano S.A. pasaban a ser ferroviarios, sino no". -

Sobre la Escucha de la línea finalizada en 0788 (casete 6, del 03/01/2011, minuto 11 al 17.32), dijo MESSINEO que se trata de FERNANDEZ, preocupado porque la gente de la "cooperativa Unión del Mercosur" no se quería presentar a trabajar, preocupaba el desorden que se estaba produciendo, era una inquietud para la empresa y también para el sindicato, había una especie de negativa de tareas de una de las empresas que estaban para ingresar a la línea Roca estimando que FERNANDEZ le demandaba que la gente trabajara.-

Sin lugar a dudas, son estas las contradicciones inevitables del sindicalismo empresario, el secretario administrativo de un gremio actuando de patrón, preocupado prioritariamente por las obligaciones de los trabajadores.-

Además, nos contó MESSINEO cuestiones formales, tales como que el Convenio Colectivo de Trabajo determina la prioridad de ingreso para los propuestos por los sindicatos, no obstante la decisión final es de la empresa. Normalmente, ingresaban en un 80 u 85 por ciento los postulados del gremio. La prioridad la tienen los hijos, las viudas y los familiares. En el Roca los directivos, Juan Carlos FERNANDEZ (secretario administrativo) y Karina BENEMÉRITO (secretariado de la mujer) vienen acompañados por el miembro de la Comisión de Reclamos (Pablo DIAZ). -

Unos de los últimos conceptos sobre los que insistió el testigo fue que en el mes de julio del año 2007 se hizo cargo la empresa (UGOFE), y a los 90 días ya conversaban con la Unión Ferroviaria, sobre la necesidad de contratar gente para tareas de limpieza, desmalezado y pintura, concediendo (este gremio) la posibilidad de hacerlo. Pues justamente eran ésas las áreas de las que tenía representación gremial la Unión Ferroviaria (desmalezado, limpieza). Y para entender todo, a qué se pudo dedicar "Unión del Mercosur", jus tamente sus cooperativistas a ingresar como tercerizados hacían tareas de desmalezado, limpieza y pintura. -

Concluye el análisis del testimonio de MESSINEO así: Preguntado que fue dijo que no conoce las razones de la toma de tercerizados en vez de gente de planta permanente.-

Entretanto, el Congreso de LATINRIELES:

Explicó previamente Patricia Alejandra CARABAJAL, que trabajaba en Lomas de Zamora (PBA), en la parte control de evasión, cumpliendo funciones junto con Jorge Daniel GONZALEZ. Concretamente, era delegada de evasión de la "Unión Ferroviaria", y cumplía esa función ante la "comisión de reclamos", donde estaban Pablo DÍAZ y Alberto CARNOVALE, sita en Hornos 11 entrepiso (CABA). FERNANDEZ era su representante gremial, y conoció a AMUCHASTEGUI en Remedios de Escalada, o en algún asado. Yendo al punto, dijo que en el Congreso había varias empresas, y el inicio se demoró por SCHIAVI. La hora prevista era a las 9 ó 9:30 horas. Luego de la apertura, que no recordó quién la hizo, empezaron a exponer las empresas. Efectivamente estuvo el ingeniero SCHIAVI cuando comenzó, y también los directivos FERNANDEZ y PEDRAZA. La actividad duró hasta las 16.00 horas. Recordó que hubo un break a las 12.30 o 13.00 horas para comer, y en ese momento se enteró de lo sucedido en las vías. Puntualmente, habló con Daniel GONZÁLEZ, quien le comentó por teléfono que había gente cortando las vías, y que él estaba en el médico. Después del break volvió a hablar con GONZALEZ, y le expresó que se estaba dirigiendo para Avellaneda. Ingresó nuevamente al congreso, y seguidamente Jorge ROJAS informó que se cancelaba porque había habido heridos por lo sucedido en el Roca. Luego, supo que GONZALEZ estaba llevando a dos compañeros heridos al servicio médico, al segundo piso de Hornos 11, no le comentó lo que había pasado, ella le preguntó: "y Dani?", a lo cual le contestó que estaba llevando a los compañeros, nada más. Con Catriel DIAZ habló por un número de radio. CARNOVALE estuvo en el congreso hasta el break. Recordó que en el Congreso, ese día, tuvo en su poder 3 teléfonos. Aclaró, que mientras tuvo el teléfono de BENEMÉRITO no sonó, en ese caso le avisaba. En ese momento no sonaron los teléfonos. De otro lado, sobre un acto gremial, respondió que ahora sabía quién era la persona de la "pechera verde": Cristian FAVALE, exhibido en una fotografía. Explicó que fue en un acto en la cancha de River, el día 15 de octubre de 2010 (apenas cinco días antes del hecho). -

Debe ponerse de resalto la familiaridad de trato, producto de relaciones labores previas, que tenían CARABAJAL, GONZALEZ, DIAZ, y CARNOVALE. Del mismo modo, se destaca también que en el Congreso estuvieron presentes, desde las 9.00 horas SCHIAVI, PEDRAZA y FERNANDEZ, sabiendo ya a esta altura que los dos primeros el día anterior habían estado reunidos conversando, entre otras cosas, que en esa jornada del 20 de octubre era más que probable que tercerizados intentasen "cortar" las vías. Ciertamente, esa probabilidad se tomó muy en serio, a juzgar por el gran dispositivo policial que se desplegó en la Estación Avellaneda, desde hora temprana de la mañana.-

Llama la atención también que si CARABAJAL en el break de las 12.30, se entera, según dice, de lo "sucedido en las vías", de cuenta de un único llamado telefónico con una persona que no estaba "en las vías", habló con GONZALEZ, que para ese momento estaba en el médico, pero que después de hablar con ella, se fue para "las vías". Lo mismo CARNOVALE, que estuvo en el Congreso hasta ese break, pero que después se dirigió para "las vías". O sea, lo llamativo es que para saber bien qué pasaba en "las vías", no hubiese hablado con quien haya estado físicamente en el lugar de los hechos. -

Otra cuestión relevante, es que después que se "suspende" el Congreso por lo sucedido en el Roca (recordemos que se trataba de un evento de 300 invitados), CARABAJAL vuelve a hablar con GONZALEZ, quien estaba llevando a dos compañeros heridos al servicio médico, y este no le cuenta nada, con todo lo que se conocían, y con todo el protagonismo que tuvo GONZALEZ en el hecho, y ella le pregunta: "Y Dany?", pero supuestamente no hubo respuestas de lo ocurrido. -

Tampoco se entiende la necesidad de que CARABAJAL tuviese consigo tantos teléfonos, si lo cierto era que ni FERNANDEZ ni BENEMÉRITO exponían, no tenían que estar en el estrado, y verdaderamente podían retirarse y atender las llamadas. La única explicación posible, tiene que ver con una estrategia de tomar distancia de las comunicaciones con Pablo DIAZ, que sí estaba en el lugar de los hechos, y con un rol por demás protagónico. -

Contó Daniel Osvaldo FALSOY, un empleado de "Belgrano Sur", con representación gremial, que para el mes de octubre de 2010 se desempeñaba como gerente general de la "Unión Ferroviaria". Recordó que realizó tareas para la organización del Congreso en la sede del gremio. De la recepción se ocupaba la revista "Rieles" que era la que convocaba al Congreso. Calculó que hubo entre 250 o 300 invitados, empezando la actividad entre 9.15 ó 9.30, donde dieron la bienvenida, el secretario general (PEDRAZA) y el director de la mencionada revista. Juan Carlos FERNANDEZ estuvo en el Congreso, lo vio dentro del recinto a la mañana y después en distintas oportunidades. -

Eduardo PEREYRA (de UGOFE) , dijo que en el acto de apertura del Congreso de "Latín rieles", estuvieron presente SCHIAVI, ROJAS y PEDRAZA, siendo que a FERNANDEZ lo vio en el coffee-break, pues no exponía. Aclaró, que tenían "rumores" desde el día anterior, de un probable corte de vía. Por eso mandaron una nota a la Subsecretaría de Transporte, informándole de un probable corte de vía. Aspiraban a que los trenes descendentes se quedaran en las estaciones hasta que se les diera vía libre. Del mismo modo, el subcomisario VITALI era el encargado de avisarle a la Policía Federal, quien se comprometió a aportar 50 efectivos ante un eventual corte de vía. Durante el Congreso, la información más precisa la sacaban de la televisión porque ahí estaba C5N, y más avanzada la hora se enteraron del "asesinato". Adujo que el servicio se interrumpió, ignoró cuánto, lo supo por el conductor del tren en cuestión, aunque no le dijo quién había cortado la vía. -

Llama la atención que si el Congreso se desarrollaba en la propia sede de la Unión Ferroviaria, encontrándose allí sus máximas autoridades, y en las vías personas de máxima confianza, sus referentes gremiales, delegados, y personas que se conocían hace muchísimos años, PEREYRA diga que "la información más precisa" la sacaban de la televisión. O sea, o bien no le preguntó a PEDRAZA, FERNANDEZ y BENEMERITO y al resto de la gente, o bien la información que éstos daban no era "precisa"; en cuyo caso habría que interrogarse la razón por la cual FERNANDEZ, DIAZ, GONZALEZ, CARNOVALE y AMUCHASTEGUI no daban "información precisa", al decir de PEREYRA. Si la información más precisa la daba el canal de noticias C5N, con todo lo que pasó respecto de los trabajadores de prensa (basta recordar la coacción para que no filmen), vale eso una referencia para tener noción de la situación vivida esa tarde en la sede de la Unión Ferroviaria.

Ciertamente el gremio y los directivos de la UGOFE compartían la información relevante, ambos desde el día anterior sabían de los fundados rumores de que el 20 de octubre, el mismo día que se haría este Congreso, habría un intento de "corte de via". Entonces, por qué tras los hechos la información, en apariencia, no fluía. Acaso, puede ser esto un indicador de porque dijo FERNANDEZ en el juicio, que estaba intranquilo porque le parecía que ese Congreso no se debia llevar a cabo en la sede del gremio. -

También es llamativo que PEREYRA, de UGOFE; nos haya contado que VITALI, el encargado de avisarle a la Policía Federal, se comprometió a aportar 50 efectivos ante un eventual corte de vía. Siendo que al concurrir a declarar al juicio, VITALI (al igual que Fernández concurrió a la cancha de Independiente), testificó que el día de los hechos, caminó y cruzó el Riachuelo hacia la calle Luján, y ahí "avistó a unos cincuenta efectivos policiales". O sea, ni uno más ni uno menos de lo que se había comprometido "a aportar".

Con referencia a José PEDRAZA

CAVAZZA, Directora de Planificación de Transporte Ferroviario, testimonió que sus tareas eran planificar el transporte, y en razón de ello conoció a PEDRAZA y a FERNANDEZ. Desde que entró al Ministerio, cuando había alguna cuestión relacionada con temas laborales, debia tratar con ellos; no obstante, lo veía 2 o 3 veces en el año a Fernández y a Pedraza aún menos. En este caso, dijo, tenían noticia de un corte de vía para el día 20 de octubre de 2010. Ya el día anterior le hicieron un comentario sobre esa posibilidad, probablemente haya recibido una nota de UGOFE informando sobre ello. Exhibida que le fue la nota de fs. 6653/5, recordó haberla visto ese día, y esa nota circuló dentro del área correspondiente; siendo ella quien la envió a la Secretaría y a la Subsecretaría de transporte, señores SCHIAVI y LUNA. Añadió, que en ese momento se enteró de la formación de un comité de crisis, haciéndose comunicaciones al Ministerio del Interior y a las fuerzas de seguridad para garantizar el servicio. Recordó haber llamado tanto a UGOFE, como a la "Unión Ferroviaria". Puntualizó que quien tenía que informar si estaban dadas las condiciones para brindar el servicio era quien lo operaba, el sector sindical y empresarial. Añadió, que en los llamados que hizo, le dijeron que "las cosas" estaban en condiciones. Puede ser que haya hablado con Fernández porque se lo indicaron, el 19 ó el 20. Si habló con FERNANDEZ era por habérselo indicado el Secretario de Transporte (SCHIAVI). Sobre una de esas llamadas de las 18.34 horas del 19 de octubre, explicó que todas esas comunicaciones apuntaban a garantizar la seguridad del servicio. Y sobre las tres llamadas de la mañana del día 20 de octubre, reiteró que fueron por la misma cuestión. -

Ricardo FARANNA, Comisario General retirado, superintendente federal de transporte, dijo que trató con José PEDRAZA y con Juan Carlos FERNANDEZ. Añadió que, por su experiencia (Área de transporte, jefe de la División Urquiza-Roca, y jefe de la Brigada de Eventos Especiales), sabía que había diferencias con los tercerizados, ya que desde que comenzaron los conflictos con los tercerizados se podía advertir que estos no congeniaban, creyó que habla sustanciales diferencias entre las dos partes. A su entender, se trató de diferencias de orden ideológico, entre ellas las formas, dadas por los cortes de vía, por lo que tiene entendido, la "Unión Ferroviaria" no estaba de acuerdo con los cortes. Las personas presentes ese día no querían un corte de vías. Por último, exhibida que le fue la nota de fecha 19.10.2010 (ver fs. 434), dijo que los tercerizados estaban reclamando el ingreso de personal, y esto chocaba con la Unión Ferroviaria. -

Fabricio VERGARA fue quien constató los recorridos desde el domicilio de RIQUELME hasta el de la "Unión Ferroviaria" y viceversa. Por su lado, Mariela Lorena REDIN, expresó al Tribunal que en una de las ocasiones que siguió a RIQUELME, la hicieron aguardar a que apareciera PEDRAZA y efectuó su seguimiento. Contó que salió en un auto con chofer, que una vez fue hasta Villa Urquiza y que de ahí fueron a Av. Del Libertador y Coronel Díaz, a un café. Manifestó que de ahí fueron hasta Puerto Madero, al edificio llamado "El Faro". Añadió que ese auto pertenecía a la "Unión Ferroviaria". Además, siguió a RIQUELME a la Unión Ferroviaria. -

A su turno, GARCIA relató que existían diferencias entre el sueldo del personal convencionado y del no convencionado, por ejemplo, en cuestiones como "horas extras" o ausentismo. Esto era orquestado por administración de personal. La secretaría de transporte tenía una planilla con distintos niveles gerenciales o jefaturas. Añadió que por su cargo esa planilla llegaba todos los meses a su escritorio. Esto lo conversó en el año 2008 con su jefe directo, el Gerente de Recursos Humanos de UGOFE, Roberto MESSINEO, y la explicación que recibió fue que la diferencia era por instrucciones de la Secretaría de Transporte. Así entonces, y como la respuesta no le satisfizo, mantuvo una reunión con el señor LUNA, quien le refirió que no le podía dar una respuesta, y peor aún, le plantearon que renunciara a su puesto si continuaba con su queja. Precisó que en el caso de los no convencionados la diferencia estaba entre el 25 y el 30 por ciento. Además, la contratación de las empresas tercerizadas la llevaba adelante la gerencia de contratos de UGOFE, se refirió a Gustavo ZENNI, quien era el gerente. Precisó, que esto fue así en el período que iba de 2007 a junio de 2009, cuando él se desvinculó. De todas formas, supo que esto continuó después de su alejamiento de UGOFE, ya que MORONI, MESSINEO y ZENNI permanecieron en sus cargos. Actualmente, ZENNI dejó su cargo hace unos dos meses, y MORONI falleció. Acotó que se reunió con PEDRAZA, en dos ocasiones, a fines del año 2008, puntualmente fue citado por ese dirigente, quien le dijo que no podía discutir nada de lo pautado salarialmente. Con FERNANDEZ, en cambio, tuvo muchas reuniones en las que conversaron sobre las diferencias salariales. También con Pablo DÍAZ quien era jefe de personal de UGOFE Roca. Aclaró, que el personal que entraba en UGOFE, era convencionado por la "Unión Ferroviaria" , la que proveía un listado indicando quiénes debían entrar. Señaló que el personal se digitaba con nombre y apellido a través de un listado, si tenía alguna experiencia, se veía si se lo podía destinar a un lugar específico, pero en general toda era gente de muy baja calidad. Ahora bien, el personal convencionado tenia la obligación de afiliarse al sindicato, y de los ingresos se ocupaba FERNANDEZ y la señora BENEMÉRITO, quien era como un segundo de FERNANDEZ. Esto se lo mencionó a PEDRAZA, quien le contestó que esos temas no podían tocarse, "que no jodiera con el tema de los ingresos". Acotó que esas listas venían a UGOFE con pedido de Antonio LUNA y de FERNANDEZ. Sobre MESSINEO dijo que venía de extracción sindical y que tenía relación con PEDRAZA porque hacía años que venía asesorando a los gremios. Antes de finalizar, sostuvo que les llegaba una nota del listado de gente que se liberaba para actos, y no se solicitaba un permiso, se lo informaba. -

Juan Pablo SCHIAVI expresó que para el mes de octubre de 2010 se desempeñaba como Secretario de Transporte. Añadió, que el día anterior al 20 de octubre de 2010, tuvo noticia de un posible corte de vía, refiriendo que se lo había dicho José PEDRAZA, sin precisarle la hora, en una reunión que estima que la tuvo a la mañana. Adujo que se comunicó con la Subsecretaría de Transporte, para que informara a UGOFE para que haga la gestión ante la Superintendencia de Seguridad del Transporte, dada la posibilidad de interrupción del servicio. Recordó que había habido para julio o agosto de ese año, movilizaciones por planteos de trabajadores contratados bajo la forma de tercerización. No recordó una nota del Comité de Crisis de la UGOFE. Añadió, que la Dra. CAVAZZA dependía de la Subsecretaría, quien estaba a cargo del "Comité de Seguridad Ferroviaria". Y en efecto, Cavazza fue la persona que diligenció el trámite, ya que Antonio LUNA, el Subsecretario, no se encontraba en el país. Recordó que al día siguiente del encuentro con PEDRAZA estuvo en una conferencia de "Latín Rieles", precisamente en el auditorio de la "Unión Ferroviaria". Aclaró que los sueldos de UGOFE Roca los paga el Estado Nacional a través del Belgrano S.A. y que los ingresos de personal a planta permanente debían ser aceptados por el Estado Nacional, asimismo, expresó que eso requería de un alta del Ministerio de Trabajo, el cual debía prever la carga presupuestaria. Recordó que en el mes de junio o julio de 2010, hubo una manifestación en la Secretaría de Transporte, labrándose un acta que marca cuáles eran los requerimientos. Informó que lo que había ocurrido fue que las convenciones colectivas de trabajo generaron una brecha muy grande entre los tercerizados y los que estaban en planta de UGOFE, y eso generó que por igual trabajo se dieran distintos salarios, sobre todo en seguridad y limpieza, pero también en gente que trabajaba en vía que hacían la misma actividad. Se refirió a un acta de fecha 5 de agosto de 2010, la cual versaba sobre la equiparación salarial, recordando que se hicieron una veintena de reuniones, hasta hubo charlas internas del gobierno, porque la equiparación salarial implicaba una erogación presupuestaria. Agregó que hubo charlas con la gente del Ministerio de Economía. Acotó que la Secretaría puso asesores a trabaja en el tema de los tercerizados. Manifestó que muchos de esos eran del área de seguridad, y no estaba claro si estaban en el escalafón gremial, quienes serían unos dos mil y pico o tres mil tercerizados. Indicó que se estaba viendo si pasaban a planta permanente, o se tomaba un sistema de cambio salarial para que no haya diferencias tan grandes. Recordó conversaciones en las que la "Unión Ferroviaria" había propuesto regularizar la situación. Señaló que tras este hecho, entraron poco más de 3.000, en un proceso que cree que terminó a fines de 2011. Mencionó que cuando PEDRAZA le comentó lo del corte de vía, no recordó que le haya dicho que también iba a haber una movilización de ferroviarios, señalando que todos los días tenía cuatro o cinco versiones de corte de vías, pero viniendo la información de PEDRAZA tomaron la medida de actuar. Señaló, que con PEDRAZA comentaron que había un corte de vías, durante el congreso de Latín Ríeles. Acotó que en los primeros meses del año 2011, el Estado había dispuesto una medida por la cual el Belgrano Cargas pasaba a dos compañías, y era probable que haya habido alguna comunicación, en enero y febrero de 2011, con PEDRAZA por ese tema. Respecto de los "muchachos tercerizados", recordó que le mostraron la diferencia salarial en un recibo, de personas que se desempeñaban en las mismas tareas. Finalmente, admitió que conocía a Graciela CORIA, la mujer de PEDRAZA. -

UÑO recordó que cuando declaró ante la juez, estaba el abogado Lamadrid (Octavio, Aráoz de), se lo mandó el gremio.

POVOLO contó que en Hornos 11 se ubica el domicilio legal de UGOFE, de "Ferrobaires" y de otras empresas. Además, en el primer piso hay oficinas de la Unión Ferroviaria. -

DE YULIS testimonió que concurrió la Gendarmería preguntando si sabía de las armas, dijo que sí pero les aclaró que seguro ya no estaban, porque había habido "movimientos" después de lo que pasó con Mariano FERREYRA.

También, "Dinamita" PÉREZ dijo que al que entra al ferrocarril lo afilian, recordando que cuando mataron a FERREYRA, después de un día o dos, pasó Mario GALVAN por la garita, y le dijo sí podían guardar las armas en su casa, (2 ametralladoras, 9 mm), porque se harían allanamientos en la casa del gordo SALDAÑA y en "Encomiendas". -

HOSPITAL precisó que cuando asumió UGOFE no había más tercerizadas, pero después UGOFE tomó más de 1.400 personas tercerizadas. Añadió que la línea Roca era la más importante en volumen de pasajeros, por eso era significativa. Además, desde que asumió UGOFE, los ingresos de personal y los ascensos fueron manejados por la conducción del gremio, ingresando sólo los que tenían "buena relación" con el gremio, incluso hasta para un cambio de sector había que ser del gremio. -

Germán Hugo AGUIRRE recordó la frase de MARTÍNEZ cuando dijo "lo que agarro no me lo quedo yo, lo tiro para arriba", asimismo, añadió que Martínez se quedaba con un porcentaje del salario de trabajadores y "tiraba una parte para arriba". Agregó, que él le dijo a FERNANDEZ lo que "hablaba" MARTINEZ, explicitándole que arriba de MARTINEZ estaba él, no Dios (INTERES ECONÓMICO) . Expuso luego, que tenía prohibido hablar con algunos directivos por FERNANDEZ. Aportó el siguiente dato: A José PEDRAZA, en 17 años lo debe haber visto 3 veces, y tenía prohibido hablar con otros directivos de la "Unión Ferroviaria". Antes de concluir, dijo que también conoció a Pablo DÍAZ y a Gabriel GONZÁLEZ. -

SEVERO, respecto de José PEDRAZA, señaló que tuvo una responsabilidad o irresponsabilidad, después del '90 de querer ser un empresario, y esto fue lo que llevó a que los ferroviarios perdieran sus puestos de trabajo y se tercericen, dado que PEDRAZA quería ser empresario, y ésto le constaba a todos los ferroviarios, estaba escrito en cualquier revista. Agregó finalmente que Pedraza era responsable. -

Análisis:

CAVAZZA era la Directora de Planificación de Transporte Ferroviario, y los temas laborales, los debía tratar con PEDRAZA y FERNANDEZ. Ahora bien, para tener nosotros una idea de la frecuencia con la que supuestamente los temas laborales eran tratados, dijo la testigo que veía 2 o 3 veces en el año a FERNANDEZ, a PEDRAZA aún menos. Con lo cual, salta a la vista que la preocupación por temas laborales no se concretaba en asiduas reuniones, al menos no entre estas personas. -

Quedó claro con su relato que desde el día 19 de octubre estaban anoticiados de un corte de vía para el día 20 de octubre de 2010, se recibió una nota (ver fs. 6653/5) y se informó sobre ello. Se formó un comité de crisis, haciéndose comunicaciones a las fuerzas de seguridad. Pero lo relevante es lo que la testigo dijo a continuación, en cuanto a que llamó tanto a UGOFE, como a la "Unión Ferroviaria", puesto que quien tiene que informar si están dadas las condiciones para brindar el servicio es quien lo opera, el sector sindical y empresarial, y en los llamados que hizo, le dijeron que "las cosas" estaban en condiciones. Particularmente, quedó claro, habló con FERNANDEZ, por indicación de SCHIAVI. Así, la llamada de las 18.34 horas del 19 de octubre, y las tres llamadas de la mañana del día 20, apuntaban a garantizar la seguridad del servicio.-

Por lo tanto, si SCHIAVI habló con PEDRAZA, y luego CAVAZZA lo llamó a FERNANDEZ por indicación de SCHIAVI, para que le "garantice" la seguridad del servicio en el ferrocarril Roca, ese 20 de octubre de 2010, obviamente ello debe tener relación con lo que hablaron los dos primeros el 19 de octubre sobre la "garantía" de que el servicio se brindaba. CAVAZZA no llamaba a FERNANDEZ porque se le ocurría sino porque SCHIAVI le había dicho que lo llame. Y sobre este punto contó CAVAZZA que le contestaron (obviamente FERNANDEZ pues dijo que habló con él cinco veces) que "las cosas" estaban en condiciones. La pregunta es, cómo podía asegurar FERNANDEZ ello, si los que "cortarían las vías" era gente que no le respondía. Y bueno poniendo de resalto que no eran "los ferroviarios" los que cortaban las vías, haciéndose ver en el lugar de los hechos, expresándose en sentido contrario. -

Cabe recordar que por sugerencia de FERNANDEZ, PEDRAZA le habría propuesto a SCHIAVI "parar los trenes", pero por lo que le contó PEDRAZA a FERNANDEZ, el secretario de transporte, le contestó que del paro ni hablar. Para CAVAZZA, no hay duda, los que iban a garantizar el servicio eran FERNANDEZ y PEDRAZA. -

De manera coincidente con Fernández, Juan Pablo SCHIAVI, Secretario de Transporte, también reconoció que desde el día anterior al 20 de octubre de 2010, tuvo noticia de un posible corte de vía, pues se lo dijo en persona José PEDRAZA, en una reunión que tuvo a la mañana. Contó SCHIAVI que se comunicó con la Subsecretaría de Transporte, para que informara a UGOFE (pero la empresa también aparentemente ya lo sabía). Sabemos también que de esto se ocupó CAVAZZA, responsable del "Comité de Seguridad Ferroviaria" ante la licencia de Antonio LUNA. Y que el mismo 20 de octubre, en horas de la mañana, SCHIAVI estuvo en una conferencia de "Latín Rieles" en el auditorio de la "Unión Ferroviaria". Además, que el panel de apertura de ese Congreso con más de doscientos invitados, se demoró porque PEDRAZA estaba reunido con SCHIAVI, seguramente abordando un tema lo suficientemente importante para hacer esperar a semejante cantidad de personas. Recordemos que SCHIAVI reconoció que con PEDRAZA comentaron que había un corte de vias, durante el congreso de Latin Rieles. -

Es un punto relevante a resaltar, que hizo mención SCHIAVI que todos los días tenía cuatro o cinco versiones de corte de vías, pero viniendo en este caso la información de PEDRAZA, tomaron la medida de actuar. Claro, el tema es si era algo tan común lo de versiones de "corte de vías" para SCHIAVI, debería serlo también para el sindicato, que tenía su gente trabajando ahí. Lo que singulariza esta oportunidad es que PEDRAZA en persona le avisa SCHIAVI de ello. Entonces, la pregunta es por qué PEDRAZA que nunca antes había hecho cosa semejante, sí lo hizo en esta oportunidad que, a la postre, tuvo su propia singularidad: por primera vez los empleados ferroviarios fueron a impedir por la fuerza, una medida de fuerza de tercerizados acompañados por militantes sociales. Sin embargo, preguntado específicamente, SCHIAVI dijo no recordar que PEDRAZA le haya dicho que ese 20 de octubre también iba a haber una movilización de ferroviarios. Lo cierto es que ese 20 de octubre a la mañana, cuando ambos estaban en el auditorio del sindicato, ya era posible saber en la sede gremial que los ferroviarios estaban en la Estación Avellaneda. -

No obstante en la declaración indagatoria prestada por PEDRAZA en la escritura, e incorporada por debate a la oralidad, al relatar ese encuentro con SCHIAVI, el imputado dice: "quedamos con FERNANDEZ que se lo comentaría con una propuesta de parar los trenes...porque los muchachos no se iban a meter...le REPETI al Secretario que nuestros muchachos no se iban a meter, y él me contestó MUY BIEN!, y me pidió que no cortemos el servicio, yo tenía la expectativa que el Estado iba a impedir el corte de vía, pero los ferroviarios cansados por los cortes de vías se juntaron y fueron a tratar de impedirlo.

Y agrega PEDRAZA: "Me comenta FERNANDEZ que el primer intento de corte de vías había sido impedido. Le pregunto a FERNANDEZ quién había impedido el corte de que hablaba, y éste le respondió: por nuestros compañeros. Yo me entero ahí."....hablé con SCHIAVI a quien le comenté que sólo había heridos de pedradas....Yo no he hablado en ningún momento con Pablo DIAZ, no tengo sus teléfonos, apenas que lo conozco de vista, lo que me enteraba era porque me lo comentaba FERNANDEZ

Muy claro PEDRAZA en su indagatoria: en la cooperativa no se despedía a nadie, sino que se le daba de baja como socio.

Reconoció PEDRAZA que hay una suerte de enfrentamiento entre los viejos y este personal, porque todos los empleados ferroviarios con antigüedad estaban esperando que sus familiares ingresaran al ferrocarril, a través de la bolsa de trabajo que por convenio tenemos nosotros...el hecho de que haya tercerizados impide el ingreso al ferrocarril de los familiares de los ferroviarios y por eso se produce el enfrentamiento... nuestros compañeros al principio los dejaron, primero eran 8, luego 12 y terminaron siendo 150, ahi estaban los militantes del PO, esos ingresos eran para poder ganar espacio político para las elecciones internas... el Ministerio de trabajo me dijo que esta gente no iba a ingresar, pero ya no les creo nada porque ingresaron. La comisión de reclamos tiene gran importancia, el trabajo que hace es puramente gremial. No puedo certificar que haya habido gente de la UF que hay ido armada. Fue un extra ferroviario, y que pretendía serlo,.. estaba todos los días en Constitución..se vanagloriaba de haber disparado. En 40 años nunca vi un ferroviario armado... del roca solo tengo los teléfonos de FERNANDEZ que es un par..no hablo con otro dirigente que no sea él..son amigos, tiene confianza en él, en la lealtad personal, aunque tienen diferentes metodologías. Respecto de RIQUELME, lo conoce desde 1985, desde que integraba la CGT de Ubaldini, es una relación institucional, nos organizaba reuniones con autoridades militares, no es militar, creo que trabaja en el servicio de la SIDE.

Destacó SCHIAVI que ya en los meses de julio o agosto de ese año, se habían movilizado los tercerizados con planteos de este tipo. Advertimos que los meses señalados por el ex Secretario de Transporte coinciden con las fechas de las respectivas notas que el gremio le envió a UGOFE por el tema de los tercerizados (Nota del 14 de julio de 2010, dirigida a MESSINEO, por parte de PEDRAZA y FERNANDEZ, referidas a tareas de "limpieza, mantenimiento y pintura"; y Nota fechada el día 31 de agosto de 2010, dirigida a MESSINEO). Como se dijo en el debate, había por parte de la Unión Ferroviaria un doble discurso (uno formal y otro en los hechos), y las notas aparecieron recién cuando las "papas quemaban". -

Sabemos que las convenciones colectivas de trabajo generaron una brecha muy grande entre los tercerizados y los que estaban en planta de UGOFE, aceptando que esto generó, concedió SCHIAVI, que por igual trabajo se dieran distintos salarios, sobre todo en seguridad y limpieza, pero también en gente que trabajaba en via, que hacían la misma actividad. -

Y ahora estamos en problemas, porque los "teóricos" de la tercerización conceden que su legitimidad está data en que la contratación "de afuera" se refiera a tareas diferentes, más no sea por "concepto", de aquellas que realizan los de planta permanente, caso contrario no vale, es trampa. Pero acá tenemos al mismísimo ex Secretario del área admitiendo que era la misma tarea de los convencionados por menos plata, y evidentemente si fue así, debió haberlo advertido PEDRAZA, dado que las áreas a las que hacía mención SCHIAVI no eran ni de los señaleros, ni de la Fraternidad, correspondían a la Unión Ferroviaria. -

Pero además, si realmente fue así, SCHIAVI tampoco debió admitirlo, pero no en su declaración, sino en su gestión. -

Seguidamente viene un punto determinante porque dijo SCHIAVI que una equiparación salarial implicaba una erogación presupuestaria, que ameritaban charlas con la gente del Ministerio de Economía, poniendo la Secretaría "asesores" a trabajar el tema de los tercerizados, que serían unos dos mil y pico o tres mil, siendo que la "Unión Ferroviaria" había propuesto regularizar la situación -

Veamos, el dinero que llegaba a UGOFE era del Estado; UGOFE, en emergencia, contrató con terceros la locación de servicios. Así UGOFE le giraba dinero (del Estado) a esas empresas, para que éstas les paguen a los trabajadores (los tercerizados no son ferroviarios es una frase que se repitió mucho). Para que el negocio sea más rentable (para las empresas), el trabajador devenía en monotributista. Ahora bien, para que el trabajador (monotributista) tenga un ingreso similar al empleado de planta, obviamente el dinero (público) que UGOFE les debía girar a esas empresas tenía que incrementarse, y eso le generaba un incremento de la erogación presupuestaria para la Secretaría de Transporte que, obviamente, necesitaba la aprobación del Ministerio de Economía. -

Para arreglar esto, dijo SCHIAVI que contrató "asesores" (o sea, generó más gasto en técnicos), y que la Unión Ferroviaria propuso regularizar la situación (más volumen de dinero tanto para el Belgrano, como para Cooperativa Unión del Mercosur). Sorprendió que la posibilidad de que las empresas contratistas tuviesen menos renta y el trabajador cobre mejor, al parecer no sea considerada. -

Sin embargo, volvemos al testimonio de CES, cuando contó que tras el ingreso de dos mil seiscientos empleados a la planta permanente (tras la muerte de Mariano FERREYERA), el presupuesto que continuó manejando UGOFE siguió siendo el mismo. Entonces, parecería ser que lo caro era tener tercerizadas, y no más empleados.-

Vale la pena recordar a MESSINEO cuanto testificó que la política de tercerización era conveniente para la secretaría de Transporte. -

Ricardo FARANNA, Comisario General retirado, superintendente tederal de transporte, dijo que, por su experiencia (Área de transporte, jefe de la División Urquiza-Roca, y jefe de la Brigada de Eventos Especiales), sabía que había diferencias de los ferroviarios con los tercerizados, desde que comenzaron los conflictos con los tercerizados se podía advertir que estos no congeniaban, había sustanciales diferencias entre las dos partes, diferencias de orden ideológico, por lo que tiene entendido, la "Unión Ferroviaria" no estaba de acuerdo con los cortes. Las personas presentes ese día no querían un corte de vía.

Notoriamente, a las más altas autoridades policiales con poder de decisión ese día, se les dirigía, como un haz de luz, el deber de tomar medidas preventivas para evitar el enfrentamiento de esos grupos antagónicos, puesto que tal antagonismo era conocido según lo informado por este testigo. -

Es más, respecto de la nota del 19.10.2010 (ver fs. 434), dijo que se trata de que estaban los tercerizados reclamando el ingreso de personal, y esto chocaba con la Unión Ferroviaria. Evidentemente esto era de público y notorio para todos aquellos que estaban "en el tema", y cabe incluir aquí tanto a MANSILLA como a FERREYRA. -

Por más que PEDRAZA y FERNANDEZ lo nieguen, al parecer, esta información de que el ingreso de tercerizados chocaba con la Unión Ferroviaria era considerada evidente. -

De significativa importancia resulta considerar los aportes testimoniales de GARCIA pues, conociendo el tema desde adentro, ratificó que existían diferencias del 25 y 30 por ciento entre el sueldo del personal convencionado y del no convencionado. Pero lo novedoso es que, según dijo, esto lo conversó en el año 2008 con su jefe directo, el Gerente de Recursos Humanos, Roberto MESSINEO, contestándole que eran instrucciones de la Secretaría de Transporte. NO le satisfizo, buscó certezas con Antonio LUNA, pero no le podía dar una respuesta, y -lo peor- le planteó que renunciara a su puesto si continuaba con su queja, y en el mes de junio de 2009 se desvinculó. De todas formas, sabe que esto continuó así después. -

Al parecer GARCÍA se reunió con PEDRAZA, en dos ocasiones, a fines del año 2008, puntualmente fue citado por ese dirigente, quien le dijo que no podía discutir nada de lo pautado salarialmente. Con FERNANDEZ, en cambio, tuvo muchas reuniones en las que conversaron sobre las diferencias salariales. También con Pablo DÍAZ. -

Corroboró, una información repetida una y otro vez, que la "Unión Ferroviaria", proveía un listado indicando quiénes debían entrar, el personal se digitaba con nombre y apellido a través de un listado, en general gente de muy baja calidad. De los ingresos se ocupaba FERNANDEZ y BENEMÉRITO, su segunda. -

En cuanto a la verticalidad del sindicato, refirió GARCIA que El personal convencionado tenía la obligación de afiliarse al sindicato, y se lo mencionó a PEDRAZA, quien le contestó que esos temas no podían tocarse, "que no jodiera con el tema de los ingresos". Acotó que esas listas venían a UGOFE con pedido de Antonio LUNA y de FERNANDEZ. -

Sobre MESSINEO, su ex jefe, apunto GARCIA que viene de extracción sindical, tiene relación con PEDRAZA, hace años que viene asesorando a los gremios. -

Sobre las salidas gremiales, GARCIA contó que les llegaba una nota del listado de gente que se liberaba para actos, y no se solicitaba un permiso, se lo informaba.-

Evidentemente, esto durante muchos años fue así.-

De otro lado la relación que entablada entre José PEDRAZA y RIQUELME, la frecuencia con la cual se comenzaron a frecuentar, son narradas por los preventores Fabricio VERGARA quien constató los recorridos desde el domicilio de RIQUELME hasta el de la "Unión Ferroviaria" y viceversa. Y Mariela Lorena REDIN, quien señaló que en una de las ocasiones que siguió a RIQUELME, la hicieron aguardar a que apareciera PEDRAZA y efectuó su seguimiento hasta Puerto Madero, al edificio llamado "El Faro" en un auto que pertenecía a la "Unión Ferroviaria". Siguió a RIQUELME también a la Unión Ferroviaria. -

Son muy llamativas, verdaderamente, las conversaciones telefónicas de PEDRAZA con RIQUELME en particular la línea 4972-6163, en ellas se nota su preocupación por el avance de la investigación judicial, también su intranquilidad porque los "muchachos" sean contenidos, y su interlocutor le sugiere que se pueden digitar jueces para obtener un pronunciamiento favorable. Las conversaciones son muchas más, pero lo que evidencian "estos actos posteriores al hecho", es la complicidad de PEDRAZA en este delito, de otra manera, si el hecho no lo salpicara, por qué exponerse de semejante manera en un intento de soborno. Por qué exponerse a la comisión de un delito, quien no lo ha cometido. -

Debe aclararse que estas pruebas se produjeron en esta causa, a más de los elementos de convicción obrantes en la causa del Juzgado de Instrucción nro. 11, que con su certificación actualizada corren por cuerda floja. De manera tal que los hechos que evidencian estas comunicaciones constituyen indicios de su intervención delictiva en el ilícito penal acaecido el día 20 de octubre del año 2010. Ahora bien, normalmente, los indicios, o indicadores de un delito, no son delitos en sí mismos. En este caso, en lo que se está avanzando en la justicia de Instrucción es si estos indicadores, a su vez, son también un delito, pero el hecho de que en todo caso lo sean, no veda a este Tribunal la posibilidad de valorarlos, pues se trata de prueba incorporada válidamente a este proceso. Nos interesa la base fáctica de estos indicios, en tanto indicadores del objeto procesal de nuestro juicio, de su eventual significación jurídico-penal como delito independiente, es un asunto que en todo caso se dirimirá en otra sede. Pero de seguro, mal puede implicar esto un bis in ídem. -

Veamos: (30.12.2010,Minuto 4,42 (feliz año nuevo). Estamos apelando la resolución de la sala I y va a ir a la casación, después vamos hablando. Del 4.1.2011, case 8, lado A minuto 8,02 a 9,02, José tenemos posibilidad de juntarnos mañana con una copia de la apelación, me la pide un amigo, que están de feria la primera quincena de enero, la necesita con cierta premura, gran abrazo y feliz año, quieren ver cómo es la apelación. Minuto 9.55 a 11.09, dónde está Juan (FERNANDEZ) necesito una copia de la apelación. 11.30 a 12.43, yo le adelanto a los amigos.... Del 4.1.2011, 8 lado 8, minuto 8.40, el doctor Eduardo me dice a qué hora del jueves podemos tener.... Los amigos que compartieron la mesa son todos lo que están de feria con él en la primera quincena. Minuto 3.29 al 3.57, tengo la información, me voy ahora para allá. En quince minutos estoy ahí. Mismo día mismo casete mismo lado, minuto 4.23., José una buena, hicieron lugar al recurso de apelación así que ahora lo van a pasar a casación. Minuto 5.19 al 6.04. Salgo disparado a ver si lo encuentro a don Eduardo antes que se vaya. Minuto 10:52, al 12.49, Chiaravino. Los muchachos están inquietos, los controlo, yo necesito que vos los controles, los tengan contenidos. 5.1.2011, case 9 lado A minuto 0,10 al 2.Minuto 2.28 al 5.47., el doctor amigo de la calle Viamonte necesita urgente la copia, una para Eduardo y otra para la calle Viamonte. 6.1.2011, casete 6, lado A minuto 11.26 al 10.37, 10.1.2011, casete 13, lado A minuto 1.55 al 4.01: mañana a las 4 tengo reunión con el amigo de la calle Viamonte, de Eduardo no sabes nada, dijo yo estoy preparado, preparado como presidente de cámara, estoy viendo dentro de todo lo que me rodea. Es muy importante que estés cerca, ya vas a tener tus buenos días para recuperarte.-

Y el tema sigue, pues surge de las conversaciones el siguiente detalle: El 1.2.2011, se desprende de una escucha que STAFFORINI se presentó en el estudio de ARAOZ DE LAMADRID, y le hizo entrega de 50.000 dólares, dinero proveniente del erario de "Belgrano cargas". ARAOZ y RIQUELME, según referían, mantenían relaciones personales con el juez RIGGI (don Eduardo). En el contestador de Pedraza: "José soy Ángel, bueno si escuchas, estuvimos con Susana en lo de este chico, este de la calle Viamonte, salió todo perfecto, bueno cualquier cosa si querés algún detalle hablame. El 26.1.2011, 13.46.46: Ameghino ingresó el recurso de interés, a PEDRAZA le informan que iban a ser presentados recursos y el 3.1.2011 traslada dichas información a otra persona desconocida. El 4.1.2011, Riquelme le solicitó a Pedraza copia de la apelación "Me la piden los amigos, los amigos me dicen si yo se las puedo alcanzar ellos están de feria la primera quincena de enero. El mismo día Riquelme le indica a PEDRAZA que se encuentra en el domicilio del Dr. Eduardo.13.1.2011 De RIQUELME a ARAOZ de LAMADRID: "me dijo que está muy bien el número que le pasé, y que esta tarde tiene reunión con el secretario, la única preocupación es cómo encuadrar la operatoria". RIQUELEME cuenta que le dijo a PEDRAZA "Mira José, Liliana es una tipa difícil de manejar, pero ella anda en la sala con don Eduardo y va a terminar haciendo lo que don Eduardo indica.". Se habla de reunión crucial entre Ángel y José para darle una solución al día 2 de febrero. Según RIQUELME, el Juez MITCHEL le dice a él, saludos también al amigo José que he recibido algo no merecido. 24.1: "Informan del otro lado que son verdes"; dice Riquelme. STAFFORINI a José (PEDRAZA) : Le mandé que más de "50" no llegaba. Y me dijo que lo máximo que se estiraba para abajo era "75". De RIQUELME a ARAOZ de LAMADRID: José con lo preocupado que está en su propia inquietud, busca agarraderas de todos lados. ARAOZ: a veces eso es contraproducente. ARAOZ de LAMADRID: Pero acá igual José no está imputado, se preocupa pero él todavía no está imputado, por eso los pluritos de MITCHEL no tienen nada que hacer, porque José no está imputado, entonces es una preocupación excesiva, un celo injustificado. Riquelme: "Obviamente, el amigo José está terriblemente ansioso, hoy tuve 12 llamados de él.". RIQUELME: "Bueno mira José te lo dije ayer, José por favor, a vos que te encanta tanto, y lo disfrutas, y yo te felicito, poné ya el champan en la heladera, te lo retomas, y te vas a acostar, punto y aparte. No te hagas el chinchorrio donde no existe". Araoz: Si acá no se está jugando él, personalmente no se está jugando nada. Porque con el amigo Eduardo habíamos sacado algo positivo para él, que fue el tema del hospital. La venta del hospital ferroviario. Luego, RIQUELME y ARAOZ hablan de los papeles que tienen que firmar y Octavio le contesta: la factura mía?. RIQUELME: si, Je Je. José lo felicita, le agradece el tema del sorteo. AROAZ llama a STAFFORINI: Escuchame me están allanando por el tema este, corten todos los teléfonos.-

Es llamativo que en otros audios que se reprodujeron en la audiencia de debate, PEDRAZA refiriera "los abogados que pusimos nosotros de DÍAZ y GONZALEZ".

En otro momento RIQUELME le cuenta "Voy a tomar contacto en la tarde donde esta nuestro amigo Eduardo, el presidente. El amigo de la calle Viamonte es muy amigo de González Palazzo y del amigo Eduardo". -

También se destaca el dialogo entre Beatriz RIAL -segunda de TOMADA- y PEDRAZA, el día 11, 2 011 (Cf. casete 6.a), donde ella lo llama y le pregunta "Secuestraron algo raro, nada raro, no?". -

De una conversación entre PEDRAZA y el Ministro TOMADA, se destaca el siguiente dialogo "La mejor defensa es un buen ataque. (...) Hay que empezar a trabajarlos políticamente (...) Al compañero SOBRERO, hacia diez años que no lo vela, me saludo muy amable, lo vi muy educadíto (...) . Hay otra gente de la Unión, gente más joven o con otra trayectoria política, cuadros tuyos". -

Luego, (casete 12.a) PEDRAZA dice "allanaron la cooperativa, no sé qué carajo están buscando. Allanaron la cooperativa, qué van a encontrar ahí, qué van a encontrar. Vinieron a buscar los monotributos, los legajos de la gente, pero supuestamente nada que ver con lo que nos.......". -

En otro dialogo, el interlocutor le pregunta cómo está, y PEDRAZA responde: "Como la mierda, están allanando la cooperativa de vuelta,...los sueldos que ganaban, legajos de monotributistas", "ahora cuando salgan voy a hablar con Susana". (minutos 21.47 al 24.03), "Los tranquilizamos un poco, - le preguntan comó andas? Y responde:- complicado! no sé cómo va a terminar, vamos a tratar que termine lo mejor posible".

Para que se note bien, cuán cerca de este proceso le interesaba estar a la estructura de la Unión Ferroviaria, vale la pena recordar que UÑO refirió que cuando declaró ante la juez, estaba el abogado Lamadrid (Octavio, Aráoz de), se lo mandó el gremio. -

Para que se entienda cómo funcionaba la estructura de la Unión Ferroviaria, siempre es bueno escuchar las formas de las personas que la integran. Reparemos en estas dos expresiones de ALCORCEL al declarar, primero dijo en cuanto a su función que elevaba los pedidos a los superiores. Esta expresión claramente da la imagen de una estructura vertical de similar configuración a la composición de lo que sería un orden castrense, burocrático, o bien de una fuerza de seguridad. La diferencia es que en las burocracias se acatan órdenes, y FERNANDEZ se esforzó en señalar que no había órdenes, que cada uno tenía vuelo propio, que no era un orden vertical. Y eso no parece desprenderse de la forma de hablar de ALCORCEL. Otra expresión fue la siguiente: "No conocía personalmente al señor Pedraza, sabía quien era porque era el JEFE. Esta última referencia habla por sí sola, y nos releva de mayores comentarios. PEDRAZA era apenas un nombre para las bases, no lo conocían, pero sabían que mandaba él. -

DE YULIS y "Dinamita" PÉREZ dieron debida cuenta que el ámbito ferroviario no ajeno a la presencia de gente armada, puesto que cuando mataron a FERREYRA, después de un día o dos, un tal Mario GAL VAN quería guardar armas en la casa de "Dinamita", (2 ametralladoras, 9 mm), ante un posible allanamientos en la casa de SALDAÑA y en "Encomiendas". También YULIS le dijo a la Gendarmería que si sabía de las armas, pero que seguro ya no estaban, porque hahia habido "movimientos", después de lo que pasó con Mariano FERREYRA. En correspondencia con ello, tenemos que el preventor POVOLO, no contó que en Hornos 11 se ubica el domicilio legal de UGOFE, de "Ferrobaires" (vinculado a "Encomiendas"), y que en el primer piso hay oficinas de la Unión Ferroviaria. -

Tenemos claro también que en tema "tercerizados", hay un antes y después de UGOFE, gestión tras la cual se incorporaron muchos más (se mencionan 1400, pero es ilustrativo). Cabe considerar que con el nacimiento UGOFE, la gerencia de Recursos Humanos le es confiada a MESSINEO, según GARCIA, una persona cercana al sindicalismo, que había asesorado sindicatos durante muchos años. -

Y unido a ello, se ha dicho que a partir de ese momento los ingresos de personal, y los ascensos, fueron "manejados" por la conducción del gremio, ingresando solo los que tenían "buena relación" con el sindicato (Cf. HOSPITAL). Esto fue aceptado incluso por los administrativos, aún cuando fundado en por la prioridad de ingreso de la "bolsa de trabajo" de la Unión Ferroviaria, que por convenio, había que respetar. Lo cierto es que este era un hecho dado que testimonian los que han comparecido al debate, y prueba de ello es el propio relato de FERNANDEZ al admitir que era normal que él tuviese todos los CV de "candidatos" que se le encontraron. Lo que se quiere resaltar que la "sintonía" que se advierte entre el área de "Recursos Humanos" de UGOFE

(MESSINEO) y el gremio (PEDRAZA). PEDRAZA le firma actas, primero transitorias, que luego de prorrogan, donde por razones de urgencia que se prolongan hasta 2010 consiente en nombre de la Unión Ferroviaria la posibilidad de contratar tercerizados en áreas que su gremio representaba. MESSINEO (de tradición sindical, y asesor de sindicatos), actúa de manera aceitada en el tema de personal. Y la Unión Ferroviaria impulsa la cooperativa "Unión del Mercosur" que contratan tercerizados en áreas propias dónde el ese sindicato tenía representación.-

Un claro panorama del funcionamiento del gremio nos lo brinda Germán Hugo AGUIRRE, quien escuchó decir a alguien lo que agarro no me lo quedo yo, lo tiro para arriba", añadiendo, se quedaba con un porcentaje del salario de trabajadores y "tiraba una parte para arriba", siendo que el que estaba arriba de este sujeto (MARTINEZ) era el propio FERNANDEZ, razón por la cual éste le tenía prohibido hablar con algunos directivos. Pero lo relevante es el dato, si se quiere anecdótico que aportó a continuación, en tanto que a José PEDRAZA, en 17 años lo debe haber visto 3 veces. Con lo cual, el secretario general era para los ferroviarios, una figura muy poco accesible, raramente visible, enfocado en temas macro, quedando en manos de FERNANDEZ el contacto con los delegados, las bases, y los ingresos. -

De modo tal que el hecho de que PEDRAZA no haya hablado con DIAZ y que ni si quiera conozca a FAVALE, en modo alguno lo exonera, sino que corrobora la imputación. No sería PEDRAZA si hubiese actuado de otro modo, porque él no hablaba "con los de abajo", no obstante lo cual estaba al tanto de todo. Su brazo ejecutor en el Roca era FERNANDEZ, quien no se hubiese atrevido a llevar adelante una acción, que luego el propio PEDRAZA no esté de acuerdo en suscribir. -

Se atribuye a José PEDRAZA, al decir de SEVERO una responsabilidad o irresponsabilidad, después de los años noventa, de querer ser un empresario, y esto fue lo que llevó a que los ferroviarios perdieran sus puestos de trabajo y se tercericen, y esto le consta a todos los ferroviarios, está escrito en cualquier revista. En efecto, no es ello simplemente una opinión, es un relevamiento de la relación del Sindicato con la empresa y con una gestión de gobierno, conjuntamente con el advenimiento de la propia cooperativa "Unión del Mercosur, y todos su familiares allí, también su propia esposa en el "Belgrano". Además las propias actas que la Unión Ferroviarias suscribió con UGOFE admitiendo primero por noventa días, que después se prorrogó hasta la fecha del hecho y siguió, admitiendo la tercerización laboral, situación de inequitativa injusticia que motivó indudablemente los hechos de octubre de 2010. El propio dato que ya tenemos que tras la incorporación de 2600 tercerizados a la planta permanente, el presupuesto de UGOFE siguió siendo el mismo. Evidente, si esto era así, mucha gente ganaba mucho dinero con esta "política de contrataciones". -

Esto puede explicar, porqué ésa fue la primera vez que un grupo de ferroviarios fue a interponerse frente a una medida de fuerza de los tercerizados, apoyados por militantes sociales. -

Situación de MANSILLA y FERREYRA:

El comportamiento típico que ponemos a la cuenta de estos altos jefes policiales presentes en el lugar del hecho, consiste en llevar a cabo su labor de manera tal que permitieron y facilitaron el ataque armado de los ferroviarios a los tercerizados y militantes sociales. Ellos, era quienes dirigían la fuerza pública en el lugar, en razón de lo cual eran los garantes de la vida y la seguridad de las personas. Mediante sus acciones positivas y permisivas, en una actuación conjunta, permitieron una violenta agresión ilegítima de un grupo, tanto en lo concerniente a la disposición de los elementos policiales en el lugar, como en la información errada que se moduló a la DGO al momento del ataque, en lo que configuró, desde el prisma jurídico, y la participación en un hecho doloso y antijurídico ajeno. -

Desarrollo y análisis de la prueba:

Ricardo Horacio VITALI, Gerente de coordinación en la línea General Roca, quien tenía a su cargo las adicionales de policía. Dijo que el día de los hechos, cruzó el Riachuelo hacia la calle Luján, y avistó a unos cincuenta efectivos policiales, pero después del primer "enfrentamiento", no vio qué medidas de seguridad tomó la policía. ALÍ, expresó que es posible que además del comisario del Roca (FERREYRA), concurra al lugar el comisario del Control de Líneas (MANSILLA), que es su superior.-

A partir del relato de Edgardo Gabriel BARBERÁN establecimos que su jefe directo era Jorge FERREYRA, de la División Roca, y que ese día cumplió funciones de Brigada, que ese día el nombrado estuvo a las 8.00 horas en la estación Avellaneda, junto a FARIAS Y DOMECQ, ante manifestación de personal tercerizado. Le avisaron el día anterior. Que al llegar, se presentaron ante FERRYERA y PREMUDA, pero no tenía noticia de una movilización de ferroviarios, ni al verlos ahí tampoco le dieron una orden en especial por tal presencia. En ningún momento recibió orden de detener ni identificar a nadie. Por último, dijo que MANSILLA estaba en la vía. -

BROUSSON remarcó que la situación era "muy complicada", que llegó al servicio a laslO.OO horas, ya estaba MANSILLA, había una fuerza de "Servicios Especiales" junto a "Carrefour", y también estaban FERRYERA y PREMUDA (Jefe del Roca y su segundo). En un andén estaban MANSILLA y FERREYRA, y el grupo de "Especiales" en el otro andén. Había un hombre de video y tal vez una brigada. El personal de Grupos especiales estaba uniformado y las brigadas no, ignorando dónde estaban. Un grupo de especiales se ubicó sobre las vías, entre la Unión Ferroviaria y el terraplén, siendo que sobre la calle no colocaron a las fuerzas especiales. En un momento se dijo que los tercerizados podían ir a Constitución, por lo que desplazaron a los "Especiales" hacia allá. El desplazamiento de los especiales a Constitución lo pudo haber determinado FERREYRA o MANSILLA. Al final la fuerza se desplazó. Este desplazamiento se hizo antes de que los ferroviarios fueran hacia la calle Luján. Sobre los hechos de la calle Luján expresó que los ferroviarios que fueron hacia adelante al ratito volvieron. Fue una bravuconada, como quien dice "yo te corro, a ver si te vas". Fue una embestida para alejar a los otros. Mansilla moduló y dijo que estaban bajando por el terraplén. La Dirección de Operaciones es la que coordina, la que se comunica con MANSILLA, es la que determina, pero conforme la solicitud de MANSILLA, desplazar la fuerza. Remarcó, al poco tiempo de ese primer incidente se dispuso que los especiales fueran a Constitución y la decisión la debe haber tomado MANSILLA. El 20 de octubre supo que Mansilla permaneció en Constitución hasta la noche. Agregó que, en aspectos generales las decisiones, sobre avanzar o retroceder, las tomaba MANSILLA, los otros consultan si necesita más fuerza, o algún otro servicio.

INNAMORATO señaló que el comisario de cada división tiene vinculación con el personal de seguridad de UGOFE, pero no con los directivos. Mansilla le dio todo el informe cuando volvió ese día, a las 14 o 14.30 horas, le comentó el episodio de las pedradas, y que algunos de la "Unión Ferroviaria" habían bajado a la calle, y que luego se retiraron en forma tranquila. Destacó que los grupos del área de transporte actúan sobre las vías, no sobre la calle. Agregó que si se toman las vías y viene la "Unión Ferroviaria" a sacarlos, el jefe del operativo debe informarlo, y poner en el medio a personal policial. El jefe del operativo debe tomar la decisión de ubicar policía entre dos grupos si se van a enfrentar. En supuestos de grupos antagónicos, se debe poner un cordón entre ambos, para evitar enfrentamientos. -

DEL ORTO sostuvo que vio un carro de asalto al lado de la rotonda cuando empezaron las corridas, pero después desapareció. Al volver al terraplén, tras correr, y después de escuchar las detonaciones, no vio actuar a la policía. Cuando suben a las vías, al regreso de la corrida, no recuerda haber visto policías. Puntualizó que, en un momento dado, vio a Pablo DÍAZ hablando con los policías en la mitad del terraplén. DÍAZ bajó con dos o tres personas, y los que dialogaban serían 5 o 6 personas, uno o dos policías. Lo que dijo DÍAZ no lo escuchó, pero la gente que estaba con él le decía a los policías que no querían que cortaran las vías. -

Lucas LEZCANO puso énfasis en que la policía estaba a una cuadra, por un puente de fierro, y que arriba de las vías vio policía, pero le dijeron que "la policía no se metía". La misma gente que estaba ahí, le decía que la policía no se metía. -

Análisis: Lo que se desprende del desarrollo de estos relatos, es que según el personal policial, la situación era "muy complicada" ya desde la mañana (BROUSSON), que los dos grupos antagónicos estaban allí presentes, algo que al día anterior supuestamente era desconocido, pero que al advertirlo -llamativamente- no ameritó ningún reacomodamiento en las dirección del procedimiento (Cf. BARBERAN). Además, en el lugar inicialmente había fuerza suficiente para evitar enfrentamientos entre los grupos (unos cincuenta efectivos policiales, según VITALI), y que después del primer "enfrentamiento", en el intento de tomar las vías, no fue perceptible ninguna medida de seguridad tomada por MANSILLA y FERRYERA (Cf. VITALI) . Por lo demás, el comisario del Control de Líneas (MANSILLA), en el lugar era el superior (Cf. ALI).

También está claro que esa inicial medida preventiva de colocar una fuerza entre los ferroviarios y el terraplén (Cf. BROUSSON), luego no se repitió sobre el puente de la calle Lujan, donde la situación se tornó más tensa todavía, y buen sabemos que las decisiones sobre avanzar o retroceder las tomaba MANSILLA (Cf., BROUSSSON). Todo lo contrario, tras la confirmación de que esos grupos antagónicos se vinculaban con suma violencia (primer episodio sobre las vías) a buena parte de la fuerza policial (servicios Especiales) se la hizo retirar del lugar, la decisión fue de MANSILLA con el argumento de que los tercerizados podían ir a Constitución (CF. BROUSSON). Sobre los hechos de la calle Luján, un alto jefe policial lo definió como una una bravuconada, como quien dice "yo te corro, a ver si te vas... una embestida (Cf. BROUSSON) . MANSILLA sobre esto mismo moduló y dijo que estaban bajando por el terraplén pero sin represalias para con el otro grupo. Evidentemente no coinciden, de los que se ve en los videos llevaba razón el primero, por lo que con esta acción MANSILLA le miente a Dirección de Operaciones (DGO), que es la que coordinaba, pero conforme lo que le comunicaba MANSILLA, pues la DGO es la que determina, conforme la solicitud de MANSILLA, desplazar o no la fuerza (Cf. BROUSSON). Luego de esto, sabemos que es el 20 de octubre supo que Mansilla permaneció en Constitución hasta la noche. -

Sabemos también que el comisario de cada división -en el Roca era FERREYRA - tiene vinculación con el personal de seguridad de UGOFE (Cf. INNAMORATO), que era VITALI, el mismo que dijo que FERNANDEZ era el único que podia "parar todo esto", dado que él no tenia funciones sobre esa gente. Parece que FERREYRA, con vinculación con éste, no veía lo mismo. Sabemos también que MANSILLA le dio todo el informe a INNAMORATO cuando volvió ese día, a las 14 o 14.30 horas, comentándole que bajaron algunos de la "Unión Ferroviaria" a la calle, y que luego se retiraron en forma tranquila. Pero justamente, primero que no bajaron algunos sino una muchedumbre, segundo no es cierto que simplemente bajaron, lo hicieron con piedras, palos y botellas en actitud agresiva hacia el otro bando. Y tercero que, precisamente lo que no debió haber pasado, es que se fueran en forma tranquila, ya que VILLALBA en su propia declaración indagatoria, cuenta que los que volvían, subían a las vías, y comentaban que habían habido disparos, y que tanto FERREYRA como MANSILLA estaban ahí, y deberían haberlo escuchado. En coincidencia con ello, DEL ORTO aportó que al volver al terraplén, y después de escuchar las detonaciones, no vio actuar a la policía. Cuando suben a las vías, no recuerda haber visto policías. -

Es crucial el testimonio de Lucas LEZCANO, un elemento de la fuerza de choque externa que llevó FAVALE al lugar del hecho. Éste puso énfasis en que arriba de las vías vio policía, pero le dijeron que "la policía no se metía". La misma gente que estaba ahí, le decía que la policía no se metía. Recordemos que en su propia declaración indagatoria Pablo DIAZ (el mismo que convocó a FAVALE al lugar), reconoció que el comisario FERRYERA le comentaba las acciones de los tercerizados (que estaban deliberando qué hacer), o sea había diálogo entre ambos. -

Más que claro INNAMORATO, al referir que si se toman las vias y viene la "Unión Ferroviaria" a sacarlos, el jefe del operativo (MANSILLA) debe informarlo, y poner en el medio a personal policial. El jefe del operativo (MANSILLA) debe tomar la decisión de ubicar policía entre dos grupos si se van a enfrentar. En supuestos de grupos antagónicos, se debe poner un cordón entre ambos, para evitar enfrentamientos. Todo esto es lo que no hicieron MANSILLA y FERREYRA. No puede ser excusa que un grupo estaba en la calle y otro en las vías, dado que lo que le competía a cada quien era que un grupo no atacara al otro. GARAY observaba atentamente los movimientos de los militantes, los veía tranquilos, estaba dispuesto a actuar si estos emprendían su camino hacia el otro grupo, no tenía razones para modificar nada. En cambio los dos primeros, debían garantizar que el grupo de ferroviarios no descienda con fines de agresión, y es lo que no hicieron, facilitando una actuación descoordinada de la fuerza policial en su conjunto, al no informar debidamente lo que estaba pasando arriba de las vias, con pleno conocimiento que los miembros de la comisaría 30 de la PFA, carecían de "capacidad de acción" para contener eficazmente, un anunciado ataque de ferroviarios. CONTI le ordenó a Cria. 30 que centralice la información con "control de líneas (MANSILLA) , y el problema fue que la información brindada por éste era incompleta y no confiable.-

Sobre el fiscalizador:

A partir del relato de HAYET, y en función de la información de Fs. 381/2, se estableció que normalmente fiscaliza uno solo que es el de control de líneas (del ferrocarril), pero la fojas de referencia, figura que es el Jefe del Roca, lo que debe ser un error. A más de ello, la función de un fiscalizador, puede implicar manejar las cosas desde un despacho. Aunque, si el fiscalizador concurre al lugar de los hechos, modula como que se hizo cargo del servicio. -

Con lo cual, queda más que claro que los responsables en el lugar eran MANSILLA y FERREYRA.-

Reglas:

HAYET, hizo saber al Tribunal que de la compulsa del sumario administrativo, se advierte que hubieron cosas que se cumplieron y otras que no. Aquí, con una fracción no había diálogo, con otra sí. Lo que es conducción policial, es muy dinámico y varía de un momento a otro. La Dirección General de Operaciones no tiene una visión de todo. . Si hay una disputa sobre qué hacer, esto lo dirime el área de mayor jerarquía. -

A partir de este relato salta a la vista que, desde el propio orden interno administrativo, hubieron cosas que no se cumplieron, dado que el "diálogo" que la fuerza policial tuvo con un sector (el de los ferroviarios) fue el impedimento de un correcto cumplimiento del deber, mediante una conducta condescendiente frente a los desbordes de éstos. La actuación de FERREYERA y MANSILLA, exhibe una total carencia de ese dinamismo necesario en la conducción policial, cuando en este supuesto se había tornado evidente que la función policial no se circunscribía a la tutela y resguardo de un servicio público frente a una protesta, sino antes bien al resguardo de la vida, y la integridad física de las personas, en la prognosis segura de un choque entre dos facciones antagónicas, con intereses encontrados, con sustanciales diferencias ideológicas, con una hostilidad ya exteriorizada en agravios verbales discriminatorios, que ya se habían anunciado males. Nada se hizo en prevención del "poner a seguro" este peligro in crescendo. -

La información viciada que MANSILLA envió a DGO, tras el pedido de auxilio de GARAY, impidió la debida y urgente reacción policial en defensa de la integridad física y la vida de las personas. Y lo más grave era, que desde temprana hora era conocido que en el grupo de las organizaciones sociales había personas muy vulnerables, tales como mujeres y niños.

Posible choque de grupos antagónicos:

Ricardo FARANNA, ante la lectura de las Fs. 433 y 446, concedió que el servicio se montó teniendo en cuenta los hechos de la estación Constitución como antecedente. En tanto que Claudio César GUTIÉRREZ de la División "Servicios Especiales", dijo que su grupo de agentes fue al lugar con la directiva de armar una "unidad de contención". Una Doucat", protección con escudos. A las 11.00 horas los desplazaron por las vías hacia el lado del Puente Bosch. Y luego les ordenan desplazarse a Plaza Constitución. En esos momentos, había un grupo de personas en la calle paralela, pero no recibió órdenes de estar atento por una pelea entre esos grupos. Con su formación, suele ir a manifestaciones entre grupos antagónicos, pero en esta oportunidad nunca le informaron para qué estaba ahí, ya que mayormente envían a la Brigada del Roca a estos acontecimientos. -

Así entonces, queda claro que la planificación de este servicio se hizo teniendo en cuenta los previos choques que, apenas un mes antes, habían tenido los ferroviarios con los tercerizados en el Hall de Constitución, cuando los últimos intentaron, como medida de fuerza, hacer "un corte de boletería". Allí, la policía hizo un efectivo cordón policial, que no se hizo en este caso, e impidió que las agresiones verbales se concretasen en una lucha cuerpo a cuerpo. Y justamente quien había ordenado hacer aquel cordón no era otro que el comisario FERREYRA, aquí presente junto a MANSILLA. Además, los personajes protagónicas del lado ferroviario eran los mismos que aquí, liderados por DIAZ.

Así las cosas, el choque de facciones, como posibilidad, no era nada imprevisible, si el propio operativo se montó con ese antecedente en el cual estuvo el propio comisario FERREYRA. Además, el propio hombre de una DOUCAT, los que llevan los escudos, confirmó que a ellos los convocan cuando hay grupos antagónicos, y que nadie le informó para qué estaba ahí, si a estos acontecimientos (cortes de vías), dijo, manda la Brigada del Roca. Pues entonces, a los hombres que la planificación del Servicio los había mandado al lugar para actuar ante un posible choque de facciones antagónicas (antecedente de Constitución) MANSILLA, los desplaza del lugar, y lo peor es que los desplaza después que los grupos habían chocado en el intento de tomar las vías, por eso el hombre de la unidad de contención relata que no le refirieron que éste atento a una pelea entre esos grupos. En suma, hacen alejar del escenario de los hechos al personal más idóneo para hacer un cordón entre las facciones antagónicas. -

No se evitó que los grupos choquen:

Llama la atención que para los militantes sociales, tal el caso de Félix Leonardo WUL, la presencia de uniformados de la comisaría 30 de la PFA, y sus patrulleros impresionaba que los colocaron "como si" estuviesen separando a los dos bandos. -

O sea, para un grupo la presencia policial disuadía de cualquier posibilidad de choque entre los dos grupos, y en ese sentido se sentían seguros, cuidados por la policía. En tanto que para el otro grupo, el que descendió de las vías como un malón, esa misma presencia les dio lo mismo que nada, los pasaron por encima literalmente, y luego de agredir y disparar armas de fuego, retornaron al mismo lugar, los volvieron a pasar por encima ahora en sentido contrario, subiendo algunos al terraplén. Nuevamente aquí, para el grupo de militantes sociales, esa presencia policial operó eficazmente de disuasivo para desistir de la inicial persecución que habían emprendido. Pues entonces, se tornan significativas las palabras de LEZCANO cuando dijo que los ferroviarios sabían que la policía no se iba a meter. -

De la fuerza policial a disposición para prevenir el choque, y de las diferencias los grupos antagónicos:

Roberto Ezequiel BRONDO, comisario de la División de Planificación, dijo que la hipótesis era que iba a haber una manifestación con corte de vías, y que no se preveía la presencia de ferroviarios en el lugar, de haberlo sabido se hubiera podido evaluar mandar más gente. Las órdenes de servicio pueden alterarse según la situación que se dé en el momento. Resaltó que a fs. 381-4 del Sumario administrativo, obra la orden 4950/2010, aclarando que se designan dos personas para fiscalizar, dado que el hecho de poner dos jefes es por si se tienen que desplazar. Sobre esta cuestión burocrática opino Marcos Andrés BROUSSON, en cuanto a que al haber dos f iscalizadores, el jefe de operativo devino PREMUDA. El fiscalizador fue FERRYERA y MANSILLA los fiscalizaba a ambos. Es decir, el primero estaba más a cargo, el segundo tomaba las medidas, y el tercero verificaba que las medidas tomadas sean las correctas y modula. -

Dejando de lado que los testimonios del personal policial deben ser evaluados con prudencia, dado que más allá de la responsabilidades penales de los enjuiciados, estaban en juego las administrativas de muchos otros, los cierto es que BRONDO destaca que, inicialmente, habían previsto el posible desplazamiento del conflicto, y por ende resultaba obligada la adecuación del servicio, si se alteraban los episodios a resolver. Pues entonces, desde horas tempranas, la hipótesis de conflicto se alteró a un seguro choque de bandos

Alejandro Alberto HAYET, reparó en que de fs. 379, 381 y 383 del sumario administrativo, se desprende que se enviaron elementos como un camión hidrante, una autobomba liviana y otros móviles. Un grupo de combate, el carro hidrante y los otros móviles dan idea de un acontecimiento de mediana envergadura. Los elementos disuasivos son carros hidrantes, gases lacrimógenos y diálogo. El personal de la Doucat es el que recibe un entrenamiento especial para actuar en disuasión. -

Un pormenorizado relato de la envergadura de la fuerza policial que estaba en el lugar, también lo brinda Omar POVOLO quien dijo que estaba todo el operativo montado. Arriba estaba gente de adicional. En la calle había una fuerza completa de operaciones. En el andén 1, había una fuerza de contención de servicios especiales, también gente de una brigada. Vio en Avellaneda una fuerza completa de operaciones, estima que había 3 o 4 móviles de gente con chaleco, escudo y casco, una puma y cree que un carro hidrante. Había personal de civil de brigadas del San Martín, del Mitre, del Belgrano y gente de servicios especiales. Había unos 40 efectivos en distintos lugares, fuera de la estación había personal y en el Carrefour también. -

Como puede verse, era importante la cantidad de hombres a disposición para la defensa de la vida y la seguridad de las personas, la decisión de tener la fuerza más apropiada lejos del lugar a dónde había sido desplazada la situación de riesgo, esto es en la zona aledaña a Carrefour, implica una malversación de elementos disuasivos tan grande, que no tiene otra explicación de los dichos de LEZCANO, en cuanto a que los ferroviarios sabían que la policía no se iba a meter. -

Ricardo FARANNA superintendente federal de transportes, dijo que se sabía que los ferroviarios tenían sustanciales diferencias ideológicas con los tercerizados, no congeniaban, los ferroviarios presentes no querían un corte de vías, los tercerizados reclamaban el ingreso de personal y esto chocaba con la Unión Ferroviaria. Apoya ello el informe de fs. 433/34, dado que se conocía desde siempre que la Unión Ferroviaria no tiene los mismos intereses que los trabajadores tercerizados. -

Las expresiones de FARANNA son por demás explícitas, el probable choque entre ambos bandos estaba "cantado", por lo demás FERREYRA había estado en Constitución, le constaban las aportaciones de FARANNA. -

Sabemos por medio del relato de Marcelo Omar REPETTO, Comisario de la Delegación de Avellaneda, que ya desde las 10.00 hs., estaban en la estación Avellaneda tanto los militantes, con pancartas y palos, como personas, vestidas con overol azul, ferroviarios. También DOMECQ, coincidió en que ya desde temprano había gente del ferrocarril. Sabemos de igual modo por el relato de Carlos Dante FARÍAS, que los ferroviarios insultaban al segundo grupo. Su jefe estaba a su lado. -

Por lo visto, no es en lo más mínimo verosímil que, en este contexto, la posibilidad de choque entre esas facciones causase sorpresa en los experimentados jefes policiales presentes en el lugar (FERRRERA y MASILLA). -

De lo que pasaba en las vías, mientras MANSILLA y FERREYRA decían que no pasaba nada:

Dijo Marcelo GONZALEZ, que empezaron a plantear que había que bajar del terraplén y correr a los otros, para que se vayan. Debajo de las vías ya estaba PABLO DÍAZ, con otros compañeros y empezaron a decir que tenían que bajar; en tanto TORETTA les decía que no bajaran que ya se había logrado el objetivo, que era que no se corten las vías. Sin embargo, dijo, DIAZ insistía en que no fueran "cagones", que bajaran: por esa razón él bajó. La idea de ir a correrlos así se iban, era de PABLO DIAZ.

Ricardo ALMADA, dijo que se escuchó decir "vamos, vamos". Jorge Eduardo DOTTA, refirió que bajaron del terraplén a la calle, y empezaron a correr todos al grito de "vamos, vamos". Jorge KRAZCOWSKI, mencionó que se vio a los del PO que se van retirando, cuando los ferroviarios bajan del terraplén y los corren. Añadió que, previamente, bajó un grupo de gente en Yrigoyen y se fue para abajo, estas personas no eran ferroviarias, serían 20 ó 30. Bajan por un terraplén y empiezan a correr a los del PO. Miguel Alejandro TORETTA, sostuvo que, estando en las vías, vieron llegar a "otro" grupo, de unas quince personas, que bajaron en la estación Yrigoyen, estaban vestidas de calle, y ahí comenzó un griterío. Se arrimó y vio que salían todos corriendo y no pudo ver más nada. Luego, los vio volver agitados por lo que habían corrido, y vio también compañeros lastimados, los habían golpeado. (Al correr) hubo un grupo que salió gritando. Claudio DIAZ relató que los de abajo (del puente) incentivaban a los de arriba para correr a los tercerizados y al PO. UÑO, en su declaración indagatoria prestada en la oralidad, dijo que gritaban "vamos, vamos", querían ir a seguir a esta gente. Era como la cancha decía UÑO. Le hizo señas a un picaboletos para que fuera hacia donde estaban los tercerizados para correrlos. Quería que bajaran sus compañeros para correrlos, para que se borren y se vayan lejos y no vuelvan más. El imputado ALCORCEL habló de la adrenalina del lugar, que por eso él arengó a los demás para correr. Lucas LEZCANO, explicó que la misma gente que los estaba esperando en el medio de las vías, les decía "vamos, vamos para allá", el pensó que iban a ir a pelear. Explica que les decían "dale, dale", como que los estaban esperando.-

Además, a partir del relato de Ángel Miguel OGA, quedó demostrado el matiz familiar del trato entre los ferroviarios y el personal de la Policía Federal. De su relato, se presentan las condiciones de posibilidad de que los ferroviarios haya empleado armas en el hecho, lo que sabemos que efectivamente ocurrió, y de cómo pudieron haber llegado éstas hasta ese lugar. Nos dio una ambientación de la forma en que descendían los ferroviarios, insultando, gritando cosas como "zurdos de mierda", "los vamos a matar".

DOMECQ manifestó que cuando llegó el grupo de FAVALE, se empiezan a "descolgar" todos de la vía, Se quedaron 2 ó 3 minutos en la calle y empezaron a correr hacia adelante. Precisó que ninguna autoridad les dijo "vayan y agárrenlos". Los jefes, en el momento en el que los ferroviarios salieron corriendo, seguían ahí. Igualmente, tenemos que ya desde temprano (10.30 horas según SUAREZ) el ambiente era hostil entre ferroviarios y tercerizados, particularmente AMUCHASTEGUI y SUAREZ hicieron hincapié en que los otros iban con la cara tapada, y tenían palos largos, a la vez que mientras caminaban paralelos los dos grupos se proferían insultos y agravios. Esto es importante, pues naturalmente tuvo que haber sido visto e informado por el personal policial presente en el lugar. También, Juan Ramón MOLINA, dijo que los que llegaron (con FAVALE) agitaron el ambiente. -

Del lado de los militantes sociales, Nancy ARANCIBIA JARAMILLO, manifestó que ellos, los ferroviarios, empezaron "a tirarse del terraplén para abajo", los vio bajar con palos y piedras. Hermógenes TEJEDA dijo que eran como un malón, se mandaron todos corriendo hacia ellos con la intención de "reventarlos", por lo menos eran 60 o 70. Si no se les paraban, cree que los mataban. Dora MARTÍNEZ, dijo que vio cuando empezaron literalmente a "tirarse de las vías".

Hay muchos más relatos, y nos remitimos a las partes pertinentes de las resultas del fallo, donde esta situación de verdadero "descontrol" y arengas de combate, al parecer no fueron registradas por los jefes, ya que en momento alguno informaron de ello para tomar medidas respectivas ni tampoco las tomaron ellos. -

Evaluación: Ya dijimos que no sólo la policía tenía que actuar, con proporcionalidad y racionalidad, frente a un grupo de militantes sociales que habían planificado un corte de vías, sino que (ya desde temprano), debía evitar que dos grupos antagónicos, con diferencias ideológicas sustanciales, se enfrentasen entre sí. Eso quedó en evidencia cuando tras unas detonaciones de escopeta sobre la calle Bosch, la gente de la "Unión Ferroviaria" se dirigió a impedir el corte de vías, tomando piedras y arrojándolas para abajo. Los jefes policiales no debieron permitir que se los subrogue en la reacción frente a la alteración del servicio público. Su potestad es exclusiva y excluyente en este sentido. El grupo de especiales, junto con FERREYRA fueron hacia allí, pero no actuaron en este sentido, fueron permisivos respecto del accionar de los ferroviarios. Luego hacía allí fue MANSILLA, con igual temperamento (conforme el relato de BROUSSON). -

Es de hacer notar que ya una mes antes de los luctuosos hechos que nos convocan, la más alta jerarquía policial había tomado nota que entre los ferroviarios había "dos bandos", tal como ellos mismos los denominan, los mismos dos bandos que luego se encontraron en Barracas. De igual modo, si el vallado, o cordón fue necesario en el Hall de la Estación Constitución, cuánto más lo era a la vera del puente de la calle Pedro de Lujan, donde la aglomeración era mucho mayor, y donde lo ocurrido en el frustrado e inidóneo intento de tomar las vías ya había dado sobradas muestras del nivel de intolerancia y de hostilidad que había.

Por último, a partir del relato de FARIAS queda claro que los jefes nunca dieron órdenes ni de desalojar a los ferroviarios de ahí. Ni tampoco de lo que tenían que hacer, incluso cuando retornaron los ferroviarios hacia la vía, dado que la fuerza permanecía allí. Es más fue enfático en que se le dijo que su función era una prevención sobre las vías, y que se comunicó con FERREYRA y la orden era permanecer en el lugar. -

Los relatos recabados, dan cuenta de las vinculaciones preexistentes entre altos jefes policiales y ferroviarios, y además la actitud hostil de estos últimos que inicialmente ya tenían para con los militantes sociales, lo que necesariamente tuvo que ser advertido por el personal policial en el lugar, actuando en consecuencia. De los propios testimonios policiales recibidos en el juicio, se decia "con un grupo habla diálogo, con el otro no". A esta altura ya conocemos cuántos años de antigüedad tenían en el Roca, algunos jefes policiales, y también cuántos algunos referentes de los ferroviarios. Y del mismo modo que es natural que tengan diálogo, también lo es presuponer que los ferroviarios que ejercían la conducción del grupo no le ocultarían lo que habrían de hacer a un jefe policial que al día siguiente tenían que volver a ver. No es lógico que actuaran unos a espaldas de los otros.

El dato de la policía poniendo toda su atención en un grupo, los tercerizados, y "desatendiendo" los movimientos del otro, se percibió durante todo el desarrollo del debate, observaban con más atención a unos que a otros. Obviamente, queda claro en quiénes confiaban, tenían una mirada diferenciada de un grupo respecto del otro. -

Quien primero reconoce que el grupo que viene de Yrigoyen, estaba a favor de los ferroviarios fue FERREYRA, obviamente FAVALE había estado en Constitución. Es sintomático que VILLALBA, el que filmaba, (el que había tenido mucho celo en filmar a los militantes sociales cuando intentaron tomar las vías), venía haciendo unos primeros planos de las caras de todos los individuos pues se sospechaba que podían ser militantes sociales, tras este reconocimiento de FERREYRA, inmediatamente deja de filmar.

VILLALBA no filma el momento del descenso desenfrenado con palos, piedras y botellas de los ferroviarios, tampoco filma la arenga estilo cancha, para saber quién la protagonizaba y tampoco el descenso. En ese momento, se le ocurre intentar hacer foco allá a los lejos. Y en ese mismo momento, MANSILLA modula que bajaban pero sin represalia para con el otro grupo, detrás del pedido de apoyo que GARAY estaba haciendo a la DGO, pues se les venían encima. Sabemos a esta altura que MANSILLA sabía que por ser él el de más jerarquía en el lugar, su posición sería la prevaleciente. A todo esto, FERREYRA guarda un silencio cómplice.

Las actuaciones de MANSILLA y GARAY demuestran que el primero bien sabía que a la policía no le harían nada (no iba a permitir que les rompiesen los patrulleros, sabía que no pasaba por ahí), en tanto que el segundo lo ignoraba, con temor pedía apoyo, y desde la DGO le ordenaron replegarse. -

Resultan muy contundentes las modulaciones de MANSILLA cuando desde la DGO se le pide que haga que la gente se reintegre a las vía, y él contesta, como minimizando la situación que ya estaban volviendo (si lo estaban, pero después de haber hecho un desastre). También es incomprensible su modulación avisándole al "430", a unos metros de él, que los ferroviarios "iban para allá", recordemos que la DGO de esto no veía nada. VILLALBA en su declaración indagatoria, concedió que los ferroviarios cuando volvieron hablaban de que había habido disparos, y que sus jefes estaban ahí al lado. Apuntando que le llamó la atención que en ningún momento le pidieron que descendiera a filmar.

En sus descargos, tanto FERREYRA como MANSILLA intentan desvincularse de la imputación, afirmando que la responsabilidad de ellos estaba en las vías, en tanto que de lo que ocurra en la vía pública, la responsabilidad transitaba por la comisaría con jurisdicción en el lugar. Sin embargo, este refugio en cuestiones formales, alejado de la realidad de los hechos, no quita ni pone nada, a que los responsables de dejar descender una horda, un malón de gente desde las vías, fue responsabilidad de ellos. GARAY no estaba arriba de las vías, y la gente que estaban ahí, no tenían "recursos" para detener a la enorme cantidad de ferroviarios que inició el ataque. MANSILLA y FERREYRA lo sabían, en el "Carrefour" había dejado los elementos adecuados para esa tarea, otros los había hecho enviar a Plaza Constitución. De no haber neutralizado la modulación de GARAY, acaso la fuerza que con tardanza envió LOMPIZANO pudo haber llegado a tiempo, lo ignoramos, lo cierto es que MANSILLA y FERREYRA con su comportamiento neutralizaron y redujeron enormemente las expectativas de éxito de una acción de salvamento. Y es más, con su pasividad previa, posibilitaron ese estado de premura, dado que sólo con las unidades de contención, no había chances de que el hecho se sucediera, tal como ocurrió. Mucho menos haciendo visible los restantes elementos, con los que contaban (Vgr. camión hidrante, puma, etc). -

Además, cuando un pequeño grupo de tercerizado intentó subir a las vías, escaso tiempo antes, si se apreció un cordón entre los ferroviarios por las vías, y los militantes por la calle, las oportunidad de hacerlo después la tuvieron. El conflicto ya no era un posible corte de vías, sino que las personas que integraban los grupos se agredan. -

FERREYRA reconoció en su descargo que el grupito que llegó desde Yrigoyen, descendió por un caminito y se quedó con la gente que estaba abajo, y que él los tuvo siempre a la vista. Esta admisión lo incrimina, pues a esta altura ya sabemos que ese grupito que vino alterado, fue el que instó a la corrida la que se inició instantes después de su arribo al lugar. También dijo este imputado que, cuando retornaron los ferroviarios, él no escuchó ningún comentario de lo que había pasado. Sabemos que esto no es cierto por las manifestaciones de VILLALBA. Además, dijo que él con Pablo DIAZ no habló "directamente". Sin embargo DIAZ, en su declaración en la escritura, sostuvo que el comisario del Roca (o sea FERREYRA) le informó sobre la deliberación de los militantes. Luego, FERREYRA confundió a DIAZ con el del cuello ortopédico, con lo que evidentemente, pretende desentenderse de la comunicación que sí le dio, aduciendo una confusión entre DIAZ y GFONZALEZ.

Mencionó que con VITALI, presente en el lugar, es con la persona con la que tenía contacto más fluidamente. Sin embargo, fue VITALI el que manifestaba que "no tenía funciones sobre esa gente, y que sólo FERNANDEZ podía parar todo esto. Si es verdad lo del contacto fluido, que seguramente lo es, debieron haber conversado sobre esto, y el tema no era tan calmo como FERREYRA intenta confusamente narrar. Sostuvo también que "algunos iban venían y gritaban "vamos, vamos" en referencia a vamos hacia adelante, esto a juzgar por los gestos y los ademanes.... y luego salen corriendo hacia avenida Vélez Sarsfield". Como puede verse, el encartado está reconociendo que tuvo ocasión de presenciar el epi<sodio en cuestión, el cual minimiza en su relato, en un vano intento de justificar su inacción y su ausencia de modulación, con un silencio cómplice frente a la información errada que brindaba MANSILLA. -

También reconoció en su indagatoria que no le indicó VILLALBA que enfocara a los de la Unión Ferroviaria, lo cual demuestra lo que venimos afirmando, una actitud de apoyo a este grupo en particular. Por último, resulta inconcebible que el por entonces comisario del Ferrocarril ROCA expresara en su descargo que cuando bajaron pensó que lo hacían para festejar o burlarse del otro grupo", Realmente, no es convincente, nadie se dirige a burlarse de otro llevando consigo palos, piedras y botellas de vidrio.

Tanto por la contundencia de la prueba de cargo, como por la inconsistencias de sus descargos, entendemos demostrada una adhesión de MANSILLA y FERREYRA para con el ataque del grupo de ferroviarios hacia los militantes sociales, exteriorizado en eficientes actos comisivos tales como alejar la fuerza del lugar y neutralizar el pedido de apoyo de GARAY permitiendo el descenso impune del grupo atacante, como por injustificables omisiones, tales no adaptar la planificación del servicio de modo tal de impedir las agresiones físicas entre grupos antagónicos, como no informar debidamente sobre la dimensión de lo que estaba ocurriendo sobre las vías, no requerir la eficiente filmación por parte de VILLALBA de los actos preparatorios del posterior ataque, y silenciando a la superioridad las manifestaciones de los ferroviarios que volvían anunciando que había habido disparos, lo que hubiese ameritado otro comportamiento de parte de ellos, respecto de estas personas que tranquilamente se retiraron del lugar

Todo esto, torna por demás inverosímil la modulación de MANSILLA "bajan pero sin represalias para con el otro grupo". Manifestación sólo comprensible racionalmente bajo la representación de un acto de complicidad delictiva, que vino a neutralizar el pedido de apoyo del Comisario GARAY a la DGO. -

La propia apelación al término represalia, vincula ese ataque al anterior intento de subir a las vías por parte de los ferroviarios, es decir sólo se reprime a alguien por algo que otro hizo antes, sino no sería represión. No dijo bajan pero no para atacar, "bajan sin represalias", fueron sus palabras, porque precisamente lo que él estaba viendo era todo lo contrario: que bajaban a reprimirlos, y ello condice con lo que diría DIAZ después: "Lo que no hacen ni la policía ni los jueces lo vamos a hacer nosotros".

Rechazamos la calificación legal del a fiscalía, porque la noción de un abandono de personas no refleja los sucedido, dado que del mismo modo que el que le dispara a otro con dolo homicida, en cualquiera de sus formas, no comete abandono de personas, si tras disparar se retira del lugar; los que cooperan con éste tampoco. -

En cuanto a MANSILLA y FERREYRA, sus actos relevantes para la ley penal, no comenzaron recién con la omisión de auxilio dada su posición de garante (policía), sino mucho antes cuando facilitaron a agresión de los sujetos activos mediante eficaces acciones de cooperación criminal ya relatadas. Y es por ello, que el resultado alcanzado por los ejecutores los abraza, en la medida que implica la concreción del peligro jurídicamente desaprobado para la vida de las personas, en el cual ellos mismos "tomaron parte" al momento de su creación, favoreciéndolo tanto por acto como omisión, revelando así su voluntad delictual en ese sentido. -

O acaso cuando se consiente que un malón desenfrenado ataque a un grupo de personas, puede luego haber sorpresas ante la noticia de pérdidas fatales. Es la concreción del mismo peligro creado, por lo tanto el resultado le es objetivamente imputable tanto desde lo objetivo, lo causal, como de lo subjetivo, pues cabía representarse la dimensión del peligro que se había creado. -

Esta cooperación es necesaria, desde la propia teoría de la adecuación, en tanto representándonos a MANSILLA y FERREYRA omitiendo estos aportes, es decir actuando conforme a derecho, el ataque que produjo el resultado no se producía en la forma que se dio. Los propios ferroviarios interpretaron que con FAVALE llegó el refuerzo, FERREYRA dice que pensó que vino a hacer burlas. -

Situación de David Ismael VILLALBA:

Se trata del operador de vídeo con cámara en mano, el escalafón más bajo de los que estaban en el lugar, y en particular de las personas imputadas. No por ello su función era la de las menos relevantes, todo lo contrario, tenía claro que su cometido, siendo esta una manifestación social, era registrar "incidentes" sea porque se lo requería sus superiores, en el lugar de los hechos PREMUDA (fallecido), FERREYRA y MANSILLA. La posición de uno de los acusadores particulares, fue la de posicionarlo como un cómplice del hecho principal doloso contra la vida, empero de la prueba reunida se han colectado elementos de convicción suficientes para conectar, en todo caso, un incumplimiento de deberes con acto de comunidad delictiva de manera conjunta MANSILLA y FERREYRA. Es decir, desde la estructura propia policial, VILLALBA era un subordinado que cumplía con los pedidos de sus superiores, de forma tal que las propias decisiones adoptadas, en contra del orden jurídico, por los jefes presentes allí, no se le extienden a VILLALBA por la propia naturaleza de la función que allí cumplía, es inimaginable éste camarógrafo en una comunidad de intereses delictivos con los dos primeros, a quienes nunca antes había visto, y que casi ni le dirigían la palabra. No obstante, VILLALBA estando en el ejercicio de sus propias funciones como brigadista de vídeo tenía el deber de actuar de oficio ante cualquier incidente que se suceda en el lugar y proceder a su registro fílmico para su posterior utilización con valor documental, y es en esta dirección que analizaremos el mérito de la prueba, habilitados por la acusación de los letrados particulares de la Sra. Beatriz RIAL.-

Desarrollo probatorio:

Sin perjuicio de remitirnos en términos generales, a fin de evitar tediosas reiteraciones, a la totalidad de las piezas analizadas en este precedente, en lo particular y a su respecto, mencionamos las siguientes:

HAYET, dijo que lo que se filma es según la orden que le dan al operador. A veces se les puede agotar la batería. Al brigadista le podrían haber ordenado que bajara, pero eso no ocurrió. Lo mejor que hizo el operador fue mostrar al grupo que venía arengando. El video operativo, el de la UMSAT, se transmite en directo, el del chico que filmaba no. La unidad satelital estaba sobre un terraplén. -

VILLALBA conocía la importancia de su función dado que al no estar siendo transmitido en directo la observación de sus tomas, la prueba depende de la eficacia de sus registros. Aún así, en el accionar de VILLALBA se evidencia su favoritismo por el grupo de ferroviarios, ya que siendo esto un despliegue policial por un "corte de vías", éstos supuestamente "defendían" un servicio público (que era función de la policía) y los otros lo querían interrumpir (que era aquello que la policía fue a evitar). Es decir, una suerte de comunidad de intereses a favor de la ley. Por esa causa, no se lo observa con el mismo empeño en lograr registros de ferroviarios arrojando piedras, como sí se pretende llevar el zoom al máximo, a fin de registrar alguna gomera, palo o caño en manos del otro grupo. Acaso, VILLALBA pudo verse condicionado por el sentir de sus superiores en este sentido. Fue por eso que filmó al grupo de FAVALE cuando pensaba que eran piqueteros, intentando hacer muchos primeros planos, y dejó filmarlos cuando FERRYERA advirtió que estaban a favor de los ferroviarios. Es decir, en este sentido, operó con un valor de resultado pero no de su acción. El problema de VILLALBA era que no era ecuánime en este conflicto, que ya desde muy temprano había mutado de una relación entre la fuerza policial y militantes sociales en tutela y resguardo de un servicio público, a un esperado actuar policial para evitar pérdidas mayores producto de "CHOQUES" entre grupos antagónicos. -

Nicolás Alejandro DE MARCO, dijo que el brigadista de exteriores de video, con cámara al hombro que estuvo con él es VILLALBA, quien luego se fue a presentar con el jefe a cargo del servicio. Él le explicó cómo trabajar, consistente en presentarse con el jefe del operativo y seguir las órdenes que le den. Explica que se sale con un bolso, que contiene la cámara, dos baterías, casete que son mini DV, la campera identificatoria y nada más. VILLALBA, concurrió con una cámara Panasonic MD 10000, la cual tiene entre 50 y 70 metros de distancia de imagen con nitidez. Cortes o pausas en las filmaciones, es común que se realicen. Agregó, que los medios de comunicación que contaban eran los denominados POC, que es un teléfono celular de la empresa Movistar. Actualmente utilizan el sistema trancking. Manifiesta que él vio a un grupo de ferroviarios por el andén dirigiéndose a la estación Yrigoyen. Aclaró que las condiciones de trabajo del brigadista son diferentes, debido al cansancio de tener que transportar cámara, es habitual que se corte la imagen. Cuando se lleva la cámara al hombro, lo que se trata de filmar son los incidentes. En cuanto a que se enfoca primero, lo resuelve el jefe de servicio, si por ejemplo el jefe de servicio está distraído, el operador comienza a grabar sin orden. Recuerda haber hablado con VILLALBA durante el servicio. Puede ser que haya recibido un mensaje de texto a las 13.23. . Lo consultó a CONTI, explica, para saber qué vista fílmica quería la DGO del lugar.-

Es relevante, ese mensaje de texto que VILLALBA le envió a su compañero justo en el momento en el que llegaban al lugar FAVALE y su grupo -13.23. hs.- (recordemos que, según dijo un propio ferroviario, eran chicos como los que piden monedas en los trenes, como los que van a la cancha, que venían exaltados, agitando el ambiente), evidentemente el brigadista tomó conciencia de lo que se venía y compartió ello con su compañero. -

También es relevante lo señalado por DE MARCO, el que le enseñó a trabajar a VILLALBA, en cuanto a que aún sin orden, el brigadista tiene el deber de filmar los incidentes. -

Maximiliano Rodrigo ALEGRE explicó que si el evento dura horas, no es posible filmar siempre, como puede ser un servicio en un edificio o una UMSAT. Se hace una selección, si hay incidencias y se lo solicita el jefe del operativo, se filma. Desde el momento en que se apaga la cámara, hasta volver a prenderla se demora poco tiempo, es apretar un botón. -

Lo relevante es el dato de que, no hay demora para prender el equipo, es solo apretar un botón, con lo cual, en un actuar diligente, no debería perderse el registro de ningún episodio relevante. -.

Jorge Eduardo TONCOVICH, subinspector de la central operativa de video, dijo que los brigadistas pertenecen a otra dependencia de la División Exteriores de Video. Tiene comunicación con el brigadista por medio de un POC. No recuerda haberse comunicado con el brigadista ese día. Las baterías están muy gastadas por uso y se pueden acabar más rápido en ese caso. No se dan consejos sobre cómo optimizar el material. Si el brigadista demanda una batería y se le puede hacer llegar se lo hace. No recuerda si el 20 de octubre se pidió un reemplazo de batería. A los brigadistas no le dan indicaciones de qué filmar, ni de cómo hacerlo. El brigadista cuando va a un servicio está a la orden del jefe del operativo. -

Jorge Ornar ANTONIUK relató que si el operador de vídeo se queda sin material lo solicita a través del POC y se lo hace llegar a través de un móvil. ALI, aclaró que cuando hay un evento importante reportan a la Dirección General de Operaciones y a la Sala de situación. En base a lo que van reflejando las imágenes se va plasmando el servicio. El propósito del brigadista con la cámara al hombro es para filmar en un terreno que no pudo tomar la Unidad Satelital. BARBERÁN, a su turno, dijo que no escuchó que alguien le haya dado una orden al del video para que baje a filmar. DOMECQ coincidió en que no escuchó que ningún jefe le diera la orden al brigadista que filmaba que bajara y filmara la calle. FARIAS también coincidió en la ausencia de órdenes al de la cámara, para que baje, no las escuchó. Osvaldo M. VAZQUEZ resaltó que al camarógrafo lo vio en las vías, tenía la cámara al hombro. -

En su descargo en la escritura, VILLALBA señaló que el comisario le dijo que filme en caso de incidentes, y que le relató la problemática: un grupo de ferroviarios que quieren evitar que se corten las vías y que hay otro grupo de manifestantes que quieren cortarlas (O sea, también para FERREYRA el conflicto desde el inicio ya había mutado). Agregó que se quedó siempre cerca de los jefes, por si necesitaban que filmase algo. En ningún momento refirió que se quedó sin baterías o sin espacio en el casete para el registro. Cerca de las 12 filmó que los manifestantes tenían palos, le dijeron que no baje. Filmó lo que pudo de ese intento de subir a la vías, por eso filmaba una parte arriba del terraplén y otra debajo del terraplén, y los que tiraban los gomerazos se corren hacia la calle Lujan. Añadió, que no llevaba puesta la gorra y la campera porque nadie le dio la orden de ponérsela. Cuando los ferroviarios quedan arriba del puente, él se quedó cerca de sus jefes por si necesitan darle alguna directiva. Los del Polo Obrero se habían ido para la esquina y los de la Unión Ferroviaria se quedaron arriba del puente. Para no gastar la cinta para hasta las 13.25, pues en ese momento ve un grupo que baja en la estación Irigoyen, la gente de ferroviaria preguntaba quiénes eran, no estaban vestidos de ferroviario. Se paró y empezó a filmar porque pensó que eran otro grupo de manifestantes que se venían a cortar las vías. Filmó con zoom para ver si podía llegar a registrar los rostros. Cuando empezó a escuchar los cánticos ahí se dio cuenta que el otro grupo que venía también era de ferroviarios. Luego, VILLALBA, en el minuto 13.31.25 señala la existencia de una cámara de televisión, con dos asistentes, y luego comienza a filmar de todo, menos el alboroto que estaban haciendo los ferroviarios, y esa fuerza de choque externa, que querían arengar a los demás a correr a los tercerizados. Agregando que desde donde estaba él hasta donde estaban los del Polo Obrero había una distancia de cerca de 200 metros y entonces el zoom no llegaba a distinguir rostros, sino sólo figuras. Luego, sí enfocó el descenso, pero sin registrarlo de manera alterada. A las 13.33.58 vuelve a hacer zoom para visualizar hasta donde llegaba la imagen y a partir de las 13.34.40 hace varias veces zoom, y la copa de los árboles lo tapa y hace una pausa entre el minuto 13.34 y 13.39, observando el tumulto de gente al fondo de la calle Luján. Luego, cuando la gente regresa, retoma la filmación. También dejó de filmar entre las 13.44 y 13.47, explicando que pausa para acomodarse (tres minutos para acomodarse). En suma, cree que filmó once minutos aproximadamente. A las 13.47.38, no filmó más, finalizando a su juicio los incidentes. Agregó que cuando los de la Unión Ferroviaria subieron a las vías le preguntó al Comisario qué hacia?, y le dijo: "ya esta", por lo que se fue del lugar. Añadió que en ningún momento le dijeron que bajara del terraplén. Pensó que fue raro que no lo hubiesen hecho bajar. Puntualizó que sí escuchó a los ferroviarios cuando estaban viniendo que decían "están a los tiros", creyendo que Premuda y Ferreyra también lo escucharon porque estaban ahí. -

Como se advierte, el propio subalterno reconoce la rareza de las omisiones de sus superiores, y lo más relevante es que lo que no filma, la arenga y el descenso de los atacantes, es justamente el mismo tramo que MANSILLA denomina "están bajando sin represalias", y eso ocurre tras enviarle el mensaje de texto a su compañero. Evidentemente, decidió no hacer registro de este tramo de los hechos, incumpliendo ostensiblemente los deberes de su oficio, ya que en ese momento no podía haber ninguna duda que se estaban desarrollando "incidentes", y él tenía el deber de registrarlos, las posibilidades y el instrumental para hacerlo. En su descargo minimiza la agresividad de ese descenso, pues sabe que es la omisión de ese registro lo que compromete su responsabilidad funcional. -

La actuación de VILLALBA, en tanto que una omisión, ingresa en el campo de aplicación del Art. 249 del CP, omitió y retardo la filmación de los incidentes que el deber de actuar de oficio le exigía. Sus registros fílmicos exhiben un notorio retardo en el cumplimiento de su misión como brigadista de vídeo. Saltando a la vista la ilegalidad de su omisión y retardo. Villalba, claramente sabía cuál era su misión y la incumplió. Por ello está completo tanto el tipo objetivo como el subjetivo, no hallándose justificación alguna para su incumplimiento culpable, debiendo responder por el hecho en calidad de autor. -

Situación de LOMPIZANO, ECHAVARRIA y CONTI:

Corresponde efectuar la valoración de la prueba reunida en las presentes actuaciones y hemos de adelantar que contamos con elementos probatorios que permiten adjudicarles responsabilidad penal a Hugo Ernesto Lompizano, Luis Alberto Echavarría y Gastón Maximiliano Ezequiel Conti.

La querella de Beatriz Otilia Rial interpretó que Lompizano, Echavarría y Conti eran participes necesarios del delito de homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas.

Las Dras. Verdú y Ferrero estimaron que los nombrados eran partícipes necesarios del plan criminal que resultó en la tentativa de homicidio calificado por la participación de más de dos personas en perjuicio de sus representados: Magali Elsa Rodríguez Sosa y Nelson Fabián Aguirre.

El Ministerio Público Fiscal consideró que Hugo Ernesto Lompizano, Luis Alberto Echavarría y Gastón Maximiliano Ezequiel Conti eran autores del delito de abandono de persona agravado por muerte y grave daño en el cuerpo y la salud, en concurso ideal con incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Quienes impulsaron la pretensión punitiva acusaron a los miembros de la Dirección General de Operaciones por: 1) haber omitido evitar y luego no interrumpir la conducta de: Favale, Sánchez, Díaz, Pérez, Uño, González, Pipitó, Alcorcel, Pedraza y Fernández; 2) haber omitido brindar apoyo al Subcomisario Garay cuando lo solicitó expresamente; 3) haber ordenado a sus subalternos seguir a los grupos a distancia frente al inminente ataque y al solo efecto de informar sin intervenir; 4)haber omitido evacuar las contradicciones que evidenciaban los informes recibidos a efectos de cumplir eficientemente con su rol de garante. Puntualmente, frente a la contradicción entre lo informado por el Subcomisario Garay y el Comisario Mansilla, aclarando que el primero refirió que los integrantes de la Unión Ferroviaria bajaban del terraplén y se dirigían hacia donde se encontraban los tercerizados, por lo cual, pidió refuerzos, en tanto que el segundo les dijo "la gente de la Unión Ferroviaria ha descendido a la calle pero sin ninguna represalia con el otro grupo que está a 200 metros. QSL"; 5) haber omitido ordenar la inmediata detención de los agresores, el secuestro de los materiales utilizados y tomar los recaudos para la preservación de la prueba en el lugar del hecho; 6) haber omitido arbitrar los medios para adquirir acabado conocimiento del desarrollo del hecho y de ese modo cumplir eficientemente su rol de garante, existiendo circunstancias que permitían pronosticar objetivamente que existirían los ataques. Puntualmente, señalaron que se evitó obtener imágenes tanto grabadas como en directo de la zona de conflicto, sea destinando la unidad móvil de video, el helicóptero o las cámaras de video portátiles que así lo permitían; 7) haber omitido dar inmediata intervención al Magistrado en turno, luego de verificarse una incidencia a las 12.11 horas, en la que los integrantes de la Unión Ferroviaria arrojaron piedras contra el grupo de tercerizados y sus acompañantes, provocándoles lesiones a varios de ellos; 8) haber omitido dar inmediata intervención a la Fiscalía en turno, la cual tomó conocimiento pasada una hora de los hechos, a las 14.40 horas; 9) haber omitido utilizar un medio de comunicación que permita el registro de su contenido, recurriendo en su lugar a los teléfonos denominados POC, eludiendo de esa manera la obligación impuesta en la orden del día nro. 231, del 17 de diciembre de 2003, de modo de lograr la impunidad de la conducta que se les atribuye; 10) haber omitido obtener imágenes entre las 13:33 y las 13:39 horas, a efectos que no quedasen registros del ataque del grupo que se identificaba con la lista verde de la Unión Ferroviaria, desde que comenzó el avance hacia el sector en el que se encontraban las víctimas y hasta que se retiraron, a fin de colaborar con los autores para lograr la impunidad respecto del hecho; 11) Consentir la presencia de subordinados con ropas que impedían identificarlos como personal policial contrariando la orden interna nro. 184 de la P.F.A.

En primer lugar, tenemos en cuenta que Hugo Ernesto Lompizano, el 15 de febrero de 2011, en sede instructora, formuló un descargo en los términos de los artículos 73 y 279 del Código de forma, el cual consta glosado a fs. 1156/1161 (foliatura correspondiente a la causa 3922). Asimismo, la Jueza de Instrucción le recibió declaración indagatoria el día 28 de abril de 2011 (conforme se desprende de fs. 1362/1381, causa 3922). En esta oportunidad, ratificó en un todo su presentación espontanea, formuló manifestaciones y contestó las preguntas que le fueron dirigidas.

El día 13 de agosto de 2012 el Tribunal le hizo saber que le recibiría declaración a tenor de lo dispuesto en el artículo 378 del Código Procesal Penal de la Nación y manifestó que por el momento no declararía. Luego, con fecha 8 de febrero del corriente año, expresó sus deseos de manifestarse, no aceptando preguntas ni del Tribunal ni de las partes y, entonces, esta judicatura lo escuchó.

Nos informó que el 4 de marzo cumplió 39 años en la Policía Federal, que siempre puso lo mejor de sí para cumplir con sus obligaciones y que nunca imaginó que le iba a ocurrir algo como lo que le ha tocado vivir en una causa tan dolorosa. Señaló que nunca estuvo implicado en un hecho que tuviera como consecuencia la muerte o las heridas de alguien.

Explicó que lo primero que se les enseña en las escuelas de oficiales y cadetes es el mantenimiento del orden público y el salvaguardar la vida de las personas aun poniendo en riesgo la propia.

Manifestó que con la presidencia de Néstor Kirchner se dio una orden tajante respecto a las manifestaciones públicas que implicaba no criminalizar la protesta. Adujo que estos preceptos los fueron asimilando con el correr de los años. Señaló que tenían que consensuar, dialogar, convencer a las personas y no usar la fuerza a menos que fuera necesario.

Indicó que en el año 2004 lo asignaron a la Comisaría 2da., la cual tiene a su cargo edificios oficiales que son centro de protesta, como la Casa de Gobierno o el Ministerio de Economía y jamás se permitió que nadie opinara sobre el motivo de las protestas. Señaló que tenían que cumplir la ley y convencer para que no hubiera violencia. Adujo que había dos o tres manifestaciones diarias a la Casa de Gobierno y ahí fueron aprendiendo, hablando, intentando que los funcionarios atiendan a quienes reclamaban. Explicó que esto provocaba cortes en la Avda. 9 de Julio, a veces en la Avda. de Mayo, y señaló que siempre intentó consensuar con la gente. Manifestó que se fue aprendiendo que con el mínimo personal policial se podían controlar estas situaciones y que para no generar conflicto y desbordes se trataba de alejar a las fuerzas de seguridad.

Refirió que al salir campeón Boca, en el año 2005 o 2006, la División de Operaciones había ubicado gente en Cerrito entre Tucumán y Lavalle, que había personas que agredían a otras, que se pidió autorización para poder correrlos y que basto que se pusieran camiones para que hubiera un desborde terminando como con 20 detenidos.

Respecto al modo de proceder, indicó que antes las fuerzas policiales trataban de pisarles los talones a los manifestantes para amedrentar.

Manifestó que generalmente a las manifestaciones iba el Comisario Inspector de la Seccional y trataba de persuadir a las personas que participaban de la misma.

Señaló que fue Jefe de la Circunscripción I, la cual abarca la zona que comprende desde la Villa 31 hasta el Congreso y que ninguna manifestación se comporta de la misma forma, explicando que siempre son impredecibles.

Relató que en diciembre de 2009 fue designado Director General de Operaciones y que tuvo que coordinar el tema de las manifestaciones desde el Departamento Central de Policía. Explicó que la Dirección de Operaciones en aquel momento tenía varios Departamentos, dependiendo de él el Departamento de Violencia en el Deporte, lo cual le llevaba gran parte del día, teniendo en consideración que casi a diario había partidos de fútbol. Señaló que todo era bastante conflictivo y complejo y que de él dependía un grupo multidisciplinario. Adujo que iban los directivos de los equipos, los Comisarios de cada jurisdicción, que iba gente a esas reuniones y se planificaba qué personal iba a cada partido.

Expresó que otro Departamento era el de Orden Público del que dependía el Comando Radioeléctrico y Coordinación de Servicios. Explicó que ese Comando coordinaba todas las acciones de cada Comisaría y que vía trunking tenía un canal distinto al de la Sala de Operaciones. Asimismo, refirió que tenían la orden de comunicarle cualquier hecho de relevancia para que él resolviera. Manifestó que cuando estaba en el Departamento le modulaban al Cronos o al POC y a medida que iba surgiendo todo le adelantaba al personal las novedades que precisaban para actuar.

Señaló que la División Planificación de Servicios se ocupa de todo aquello sobre lo que se tenía conocimiento previo y que se coordinaba para manejarse con manifestaciones planeadas y no planeadas. Explicó que a veces se llamaba por teléfono, es decir, se adelantaba. Adujo que en algunas oportunidades se comunicaban de Drogas Peligrosas para que los apoyaran en alguna tarea.

Indicó que lo llamó Innamorato, quien era el Director General de Transporte, para que se ocupe del servicio del 20 de octubre y le manifestó que al día siguiente, en Avellaneda, podía haber un corte de vías. Adujo que le pidió una fuerza y ordenó mandarla. Señaló que había un hidrante y una autobomba liviana Puma entre otros elementos, explicando que esta última se utiliza cuando queman basura o gomas, a los efectos de apagar el fuego. Indicó que se puso video directo, que se le pidió a la Superintendencia de Comunicaciones un camión de la Unidad Satelital y que también fue gente con cámara al hombro, con el objeto de obtener un registro fílmico judicial y captar imágenes donde no se tenia acceso con otra cámara.

Explicó que de él dependía la Sala de Situación, compuesta por 3 guardias de 24 horas. Señaló que en ella hay un Subcomisario, un Inspector, un Suboficial que maneja la consola de comunicación, que había un grupo de furrieles quienes anotaban las circunstancias de lo que ocurría en la computadora y telefonistas, aclarando que hay una mesa de administración.

Manifestó que a su oficina llegaba entre las 8.30 y las 9.00 horas y que permanecía allí hasta las 22.00 horas, porque todo el día había manifestaciones.

Adujó que el 19 de octubre le trajeron entre 30 y 40 servicios para realizar, que dentro de ellos estaba el posible corte en Avellaneda, que había un servicio por una manifestación de portuarios, el cual les preocupaba, y que había otro por una marcha de estudiantes al rectorado.

Señaló que los Jefes de Servicio los van implantando, queriendo esto decir que cuando llega el personal policial comunican que el servicio se implantó con o sin novedad. Explicó que sin novedad significa que está presente el personal y que no ha ocurrido nada.

Refirió que la Dirección de Operaciones es la que coordina, siendo el responsable del servicio el Jefe del mismo, el cual fue nombrado para hacerse cargo. Indicó que el Jefe del Servicio es el Comisario, que es la única autoridad que tiene jurisdicción para intervenir si se comete un delito y es quien puede hacer la consulta al Juzgado. Especificó que la Dirección General de Operaciones -Sala de Situación- no tenía contacto con los Juzgados aclarando que no tenía esa facultad, reiterando que el único responsable en cuanto a los temas judiciales es el Comisario, no teniendo la Dirección de Operaciones -Sala de Situación- responsabilidad alguna al respecto.

Expresó que a veces era imposible estar al tanto en forma permanente de las modulaciones de todo lo que ocurría y de todas las novedades que se iban produciendo, explicando que para ello delega su confianza en sus hombres. Hizo hincapié en que es prácticamente imposible que él esté detrás del Operador o del Subcomisario para decirles "hace esto o hace lo otro". Aludió a la imposibilidad de escuchar las modulaciones cuando habla por teléfono y manifestó que se ausentó por algunos minutos de su oficina.

Expresó que su personal lo mantenía al tanto de todo, que uno de los problemas era que había una manifestación de portuarios cortando la Avda. Leandro Alem, la cual iba a cruzar a la zona de la Comisaría 2da., aclarando que pasaba por detrás de la Casa de Gobierno y que hay una orden terminante que prohibe manifestaciones frente a dicha edificación. Adujo que siempre les han recalcado esta circunstancia y que hubo una serie de movimientos y unidades de contención que se encontraban en Plaza de Mayo que finalmente terminaron frente a la ANSES.

Consultó un comunicado de la circunscripción Ira. que fue a las 12.09 y aclaró que previamente lo había llamado al POC el Comisario Inspector para darle las novedades de todo lo que ocurría. Explicó que el POC es un teléfono que tienen asignado, que sirve para no saturar el canal, especificando que es innecesario saturarlo durante 3 minutos cuando se puede utilizar éste otro medio de comunicación.

Adujo que antes de las 12.15 horas le avisaron que había manifestantes y empleados ferroviarios sobre la vía para impedir el corte. Expresó que Mansilla había pedido desplazamiento de grupos de combate para que se ubiquen en un lugar determinado a fin de impedir el corte. Señaló que le modularon diciendo que estaban muy próximos a los manifestantes y que no se colocasen tan cerca para evitar conflictos. Asimismo, refirió que le informaron que comenzaba a avanzar el grupo de tercerizados y los partidos políticos que los acompañaban.

Indicó que a las 12.15 horas el Oficial de Servicio de Comando lo llamó, no sabiendo por qué no lo hizo por cronos, y que le informó que habían desplazado móviles de la Comisaría 30 por una incidencia que se estaba produciendo. Expresó que le dijeron que en algún momento había habido algún apedreo y que luego se estaban desplazando por una calle que hoy sabe que es Luján. También informó que a las 12.24 horas el Comisario Innamorato lo llamó, le comentó que los tercerizados habían pasado a Capital Federal y que se estaban alejando de las vías. Asimismo, indicó que le confirmaron que hubo un apedreo. Adujo que Innamorato le manifestó que iban para Constitución y entonces le dijo que no moviera nada de ahí para determinar el envío de alguna fuerza al hall de la Estación Constitución. Señaló que hay modulaciones donde Conti y Echavarría en las que dan indicaciones a 3 o 4 unidades de contención para que vayan a Constitución. Refirió que le fueron informando que estaban tranquilos y preparándose para irse. Adujo que luego escuchó que el Jefe del Departamento de Control de Líneas, Mansilla, avisó que los tercerizados se retiraban para el lado de provincia y lo propio expresó también el Subcomisario de la 30 .

Manifestó que una de las imputaciones que le hicieron fue por no haber dilucidado una contradicción entre el Subcomisario de la 30 y el Comisario Inspector. Explicó que en un momento determinado, cuando ambos ya habían manifestado que se estaban retirando, uno expresó: necesitaría apoyo, están bajando de las vías. Señaló que automáticamente Conti le indicó nos replegamos señor e inmediatamente después el Comisario Inspector Mansilla refirió: están bajando de las vías pero sin agresión hacía los manifestantes. Adujó entonces no haber visto ninguna contradicción. Señaló que uno decía están bajando de las vías y el otro expresó sí están bajando de las vías pero sin agresión a los manifestantes, por lo cual, le pareció razonable la modulación que estaba haciendo el Principal Conti, quien además inmediatamente expresó que hablen con los referentes para que vuelvan a subir a las vías y le respondieron "QSL". Manifestó que volvió a insistir Conti, creyó que con el 430, y le dijo bueno si es necesario nos replegamos pero tengamos una observación sobre esta gente, a lo que se le respondió afirma o afirmativo pero bueno se están replegando.

Aclaró que interpretó modulaciones muy rápidas, dadas en menos de un minuto, y que estaba convencido que se producía la desconcentración, explicando que no había hipótesis de conflicto y preguntándose: para qué iban a correr a los manifestantes los ferroviarios que estaban arriba de las vías y para qué los del Polo obrero iban a dirigirse hacia ellas.

Señaló que los móviles de la 30 y el Subcomisario estaban en el lugar en forma preventiva, para hacer el acompañamiento. Explicó que cuando una manifestación va de un lugar a otro tiene que haber un acompañamiento hasta que cambia la circunscripción. Hizo referencia a un caso que estimó similar en el que el Comisario de la 4ta. acompañó a manifestantes y luego le entregó el acompañamiento al Comisario de la 2da. Manifestó, entonces, que estaban para hacer acompañamiento y cortes vehiculares a fin que no hubiese problemas con los transeúntes. Indicó que por cómo se estaban dando las cosas, no pensó nunca que iba a darse el final tan lamentable.

Explicó que la fuerza tiene que estar a distancia del conflicto para que no se genere violencia y que pensó que no era necesario moverla, pues estaba convencido que iban a dirigirse a Constitución.

Adujó que la mayoría de los testigos se vieron sorprendidos por lo que ocurrió y que ninguno de los policías hubiese querido la muerte de alguien.

Manifestó que ese día hubo 7 u 8 manifestaciones y que en un momento determinado se levantó de su oficina.

Escuchó que le modulaban por el cronos, Echavarría le dijo que estaban pidiendo apoyó y que estaban pidiendo la fuerza, que automáticamente la mandó. Señaló haberle dicho "che mándale la fuerza ya, que pasa" y la respuesta fue "parece que hay algunas corridas". Manifestó que entonces le aviso al Superintendente por el cronos diciéndole que estaban mandando la fuerza y que parecía que había algunas corridas.

Indicó que sobre el famoso "venga vía POC", vio que había manuscritos con tinta que decían "qué dijo", "este sabe" con presunciones inexactas que no tenían nada que ver, por lo cual, se preguntó si le iban a creer. Señaló que estaba hablando con el corazón, adujo que toda su experiencia siempre la volcó a sus subalternos, a sus subordinados y que siempre fue un fiel subordinado ante sus superiores. Manifestó que le preguntó a Conti para que llamó y este le respondió: "Jefe me estaban llamando de Jefatura, me estaban volviendo loco, me estaban preguntando que hacían, para donde iban, que no hacían" e indicó que para eso se usa el POC.

Señaló que cuando se enteró del desplazamiento de la fuerza bajó de su oficina, independientemente de haberle avisado al Superintendente por el cronos que era lo que estaba ocurriendo, y escuchó que en reiteradas oportunidades el Subcomisario Echavarría le expresó a Mansilla "señor escúcheme dígales, por favor, que vuelvan a las vías" y le respondieron sí están volviendo. Adujo que inmediatamente después apareció el Subcomisario de la 30 solicitando ambulancias del SAME avisando que había heridos. Manifestó que no es usual que el Director de Operaciones module porque para eso están los operadores, pero sorprendido moduló. Indicó que sus modulaciones han provocado risas, que parecen ridiculas, y que no sabía lo que estaba ocurriendo. Explicó que a la fuerza no se la puede mandar ciega, que no sabían realmente que era lo que estaba pasando y que por ese motivo dijo lo que dijo. Señaló haber preguntado por el personal policial porque no sabía si se habían enfrentado contra la policía, explicando que en las canchas de fútbol era automático los que peleaban entre ellos se daban vuelta y juntos combatían en contra de la policía.

Expresó que los Oficiales Jefes que estaban en el lugar eran los ojos de quienes estaban en su oficina. Manifestó que Brandán explicó lo complejo que era armar la Unidad Satelital y que él estaba convencido que los manifestantes se iban a ir a Constitución, que, teniendo en cuenta las modulaciones, transcurrió una hora 10 o una hora 20 en la que no pasaba nada, que estaban tranquilos, que se iban.

En relación a la utilización del helicóptero señaló que se saca en las circunstancias que lo ameriten, y ahí no lo ameritaba porque estaba todo tranquilo. Explicó que había 8 manifestaciones y el helicóptero no fue a ninguna de ellas; no pensó en ese momento que fuese necesario el desplazamiento del mismo el cual luego sí fue desplazado.

Indicó que se fueron enterando por las modulaciones que una moto de la policía estaba haciendo acompañamiento a una ambulancia particular que llevaba gente herida. Adujo que en lo primero que pensaron fue en el Hospital Argerich y entonces enviaron al Comisario de la 24 para que constate en dicho nosocomio si había heridos. Manifestó que tuvo un par de llamadas del Comisario de la 24, una de ellas a las 14:21 horas e indicó que lo llamó por teléfono y le pidió que le informe, aclarando que él se encontraba en la oficina del Jefe de Policía. Manifestó que le refirió que había personas heridas, que, aparentemente, había una señora que tenía un disparo en la cabeza y un muchacho que tenía un tiro en el estómago. Señaló que le pidió que saque los datos, que le averigüe, que trate de investigar o de obtener la mayor cantidad de información posible. Señaló que alrededor de las 14.26 lo llamó por teléfono y le confirmó que había muerto una persona y él pensó que quién había fallecido era la señora.

Expresó que esta situación ha preocupado a todos, que en los 39 años de policía que tiene nunca le pasó nada igual, que fue miembro de Comité de Crisis, que estuvo en tomas de rehenes y que nunca atravesó una circunstancia de esta naturaleza. Indicó que en 7 tomas de rehenes no hubo nunca nadie lastimado, que esto fue una catástrofe, una circunstancia que los desbordó a todos, que seguramente había un responsable y aseveró que no era él.

Luis Alberto Echavarría prestó declaración en sede instructora el día 3 de mayo de 2011, la cual se encuentra glosada a fs. 1467/1483 (foliatura correspondiente a la causa 3922) . En dicha oportunidad aportó su versión de los hechos y respondió las preguntas que le fueron formuladas. Asimismo, destacamos que en una copia de la transcripción de las modulaciones efectuadas por la frecuencia Metro I, utilizada en la Sala de Situación de la Dirección General de Operaciones el día 20 de octubre de 2010, el señor Echavarría con color amarillo indicó aquellas en las que aparecía reflejada su voz y aclaró que la modulación de las 11.39.25.6 la marcó como propia en forma errónea. Estas copias, que obran a fs. 1443/1466 (conforme foliatura de causa 3922) fueron agregadas como parte integrante de su declaración. El 16 de agosto de 2012 esta judicatura puso en conocimiento de Luis Alberto Echavarría que le recibiría declaración a tenor de lo dispuesto en el artículo 378 del Código de forma y nos indicó que por el momento no declararía. Luego, con fecha 16 de enero del corriente año, manifestó su voluntad de expresarse y de responder todas las preguntas que le deseasen formular, por lo cual, hemos tenido oportunidad de oírlo en dicha audiencia de debate.

Expresó que no tenía nada que ver con el homicidio de Mariano Ferreyra, ni con los incumplimientos de deberes, ni con el abandono de persona.

Manifestó que para el 20 de octubre de 2010 llevaba 8 o 9 meses en la Sala de Situación de la Dirección General de Operaciones. Señaló que tomó el servicio por la mañana imponiéndose de las novedades por medio de un Oficial y que en distintos horarios fue llegando el resto de la gente que se desempeñaba en el lugar. Expresó que con respecto a qué novedades recibieron o qué servicios, acá se habló de una planilla de servicios, que eran los distintos servicios o eventos que ocurrían en la Capital Federal o que iban a ocurrir. Adujo que la Sala de Situación manejaba cuestiones más delicadas que el Comando Radioeléctrico, puntualmente, manifestaciones públicas y eventos deportivos, aclarando que había una gran diferencia entre estas dos. Explicó que las manifestaciones públicas requerían de una decisión política, que ante un hecho, una manifestación pública, un corte de calles, una manifestación de una agrupación gremial o política, siempre recibían directivas del poder político; adujo que las recibía la Jefatura de la Policía y el Jefe de la Policía era seguramente quien le retransmitía al Director de Operaciones como debían manejarse ante tipo de manifestaciones.

Expresó que recibían esos servicios en la Sala de Situación y según la demanda, veían la cantidad de recursos que había. Aclaró que la policía no era infinita y que no podían cubrir la gran cantidad de manifestaciones que se estaban llevando a cabo, explicando que no alcanzaba el personal policial para todas esas tareas.

Refirió que el día en cuestión estaban programados 7 tipos de manifestaciones y que lo que se pidió fueron las novedades. Explicó que había 3 lugares donde se pedían las novedades del personal para cubrir la disponibilidad del servicio: uno era la Dirección General de Orden Urbano y Federal, que eran los distintos cuerpos, grupo de combate, unidad de contención, hidrantes, la cantidad de personal y como fueron cubriendo los servicios. Aclaró que lo que hacía la Dirección era simplemente coordinar, el mismo servicio que ellos recibían, lo recibía la Dirección General y le pedían 4 grupos de combate, 5 o 6, 2 hidrantes, todo lo que se refiera a esa División se lo pedían. Manifestó que lo único que hacían ellos era decir cómo cubrieron los servicios, de qué forma los cubrieron y cuáles eran las modulaciones de cada uno, esto es las siglas que tenía cada uno para modular. Expresó que otro lugar al que se pedía era a la Dirección General de Comisarias, que estaba abocada a su rutina diaria, que eran las distintas Comisarías en el ámbito de Capital, pero en algunas oportunidades en los servicios se destacaban lo que llaman móviles de traslado de detenidos y dichos móviles los disponía la Dirección General de Comisarias. Señaló que a su vez se pedía cantidad de infantes a una división que se llama Doucad que dependía de la Dirección General de Orden Urbano y Federal, que eran unidades de contención y personal de infantería para cubrir los distintos servicios. Indicó que cambiaba constantemente la provisión de personal y todas esas novedades él se las volcaba al Director. Adujo que estas eran las novedades que se pasaban y la forma en la que comenzaban a trabajar. Manifestó que diariamente se iban desarrollando y una vez que comenzaba el horario de implantación de un servicio iban chequeando en forma radial si estaba implantado y como lo estaba.

Señaló que ese día el servicio lo interpretó como un servicio preventivo por un posible corte de vías por parte de tercerizados. No recordó si decía que iban a ser acompañados por organizaciones partidarias o agrupaciones sociales. Indicó que era por un posible corte de vías, entonces la Superintendencia de Seguridad Ferroviaria iba a disponer un servicio acorde, el cual no estaba en la orden de servicio, y dependía de la disponibilidad de personal de dicha Superintendencia. Expresó que ellos tenían que implantar una fuerza en las inmediaciones de la Estación Avellaneda, más una Unidad Satelital y video de piso.

Manifestó que se fue desarrollando el servicio normalmente. Indicó que cuando tuvieron las primeras imágenes había un grupo de ferroviarios que pensaron que era el grupo de tercerizados y después se anoticiaron que era personal de la Unión Ferroviaria. Expresó que el Jefe del Operativo había dispuesto un desplazamiento de un grupo pelotón de combate en las inmediaciones de la Estación más un grupo que tenía para evitar cualquier tipo de contacto con el personal que iba a realizar la protesta o el posible corte. Señaló que esto lo dispuso el Jefe de Control de Líneas que era el Comisario Inspector Mansilla.

Relató que se implantó la Unidad Satelital y explicó que el lugar de implantación de la misma fue el habitual en el que se ubica para poder cotejar la Estación Avellaneda y el lugar posible de corte, donde se habían producido con anterioridad otros. Señaló que se veía la Estación Avellaneda, el grupo de personal de la Unión Ferroviaria y se observaba a 200 metros, aproximadamente, de la Estación. Por lo cual, estimó que estaba implantada en forma adecuada.

Señaló que el brigadista de piso siempre quedaba a disposición del Jefe del Operativo para que lo coloque o le indique dónde grabar o que parte tiene que grabar o acorde a los acontecimientos. Expresó que de eso ellos no tienen imágenes directas y que queda a disposición de dicho Jefe.

Indicó que fueron transcurriendo distintas manifestaciones y distintas informaciones, informaciones de personal de la Delegación Avellaneda que ellos no los tenían en la planilla de servicio, ni sabían que cantidad de personal de dicha Delegación iba a ir al lugar. Expresó que al principio no estaba modulando el Jefe de la Delegación Avellaneda sino personal de esa Delegación y después sí empezó a modular el Jefe. Señaló que les contaban que miembros del grupo de tercerizados y de agrupaciones, como el MTD -Aníbal Verón-, el MTR, el Partido Obrero, se estaban desplazando por la Provincia de Buenos Aires y que no sabían el itinerario.

Adujo que después hubo un desplazamiento de personal de la Unión Ferroviaria. Indicó que hubo una incidencia, aproximadamente, a 400 o 500 metros, aclarando que se enteraron. Al respecto, explicó que hubo una llamada de emergencia al 911, el cual depende de la División Comando Radioeléctrico y por ese canal fue informado el Director quien a su vez les bajo la información a la Sala de lo que estaba ocurriendo, es decir, una incidencia que se había producido entre personal de una manifestación y personal que estaba sobre las vías.

Señaló que, después de eso, ya estaban en jurisdicción de la Comisaría 30 y no estaba en claro si personal de la Policía de la Provincia había utilizado munición anti-tumulto para dispersar, porque no tenían información de Provincia, no tenían información de la Delegación Avellaneda. Manifestó que aparentemente se había producido una incidencia y, aparentemente, había sido dispersada o controlada por personal de la Provincia. Indicó que después paso a jurisdicción de la Comisaría 30, que se desplazaron móviles y que hubo una separación de los grupos. Refirió que quedó personal identificado como de la Unión Ferroviaria sobre las vías y a 200 o 300 metros estaba el personal de tercerizados y agrupaciones gremiales y políticas. Relató que tenían información respecto a que iban a realizar una asamblea y se desplazarían a Estación Constitución. No supo decir cómo se enteró de esta cuestión, si fue por medio de personal de la Brigada del Roca, a través de personal de la brigada de la Comisaría 30 o a través del Subcomisario de la Comisaría 30 que estaba en el lugar.

Adujo que se había determinado que iban a hacer una asamblea y que estaban esperando medios televisivos, especificó que les moduló el Subcomisario que había, en el lugar, medios televisivos. Aclaró que esta anotado que era TN pero resultó ser C5N.

Señaló que la idea de esta gente era hacer la asamblea, hacer una nota periodística y después ir a Plaza Constitución.

Expresó que tomaron conocimiento que había otros tipos de manifestaciones y que tenían mucha gente abocada a distintas manifestaciones, ante lo cual, el Director planificó que la posible hipótesis de conflicto podía ser Plaza Constitución y le ordenó determinar en qué puntos podían restar personal para llevarlo a Plaza Constitución por un posible incidente.

Manifestó que en la Sala la sensación que tuvieron fue que no había una hipótesis de conflicto ahí sino que iba a haber un desplazamiento de esta gente a Plaza Constitución, donde se manitestarían, como ya había ocurrido en otras oportunidades. Indicó que entonces se abocó gente a lo que es Plaza Constitución, se consultó por el estado de las distintas manifestaciones y si se podía contar con personal, es decir, si ya quedaba libre dicho personal. Explicó, que comúnmente lo que se hace cuando se dispone personal y finaliza una manifestación, cómo ese personal queda ocioso es reutilizarlo para otro tipo de manifestación.

Adujo que tenían 7 manifestaciones programadas y creyó que, además, surgieron otras no programadas. Recordó que tenían: una manifestación de la Corriente Clasista y Combativa en jurisdicción de Comisaría 2da. a la Legislatura Porteña, una manifestación frente al Congreso con corte total de la Avda. Rivadavia o Callao, manifestaciones en la Comisaría 1era. con el corte total de Alem, sobre el Ministerio de Trabajo con portuarios posible desplazamiento al Ministerio de Economía y proximidad de Casa de Gobierno y una protesta frente al Palacio de Justicia, aclarando que había personal de infantería, unidad de contención, en la calle Talcahuano. Indicó que, después, fueron surgiendo otras, especificó que en la Comisaría 4ta., Avda. 9 de Julio y Belgrano había un corte total sobre la última avenida efectuado por una agrupación que estaba reclamando en el Ministerio de Acción Social.

Señaló que ese día estuvo colmado de manifestaciones y bastante complicadas, en el sentido que hacían un corte total de tránsito lo que provocaba inconvenientes para todos y ellos debían resguardar edificios públicos como el Ministerio de Trabajo, la Casa de Gobierno, el Ministerio de Economía, el Congreso y el Ministerio de Acción Social, explicando que la problemática era el posible ingreso de los manifestantes a cualquiera de dichas edificaciones.

Refirió que se desplazaron unidades de contención a lo que podía ser un posible conflicto que era Plaza Constitución. Manifestó que después de improvisto descendió personal que estaba en las vías traspasando al personal de Comisarías, logrando enfrentarse con la otra manifestación. Señaló que les llamo poderosamente la atención esta circunstancia, está arremetida, y que no supieron cómo surgió porque hasta lo que se estaba manejando en ese momento no era una posible hipótesis de conflicto. Creyó que ya estaban próximos a desconcentrarse y no recordó si vía teléfono celular o POC habló con Garay consultándole si faltaba mucho porque esta gente había dicho que se iba a tal horario o habían tenido la información que después de la nota periodística se iban y habían transcurrido unos minutos y permanecían. No recordó si les informó que ya se iban, creyó que sí.

Manifestó que ocurrió el lamentable saldo de una persona muerta, heridos y que fue muy chocante para ellos porque no estaban esperando que surgiera eso. Indicó que en las modulaciones, en el propio tono de voz, se puede notar que estuvieron sorprendidos por los acontecimientos.

Expresó que al momento de los hechos su grado era de Subcomisario.

Señaló que las unidades las implantaban acorde al servicio, que si él necesitaba mover una unidad por supuesto tenía que tener la anuencia de sus superiores. Manifestó que él no podía mover las unidades y disponer de ellas libremente. Además, expresó que en una manifestación pública de este tipo ni siquiera tenía potestad el Director -quien era su superior y de quien recibía las ordenes- para mover la fuerza, acercarla a la manifestación, o utilizar las unidades de contención. Manifestó que la potestad en estos casos se la daba el Jefe de Policía al Director porque era quien recibía la orden política. Explicó que no todas las manifestaciones, no todos los cortes, se manejaban de la misma forma. La policía no actuaba de la misma forma en todos los cortes, debía esperar la decisión política del Ministerio. Indicó que esto lo informó por haber estado ahí y haber recibido directivas del Jefe y por haber escuchado al Director quien, cuando se le transmitían las directivas de los que estaba pasando, modulaba a la Jefatura para pedir órdenes. Aclaró que se refirió pura y exclusivamente a estas manifestaciones públicas o cortes. Señaló que había orden en algunos cortes de directamente desalojar la vía pública mientras que en otros no. Expresó que no sabía cuál era el interés político y aclaró que él no tenía por qué analizarlo.

Adujo no conocer a ninguno de los ferroviarios que han sido procesados no sabiendo si alguno de sus Jefes los conocía. Indicó no haber escuchado comunicación, ni antes ni después de los hechos, en la cual, algún grupo sindical ferroviario les haya pedido modalidad de actuación.

Expresó que su Jefe directo era el Comisario Mayor Lompizano y que el conflicto fue muy rápido, tan rápido que no pudieron determinar en ese momento si había algún herido. Recordó que Garay moduló que había un posible herido de bala, aclaró que no lo pudieron determinar y que era por referencia de lo que le habían dicho pero igualmente se mandó la ambulancia de SAME por las dudas y el apoyo requerido por ese enfrentamiento. Señaló que el Director estaba haciendo comunicaciones y estaba desplazando personal al Argerich, más precisamente al Jefe de la Comisaría 24. Adujo que a través de Comando Radio Eléctrico, les informaron que un motociclista pedía autorización para apoyar a una ambulancia que llevaba un herido al Argerich, aclarando que se le dio autorización para que acompañe porque la ambulancia se había quedado sin sirena. Señaló que se mandó al Jefe de la Comisaría 24 al Argerich, no recordando sí el que se comunicó con este fue el Director o ellos. Indicó que luego apareció por los medios que había un posible muerto.

Explicó que ellos recién se enteraron que había heridos cuando arribó el personal al Argerich y cotejó que los había. Manifestó que en dicha oportunidad se enteraron que una persona había ingresado fallecida y adujo que todo esto ocurrió muy rápido.

Refirió que en la Sala de Situación no había segundo Jefe, precisando que él era un oficial con jerarquía de Subcomisario que estaba a cargo de una de las guardias de la Sala de Situación.

Señaló que hubo un cambio tecnológico después de este hecho en la Sala de Situación, habiendo incorporado más bajadas de video. Adujo que en aquel momento había solamente 6 bajadas, es decir, que se podían ver 6 canales distintos. Explicó que las imágenes llegaban a una sala de video que no dependía de ellos, que estaba en la Superintendencia de Comunicaciones, y desde allí les enviaban las imágenes pero solamente podían ver 6. Indicó que según se enteró han comprado una matriz que en su momento valía 15 mil dólares, con lo que aumentaron la capacidad y estimó que ahora tienen el doble de imágenes. Con respecto a las modulaciones creyó que se siguen manejando de la misma manera, aclaró que había 4 frecuencias disponibles pero todo se manejaba por una sola. Señaló que a veces se hacía bastante complicado escuchar, atender a todas las manifestaciones, tratar de recibir información de todas ellas, retransmitirla, volver a transmitir. Respecto a la cantidad de personal, refirió que según le han comentado ha aumentado.

A pedido de su letrado defensor se reprodujo el audio de las modulaciones que se efectuaron desde la Sala de Situación y el señor Echavarría individualizó cuales formuló.

Manifestó que los móviles de la Comisaría 30 estaban simplemente haciendo un cordón y para trabajar o restablecer el orden o dispersar o controlar una manifestación que se iba de su cauce no podían actuar, explicando que quien debe intervenir es el personal capacitado. Indicó que la presencia de los móviles en el lugar fue tan urgente que se mandó móviles de Comisaría por la incidencia y permanecieron en el lugar, agregando que no había gente pura y exclusivamente para mandar para una manifestación porque no se tenía prevista esa manifestación en ese lugar en ese momento.

Señaló que no había una hipótesis de conflicto, si bien personal de la Unión Ferroviaria quería evitar un corte de vías, habían logrado su cometido, habían llegado primero y habían ocupado el lugar. Manifestó que desde las 12.40 horas ya sabían que el Partido Obrero iba a hacer la asamblea y se iba a dirigir a Constitución porque era lo que habían informado en un principio. Aclaró que desde esa hora lo sabían y que estaban a 200 o 300 metros, por lo cual, fue sorpresivo lo sucedido.

Explicó que no recibió ninguna orden con respecto a tal o cual circunstancia en relación a este tipo de manifestaciones y señaló que antes de movilizar una fuerza y ponerla cerca de una manifestación pública de esta índole deben de pedir autorización, la cual creyó que no dependía solo del Director sino que este también tenía que pedir autorización. Adujo que políticamente, en una de esas, no querían la demostración de fuerzas policiales frente a una manifestación del Partido Obrero. Señaló que seguramente esa orden en este caso existió pero no llegó a su alcance escucharla.

Indicó que su superior era el Director de Operaciones y a su vez como Jerarquía tenía al Jefe de la Sala de Situación, quien ese día no estaba. Explicó que administrativamente la Sala de Situación tenía un Jefe y tres Subcomisarios que estaban cada uno en una guardia distinta, aclarando que trabajan 24 horas por 48. Señaló que ese día no estaba el Jefe de la Sala y él estaba a cargo una guardia. Especificó que operativamente él dependía directamente del Director de Operaciones y administrativamente no, no tenía función de Jefe de la Sala. Indicó que para ese momento el Jefe de la Sala de Situación era el Comisario Berart.

Respecto a la expresión "nos replegamos" indicó que tal vez no haya estado bien empleada semánticamente. Adujo que lo que se quiso decir fue mantener una distancia, porque el personal armado no podía tomar contacto directamente con la manifestación. Aclaró que hasta ese momento no se sabía si se había producido el desborde, la alteración al orden público, pero de producirse ese personal no podía actuar porque estaba armado. Señaló que si estaba ocurriendo el desborde lo mejor era mantener replegado y a distancia al personal para que no tome contacto, hasta tanto se clarifique la situación y se mandé o no al personal de apoyo, se desplace o no la fuerza, reiterando que debían esperar órdenes para poder hacer aquello.

Indicó que no podría responder si las imágenes de la Unidad Móvil Satelital llegaban a la Sala de Situación en tiempo real, aclarando que no dependía de ellos sino de la Sala de Videos. Especificó que la señal llegaba a la Sala de Videos y desde allí se las transmitían a ellos, no sabiendo si lo hacían en tiempo real. Asimismo, tampoco pudo contestar si se interrumpieron o no las señales con respecto a esa unidad.

En relación al video de la Unidad Satelital señaló que parte de las imágenes las vio pero no todas. Aclaró que había imágenes que no las recordaba. Especificó que desde que se instaló la Unidad Satelital vieron al personal de la Unión Ferroviaria y vieron la ubicación a 200 metros, por lo cual, en algún momento vio imágenes pero no pudo confirmar que las haya visto a todas, así como tampoco si se cortó la imagen en algún momento. Adujó que sí vio la ubicación, que era el lugar habitual donde se ubicaba la Unidad y que aproximadamente giraba el domo a 200 metros. Recordó que en una de las modulaciones se informó que venía un grupo y no sabían a cuál pertenecía. Señaló que en ese momento en las modulaciones uno levanta la imagen y pide, en una de esas, que le hagan un acercamiento. Explicó que tenía un Oficial de Comunicaciones que era el enlace, que le solicitaba a este Oficial, quien a su vez se comunicaba con la División Videos, y video ubicaba que es lo que tenía para luego comunicarse con la Unidad Satelital y, recién, entonces, le hacían un zoom, no pudiendo precisar cuánto demoraba esto pero aclarando que ese era el procedimiento. Especificó que pidieron que se haga un acercamiento para ese grupo, pero nunca lo pudo ver, no llegó, él no lo apreció, no llegó el zoom de la Unidad Satelital a ver a ese grupo. Manifestó que después se descartó, era de la Unión Ferroviaria, por lo que no había ningún tipo de conflicto y, entonces, le restaron importancia.

Expresó no saber que significa captar imágenes a cuadro abierto e indicó no haber dado una orden de este tipo.

Se le exhibió parte del video de la UMSAT y respecto a la incidencia en el Puente Bosch explicó que la noticia no la recibió él directamente del Comando Radioeléctrico e indicó que él particularmente no le atribuyó ninguna duración. Señaló que entró por otro canal, creyendo que la recibió del Oficial de Servicio de Comando Radioeléctrico el Director y entonces empezaron a averiguar. Adujo que llegaron los móviles, que el Subcomisario de la 30 estaba en otra frecuencia y se le empezó a modular. Expresó que les dijeron hay tanta gente de la Unión Ferroviaria sobre el terraplén y creyó que ahí fue cuando le prestaron más atención a las imágenes. Manifestó que había partes de las imágenes donde vio al grupo y además había otro acercamiento donde la cámara enfocaba hacia la Estación Yrigoyen y no se llegaba a distinguir al grupo de 40 personas del que hablaban.

Observando el video que se le exhibió, señaló que si no se equivocó pudo ver al grupo de Servicios Especiales de Ferroviaria e indicó que a ellos no los desplazaron. Aclaró que consta en las modulaciones que a Constitución desplazaron a la unidad de contención 4, a la 6 y a la 7 de otro tipo de manifestaciones. Señaló que hay modulaciones donde puede apreciarse que en la manifestación de Belgrano y 9 de Julio, jurisdicción de la Comisaría 4, se estaba esperando que desconcentre esa manifestación, indicaron que desconcentraban a la una y había pasado dicho horario, por lo cual, se consultó al Comisario Inspector a cargo de ese servicio y les dijo que todavía lo dejen en paz. Adujo que se le volvió a modular para expresarle la necesidad, que se volvió a hacer la consulta con la agrupación la cual termino desconcentrando y creyó que finalmente se sacó una unidad de contención de la Comisaría 1ra. que había terminado, una que estaba libre, los infantes que fueron a Lima y Moreno; es decir, tres Unidades de Contención del centro, que nada tenían que ver con la gente que estaba en Avellaneda.

Respecto al grupo de Servicios Especiales de Ferroviaria no supo decir a dónde se desplazaron, ni por orden de quien lo hicieron. Manifestó que ellos no los movilizaron no sabiendo quien lo hizo. Expresó que la orden de servicio no contenía la totalidad de las fuerzas que fueron destinadas. Señaló que él no tenía la cantidad de personal que iba a ir de la Delegación Avellaneda, ni de la Superintendencia de Seguridad Ferroviaria. Especificó que lo único que tenía era la cantidad de personal de la Superintendencia de Metropolitana, que era la fuerza que estaba en la Estación Avellaneda. Asimismo, indicó que después que sucedió la incidencia sabían de la presencia del personal de la Comisaría 30.

Señaló que lo primero que vieron fue un grupo, que pensaron que pertenecía al de tercerizados pero les dijeron que eran de la Unión Ferroviaria. Especificó que esto consta en las modulaciones, en las transcripciones.

Cuando se enteraron de la presencia del otro grupo, adujo que en principio no dio ninguna directiva al Jefe del Operativo sino que comunicó la novedad al Director. Supuso que el Director hizo saber las novedades a lo que es el Comando Jefatura y no recibió ningún tipo de orden salvo mantener el mismo servicio. Indicó que sí recibió directivas del Jefe del Operativo que, a modo de prevención, iba a colocar un Grupo de Combate en la Estación, como se colocó, aclarando que se hicieron movimientos. Señaló que en una de las modulaciones había un Grupo de Combate que tenía que pasar por debajo del andén e informó que iba a tomar contacto con los manifestantes. Explicó que cuando los Grupos de Combate rozan o pasan cerca de quienes se manifiestan puede generar que estos últimos piensen que los van a reprimir y reaccionan, por lo cual, dicho grupo tuvo que esperar para poder colocarse debajo del andén, a que pasara una manifestación, que creyó que era la de los tercerizados.

Manifestó que la directiva que recibió fue que la fuerza este en apresto para dirigirse inmediatamente a jurisdicción de la Comisaría 30 o a Plaza Constitución. Señaló que el ubicar la fuerza de tal forma se lo ordenó al CGI 4. Creyó que lo que hizo el Jefe del Operativo con el personal de ferroviaria fue desplazar al grupo, pero aclaró que esto no está informado en la transcripción.

Explicó que CGI 4 es una modulación del Oficial que está a cargo de la fuerza, es decir, el hidrante, dos grupos de combate, una unidad de bomberos y un traslado de detenidos. Se le preguntó si ese grupo de combate y los hidrantes en ese momento se desplazaron y respondió que sí, que se le dio el QSL, que comprendió la orden y no le moduló nunca más, por lo que interpretó la orden. Señaló que esa fue la orden que él recibió y que retransmitió al CGI4.

Se lo interrogó respecto a cuántas personas conformaron ese grupo de combate y respondió que ellos no sabían la cantidad pero aclaró que consta en el expediente. Explicó que ellos tenían conocimiento respecto a la salida de un grupo de combate y que el ideal era uno diez, pero no salían siempre de esta manera, sino que a veces estaba conformado por un oficial y seis hombres, por lo cual, no sabían realmente la cantidad pero la responsabilidad pasaba a ser de quien no cumplimentaba lo que tenía que cumplimentar, mandar el personal que tenían que mandar. Aclaró que para él era un grupo de combate, es decir, que tenía la capacidad de disponer de un grupo de combate para disolver y restablecer el orden.

Señaló que ese grupo de combate pertenecía a la Dirección General de Orden Urbano y Federal. Adujo que Servicios Especiales también conformaba grupos de combate pero no supo decir cuál era la instrucción que recibieron.

Expresó que Servicios Especiales también estuvo presente en el operativo. Refirió que tomaron conocimiento de la existencia de medios de prensa, creyó que no se tomó medida de protección contra esos trabajadores y aclaró que no había ningún peligro ya que iban a hacer una nota, era un medio más que iba a una manifestación más, explicando que no se les mandaba personal policial para cubrirlos salvo que lo requieran ellos.

Expresó que él no hace la evaluación de las hipótesis de conflicto. Adujo que le retransmiten cual podría haber sido la hipótesis de conflicto, a donde se dirigían, aclarando que todo esto dependía de la cantidad de información. Especificó que no recibía toda la información pero sus superiores sí, por ello relató que no recordaba por qué medio se fueron enterando. No supo decir si el Jefe de la Delegación Avellaneda se comunicó con el Director, si de la Superintendencia el Comisario Repetto llamó y expresó que se había enterado por haber hablado con un referente que iban a hacer una asamblea y se iban a ir a Constitución, señaló que la verdad no podría decirlo, pero la información llegó a la Sala. Manifestó que el propio Director le dijo que se iban a ir a Plaza Constitución y que no sabía qué elementos tuvo en cuenta el Director para hacer esa evaluación. Manifestó que si supo que se había recibido información porque se moduló y al modular a la fuerza que esté dispuesta para ir a jurisdicción de 30 o a Constitución implicaba que se tenía algún tipo de información.

Se le preguntó quién daba por finalizado un operativo y respondió que a veces había que hacer una evaluación. Señaló que si había manifestantes no se acaba el operativo, que quien estaba en el lugar informaba, por ejemplo, que se iba el último manifestante o que iban a permanecer dentro del Ministerio hasta que los atienda el Ministro. Indicó que, en una de esas, se reducía el servicio y quedaba un personal pura y exclusivamente de consigna, aclarando que todo dependía del servicio pero quien informaba era el que estaba en el lugar y a ese le daban el "ok" desde la superioridad acorde a la información que se recibía.

Adujo que para ellos el operativo nunca terminó, ocurrió la desgracia y los manifestantes se fueron desplazando, una parte se disolvió y otra se dirigió a Corrientes y Callao. Recordó que en dicho sitio fue agredido personal policial que se había enviado para orientar el tránsito. Calculó que para ellos el servicio culminó a las cinco y media, seis de la tarde, después de las conferencias de prensa y la desconcentración.

Indicó que en la Comisaría 30 siguió la parte judicial, adujo que en la jurisdicción de dicha Comisaría quedó personal suficiente para resguardar el perímetro a los efectos que no se pierdan las pruebas.

Manifestó que supo que bajaron, que aparentemente iban hacía el lugar donde estaban los tercerizados y que después se tuvo el pedido de apoyo de Garay. Señaló que entre el pedido de apoyo hay una pausa en la cual se le dijo CGI 4 en apresto, se consultó, le dieron la orden de desplazar la fuerza y se desplazó. Refirió que aparentemente a raíz de ese enfrentamiento surgió el tema del herido, aunque después no lo pudieron determinar. Expuso que estaba muy confuso porque no se encontraba al herido de bala hasta que apareció una modulación en Comisaría 30 de una motocicleta que estaba acompañando una ambulancia que se había quedado sin sirena.

Se le preguntó quién estableció la comunicación vía POC con el Subcomisario Garay y respondió que fue el Principal Conti, aclarando que él estaba atendiendo una modulación de la Comisaría 2nda. No supo decir cuánto duro dicha contacto telefónico. Explicó que no estaba pendiente constantemente respecto a que modulaba el Principal porque tenía que atender otras cuestiones, especificando que contaba con: un cronos -con todos los Superintendentes y el Director-, un teléfono y la modulación. Manifestó que estaba ocupado con una modulación y contestándole al Director quien le informaba lo que tenía que indicarle al de la modulación. Señaló que el POC es un teléfono y creyó que la comunicación que mantuvieron Conti y Garay se debió a que Jefatura estaba pidiendo que cantidad de manifestantes había de cada lado, estimando que debe haber sido algo de rutina del servicio. Refirió que tras ello ocurrieron un montón de acontecimientos y no se fijó en ese momento que hablaron vía POC.

Se reprodujo el registro de audio de las modulaciones efectuadas entre las 12.20 y las 13.18 y el señor Echavarría aclaró cuales fueron efectuadas por él.

Se le preguntó si fue él quién moduló cuando se le indicó a la UC2, que estaba emplazado en Rivadavia y Alem, "venga vía POC con esta Dirección General" y respondió que no fue él. Aclaró que lo de Rivadavia y Alem era el cierre preventivo de la plaza que se hace habitualmente cuando las manifestaciones pasan cerca o van al Ministerio de Economía, especificando que ya tenían directivas de cómo hacerlo y que no fue su voz la que se oyó pero esta cuestión no tenía nada que ver con la jurisdicción de la Comisaría 30. Asimismo, refirió que la voz que se oyó fue la del Principal Conti.

Señaló que Garay estaba abajo y más próximo a la gente del Polo Obrero, mientras que el personal de Ferroviaria estaba con la gente de la Unión Ferroviaria. Adujo, que por lo que se tenía previsto, el desplazamiento iba a ser de la gente del Polo Obrero, de los tercerizados.

Se le preguntó si entre el primer incidente y el segundo dio alguna directiva con respecto al grupo ferroviario y contestó que no creía haberlo hecho, así como tampoco haberla retransmitido y señaló que tal vez se hizo por otro medio.

Se le preguntó por la orden de repliegue de las 13.32.14 cuando ante el pedido de apoyo del móvil 430 la respuesta de la Dirección General de Operaciones fue nos replegamos señor. Indicó que no la dio él y adujo que esa orden la retransmitió el Principal, especificando que era una orden superior y que en ese momento el Director no estaba en la Sala.

Se lo interrogó respecto a cómo pudo haber retransmitido el Director si esa llamada se produjo a los ocho segundos del pedido de apoyo y explicó que había un cronos y que el Director estaba escuchando. Señaló que hay una modulación en la que se nota con mayor claridad esta circunstancia, especificando que él estaba modulando a una unidad de contención y de atrás se pude escuchar "Dale" "Dale Mandala". Indicó que, entonces, a veces en tiempo, puede ser que ocurra lo del cronos y aclaró que el Principal no necesita oír su voz porque escuchó al Director dar la orden. También, explicó que esa directiva es para que el personal se mantenga alejado porque tenía armas de fuego letales.

Fue interrogado respecto a cómo debe resolverse la situación ante información divergente aportada por funcionarios policiales abocados al operativo o al conflicto. Respondió que a veces no había contradicciones y si las había se daban hasta que alguien solicitaba un panorama claro, se explicaba el mismo y se resolvía. Adujo que en este caso una parte pidió apoyó y otra dijo que no. Indicó que la evaluación que se hizo con respecto a ello no la efectúo él sino el Director, quien es el que evaluaba teniendo en consideración toda la información que podía llegar a tener.

Manifestó tener una antigüedad de 28 años en la fuerza, siendo su situación de revista actual disponibilidad. Adujó que en términos prácticos está suspendido, sumariado administrativamente y a punto de dejar la fuerza. Se le preguntó cuánto cobraba estando en disponibilidad y prefirió no responder aclarando que sí cobra.

Se le pidió aclaraciones respecto a la fuerza y se le refirió que ya había indicado que estaba compuesta por un hidrante, bomberos y dos grupos de combate preguntándosele si eso es lo que aparecía indicado como CGI 4. Respondió en forma afirmativa y agregó que también estaba conformada dicha fuerza por un traslado de detenidos. Manifestó que ese fue el grupo que se manejó desde la Sala de Situación. Señaló que, además, había personal de infantería de Ferroviaria, creyendo que había gente de adicional, gente de brigada y personal de Servicios Especiales.

Se le preguntó si los que estaban arriba de la vía, que pudo observar en el video que le fue exhibido, eran los de Superintendencia de Seguridad Ferroviaria y respondió en forma afirmativa. Se lo interrogó respecto al personal de infantería o de Servicios Especiales que pudo apreciarse en otros videos ubicado abajo, atrás de la movilización y señaló que esa era la fuerza número 1, la del CGI 4. Se le consultó dónde estaban esos hombres cuando él dio la indicación de ubicar la fuerza de manera que esté dispuesta para salir hacía Constitución o Comisaría 30 y respondió que estaban en las proximidades de la Estación Avellaneda. Asimismo, no pudo dar mayores precisiones, aclarando que no conocía el lugar y que no tenía una referencia visual de dónde estaba ubicada precisamente. Indicó que anteriormente ya se había entrevistado el CGI4 con el Jefe del Operativo para ubicación de la Fuerza pero él no tenía visión. Expresó que hasta donde tenia entendido la Estación Avellaneda no era jurisdicción de la Comisaría 30.

Respecto al personal policial que caminó entre el paredón y los manifestantes, indicó que era gente de la policía de la Provincia de Buenos Aires, aclarando que él se enteró recién acá que estaban, porque de ello no tenían conocimiento.

Manifestó que la fuerza del CGI 4 estaba en Provincia y cruzó a Capital cuando fue desplazada, cuando se produjeron los incidentes.

Señaló que en principio lo que se tenía como hipótesis de conflicto era que la gente de la Unión Ferroviaria quería evitar el corte de vías, aclarando que estaban en las vías, estaban en el lugar. Indicó que la única observación que tenían en ese momento de dicha gente era de la UMSAT y no tenían ninguna información de desplazamiento. Expresó que en cambio de la otra sí tenían información respecto a que se iban a desplazar.

Explicó que en la Sala de Situación no se discutía se recibían las ordenes y se retransmitían, o se recibían las ordenes, no era una cuestión de discutir. Estimó que cuando el Director bajó había recibido información de los superiores que estaban en el lugar del hecho quienes se podían comunicar telefónicamente con él. Especificó que no se discutía, él no discutía ninguna orden ni ningún criterio con el Director.

Se le preguntó si cuando recibieron la información de "están bajando", esto lo podía oír simultáneamente todo aquel que estuviese escuchando la frecuencia incluyendo al Director, a lo que respondió en forma afirmativa. Se lo interrogó respecto a si a partir de ese momento se produjo algún cambio en las ordenes y contestó que sí, que volvieran, que se impartieran las ordenes al Jefe del Operativo, que no baje más gente y que se reintegren. Estimó que había una modulación que indicaba que se estaban reintegrando.

Preguntado que fue para que diga si se dio alguna indicación concreta respecto a qué hacer para que se reintegren. Respondió que él no dio ninguna orden con respecto a ello y no escuchó que otro la diera.

Respecto a las hipótesis de conflicto señaló que era acorde a quien recibía toda la información y a veces el Director no la tenía. Explicó que, por equis motivo, tal vez el poder político tenía contacto con algún referente del Partido Obrero y le dijeron que iban a hacer. Adujó que un grupo estaba a 200 metros, que iba a hacer una asamblea y que se iba a retirar y el otro que quería evitar el corte estaba en las vías férreas. Manifestó que no había potencialmente al parecer una hipótesis de conflicto, esto él no lo analizó pero se expresó acorde a la información, especificando que no tenía toda la información.

Señaló que fue la primera vez que vio que se produzca una situación como esta entre un gremio y un partido político. Aclaró que si había visto y presenciado agresiones entre un mismo partido político por la ubicación en la Plaza de Mayo.

Refirió que no había protocolo de actuación y que podía hacer mención a lo que le tocó vivir estando en la Sala. Señaló que acá por ejemplo estuvo modulando con el Ministerio de Trabajo porque había un corte total de la Avda. Alem, no recordando quienes se estaban manifestando aunque creyó que eran los portuarios. Refirió que se estaba insistiendo y pidiendo que desalojen por favor y que dejen un carril. Explicó que esa era la directiva que recibía y se insista con el Jefe que estaba en el lugar pidiéndole por favor, por favor. Señaló que en otra manifestación fueron los maestros de Santa Cruz a protestar frente al Ministerio de Trabajo y la Dra. Caamaño, Secretaria de Seguridad, al frente del operativo lo desalojó. Indicó que por ello había cuestiones y mencionó la intervención del poder político, aclaró que la cabeza de la Secretaría de Seguridad o del Ministerio de Seguridad o del Ministerio del Interior iba y daba las órdenes políticas con respecto a si se actuaba o no. Refirió que la policía era un instrumento y esto era lo que quería aclarar con respecto a las manifestaciones políticas y gremiales.

Señaló que cuando habló de decisión política, de órdenes del poder político, se refirió al estamento superior a la Jefatura de Policía e indicó que en su momento lo fue la Subsecretaria de Seguridad, la Secretaría de

Seguridad, el Ministerio del Interior, no recordando quién lo era para el 20 de octubre de 2010. No recordó que directivas dieron si dejar que se corte las vías o no y señaló que la verdad no lo sabía porque las órdenes no las recibía él, pero le constaba que las manifestaciones se manejaban diferente no eran un evento deportivo y la policía era un instrumento con respecto a cómo actuar o dejar de actuar. Explicó que en muchos casos tenían orden del Juez, había orden de desalojo y se demoraba y pasaba en un montón de situaciones. Señaló que la vivió desde los dos lados, estando en la Sala de Situación y estando frente a una manifestación. Adujó que se refirió al proceder y no a casos donde la orden política era contraria a cómo actuar ante la presencia de un delito. Señaló que hizo alusión a que la policía acercaba o mostraba la fuerza, o colocaba vallado, o no dejaba que corten la calle, explicando que las consecuencias después podían ser que sigan queriendo interrumpir la vía pública y sí se producía el restablecimiento del orden tenía las consecuencias políticas que pueden verse en los diarios.

Señaló que se enteró que se había producido un incidente por llamadas del 911 que no recibió él. Aclaró que las transmitía el Oficial de Servicio, entraban por Comando y dentro de las funciones del Oficial de Servicio estaba la de avisarle al Director si había alguna novedad. Explicó que el Director lo bajaba, preguntaban, mandaban y a partir de ahí le pidieron al 430 que les brinde un panorama con respecto a eso. Especificó que esto consta en las modulaciones.

Se le preguntó si para el momento en que ordenó mantener una observación sobre el grupo del Partido Obrero conocía el primer incidente y respondió que interpretó que sí, aclarando que si se la dio al 430, el 430 estaba en el lugar y ya se habían producido los incidentes.

Explicó que las órdenes del día en principio eran directivas generales que se daban después de sucedido un hecho para que no vuelva a ocurrir, aclarando que entremedio no había rectificatorias. Expresó que de las órdenes del día que se citaron había una que decía que el primer personal que estaba uniformado de número 1 podía llevar armas letales. Después había otra que decía que no y señaló que la segunda no decía rectifíquese y déjese sin efecto la orden del día anterior, sino que todas seguían circulando. Adujo que una de las que se citó se correspondía con los días 19 y 20 de diciembre donde la Secretaría o Subsecretaría de Seguridad, recordó que estaba Quantin, pura y exclusivamente por orden de la Dra. Servini de Cubría había dicho que con respecto al aniversario del 19 y 20 de diciembre no se usaran los teléfonos Nextel, por el registro de las grabaciones, porque había surgido un tema, pero era pura y exclusivamente para esos dias. Señaló que esto se confundió y se anexó con la cuestión de los POC. Refirió que había otra de las órdenes del día, la N 184, que fue dictada después que un grupo de combate trabajó mal en un encuentro futbolístico internacional, especificando que se metió a hacer lo que tenía que hacer el personal de infantería, los que estaban vestidos de número 1, los de chaleco naranja. Indicó que eso ocasionó una filmación, una represión del grupo de combate y el Ministro del Interior ordenó que los primeros que estén sean los de número 1. Manifestó que se mezcló todo, se mezcló encuentros futbolísticos con manifestaciones públicas o gremiales. Señaló que las órdenes del día tomadas por partes no sirven de nada. Adujo, que lo hemos visto aquí cuando se les preguntó a los funcionarios policiales por las órdenes del día, ellos solicitaban verlas, porque no tienen rectificatorias y quedan olvidadas.

Refirió que no existía protocolo simplemente las directivas y se actuaba acorde a ellas. Creyó que en la actualidad si existe protocolo aunque que no supo decir si se llegó a aprobar. Expresó que uno para fútbol fue aprobado y otro para encuentros o manifestaciones públicas aún no había sido firmado porque, según le informaron, nadie quería rubricarlo teniéndose en consideración que decía que era responsable la Secretaría o el Ministerio de Seguridad.

Respecto a lo sucedido en la casa de Tucumán refirió que se produjeron daños, hubo personal lesionado y nunca se dio la orden de intervenir o hacer cesar ese tipo de agresiones. Manifestó tener conocimiento respecto a que la policía quiso actuar y no la dejaron.

Sobre la expresión "venga vía POC" indicó que la utilizaron no solamente en la manifestación del 20 de octubre del 2010 sino también en otras. Refirió que era usual, aclaró que vía POC se podían explayar mucho más y no interrumpían las modulaciones. Señaló que tenían 4 frecuencias pero por falta de personal se utilizaba sólo una, entonces todas las manifestaciones estaban modulando en una misma frecuencia y llegaba un momento en que se cruzaban. Aclaró que aunque no haya cruzamientos tal vez él necesitaba entrar a modular con otra manifestación y, por ello, el operador puede decir venga vía POC.

Manifestó que el gran cambió fue el famoso latiguillo "no criminalizar la protesta social" e indicó que aún no entiende que es, pero señaló que no van a las intervenciones con armas letales. Expresó que se esperaba, que se veía que sucedía, que se aguardaba hasta que alguien daba la orden y que particularmente no se reprimían los cortes, que se trataba de consensuar. Aludió a que en la Comisaría 6 desde el principio estaban cortando y le daban la orden de insistirle e insistirle al que estaba a cargo del operativo para que consiga liberar los carriles.

Indicó que se comunicaban con la Dirección General de Comisarías y esta les expresaba desde donde iba a arribar el traslado de detenidos y dicha Dirección no hacía nada más, no emitía un parte informando que había una manifestación en tal lado. Explicó que cuando había una manifestación en una Comisaría el Jefe de la misma recibía el servicio, pero sino la tenían prevista en esa Comisaría no sabían nada e incluso aclaró que estaban en otra frecuencia, por ello, a veces se insistía en que pasen a Metro 1.

Señaló que el personal que portaba armas letales no podía tomar contacto con la manifestación y esto surgía de las directivas ya aludidas. Refirió que en este caso la Comisaria 30 estaba para presencia, para de cierta forma separar, para que vean la presencia policial y ninguno de los grupos ingresase al sector del otro. Adujó que cuando se producía un desorden no podían intervenir, que esa era una directiva clara y que venía del Ministerio. Hizo hincapié en que la gente de los grupos de combate no utilizaba armas letales.

Manifestó que el grupo de combate recibe un entrenamiento, que aunque no es el adecuado, es distinto al que tiene el personal de Comisarias e indicó que es el especificó para el tratamiento de manifestaciones públicas.

No pudo responder cual era el propósito o el fin del operativo dispuesto ese día. Señaló que era una forma de prevención, de contar con personal policial en forma preventiva ante cualquier tipo de manifestación tanto sea en las vías, en el Congreso, en Plaza de Mayo, en cualquier tipo de manifestación. Interpretó que ese fue el motivo, presencia policial a modo preventivo. Especificó que era preventivo, "de que no suceda nada, ningún desmán" o si alguien intentaba cortar las vías se hiciera la consulta y se tenga el personal suficiente para el caso en que un Juzgado ordenase desalojar las vías. Señaló que interpretó que ese fue el motivo, aclarando que no hacía el análisis de los servicios porque no contaba con toda la información.

Teniendo en consideración el fin preventivo aludido y el hecho que las fuerzas con armas letales no podían tomar contacto con las manifestaciones, se le preguntó si analizó, si contempló la posibilidad de colocar alguna fuerza entre los manifestantes y las personas que se encontraban sobre las vías, la cual si tenga capacidad de tomar contacto con los grupos para el caso de desmanes. El señor Echavarría respondió que no le constaba a él hacer dicho análisis. Manifestó que lo único que hacía era informar que recibía, que tipo de información recibía, que era lo que se tenía en el lugar y con qué elementos se podía contar. Señaló que no estaba dentro de sus facultades hacer el análisis respecto a si se colocaba o no la fuerza. Se lo interrogó respecto a quien tiene esas atribuciones, esa potestad o ese deber de contemplar esa necesidad ese imperativo de colocar ese tipo de fuerza y manifestó que en este caso él la orden la recibía del Director. Explicó que el Director comunicaba a la Jefatura de la Institución cuál era la situación, qué información se tenía y a su vez recibía las directivas, aclarando que a él no le informaba cuáles eran, sino que le daban la orden. Supuso que el análisis lo efectúo la Jefatura Institucional y no sabe si tal vez se hizo más allá. Indicó que el 20 de octubre el servicio de la Estación Avellaneda estaba cubierto con el personal que decía la orden y que no se pudo mandar más gente hasta las trece y pico cuando se envió personal a Constitución que era un posible foco de conflicto.

Señaló que muchos servicios, seguramente, no se cubrieron con la necesidad que ameritaban porque se contaba con poca cantidad de gente para las manifestaciones. Adujo que en la Plaza de Mayo había una fuerza y la otra estaba en la Estación Avellaneda, mientras que las unidades de contención estaban en distintos lugares.

Manifestó que por lo que sabía las comunicaciones vía cronos no quedaban registradas e indicó que sí quedaba registro de las modulaciones de la frecuencia.

En el momento preciso en que los ferroviarios bajaron de las vías y se dirigieron al otro grupo de tercerizados, se le preguntó quién era el garante de la integridad física y de la vida de las personas dentro de la fuerza policial? y adujo no saber cómo responder, no saber cómo explicar quién era el garante. Señaló que él en la posición en la que estaba no podía ser garante o garantizar absolutamente nada ante un caso imprevisto y que ante un caso del que no se tenía previsión no sabía decir quién podía llegar a ser el garante. Adujo que desde su posición no veía peligro. Explicó que cuando dijo peligro se refirió a amenaza y que garante es quien garantiza la vida, la salud. Señaló que no estaba facultado para responder quien era el garante o el responsable.

Se le preguntó si desde su perspectiva en ese momento la hipótesis de conflicto seguía siendo la misma, es decir, evitar un corte de vía o había mutado. Contestó que no era la misma, señaló que le parecía que si habían descendido y se dirigían hacia otro lugar era otra la hipótesis de conflicto, aclarando que era un posible enfrentamiento. Se le preguntó que se podía hacer desde su lugar y respondió: mandar el personal necesario. Se lo interrogó respecto a sí eso se hizo y contestó en forma afirmativa. Explicó que había casos que superaban al propio personal policial, poniendo como ejemplo, que si una persona entraba armada a la Sala de Audiencias y quería dispararle a alguien seguramente lo iba a hacer. Se le preguntó si se tomaron medidas de precaución para evitar esa hipótesis de conflicto y respondió que no había hipótesis de conflicto, que a su entender esa hipótesis no existía, especificando que igualmente él no hizo el análisis. Se lo indagó respecto a si en ese tiempo intentó hacer algo y contestó que sí, que se intentó mandar más personal de refuerzo para evitar el choque o enfrentamiento entre estos dos grupos. Se le preguntó si era una medida eficaz y expresó que evidentemente no lo fue porque ya tenemos los resultados. Se le consultó si desde una perspectiva del momento de los hechos era eficaz y respondió en forma afirmativa, indicando que lo era desde su muy limitado punto de vista. Se le preguntó desde dónde iba a ir la gente para evitar que un grupo alcanzase a otro que estaba a 200 metros Cuál era la medida eficaz? y su respuesta fue no lo sé. Manifestó que con estas imputaciones le han causado mucho daño, que no era responsable de nada de lo que se lo acusó y que desde el primer momento siempre estuvo dispuesto a tratar de aclarar las cosas.

El señor Gastón Maximiliano Ezequiel Conti, conforme consta a fs. 1427/1442 (foliatura correspondiente a la causa 3922), el día 3 de mayo de 2011, prestó declaración indagatoria ante la Magistrada instructora, oportunidad en la cual realizó su descargo y contestó las preguntas que le fueron formuladas. Asimismo, en una copia de la transcripción de las modulaciones efectuadas por la frecuencia Metro 1, utilizada en la Sala de Situación de la Dirección General de Operaciones el día 20 de octubre de 2010 con color amarillo identificó aquellas que reconoció como propias. Este documento fue incorporado como parte de su declaración y se encuentra glosado a fs. 1403/1426 de la causa 3922. Con fecha 16 de agosto de 2012 el Tribunal le hizo saber que le recibiría declaración a tenor de lo dispuesto en el artículo 378 del Código Procesal Penal de la Nación e informó que no iba a declarar, decisión que mantuvo a lo largo de todo el debate.

Debemos tener en consideración que Conti en sede instructora refirió ser Oficial de la Policía Federal Argentina ostentando el cargo de Principal. Manifestó que se desempeñaba como operador de frecuencia en Sala de Situación de la Dirección General de Operaciones. Indicó que el día de los sucesos se correspondió con una guardia de la cual era parte, explicando que realizaban un horario de 24 por 48 horas. Señaló que su ingreso era a las 7.00 horas pero era habitual que lo haga con antelación, a las 6.30 horas, para leer los servicios que le daba la División Planificación de Servicios y hacer la solicitud a las diferentes Direcciones, ya sea a la Dirección General de Comisarias o a la Dirección General de Urbano, respecto a la cantidad de efectivos existentes dado las licencias médicas, anuales, etc., que podían ocurrir en ese día para con ellos verificar que los servicios tuviesen el personal que la División Planificación de Servicios había dispuesto.

Recordó que ese dia no hubo ningún tipo de novedad y los servicios fueron cubiertos, circunstancia que se informó al Director General de Operaciones. Aclaró que tomó conocimiento de los servicios en ese momento y no con anterioridad. Señaló que esa mañana habia una gran cantidad de manifestaciones, entre 6 y 8. Adujo que se tomó a la manifestación como una más de las que se estaba produciendo en la Capital Federal.

Señaló que, según recordaba, la orden de planificación de servicio era a los fines de impedir el corte de vias que realizarian tercerizados del Roca. Manifestó que en un momento determinado de la mañana, un Oficial Jefe que se encontraba en el lugar, informó por la frecuencia que en el sitio se habla hecho presente un grupo de la Unión Ferroviaria y otro de tercerizados del Roca. Refirió que esta circunstancia, como todo lo que se modulaba en la Sala de Situación, estaba en conocimiento del Subcomisario, quien escuchaba la frecuencia y, aclaró, que este se la transmitió al Director General de Operaciones. Explicó que el Operador escuchaba y retransmitía a sus superiores lo que iba sucediendo.

Informó que en ese momento, para evitar cualquier tipo de confrontación, sus superiores ordenaron que los grupos de combate se pongan en los andenes y el personal se coloque en el medio para evitar que los grupos entrasen en contacto y se encontrasen alejados, a distancia. No recordó si los tercerizados del Roca estaban arriba o abajo del andén.

Señaló que luego en un momento determinado de la mañana, un Oficial Jefe que estaba en el lugar informó que el grupo de tercerizados se dirigía hacia el lado de las Estación Constitución, por lo cual, sus superiores ordenaron el envio de tres unidades de contención y diez infantes a la dicha Estación, por si estas personas se dirigian alli. Adujo, que con posterioridad un Oficial Jefe de Transporte moduló que un grupo de personas, que provenia de la Estación Yrigoyen, estaba concurriendo al lugar dónde se encontraban los de la Unión Ferroviaria, a lo que le respondieron que eran del grupo de la Unión Ferroviaria y no del de tercerizados.

Manifestó que en esos minutos el Oficial Jefe de la Seccional 30 moduló que los manifestantes tercerizados se iban desconcentrando hacia Provincia, pidiendo en un momento determinado apoyo porque un grupo de personas de la Unión Ferroviaria se dirigia a su posición. Indicó que en forma instantánea respondió el Jefe del Departamento de Control de Lineas que los mismos habian bajado del terraplén pero sin ninguna actitud hostil hacia el resto de los manifestantes. Explicó que todo ello fue transmitido en tiempo real al Director General de Operaciones.

Adujo, que luego en razón de estarse "pisando la frecuencia", explicando que esto significa que cuándo quiere modular no puede hacerlo porque están llamando de otros lados, se le informó al 430 "venga vía POC". Señaló que la comunicación se efectuó porque minutos antes, no recordó cómo, se recibió vía cronos o vía furrilato de la Sala de Situación que Jefatura quería saber cuántos eran en cada una de las facciones, es decir, qué numerario tenía cada una de ellas. Indicó que se le respondió y no recordó que número dio en ese momento.

Señaló que se comunicó "vía POC" con el Subcomisario Garay e informó que el POC era un teléfono celular que tenía la función tipo "Nextel", aunque dicho sistema nunca funcionó como radio sino solo como teléfono. Indicó que POC significa "Push Over Cali" que quiere decir "presione y luego hable".

Refirió que, luego de ello, volvió a modular el 430 que necesitaba apoyo y a partir de ese momento tomaron la frecuencia el Subcomisario Echavarría y el Director General de Operaciones, disponiendo en forma personal y no a través suyo. Aclaró que su función era netamente de interlocutor, él escuchaba lo que le informaban y lo transmitía a sus superiores quienes ordenaban en consecuencia para posteriormente él transmitir dichas disposiciones a quienes se encontraban en el terreno de los hechos.

Adujo que a partir de ahi se quedó compenetrado en las otras 7 manifestaciones. Se lo interrogó respecto a en que horario ocurrió lo que refirió y respondió no recordarlo, aclarando que la Sala de Situación era un loquero y que pasaba volando el tiempo, por lo cual, no se tenia noción del mismo. Asimismo, especificó que la respuesta se podia obtener de las escuchas teniéndose en cuenta el momento en que empieza a modular Echavarria.

Al prestar declaración en sede instructora refirió que para dicha fecha hacia siete años que era operador de frecuencia. Se le preguntó qué preparación se necesitaba para tener dicho cargo y respondió que era un destino más de la Policia Federal. Explicó que alli estuvo asistido por otros Oficiales Jefes que lo fueron preparando para hacer su trabajo y que no habia ninguna capacitación previa. Se lo indagó respecto a quién ordenó a las 12.40 horas que la fuerza esté pronta para salir hacia la Estación Constitución o hacia jurisdicción de la Comisaria 30 y no recordó si fue el Subcomisario Echavarria, el Director General de Operaciones, quien también escuchaba la frecuencia en tiempo real, o si fue él.

Expresó que en la Sala él se sentaba adelante y que allí también estaba el Subcomisario Echavarría, mientras que el Director General siempre escuchaba la frecuencia y le daba las órdenes a través del cronos.

Fue interrogado para que diga si sabía al momento de modular dónde estaban ubicados los grupos de manifestantes y cuántos miembros conformaban a cada uno de ellos y contestó que en un momento dieron un numerario por frecuencia, luego dieron otro y siempre fue informando a sus superiores cómo se iba incrementando ese número.

Se le preguntó cuántos años hacía que era Principal y qué cargo tenía cuándo ingresó a la Sala de Situación, a lo que respondió que ya hacía cinco años y que antes era Inspector.

Indicó que no todos los operadores de la Sala eran personal jerárquico sino que también había Suboficiales, creyendo que ese día estaba de vacaciones el Suboficial Nátoli, por lo cual, había aún más trabajo. Se le consultó si el operador tenía alguna facultad de decisión y contestó que siempre escuchaba, transmitía y esperaba órdenes, excepto en cuestiones sin importancia, como por ejemplo: cuántas personas llegaron al servicio, especificando que era más que nada un chequeo de personal.

Fue indagado respecto a cómo le iba transmitiendo el 20 de octubre de 2010, en tiempo real, al Director General de Operaciones y respondió que le transmitia al Subcomisario y este a su vez al Director, especificando que igualmente el Subcomisario escuchaba la frecuencia y por ello también informaba al Director sin su intervención.

Señaló que nadie le dio la orden de indicarle a Garay que se comunicara "vía POC". Explicó que el POC era un elemento más dentro de la Policia Federal, que los Oficiales Jefes y Superiores poseian uno y dado que la frecuencia estaba saturada por diferentes manifestaciones optó por utilizar este recurso aprobado y provisto por la superioridad. Se le consultó a quien le iba transmitiendo lo que Garay le decía "vía POC" y de quién recibía órdenes respecto a qué decirle a Garay por este medio y refirió que si mal no lo recordaba lo único que se le requirió "vía POC" fue la cantidad de manifestantes al momento de solicitárselo. Explicó que dicha circunstancia fue a requerimiento de Jefatura y fue retransmitido ese numerario a Jefatura, al Subcomisario Echavarria y al Director de Operaciones.

Se le preguntó qué provocó que el móvil 430 luego modulara a través de frecuencia y que no continuara "vía POC". Al respecto, adujo que siempre el 430 moduló vía frecuencia y en esa ocasión, porque la frecuencia estaba saturada, se le solicitó "venga vía POC", aclarando que como en otras manifestaciones esto se hace habitualmente cuando se satura el canal. Creyó que ese día se requirió lo mismo a otros Oficiales Jefes que estaban en otras manifestaciones para dar otro tipo de novedades.

Fue interrogado respecto a qué operador se hizo cargo de las comunicaciones que se recibían por frecuencia de las restantes manifestaciones mientras mantenía contacto vía POC con Garay y respondió que creía que el Subcomisario Echavarría, especificando que no había otro.

Se le preguntó quién recibió la comunicación de Jefatura en la que solicitaron saber cuántas personas integraban cada una de las facciones y señaló que no recordaba si fue por vía cronos por parte de ayudantía de Jefatura o a través del furrilato por parte de Jefatura.

Manifestó que la Sala de Situación estaba compuesta por un Oficial Jefe, que en esta guardia fue el Subcomisario Echavarria, quien tenia un escritorio en la parte posterior con un cronos, que es un aparato de comunicación punto a punto el cual tiene contacto con el Jefe de Policia, el Subjefe, todos los Superintendentes, el Director General de Operaciones y otras Dependencias Policiales. Adujo que en la parte de adelante, habia tres Suboficiales femeninos, denominadas furrieles o furrilatos, cuya función era escribir lo que iba sucediendo y trasmitir en tiempo real las novedades que se iban suscitando en los servicios a la Superintendencia de Metropolitana, Sub-jefatura y Jefatura. Además, señaló que al lado de ellas se encontraba él como operador y a su siniestra el Suboficial, aclarando que estaba de vacaciones, por lo cual, dicho puesto se encontraba vacante y del otro lado se ubicaba el Oficial de Comunicaciones.

Se le preguntó en qué consistian las novedades o pedidos que se hacian en las comunicaciones por frecuencia que se estaban recibiendo de las otras manifestaciones al momento en que le indicó a Garay que utilice el POC y contestó que eran informaciones sobre manifestaciones que se estaban produciendo en forma simultánea en el microcentro.

Expresó que su escritorio poseia una madera que lo circunscribía y que detrás de ella había 14 LCD de 42 pulgadas y cuatro pantallas de cine donde se reflejaban las diferentes manifestaciones, por lo cual, no tenía visión sobre una en particular, ni tampoco sobre ellas todo el tiempo, ya que tenía que escribir, leer e informar a sus superiores. Explicó que la visión que tenía sobre las pantallas no era óptima porque lo tapaba la mampara y entonces, se tenía que parar y observar por sobre ella. Además, agregó que estaba con varias cosas al mismo tiempo, indicando que puede ser haya estado mirando la manifestación de la segunda, de la tercera o de la sexta o puede también que haya estado haciendo otra cosa y no haya visto ninguna.

Señaló que lo que se vio por video directo de la policía fue a un grupo de la Unión Ferroviaria que estaba en un vértice del andén y luego en otro momento de la mañana observó a dichos manifestantes sobre el puente Bosch, viniendo de la columna de la Estación Yrigoyen. Según recordó nunca tuvieron imágenes del otro grupo, es decir, del grupo de tercerizados.

Se le preguntó si en algún momento pudo observar alguna situación que le hiciera suponer la posibilidad que hubiera agresiones y respondió en forma negativa. Se lo interrogó respecto a si estuvo presente en la Sala de Operaciones el dia 6 de septiembre de 2010, cuando ocurrieron incidentes en la Estación de Constitución y señaló que no lo recordaba. La Magistrada a cargo de la instrucción le preguntó si tenia comunicación via POC o por cualquier otro medio con el personal encargado de la filmación y contestó que no pero que si la tenia el Oficial de Comunicaciones que se encontraba de nexo en la Sala de Situación.

Expresó que no tenia conocimiento de ninguna de las partes integrantes de la manifestación ni tampoco interés personal ni amistad con ellos, ya sean del Partido Obrero, de los tercerizados del Roca o de la Unión Ferroviaria.

Señalo que no existia ningún grado de previsibilidad con el accionar de los manifestantes y explicó que quizás en una manifestación de diez mil personas no habia incidentes pero en una de diez mujeres con chicos, los habia y rompian vidrios y agredian al personal policial.

Refirió que en caso de manifestaciones simultáneas no le prestaba mayor interés a una que a otra, aclarando que se daba a todas el mismo trato.

Se le hizo oír la grabación de las modulaciones correspondientes a la frecuencia Metro I y se le entregó una copia de la transcripción de las mismas, en la cual indicó con color amarillo aquellas que efectuó, documento que fue incorporado como parte integral de su declaración.

Se le preguntó por qué motivo a las 13.31.59.1 manifestó "los seguimos porque los del Polo Obrero dicen una cosa y después hacen otra" y respondió que en la desconcentración, como en toda me ifestación, cuando el personal policial se acercaba a los manifestantes para preguntarles qué iban a hacer generalmente decían una cosa y luego hacían otra. Aclaró que esto no ocurría solamente con los del Polo Obrero sino que también sucedía en otras ocasiones.

Fue interrogado respecto a por qué a las 13.32.14.4 le refirió al móvil 430 "nos replegamos señor" cuando este le informó que "la gente bajó de las vi as...necesitar! a apoyo" y contestó que él era un mero transmisor de directivas por parte de sus superiores, por lo cual, estimó que esa pregunta habria que hacérsela a ellos.

Respecto a la modulación que consta como formulada a las 12.58.57.4 señaló que fue efectuada por el Principal Olivera, quien se encargaba de todo lo que tenia que ver con cuestiones técnicas de la Superintendencia de Comunicaciones y que al ver que tanto Echavarria como él estaban ocupados dijo "comprendido" aclarando que no era nada de importancia.

En relación a la modulación de las 13.34.24.9 indicó que el Jefe del Roca moduló sobre el Jefe de Control de Lineas y existe en la transcripción una sola modulación que es la del Jefe del Roca, explicando que eran dos equipos distintos que recibian diferentes comunicaciones, por la misma frecuencia, al mismo tiempo.

Manifestó que en la modulación registrada a las 13.35.13.3 su voz está entrecortada porque iba a ingresar otra comunicación señalando que ese ingreso él lo podia observar en la misma consola donde operaba. Adujo que en ese momento le estaba modulando el 402 a la Dirección General de Operaciones, lo tapó y en la transcripción no está plasmada dicha comunicación.

Refirió que a las 13.44.57.0 quien tomó la modulación, por el radio DGO 1, fue el Director General de Operaciones -el señor Lompizano- quien siguió modulando hasta las 13.46.29.3. Asimismo, indicó que desde ahí quien continúo modulando fue Echavarría, interfiriendo el móvil 402 a las 13.47.20.0 momento en el cual se interpuso en la frecuencia y él le manifestó "QRX" que significa "en espera" para no interrumpir la otra comunicación.

Se le preguntó si observó en las imágenes el enfrentamiento ocurrido a las 12.15 horas y respondió que no por el motivo que plasmó anteriormente sobre la multiplicidad de funciones que cumplía en su lugar de trabajo y porque la mampara le obstaculizaba la visión directa. Asimismo, la magistrada lo interrogó respecto a si luego de anoticiarse de la existencia de personas heridas en el lugar habló "vía POC" con otras personas que se encontraban en el escenario de los acontecimientos y contestó que no lo recordaba pero creyó que no porque no estaba con ese tema. Por último, refirió que al momento de los hechos tenía consigo el teléfono celular cuyo número brindó en sus datos personales.

Debemos destacar que Hugo Ernesto Lompizano, Luis Alberto Echavarría y Gastón Maximiliano Ezequiel Conti no se encontraban en el lugar donde se desarrollaron los hechos que tuvieron por consecuencia la muerte de Mariano Esteban Ferreyra, las lesiones de Magali Elsa Rodriguez Sosa, Nelson Fabián Aguirre y Ariel Benjamin Pintos, sino que estaban trabajando en la Sala de Situación de la Dirección General de Operaciones, la cual prestaba servicios desde el Departamento Central de Policia.

El Comisario Mayor Hugo Ernesto Lompizano ostentaba el cargo de Director General de Operaciones, Luis Alberto Echavarria era un Oficial con jerarquia de Subcomisario que se encontraba a cargo de la guardia de la Sala de Situación al momento en que produjeron los hechos objeto de marras, mientras que el Oficial Gastón Maximiliano Ezequiel Conti ostentaba el cargo de Principal y se desempeñaba como Operador de frecuencia en la Sala de Situación de la Dirección General de Operaciones, encontrándose de guardia el dia de los sucesos.

Hugo Ernesto Lompizano nos informó que el señor Innamorato, quien era el Director General de Transporte, lo llamó para que se ocupe del servicio del 20 de octubre de 2010, expresándole que al dia siguiente en Avellaneda podria producirse un corte de vias, por lo cual, le pidió una fuerza y él ordenó mandarla. Asimismo, refirió que el 19 de octubre entre los, 30 y 40, servicios que le acercaron estaba el posible corte de Avellaneda.

De este modo advertimos que Lompizano tomó conocimiento de la posible interrupción de las vías férreas el 19 de octubre de 2010.

El señor Luis Alberto Echavarría nos informó que tomó el servicio por la mañana y se impuso de las novedades por medio de un Oficial. También explicó que las planillas de servicios reflejaban los distintos eventos que ocurrirían en la Capital Federal. De este modo, consideramos que el Señor Echavarría supo del posible corte de vía el mismo día del hecho.

Por otro lado, Gastón Maximiliano Ezequiel Conti nos informó que su ingreso a la Sala de Situación era a las 7.00 horas pero era habitual que lo haga con antelación, a las 6.30 horas, a los efectos poder leer los servicios y efectuar las solicitudes a las diferentes Direcciones. Asimismo, aclaró que tomó conocimiento de los servicios en ese momento y no con anterioridad. Por lo expuesto, interpretamos que el Señor Conti supo de la posible interrupción de las vias férreas el 20 de octubre de 2010 entre las 6.30 y 7.00 horas.

El 10 de septiembre de 2012 hemos tenido oportunidad de oir el testimonio de Eduardo Carlos Innamorato, quien nos informó que para octubre de 2010 se desempeñaba como Jefe Director del Área de Seguridad General de Transporte. Adujo no haber tenido intervención operativa el dia del hecho aclarando que estuvo en su oficina. Señaló que el dia anterior, cuando se enteró lo que sucederia el 20 de octubre de 2010, dio instrucciones para que se tomaran medidas. Especificó que tomó conocimiento de lo que podria suceder por intermedio del Señor Calleja, quien se dedicaba al análisis de información y creyó que la misma se la había brindado el Comisario a cargo de la Línea Roca. Manifestó que le dio los datos a Lompizano para preparar un servicio preventivo en la Estación Avellaneda y que la Dirección de Operaciones envió un servicio a esa Estación.

En este sentido, se deduce que las palabras de Lompizano encuentran correlato en lo que nos informó este testigo.

El señor Innamorato, además, refirió que cuando el operativo se ponía en marcha todo dependía de la División Operaciones. Señaló que el día del hecho por la mañana concurrió a la División Sarmiento y luego permaneció en su oficina hasta las 21.00 horas, habiendo escuchado las modulaciones de operaciones. Manifestó que la única incidencia de la que tuvo conocimiento fue la que se produjo cuando tiraron piedras, aclarando que en ese momento Premuda desplazó a un grupo de combate y puso fin al problema. También refirió que la Dirección de Operaciones dependía de la Superintendencia Metropolitana y que si escuchaba modulaciones inquietantes podía llamar al Jefe de Operaciones y preguntarle qué pasaba pero no disponer ninguna medida, especificando que no podía sugerir sino estaba en el lugar. Indicó que las modulaciones que escuchó durante ese servicio no le resultaron muy importantes como para intervenir y nos explicó que si había grupos antagónicos se debía poner un cordón entre ambos para evitar enfrentamientos.

El Comisario Mayor Hugo Ernesto Lompizano al formular su presentación espontanea conforme consta a fs. 1158 (foliatura correspondiente a la causa 3922) señaló que "Las directivas y el personal que debía desplazarse quedó instrumentado en el anexo de la Orden N4950 del 2010" la cual adjuntó a su descargo y obra a fs. 1154/1155 de la causa 3922.

La mentada Orden es de fecha 19 de octubre de 2010, fue suscripta por el Comisario Roberto Ezequiel Brondo -Jefe Div. Planificación de Servicios y Reuniones Públicas- y por el Comisario Mayor Hugo Ernesto Lompizano -Director General de Operaciones-. En ella se plasmó: "Se ha tomado conocimiento que el día Miércoles 20 del actual a partir de las 08.00 horas empleados tercerizados del Ex FFCC Roca se concentrarían en la Estación Avellaneda a los efectos de exteriorizar sus reclamos no descartándose el corte de vías férreas. Atento a ello se disponen las medidas de prevención y seguridad insertas en la presente Orden".

Asimismo, en el anexo se señaló que a las 07.00 horas sería el horario de implantación con presentación en la Estación Avellaneda. Se especificó que fiscalizarían el Jefe del Departamento del Control de Líneas y el Jefe de la División Roca. Se dispuso que a cargo estuviera el Oficial Jefe de la División Roca, con personal propio y brigada, y se dejó una nota en la cual se indicó que: "conforme el cuadro de situación solicitará a la D.G. Operaciones el envió de personal y medios a los fines de reforzar las medidas de seguridad en el lugar". Respecto a la Dirección General de Comisarías, Dirección General de Orden Urbano y Federal y Superintendencia Federal de Bomberos se señaló que dispondrían personal y medios para conformar la fuerza. En relación a la Superintendencia Federal de Transporte, Dirección General de Seguridad e Investigación en Medios de Transporte se indicó que debían disponer la implementación de un servicio específico dentro de su respectivo ámbito jurisdiccional ante el posible corte del servicio y/o utilización, por parte de los manifestantes, de formaciones Ferroviarias y/o del Subterráneo para sus desplazamientos. Dirigido a la Superintendencia de Comunicaciones Federales -Cooperación- se estableció que debía disponer el envío de 1 Brigada de Video a órdenes del Jefe del Servicio y, asimismo, se indicó que debía ponerse en conocimiento a la Superintendencia de Interior y Delitos Federales Complejos. Finalmente, se especificó que la fuerza estaría en la Estación Avellaneda a cargo del Oficial Jefe de D.G. Orden Urbano y Federal e integrada por: 2 Grupos de Combate, 1 Hidrante, 1 Transporte de Personas y 1 Autobomba Liviana.

La Orden 4950/2010 es la que Lompizano señaló que le acercaron el 19 de octubre de 2010 y fue la que Echavarría y Conti conocieron al día siguiente.

El 20 de noviembre de 2012, escuchamos la declaración testifical de Roberto Ezequiel Brondo, quien junto a Lompizano firmó la orden 4950/2010. Informó que para octubre de 2010 era Comisario y estaba a cargo de la División de Planificación de Servicios y Reuniones Públicas. Señaló que se dispuso un servicio pues se les informó que iba a haber una reunión de empleados tercerizados. Adujo que la noticia les llegó de la División Roca o de la Superintendencia de Transporte. Manifestó que la hipótesis era que iba a haber una manifestación con corte de vías, por lo cual, en función de la información con la que contaban dispusieron un servicio. Explicó que cuando se producía una manifestación se enviaba personal de infantería, algún hidrante y otros refuerzos, como un grupo de combate, dependiendo de la cantidad de gente que podría concurrir y de si se preveía algún conflicto con los usuarios del tren o alguna otra eventualidad. Expresó que la idea principal era disuadir con la presencia policial y que no se preveía la presencia de ferroviarios en el lugar. A pedido del representante del Ministerio Público Fiscal se le exhibió el contenido de fs. 381 y ss. del Sumario Administrativo nro. 465-18-000.247/10 de la P.F.A., donde consta la Orden 4950/2010 y reconoció su firma. Explicó que dos grupos de combate, serían unas 20 personas y que se designó a dos sujetos para fiscalizar. Al respecto, señaló que la Estación Avellaneda no tenía muchos lugares para apoyarse porque está fuera de la Capital Federal, por lo cual, pusieron dos Jefes por si se tenían que desplazar. Señaló que Orden Urbano y Federal desplazaba la gente de combate y bomberos los hidrantes, mientras que la Dirección General de Comisarías mandaba gente de dónde había disponibilidad. Adujo que el principio básico de estas manifestaciones era dialogar y disuadir y de esta forma finalizar con la alteración del orden. Manifestó que es una regla de la P.F.A. mantener la seguridad pública y que el helicóptero se enviaba si hacía falta una vista aérea de lo que estaba sucediendo. Adujo que no se esperaba que sea una manifestación de mayor trascendencia. Señaló que se sabía que existían conflictos entre tercerizados y ferroviarios pero si se hubiese previsto que ese día iba a haber conflicto entre ellos se hubiese dispuesto más personal policial. Aclaró que el servicio en la Estación Avellaneda fue uno básico y que una manifestación importante requiere de más personal.

Al formular su descargo Gastón Maximiliano Ezequiel Conti informó que ese día no hubo ningún tipo de novedad, que los servicios fueron cubiertos y que la orden de Planificación era a los fines de impedir el corte de vías que realizarían los tercerizados del Roca. Por su parte Echavarría interpretó que el servicio era preventivo por una posible interrupción de las vías férreas a efectuarse por parte de tercerizados. Asimismo, explicó que por las características del posible corte, la Superintendencia de Seguridad Ferroviaria iba a disponer un servicio acorde, el cual no estaba en la orden de servicio y dependía de la disponibilidad de personal de dicha Superintendencia. Expresó que ellos tenían que implantar una fuerza en las inmediaciones de la Estación Avellaneda, más una Unidad Satelital y video de piso. También informó que el servicio se fue desarrollando normalmente.

Teniendo en consideración que los dichos de ambos no han sido controvertidos, estimamos que el servicio se implantó conforme a lo dispuesto en la orden 4950/2010. Además, así lo confirman los testimonios de: Notarfrancesco, quién se refirió a la fuerza; Antoniuk, Brandán y De Marco quienes hicieron alusión a la implantación de la Unidad Móvil Satelital y David Ismael Villalba quién se ocupó de lo que Echavarría llamó video de piso.

A pedido de las partes se incorporó por lectura la declaración testifical que brindó Ángel Eduardo Notarfrancesco el 18 de mayo de 2011 en sede instructora, la cual se encuentra glosada a fs. 1664/1667 de la causa 3922. Refirió que el día del hecho se encontraba a cargo de una fuerza de la Dirección General de Orden Urbano que estaba compuesta por un grupo de la Guardia de Infantería, un grupo del Cuerpo de Policía Montada, un camión Hidrante y una "Puma" de bomberos que es un vehículo de acción rápida. Adujo que se le ordenó colocarse en punto fijo sobre la Avenida Pavón, en el ámbito de la Provincia de Buenos Aires, a unos doscientos metros de la entrada de la Estación Avellaneda. Manifestó que siendo las 11.30 horas recibió la orden de entrevistarse con el Jefe, Comisario Inspector de Ferroviaria de nombre Mansilla, quien le indicó que coloque a los dos grupos de combate en los andenes, uno en cada uno de ellos. Refirió que transcurridos unos diez minutos sacaron de allí a un grupo, que quedó uno solo para evitar un encontronazo entre las dos facciones antagónicas, aclarando que una se encontraba debajo de la Estación, en la calle, y la otra se estaba juntando en la Estación. Declaró que alrededor de las 13.00 horas hizo el relevo del grupo de montada, que se hallaba arriba de la Estación, por el de infantería. Indicó que, momentos más tarde, tomó conocimiento de unas corridas que hubo, por lo cual, subió al terraplén para indicarle a su grupo que se quedara en el lugar. Adujo que, aproximadamente, transcurridos unos 20 minutos de dicho episodio, la Dirección de Operaciones le indicó que preparase la fuerza, especificando que no sabía si iban a ir a Plaza Constitución o a la zona de Barracas. Manifestó, que con posterioridad, le indicaron que tome la calle donde estaba colocada la fuerza, creyendo que se llamaba frigorífico "La Negra", que era un pasaje que corría paralelo a las vías del ferrocarril. Señaló que le pidieron que cruce para Capital Federal haciendo puesto fijo en la calle Luján, no recordando la artería con la que hacía intersección, pero sí que se encontraba a cien metros del deslinde de Provincia hacia Capital hallándose aún en territorio provincial. Refirió que una vez que ingresó al ámbito capitalino le ordenaron que haga pie a tierra con los dos grupos de combate y colocando a la cabeza a la unidad hidrante avanzaron cien metros y se quedaron allí. Informó que permaneció en el lugar hasta las 16.00 o 16.30 horas, que después se le ordenó concurrir a Ayacucho y Corrientes por una protesta que estaba en Corrientes y Callao, para luego dirigirse a Plaza Constitución. Señaló que en los grupos de combate de Orden Urbano recibían la orden de la Dirección General de Operaciones y si había una orden del Fiscalizador o del Jefe del Operativo, quien la recibía igualmente comunicaba a Operaciones que era lo que iban a hacer o qué era lo que se les había ordenado para que lo aprueben o no. Declaró que era muy raro que haya contradicciones entre Operaciones y el Jefe del Operativo porque éste último hacía lo que le indicaban desde Operaciones, pero en caso que las hubiese se comunicaba y se esperaba la orden definitiva. Se le preguntó si el servicio dispuesto para el 20 de octubre de 2010 era acorde para las características previas que presentaba y respondió en forma afirmativa. Finalmente, señaló que cuando llegó a la calle Luján la única orden que le dieron fue permanecer en dicha arteria, ya que se había tomado conocimiento que los empleados tercerizados y la gente del Partido Obrero se estaban retirando hacía la Avenida Vélez Sarsfield.

Por otro lado, Jorge Omar Antoniuk declaró el 6 de septiembre del 2012. Expresó que era miembro de la Policía Federal Argentina y que para octubre de 2010 se desempeñaba como Jefe de la Central Operativa de Video. Refiriéndose al día del hecho, adujo que se desplazó una unidad satelital y una brigada. Explicó que la unidad satelital era una unidad de exteriores que transmitía en directo a la Dirección de Operaciones. Especificó que se llevaba en un vehículo utilitario y que era como una unidad de exteriores de un canal de televisión. Indicó que disponía de un mástil telescópico con una cámara domo y, además, permitía que una cámara más obtenga otras imágenes. Señaló que lo que se registraba llegaba a la Central Operativa de Video y que la función de su sección era derivar esas imágenes a la Dirección General de Operaciones, la cual les podía requerir, por teléfono o por el POC, determinadas cuestiones referidas a lo que estaban tomando. Explicó que el POC era un teléfono celular pero con alcance interno policial. Señaló que si la Dirección de Operaciones deseaba imágenes diferentes a las que estaban captando se comunicaban directamente con la unidad móvil. Manifestó que una brigada es un hombre, un policía que iba munido con una cámara, quien se presentaba en el lugar indicado y quedaba bajo las órdenes del Jefe del Operativo. Especificó que en este caso se le entregó una cámara a Villalba. Señaló que esa persona grababa en local, es decir, en un soporte magnético. Adujo que cuando el brigadista terminaba su trabajo, dejaba la cámara en la Central de Video y ese material se guardaba en el compilado de imágenes, aclarando que servían como testimonio. Expresó que a veces se desplazaba al video directo y por interés se trasladaba a otro sitio. Señaló que el brigadistas tomaba imágenes para dar luego referencia de lo que había sucedido, aclarando que ese día dicho personal llevaba un equipo POC. Adujo que el brigadista arribaba al lugar y el Jefe del Operativo le indicaba: qué debía filmar y qué posición debía tomar. Explicó que el brigadista, en este caso grabó en un soporte llamado Mini DV, que puede registrar entre 60 y 90 minutos de filmación, aclarando que normalmente cuenta con un solo Mini DV. También refirió que la batería de la cámara podía durar cuatro horas pero esto dependía del estado de la misma. Respecto a la unidad móvil indicó que en ese momento no contaba con un grabador masivo, sí tenía un grabador de DVD con disco rígido y las imágenes de interés se derivaban a una grabadora. Señaló que se grababa a partir del momento en el que aparecían imágenes de interés. Refirió que para poder trasladar el equipamiento de un lugar a otro se debía apagar el sistema y esperar más de 25 minutos a los efectos que se enfrié y luego se debía buscar antena, satélite, siendo muchas cuestiones las que se tenían que considerar. Señaló que el brigadista no filmaba permanentemente y que si se quedaba sin material lo solicitaba a través del POC y se lo hacían llegar. Explicó que este personal dependía de la División Exteriores de Video cuya sede estaba en Moreno 1550, Departamento Central de Policía. Manifestó que normalmente cuando arribaba la unidad satelital se desplegaba y la Dirección General de Operaciones determinaba si la imagen era o no la adecuada.

El 10 de septiembre de 2012 hemos tenido oportunidad de oír la declaración de Orlando Darío Brandán, quién para octubre de 2010 era Principal en la División Exteriores de Video de la Policía Federal Argentina. Manifestó que el día del hecho había implantado una unidad satelital en la Estación Avellaneda y que esto se lo había ordenado Operaciones. Señaló que en horas de la mañana arribó a la calle que bordeaba la Estación frente al Carrefour. Explicó que en su unidad estaba el chofer, un operador y que contaban con antena parabólica, transmisor, receptor, un mástil con un domo y que por satélite enviaban las imágenes a la Central de Policía. Refirió que al llegar al sitio ubicó el móvil en un lugar que permitía que las imágenes fueran transmitidas. Señaló que la gente del operativo era la que le indicaba que necesitaba transmitir y él buscaba el lugar en el que pudiese cumplir con la consigna. Adujo que cuando conseguía las imágenes las chequeaba con la Dirección de Operaciones para que le expresasen si estaban conformes con las mismas. Manifestó no estar seguro pero creyó que habían colocado una cámara de piso en el andén. Refirió que durante todo el servicio su comunicación era con la Dirección de Operaciones a través del trunking y del POC. Especificó que ubicó la unidad satelital en una calle que bordeaba las vías del ferrocarril y el supermercado Carrefour, aclarando que la parte trasera del vehículo estaba orientada hacia el norte. Señaló que el alcance de la cámara domo debía ser de unos 200 metros. Indicó que colocó el camión, instaló el móvil, hizo el enlace e informó que estaba transmitiendo. Adujo que luego le señalaban si las imágenes eran óptimas o no y que nadie le dijo que cambie de lugar. Refirió que entre el personal tenía un camarógrafo con cámara de hombro, el Agente Villalba, con quien se comunicaba vía POC, sabiendo que dicho Agente saludó y se presentó con el Jefe del Operativo. Relató que las imágenes eran recibidas en la Central Operativa de Video y de ahí eran transmitidas a la Dirección General de Operaciones. Adujo que el domo no se podía mover una vez que estaba instalado y que la cámara de piso se podía trasladar según la capacidad del cableado. Refirió que Planificación de Servicios distribuía la orden, que la Dirección de Operaciones había pedido la visualización y que por ello se implantó el móvil satelital. Explicó que para mover la unidad una vez que estaba instalado el servicio necesitaban de unos 30 minutos para desarmarla y luego otra media hora para volver a armar todo. Manifestó que cuando comenzó a transmitir la Central Operativa le informó que estaba todo correcto y que la orden era que se vean las vías del tren y la Estación Avellaneda.

A los efectos de tener un cuadro completo de lo que fue la implantación de la unidad móvil satelital también debemos considerar el relato de Nicolás Alejandro De Marco, quien declaró el día 27 de noviembre de 2012. Manifestó que a la fecha del hecho cumplía funciones como Cabo en la División Exteriores de Video, División perteneciente a la Superintendencia de Comunicación, aclarando que se encargaban de los espectáculos deportivos y eventos masivos donde la superioridad requería algún registro fílmico. Señaló que aquel 20 de octubre llegó a la Estación Avellaneda a las siete de la mañana por una manifestación y posible corte de vías. Adujo que de esta forma concurrió con el camión satelital, explicando que era un camión que emitía imágenes a la Central de Policía, a la Central de Video y de ahí se transmitían a la DGO. Aclaró que el camión se ubicó debajo del terraplén, en la calle del lado del Carrefour y ubicó su cámara MD 9000 con un trípode en el terraplén. Adujo que el brigadista de exteriores de video con cámara al hombro lo ayudó con el tendido del cable. Manifestó que estuvieron juntos un rato y luego el brigadista se fue a presentar con el Jefe a cargo del Servicio. Indicó que lo que filmó ese día lo documentó en un casete, que su cámara se encontraba en el andén, que lo que registraba iba a la Central Operativa de Video y luego a la DGO. Señaló que la cámara del señor Villalba no transmitía al Departamento de Policía, sólo quedaba la filmación registrada en un casete, Mini DV. Expresó que él cubría el espacio del andén y que lo que sucedía abajo no lo podía ver. Asimismo, indicó que la UMSAT no tenía una mejor imagen, ya que estaba debajo, y captaba 4 o 5 metros por sobre la ubicación de su cámara, habiendo 8 metros del terraplén hacía abajo.

Respecto a David Ismael Villalba en primer lugar debemos tener presente que hizo uso de su derecho de no manifestarse a lo largo del debate. Sin embargo, en sede instructora el 4 de mayo de 2011 prestó declaración indagatoria conforme consta a fs. 1485/1502 (foliatura correspondiente a la causa 3922). En lo que aquí nos interesa destacamos que en dicha oportunidad declaró que se desempeñaba en la División Exteriores de Video y que el día de los hechos objeto de marras había ingresado a las 7 de la mañana a la División. Señaló que cuando ingresó se encontró con el Oficial de Servicio suyo, el Inspector García, quien le pidió que preparase una cámara para un servicio en la Estación Avellaneda. Explicó que, entonces, fue al pañol de la Central Operativa de Video y le pidió al pañolero: la cámara, dos baterías, el casete, campera y gorra de Policía Federal, el bolso y un POC, especificando que esos eran los elementos que siempre llevaban a un servicio. Indicó que probó la cámara con el casete que le dieron debido a que son regrabables, para ver si tenía buen video y buen audio. Manifestó que tras comprobar que todo estaba en orden se dirigió a su División y le refirió al Inspector García que ya tenía todo para ir a la Estación. Indicó que llamó al móvil de la Dependencia y fue trasladado a la Estación Avellaneda, llegando al lugar aproximadamente a las 7.30 de la mañana. Manifestó que el móvil se retiró e ingresó al hall de la Estación Avellaneda, encontrándose con dos policías uniformados. Señaló que se presentó y les preguntó si había gente del servicio en la Estación, a lo que le respondieron que estaban solos. Expresó que habló vía POC con su Jefe de Servicio quien le pidió que se corra hasta el mercado Carrefour con la fuerza de combate. Señaló que se quedó con dicha fuerza aproximadamente media hora, hasta que se comunicó con él el Inspector García quien le indicó que se traslade atrás de Carrefour donde se encontraba la unidad móvil satelital. Adujo que cuando llegó a la UMSAT saludó a la gente que estaba adentro y el Principal Brandán le preguntó si ya se había entrevistado con el Oficial a cargo del Servicio. Manifestó que le respondió que no, porque no lo había visto y entonces le señaló y le dijo que "el hombre que está de traje sobre el andén, ese es el Comisario". Explicó que se dirigió, subiendo el terraplén, a entrevistarse con el Comisario quien se encontraba con el trunking. Expresó que se presentó y pidió directivas y le indicó que filme en caso de incidentes. Adujo haberle preguntado el motivo del servicio y la respuesta que obtuvo fue que había un grupo de ferroviarios que querían evitar que se cortasen las vías y otro grupo de manifestantes que querían cortarlas. Manifestó que le preguntó respecto a donde debía ubicarse y le indicó que permanezca sobre el andén. Asimismo, adujo que le señaló al Subcomisario Premuda, quien se encontraba a unos metros, diciéndole que se quede cerca de él. Expresó que se presentó ante el Subcomisario y le pidió directivas, obteniendo como respuesta que por el momento se quede ahí. Señaló que le consultó si debía identificarse porque llevaba chaleco y gorra en el bolso y le respondió que por el momento no. Refirió que durante la mañana estuvo todo tranquilo y no realizó filmación debido a que contaba con un casete denominado Mini DV de 60 a 90 minutos y dos baterías. Explicó que tenía que economizar porque no sabía la duración del servicio y su directiva era filmar si había incidentes. Señaló que cerca de las 12 del mediodía escuchó los bombos y los cánticos detrás de la Estación Avellaneda. Se le exhibió el video identificado en la prueba con el Nro. 13 (titulo 3) y adujo que en el momento de los cánticos se encontraba en el andén del tren Diesel. Observó que la gente de ferroviaria iba para ese costado, haciendo lo propio el Comisario y el Subcomisario, por lo cual, él fue detrás de ellos y empezó a filmar. Explicó que trabajaba solo, que no tenía asistente, y por este motivo debía estar atento a todo lo que pasaba a su alrededor. Refirió que hizo paneos y que enfocaba a los manifestantes. Explicó que no enfocaba a los de la Unión Ferroviaria porque tenía atrás a la UMSAT que estaba enfocando al terraplén y tenían puesta una cámara fija en el piso con trípode, entonces dichas filmaciones estaban cubiertas por ellos, aclarando que él se dedicaba a lo que pasaba abajo del terraplén. Destacamos que se le preguntó quiénes eran el Comisario y el Subcomisario que estaban siempre cerca de él y respondió que eran el Comisario Ferreyra y el Subcomisario Premuda. Se le pidió que recuerde y explique las ordenes que le dieron los Jefes que estaban con él en todo el transcurso de la filmación, a lo que contestó que cuando llegó la orden de Ferreyra fue que filmará si había incidentes y durante el trascurso no le dieron ninguna directiva aunque permaneció cerca por si le daban alguna.

Atento lo expuesto, podemos afirmar que conforme lo plasmado en la Orden del día 4950/2010 Lompizano, Echavarría y Conti sabían que el día miércoles 20 de octubre de 2010 empleados tercerizados del Ex FFCC Roca se concentrarían en la Estación Avellaneda con el objeto de exteriorizar sus reclamos no descartándose el corte de vías férreas. Asimismo, las medidas de prevención y seguridad que se dispusieron en dicha orden fueron puestas en práctica por la mañana del día del hecho.

Tal como hemos señalado, Lompizano manifestó que con anterioridad a las 12.15 horas lo habían puesto en conocimiento de la presencia de manifestantes y empleados sobre las vías para impedir el corte. Por su parte, Echavarría indicó que cuando tuvieron las primeras imágenes observaron que había un grupo de ferroviarios y explicó que al principio pensaron que se trataba del grupo de tercerizados pero luego se anoticiaron que era gente de la Unión Ferroviaria. A su turno, el señor Conti expresó que en un momento de la mañana, un oficial Jefe que se encontraba en el lugar informó por la frecuencia que en el sitio se había hecho presente un grupo de la Unión Ferroviaria y otro de tercerizados del Roca. También, refirió que esta circunstancia, como todo lo que se modulaba en la Sala de Situación, estaba en conocimiento del Subcomisario, quien escuchaba la frecuencia, y aclaró que este último se la transmitió al Director General de Operaciones.

De este modo, advertimos que temprano por la mañana del 20 de octubre de 2010 tanto Lompizano como Echavarría y Conti sabían que además de los tercerizados había otro grupo que estaba dispuesto a impedir el corte de vías.

Debemos tener presente las primeras modulaciones que se produjeron por la frecuencia Metro 1 cuya transcripción se encuentra glosada a fs. 1047/1084 (foliatura correspondiente a la causa 3922). En ellas podemos advertir que quien moduló como Avellaneda R1, a las 10:16:17.6, solicitó la palabra indicando: "Delegación Avellaneda a Operaciones". A las 10:16:21.3, Gastón Maximiliano Ezequiel Conti, quien se identificó como D.G.O. 2 le concedió la palabra señalando: "Adelante, señor" y, entonces, a las 10:16:24.9 Avellaneda R1 informó: "Bueno, eh... panorama de la Estación Avellaneda. Eh... sobre el andén 4, eh... más o menos hay un grupo de 25 personas, con banderas enrolladas. Eh... hasta ahora en actitud de espera. QSL hasta ahí?". Posteriormente, a las 10:16:46.5 Conti respondió "QSL hasta ahí" para luego recibir a las 10:16:54.6 la siguiente información de Avellaneda R1: "Vuelvo. Eh, sobre el andén 1 hay un grupo de aproximadamente, también, otras 25. personas con este. con ropa de trabajo perteneciente a la Unión Ferroviaria. Este, esta gente manifiesta que estaría en el lugar, y están cerca del lugar donde se producen habitualmente de, de los andenes. Dicen que esta gente, ellos dicen que estarían para evitar que se produzca el corte por parte de los tercerizados, QSL?". El señor Conti a las 10:17:31.1 contestó "QSL, señor" y a las 10:17:37.9 moduló "Jefe de Control de Líneas" concediéndole la palabra a dicho sujeto. Aclaramos que el Comisario Inspector Luis Osvaldo Mansilla era el Jefe del Departamento de Control de Líneas de la Superintendencia Federal de Transporte (conforme lo indicó en su declaración indagatoria obrante a fs. 1591/1611, causa 3922) y, asimismo, según la orden 4950/2010 era uno de los fiscalizadores del servicio dispuesto para el 20 de octubre de 2010. A las 10:17:42.7 Mansilla modulando como Com. Dig. Rad. 3 le indicó a Conti: "Sí, en QRV" y en el horario de las 10:17:45.3 este último le manifestó: "Bueno, Señor. Según lo informado por la Delegación Avellaneda, ya habría dos grupetes, ahí". El Comisario Inspector, a las 10:17:53.2, le respondió "Bien. Se tiene la información que están a la espera de... de otra gente que vendría de Várela... y también de Lomas de Zamora y Temperley, QSL?", ante lo cual, Gastón Maximiliano Ezequiel Conti le moduló: "QSL. La Unión Ferroviaria que se niega a que realicen estas medidas sobre las vías" y Mansilla le respondió, a las 10:18:09.9: "Sí, similar a la actitud tomada, eh. en ocasiones anteriores en. en el hall central de Constitución". Luego, Conti, a las 10:18:18.1 indicó: "QSL" y Mansilla le respondió "Bueno, eh... de tener otra información, le voy a avisar por este medio" a lo que Conti le agradeció a las 10:18:30.5.

Teniendo en consideración este registro de modulaciones, se deduce que entre las 10:16:17.6 y las 10:18:30.5 la Dirección General de Operaciones por intermedio de Gastón Maximiliano Ezequiel Conti tomó conocimiento de la presencia de dos grupos antagónicos.

Es menester, poner de resalto que Mansilla le indicó a Conti que la actitud era similar a la tomada en el hall central de Constitución y el Principal comprendió perfectamente a lo que se refirió el Comisario Inspector, por lo cual, tenía conocimiento del problema existente entre el personal ferroviario y los tercerizados del ferrocarril. También Conti, y por ende la Dirección General de Operaciones, tomó conocimiento que se estaba a la espera de gente de Varela, Lomas de Zamora y Temperley.

Si continuamos con un análisis temporal preciso de los sucesos, lo cual podemos hacer gracias a los registros que han quedado de las modulaciones, advertimos que a las 10:28:18.6 Mansilla tuvo intensión de hablar con la Dirección General de Operaciones, se le concedió la palabra, y a las 10:28:25.8 moduló: "De su gentileza. Eh... la fuerza que tenemos ubicada acá, sobre la Avenida Pavón. Sería conveniente ponerla en un lateral de acá, interno, de... paralela a la Estación Avellaneda, que es una calle interna donde funcionaba el ex fri... frigorífico La Negra, QSL?". Desde la Dirección General de Operaciones, Conti quien se identificó como D.G.O. 2 en respuesta señaló: "QSL. CGI 4". Esta modulación implicó aceptar la sugerencia de Mansilla y solicitarle a la fuerza que se comunique con ellos. En respuesta, a las 10:28:47.7 quien moduló como C.G.I. R 08 indicó: "Sí, en QRV". Tras lo cual, Conti le pidió: "Por favor. Entreviste al Jefe de Control de Líneas". Luego a las 10:50:47.3 C.G.I. R.08 informó: "Señor, para su conocimiento, de acuerdo a lo hablado con el Comisario Inspector, traslado la fuerza a la calle interna, detrás de lo que era el... frigorífico La Negrita". En respuesta Conti, moduló como D.G.O. R.3: "QSL Señor".

Continuando con el análisis de la modulaciones, tenemos presente que a las 11:06:54.3 Avellaneda R1 señaló: "Bueno, este grupo que se aumentó que ya hay algunos integrantes del M.T.R., se encuentra... salió de la Estación y se desplegó y en estos momentos se encuentra sobre la calle Lebensohn digamos que a unos 150 metros de la Estación Avellaneda ya en calles de la Ciudad Avellaneda se encuentra reunidos cortando la calle este... y todavía no sabemos cuál es la actitud que van a seguir" y desde la D.G.O se respondió: "Bien QSL Señor". Vemos así que en la Dirección General de Operaciones tenían información respecto a que el grupo de tercerizados y manifestantes había acrecentado su número, que habían salido de la Estación Avellaneda y que se encontraban cortando la calle Lebensohn a 150 metros de la Estación.

Destacamos que a las 11:54:19.9 quien moduló como Avellaneda R1 manifestó: "Si vuelvo informó, este grupo que pertenece a tercerizados, C.T.D. Aníbal Verón y M.T.R en un número cercano a los 100 con banderas desplegadas comenzó a circular por la calle Rosetti Eh... por calles internas desconocemos a donde se dirigen" y Echavarría moduló "Bien QSL señor mantenemos una vigilancia discreta con esta Gente". Se encuentra entonces probado que la Dirección General de Operaciones sabía que el grupo de tercerizados y manifestantes había alcanzado un número cercano a las 100 personas y que se estaban desplazando por la calle Rosetti.

A las 12:01:57.5 Avellaneda Rl expresó: "Buena esta gente giro sobre sus pasos y se (ininteligible) calle Sirigone y ahora en este momento se encuentra próximo a los, a los terraplenes de la Estación Avellaneda, creo que la intención era subir, pero se observa que en la punta que se podría acceder a gente de la Unión Ferroviaria QSL?", ante lo cual Echavarría informó "Bien QSL señor mantenemos la distancia por favor". A las 12:06:49.7 el Comisario Inspector Mansilla manifestó: "Para informar que ya un grupo de tercerizados se encuentra en la calle paralela a la vía, acá a la altura del andén 4 y del otro lado se encuentra un grupo de treinta o cuarenta personas de la Unión Ferroviaria a efectos de evitar el corte de vía QSL?" y Echavarría le contestó "Si Señor QSL". Posteriormente, a las 12:10:07.8, Avellaneda Rl refirió: "Este grupo se encuentra pasando el puente Boy a Capital" respondiendo Echavarría "Bien QSL". Luego, a las 12:12:10.7 Mansilla manifestó: "Bueno para su información la gente de la Unión Ferroviaria en forma paralela, con los tercerizados que van por abajo se están desplazando hacia la Estación Hipólito Yrigoyen", a lo cual Echavarría contestó "Bien QSL Señor". A las 12:13:56.7 Echavarría preguntó: "Bien, la fuerza permanece en Estación Avellaneda Verdad?" y le respondió, quien moduló como C.G.I. R 08: "Si, si afirmativo". De este modo apreciamos que la Dirección General de Operaciones tuvo conocimiento respecto a la movilización de los manifestantes en dirección a la Estación Yrigoyen y al acompañamiento que desde arriba hizo el grupo identificado con la Unión Ferroviaria.

No consta en las modulaciones referencia alguna al intentó de subir a las vías efectuado por parte de los tercerizados y los manifestantes que los acompañaron, sin embargo, al respecto debemos tener en consideración lo que han declarado Lompizano y Echavarría.

Tenemos en cuenta que Hugo Ernesto Lompizano manifestó que a las 12.15 horas el Oficial de Servicio de Comando lo llamó y le informó que habían desplazado móviles de la Comisaria 30 por una incidencia que se estaba produciendo. Adujo que le indicó que en algún momento había habido algún apedreo y que luego se estaban desplazando.

Por otro lado, Luis Alberto Echavarría refirió que se enteraron que hubo una incidencia. Explicó que hubo una llamada de emergencia al 911, el cual depende de la División Comando Radioeléctrico y por dicho canal había sido informado el Director quien a su vez les bajo la información a la Sala de lo que estaba ocurriendo, es decir, una incidencia que se había producido entre personal de una manifestación y personal que estaba sobre las vías.

Cabe poner de resalto que el Oficial de Servicio de Comando que informó a Lompizano respecto a la primera incidencia es más que probable que haya transmitido la información que recibiera la División Comando Radioeléctrico a raíz del llamado de Hugo Guillermo Maldonado. Hemos escuchado el testimonio de este último el día 13 de noviembre de 2012. Nos informó que pertenecía a la Policía Federal, que estaba de parada en Luján y Santa María del Buen Ayre y que el día del hecho alrededor de las 12:00 horas, cuando caminaba por Luján hacia el Puente Bosch vio que un grupo lo cruzó y otro estaba sobre las vías. Señaló que quedó en el medio de ambas facciones y que tocó su silbato pero no obtuvo respuesta. Asimismo, indicó, que alrededor de las 12:05 horas llamó desde su celular pidiendo apoyo al 911 y comenzaron a intercambiarse piedras, aclarando que el intercambio fue en Luján y la calle que entraba en el puente Bosch. Manifestó que luego arribaron 3 móviles uno de ellos con el Subcomisario Garay y lo enviaron a dirigir el tránsito a San Ricardo y Santa María del Buen Ayre.

De esta manera tenemos por acreditado que la Dirección General de Operaciones supo del primer incidente en el cual se produjo un apedreo.

Retomando el análisis de las modulaciones ponemos de resalto que a las 12:18:10.3 pidió la palabra quien moduló como Cria. 30 R14 señalando: "Brigada de Comisaría 30 a Operaciones". Es decir, que ya en este horario en la Dirección General de Operaciones tomaron conocimiento de la presencia de gente de la Comisaria 30 en el lugar del hecho. El 28 de agosto de 2012 hemos oído el testimonio de José Alberto Ortigoza quien nos informó que para el 20 de octubre de 2010 cumplía funciones en la Brigada de la Comisaria 30 y nos indicó que él moduló como Cria. 30. R14. Gastón Maximiliano Ezequiel Conti le concedió la palabra a Ortigoza y este a las 12:18:15.4 refirió: "Bueno me encuentro Lujan y Algarrobo QSL? tengo un grupo de manifestantes que venía de Provincia" ante lo cual el Principal Conti le respondió: "QSL, la información se canaliza por el Jefe del Departamento Control de Líneas". Luego Ortigoza le indicó: "Bueno le informó que estoy en Lujan y Algarrobo frente al grupo de manifestantes Polo Obrero QSL?". En respuesta Conti manifestó: "QSL" y preguntó: "Usted está en la Estación Yrigoyen?", aclarándole Ortigoza: "No seño estamos en inmediaciones de Estación Yrigoyen esto es Algarrobo... eh".

Posteriormente a las 12:37:21.3 Mansilla modulando como CDR3 indicó: "Bueno el grupo de tercerizados, se encuentra por la calle Luján a 200 metros de la vía del Ferrocarril Roca, están deliberando ahí a ver el itinerario a seguir QSL?" a lo cual Echavarría respondió "Bien, QSL Señor". Advertimos de este modo que la Dirección General de Operaciones supo que los manifestantes se habían alejado de las vías férreas.

Luego, en el horario de las 12:38:48.7 el Subcomisario Rolando César Garay, quien se identificó como Cria 30. R 02 moduló: "Bueno señor, tengo en Santa María del Buen Ayre y Luján tengo un grupo de 60 integrantes del Polo Obrero QSL hasta ahí?" respondiendo Echavarría "Señor. QSL hasta ahí". Apreciamos en forma indubitable que al menos desde este momento la Dirección General de Operaciones tomó conocimiento de la presencia de Garay en el lugar.

A las 12:39:00.2 Garay moduló: "Hasta el momento permanecen en la esquina sin ninguna actitud. Después tengo la gente acá en las vías arriba del puentecito lo que sería puente Bosch y las vías" y Echavarría respondió: "Bien, QSL señor. Mantenemos una observación, con respecto a la gente esta del Polo Obrero. Aparentemente irían a una asamblea y no sabemos bien el itinerario a seguir. Mantenemos una observación directa sobre esta gente por favor". Ante esta orden el Subcomisario Garay respondió: "QSL". Advertimos así que la Dirección General de Operaciones aún no sabía bien el itinerario a seguir por parte de la gente que individualizaron como del Polo Obrero.

Con posterioridad, a las 12:40:15.7 el Subcomisario Echavarría, indicó: "Tenemos eh, ubiquemos la fuerza, de manera tal que estemos pronto para salir, para lo que es Estación Constitución o Jurisdicción de treinta, si es necesario". Inmediatamente, quien se identificó como CGI R08 señaló: "Esta ubicada para ese menester, eh".

A las 13:15:59.1 Garay moduló: "Señor informó que en Luján y Santa María, Santa Elena perdón, donde está el grupo del Polo Obrero se hizo presente medios periodísticos TN", respondiéndole Conti "QSL". Es decir, que la Dirección General de Operaciones también tomó conocimiento de la presencia de medios periodísticos en el lugar del hecho.

En el horario de las 13:24:59.7 modulando como Belgrano R4, Luis Osvaldo Mansilla solicitó la palabra señalando: "Control de Líneas, Operaciones" y a las 13:25:04.7 manifestó: ahí se observa que se bajaron en la Estación Yrigoyen en dirección a Avellaneda un grupo de cuarenta personas que viene caminando por las vías... pero vamos a tratar a ver de qué grupo son", a lo cual Conti respondió "QSL". Inmediatamente después, a las 13:25:23.0 Jorge Raúl Ferreyra, identificándose como Roca Rl moduló: "Roca a Operaciones es gente de la Unión Ferroviaria señor". Luego a las 13:25:28.4 el Comisario Inspector Mansilla manifestó: "Bueno QSL interpretado, interpretado" y a las 13:25:33.2 Conti agradeció. De este modo, la Dirección General de Operaciones recibió información que le estaba indicando que el grupo de gente identificado con la Unión Ferroviaria se incrementaba en cuarenta personas.

Después de ello, a las 13:29:09.2 el Principal Conti indicó: "Jefe de Control de Líneas" dirigiéndose de este modo a Mansilla quien le respondió "Si en QRV" ante lo cual el Principal refirió "Señor Bueno ahí en Hornos y Brasil eh... ya hay va haber tres Unidades de Contención y Diez Infantes... ya una Unidad se hizo presente en el lugar". Atento, el relato que formularon los integrantes de la Dirección General de Operaciones al prestar declaración indagatoria interpretamos que le indicó a Mansilla que tenían al mentado personal que respondería ante un posible traslado de los tercerizados y manifestantes a Plaza Constitución.

Posteriormente, a las 13:29:33.3, el Jefe del Departamento de Control de Líneas manifestó: "El panorama acá es igual eh... el grupo de tercerizados se encuentra a doscientos metros de... la vía del Roca y el Puente Bosch y acá permanece gente de la Unión Ferroviaria y nosotros", asimismo, a las 13:31:10.5 moduló: "Ahí se está moviendo el grupo que estaba a distante doscientos metros que son los de los tercerizados, aparentemente se irían para el lado de Provincia, no para el lado de las vías, QSL". De este modo, vemos que la Dirección General de Operaciones supo que el grupo de tercerizados se estaba retirando lo cual fue confirmado por el Subcomisario Garay, quien a las 13:31:51.2 indicó: "Bueno la gente del Polo Obrero se empieza a movilizarse, se va retirando del ámbito Ferroviario". La respuesta que Garay obtuvo de Conti, a las 13:31:59.1 fue: "QSL los seguimos eh... los seguimos porque los del Polo Obrero nos dicen una cosa y después hace otra".

Transcurridos unos segundos, a las 13:32:06.4 el Subcomisario de la Comisaria 30 señaló: "430, la gente de... bajo de las vías eh... necesitaría apoyo" y Conti contestó: "Nos replegamos señor eh...". Esta fue la forma en que la Dirección General de Operaciones conoció el descenso de los Ferroviarios y quien estaba en el medio de las dos facciones era Rolando César Garay.

Respecto a la intervención de Garay destacamos que el Comisario Mayor Hugo Ernesto Lompizano nos informó que los móviles de la Comisaría 30 y el Subcomisario estaban en el lugar en forma preventiva, para hacer el acompañamiento hasta que cambiase la circunscripción y para efectuar cortes vehiculares a fin que no hubiese problemas con los transeúntes. Por su parte, Luis Alberto Echavarría expresó que los patrulleros de la Comisaría 30 estaban simplemente haciendo un cordón. Nos aclaró que para trabajar o restablecer el orden o dispersar o controlar una manifestación que se iba de su cauce no podían actuar y explicó que quien debía intervenir era el personal capacitado. También hizo hincapié en que la presencia de los móviles en el lugar fue tan urgente que se los mando por la incidencia y permanecieron allí.

Interpretamos que la orden de Conti dirigida a Garay en la que le señaló: "Nos replegamos señor eh." era la correcta teniendo en consideración que no podía intervenir. Ahora bien, el problema radica en que conociendo la presencia de dos grupos antagónicos numerosos y sabiendo que se habían producido ya incidentes no utilizaron al personal capacitado para intervenir, el cual seguía ubicado en cercanías al ex frigorífico La Negra.

Luego del pedido de apoyo de Garay, a las 13:32:20.5 el Comisario Inspector Mansilla moduló: "La gente de la Unión Ferroviaria ha descendido a la calle, pero sin ninguna represalia con el otro grupo que está a doscientos metros QSL?", a lo que Conti respondió: "QSL Señor, hablamos con los referentes para que vuelvan a subir al terraplén así esta gente desconcentra con total normalidad". Inmediatamente después, a las 13:32:46.0 el Principal Conti dirigiéndose al Subcomisario Garay expresó: "Si es necesario nos replegamos, esta gente ya está desconcentrando. Interpreto?" respondiendo el Subcomisario de la Comisaria 30 "afirma, está en retirada pero se están replegando los ferroviarios, y se están yendo para aquel lado". Luego el Principal contestó: "Esta bien QSL. A distancia los seguimos a solo efecto de informar".

El Comisario Inspector Mansilla indicó que la gente de la Unión Ferroviaria había descendido a la calle confirmando lo manifestado por Garay, quien por dicho motivo había pedido apoyo, y agregó que lo hacía sin ninguna represalia. En este punto existe una contradicción, como bajaron de las vías Garay solicitó apoyó lo cual denota que no bajaron sin represalia como refirió el Comisario Inspector Mansilla. Luego Garay informó que los tercerizados y manifestantes se estaban retirando pero los ferroviarios estaban avanzando para el lado donde se encontraba el otro grupo. La Dirección General de Operaciones le pidió que los siga a distancia a fin de informar. Cuando se estaba produciendo el avance del grupo identificado con la Unión Ferroviaria y se dirigían hacia donde se encontraban los manifestantes, quienes se estaban desconcentrando, el Comisario Inspector Mansilla, a las 13:34:24.9 moduló: "A veces andan con con gomeras... Operaciones Operaciones, a... el Control de Líneas Operaciones". Realmente no podemos comprender cuál fue la intención de Mansilla al efectuar esta modulación, lo que si interpretamos es que solicitó la palabra, la cual le fue concedida desde la Dirección General de Operaciones y a las 13:34:34.3 informó: "Un grupo de la Unión Ferroviaria en un numero de cuarenta está yendo en dirección a... por la calle Lujan en dirección atrás de esta gente que se está dispersando, avísele al 430". Es menester, considerar que a las 13:32:51.9 Garay ya había hecho saber a la Dirección General de Operaciones que los ferroviarios se dirigían a donde se encontraba el grupo de manifestantes y que cumpliendo con la orden dada por Conti los debía seguir al solo efecto de informar. Por lo cual, no fue coherente la modulación de Mansilla cuando indicó "avísele al 430".

Teniendo en consideración lo requerido por Mansilla, a las 13:34:38.6 Conti dirigiéndose a Garay le manifestó: "430 a distancia" y el Subcomisario de la Comisaría 30 le respondió: "QSL QSL". Tras ello a las 13:35:13.3 Conti le indicó: "430 vía POC venga".

De aquellas comunicaciones que se efectúan vía POC no quedan registros, por lo cual, no tenemos certeza respecto a la temática que trataron en la misma más allá de lo referido por ambos. El Subcomisario Garay adujo que el Principal Conti vía POC le preguntó si sabía hacia donde se dirigían los manifestantes del Partido Obrero y le consultó si tenía conocimiento de un posible traslado a la Estación Avellaneda o a la Estación Constitución. Asimismo, señaló que su respuesta la formuló teniendo en cuenta los dichos de Ortigoza quien le informó que iban a volver hacía la Provincia de Buenos Aires dando por culminada la protesta (véase su descargo obrante a fs. 1503/1511, foliatura correspondiente a la causa 3922). Por otro lado, Gastón Maximiliano Ezequiel Conti, al prestar declaración indagatoria en sede instructora (obrante a fs. 1427/1442, causa 3922) indicó que le solicitó al 430 que "venga vía POC" porque Jefatura quería saber cuántas personas conformaban cada una de las facciones. También refirió que obtuvo una respuesta pero no recordó cual al momento de ser indagado.

Hemos oído a varios testigos que se expidieron respecto al uso que la policía les daba a los teléfonos denominados POC.

El Señor Marcos Andrés Brousson, declaró el 15 de noviembre de 2012. Nos informó que para la fecha del hecho era Jefe del Departamento de Brigada y Eventos de la Superintendencia de Transporte. Manifestó que no estaba vedado el uso del POC señalando que en caso contrario no existiría.

Por su parte Alejandro Recalde, quien para octubre de 2010 se desempeñaba en el Departamento de Investigaciones Administrativas de Asuntos Internos en calidad de Jefe, aportó su testimonio el 30 de agosto de 2012. Refirió que el POC era un teléfono especial asignado por la policía y que de lo que por allí se decía no quedaba registró. Asimismo, expresó que no había protocolos de actuación que determinasen cuándo utilizar el POC y cuando otro medio de comunicación, aclarando que no había ninguna recomendación sobre qué medio utilizar.

El 15 de noviembre de 2012 prestó declaración testimonial Rodolfo Valentín Alí. Indicó que perteneció a la Policía Federal Argentina y que cumplió funciones en la Dirección General de Operaciones. Especificó que estuvo en dicha Dirección desde febrero de 2011 hasta febrero de 2012, habiendo sido su predecesor Lompizano. Señaló que toda la policía usaba el POC, que era un teléfono, el cual se utilizaba cuando no se contestaban las modulaciones por handy. Expresó que el POC lo tenía el policía todo el día, que permitía la comunicación solamente con personal policial y que no existía limitación para su uso. Asimismo, refirió que por comentarios le llegó que por uso y costumbre se decía "venga vía POC", aunque en su gestión esto no ocurrió.

En este sentido también oímos el 7 de diciembre de 2012 el testimonio de Gustavo Luis Carca, quien para octubre de 2010 era Superintendente de Seguridad Metropolitana. Mencionó que la utilización de la frecuencia radial debía ser breve y concisa. Manifestó que por ello se utilizaba el POC o celular, el cual lo preveía la policía, el Estado, aclarando que era un instrumento que se utilizaba para trabajar y que no estaba vedado su uso.

Tenemos presente que Gastón Maximiliano Ezequiel Conti recurrió al uso del POC pero no encontramos en ello irregularidad. Tal como expresó el testigo Carca se trataba de un medio de comunicación provisto por el Estado y como refirió el señor Recalde no había protocolos de actuación que determinasen cuando se debía utilizar el POC y cuando otro medio. Creemos correcta la deducción de Brousson quien manifestó que no estaba vedado el uso del POC pues en caso contrario no existiría.

Al prestar declaración en sede instructora el Principal Conti señaló que con posterioridad a este pedido de apoyo efectuado por el Subcomisario Garay, quienes tomaron la frecuencia fueron el Subcomisario Echavarría y el Director General de Operaciones disponiendo ellos en forma personal y no a través suyo. Al cotejar lo manifestado por el Principal con el registro de las modulaciones podemos afirmar que luego de las 13:40:46:3 no moduló haciendo alusión a cuestiones que revistan interés.

Si observamos el video que filmó David Ismael Villalba (reservado en el sobre 6, video disco 13), el cual tiene un reloj en su margen inferior derecho que da precisión respecto al horario en que transcurren las imágenes captadas, podemos afirmar que a las 13:34 horas el grupo identificado con la Unión Ferroviaria avanzó por la calle Luján en dirección a dónde se encontraban los manifestantes y tercerizados. Asimismo, tras la pausa que efectuó el Agente Villalba notamos que a las 13:39:04 el grupo de ferroviarios ya estaba vol" .endo. Por este motivo, puede precisarse que las balas que impactaron en los cuerpos de Mariano Esteban Ferreyra, Magali Elsa Rodríguez Sosa, Nelson Fabián Aguirre y Ariel Benjamín Pintos fueron disparadas instantes previos a las 13:39:04.

El segundo pedido de apoyo de Garay fue formulado a las 13:40.46.3 y la respuesta de Echavarría: "Bien QSL" fue inmediata, a las 13:40:50.7; sin embargo, ya era demasiado tarde.

Posteriormente a las 13:41:14.6 Echavarría preguntó: "CGI 4?" y quien moduló como CGI R08 le contestó a las 13:41:17.8 "En escucha". Luego el Subcomisario Echavarría le indicó: "En apresto señor" obteniendo como respuesta "QSL". A las 13:41:27.9 Echavarría manifestó: "Bien señor se desplaza Santa Elena y Luján, jurisdicción de Comisaría 30, cruza el puente Bosch la primera es Luján a la izquierda es doscientos metros Santa Elena" y le contestaron "QSL". A las 13:41:44.1 Echavarría ordenó: "Hidrante por delante apoyado por los dos grupos de combate" y segundos después CGI R08 le respondió "Muy bien señor". Estas fueron las directivas que dio Echavarría para disponer el traslado de la fuerza.

Es menester tener en consideración que a las 13:42:13.7 Garay manifestó: "Señor necesito ambulancia de SAME, ambulancia de Same Luján...", ante lo cual Echavarría le preguntó: "Lujan y Santa Elena?" y Garay respondió "Y Santa María, Santa María del Buen Ayre". Inmediatamente después Luis Alberto Echavarría moduló: "Bien QSL señor, que fue lo que ocurrió señor?" obteniendo como respuesta "Aparentemente tengo una persona herida de bala en la pierna". Luego Echavarría expresó: "Bien se encontraron dos grupos antagónicos señor?" a lo que Garay contestó: "Afirmativo afirmativo" y en el horario de las 13:42:57.7 Echavarría indicó: "Bien QSL, ya le estoy mandando una fuerza al lugar ambulancia de SAME y móviles de apoyo".

Destacamos que a las 13:45:03.8 Lompizano le pidió a Garay un panorama y el Subcomisario expresó: "El panorama ahora es calmo pero tengo los dos grupos a unos cien metros de distancia y separando con los móviles". Inmediatamente después Hugo Ernesto Lompizano le señaló: "Bueno ahi te está llegando la fuerza el hidrante adelante y los grupos de combate todo el mundo pie a tierra". Posteriormente Lompizano indicó: "Interpreto CGI 4",

dirigiéndose claramente a la fuerza y quien moduló como CGI R08 contestó: "Interpretado señor". Luego el Comisario Mayor preguntó: "A qué distancia esta del lugar?" y, a las 13:45:37.0, obtuvo como respuesta de CGI R08 "ciento cincuenta metros". A las 13:45:40.4 Lompizano manifestó: "Bueno expectante llega el hidrante en marcha bajan los grupos de combate, y se mantienen expectantes QSL? no sea cosa que después las dos facciones antagónicas se unan para combatir contra nosotros" respondiendo quien se identificó como CGI R08: "interpretado Señor".

Aquí detendremos el análisis de las modulaciones destacando que recién a las 13:45:37.0 la fuerza se encontraba a ciento cincuenta metros del foco de conflicto.

Al observar el video que fue registrado por la unidad móvil satelital (reservado en el sobre 6, video disco 13) apreciamos que son muy pocas las imágenes de utilidad para la Dirección General de Operaciones. En dicho registro fílmico se puede ver una importante cantidad de personas sobre las vías, en un momento determinado se nota que arrojaron objetos y no es mucha más la información que puede extraerse de esta filmación. Teniendo en consideración los dichos de los testigos: Antoniuk, Brandán y De Marco consideramos que no era posible trasladar la UMSAT a otro sitio para captar mejores imágenes.

Debemos recordar que el Comisario Mayor Hugo Ernesto Lompizano nos informó que los Oficiales Jefes que se encontraban en el lugar eran los ojos de quienes estaban en su oficina y justamente por este motivo entendemos que Lompizano, Echavarría y Conti, utilizando principalmente la frecuencia Metro 1, debían intentar obtener la mayor cantidad de información posible de aquellos que se hallaban en el lugar de los hechos para de esta forma conformar un claro panorama de la situación.

Han prestado declaración testifical algunos testigos que nos aportaron precisiones respecto al rol de la Dirección General de Operaciones.

Al respecto debemos hacer alusión al testimonio de Marcos Andrés Brousson, quien relató que la Dirección de Operaciones era la que coordinaba y era con quien Mansilla de alguna manera se comunicaba. Especificó que Operaciones determinaba conforme a la solicitud de Mansilla desplazar la fuerza. Asimismo, refirió que las modulaciones iban a Operaciones y de ahi enviaban lo que se podia mandar de lo que se solicitaba.

Por otro lado, Rodolfo Valentín Ali, indicó que cuando habla un evento de suma importancia que producía cortes de calles o de vias, la Dirección General de Operaciones modulaba y daba directivas al personal que se encontraba en los distintos servicios. También refirió que la Dirección de Operaciones tomaba conocimiento de algún suceso y se armaba un servicio previo.

Tenemos presente que Gustavo Luis Carca señaló que en una manifestación el servicio lo manejaba el Comisario destinado al lugar o el Subcomisario, es decir, quien fue consignado a realizar las tratativas con la gente. Refirió que de acuerdo al grado de conflictividad Reuniones Públicas elaboraba el servicio y explicó que la Superintendencia tenía cuatro Direcciones con un Comisario Mayor, aclarando que la Dirección de Operaciones era donde estaba Lompizano. En relación a la función del Director de Operaciones, manifestó que era la persona que se encargaba de posibles disturbios por reuniones en la calle, manifestaciones políticas, laborales, etc. Señaló que el Jefe de Servicio recogia información la que transmitía a quienes estaban en la Sala y al Director. Adujo que el Jefe del Servicio tenía una visión más acabada de la que tenían quienes estaban en la Dirección General de Operaciones, especificando que había conversaciones que el Director no podía conocer si no se las informaba la persona que estaba en el lugar.

Con fecha 13 de noviembre de 2012 hemos oído el testimonio de Alejandro Alberto Hayet, quien para la fecha del hecho estaba a cargo de la Superintendencia de Asuntos Internos de la Policía Federal. Manifestó que mientras se desarrollaba una situación uno podia guiarse por lo que decia la Dirección General de Operaciones. Adujo que esta Dirección no tenia una visión de todo, pero era una visión diferente a la que tenían quienes estaban en el lugar. Manifestó que los operativos se coordinaban en cabeza de la Dirección General de Operaciones.

Por último, tenemos en cuenta que el 4 de diciembre de 2012 aportó su testimonio Gabriel Oscar Berart, quien para octubre de 2010 se desempeñaba como Subcomisario en la Sala de Situación y nos aclaró que ese dia no cumplió funciones sino que la guardia correspondía a Echavarría. Manifestó que la Dirección General de Operaciones intervenía en estragos y manifestaciones en la via pública. Explicó la información la recibían el Director, el Subcomisario y seguramente toda la Sala.

Tenemos presente que el propio Lompizano informó que coordinaba el tema de las manifestaciones desde el Departamento Central de Policía e indicó que la Dirección de Operaciones era la que coordinaba.

Por su parte, el Subcomisario Echavarría nos explicó como comenzaban sus labores, imponiéndose de las novedades por intermedio de una planilla de servicios donde constaban los distintos eventos que ocurrirían en la Capital Federal y que según la demanda veían la cantidad de recursos con los que contaban. Informó que decían cómo se cubrían los servicios y cuáles eran las siglas que asignaban al personal que se encontraba en el lugar para que efectuasen las modulaciones. Señaló que iban chequeando en forma radial si el servicio estaba implantado y cómo lo estaba.

Finalmente, es menester indicar que el Principal Conti nos informó que el Operador escuchaba y retransmitía a sus superiores lo que iba sucediendo.

Atento lo expuesto, ha quedado en claro que la función de la Dirección General de Operaciones era coordinar los diversos operativos que se producían en el ámbito de la Capital Federal, interviniendo cuando acaecía un evento de importancia que generaba disturbios en la vía pública como cortes de calles e interrupción de las vías férreas.

La Dirección General de Operaciones era la dependencia desde donde se modulaba y se daba directivas al personal policial que se encontraba en los distintos lugares de conflicto y los guiaba.

No podemos aseverar que han sido cómplices del homicidio, no tenemos las pruebas, porque es cierto que la información que les llegaba de parte de la gente que estaba en el lugar del hecho, era incorrecta, era inexacta, los llevaba a yerro, les llegaba información fragmentada, información mentirosa. Nos referimos

especialmente a la frase: "La gente de la Unión Ferroviaria ha descendido a la calle, pero sin ninguna represalia con el otro grupo que está a 200 metros QSL?". Tampoco podemos establecer un acuerdo de voluntades con el personal que estaba sobre las vias. Esta complicidad no está probada, lo que si está probado es que Lompizano debió actuar antes, cuando Garay pide apoyo y Mansilla dice bajan sin represalias, ahi debió mandar el hidrante, ahi mismo debió mandar esa fuerza y no después, después ya era tarde, después era ya para cubrirse. En esta actuación, sumado a lo inadmisible que es que desde Conti y Echavarría se diga yo obedezco órdenes y desde Lompizano se diga yo confió en mi gente, en ese pasarse la pelota, vemos una actuación de los tres que no satisface el requisito del cumplimiento de deber, los vemos incursos en el delito de incumplimiento de deberes del artículo 248 del Código Penal.

Hemos hecho mención detalladamente a todas las cuestiones que llegaron a conocimiento de la Dirección General de Operaciones que permitían presuponer que en forma urgente tenían que enviar apoyó al Subcomisario Garay. Como hemos señalado la Dirección General de Operaciones supo de la presencia de dos grupos antagónicos, tomó conocimiento del crecimiento cuantitativo de los mismos, fue informada del intentó de subir a las vías y del apedreo. También sabía que Garay no podía intervenir si se producían incidentes y que él con sus hombres era quien se encontraba en el medio de los dos grupos antagónicos y no la fuerza especialmente capacitada para intervenir en cuestiones de esta índole. Por ese motivo, el pedido de apoyo de Garay debió ser respondido inmediatamente.

Calificación legal:

Como hemos adelantado no hay prueba suficiente que nos permita adjudicarles complicidad en el homicidio a Hugo Ernesto Lompizano, Luis Alberto Echavarría y Gastón Maximiliano Ezequiel Conti, asi como tampoco en las tentativas de dicho delito.

La querella de Beatriz Otilia Rial estimó que eran participes necesarios de homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas y las Dras. Verdú y Ferrero consideraron que eran participes necesarios del plan criminal que resultó en la tentativa de homicidio calificado por la participación de más de dos personas en perjuicio de sus representados. Sin embargo, no pudieron probar que haya existido un acuerdo de voluntades con el personal que estaba sobre las vias.

El tipo penal previsto en el articulo 80 inciso 6 del Código de forma desde el punto de vista subjetivo exige "que las personas se reúnan a los efectos de matar, esto implica que exista una predeterminación con el fin de realizar el homicidio y con ello aprovechar la disminución de la defensa de la victima" (cfrme. DONNA, Edgardo Alberto, Derecho Penal Parte Especial, Rubinzal-Culzoni Editores, Argentina, 2003, Tomo I, p. 110).

Por su parte, el Ministerio Público Fiscal adujo que Lompizano, Echavarría y Conti eran autores del delito de abandono de persona agravado por muerte y grave daño en el cuerpo y la salud, en concurso ideal con incumplimiento de los deberes de funcionario público.

El abandono de persona agravado por muerte y grave daño en el cuerpo y la salud es un delito doloso. El sujeto activo debe conocer y querer las circunstancias que pertenecen al tipo penal objetivo. "El dolo se debe referir al desamparo de la víctima y al peligro que corre en la situación en concreto" (cfrme. DONNA, ob. cit., p. 388).

"El dolo de puesta en peligro significa, en su faz intelectual, la representación de la posibilidad de que se producirá un peligro de lesión al bien jurídico, y ello significa, a su vez "representación de la posibilidad de que se producirá una lesión"" (cfrme. DONNA, ob. cit.).

"El dolo abarca el conocimiento de la acción típica, sea ésta como desamparo o como abandono, la relación de causalidad que existe entre la acción y la creación del peligro, y las circunstancias que fundamentan el peligro para la vida o la salud de la víctima" (cfrme. DONNA, ob. cit.).

La Dirección General de Operaciones no tenia mucha información respecto a lo que sucedía en el sector de los ferroviarios y desconocía que entre ellos habla personas armadas, por lo cual, no conocían el supuesto desamparo de las victimas ni tampoco el peligro que corrieron en la situación en concreto. Nada nos permite afirmar que se hayan representado la posibilidad de producción del resultado lesivo que finalmente acaeció. Por ello, entendemos que la conducta de los nombrados no encuentra adecuación típica en este delito.

No obstante, como hemos adelantado, lejos estuvo lo actuado desde la DGO de ser irrelevante para la ley penal. En efecto, Lompizano debió actuar ante el primer pedido de apoyó de Garay, cuando lo solicitó expresamente, y entendemos que la participación de los tres no ha satisfecho el requisito del cumplimiento de deber.

El Comisario Mayor Hugo Ernesto Lompizano, en su carácter de Director de la Dirección General de Operaciones, el Subcomisario Luis Alberto Echavarría y el Principal Conti debían coordinar el operativo que se dispuso el 20 de octubre de 2010 en la Estación Avellaneda dándole directivas al personal policial que encontraba en el lugar de los hechos. Regía la actividad de los nombrados la ley 21.965, la cual en su Capítulo II "Deberes, Obligaciones y Derechos" artículo 9 estipula: "El estado policial impone las siguientes obligaciones esenciales para el personal en situación de actividad: a) Mantener el orden público, preservar la seguridad pública, prevenir y reprimir toda infracción legal de su competencia, aún en forma coercitiva y con riesgo de vida".

Hugo Ernesto Lompizano al prestar declaración ante esta judicatura explicó que lo primero que se les enseñaba en las escuelas de oficiales y cadetes era el mantenimiento del orden público y el salvaguardar la vida de las personas aun poniendo en riesgo la propia.

Debían mantener el orden público y preservar la seguridad pública y no lo hicieron.

El tipo penal previsto en el artículo 248 del Código de fondo habilita la aplicación de una codena en aquellos que afecten el bien jurídico administración pública. En este caso Lompizano, Echavarría y Conti de manera clara actuaron contra lo previsto en el articulo 9 inciso a) de la ley 21.965, no ejecutando la ley cuyo cumplimiento les incumbía. "Se trata de una omisión que consiste en la inobservancia de la ley, esto es no hacer, no ejecutar, no cumplir lo que la ley manda expresamente hacer al funcionario dentro de su autoridad funcional" (cfrme. DONNA, Edgardo Alberto, Derecho Penal Parte Especial, Rubinzal-Culzoni Editores, Argentina, 2000, Tomo III, ps. 166/167).

En efecto, es "una forma de omisión impropia, ya que el funcionario está obligado a cumplir con la ley, de manera que tiene en este caso una posición de garantía que surge de la calidad de funcionario..." (cfrme. Donna, ob. cit., p. 167).

"Sujeto activo de este delito solo puede ser un funcionario en ejercicio de su cargo y obrando dentro de su propia competencia" (cfrme. Donna, ob. cit., p. 168) . Es pertinente aclarar que Lompizano estaba ejerciendo su cargo de Director General de Operaciones, Echavarría el de Subcomisario y Conti el de Principal cuando inobservaron la ley.

La figura prevista en el artículo 248 del Código Penal es dolosa, exigiendo dolo directo. Consideramos que Lompizano, Echavarría y Conti tenían conocimiento de la ilegalidad de su accionar al omitir el cumplimiento de la manda prevista en el artículo 9 inciso a) de la ley 21.965 y tuvieron voluntad de oponerse a ella.

Finalmente, destacamos que el delito se consumó en el momento en que se produjo la omisión, cuando la ley debía ser acatada.

En suma, dada la actuación tanto conjunta como sucesiva de los tres intervinientes, somos de la opinión que el haz normativo que el deber les incumbía, los convoca sin posibilidad de eximir, alegando uno que confiaba en sus subalternos, y los otros en cuanto eran meros instrumentos, subordinados, de las órdenes del director. En los hechos, los tres contribuyeron con sus comportamientos a la lesión del Bien jurídico, dada la notoriedad antijurídica de las modulaciones impartidas. Ninguna verticalidad permite ampararse en una suerte de obediencia debida, pues nadie está obligado cumplir una orden contraria a derecho. Ello así, dado que el cumplimiento disciplinado propio de una relación jerárquica cede cuando la instrucción dada es contraria a la legalidad vigente. Vale decir, cuando CONTI y ECHAVARRIA modularon del modo reprochado en las presentes valoraciones, mal pueden ampararse en que allí lo hicieron con el aval LOMPIZANO, pues aún si así fuese debieron haberse abstenido de actuar. De otro lado, LOMPIZANO al asumir él en persona el acto de operador, una situación sumamente excepcional según sus propias afirmaciones, da cuenta que había advertido la irregularidad del despliegue comunicacional de aquellos ambos que lo precedieron en la tarea operacional aludidas. -

De esta forma, se torna evidente que la responsabilidad es conjunta, pues la actuación fue conjunta. En los hechos, operaron CONTI y ECHAVARRIA incumpliendo la normativa enunciada, y LOMPIZANO con su inacción, más con su inusual y excepcional intervención, ha adherido y acompañado lo obrado precedentemente. -

Por todo ello, la concreción de la actuación desplegada, de espaldas al orden normativa, implica la asunción en calidad de autores de todos los que intervienen en la infracción de la norma, sin que la verticalidad administrativa pueda generar en ningún caso, el retroceso del deber legal. Porque justamente, la jerarquía ha sido instituida para asegurar el respeto del derecho, y no a la inversa. -

Palabras finales:

Buena parte de los casos judiciales se resuelven través de prueba de indicios, pues deben gobernar al juez la razón y la lógica, dado que en una concepción racional de la justicia, en especial de las pruebas, el convencimiento que implica la decisión debe ser la resultante lógica de un examen analítico de los hechos y de una apreciación crítica de los elementos de prueba. Se trata de una aspiración a una verdad judicial de carácter impersonal, emplazada en una triple base: la lógica, la psicología y la experiencia general. (Cf. Gorphe, Tratado de las pruebas judiciales).

No se comprendería verdaderamente este caso, si no se repara en la máxima conforme la cual sin motivo no se comete delito, pues ciertos actos implican por ellos mismos una -determinada- intención criminal, res ipsa in se dolum habet. En efecto, no existe acto voluntario sin motivo, el móvil constituye por lo tanto una condición misma de toda infracción intencional. No se resuelve la comisión de un acto delictivo, con las sanciones que acarrea, sin tener a la vista una ventaja, directa o indirecta, positiva o negativa, material o moral, que compense el riesgo de las represión (Gorphe, Tratado..., 283) .

En nuestro caso, no otra explicación tiene la sobreexposición de PEDRAZA en el episodio con RIQUELME, sin lugar a dudas, la ventaja procurada era para él, no llegar a ser alcanzado por la pesquisa, en razón de que efectivamente había formado parte de ese ilícito

Ello así, pues el acusado debe tener una razón particular para cometerlo, pues mientras el motivo es la razón consciente de obra, el móvil es la causa, consciente o no, que lleva a actuar, es lo equivalente a la fuerza motriz. Los juristas consideran el móvil como el fin perseguido por el agente. En ese marco, el indicio se robustece si hay un motivo para cometer el crimen, acumulándose los cargos hasta constituir la prueba suficiente. El método es de naturaleza crítico en el sentido científico de la palabra, pues crítica es la ciencia o arte de adquirir la certeza en los juicios criminales. -

Cuando PEDRAZA, tras la comisión del hecho, le busca al desbordado FAVALE alguien de su entorno que lo contenga, lo hace por una razón de que sí hablaba lo iba a implicar en el hecho, y el cometido era que se mantenga en silencio, y ello se aprecia con holgura en las intervenciones telefónicas. -

Bien decía Bentham, que las inferencias intervienen en toda masa de pruebas, incluso directas, para enlazar sus elementos, formando una cadena, se requiere una obra de razonamiento, hace falta para sentir su fuerza y su unión (tratado de las pruebas judiciales, t.1, p. 401). Vale decir, el análisis de las inferencias requiere descomponer el proceso de prueba, y los procedimientos de prueba combinan la inducción y la deducción, donde toda demostración cabe formularla como silogismo, pero todo descubrimiento se obtiene por inducción.

Visto cada caso individual, el hecho se tornaincomprensible, debemos evitar la fragmentación y analizar lo actuado por FERNANDEZ, de manera conjunta con estos episodios de PEDRAZA, y además con los diálogos entre ALCORCEL y FAVALE, y el denodado esfuerzo de este último por dar con Pablo DIAZ, quien lo había convocado.

De otro lado el método lógico constituye más bien un medio de comprobación, que de descubrimiento y que resulta más utilizable en las operaciones de juzgar que en la de búsqueda de información. Para avanzar hay que construir y para construir se parte de hipótesis. La inducción de asimilación relativa a las semejanzas exteriores, de las cuales no se conoce la razón. En este sentido, el juez forma su convicción con el conjunto de las pruebas que examina en bloque, inmediatamente unas tras otras. Analiza una masa de pruebas para determinar su fuerza probatoria y en consecuencia fijar la convicción personal. -

De lo hecho por FAVALE se induce que eso es lo que esperaba el gremio, pues él todo lo que hacía era para ingresar al gremio.

Un verdadero método crítico de conjunto, se aplica de manera diferente a cada medio de prueba. General para referirnos a la totalidad y sistemático para desprender las relaciones entre todos los elementos. De tales relaciones surge la prueba final. Los elementos de pruebas, frágiles individualmente, por su encadenamiento puede resultar probatorio. Con solo ver el fruto se reconoce el árbol. Los diversos medios de prueba no constituyen compartimentos estancos. Cada uno es elemento de un todo, y ese conjunto da la prueba sintética y definitiva. El examen es incompleto sino se refiere a las relaciones entre las pruebas. De esos vínculos nace la conclusión. Las relaciones no interesan menos que los elementos. La elaboración de las pruebas progresa mediante un doble movimiento analítico y sintético, donde el esclarecimiento de los detalles se esclarece por una visión de conjunto.

Por eso, no solo es relevante valorar los llamados de FERNANDEZ a DIAZ, sino también observar qué hacía DIAZ tras hablar con FERNANDEZ, y luego qué hizo FAVALE tras hablar con DIAZ, y vemos que todo se conecta, incluyéndoselo a ALCORCCEL, en tanto sus comunicaciones antes, durante y después del hecho. Precisamente esto quiere significar tratar de esclarecer detalles por una visión de conjunto.

Ritler considera lograda la prueba cuando cualquier otra solución no sería posible salvo suponer circunstancias por completo extraordinarias y opuestas al curso normal de los acontecimientos. En la prueba indiciaria, las inferencias se apoyan sobre lo que habitualmente sucede.-

PEDRAZA sostiene "mis muchachos no se van a meter", y al día siguiente tenemos un montón de ferroviarios atacando a un grupo de tercerizados en Barracas. Luego DIAZ sostiene que se autoconvocaron, pero todas las personas que los "sacaban" de sus puestos de trabajo, previamente se habían comunicado con DIAZ; o bien con alguien que ya había conversado con él. Entonces, se infiere que la convocatoria fue gestada de arriba para abajo, en un gremio notoriamente vertical. -

La mayor parte de los indicios se enlaza con hechos pasados, conocidos indirectamente a través de las pruebas personales. No obstante, desde el punto de vista cronológico, a los indicios se los divide en antecedentes, concomitantes y subsiguientes, según el tiempo en que se sitúan respecto del delito (Cf. Gorphe, p.223). -

FAVALE anuncia por teléfono que si cae él caen todos. Luego puede ser un infiltrado, puede ser alguien que se excedió. Tras disparar, vuelve al puente de donde partió y levanta los brazos celebrando ante los ferroviarios; entonces, se deduce que hizo lo que esperaban de él. -

Para sacar una conclusión de requiere analizar el conjunto de los hechos, de manera completa. Resulta indispensable ponerlos en orden, colocar cada uno en su lugar. La prueba forma líneas de conexión procedentes de puntos diversos en posiciones colaterales, cada línea de conexión con el hecho principal posee, por sí sola un débil poder de conexión, mas cierto número de líneas entrelazadas forman un nexo poderoso. (Cf. Gorphe, p. 392). -En efecto, la prueba indiciaria o circunstancial comprende toda acción o circunstancia en relación con el hecho y que permita inferir su existencia o modalidades. Los indicios conciernen a cualquier cosa, a todo acontecimiento, a cualquier objeto de la verificación judicial. Uno expresa más bien la cosa que sirve al signo (indicio) , otro el hecho en que se basa la inferencia (circunstancia) , y el otro la relación lógica (presunción).

Si VITALI, el hombre de seguridad de UGOFE, expresa que no tiene funciones sobre esa gente, y que él único que los puede parar es FERNANDEZ. Se colige que a esa gente las envió FERNANDEZ, o que está ahí con su anuencia.

El indicio que se refiere al caso concreto y la presunción que se refiere a una presunción general, desempeñan ambos el mismo papel en la prueba.

PEDRAZA expresa que de la gente del Roca, con el único que habla es con FERNANDEZ, su par. De ello se presume que se maneja siempre así, y en todos los asuntos, pues no destacó excepciones. Además, tal práctica es un indicio que ese día con la gente del Roca se comunicó de esa manera, por medio de FERNANDEZ, por la sencilla razón que él se maneja así . -

Allí donde un solo indicio no prueba, una pluralidad concordante resulta concluyente. Decía Bentham que toda cosa puede convertirse en indicio de otra según sus relaciones. Ningún acto criminal permanece por completo independiente y asilado, esta enlazado siempre con circunstancias para establecer sus elementos. Los indicios no adquieren su pleno sentido sino por su enlace, y toda su fuerza en su totalidad.

Como en el caso que ya hicimos mención de las inervenciones y escuchas telefónicas.

La interpretación de los indicios constituye la tarea esencial y más o menos delicada, debiendo distinguirse la comprobación de la interpretación, puesto que la primera proporciona simples hechos, y la segunda extrae de ellos pruebas, empero estas dos operaciones tampoco se efectúan completamente por separado.

Si se comprueba que los ferroviarios corren y atacan a los tercerizados y militantes cuando se están retirando, y eso era claro a los ojos de todos, cbe interpretar que no les bastaba con que se vayan, sino que querían ser ellos quienes los "corriesen", a los tiros. Además si se comprueba que ese día había, no uno, sino plurales sujetos armados en Barracas, cabe interpretar una acción coordinada en ese sentido, pues no puede ser que a varios que no se comunican entre sí, se les ocurriese ir armados a ese lugar. -

La lógica nos revela el proceso mental y sirve para determinar el valor de las inferencias, pero la fuerza de las inferencias depende mucho menos de la lógica que de la experiencia y del conocimiento del caso planteado. Además, los hechos indiciarios psicológicos se conocen más o menos indirectamente, pues como observa con justicia Feuerbach nadie se convierte ciertamente y de manera súbita en alguien distinto a quien era. (CF.Gorphe, p. 248). -

Si la experiencia indica que el gremio de la Unión Ferroviario tiene una conformación vertical en su estructura burocrática, cabe inferir relaciones

interpersonales de matiz vertical entre sus integrantes. Del mismo modo, si tras los disparos, ningún ferroviario les cuestionó nada a FAVALE ni a SANCHEZ en el lugar de los hechos, a pesar que la gran mayoría ignoraba eso, ello indica que los iradores contaban con el asentimiento de los peldaños más elevados de la jerarquía en ese lugar. En efecto, había trascendido, entre algunos, que FAVALE era el custodio de DIAZ. -

Como dijomos en otro lugar sólo a partir del entendimiento de los intereses de PEDRAZA se entiende lo hecho por FAVALE, y en el medio se tornan insustituibles todos los eslabones que permiten dotar de racionalidad el episodio. Ello así pues, tras haber presentado todo tipo de hipótesis sobre muchísimas cosas, nadie pudo explicar la pregunta más sencilla de todas Qué pasó?, cuál era la razón de gente armada del lado ferroviario. La respuesta que no supieron dar, la brinda el fallo con este pronunciamiento. -

Negamos que el hecho constituya homcidio en riña:

La ley vigente: El Art. 95 del Código Penal: Cuando en riña o agresión en que tomasen parte más de dos personas, resultare la muerte...sin que constare quién la causó, se tendrá por autores a todos lo que ejercieron violencia sobre la persona del ofendido y se aplicará reclusión o prisión de dos a seis años. -

Los antecedentes de la norma: El código de 1886 legislaba las lesiones y el homicidio en riña por separado. (Art. 98 "cuando en riña o pelea en que toman parte más de dos personas, resultasen uno o más muertos", y establecía tres supuestos a) Si consta quien o quienes le dieron muerte, el o ellos serán castigados como homicidio, y como cómplice el resto de los que tomaron parte. B) Si la muerte se produce por el número de las heridas, no siendo mortal alguna de ellas, todos los autores serán castigados como homicidas con el mínimo de la pena. C) Si no constare quién o quienes infirieron las heridas, todos serán castigados con prisión de uno a tres años. Los proyectos de 1891 y 1906 se apartaron y dieron la base del actual Art. 95.

El concepto: La riña se define como una lucha súbita, que surge entre dos o más personas por causas privadas. Lo súbito distingue la riña de la agresión, y del duelo. Y se dice por causas privadas para distinguirla de otros delitos de carácter político (Cf. Carrara). Opuestamente, la lucha no puede configurarse cuando una o más personas golpean al que permanece inmóvil, sin resistir, pues ésta será una agresión de dos o más contra uno, pero no una riña. Pues entonces, Riña y la agresión son diferenciados del siguiente modo: Riña como súbito acometimiento reciproco, y tumultuario, de más de dos personas, de manera que no puede llamarse riña al acometimiento de varios contra uno (Cf. Soler). En tanto que la agresión es un acometimiento, donde a pesar de ser tumultuario, la víctima no reacciona en forma tumultuaria, o no se resiste.

Podríamos sintetizar los siguientes requisitos: a) La existencia de una riña o agresión de tres o más personas. B) que tenga un resultado mortal o lesivo, c) que no conste quienes causaron la muerte o lesión. D) Que conste que alguno de los participantes ejerció violencia sobre el ofendido (CF. Núñez). -

Es más, conforme a la propia estructura del Art. 95, ni siquiera es necesario que la víctima sea una de las personas que intervienen en la riña o agresión, pues bien puede ser un tercero ajeno a la contienda. E incluso, también es cierto que el contacto entre quienes intervienen en un riña puede ser directo o a distancia. -

Implicancias en la autoría y la participación: a) Autoría: Si se determina al autor de las lesiones o muerte se configuran los delitos de homicidio o lesiones. b) Participación: Con arreglo a la ley, se castiga sólo a los que ejercieron violencia sobre la persona del ofendido. No basta tomar parte en la riña, sino que es necesario la demostración de esa autoría. El Art. 95 no admite participación criminal. -

La doctrina judicial del magistrado ZAFFARONI en el precedente ANTIÑIR de la CSJN (LL, 22-9-2006) , a la cual adhiere el Tribunal: "La referencia a la falta de constancia de quién causó el resultado no puede interpretarse como un elemento de la tipicidad -carácter tumultuario de la riña-, que desaparece cuando sí se pueden determinar los actos particulares , pues ello significa extender la punibilidad como consecuencia de lo que en definitiva se quizo pero no se pudo probar. Los Arts. 95 y 96 deben interpretarse en el sentido de que el requisito de que no consten el autor o autores, no es una mera cuestión procesal, sino directamente de fondo, pues en la riña o agresión tumultuaria no consta la autoría del homicidio porque es prácticamente imposible establecerla, y cuando ellas consten rigen las reglas de la autoría y de la participación"..."Nadie responde por una mera consecuencia causalmente determinada y no abarcada como posible por la capacidad de previsión de cualquier persona"..."Los Arts. 95 y 96, no quisieron crear un delito de peligro, sino sancionar a los que incurren en conductas más peligrosas cuando ese peligro se concreta en una lesión, siendo que la conducta peligrosa es la participación en un riña o agresión, ejerciendo violencia sobre una persona y el peligro se concreta en la muerte, mientras que del carácter tumultuario se deriva la imposibilidad de establecer autorías" (Cf. Zaffaroni) . En el mismo precedente, acotó la jueza Argibay: Es el tumulto el que impide establecer la autoría (en el homicidio). -

Nuestro caso: Tenemos claro que quien perdiera la vida en este hecho, Mariano FERREYRA, falleció a causa de haber sido impacto por un solo proyectil de arma de fuego que lo condujo al óbito. Por lo tanto, el carácter tumultuario -procurado- por los agresores en este hecho, no nos priva conocer certeramente y científicamente la causa de la muerte. En este caso, lo tumultuoso fue la agresión pero no el hecho singular del homicidio. Distinto sería el caso, por decir un ejemplo, donde diez sujetos en una suerte de "montaña humana" se arrojan sobre la víctima y la golpean y ésta a causa de ello fallece (Aquí sí tenemos un problema sustantivo, de fondo, de imposibilidad de demostrar la relación causal). En este supuesto, el nuestro, del gran número de atacantes, violencia física sobre la víctima ejerció uno solo, no un tumulto. Mariano FERRYERA falleció al ser alcanzado por un sólo disparo de arma de fuego, la cuestión vinculada a saber quién disparó es un problema procesal, y no de fondo. A nuestro entender, el tipo penal del Art. 95 del código, contiene un típico caso de causalidad acumulativa, y ha presupuesto una específica consecuencia jurídica para esa hipótesis delictiva. -

La solución: Bien ha dicho la jurisprudencia que "No corresponde la calificación de homicidio en riña o agresión, si la muerte es obra común de los atacantes, que actuaron como verdaderos partícipes" (SCBA, 8.3.60, DJLL, VI-767). "Cuando en cambio, la muerte es un obra común, es decir cuando se converge a tal resultado, se trata indudablemente de un caso de participación criminal que se rige por los principios y penalidad propio de la misma" (ST Chubut, 14.43.00, eldial-ASUDB) . -

Este es el camino que habrá de recorrer el Tribunal en aras de hallar la correcta calificación del hecho traído a estudio de esta jurisdicción. -

Las razones por la cuales entendemos que no hubo aquí ni instigación ni autoría mediata:

Breves referencias:

Aproximación a un concepto de inducción: Es la motivación dolosa de otra persona a cometer intencionalmente el hecho (Cf. Donna, Derecho Penal, t. V, p. 444, con cita de Maurach). El inductor hace que otra persona adopte la resolución de voluntad de llevar a cabo el injusto típico. Ha de conseguir que el autor realice la acción delictiva, mediante una concreta influencia psíquica. Vendría a ser la causa moral ( Cf. Bloy) . Un autor moral. -

La determinación ha de ser espiritual, pues presupone ejercer influencia dirigente sobre la dirección del comportamiento de otra persona, que debe orientar su conducta a la meta mencionada por el inductor, proporcionándosela a quien aún no se ha resuelto a la comisión del hecho, bajo su propia responsabilidad. De ahí a la exigencia de un contacto espiritual (Cf. Maurach, II, 51). -

De otro lado, es necesario que se induzca a una determinada lesión típica. La inducción es satisfecha cuando el inductor describe el delito en sus rasgos. Las instrucciones deben dejar entrever una caracterización del hecho a realizar. Además, objeto idóneo de la acción de inducir, es aquel que se encontraba inclinado aunque no decidido al hecho. Existe responsabilidad del que induce cuando este incrementa relevantemente la resolución delictiva del autor (CF. Zaffaroni).-

El hecho instigado debe ser concreto: El hecho principal al que se motiva tiene que estar suficientemente individualizado, determinado (CF. Sancinetti. Sobre el concepto de instigación. Un análisis del caso Cabezas, p. 177), allí el citado autor demuestra que es abstracto el concepto jurídico de instigación, como para que uno crea sencillo calificar de tal una conversación sin conocer su contenido. Que "un sujeto convenza a otro de cometer un delito", es insuficiente para una instigación, pues hay circunstancias en las que alguien se convence a partir de los dichos de otro, sin que haya instigación. Hay casos de influjo psíquico causante de la decisión al hecho como "instigación", otros como "complicidad psíquica", y otros como comportamiento penalmente irrelevante. Por lo tanto, es imposible establecer que haya habido una instigación por sólo el hecho de que se constate una sucesión temporal de llamados telefónicos y la conducta posterior de uno de los interlocutores (Sancinetti, p. 188) .Pues en el hecho del autor, tiene que expresarse que su hecho es también la pretensión de su determinador (ob cit. p. 140) . En suma, si el saber que se le ha trasmitido sólo acompaña al autor, sin que la voluntad de quien ha influido en él, haya llegado a ser causal (...) se consumará únicamente una complicidad (psíquica). Sólo si la decisión de cometer el hecho es tomada como decisión dependiente, y así la mantiene, el influjo psíquico es más que un motivo, ayuda o "buen" consejo, por tanto, también sólo entonces será adecuado destacar a la instigación junto a la complicidad (Sancinetti, p. 141 y Jacobs, AT, 22/12). -

A decir verdad, la problemática consiste en si la actuación del que actúa después puede ser objetivamente imputada, y bajo qué condiciones, al hombre de atrás. Por lo que puede verse, para esto, es necesario saber qué le dijo exactamente un sujeto a otro. (Roxin "Observaciones sobre la prohibición de regreso, Cuadernos, III, 6, pág. 19, en esp. 36). -

Definición: El influjo psíquico constituye la inducción, sólo si el autor adopta su decisión, y persevera en ella con dependencia de la voluntad del que influye (Cf. Donna, 446, Jakobs, 805). -

Distinción entre autoría, complicidad e instigación: Mientras el instigador domina la fase de decisión del hecho, el autor domina su fase de ejecución. Si el inductor toma también parte en el hecho, pasará a ser autor o cómplice. En el caso del inductor que domina el hecho, aunque no participe de él, pasaría a ser autor (Cf. Donna, p. 446). -

Imposibilidad de autoría mediata: Lo que define al inductor es la libertad del sujeto inducido, por lo que la decisión tomada libremente por el autor elimina la posibilidad de otro autor detrás de suyo (Cf. Donna). -

La instigación es una forma de participación: La responsabilidad del inductor depende del autor principal, ya que es partícipe del delito cometido por el autor principal. Está atado a la suerte del autor principal (Cf. Donna, p.444 y Sgtes.). -

La ley vigente y su interpretación:

El Art. 45 del Código Penal reprime la "Instigación delictiva", con la misma pena que los autores, bajo la redacción de los que "En la misma pena incurrirán los que determinaren directamente a otro a cometerlo". -

La cuestión relativa a qué debe entenderse por una determinación directa, ha planteado como incógnita si es posible incluir en ella, la denominada instigación en cadena (A determina a B, para que este determine a C, y así) . La doctrina penal argentina, bajo el paraguas de nuestra nutriente dogmática más abrazada en la segunda mitad del siglo XX (la alemana), ha considerado, no sin vacilaciones, que no habría que negar tal posibilidad. -

Sin embargo, como se trata de la aplicación de la ley penal interna, y no de la aprobación, o desaprobación, de un Sistema de Teoría del Delito, corresponde bucear en los orígenes que dieron vida a la figura, a fin de hallar la interpretación de mejor acierto.

En esta tarea, advertimos que la clave puede hallarse en la exposición de motivos del Código, donde se expresa que: "El proyecto de 1906, considera en esta parte autores a los que determinan a otro a cometer el delito, sin fijarse en que quien determina a otro para que realice el hecho, es un instigador y no un autor....al imponer la pena del autor al que determinare a otro a la comisión del delito, hemos agregado la palabra directamente para significar cuál debe ser el carácter de la acción ejercida por el instigador sobre el autor o autores materiales." (Cf. Digesto de Codificación penal argentina, t. IV, Zaffaroni y Arnedo, AZ, pp. 8 6 /87). -

Es decir, criticando la técnica legislativa de un proyecto anterior, que no reflejaba en términos claros las diferencias teóricas entre la autoría y la instigación criminal, es que se decidió incluir el adverbio directamente, con el específico cometido de significar cuál debe ser el carácter de la acción ejercida por el instigador sobre el autor o autores materiales. Como puede verse, el texto es muy claro, habla de una acción ejercida por el instigador sobre el autor material, y no sobre otro instigador. Y para alcanzar ese cometido es que se entendió acertado emplear el adverbio directamente. -

Por lo tanto, determinar directamente tiene un doble alcance, de un lado que espiritualmente sea de un sujeto a otro, y segundo referido al requisito de la individualización del hecho principal, como hecho específico, al momento de la instigación (CF. Sancinetti, Sobre el concepto de Instigación, "se debe exigir una toma de posición clara del propio instigador a favor de que el hecho sea efectivamente llevado a cabo". p. 202). -

En efecto, de un lado parecen quedar excluidas las expresiones que se llaman "indirectas" (ej. Cuánto mejor sería el mundo sin este fulano). Y la otra cuestión es la ya tratada cadena de instigación. El instigador intermedio, definitivamente, no lleva a cabo la ejecución del hecho. Y ahí está el obstáculo para que la instigación de la instigación sea legalmente instigación. Llama la atención, que en España con un texto igual al argentino, se llega a la conclusión contraria sobre la cadena de instigación (Cf. Sancinetti, nota 185). - .

Sin embargo, el instigador al instigador podrá ser un cómplice pero no un instigador. Esto tendría una excepción si el hombre de atrás determina directamente el acto ejecutivo, sólo que otros sujetos colaboran con él en trasmitir su voluntad, como si ellos mismos fueran un teléfono una radio, o cualquier comunicador, o un sistema de email. Eso ya sería distinto si el intermediario tiene que convencer al ejecutor con el peso de su propia opinión, en este caso es éste instigador. Si se acepta la distinción los hombres intermedios que no dan el peso de su propia opinión, es decir que tienen trato con un ejecutor que está dispuesto a hacer lo que diga el hombre inicial sin que importe nada la opinión de un hombre intermedio, son sólo cómplices. -

Cuando hay una cadena de instigación, hay que establecer si el hombre inicial es un mero instigador a la instigación, en cuyo caso habrá solamente cooperación de parte de él, probablemente necesaria, o si es un instigador a la ejecución, cuya incitación es solamente trasmitida por otros que actúan en su nombre, como meros mensajeros (Nadie diría que un cartero que entrega la carta con la proposición homicida es un instigador, por el sólo hecho que conozca su contenido).En una cadena de sujetos hay que establecer cuál es la persona de cuya voluntad el ejecutor hace depender su propia resolución. La persona determinante es el instigador. Los demás son a lo sumo cómplices (Jakobs, AT 22/30) . -

El caso judicial: Si algo puede decirse que ésta claro, es que PEDRAZA tenía nula idea de quién era FAVALE, lo mismo cabría decir de SANCHEZ, y a DIAZ lo tenía pero era poco a nada lo que le hablaba. Ello así, porque desde su lógica de construcción de poder, con el único que correspondía hablar era con FERNANDEZ (un par sus propias palabras), quien se debía encargar de las cuestiones si se quiere ejecutivas. De modo tal que PEDRAZA, desde nuestra concepción teórica, no puede ser aquí un instigador, pues no ha tenido trato directo con los ejecutores. De otro lado, tampoco un autor mediato, en la medida que los ejecutores han actuado libremente, y ello lo impide el principio de prohibición de regreso, siendo que la construcción dogmática la de autoría mediata por intermedio de un aparato organizado de poder, con un autor que actúa culpablemente, ha sido diseñada para situaciones de excepción, valga el ejemplo del nacional socialismo, o de gobiernos de facto, tal las propias explicaciones de Roxin en numerosas oportunidades. El sindicato de la Unión Ferroviaria, aún con la estructura extremadamente vertical, y fundamentalmente personalista durante la gestión de José PEDRAZA, mal puede ser considerado a los fines de la imputación penal, como un aparato organizado de poder. -

FERNANDEZ, por su parte, tendría una vaga idea de quién era SANCHEZ, y de FAVALE sabría lo que DIAZ le pudo haber contado, ya que de sus propios dichos se desprende que sabía que FAVALE estaba todo el día en la comisión de reclamos cebando mate, para ver qué le podían dar. No hay prueba que hubiese entablado diálogo con ninguno de ellos, ni en nombre propio, ni en nombre de PEDRAZA: Claramente, FERNANDEZ y DIAZ sí se trataban con cotidianeidad y frecuencia, aún cuando estaba claro que "en la carrera ferroviaria" FERNANDEZ tenía mayor jerarquía. Se percibe ello en las comunicaciones que tenían, era más frecuente que FERNANDEZ lo llame a DIAZ que a la inversa. Además de ello, lo relevante es que la comunicación entre ambos se ha constatado en los momentos claves del hecho juzgado. -

No obstante, al desconocerse el contenido de lo comunicado entre DIAZ y FERNANDEZ, y al ser los ejecutores del hecho SANCHEZ y FAVALE, se nos presentan dos obstáculos legales para asignarle a FERNANDEZ el rótulo de instigador. En primer lugar, porque la ley argentina, según nuestra interpretación, no admite la instigación en cadena, y DIAZ no es el ejecutor; y segundo, porque al desconocerse el contenido de lo comunicado es imposible desentrañar si se dan en el caso los restrictivos requisitos del concepto de inducción criminal, que bajo ningún punto de vista corresponde relajar, en tutela del principio de legalidad penal sustantivo. Del mismo modo, por las razones expresadas respecto de PEDRAZA, tampoco puede asignarse a FERNANDEZ el papel de un autor mediato. -

En el caso de DIAZ claramente haOlaOa con FAVALE, lo convocó el día del hecho, en tanto que SANCHEZ llegó al lugar, a través de una persona interpuesta convocada por Pablo DIAZ. No obstante ello, habida cuenta del marcado protagonismo que DIAZ ha tenido durante su tramo de ejecución del hecho, es claro que sería desacertado verlo como el autor moral del hecho. -

Sin embargo, a nuestro ver tampoco se presentan a su respecto los rasgos característicos de la autoría criminal, ya que al tratarse este episodio de un delito de lesión, y no de incumplimiento de un deber, rige la regla del dominio del hecho. -

De la intervención delictiva de los acusados y de la correcta significación jurídica del hecho

Por lo tanto, y por la propia configuración material del episodio ilícito desarrollado, dada la perspectiva del bien jurídico en juego, en este caso la vida humana y la integridad corporal de las personas, resulta claro que tal dominio del hecho recayó en las manos de los tiradores FAVALE y SANCHEZ. A nuestro ver, para la configuración del concepto de autor, se parte del criterio del dominio final del hecho, que permite caracterizarlo como aquellos que pueden decidir si desistir o consumar el resultado típico, sólo esos tienen "la riendas del hecho" y pueden considerarse "su señorío sobre el curso causal". Quienes dependan de lo que haga otro, no lo dominan. En este caso, al momento de disparar, al momento de seleccionar la forma, intensidad y dirección de disparos, sin dudas, sólo SANCHEZ y FAVALE contaban con ese (co)dominio. -

FAVALE y SANCHEZ son coautores de un hecho consumado:

Sabemos que ellos dos dispararon. Sabemos que las víctimas estaban en la línea de fuego de ambos, contamos con diversos testimonios que con la misma enjundia y convicción nos aseguran en unos casos que fue FAVALE y en otros que fue SANCHEZ el autor del disparo que privó de la vida a Mariano FERREYRA. También sabemos que ante la ausencia de secuestro de las armas que portaban, no ha sido posible establecer científicamente, mediante una pericia balística, de cuál de las armas de ambos salió el proyectil que ingresó en el abdomen de FERREYRA, y de cuál el que ingresó en uno de los parietales de Elsa RODRIGUEZ. Sin embargo, de las plurales y complejas pericias balísticas practicadas, obtenemos los siguientes datos concretos:

1) Tanto el proyectil que ingresó en el abdomen de quien en vida fuera Mariano FERREYRA, como el proyectil que impactó en uno de los parietales de Elsa RODRÍGUEZ, fueron disparados por la misma arma de fuego. Es decir, el mismo tirador que mató a FERREYRA, lesionó a RODRIGUEZ, pero seguimos sin saber quién de los dos fue. -

2) La bala que termina ingresando en el cuerpo de Mariano FERREYRA, previamente experimenta un "rebote", y por la dirección de ingreso el rebote es en el piso (dejando de lado hipótesis estrambóticas -que no vamos a adoptar-sobre posiciones extrañas del tirador, y de la víctima, y eventuales rebotes en otras superficies). Además, habida cuenta de la distancia a la que se encontraba Elsa RODRIGUEZ de ambos tiradores, tenemos que la bala que la impacta, previamente recorre en su vuelo una importante distancia, incluso por encima de aquella con la cual es posible apuntar eficazmente con el arma. Además, que por la forma y lugar de ingreso del proyectil, éste hizo una parábola para finalmente impactar en su parietal, naturalmente, con menos fuerza, a raíz del trayecto recorrido, y por eso la víctima salvó su vida. -

Con lo cual, en este estado de cosas, la cuestión se resuelve normativamente. A saber; tenemos que FAVALE, inicia su corta trayectoria en el ferrocarril convocado por Pablo DIAZ para correr a los tercerizados cuando hacían huelga (Cf. Dinamita PÉREZ). Que en la contra marcha del corte de boleterías de la Estación Constitución, tanto FAVALE como SANCHEZ estuvieron "codo a codo", apenas un mes antes de este hecho. Después FAVALE va al acto de la cancha de RIVER y "saca chapa" entre los ferroviarios de custodio de Pablo DIAZ, Tras ello, al "acto de presencia" del 20 de octubre, y dadas sus condiciones de "barra" de Defensa y Justicia, concurre con un grupo de gente "estilo cancha", siempre convocado por el mandamás en el lugar, DIAZ. Por su lado, SANCHEZ, de quien se llegó a decir de que cuando perdía al metegol "sacaba el arma", llegó al lugar convocado por una persona interpuesta a Pablo DIAZ, y en un vehículo de su propiedad, con un arma en el torpedo del rodado. -

Otra particularidad, que al momento del ataque ni FAVALE ni SANCHEZ vestían ropas de ferroviarios. FAVALE no lo era (estaba en trámites para ingresar), pero SANCHEZ se cambió cuando se dirigía a Barracas, explicando que después del "acto de presencia" se retiraba y se encontraba con su pareja. El dato es, ninguno de los dos tiradores vestía ropa de ferroviario. Tampoco tenía ropa de ferroviario BENITEZ, el guardatrén que sería capo y habría sido visto llevando armas en el lugar. -

Al momento del ataque, ambos disparan casi simultáneamente, y casi desde el mismo lugar, a la altura de la empresa Chevalier.

De otra parte, a FAVALE, en una filmación, se lo ve mirando hacia atrás en el momento en que GONZALEZ y PIPITO obligaban (coaccionaban) a los periodistas de C5N, para que no registren escenas de video de ese momento, les impedían obtener registros fílmicos del ataque. De igual manera, a ambos, PIPITO y GONZALEZ se los ve en la línea de SANCHEZ, el tirador, al momento del ataque. -

Ambos, FAVALE y SANCHEZ, iban del lado derecho del grupo de ferroviarios.

Por todas estas circunstancias, y por estar DIAZ detrás, entendemos que ambos, SANCHEZ y FAVALE actuaron con convergencia intencional respecto de los disparos ejecutados. En efecto, (Cf. Maurach, p. 366), estos casos se los caracteriza a partir de que el dominio del hecho no es ejercido por personas individuales, sino en común por un número plural de ellas. Sólo debido a su participación del dominio colectivo del hecho, el miembro individual de dicho colectivo puede transformarse en poseedor de tal dominio, el que no tendría en cuanto autor individual, e independiente, de aquel ente. Ello así, en atención a los aportes fácticos particulares subordinados al actuar en común, se habla aquí de dominio funcional del hecho. Se extiende la determinación del sujeto del hecho, a todos aquellos que tomen parte del dominio colectivo del hecho y su ejecución, pues la dirección final se encuentra en manos de un conjunto de personas. En suma, es un supuesto de coautoría por adición de autores del mismo rango.

La coautoría es por adición, en la medida en que dos tiradores disparando en dirección de un grupo de personas, incrementan seriamente el riesgo creado por la presencia de uno solo tirador. El riesgo creado es mayor, y también son mayores las probabilidades de concreción en resultados lesivos de ese riesgo incrementado. A cada uno le constaba la acción del otro, los dos se veían disparando y en la persistencia de la acción jurídicamente desaprobada para la vida y la integridad de las personas, consentían en su actuación en común, con las mayores probabilidades de concreción en resultados de dicho peligro. -

Así las cosas, quienes inician y sostienen de manera conjunta una actuación creadora de un intolerable y elevadísimo peligro para la vida, (tal como disparar indiscriminadamente frente a un grupo de personas), responden también de manera conjunta por la concreción en resultados de esos mismos peligros, causada por cualquiera de ellos. No es necesario que los dos materialmente causen un mismo resultado en sentido natural, y por implicación tampoco es necesario saber cuál de los dos lo causó, puesto que la acción creadora fue común, en razón de lo cual la concreción de cualquiera que ellos se extiende al otro, por constituir ambos un nosotros. Lo mismo si existió un tercer tirador no individualizado, tampoco cambia nada, porque en todo caso también este "tomo parte", por las mismas razones, en esa coautoría aditiva, y le valen las mismas consideraciones, con una elevación aún mayor del peligro generado.-

Del mismo modo, al saber que fue de la misma arma que salieron las balas que hirieron tanto a FERREYRA como a RODRIGUEZ, habida cuenta del extenso recorrido que tuvo el proyectil en el caso de Elsa, podemos colegir objetivamente que ese arma fue disparada por un integrante del grupo de DIAZ, y que esa teoría de que los militantes se "la pusieron" entre ellos, que inicialmente Mario GIUNTI le trasmitía telefónicamente a FAVALE, al estilo de coartada (con el único objetivo que no delate a nadie si era detenido) , y que un abogado gráfico con muy mal gusto en un escrito presentado en el expediente, no es más que un vano intento de eludir la responsabilidad penal que corresponde que asuman. -

Así entonces, los concurrentes SANCHEZ y FAVALE coordinaron las respectivas acciones hacia un peligro jurídicamente desaprobado, y anticipado en forma igualitaria por los sujetos, de manera que esos resultados se manifiestan como un producto de la actividad unificada por intervinientes. Y todos los disparos constituyen una expresión de dominio colectivo del hecho, en el cual participa cada sujeto individual con su propio disparo. Es un caso de dominio aditivo. -

Por ende, se dan en este caso respecto de SANCHEZ y FAVALE, los elementos subjetivos de la coautoría: A) voluntad de participación en el dominio del hecho de la comunidad de personas, B) Conexión de voluntades como elemento subjetivo de la autoría. En doctrina, esto recibe el acertado nombre de conexión de voluntades (Cf Maurach, derecho Penal, p. 379). -

A más de ello, se sostiene, que incluso el conocimiento de la persona del compañero no constituye un presupuesto, pues es suficiente el conocimiento de que también otros actúan en el mismo fin (disparar de manera indeterminada hacia un grupo de personas), sin que necesite razonar acerca de la persona con quien actúa en paralelo (Cf. Maurach, p. 380). Dicha conexión, se sostiene, puede ser expresada mediante una acción concluyente, o bien un silencio colusivo. -

En síntesis, es suficiente con que los intervinientes se encuentren contestes acerca del núcleo del contenido del ilícito. Por ende, en este caso, no hubo aquí un exceso de coautores. El hecho principal está consumado para ambos, y por ende para los cómplices. -

Sobre la calificación legal del hecho:

El hecho constituye un único delito, con pluralidad de resultados lesivos. En efecto, la pluralidad de movimientos físicos, la pluralidad de disparos no implica multiplicidad de delitos. Justamente, por las mismas razones que sostenemos una convergencia intencional entre los coautores, una comunidad de intereses en la creación del peligro desaprobado, son las mismas que nos conducen a hablar de una única acción homicida, de ambos, en cuya ejecución ratificaron su voluntad conjunta creadora del riesgo elevado contra la vida, a través de plurales disparos. Sería absurdo, y en extremo naturalista, sostener que cada vez que gatillaban cometían un delito nuevo y diferente. Todos los disparos efectuados en su conjunto por ambos constituyen una acción homicida colectiva. -

A nuestro ver se trata del delito de homicidio cometido con dolo eventual, en concurso ideal con tentativa de homicidio, en los términos de los artículos 42, 44, 45, 54 y 79 del Código penal. En efecto, la conjunta acción aditiva de disparar de manera indiscriminada e indeterminada contra un numeroso grupo de personas, cabe imputarla a SANCHEZ y a FAVALE, por lo temeraria, como comportamientos dolosos. Sin dudas, ambos expresaron con su comportamientos una decisión contraria al bien jurídico vida de esas casi cien personas que tenían adelante, entre las cuales había mujeres y niños. El dolo no es otra cosa que el conocimiento y la voluntad de realizar la acción creadora del peligro jurídicamente desaprobado, que luego se concreta en los resultados lesivos que cabía esperar como consecuencia de esos riesgos. Dolosa es la conducta, no el resultado, este último se atribuye, se asigna a la cuenta del comportamiento típico si constituye la concreción del mismo riesgo creado por aquél. Sabían que estaban disparando a las personas, sabían que el riesgo era elevadísimo para las vidas de estas personas, lo llevaron a cabo guiados por ese conocimiento, de manera tal de los resultados producidos cabe imputárselos también

subjetivamente a título de dolo. El dolo no es algo que se prueba (como que tal bala fue disparada por tal arma), sino que es algo que se imputa al actuante, a partir de lo que comunica el comportamiento externo del sujeto de la imputación objetiva del resultado, y la conducta típica. -

Cuando tras actuar, hay que ponerse a rezar para que el resultado no se produzca, más allá de cuales sean los deseos del autor que no importan, el comportamiento exteriorizado debe ser visto como la expresión del querer del individuo. -

Lo mismo cabe decir de los cómplices que prestan su cooperación a autores principales que se comportan de esta manera, si ellos mismos, tras su aportes, debieran ponerse a rezar para que el resultado no se produzca, se debe a que están cooperando dolosamente en un hecho principal doloso, y por tanto el resultado alcanzado también se les comunica y los abraza, en tanto es una consecuencia lógica y previsible del riesgo jurídicamente desaprobado, que la acción dolosa vino a generar, y en la cual decidieron libremente cooperar.

Ya lo enseñó hace mucho Armin Kaufmann que si la presencia de rezos pudiese exonerar, el derecho penal se vería obligado a castigar su ausencia, como forma de imputación penal por omisión. Y esto último no es posible en una sociedad desmitificada, lo mismo que tampoco es posible lo primero. -

La gran cantidad de disparos producidos, no quita que aquel que acabó con la vida de Mariano FERRYERA fue hecho al piso (y luego tras ese rebote ingresó en su abdomen de manera levemente ascendente), en tanto que el que lesionó severamente a Elsa RODRIGUEZ lo fue a casi dos cuadras. Por ello, del mismo modo que nadie hace puntería a semejante distancia, tampoco nadie la hace tirando disparos al piso. Vale decir, salta a la vista que para ese tirador ni FERREYRA ni RODRIGUEZ en particular era un blanco de sus disparos. -

Esto es relevante, dado que aquello que permite imputarles a ambos coautores, y al resto de los cómplices, accesoriedad mediante, un homicidio consumado, es únicamente ese disparo que rebota en el piso. Y se agrega además, como dato revelador del contenido de designio del tirador, que el otro disparo que efectuó lo hizo "por elevación", dada que esa es la única posibilidad para que el tiro, parábola mediante, llegase tan lejos (nos explicaron que los proyectiles cuando se disparan, pierden fuerza, y comienzan a recorrer una trayectoria descendente). Este proyectil impactó en la cabeza de Elsa RODRIGUEZ, con lo cual tuvo que pasar antes por encima de las humanidades de la enorme cantidad de personas que estaban entre el tirador y Elsa. Ya vimos que como los tercerizados y militantes sociales estaban en retirada al momento de este ataque, en ese despliegue la columna de manifestantes ocupaba casi la totalidad de la calle a lo ancho y entre una y dos cuadras de longitud, con lo cual no era suficiente para no causar resultados, con disparar por encima de los que estaban más adelante, como tampoco obviamente lo era con efectuar tiros al piso.

Recordemos que otro proyectil, éste de ánima lisa, impactó en el glúteo de un tercer manifestante, y que un cuarto sufrió una herida en una pierna, aunque a ciencia cierta se ignora si producto de un proyectil de arma de fuego, o de otra especie. -

En esas condiciones, claramente son acciones dolosas las de los manifestantes, más en cuanto a la clase de dolo, son indicativas de dolo eventual habida cuenta de la elección en la forma de disparar, al menos en lo que respecta a los datos objetivos con los que contamos, puesto que desde la subjetividad de las víctimas es imaginable el pánico que provoca estar enfrente a sujetos armados que producen disparos con sus armas de fuego. Empero, contando con datos objetivos debemos relativizar los testimonios que expresan vivencias personales traumáticas de personas que sienten que las pudieron haber matado.

Y objetivamente es cierto, cualquiera de ese grupo pudo ser Mariano FERREYRA, y cualquiera también Elsa RODRIGUEZ, los sujetos pasivos de las tentativas de homicidio, por la persistencia en los disparos, fue el colectivo de manifestantes en general.

Pero lo cierto es que, por la forma en la que se manifiesta el peligro antijurídico creado por la conducta enjuiciada, nos conduce a formular una imputación subjetiva dolosa bajo la especie de dolo eventual. Pues en el dolo eventual, lo eventual es el resultado y no el dolo, éste es igual, pues lo que domina el sujeto es su conducta, en la que en un caso el resultado se presenta como la consecuencia necesaria de su comportamiento, en tanto que en el dolo eventual, el resultado aparece como la consecuencia posible, representada y aceptada por el sujeto. -

Desde una perspectiva ex ante, que es la que interesa, para la perspectiva de un tirador que dispara en dirección a una masa de personas dispersas a lo ancho y a lo largo de una calle, por más que lo haga al piso y por encima de las personas que tiene delante, cabe contar con la concreción del riesgo generado en la humanidad de alguno, aún cuando esa no fuese su meta principal, puesto que sí ha sido una consecuencia posible y aceptada al momento de la acción. Todo aquel que con su acción se resigna frente a la posibilidad de un resultado lesivo que con su conducta puede llegar a ocasionar, actúa con dolo eventual (Cf. Donna, t. II, p. 581) . Mucho más si se trata del empleo de armas de fuego, y en estas circunstancias, donde a probabilidad de concreción de riesgo es elevada. -

Es más en este caso la voluntad de los ejecutores, no puede ser desentendida de la voluntad de sus cómplices que, sin ser instigadores del hecho, quisieron la acción de los coautores y cooperaron en ella. -

Fue un hallazgo de una letrada querellante, María del Carmen Verdú, interpretar este ataque como un aleccionamiento, pues permite el entendimiento de lo ocurrido. Los quisieron correr (pero a los tiros!), para que se vayan y no vuelvan nunca más dijo un imputado. El ataque tenía que ser lo suficientemente fuerte para que estas personas desistan de volverlo a intentar en el futuro. Claramente, PEDRAZA, tenía razones (móviles) tanto económicas como políticas, como para apañar esto de "sus muchachos, y contaba con su segundo FERNANDEZ para la parte ejecutiva, quien tenía destinado en el lugar a Pablo DIAZ.

Sin embargo, no necesariamente con la muerte se alecciona, la mejor forma de aleccionamiento es el miedo, el que inmoviliza frente a la posibilidad de una pérdida. Esta última cuando es la vida, por el contrario, es generadora de reacciones, de vientos de cambio, de turbulencia. La acción pensada fue diseñada para conservar poder, económico, gremial y político, no para perderlo. Está a la vista que con el homicidio de FERREYRA es mucho lo que todos han perdido.

Recordemos lo dicho por COMINITTI traído al debate mediante el testimonio de KRAZCOWSKI: se pudrió todo, hay un muerto. Dos cosas se desprenden de dicha afirmación: 1) De ser cierto que se "pudrió todo" para la UF a causa de que hay un muerto, es obvio que los responsables de la muerte son personas vinculadas a la Unión Ferroviaria, y no otros. Vale decir, si se pudrió todo para ellos porque hay un muerto, es porque al muerto lo mataron ellos. 2) La propia naturalidad de la expresión "se pudrió todo", dicha por una persona de peso y de experiencia en ese círculo de personas tan especial, de códigos tan claros, es demostrativa de que la muerte no era algo "bueno" o "positivo" para dicha estructura, no era algo, desde una perspectiva ex post, que les rindiera créditos en su haber, o lo que es lo mismo, es mejor que no hubiera habido un muerto. Razón por la cual, el resultado muerte no pudo haber sido razonablemente algo deliberadamente procurado aquella vez como principal y único objetivo. -

En suma, la muerte como consecuencia directa de esas acciones no fue lo que procuraron los interesados. Ahora bien, la forma seleccionada para la manutención de sus intereses, esa forma de amedrentar incluía esta pérdida como posibilidad. Y aún cuando no como fin principal, el homicidio les es cargado a su cuenta, como consecuencia objetivamente posible de la acción de riesgo emprendida. -

Las razones por las cuales rechazamos la aplicación del Art. 80 inc. 6 del CP:

El derecho positivo expresa (Art. 80 Inc. 6, CP) el que matare a otro (...) con el concurso premeditado de dos o más personas. -

Esta agravante del homicidio incorporada en el proyecto de 1960, tomo del proyecto de 1937 la pluralidad de intervinientes, y del proyecto de 1941 (PECO), la premeditación de su concurso. Y en esta última fuente, la de PECO (proyecto, p. 223 nro. 97, citado por Manigot, Código anotado, nro. 193 p. 239), éste decía "la premeditación vale como el propósito inquebrantable de cometer el homicidio, seguido de deliberación prolongada". -

Como puede verse, el dolo de los autores enjuiciados, entendido este como propósito, lejos estaba, a nuestro ver, de ser inquebrantable en cuanto a la comisión de homicidios. Por la naturaleza de la acción emprendida (nos referimos a la de disparar al piso, que es la que permite la imputación del homicidio consumado), el resultado lesivo aparece ex ante como una consecuencia muy posible del riesgo creado contrario a derecho. Pero de ninguna manera de la acción de disparar al piso se infiere un propósito inquebrantable de cometer un homicidio, ya que todo aquel que lo mueva semejante propósito, seguro que al piso no dispara (ayuda aquí recordar que para los alemanes dolo es Vorsatz, cuya descomposición semántica significa "pro-posición", por lo que el propósito bien sería el dolo, o más coloquialmente lo que hacemos "a propósito", es lo que hacemos con dolo). -

Estas consideraciones son las que nos permite interpretar que la agravante del homicidio no se satisface con el dolo en su especie eventual, sino que reclama dolo directo, o de primer grado. Por estas razones nos inclinamos por la aplicación del homicidio simple, previsto en el Art. 79 del Código penal. -

Pablo DIAZ es cómplice necesario del hecho principal doloso:

DIAZ por su parte, era la figura más relevante en el lugar de los hechos, de los delegados el de mayor peso, mediante conducto telefónico tenía a FERNANDEZ al tanto de lo que sucedía, sabía que contaba con su apoyo, y era la persona de confianza de éste en el lugar. En horas tempranas de la mañana hizo "averiguaciones" para intentar estar al corriente de la "movida" de los tercerizados. Por conducto telefónico lo convocó a FAVALE, quien concurrió con un refuerzo, una fuerza de choque externa trasladada en un micro que evidentemente éste no pagó. Por acciones propias encomendó al resto de los delegados a que "lleven gente" a la Estación Avellaneda. Se juntaron más de cien ferroviarios, por momentos llegaron a ser doscientos. Por medio de ALCORCEL estaba detrás de los movimientos de FAVALE quien, con demora, se hizo presente en Barracas, ALCORCEL lo recibió y los hizo traer hasta el lugar de los hechos. Ya en el puente, y con la llegada de FAVALE, y la gente que lo acompañaba, gestó y organizó la corrida hacia los tercerizados que ya se estaban retirando, arengó al grito de "bajen cagones!", con la ayuda de ALCORCEL, de GONZALEZ, y de muchos otros más, a todos los ferroviarios allí presentes para que la mayor cantidad de gente posible "haga tumulto" (en palabras de HERNANDORENA), y salga corriendo hacia los tercerizados y militantes que se estaban retirando del lugar. Era necesario ese tumulto para que los tiradores pudiesen disparar, dos o tres sujetos solos en el medio de la calle disparando no era algo con posibilidades de éxito, necesitan el "bulto" de personas para disimular la agresión armada y para facilitar la fuga de los autores entremezclados entre la gente ferroviaria. DIAZ acompañó en parte la corrida y luego retornó a las vías. Tras los disparos, en ningún momento tuvo una actitud de reproche a FAVALE ni a SANCHEZ, (tampoco a ningún otro). De las escuchas, post ilícito, tampoco se desprende ni una crítica a FAVALE, por el contrario, lo querían tranquilizar, querían a toda costa que se calle, que no boqueara le decían, y FAVALE cada vez que podia hablaba que "fueron ellos", que había tirado SANCHEZ, que lo llevó DIAZ. Estas conductas son reveladoras del elemento subjetivo de DIAZ al momento de la ejecución del hecho. Su comportamiento en el injusto, sobre el que largamente nos hemos explayado en el fallo, claramente es constitutivo de dolosos actos positivos de complicidad criminal. -

En efecto, la de DIAZ es una complicidad necesaria, pues haciendo exclusión de su intervención, el hecho de ningún modo se hubiese configurado de la forma en que se concretó. Los actos descriptos deben verse, efectivamente, como una cooperación dolosa en un hecho punible doloso ejecutado por otros. Complicidad prestada a través de actos, tanto positivos y materiales como los reseñados, pero también psíquicos. Es la de DÍAZ, una complicidad que es tanto psíquica como material, sin que sea posible, o incluso necesario, formular delimitación exacta entre ellas. FAVALE fue porque DIAZ lo convocó, el primero quería ingresar a toda costa al ferrocarril, el segundo lo consideró, según sabemos, para correr a los tercerizados. Para FAVALE un pedido de DIAZ, sin llegar a ser instigación por razones normativas, era configurador de un fortalecimiento moral de su voluntad, bien predispuesta, para la realización del injusto típico (complicidad intelectual). Además, por la función gremial de DIAZ en el sindicato, era una oportunidad que FAVALE tenía de "hacer mérito" en ese entorno. Para ser más claro, desde la mirada de FAVALE, si esto lo quería DIAZ, también lo querían FERNANDEZ y PEDRAZA. Lo que "Harry" más quería, era un puesto de trabajo en el ferrocarril. No hubiese hecho lo que hizo, si eso no era visto con buenos ojos en la Unión Ferroviaria, que lo hacía ingresar. -

Por eso, después de haber corrido y disparado, FAVALE retorna a las vías, y mirando a los ferroviarios que estaban arriba del puente, levanta sus dos brazos y los agita, como un jugador que mira a la tribuna tras haber hecho "el mejor gol de su carrera" (esto puede verse en el vídeo de policía). Un ejecutor que se excede en lo acordado no actúa de esa manera. -

También la entrega de objetos que puedan obstruir a la individualización del autor son reveladores de una complicidad criminal, recordemos que FAVALE en el transcurso del hecho, se cambia la remera, que evidentemente le fue proporcionada por alguien de ahí (en el video policial, tras los disparos, y en la vuelta, se ven claros gestos de GONZALEZ hacia la multitud en ese sentido -sacarse la remera- . Evidentemente es una demostración de adhesión a lo actuado, y de procurar que no los individualicen.

Como dijimos, cualquier forma de fortalecimiento de la resolución delictiva, es también una influencia psíquica. Y lo mismo cuando se logran eliminar los últimos escrúpulos; bajen cagones! Grito DÍAZ a la masa de ferroviarios, y con ello consiguió que fuesen más los que corrieran, favoreciendo el cometido de los tiradores, para disimularlos en una multitud. En este sentido, el reproche para el caso de no bajar (ser un cagón), implica un pronunciamiento a favor del hecho de descender y correr a los otros. No se trata sólo de cómo nace el influjo psíquico, sino de cómo llegó a los demás, y al mismo FAVALE que estaba mirando. Un acto de comunicación no se agota con las palabras. Sobre todo cuando estas se pronuncian cara a cara, en lugar de a distancia.-

Por todo lo expuesto, lo consideramos a DIAZ partícipe necesario del hecho. -

FERNANDEZ y PEDRAZA cómplices necesarios del hecho principal doloso:

FERNANDEZ, en particular, tiene conversaciones telefónicas con Pablo DIAZ en momentos claves del hecho, las tiene a la mañana temprano, y luego en el instante previo a la corrida, Veamos: a las 7:46:33 (bien tempranito) FERNANDEZ llamó a Díaz y hablaron casi tres minutos (En el medio, a FERNANDEZ lo llama CAVAZZA y le dijo que ni se le ocurra parar los trenes). También lo hizo a las 9:27:56, a las 9:28:25 y a las 9:30:31 FERNANDEZ lo volvió a llamar a DÍAZ y conversaron por un lapso de 67 segundos. Cabe destacar que, luego de esta conversación, a las 9:32:29 DÍAZ llamó a Cristian Daniel FAVALE y hablaron durante 37 segundos tras lo cual este último comenzó una intensa actividad telefónica. Para esos momentos, recordemos, SCHIAVI tendría que estar llegando al auditorio de la Unión Ferroviaria. -

Entonces, si bien los estrechos límites normativos de la inducción criminal no nos permiten sostener que FERNANDEZ instiga a DIAZ y éste a FAVALE, sí es cierto que de la seguidilla de comunicaciones, se evidencia que el hecho de que FAVALE empiece a juntar gente para llevar a Barracas, tiene que ver necesariamente con ese inicial llamado de FERNANDEZ, entre otras cosas, porque está el de CAVAZZA en el medio que le señala que "de parar los trenes ni hablar". Luego, FERNANDEZ llamó a DIAZ a las 9:36:32 y conversaron durante 75 segundos, lo propio hizo a las 9:39:08, durante 13 segundos (para ese momento DIAZ ya había hablado con FAVALE, este juntaba gente para llevar a Avellaneda, y FERNANDEZ era anoticiado de las novedades). En tanto que a las 9:49:53 Gabriel Fernando SANCHEZ, llamó a Jesús Alejandro BENÍTEZ. -

Lo que puede verse es que paralelamente al contacto de DÍAZ con uno de los tiradores (FAVALE), paralelamente el otro de los tiradores intentaba comunicarse con el tercer individuo que, en apariencia, habría sido visto, armado, al frente de los ferroviarios, liderándolos. -

Además de una modulación policial de las 10.17 horas, se desprende que ya en la Estación Avellaneda estaban los dos grupos, informando que habían averiguado que estarían a la espera de gente que vendría de Varela (de donde es FAVALE). A las 10.58 horas FERNANDEZ vuelve a llamar a DIAZ, más luego a las 11:23:32 hs., comunicación que se extendió por 125 segundos, y otra vez a las 12:24:11 hs., hablando por el transcurso de 82 segundos (acá ya se había dado el episodio de intento de apedreo en las vías). Como puede verse, siempre FERNANDEZ llama a DIAZ, y no a la inversa. Una muestra de la verticalidad del sindicato. Entre tanto ALCORCEL, convocado por DIAZ a las 7.00 hs., intercambiaba constantes contactos con FAVALE, que se demoraba en llegar. -

A las 13.24 horas, FAVALE y su grupo, previa recepción de ALCORCEL, ya estaba caminando por las vías desde la Estación Yrigoyen hasta el puentecito de Lujan, donde estaban los ferroviarios. Y casi coetáneamente, FERNANDEZ lo vuelve a llamar a DIAZ a las 13.23 hs, evidentemente, lo que el primero quería hablar con el segundo tenía que ver con el arribo de FAVALE y su grupo. -

FERNANDEZ, en su declaración indagatoria, dijo que en esta última llamada le debe haber dicho que se fueran. Sin embargo, inmediatamente al arribo de FAVALE, se dio la corrida hacia los tercerizados que se retiraban del lugar, tras la cual FAVALE, disparó en reiteradas oportunidades.-

Ya con el regreso de los ferroviarios a las vias, a las 14:05:06, DIAZ se comunicó con FERNANDEZ y conversaron durante 54 segundos, haciendo lo propio a las 14:19:48 manteniendo contacto durante 68 segundos. Tras ello, los ferroviarios se retiraron del lugar. -

Como puede verse, FERNANDEZ estaba completamente al tanto de todo lo que ocurría en Barracas, con sus llamados telefónicos monitoreó todas las acciones de DIAZ, y las avaló. Su llamado de las 13.23 horas coincide con el arribo de uno de los tiradores convocado al lugar del hecho por su interlocutor. Inmediatamente después de esa comunicación se desencadena el ataque de los ferroviarios, en el preciso momento que los tercerizados se estaban retirando del lugar. Tras el hecho, es la primera vez que su subordinado lo llama y lo anoticia de lo sucedido. -

Vale decir, FERNANDEZ tiene derecho a guardar silencio, pero si decide hablar no puede pretender que tengamos la obligación de creerle cuando sus manifestaciones no resultan convincentes, y sugestivas las mentiras de DIAZ en su declaración indagatoria negando haberlo llamado a FAVALE. Obviamente FERNANDEZ no puede haberle sugerido que se vayan, a un hombre de su más estrecha confianza que instantes después, de manera protagónica (al grito de bajen cagones!), arenga a la gente y la insta a atacar al otro grupo. FERNANDEZ en esa comunicación, sin lugar a dudas, apaño esa acción, a la vez que posibilitó la salida de los ferroviarios de los talleres de Escalada, y le había dado el visto bueno a la propuesta de ingreso de FAVALE al ferrocarril, tenía su CV en su propia oficina, recién colocándole de su puño y letra un "no ingresa" cuando la intervención delictiva de FAVALE había salido en los diarios y en la televisión. -

Recordemos que fue el propio FERNANDEZ el que anotició a PEDRAZA del corte de vías del día 20 de octubre de 2010. Recordemos que era FERNANDEZ a quien desde la secretaría de Transporte llamaban para que garantice la prestación del servicio.-

Por todo lo expuesto, existen sobradas pruebas de la aportación material e intelectual de FERNANDEZ a la realización del hecho, que en términos de la ley penal argentina revisten las notas de participación necesaria en los términos del Art. 45 del CP. -

De otra parte, PEDRAZA ya el día anterior, anoticiado del corte de vías de los tercerizados, le había manifestado repetidamente al secretario de Transporte su célebre "mis muchachos no se van a meter", a lo que este último le contestó "me parece muy bien". Vale decir, no le dijo que no iban a ir ahi, le dijo que no se iban a meter. Ya la aclaración oscurece, se supone que no se (intro)metían en la función de la Policía, exclusiva y excluyente, de reaccionar frente al ataque a bienes jurídicos supra individuales. Además, tras los hechos, uno de "sus" muchachos, acaso el de mayor peso gremial de los allí presentes (DIAZ) declaró en un reportaje algo muy vinculado a eso (lo que no hacen ni la policía ni los jueces, lo vamos a hacer nosotros, dijo). Sin dudas, esa definición (con pronombre personal incluido) no se le ocurrió a él, era propia de la estructura gremial. -

Era la primera vez que PEDRAZA, en persona, iba a avisar a la Secretaría de un corte de vías (regularmente tenía cinco o seis avisos de esto declaró SCHIAVI), fue la primera vez que en un corte de vías los empleados ferroviarios fueron a impedirlo, fue el primer acto ferroviario donde se emplearon armas de fuego, fue la primera vez que se llevó una fuerza de choque externa. Muchas primeras veces. -

Tanto inquietó esa manifestación de PEDRAZA sobre "sus" muchachos (algunos sin conocerlo, sabían que era El JEFE), que una funcionaria del área habló cinco veces con FERNANDEZ buscando certezas de si estaba garantizada la prestación del servicio. -

PEDRAZA sabía que los ferroviarios estaban en Avellaneda, en el Congreso de latín Rieles, tanto él como SCHIAVI reconocen que hablaron del tema, escuetamente.

Lo cierto es que no tenían derecho a estar ahí, no existe ni legítima defensa respecto de la agresión a bienes jurídicos supraindividuales (CF. Donna, III, p. 168, con cita de Roxín y Luzón Peña), ni tampoco la justificante del Estado de necesidad, dado que estando la policía ahí, lo que no se presentaba era la situación de necesidad (Cf. Donna, III, p.321 y sgtes.). La reacción sin derecho de los ferroviarios respecto de los manifestantes en su intento de tomar las vías, arrogándose funciones policiales, constituye una agresión ilegítima respecto de estos últimos. Del mismo modo, la continuación de ese grupo en las vías, constituía una verdadera "fuente de peligro", y quienes los enviaron, PEDRAZA y FERNANDEZ, tenían el deber de garantizar que esa fuente de peligro, no desborde, o desemboque, a niveles de riesgos intolerables jurídicamente, que pudiesen concretarse en resultados lesivos. Después de lo que había pasado en Constitución, después de lo que había pasado recientemente, era una latente bomba de tiempo ese lugar, con alrededor de doscientas personas en las vías, como dijo un policía en el juicio, con diferencias ideológicas sustanciales con el reclamo de las otras cien que se encontraban apenas de 200 o 300 metros de distancia. Pero todo lo contrario, se echó más leña al fuego, se llevó a FAVALE con un grupo exaltado de personas, como los de la cancha. Por algo VITALI, el de Seguridad, los llamó porque él no tenía "funciones" sobre esa gente, y FERNANDEZ era el único que podía "parar" esto. AGUIRRE en el Congreso lo mismo dijo: "porqué no paran todo esto". No quisieron, pudieron. Si en el lugar hubiese un solo sujeto armado y extra ferroviario, podría dudarse, pero no fue así, además de FAVALE seguro estuvo SANCHEZ; y aparentemente BENITEZ, estos dos últimos ferroviarios. Entonces, será que a tanta gente, de manera autónoma, se le ocurre ir armada ese día, o bien fue con la anuencia del sindicato. -

Acaso el propio PEDRAZA se puede sorprender que algunos ferroviarios tengan armas, si él mismo tenía en un domicilio cinco permisos del RENAR para tener armas de fuego. No uno, ni dos, cinco. -

A más de ello, de la prueba producida y ahondando en la forma de actuar que tenía PEDRAZA, él mismo declaró que con la gente del Roca no hablaba, no tenía los teléfonos ni de DIAZ, ni de BENEMERITO. Que él solo se relacionaba con FERNANDEZ, su par. Lo que no quiere decir que no estuviese al tanto de lo que ocurría, todo lo contrario, estaba al tanto de todo. De forma tal que cuando actuaba FERNANDEZ, ello implicaba que contaba con el aval de PEDRAZA, caso contrario no hubiese actuado. -

Las anécdotas describen el marco contextual del hecho, la gente no lo conocía a PEDRAZA, no lo veía, solo había escuchado su nombre, como una figura mítica. Los relatos son de gente que en 17 años lo vio tres veces, un gerente de recursos humanos que lo ve sólo dos (para saludarlo una, y para pedirle disculpas otra), o en algún acto, así de lejos, pasando. La ocasión que se relató donde FERNANDEZ cierra un acuerdo por si, se lo llevaba y luego lo traía con la firma de PEDRAZA en el acta. Si la resolución de su imputación dependiera de una prueba de una comunicación suya con FAVALE, sería un contra indicio, no sería PEDRAZA, sería otro, pues él no se manejaba así, no concebía las relaciones de esa manera. Dijo que nunca tuvo una sola controversia con FERNANDEZ, nunca. Y entonces, porqué imaginarse que FERNANDEZ haría semejante cosa si él no estuviese de acuerdo. Fue muy grosero lo que ocurrió, eso no lo decidió FERNANDEZ autónomamente, éste podría estar preocupado porque los partidos de izquierda no "metan" gente, que no armen un sindicato paralelo, que los monotributistas de la Unión del Mercosur trabajen, que los que limpian los baños no pretendan querer ser ferroviarios, que a los que no hacía entrar él los manden donde haga frío, ese tipo de intereses gremiales lo movilizaban. Un tipo duro, fuerte, de carácter, la vaca se come a bifes sentenció en una audiencia del debate, cuando dijo que no mataría porque sería darle una bandera a estos grupos. Pero lo que estaba en juego con estas acciones de los tercerizados, antes bien, era la posibilidad de desestabilizar intereses económicos que lo trascendían a FERNANDEZ, que lo vinculaban a PEDRAZA, y que también lo trascendían a él. Se trataba del Sistema del cual hablaba LUNA en una comunicación telefónica. Por eso, PEDRAZA se expone sobremanera tras el homicidio, debía proteger a sus muchachos, para protegerse él mismo y encubrir su propia participación en el hecho. Y qué hace, se ocupa de FAVALE, que para esa época, con sus teléfonos intervenidos, reclamaba a viva voz por Pablo DIAZ, y anunciaba una delación que intranquilizaba a todos, si caigo yo, caen todos eran sus palabras. Por esa razón, para contenerlo, le decían que no lo iban a dejar "tirado", que le iban a poner el abogado como él quería. -

Entretanto, y mientras FAVALE boqueaba, el día viernes 22 de octubre de 2010, a las 23:02:36 horas (dos días después del hecho) desde una línea de teléfono determinada, se comunican con PEDRAZA manteniendo un contacto de poco más de un minuto. Luego el usuario de esa misma línea telefónica lo llama a FAVALE, a las 23:08:46 (6 minutos después) y dialogaron por casi tres minutos. Inmediatamente después, a las 23:12:38 hs PEDRAZA (4 minutos después) recibió una llamada de ese mismo abonado y hablaron durante minuto y medio. Posteriormente a las 23:14:37 PEDRAZA lo llamó a FERNANDEZ y dialogaron durante otro minuto y medio.-

Como puede verse, y ahora en primera persona, una figura importante como PEDRAZA se ocupaba de que el sujeto que los podía arrastrar a todos, no hable, que esté tranquilo, lo habían llamado por encargo de la figura más importante del sindicato, necesitaban llevarle contención a una persona como FAVALE que, por un puesto en el ferrocarril, estaba dispuesta a andar a los tiros frente a un grupo de manifestantes; y, como se dijo luego, de vanagloriarse de ello.-

Hay que dejar actuar a la justicia, le dijo LUNA a FERNANDEZ, lo que hizo PEDRAZA a continuación fue embarcarse en un intento de cohecho activo de jueces como nunca antes había trascendido, las intervenciones telefónicas son por demás reveladoras, dejan al descubierto el manejo informal de elevadas sumas de dinero. 50000 dólares fue la suma que, le dijeron, era la necesaria para el éxito de la batalla judicial. Los pagó, y documentó un supuesto asesoramiento para que la coima la pague el Estado. Esa capacidad de maniobra, como potencialidad en el libre manejo de dinero líquido, era demostrativa del capital que estaba en juego, y de lo "sencillo" que podía ser la justificación contable de este tipo de "sustracciones" ilícitas. Y esto no lo dejó en manos de FERNANDEZ, de esto se ocupó personalmente, no quería fallar. De las propias escuchas, su red de abogado y contacto influyentes, se asombraban de su ansiedad cuando en rigor todavía no estaba imputado. La maniobra fue abortada.

Acciones a propio riesgo de esta naturaleza, por alguien del peso de José PEDRAZA, no se despliegan para favorecer a los que estaban escrachados en televisión. Para no dejar colgado a nadie, era suficiente con "ponerles" abogados defensores a los trabajadores imputados, pero jugarse de esta manera, exponerse a una condena penal de esta forma, sólo es racionalmente conectable a una persona que tuvo responsabilidad criminal en el hecho, y que pretende abortar que el proceso lo absorba como sujeto pasivo de la imputación. De forma tal que consideramos que estos actos posteriores, confluyen como indicadores reveladores, de su pretérita complicidad criminal en el hecho analizado.-

Si PEDRAZA no quería, esto no pasaba. Pudo y no quiso. Es más tenía el deber de hacerlo, fue contra el orden jurídico esa contra-medida de fuerza. En una gestión sindical tan personalista como la que lo tuvo como secretario general durante tantos años, y en función de las relaciones personales que entabló, y la forma que ejerció el poder, con los intereses económicos y de política sindical que estaban en juego, es inimaginable que las acciones positivas de complicidad criminal de FERNANDEZ en este hechos, no lo hubiesen tenido a PEDRAZA como su poderdante, su representado. Y que las propias acciones positivas de DIAZ, en el lugar de los hechos, contaban con el visto bueno, el Ok de la cúpula del sindicato, en nombre de ellos se movía DIAZ. Acaso DIAZ se insubordinó?, es creíble. Todos absolutamente contaban con que "el gallego" no estaba actuando a espaldas de José PEDRAZA, si nunca fue así, por qué habría de serlo ahora, y en un tema tan importante, y tampoco de las evidencias posteriores se desprende que ello haya sido así.

La única forma de entender lo que pasó, es mediante una mirada global del hecho, en la que confluyan todos los intervinientes. Y en cualquier representación que deje afuera a alguno de ellos, el episodio se torna incomprensible. Porqué FAVALE va con un montón de no ferroviarios, porqué DIAZ lo convoca, porqué FAVALE hace lo que hace y nadie le reprocha nada. Porqué tantas gente armada ese día. Porqué FERNANDEZ con tantas comunicaciones con DIAZ, y ALCORCEL con FAVALE, y FAVALE con LEZCANO, porqué SANCHEZ dispara, porqué BENITEZ llevaría armas. Qué hace PEDRAZA mediante persona interpuesta tranquilizando a FAVALE, porqué PEDRAZA decide resignar la suma de cincuenta mil dólares y exponerse a una imputación penal por intento de cohecho activo de juez. -

Lo llamativo es que durante el debate, los imputados y sus defensas tenían respuestas para casi todo, menos para un interrogante. Ensayaron: que se manifestaron por que el pasajero se las agarra con ellos y los agrede, que se auto convocaron, que nadie dirigía ni mandaba, ni daba órdenes, todos tenían libertad y vuelo propio, que DIAZ se quería ir pero no podía, que los tercerizados "provocaron la agresión", que FERNANDEZ les dijo que se fueran, pero la gente se quería quedar, que corrieron pues pensaron que ellos se venían. Es decir, podrán ser respuestas más o menos convincentes, pero son intentos de defenderse. Pero hay una cuestión sobre la cual ningún imputado, ni ninguna defensa pudo contestar, no arrojaron ningún atisbo de ensayo de respuesta. El interrogante era básico, casi elemental: Qué pasó? Porqué del lado de los ferroviarios había gente armada. Nadie sabía lo que pasó. Nadie lo respondió, nadie quiso arriesgar, y la causa de ello es clara: no hay ninguna explicación posible que lo deje a PEDRAZA afuera del hecho, no hay modo, por eso nadie arrojó ni una alternativa. Si se concede que hubo gente armada en el bando ferroviario, el efecto dominó los termina arrastrando a la condena (nadie tenía que quedar tirado) . Y efectivamente fue eso lo que se probó, que había gente armado del bando ferroviario. Acaso FERNANDEZ, irreflexivamente, postuló lo del infiltrado. En todo caso, si fue así por qué no lo entregaron a la policía y se acababan las sospechas. Es reveladora de adhesión criminal la propia actitud posterior de los ferroviarios de no reaccionar frente a lo hecho por FAVALE y SANCHEZ. Y al contrario, se trató de cubrirlos, cambiarse la remera. Se buscó que nadie hable. Eso no ocurre con los infiltrados. -

Por todo lo expuesto, afirmamos la complicidad necesaria de José PEDRAZA en estos hechos. Sin su intervención, estos hechos no se hubiesen concebidos ni cometidos, y eso lo coloca como partícipe necesario, en los términos del Art. 45 del CP. Estaban ahí, porque los habían mandado, aún cuando por las razones expuestas, ello no quepa denominarlo instigación. El caso no puede ser concebido de otra manera. -

En efecto, como ya dijimos, en la complicidad intelectual, debe ser descartada la posibilidad de actuación con carácter de autoría o coautoría, siendo uno de sus supuestos el de indicaciones, en tanto no exista inducción. Ello así pues, la complicidad es posible antes y durante la ejecución del hecho y hasta su consumación material. Los actuantes sabían que contaban con el aval de PEDRAZA, y en este sentido es que podemos hablar de una Imputación objetiva a la complicidad, pues la complicidad debe tener un efecto en el resultado. Es suficiente que la acción del autor principal se vea favorecida por la actividad del cómplice. El apoyo moral y material que José PEDRAZA les había dado a sus muchachos era indispensable. La persona de su máxima con fianza, FERNANDEZ se comunicaba todo el tiempo con el referente en el escenario de los hechos. A punto tal que una comunicación con FERNANDEZ es la que determina el alejamiento de todos del lugar.

En efecto, existe imputación objetiva cuando se ha generado una situación de peligro que, conforme el criterio de la fórmula de la adecuación, se ha realizado en una lesión a un bien jurídico (Otto, JuS 82, 563) . Así la lesión es objetivamente imputable a la conducta del cómplice, cuando conforme a las reglas de la legalidad lógica vigentes, ésta ha generado el peligro de la lesión típica del Bien Jurídico, por el autor principal, y si mediante una prognosis objetiva realizada a posteriori por un observador objetivo razonable, se establece que se podía contar con la realización de dicho peligro (CF. Maurach). -

Sin lugar a dudas, avalar que doscientas personas, algunas armados con armas de fuego, intenten impedir un corte de vía que pretendían realizar un centenar de militantes sociales en apoyo a empleados precarizados del ferrocarril, constituye la generación de un peligro jurídicamente desaprobado para la vida y la integridad física de las personas (pues es la fuerza policial la que debe velar con racionalidad, prudencia y respeto por la vida humana, por la tutela de los bienes jurídicos supra individuales), en el cual cualquiera a partir de un juicio objetivo ex post, cabe contar con la realización de dicho peligro. -

Oportunas palabras las de Roxin cuando explica por qué los particulares no deben defender los bienes jurídicos de la comunidad: "Al orden social pacífico le produciría más perjuicio que beneficio...se podrían producir escenas de lucha que son precisamente las que el Estado quiere evitar estableciendo "guardianes del orden" específicos -la policía- (Cf. t.1 parágrafo 5, VI nm. 35). -

Por todo lo expuesto, lo consideramos a José PEDRAZA partícipe necesario del hecho. -

GONZALEZ y PIPITO son cómplices necesario del hecho principal contra la vida mediante la comisión del delito de coacciones del cual son coautores:

En un apartado, ya hemos enunciado las características de la contribución material de estos intervinientes (qué fue lo que hicieron), y de por qué esas exteriorizaciones de la voluntad eran configuradoras del delito de coacción en perjuicio de los trabajadores de prensa del canal C5N, en tanto restringiendo su libertad de trabajar, mediante violencia psíquica, los obligaron a hacer algo contra su voluntad, precisamente a dejar de registrar la imágenes de lo que estaba sucediendo, y refugiarse en el interior de la sede de la empresa Chevalier. -

Precisamente, compete ahora analizar si esos mismos actos, además de su significación típica autónoma e independiente, constituyeron a su vez, aporte materiales de complicidad delictiva para los disparos que a continuación ejecutarían tanto SANCHEZ como FAVALE. -

Objetivamente, sabemos que sí los constituyeron, obviamente un registro fílmico habría de inhibir precisamente la causa del resultado, estos son los disparos con armas de fuego. Ni FAVALE ni SANCHEZ hubiesen estado dispuesto a sacar las armas que portaban, y disparar, frente a las cámaras de televisión de un canal de noticias, y eso es algo obvio que no requiere de mayor justificación. De hecho, buena parte de la prueba de cargo en cuanto a la individualización de los autores se consiguió cuando las víctimas viendo los vídeos, podían identificar a aquellos agresores con un protagonismo más relevante. La evidencia fílmica aportada por el canal de noticias fue crucial en ese sentido. Y a tal punto ello es así, que el ataque armado se desencadena tras traspasar el lugar físico donde estaban los periodistas, y no antes. Se desencadena ahí donde termina la empresa Chevalier, en uno de sus portones, el más lejano a las vías. Y precisamente, lo que había pasado en los instantes previos a ese ataque armado había sido la efectiva acción de PIPITO y GONZALEZ de neutralizar a quienes estaban filmando. Mediante violencia, los obligaron a guardar la cámara y a alejarse hacia el interior de la mencionada empresa. -

Subjetivamente, tenemos que la cooperación de estos cómplices lo fue con pleno conocimiento de lo que sucedería después. Y en apoyo de ello contamos con relatos que los posicionan cercanos a las personas armadas tanto antes de su acto de cooperación como después, por caso Gonzalo FERNÁNDEZ, los señaló ambos al lado del tirador. Del mismo modo SEVERO, quien identificó en las imágenes de C5N. Identificó a ambos junto a BENITEZ, otro que también estaría armado, y esto fue antes del comportamiento coactivo (por eso se los ve en las imágenes de C5N). Como puede verse, si primero PIPITO y GONZALEZ, corren junto a un sujeto armado, luego coaccionan a los periodistas de C5N, y los obligan a no filmar, y finalmente se los ve al lado de uno de los tiradores, en referencia a SANCHEZ, cabe colegir fundadamente que lo que hicieron, lo hicieron para eso, para que se dispare, y guiados por el conocimiento de lo que ocurriría después, los disparos. De ahí a que su forma de cooperar, resultó indispensable para que se pudiera disparar impunemente, sin quedar registro fílmicos de ello. Además, a la vuelta de la corrida, es decir tras haberse efectuados los disparos, puede verse en el video de la PFA a GONZALEZ, haciéndole un inequívoco gesto con sus manos a un compañero ferroviario de que se intercambie la remera con otro. Evidentemente, si GONZALEZ, de inconfundible cuello ortopédico, luego de correr junto a PIPITO al lado de gente armado, impedir luego los registros fílmicos de los ocurrido, y tras estar codo a codo junto a PIPITO con uno de los tiradores al momento de efectuarse los disparos, vuelve, y ordena a un ferroviario intercambiar la remera con otro, mal puede decirse que esos disparos formaron parte de un exceso, o de algo que lo sorprendiese, o en lo que no quiso participar. Todo lo contrario, tras ellos continuó actuando de un modo protagónico, para evitar la individualización de los autores del hecho, y por lo tanto procurando la impunidad del homicidio. Respecto de PIPITO que lo acompañaba, caben las mismas consideraciones. Se suma aquí, que el comisario FERREYRA (ver su indagatoria) estimó que tal fue el protagonismo y la ascendencia que tenía GONZALEZ en el grupo, que él pensó que él era Pablo DIAZ, la persona de mayor peso sindical en el lugar. UÑO, lo mismo, en cuanto a que se ven juntos en las imágenes a GONZALITO, y a SÁNCHEZ. -

Por lo tanto, habiéndose demostrado la imputación objetiva y subjetiva de los actos de cooperación criminal desplegados por los acriminados, y a la vez la gran utilidad que estos tuvieron para la concreción del tramo más relevante de la acción ejecutiva del hecho, el momento de los disparos, consideramos dados los requisitos para atribuirse participación necesaria dolosa, en el hecho principal doloso contra la vida y la integridad física de las personas, en los términos del Art. 45 del Código Penal, remitiéndonos a los conceptos teóricos ya desarrollados en cuanto a la teoría de la participación criminal. -

ALCORCEL es cómplice secundario del hecho principal contra la vida:

La cuestión con ALCORCEL pasa por los llamados telefónicos y los mensajes de texto que lo vinculan tanto con la llegada de FAVALE al lugar del hecho, uno de los tiradores, como con Pablo DIAZ, el organizador en el lugar de los hechos de la contramarcha, y quien convocó a FAVALE al sitio. En rigor ALCORCEL actuó en nombre de DIAZ, era su medio de comunicación para estar al corriente de los movimientos del hombre de Várela, quien a su vez estaba viniendo con un grupo de personas "de refuerzo". Además de ello, fue ALCORCEL quien se dirigió a la Estación Yrigoyen, lo esperó a FAVALE y a su grupo, alguno de los cuales saludó (evidentemente los conocía), los acompaño hasta donde el puente de la calle Lujan, y a la vez que FAVALE hizo su ingreso con pompa al canto de "las vías no se cortan", ALCORCEL se alejó. Finalmente, también cooperó con Pablo DIAZ en la acción de arengar a la masa de ferroviarios que estaban en las vías, para que bajen y corriesen a los tercerizados, haciendo el "bulto" necesario para que FAVALE y SANCHEZ pudiesen disparar entremezclados, y luego retirarse del lugar a la carrera junto con el resto de la gente. Tras la comisión del hecho, mantuvo ALCORCEL un constante intercambio de comunicaciones con FAVALE, como prueba del compromiso delictivo que los había unido. -

Evidentemente, por lo expuesto en párrafos anteriores son todos estos actos propios de cooperación delictiva, sin lugar a dudas relevantes para la configuración del hecho, tal como éste fue concretado. No obstante ello, por tratarse ALCORCEL de un simple intercomunicador entre DIAZ y FAVALE, entendemos que su complicidad no es primaria, sino secundaria, o no necesaria. En efecto, FAVALE bien tenía el teléfono de DIAZ y en todo caso podría haberse comunicado con éste, y entendemos que de alguna manera hubiese llegado al escenario de los hechos. Tampoco se hubiese perdido en la estación Yrigoyen, tratándose de que había más de un centenar de ferroviarios sobre el puente de Lujan. Pero lo cierto es que ALCORCEL siempre estuvo a disposición de DIAZ para facilitar la preparación del hecho, cooperando a su lado para arengar a la gente. De manera tal que si bien no se puede afirmar que sin ALCORCEL el hecho no se cometía, lo hecho por él lejos está de ser penalmente irrelevante, ya que no es menos cierto que cooperó con actos materiales que simplificaron los actos de preparación y ejecución tanto de FAVALE como de DIAZ. -

Vale decir, ciertamente existe una relación causal, si bien lo indispensable, entre los aportes de ALCORCEL y el acercamiento de FAVALE, estando DIAZ informado de ello por tal razón. Lo mismo en el acto de arengar a la corrida. Esto es, podemos afirmar una relación de objetiva imputación entre esos aportes como tales y la concreta configuración del hecho. Con lo cual el resultado lesivo, también le es atribuible a ALCORCEL como consecuencia de cooperación no necesario. Del mismo modo, del contenido de los mensajes de texto a los que se tuvo acceso, como así también de un incesante intercambio de llamados con FAVALE, tanto antes como después de la ejecución del hecho, queda claro que también corresponde imputarle subjetivamente su intervención como cómplice, pues actuó con dolo (Cf. Donna, Autoría y participación, p. 66). -

Situación de MANSILLA y FERREYRA:

Por las razones de hecho y de derecho que ya hemos analizado acabadamente en un punto por separado, simplemente por razones de orden se hace constar que los nombrados son partícipes necesarios del hecho principal doloso contra la vida y la integridad de las persona, Art. 45 del Código Penal. -

Simplemente, encontramos oportuno, a todo evento, recordar el siguiente concepto, conforme el cual, la complicidad técnica (material), puede ser prestada exitosamente, aun cuando el autor principal nada sepa del apoyo que se le ha prestado (ROXIN LK, par. 27, nro. 97, Maurach, 454). Aún así, la ayuda del cómplice ayuda a la configuración del hecho, con posibilidades de éxito. -

Situación de LOMPIZANO, EXCHAVARRIA y CONTI

Por las razones de hecho y de derecho que ya hemos analizado acabadamente en un punto por separado, simplemente por razones de orden se hace constar que el hecho atribuido a los nombrados encuentra su adecuada calificación legal en el delito de abuso de autoridad, previsto y reprimido en el Art. 248 del Código Penal. -

Situación de VILLALBA

Por las razones de hecho y de derecho que ya hemos analizado acabadamente en un punto por separado, simplemente por razones de orden se hace constar que el hecho atribuido al nombrado encuentra su adecuada calificación legal en el delito de incumplimiento de los deberes de oficio, previsto y reprimido en el Art. 249 del Código Penal.

Absoluciones

Llegado el momento de efectuar un análisis de la prueba reunida en esta causa, debemos decir que corresponde la absolución de Juan Carlos Pérez y de Guillermo Armando Uño.

De este modo, consideramos que la querella de Beatriz Otilia Rial no ha logrado probar que los nombrados hayan participado en el hecho que calificaron como constitutivo de encubrimiento agravado.

De otra parte, La querella de Magali Elsa Rodríguez Sosa y Nelson Fabián Aguirre no ha podido demostrar la participación necesaria de Uño y de Pérez en el delito previsto en el artículo 80 inc. 6 del Código Penal, en grado de tentativa.

Estimamos que asiste razón a la representante del Ministerio Público Fiscal, quien entendió que los nombrados no merecían acusación fiscal y por lo tanto ha peticionado sus absoluciones.

De tal forma, consideramos que no se encuentra probado que el 20 de octubre de 2010, Juan Carlos Pérez realizara un aporte sustancial consistente en el traslado de las armas utilizadas, secundando a Cristian Daniel Favale permanentemente en su accionar. No se encuentra acreditado que Guillermo Armando Uño le haya entregado a Pérez el arma que Favale utilizara, como así tampoco que el nombrado Pérez haya dirigido las acciones de Uño en la etapa final de la ejecución, en particular sobre la dirección que tenían que tomar y a quien debían reportar lo sucedido.

Debemos hacer mención a los dichos de Juan Carlos Pérez, quien declaró en sede instructora en dos oportunidades, conforme consta a fs. 1211/18 y 3748/59. El nombrado, asimismo, prestó declaración durante la etapa de debate, el día 16 de enero de 2013, manifestando que el testigo Sotelo describió a una persona cuyas características no se condicen con su fisonomía. A los efectos de ilustrar cómo era la camisa que vestía el día de los hechos, Pérez la extrajo de una bolsa y la exhibió. Agregó que el testigo Sotelo fue quien lo señaló como la persona a la que le pasaron las armas, sin perjuicio de lo cual, al describir a dicha persona señaló que era morocho, medía 1,82 metros y llevaba una camisa blanca a rayas finitas. Declaró que jamás usó el pelo largo y la camisa a la que aludió el testigo de mención es diferente a la que vestía. En el transcurso de su declaración se proyectó el video de C5N que se encuentra reservado en el sobre 6, video disco 32, habiéndose identificado el señor Pérez como la persona gordita de camisa, especificando que para ese momento pesaba 100 ó 102 kilos. Señaló que no llevaba ningún arma y que teniendo en consideración lo que pesaba en ese momento, no hubiese podido correr.

Es menester tener en consideración los dichos de Guillermo Armando Uño, quien realizó su descargo en la etapa de instrucción y se encuentra glosado a fs. 3352/62. Asimismo, el señor Uño declaró en el debate, el día 13 de noviembre de 2012. En esta última oportunidad refirió que al momento del hecho vestía ropa celeste con refractarios, remera y botines. Se le exhibió el video de C5N y se reconoció al lado de un poste de luz, imagen en la cual puede apreciarse que efectivamente vestía del modo en que lo había dicho, agregando que tenía colocado un gorrito. Uño señaló que él lo tomó como un acto de presencia y jamás pensó que iba a pasar lo que ocurrió. Indicó que descendió y escuchó que gritaban "vamos, vamos", aclarando que querían ir a seguir a esta gente, manifestó que hizo gestos para que sus compañeros bajaran. Explicó que él se quedó a un costado y que mientras los demás corrían él se iba quedando, porque en verdad tenía miedo, porque tenía 55 años y no podía comer con sal. Adujo que estaba para ser guarda y después de dos o tres entrevistas su supervisor le dijo que veía mal, por lo cual, le iban a recetar anteojos y no podía correr mucho. Refirió que no se iba a meter para que lo golpeen. También reconoció que tomó una piedra y la tiró, aclarando que sólo fue una y que lo había hecho porque le daba bronca. Finalmente, informó que no llegó a Chevallier y declaró que conoció a Pérez cuando fue trasladado en una oportunidad al Juzgado de Instrucción.

La única prueba de cargo que permitía atribuir responsabilidad a Juan Carlos Pérez y a Guillermo Armando Uño era la declaración del testigo José Eduardo Sotelo. El sostén probatorio de la imputación de ambos era un testigo al cual no le podemos dar crédito, un testigo que no dio razón de su presencia en el lugar, un testigo estrambótico, se escapaba de la custodia. No daremos crédito a su versión, por lo tanto, no existe fuera de este relato, validez para imputar participación criminal a Pérez y a Uño.

Ciertas declaraciones testificales que hemos oído en el transcurso del debate no concuerdan con la versión que aportó el testigo Sotelo y reafirman los dichos de Juan Carlos Pérez y de Guillermo Armando Uño.

En este sentido, podemos mencionar al testigo Alberto Mariano Esteche, quien declaró ante el Tribunal el 13 de septiembre de 2012. El nombrado fue un testigo presencial y pese a describir la agresión, no hizo mención a que se haya efectuado una entrega de armas. Lo mismo apreciamos en el testimonio de Eduardo Silvio Belliboni, efectuado el 21 de agosto del 2012, quien, además, manifestó saber que alguno de sus compañeros persiguió a los atacantes y, sin embargo, nunca se refirió a que persona alguna haya desarrollado la acción que se les imputa a Pérez y a Uño.

Ornar Esteban Merino declaró el 20 de septiembre del 2012. Manifestó que el tirador tenía el brazo estirado y descerrajó cuatro detonaciones. Que luego corrió hacia el lado de la vía. Refirió que se le nubló la vista y que ni bien pudo recuperarla los siguió corriendo hasta donde había patrulleros. Describió a la persona que efectúo disparos. En relación al arma dijo que no brillaba, era oscura y no de tamaño gigante. Aclaró que el tirador realizó entre 3 ó 4 disparos y manifestó que lo corrió para alcanzarlo mientras éste se dirigía a la carrera hacia las vías. Especificó que la menor distancia a la que estuvo habrá sido de 20 metros, pero que cuando rompieron el cordón para avanzar, un compañero le dijo que estaba al lado de él aunque no se percató de ello. Como puede apreciarse nuevamente contamos con un testimonio que no hace ninguna alusión a la acción que se les reprocha a los señores Uño y Pérez.

En este orden de ideas, también podemos tomar en consideración a los dichos de Edgardo Gustavo Mari, quien prestó declaración el 17 de septiembre del 2012. Indicó que por su militancia conocía a Mariano Esteban Ferreyra, a Magali Elsa Rodríguez Sosa y a Nelson Fabián Aguirre. Asimismo, refirió conocer a Uño, quien era un vecino suyo y expresó que se saludaban normalmente hasta el día del hecho. Señaló que cerca de él había un trabajador tercerizado que le dijo "están tirando" y le mostró una parte de su cuerpo con una herida. Escuchó un número cercano a siete detonaciones. Manifestó que los ferroviarios se retiraron, ellos los empezaron a correr y llegó hasta el lugar dónde estaban los patrulleros, junto con una persona de nombre Lisandro y otro de nombre Pintos, aclarando que este último era quien estaba herido en la pierna. La Fiscal General le preguntó si había visto al señor Guillermo Armando Uño en el escenario de los acontecimientos y la respuesta del testigo fue que no. Es decir, que tras los disparos este testigo corrió al grupo de agresores y en ningún momento observó que se haya efectuado un pase de armas.

Otro testigo que es importante mencionar es Néstor Mauricio González, quien declaró el Io de octubre de 2012. Nos indicó que después de escuchar los disparos vio a una persona con remera azul, que salió del lado izquierdo, hacia el centro de la calle, que gritó "viva Perón" y disparó dos o tres veces. Especificó la posición en que efectúo los disparos, aportó sus características físicas e indicó que no tenía uniforme ferroviario. Señaló que el arma era un revólver de color negro. Por último, refirió que unos compañeros suyos empezaron a correrlos y llegaron hasta donde estaban los patrulleros, sin perjuicio de lo cual nada nos dice del traspaso del arma a otra persona.

Gonzalo Damián Fernández declaró el día 8 de noviembre de 2012. Manifestó haber visto al tirador y haber escuchado los disparos que fueron 3 ó 4. Aclaró que sólo vio disparar a esa persona. Expresó que cuando se quedaron sin proyectiles, ellos los corrieron y el otro grupo se escapó para el terraplén. Refirió que de su bando los persiguieron pero se encontraron con unos patrulleros. El deponente, aclaró que no llegó hasta los patrulleros ya que se detuvo antes. Como puede advertirse nada dice respecto a la conducta que se les reprochó a Uño y a Pérez.

Aldo Fabián Amuchástegui, aporto su testimonio el día 30 de octubre de 2012. Los doctores Laporta, Medina y Jalbert solicitaron que se le exhiba al deponente el video de C5N desde el minuto 0 al 2:39 (video reservado en sobre 6, video disco 32). Se proyectó dicha filmación, se reconoció en el video y señaló que quien estaba a su lado era Pérez, un portero de los talleres de Escalada que estuvo trabajando más o menos tres meses en la portería. No recordó haberlo visto con posterioridad y manifestó que nunca lo vio con armas.

El 6 de noviembre de 2012 declaró Miguel Alejandro Toretta y señaló que lo vio a Juan Carlos Pérez cuando estaban arriba del puente. Especificó que observó cómo llego caminando solo, que lo vio bajar y luego subir. Indicó que charlaron un rato. Al igual que el testigo Amuchástegui, expresó que nunca lo vio a Pérez con armas, manifestó que el nombrado hacía unos cuatro meses que se desempeñaba en los talleres y agregó que el día del hecho el señor Pérez vestía una camisa a cuadros y un vaquero, lo cual concuerda con lo que hemos podido apreciar en el video de C5N y con los dichos del propio Pérez.

Tomando en consideración la gran cantidad de testigos que han declarado ante esta judicatura, ninguno de los cuales comprometió a Guillermo Armando Uño y a Juan Carlos Pérez y por no contar con ningún elemento probatorio que los comprometa más allá del relato de un único testigo, hemos concluido que la prueba es insuficiente como para arribar a una certeza positiva respecto a la conducta que se les endilgó. Este déficit probatorio nos lleva a determinar la absolución de Juan Carlos Pérez y Guillermo Armando Uño, conforme lo previsto por el artículo 3 del Código Procesal Penal de la Nación.


Tienda de Libros Radio Nizkor On-Line Donations

DDHH en Argentina
small logoThis document has been published on 07Aug13 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.