Información
Equipo Nizkor
        Tienda | Donaciones Online
Derechos | Equipo Nizkor       

17jun13


Continuación de fundamentos
Desarrollo de la motivación de la absolución de Rolando César Garay


A continuación, nos abocaremos a la valoración de los elementos de cargo y descargo que nos llevan a concluir que corresponde la absolución de Rolando César Garay.

Ha menester acotar que, a nuestro modo de ver, la querella de Beatriz Otilia Rial no ha demostrado que el Subcomisario Garay haya sido partícipe necesario de homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas, por lo cual entendemos que su conducta no puede subsumirse en el articulo 80, inc. 6 del Código Penal. Asimismo, consideramos que las Dras. Ferrero y Verdú tampoco lograron acreditar que la acción de Rolando César Garay encuentre adecuación tipica en la figura legal mencionada, con la misma participación, pero en grado de conato, en perjuicio de Magali Elsa Rodríguez Sosa y Nelson Fabián Aguirre, todo en el marco de un plan criminal.

Por último, cuadra señalar que tampoco compartimos la postura del Ministerio Público Fiscal, que consideró que el nombrado es autor penalmente responsable del delito de abandono de persona agravado por muerte y grave daño en el cuerpo y la salud, en concurso ideal con incumplimiento de los deberes de funcionario público.Cabe recordar que las partes acusadoras imputaron a Rolando Cesar Garay ñaber permitido el ataque, ñaber omitido evitar y luego no interrumpir la conducta de: Cristian Daniel Favale, Gabriel Fernando Sáncñez, Juan Carlos Pérez, Guillermo Armando Uño, Pablo Marcelo Díaz, Jorge Daniel González, Francisco Salvador Pipitó, Claudio Gustavo Alcorcel, José Ángel Pedraza y Juan Carlos Fernández, junto a un grupo de personas identificadas con la Unión Ferroviaria, que produjo la muerte de Mariano Ferreyra y los intentos de homicidio de Magali Elsa Rodríguez Sosa, Nelson Fabián Aguirre y Ariel Benjamín Pintos, ello al ordenar el movimiento de los patrulleros correspondientes a su seccional para permitir el avance del grupo que respondía a la Unión Ferroviaria. Asimismo, se le imputó haber facilitado los medios para que el mentado grupo pudiera lograr la impunidad, al haber omitido ordenar la inmediata detención e identificación de los responsables, facilitado la fuga de aquéllos. Por otro lado, se le endilgó haber omitido el secuestro de los materiales utilizados y no arbitrar los recaudos para la preservación de la prueba en el lugar del hecho. También se le enrostró haber avalado la presencia de subordinados vestidos de civil incumpliendo lo dispuesto en el articulo 14 de la orden del día n 184, del 2 de octubre de 2006, que indica que el personal policial afectado al mantenimiento del orden público debe lucir uniforme reglamentario y que el cumplimiento de la normativa se encuentra a cargo del personal jerárquico destacado en el lugar. También se le atribuyó haber efectuado un operativo cerrojo permitiendo la fuga de los ferroviarios. Se lo responsabilizó por no dar inmediata intervención a Fiscalía de turno, la cual tomó conocimiento de lo sucedido pasada una hora de los hechos, a las 14.40. Por último, se lo acusó, por haber omitido utilizar un medio de comunicación que permita el registro de su contenido, habiendo utilizado en su lugar un teléfono denominado POC, eludiendo de esta manera la obligación impuesta en la orden del día n 231, del 17 de diciembre de 2003.

Es menester tomar en consideración lo expresado por Rolando Cesar Garay, quien prestó declaración indagatoria el 4 de mayo de 2011 (ver fs. 1512/1527, causa 3922) y en la misma fecha formuló un descargo en los términos de los artículos 73 y 279 del Código Procesal Penal de la Nación, el cual consta a fs. 1503/1511 (foliatura correspondiente a la causa 3922).

El 16 de agosto del 2012, cuando el Tribunal le hizo saber que le recibiría declaración a tenor de lo dispuesto en el art. 378 del Código de forma, expresó que no iba a declarar, pese a lo cual, a pedido de su defensor, se procedió a la lectura no sólo de la declaración que formuló en sede instructora, sino también del descargo que presentó ante dicha judicatura.

Conforme consta a fs. 1503vta./1506 de la causa 3922, Rolando César Garay relató los hechos y refirió que el 20 de octubre de 2010, aproximadamente las 12.15, por la frecuencia de comando radioeléctrico se desplazaron los móviles de la Comisaria 30 de la P.F.A., a la calle Luján, en su intersección con el Pasaje Algarrobo, a los efectos de realizar tareas de prevención con motivo de reclamos que se realizaban en el referido lugar. Indicó que, de este modo, arribaron al lugar los móviles 130, 230 y 430. Luego, señaló que observó a un grupo de entre ochenta y cien personas con pancartas del Partido Obrero, las cuales se encontraban sobre la calle Luján. Continúo su relato indicando que el aludido grupo intercambiaba insultos y amenazas verbales con otro que se encontraba sobre las vías del Ferrocarril Roca, el cual estaba conformado por un número de alrededor de cien a ciento cincuenta personas. Manifestó que, con el objeto de evitar un enfrentamiento entre ambos grupos, los móviles policiales quedaron apostados sobre la calle Luján, a unos treinta metros de su intersección con la calle Santa María del Buen Ayre. Adunó que intentó, sin éxito, comunicarse con los referentes del Partido Obrero, siendo su intención que se alejaran de las vías, ya que allí se encontraban los manifestantes de la Unión Ferroviaria. Expresó que en respuesta a su intento recibió toda clase de insultos por parte de quienes pertenecían al Partido Obrero, y que éstos se retiraron del lugar, trasladándose a pie ñasta la intersección de las calles Pedro de Luján y Santa Elena, permaneciendo en dicña esquina que se encuentra a unos 200 metros de las vías del ferrocarril. Recordó que a las 13.20, aproximadamente, escucñó por la frecuencia que ñabían arribado unos 40 ó 50 manifestantes provenientes de la estación Yrigoyen, quienes ñabían bajado del andén a las vías y se dirigían al encuentro de la gente de la Unión Ferroviaria que se encontraba sobre las vías a la altura de la calle Pedro Lujan y el Puente Bosch. Manifestó que tras ello, junto al Subinspector Domínguez y al Escribiente Coronel, ambos de la Comisaria 30 de la P.F.A., se ubicaron a unos veinte metros de la vía aérea, a unos 40 metros de los móviles policiales que estaban estacionados en 90 grados sobre la calle Luján. Precisó que los móviles 100 y 200 estaban de un lado, y que del otro se encontraba el móvi1 400. Indicó que, desde ese sitio, vio a personal policial uniformado de la División Roca de la Policía Federal y, también, advirtió la presencia de personal de civil de la Policía Federal y de un grupo de combate (de la misma fuerza) sobre el costado de las vías. Adujo que a las 13.25, aproximadamente, el Sargento Ortigoza, integrante de la brigada de la Comisaria 30, quien se encontraba dialogando con referentes del Partido Obrero, manifestó que finalizada la asamblea que estaban desarrollando se retirarían del lugar con destino a la Provincia de Buenos Aires. Expresó que cuando comenzaron a caminar los integrantes del Partido Obrero por la calle Pedro de Luján con dirección a la Av. Vélez Sarsfield, imprevistamente, desde las vías comenzó a descender raudamente la gente de la Unión Ferroviaria sobre la calle Pedro de Luján. Manifestó que con los pocos medios que tenía a su alcance, poniendo de resalto que solamente eran tres personas, hizo lo posible para que quienes integraban el grupo identificado como de la Unión Ferroviaria desistieran del propósito de dirigirse tras los manifestantes del Partido Obrero. Acotó que tanto él como los dos sujetos que lo acompañaban fueron sobrepasados por unas ciento cincuenta a doscientas personas que corrían por Luján, tras la gente del Partido Obrero. Manifestó que, inmediatamente, comunicó la novedad a la Dirección General de Operaciones y solicitó expresamente apoyo, tomando en cuenta que eran superados ampliamente en número y que con los medios con los que contaba le era imposible evitar, o al menos intentarlo, interrumpir lo que estaba sucediendo. Refirió que como respuesta al pedido de apoyo le indicaron que se replegara y que observara a distancia, a unos 150 metros. Expresó que se le dijo que podía pasar que las dos facciones se unan en contra del personal policial que se encontraba con él, en el lugar. Continúo su relato refiriendo que a los segundos moduló el Jefe de Control de Líneas, es decir, el Comisario Inspector Luis Mansilla, a la Dirección General de Operaciones, quien manifestó que efectivamente habían bajado a la calle unas 40 personas pero que no advertía la existencia de desmanes. Informó que tras ello, vía trunking, desde la sala de de situación de la Dirección General de Operaciones se le solicitó que se comunique vía POC. Adujo que el pedido no constituyó una orden ilegítima o ilegal, resaltó que el sistema POC es utilizado como un medio de comunicación válido en la Policía Federal y teniendo ello en cuenta, y dado que se trató de una orden, procedió a cumplirla. Explicó que por este motivo se comunicó vía POC con el Principal Conti, quien le preguntó si sabía hacia donde se dirigían los manifestantes del Partido Obrero y lo interrogó respecto a si tenía conocimiento acerca de su traslado a la Estación Avellaneda o a la Estación Constitución. Manifestó que su respuesta fue que, según los dichos del Sargento Ortigoza, quien se encontraba acompañando a los referentes de dicha agrupación, iban a volver hacía la Provincia de Buenos Aires dando por terminada la protesta. Señaló que instantes después, alrededor de las 13:33, 13:34 ñs., observó que la gente de la Unión Ferroviaria arribó corriendo ñasta Luján y Santa Elena, y luego continúo la carrera ñacia la calle Perdriel. Explicó que por este motivo, ante la posibilidad de un enfrentamiento, solicitó nuevamente a la Dirección General de Operaciones, que le suministre apoyo en dicña intersección. Continúo su exposición indicando que junto al escaso grupo de subalternos que lo acompañaban, ascendieron a los móviles para dirigirse ñacia la zona de posible conflicto y tras recorrer una distancia de unos cuarenta metros observó que los manifestantes de la Unión Ferroviaria corrían, volviendo ñacia el lado de las vías y tras ellos iba la gente del Partido Obrero. Explicó que eso los ñizo detenerse, que eran sobrepasados ampliamente en número por la gente que integraba la Unión Ferroviaria y que ñabían quedado frente a los manifestantes del Partido Obrero. Refirió, que en ese marco los integrantes de ambos grupos se lanzaban piedras y expresaban todo tipo de insultos y amenazas. Apuntó que, aproximadamente, a las 13.35, la gente del Partido Obrero, expresaba a viva voz que les habían efectuado disparos de armas y un integrante de dicho grupo se bajó su pantalón, lo que le permitió observar que en su pierna exhibía un orificio, posiblemente, provocado por un disparo de arma de fuego. En este marco, procedió a solicitar inmediatamente a Operaciones que enviara una ambulancia de SAME por persona herida de bala en su pierna. Resaltó que la persona presuntamente herida estaba a una distancia aproximada de cinco metros y se encontraba rodeada por manifestantes del Partido Obrero. Le indicó a dicho sujeto que ya había solicitado apoyo y auxilio por parte del SAME y le requirió que permanezca en el lugar. Sin embargo, en el caótico marco de la situación no pudo impedir que esa persona se retirara. Destacó que tuvo ante su vista a la persona presuntamente herida unos pocos segundos, empero, como las agresiones por parte de la Unión Ferroviaria y del Partido Obrero continuaban, distrajo su atención y esto permitió que el herido se retirara. Relató que en esos instantes le moduló el Director de la Sala, es decir, el Comisario Mayor Lompizano, quien le preguntó si el personal policial se encontraba ileso, siendo su respuesta afirmativa. A esta altura de los acontecimientos, manifestó, que la gente de la Unión Ferroviaria ya se encontraba nuevamente sobre la vía aérea, por sobre el terraplén, y la gente del Partido Obrero estaba a unos 300 metros de distancia caminando por la calle Lujan en dirección a la Av. Vélez Sarsfield. Adujo que la fuerza de apoyo llegó al lugar, aproximadamente, a las 13.40, 13.42 hs. por el puente Bosch tomando por calle Luján, pero los manifestantes ya se habían replegado y la zona se encontraba despejada.Refirió que el móvil 530, a cargo del Comisario Catalán, arribó al lugar y siguió a distancia la retirada del grupo del Partido Obrero, explicando que él junto con el personal que lo acompañaba se retiró caminando. En ese ínterin, observó que al llegar a la intersección de Luján y Perdriel, la situación ñacia suponer que allí ñabían acontecido ñecños, ya que ñabía una numerosa cantidad de piedras y cascotes. Manifestó que a los pocos minutos tomó conocimiento, junto al Comisario Catalán, que tres personas del Partido Obrero ñabían sido trasladadas por una ambulancia privada al Hospital Argerich, que se encontraban con heridas de bala y que había fallecido una de ellas al llegar al nosocomio. Especificó que ello aconteció, aproximadamente, a las 14:05 hs. y desconocían todo otra circunstancia, como el sexo de la persona, edad, características del hecho, tipo de lesión y cantidad de lesionados. Señaló que, aún en ese marco difuso y confuso, ordenó delimitar la zona de Luján y Perdriel, en donde inmediatamente se realizó una inspección ocular, lo que permitió hallar varias bolitas de acero, del lado donde posiblemente se encontraban los manifestantes de la Unión Ferroviaria, así como también una vaina al parecer de un arma de fuego calibre 38, siendo todos estos elementos secuestrados posteriormente. Por otro lado, refirió que en el lugar se obtuvo el testimonio de una persona que indicó haber visto que gente de la Unión Ferroviaria había efectuado disparos de arma hacia los integrantes del Partido Obrero, y, además, otro testigo manifestó haber visto como otro integrante de la Unión Ferroviaria había levantado vainas del lugar. Por ello, a fin de preservar la prueba y recibir formalmente sus testimonios, se procedió a trasladar a estos sujetos a la Comisaría con el objeto de recibirles declaración. Destacó que en la calle Lujan entre Santa Elena y Perdriel funciona la empresa Chevallier y se intentó determinar si allí hubo testigos del hecho, para de este modo poder realizar adecuadamente la comunicación a la autoridad judicial, aclarando que dicha diligencia arrojó resultado negativo. Explicó que apenas se obtuvieron esos elementos (testigos y secuestro de efectos), se efectuó consulta con la Fiscalía, en la persona del secretario Dr. Domínguez, quien interiorizado de los pormenores del hecho dispuso distintas medidas. Manifestó que en el lugar se hizo presente la Fiscal de turno, Dra. Caamaño Iglesias Paiz, quien tomó conocimiento de lo acontecido y le preguntó sobre la existencia de cámaras en la zona, a lo que respondió que solamente funcionaba una cámara ubicada en Lujan y Río Limay, la cual pertenecía a una empresa. Indicó que junto a la Fiscal concurrieron a la mentada compañía, siendo atendidos por uno de los gerentes, quien les exñibió lo que ñabían filmado las cámaras y recordó que en esas imágenes se podía observar el momento que al parecer se desvanecía una mujer en la calle Luján, posiblemente por una herida de bala. Informó que luego arribó al lugar la Unidad Criminalística Móvil de la P.F.A., quien practicó distintas diligencias, procediendo al secuestro de una vaina, y que en el lugar se dejó consigna policial sobre varios vehículos allí estacionados los cuales presentaban roturas de vidrios producto de la refriega entre ambos grupos. Destacó no haber escuchado detonaciones de arma de fuego, dado que al momento de la refriega había una distancia aproximada de 200 metros, debiéndose tener en cuenta que por la vías del ferrocarril de la ex Línea Roca seguían circulando los trenes hacia Capital y Provincia. Por último, hizo saber que el Sargento Ortigoza, quien se encontraba con los integrantes del Partido Obrero, al observar la embestida de los manifestantes de la Unión Ferroviaria, le manifestó que no escuchó detonaciones pese a encontrarse a la vuelta del lugar de los hechos.

Rolando César Garay, al prestar declaración indagatoria en la Instrucción ratificó el contenido de su presentación espontánea y no tuvo objeción alguna en responder a todas las preguntas que le formularon tanto la señora fiscal, como la jueza. Debemos tener en cuenta, que la magistrada instructora le preguntó: sí cuándo ñay un operativo en su jurisdicción tiene autonomía en la toma de decisiones o se encuentra bajo la órbita del Jefe del Operativo. La respuesta del Subcomisario Garay fue que se manejaba con Operaciones quienes mandan un servicio con anterioridad. Por otra parte, fue preguntado para que diga qué ñizo en cuanto a la orden de detención que le fue impuesta desde la DGO, y contestó que no sabía a quién iba a detener porque ya no ñabía personas en el lugar, aclarando que la gente del Partido Obrero estaba a tres cuadras y los de la Unión Ferroviaria ya estaban sobre el terraplén.

La versión de los ñecños que aportó Rolando César Garay encuentra relación con la cuantiosa prueba que se produjo durante el debate y aquella que fue incorporada al juicio.

En este sentido y a los efectos de poder reconstruir los ñecños el primer testimonio que debemos valorar es el del señor Maldonado, quien declaró el día 13 de noviembre de 2012.

Hugo Guillermo Maldonado, indicó que pertenece a la Policía Federal, que cumplía funciones de 6:00 a 12:00 y de 12:00 a 17:00 horas y que estaba de parada en Luján y Santa María del Buen Ayre llevando a cabo tareas de vigilancia. Nos informó que el día de los hechos, alrededor de las 12:00 horas, caminaba por Luján hacia el Puente Bosch y vio a un grupo cruzando ese y a otro sobre las vías. Expresó que quedó en el medio de ambas facciones, que tocó el silbato pero no obtuvo respuesta de las personas que allí se encontraban. Tras ello, alrededor de las 12:05 horas, llamó desde su celular pidiendo apoyo al 911 y comenzaron a intercambiarse piedras. Continúo su relato señalando que luego arribaron 3 móviles, uno de ellos con el Subcomisario Garay y lo enviaron a dirigir el tránsito a San Ricardo y Santa María del Buen Ayre. Ilustró que no sabía que iba a suceder lo que presenció y que no oyó nada al respecto en la Comisaría. Precisó que el intercambio de piedras fue en Luján y la calle que entra en el puente Bosch. Refirió que no escuchó disparos de armas de fuego y, respecto a la cantidad de móviles con los que contaba la Comisaría 30, manifestó que, además del móvil bancario, tenían 3: el 100, el 200 y el 300.

El relato de Maldonado nos permite apreciar la falta de conocimiento previo por parte de Garay de aquello que podía suceder el día 20 de octubre de 2010 en las cercanías de la Estación Avellaneda y, además, da cuenta del motivo por el cual el Subcomisario arribó al escenario de los acontecimientos. Garay concurrió en respuesta a un llamado efectuado por Maldonado, arribó en el móvil 430 y su cñofer era Lucas Damián Evaristo Varas, quien prestó su testimonio el día 20 de noviembre de 2012.

El señor Varas indicó que el 20 de octubre de 2010 estuvo de guardia de 8:00 a 14:00 ñoras y manejó el patrullero en el que se trasladó el Subcomisario Garay ñasta Luján a la altura del Puente Boscñ, aclarando que esto ocurrió después de las 12:00 del mediodía. Manifestó que se detuvo en Luján a 10 ó 15 metros de la calle Santa María del Buen Ayre y que luego se acercó el móvil 230, el cual estaba a cargo del escribiente Coronel, siendo su chofer el agente Hulet. Relató que descendieron Garay y Coronel y se dirigieron hacia el lado del Puente Bosch, especificando que había casi un centenar de personas sobre el terraplén y las vías del ferrocarril. Apreció que dichos sujetos vestían ropa azul y pantalones de trabajo. Informó que del lado de atrás del patrullero, cruzando Santa María del Buen Ayre, había otro grupo de personas que tenían pancartas de color rojo y negro que decían Polo Obrero. Refirió que este grupo estaría ubicado a 20 metros en dirección a la Av. Vélez Sarsfield y que era menor en cantidad al que estaba sobre las vías. Señaló que algunos ferroviarios estaban abajo comprando gaseosas y el resto estaban sobre el terraplén. Indicó que entre un grupo y otro habría unos 50 u 80 metros, que la situación en ese momento era pacífica y así estuvieron cerca de una hora. Manifestó que también arribo el móvil 100, a cargo del subinspector Domínguez, cuyo chofer era el agente Donato. Señaló que estuvo dentro del móvil y que por momentos bajó. Manifestó que tenía un tranking para las comunicaciones, pero en ese momento estaba en poder del Subcomisario, quien modulaba a lo lejos pero no escuchó lo que decía. Explicó que los patrulleros estaban sobre el tránsito de Luján, que le hizo señas al Subcomisario como para ponerlo a 45 grados y que de la misma forma le indicaron que así lo ñaga. Expresó que realizó dicña maniobra y también la efectuaron los otros móviles. Indicó que en el patrullero no tenían equipo de radio y que cuando cambiaron de posición ñaría más de media ñora que estaban allí. Refirió que vio bajar corriendo del terraplén a un grupo de más de 100 ferroviarios que los sobrepasaron. Expresó que su Jefe no le dio ninguna orden cuando la gente bajó y que a lo lejos se veía modular a sus superiores, pero no escucñaba lo que decían. Sí oía los insultos que se propinaban ambos bandos. Remarcó que no recibió ninguna orden sobre cómo colocar los móviles y que no vio llegar un cuarto patrullero. Asimismo, informó que no tenía conocimiento respecto a que se iba a producir un corte de vías, ni de la conformación de un operativo especial. Manifestó que ante situaciones como esta su consigna es proteger el material rodante y al personal policial. Ilustró que los que bajaron pasaron corriendo en dirección hacia Vélez Sarsfield, él se ubicó atrás del patrullero y ahí lo sobrepasaron. Indicó que los encargados de los móviles estaban del lado del Puente Bosch y que los que bajaron pasaron de largo, estimando que serían un centenar y los rezagados quedaron sobre la calle Pedro de Luján. Explicó que recibieron la orden de seguirlos hasta que se detuvieran y fueron detrás de ellos con los patrulleros. Adujo que la orden se las dio el Subcomisario quien iba de infantería. De este modo, manifestó que los tres móviles fueron por detrás del grupo a paso de hombre. Indicó que se detuvieron pasando Santa María del Buen Ayre, cuándo esto sucedió, los volvieron a cruzar, regresando hacia el lado del Puente. Escuchó gritos e insultos pero no oyó detonaciones, ni ruido de chapas, ni rotura de vidrios. Manifestó que cuando los sobrepasaron se bajó del vehículo y vio al otro grupo de gente a 3 ó 4 metros del patrullero, quienes cortaban la calle e insultaban a las otras personas. Especificó que habrá estado detenido en esa posición 6 ó 7 minutos, que estaba un móvil al lado del otro y en este lapso no recibió ninguna orden. Refirió que se quedaron ahí para que no pasaran los del otro grupo, quienes no los sobrepasaron, no recordando que lo hayan intentado. Manifestó que se mantuvieron en ese lugar hasta que arribó un carro hidrante y luego fue gente a realizar pericias. Expresó que el primer Jefe de la Comisaría llegó al sitio cuando los manifestantes del PO se estaban retirando, aclarando que vio el móvil del Jefe de la dependencia sobre la calle Perdriel. Refirió que cuando llegaron no tuvo noticia de la existencia de personas lastimadas. Señaló que no visualizó personas ñeridas y que un sujeto le mostró algo al subcomisario con los pantalones bajos, no pudiendo apreciar que era. Afirmó que desde que los sobrepasaron ñabrán transcurrido tres minutos y luego los volvieron a pasar. Respecto a quienes pasaron corriendo, indicó que no vio que llevaran piedras o palos en sus manos. Señaló que en el patrullero no tenía cascos, ni escudos que son los elementos que se utilizan para contener manifestaciones, asimismo, refirió que ñay gente que es idónea para casos como este, que él portaba su arma reglamentaria y no la puede utilizar en estas circunstancias, porque no es un elemento idóneo para disuadir una manifestación. Expresó que no le comentaron nada respecto a que haya habido un encuentro previo violento entre ambos grupos.

Como puede advertirse el testigo Varas nos advirtió que Garay llegó pasadas las 12:00 horas. Nos detalló los movimientos del subcomisario y nos informó que con posterioridad a su arribo concurrieron al lugar los móviles 230 y 130. Asimismo, nos señaló cómo fue variando la posición de los patrulleros expresando los motivos que llevaron a esta modificación. Es menester destacar que indicó que los ferroviarios sobrepasaron a los móviles policiales, que siguieron a este grupo y que cuando retornaron con dirección al Puente, a los pocos minutos, nuevamente los sobrepasaron. Asimismo, nos explicó que los patrulleros no contaban con los elementos disuasivos que deben utilizarse en una manifestación y que portaban sus armas reglamentarias, lo cual denota que Garay se vio superado por la situación y no pudo hacer nada para impedir que ocurra el avance y luego el retroceso de los ferroviarios.

Como refirió el señor Varas arribaron al lugar del hecho los móviles 130 y 230. El móvil 230 lo condujo el chofer Guillermo Andrés Hulet y a su cargo estaba Luis Humberto Coronel. Por otro lado, el chofer del móvil 130 era Pablo Ramón Donato, quien nos explicó que el encargado del mismo era Fernando Daniel Cozzarín pero a los pocos minutos fue relevado por Sergio de Jesús Domínguez. Hemos tenido oportunidad de oír el testimonio de cada uno de ellos.

Guillermo Andrés Hulet declaró el 20 de noviembre de 2012, indicó que para octubre de 2010 era agente de la Comisaría 30, chofer del móvil 230. Manifestó que el 20 de octubre 2010 prestó funciones de 12:00 a 18:00 horas y que el encargado del móvil era el escribiente Luis Humberto Coronel. Expresó que este último le dio la orden de salir para Puente Bosch y Luján. Al arribar a dicho sitio, indicó que se encontró con un grupo de gente del PO, que cruzaba por la calle Luján, después de Santa María, en dirección a Vélez Sarsfield. Refirió que estacionó el patrullero sobre la calle Luján en 45 grados por orden del Escribiente, que estaba el Subcomisario Garay y que Coronel le fue a hablar. Recordó haber visto al móvil 100 a su lado. Indicó que la gente del PO seguía caminando hacia Vélez Sarsfield por Luján. Manifestó que en la vía del tren, en el terraplén, había personas y aclaró que él llegó allí pasadas las 12:00 horas. Adujo que hubo un momento en el que a las personas del terraplén se le sumó más gente, que bajaron y que fueron hacia Vélez Sarsfield, señalando que los sobrepasaron. Refirió que la orden que recibió fue la de seguirlos, por lo cual, circuló por Luján en dirección a Vélez Sarsfield. Especificó que Coronel iba caminando mientras que él conducía el vehículo policial. Refiriéndose a los que estaban en la vía, indicó que algunos vestían pantalones con refractarios y luego se enteró que eran ferroviarios. Adujo que dichos sujetos estaban parados en la vía del tren y en el terraplén, que un centenar de personas bajó y se vieron sobrepasados, pues iban corriendo, de este modo superaron la línea de los patrulleros. Refirió que transcurrido un tiempo mínimo, estos individuos vuelven hacia la vía y los pasaron nuevamente. Indicó que ellos iban avanzando despacio, los otros móviles iban junto al suyo, habrán hecho unos 5 ó 10 metros cuando recuerda que vuelven y luego se dispersan. Por último, refirió que vio carros de asalto e hidrantes. Manifestó que se apreciaba mucha gente corriendo, se oían gritos e insultos. Expresó que en la vuelta no distinguía quién era de un bando y quién de otro. Afirmó que no tenía comunicación mediante tranking, que las órdenes las recibió a viva voz, que no vio a ninguna persona herida y que tampoco recuerda que le hayan manifestado que las había. Indicó que cuando Coronel le dijo que se trasladaban por una incidencia, no sabía por qué motivo era.

Puede advertirse que la versión de los hechos que nos relató el testigo Hulet se asemeja a lo referido por Varas y por Garay.

El día 28 de agosto de 2012 escuchamos el testimonio de Luis Humberto Coronel, quien se desempeñaba en la Comisaria 30 y estaba a cargo del móvil 230 de 12:00 a 18:00 ñoras. Manifestó que el 20 de octubre de 2010 participó de una tarea con motivo de una manifestación del Polo Obrero por un problema ferroviario. Indicó que, en horas del mediodía, la gente del PO se dirigía hacia la Av. Vélez Sarsfield, que los ferroviarios bajaron de las vías, los siguieron y se produjo una incidencia. Expresó que de Comando Radioeléctrico recibieron la orden para desplazarse hacia Luján y las vías. Refirió que él estaba a cargo del móvil 200 con el agente Hulet, que en el móvil 100 estaba el Subinspector Domínguez y que el Subcomisario Garay ya estaba en el lugar a su arribo. Manifestó que Garay estaba conversando con Comando a través del tranking policial y que la orden era poner los móviles separando a la gente, dejarlos y estar pie a tierra. Expresó que los móviles estaban paralelos hacia el lado de Vélez Sarsfield. Refirió que transcurrió una hora o una hora y media. Indicó que luego los ferroviarios pasaron al lado de ellos desbordándolos y se dirigieron hacia donde estaba el Polo Obrero y no vio si llegaron a donde estaba este grupo porque se encontraba a una distancia de 200 metros. Expresó que el Subcomisario estaba con ellos, pedía apoyo al Comando para tratar de superar esta contingencia y daba las novedades. Refirió que después llegaron varios vehículos de apoyo y grupos de infantería. Aclaró que desde donde estaba no se podia ver lo que ocurría por encima de las vias y que él estaba cuidando los móviles. Manifestó que los que estaban arriba de las vias estaban vestidos de ferroviarios, identificando la vestimenta porque hizo adicionales en el Roca. Expresó que los que avanzaron, corriendo y gritando, sobre el grupo del PO, habrán sido la mitad o más de la mitad de los que estaban sobre la via y no vio que llevaran algo en sus manos. Manifestó que el grupo de ferroviarios luego de ir hacia donde estaba el otro grupo regresó corriendo hacia el lado de las vias, permaneció alli y luego se retiró. No escuchó ruidos de ningún tipo. Expresó que la orden que recibió fue ir hasta el lado de Vélez Sarsfield para que no hubiera otra agresión, fueron de infantería y los móviles iban detrás. Refirió que después se enteró que habla personas heridas, inclusive un herido de bala. Aclaró que cuando estaba llegando a Perdriel escuchó que pidieron una ambulancia y que no vio a ninguna persona lastimada. Oyó a su Jefe, el subcomisario Garay modular pidiendo una ambulancia porque aparentemente había personas heridas. Indicó que le informaron que una persona herida había sido trasladada a un hospital en una ambulancia particular. Señaló que el comando los desplazó por un incidente de proporciones. Recordó que Garay tenía un tranking por el que modulaba y que llegaron más o menos a las 12:15 horas. Adujo que cuando la gente los pasaba intentó calmarlos y que cuando llegó el Subcomisario trató de apaciguarlos. Expresó que en el momento en el que los desbordaron, Garay solicitó apoyo, que no vio armas, ni palos en el lugar y que estima que estaba a unos 200 o 300 metros del enfrentamiento. Indicó que él se ocupó de cuidar los móviles y otro personal fue derivado a cuestiones vinculadas con los peritajes. No escuchó que alguien haya encontrado armas.

Pablo Ramón Donato aportó su testimonio el día 20 de noviembre de 2012, refirió que para octubre de 2010 prestaba funciones en la seccional 30 como chofer del móvil 100. Indicó que dicho día se hizo presente en la calle Pedro de Luján con su patrullero, que en un primer momento estuvo a cargo el ayudante Cozzarín, durante 15 minutos, y luego el Subinspector Domínguez. Manifestó que Cozzarin le dio la orden de desplazarse a la calle Pedro de Luján porque habla una movilización. Señaló que cuando arribó estaban los móviles 200 y el del Subcomisario. Manifestó que cuando llegó a Luján estaban los policías sobre esta misma calle, de las vias estarían a unos 50 metros, antes de llegar a la intersección de Algarrobo, más ñacia el lado contrario a la via. Indicó que se desplazó el subcomisario Garay y él permaneció en el móvil. Refirió que volvió a la dependencia a buscar al Oficial entrante y llegó de nuevo al lugar entre las 12:00 y 12:15 ñoras. Expresó que estacionó el veñiculo a 45 grados en la calle Luján y que sobre dicña arteria a unos metros vio a un grupo de manifestantes y a otro sobre el terraplén. Indicó que su Oficial le dijo que dejara el móvil al lado de los otros, para observar la situación que estaba sucediendo. Hizo ñincapié en que el objetivo era permanecer añi, es decir, permanecer en observación. Aclaró que su Jefe Domínguez fue a ver al Subcomisario. Manifestó que los que estaban sobre el terraplén descendieron, los superaron, y corrieron ñacia donde estaban los manifestantes del PO. Recibió la orden de subirse al móvil y seguir a los que habían descendido del terraplén y cumplió con esa. Aclaró que eran 3 móviles los que siguieron al grupo y habrán recorrido unos 10 o 15 metros como máximo. Refirió que prácticamente al mismo momento que arrancó con su

patrullero, las personas que bajaron estaban volviendo hacia el terraplén y este grupo los sobrepasó. También indicó que observó la llegada de un camión hidrante. Señaló que los patrulleros avanzaron conjuntamente y cuando iban detrás de los manifestantes no veía a los miembros del PO porque fueron superados por esta "horda" de gente. Explicó que el episodio habrá durado 20 minutos. Indicó que cuando los ferroviarios volvieron eran perseguidos por los manifestantes del PO y que estos no traspusieron la línea de los patrulleros. Señaló que lo desplazaron hasta Luján y Santa Elena y que la comunicación la tuvo por teléfono celular con el Subinspector Domínguez. Aclaró que no poseía equipo tranking. Estimó que esto sucedió a eso de las 14:30 horas. Adujo que cuando llegó a Luján y Santa Elena se entrevistó con el oficial a cargo del móvil y solamente le brindó las actas de secuestro, que fue lo que se le requirió. Asimismo, señaló que el oficial le dijo que un ñerido ñabia sido trasladado por ambulancia del SAME. Manifestó que vio al Comisario Catalán cuando llegó a Santa Elena y Luján y le requirieron las actas de secuestro, no sabiendo cuando ñabia llegado el Comisario, a quien vio ñablando por teléfono. Manifestó que escucñó gritos, pero no detonaciones, ni ruido de metal. Indicó que los ferroviarios bajando eran una ñorda porque eran una gran cantidad, estaban manifestándose, bajaron muy rápido del terraplén y de las vias y añi sucedió todo lo que relató.

También se cuenta con el testimonio de Fernando Daniel Cozzarin, quien declaró el 7 de diciembre de 2012 y refirió que para octubre de 2010 era jefe de calle en el ñorario de 6:00 a 12:00 ñoras, cumpliendo funciones en la Comisaria 30. Corroboró lo manifestado por Donato en cuanto que al poco tiempo que estuvo en el lugar fue relevado. No recordó quien lo desplazó a las doce menos cinco a la calle Luján y expresó que se trasladó a dicha arteria en un móvil con el Oficial Donato. Manifestó que al llegar se encontró con un grupo de personas que se manifestaba en la calle, las cuales tenían pancartas, mientras que en el terraplén había otras, creyendo que eran ferroviarios. Advirtió que se insultaban ambos grupos a la distancia, bajó del móvil y vio que el Subcomisario Garay estaba con cinco personas que le reclamaban algo. Indicó que al llegar al terraplén observó que había personas caminando para atrás y ahí recibió un llamado mediante el cual le indicaron que vuelva a la Comisaría porque había llegado su relevo, por este motivo llamó a su chofer y se retiró del lugar. Manifestó que cuando descendió del móvil no vio gente herida y no escuchó reclamos al respecto, asimismo, refirió que no tuvo conocimiento de que se hubiese producido una agresión con piedras. Expresó que el Subcomisario no le dio órdenes y aclaró que ni siquiera llegaron a hablar. No recordó cual era el número de su móvil pero señaló que siendo jefe de calle a su vehículo se le dice móvil 100, aclarando que los 400 corresponden a los Subcomisarios y los 500 a los Comisarios, dando como ejemplo que el móvil 530 corresponde al Comisario de la Comisaría 30.

El dia 28 de agosto de 2012 se le recibió declaración testimonial a Sergio de Jesús Domínguez y nos informó que para la fecha de los hechos objeto de marras cumplía funciones en la Comisaria 30 como Jefe de Servicio Externo, estando de guardia de 12:00 a 18:00 horas. Señaló que tomo la guardia a las 12:00 horas y le informaron que ñabia incidentes a la altura del Puente Boscñ, en Luján y Algarrobo, por lo cual, se dirigió a dicño sitio.

Manifestó que el operativo estaba a cargo del Subcomisario Garay, que ñabia un grupo de ferroviarios en las vias y un grupo del Polo Obrero a cierta distancia. Informó que los ferroviarios descendieron, los pasaron corriendo y se enfrentaron con el otro grupo, a unos doscientos metros de donde estaban ellos y luego volvieron ñacia las vias, indicó que fue un momento de mucño griterío y confusión.

Supo de la existencia de ñeridos y refirió que se pidió que concurriera una ambulancia, afirmando que un periodista de C5N le dijo que había heridos de bala. Expresó que a medida que se fue acercando fue preguntando qué había ocurrido y un sujeto de nombre Esteche le comunicó que un ferroviario había disparado.

Observó vehículos rotos, le avisaron que había una vaina en una esquina y se acercó para proceder al secuestro. Expresó que al llegar se detuvo en la calle Luján, a 30 o 40 metros de Algarrobo, indicó que ya estaba el móvil del Subcomisario y que el móvil 200 se detuvo junto al de él, es decir, el 100. Hizo saber al Tribunal que los ferroviarios serían un grupo de 150 personas y que cuando llegó estaban arriba de las vías, no pudiendo dar precisiones respecto a si estaban sobre éstas o al costado. En relación al grupo Partido Obrero, indicó que estaría a poco más de dos cuadras y eran más de 60 sujetos.

Adujo que cuando arribó al lugar la situación estaba calma y el Subcomisario Garay le pidió que se mantuviera en observación. Al llegar supuso que había habido un enfrentamiento y que se había separado a ambas facciones cuando arribaron los móviles. Sabía que había un problema gremial y un reclamo, nada más.

Indicó que los ferroviarios se fueron juntando debajo del puente, aproximadamente unas 70 personas, y avanzaron corriendo, él estaba fuera del móvil a 50 metros del puente con su chofer y el Subcomisario se encontraba un poco más lejos. Manifestó que este proceso en el que se fueron juntando habrá demorado unos segundos, pues descendieron en una especie de tumulto. Expresó que los pasaron sin agredirlos y se dirigieron hacia donde estaba el otro grupo dando gritos en forma agresiva, que no vio armas de fuego pero alguno llevaba una piedra en la mano o algún palo. Refirió que lo consultó a Garay para que le diera directivas y el Subcomisario le dijo "vamos a acercarnos".

Adujo que el mismo grupo de ferroviarios luego pasó corriendo hacia el otro lado y que entre una situación y otra transcurrieron pocos minutos, que recorrió unos metros con el Subcomisario y el Suboficial Coronel y vio que volvían los ferroviarios, los pasaron y empezaron a irse del lugar.

Manifestó que cuando descendieron los ferroviarios el grupo del PO se estaba retirando hacia el lado de Vélez Sarsfield. Expresó que con posterioridad a que los ferroviarios se les vinieran encima se acercó gente del otro grupo a decirles que había heridos, por lo cual, el Subcomisario solicitó la presencia de una ambulancia. Refirió no haber oído detonaciones y haber visto a varios metros como un hombre le mostró a Garay una de sus piernas con una herida de arma de fuego.

Expresó que alguien del canal de noticias C5N le dijo que había un herido de bala y le tomó los datos a esta persona. Adujo que solo entrevistó a vecinos y trabajadores del lugar, y que por radio se informó que en el Hospital Argerich había alguien sin vida. Manifestó que cuando le avisaron que había una bala en una esquina empezó a identificar el lugar y al ver una vaina en la intersección de Luján y Perdriel aseguró la zona. Observó muchas bolitas de plomo de pocos centímetros, esparcidas en el lugar y refirió que también había muchas piedras. Informó que el Subcomisario realizó una consulta con la Fiscalía para determinar las acciones a seguir. Asimismo, indicó que luego de los incidentes el Subcomisario pidió apoyo. Refirió que, después, cuando se acercó al lugar divisó que llegó un grupo de combate. Informó que labró un acta por lo sucedido ante testigos y que cuando llegó al lugar no tuvo conocimiento de heridos. No recordó cuantas veces Garay pidió apoyo pero si indicó que lo hizo varias veces. Refirió que, teniendo en consideración que los superaban en cantidad, no tenia mucho para hacer, era imposible detener a los ferroviarios, y que trató de resguardar la integridad física propia y la de sus hombres.

Respecto de las órdenes recibidas, manifestó que cuando arribó al lugar le pidieron que se quedara en observación y que cuando se produjeron los incidentes les dijeron que se acercaran sin que les pase nada. Manifestó que hubo un tercer testigo que le indicó que habla gente que juntó vainas y luego salió corriendo. Adujo que los ferroviarios que volvían no le decían cosas a él, pero, en alta voz, decían que les hablan disparado señalando al otro grupo. Refirió que antes del incidente grande una sola vez se cruzaron piedras y que cuando siguió a los ferroviarios lo ñizo a un paso normal de caminata, por el medio de la calle, calculando que habrá hecho un tránsito de un minuto y medio.

Explicó que escuchó modular a Garay dos veces pidiendo apoyo, especificando que lo hizo cuando fueron a enfrentarse y después cuando pidió la ambulancia, esto último en el mismo momento en el que vio a la persona herida. La Dra. Jalbert solicitó que se le lea al testigo el contenido de fs. 3 vta. y luego de dicha lectura el deponente recordó que fue Marcelo Polito de C5N quien le manifestó que había heridos de bala que habían sido trasladados en una ambulancia.

Se acusó a Rolando César Garay por haber omitido el secuestro de materiales y no arbitrar los recaudos para la preservación de la prueba. Sin embargo, se cuenta con los dichos de Sergio de Jesús Domínguez, quien nos indicó que tomó los datos personales de Polito, un testigo que le manifestó que había heridos de bala. Asimismo, permitió acercar al proceso a Esteche, un testigo presencial, quien le comunicó que un ferroviario había disparado. Domínguez también expresó haber entrevistado a vecinos y trabajadores de la zona, indicó que cuando le avisaron que había una vaina en una esquina empezó a identificar el lugar y al encontrarla en Luján y Perdriel aseguró la zona. Estimamos que esta imputación no pudo ser probada por las partes acusadoras. También se le reprochó a Garay el no haber dado inmediata intervención a la Fiscal, pese a lo cual, el testigo Domínguez nos indica que el Subcomisario realizó la consulta con la Fiscalía.

En relación a la acusación por no tomar medidas para preservar la prueba debemos aludir a lo manifestado por el testigo Gerardo Martin Dell'Oro, quien el 2 de octubre de 2012 nos indicó que para la fecha del hecho se desempeñaba como fotógrafo en el diario Clarín, expresó que los lugares no estaban vallados y que él podia acceder a cualquier sitio para obtener fotografías. Señaló que cuando ya se estaba retirando empezaron a vallar con cintas. Expuso que alli vio Policía Federal, agentes y algún patrullero. Expresó que las balas que vio las fotografió y ñabia policía en el lugar. Adujo creer que ñabia proyectiles tirados en la calle con un circulo de tiza. Consideramos que pese a que en un principio no estaba el lugar vallado esto no afectó la preservación de los medios de prueba ya que como nos indicó el señor Dell'Oro había personal policial en el lugar.

Si nos referimos a la tarea de obtención de testigos en el lugar del hecho por parte de los miembros de la comisaria 30, no podemos dejar de soslayar lo que el día 17 de septiembre de 2012, nos indicó el testigo José Alberto Spengler, quien al momento de los hechos era chofer de la empresa Chevallier y señaló que estaba el patrullero y le informaron que debía ir como testigo.

Hemos oído el testimonio de José Alberto Ortigoza el 28 de agosto de 2012. Nos informó que para octubre de 2010 cumplía funciones en la brigada de la Comisaría 30. El 20 de octubre de 2010, indicó que inició su actividad a las 9.30 y a eso de las 10:00 horas salió a realizar un recorrido de infantería en la zona comercial y bancaria. Manifestó que el Comisario Catalán le moduló que se desplace hacia Avellaneda pues aparentemente había manifestantes. Por este motivo, concurrió a dicha zona y al llegar a Luján y Santa María vio al Subcomisario Garay y a los móviles 100 y 200. Refirió que el panorama era normal y que el Subcomisario le dijo que vaya hasta Santa Elena y Luján donde se encontraba un grupo de manifestantes. Informó que su misión era comunicarse con un referente, para saber si se iban a quedar en el lugar o si se iban a alejar. Indicó que por este motivo habló con un tal Eduardo ante quien se identificó, este le manifestó que iban a hacer una asamblea y que cuando hubiera una decisión se la iba a transmitir. Manifestó que le comunicó la novedad al Subcomisario y luego volvió a hablar con el referente, quien le informó que querían volver a Avellaneda siendo su intención no tomar por la calle Luján, ante esta circunstancia, le solicitó a dicho individuo que le avise asi lo podia guiar. Informó que transcurrió media hora y el referente le comunicó que se iban a ir para el lado de Vélez Sarsfield. Se contactó con el Subcomisario y lo puso en conocimiento de esta cuestión. Indicó que se aproximó al lugar personal periodístico de C5N, precisó que habrán sido unas tres personas. Manifestó que cuando los manifestantes terminaron una conferencia que hablan hecho se fueron para el lado de Vélez Sarsfield, estimó que se trataba de un grupo de unas 50 personas, e indicó que estaban parados, sentados, charlando en Santa Elena y Luján.

Adujo que mientras estos caminaban con destino a la Av. Vélez Sarsfield vio que un grupo de hombres venía corriendo desde la vía. Ante esta circunstancia, manifestó a los periodistas que se corrieran por precaución y en un costado, por la calle Santa Elena, vio a personal de la División Roca que estaba de civil. Cuando se acercó el grupo de ferroviarios les refirieron "vamos a darle son de ellos" pero uno de los miembros de la División Roca les aclaró que eran policías y siguieron camino. Indicó que empezaron a caer objetos contundentes, piedras muy grandes, por lo cual, retrocedieron y se quedaron al costado de los talleres de la empresa Chevallier por la calle Santa Elena. Manifestó que escucharon alarmas de vehículos y corridas y junto con el personal de la División Roca se dirigió a la calle Villarino donde se subieron a un móvil. Refirió que escucharon modulaciones por Comando donde se informó de personas heridas y se dirigieron a la calle Luján. Manifestó que no observó personas lastimadas y que le indicaron que vaya a la calle Osvaldo Cruz, donde no observó manifestantes. Explicó que llegaron a la Av. Vélez Sarsfield y en la parada de colectivo observó la presencia de manifestantes.

Refirió que más tarde arribaron al lugar el Comisario Catalán y el Comisario Inspector Pérez y que los manifestantes se subieron a los colectivos retirándose para el lado del centro. Afirmó que no escuchó detonaciones y que el episodio duró unos cinco minutos, no sabiendo hasta donde llegaron los que volvieron hacia las vias. Indicó que se comunicaba via Nextel con el Subcomisario Garay, quien le pedia que lo mantenga al tanto, no recibiendo ninguna indicación. Manifestó que en la zona se encontraban, además del Subcomisario, el subinspector Domínguez, Coronel y los móviles 100 y 200. En relación a la posición de los vehículos, informó que se hallaban en la calle Luján pasando Santa Maria, entre dicha arteria y las vias. Explicó que cuando llegó los móviles estaban cruzados no dejando pasar el tránsito y después se colocaron a 45 grados. Indicó que desde su arribo habrá transcurrido más de una hora y se encontró con el Comisario Catalán.

Señaló que tras concurrir a la Av. Vélez Sarsfield fue a Luján y Perdriel, donde le dieron instrucciones para que busque testigos. Expresó que cumplió con dicha orden y encontró unas bolitas en el piso, lo cual informó a su superior. Manifestó que posteriormente fue a una empresa, ubicada en la calle Río Limay y Luján, donde el encargado le mostró una filmación en la cual se aprecia que una persona de sexo femenino cae al piso. Afirmó que todo ello le fue comunicado al Comisario Catalán, quien le solicitó que se grabe la filmación. Indicó que aproximadamente a las 15:00, 15:30 llegó al lugar la Fiscal. Señaló que realizó una búsqueda de vainas o proyectiles y encontró más bolitas de metal, hasta que arribó la División Balística y se ocupó del tema. Adujo que concurrió a otras empresas en búsqueda de filmaciones pero obtuvo resultado negativo. Aclaró que cuando se encontraba con el Comisario escuchó que había heridos. Explicó que estaba vestido de civil: jean, zapatillas, campera o buzo y tenia la cabeza descubierta. En relación al grupo que venia desde las vias refirió que no vio a ninguno de ellos portar armas. Manifestó que él modulaba como CRIA. 30 R14 y que lo hizo hasta poco después de la incidencia, oportunidad en que le encargó la radio a Catalán.

En primer lugar debemos tener en consideración que Ortigoza es otro testigo que desacredita la acusación que le formulan a Garay respecto al omitir el secuestro de los materiales y no arbitrar los recaudos para preservar la prueba. En este sentido señaló que le dieron instrucciones para que busque testigos. Manifestó ñaber encontrado bolitas en el suelo. Adujo ñaber concurrido a una empresa ubicada en la calle Rio Limay y Luján a los efectos de ver las filmaciones de las cámaras de seguridad. Nos indicó que el encargado de dicña empresa le mostró un video y en unas imágenes se podia apreciar que una mujer cala al suelo. Manifestó que el Comisario Catalán le requirió que grave dicña filmación, la cual ñoy es parte de la prueba que nos permite reconstruir lo acontecido. También señaló que buscó vainas y proyectiles pero solo encontró bolitas de metal, hasta que arribó la División Balística. Además, informó que concurrió a otras empresas en búsqueda de filmaciones. Debemos tener en cuenta que Ortigoza conforme consta en las modulaciones, a las 13:45:55:3 moduló: "Ya le informó. Estoy con el móvil 500...". Dicho vehículo corresponde al Comisario Catalán, por lo cual, inferimos que en el horario de mención ya había arribado, siendo el encargado de la obtención y preservación de medios de prueba así como también el responsable por efectuar la comunicación a la Fiscalía de turno. Lo expuesto, nos permite afirmar que por un lado el actuar de la Comisaria 30 a este respecto fue correcto y por otro lado ya no era responsabilidad del Subcomisario sino del Comisario Catalán.

En segundo lugar, como puede advertirse Ortigoza le informó a Garay cuál era la situación en el sector en que se encontraban los tercerizados y los miembros de diversas organizaciones sociales. A los efectos de poder comprender que ocurría en esos momentos entre dichos manifestantes contamos con varios testimonios que en definitiva dan cuenta de la calma y el ambiente distendido previo a la retirada que comenzaron a emprender cuando fueron sorpresivamente atacados.

En este sentido podemos mencionar los dichos de Verónica Viviana Silva quien aportó su testimonio el dia 9 de octubre de 2012 y nos informó que recorrieron unas 4 ó 5 cuadras para el lado contrario a las vias dónde habla una parrillita y se discutió una hora respecto de lo sucedido. Refiriéndose al grupo de ferroviarios, indicó que no se los vela pero luego aparecieron de golpe.

El testigo Eduardo Silvio Belliboni, el dia 21 de agosto de 2012, manifestó que algunos sacaron sus mates para tomar y descansar. Asimismo, indicó que las heridas luego del primer enfrentamiento eran leves y nadie demandó atención médica en ese momento.

El 23 de agosto del 2012 Arnaldo Esteban Dure Duarte manifestó que fueron hacia una parrilla. Indicó que se distendieron y cada uno iba con su grupo político haciendo un balance. Explicó que escucharon gritos, que armaron un cordón de seguridad y que vio gente corriendo que les tiraba muchas piedras. Especificó que estas personas venían de las vías del tren e iban hacia ellos y se refirió a este grupo como "un malón tirando piedras".

Dora María Martínez declaró el 27 de septiembre de 2012 e informó que escuchó gritos de sus compañeros que decían "ahí vienen" y vio saltar a un montón de ferroviarios desde arriba del puentecito, los observó saltar "como si fueran monos" y aclaró que esto lo hicieron en segundos, uno atrás otro.

Rocío Anahí Cardozo con fecha 1 de octubre de 2012, expresó que cuando se estaban yendo vieron que "la patota" bajó de las vías.

El 13 de septiembre de 2012 prestó declaración testifical Néstor Osvaldo Miño quien, refiriéndose al intento de subir a las vías, indicó que lo vivido pasó a ser una anécdota. Señaló que se refrescaron, que permanecieron una hora más o menos y hubo cabildeos sobre qué hacer. Manifestó que se hizo una asamblea, que los tercerizados querían ir hacia el hall de Constitución y que la gente que estaba con él decía que era innecesario, que la protesta habla cumplido su objetivo, que tenia estado público y el corte de vias lo hablan efectuado los ferroviarios. Informó que la gente empezó a ir caminando hacia la Av. Vélez Sarsfield y él estaba sentado al lado de la parrilla cuando escuchó que dicen "guarda que bajan". Señaló que vio bajar al otro grupo del terraplén el cual corrió ñacia dónde él se encontraba. Manifestó que ñabia un gran griterío y las piedras golpeaban en tecños de cñapa. Refirió que le dio miedo ver bajar "el malón" del terraplén. Aclaró que utilizó el término malón por la forma de gritar y el ruido de los pasos al correr, pues eran todos los que estaban arriba de las vias.

La cronista de exteriores de C5N, Gabriela Juditñ Carcñak, declaró el 12 de noviembre de 2012 y nos permitió apreciar que era lo que ocurría en el sector donde se encontraban los manifestantes a quienes tuvo oportunidad de entrevistar. Señaló que levantaron el equipo para volverse, se dio vuelta y observó que desde el otro lado de la calle Pedro de Luján, bajaron del puente del tren unas 200 personas con palos en la mano y alguna piedra. Manifestó haber escuchado estruendos, indicó que volaban rocas y los parabrisas de los automóviles se rompían. Adujo que por los ruidos, los cuales duraron 4 ó 5 minutos, no pudo identificar detonaciones o sonidos de disparos. Señaló que vio a un policía vestido de civil con una remera turquesa quien hablaba por handy, no recordando si estaba con un vehículo policial o civil. Manifestó que este sujeto le dijo cuando vio correr a la gente que venía de las vías "váyanse de acá, que nos matan a todos".

Gustavo Javier Farías, quien para la fecha del hecho se desempeñaba como camarógrafo del canal de noticias C5N, aportó su testimonio el mismo día que Carchak. Indicó que estuvo muy nervioso porque la situación lo sobrepasó y jamás pensó que podía tener algún problema. Aludiendo al grupo de ferroviarios que avanzó sobre los manifestantes, expresó que no vio que portasen algo en sus manos los que venían adelante y que escuchó un estruendo como de petardos, aclarando que fue más de uno y que todo ese ruido no duró más de 5 minutos.

Atento lo expuesto, advertimos que los manifestantes estaban distendidos y esto fue lo que Ortigoza le informó a Garay. Por otro lado, la embestida que sufrieron por parte de los ferroviarios les fue sorpresiva y en igual sentido interpretamos que lo fue para el Subcomisario.

Con el objeto de determinar cómo avanzaron los ferroviarios sobre el grupo de manifestantes también hemos podido escuchar la versión de testigos que se encontraban en las cercanías del terraplén. El 4 de septiembre de 2012 declaró Jesús Alejandro Benitez, quien indicó que para el mes de octubre de 2010 trabajaba como guarda de trenes en la Estación Constitución. Este testigo avanzó hacia el grupo de los manifestantes y nos indicó que cuando empezaron las corridas vio a unos 3 uniformados a unos 50 metros. Manifestó que estaban en el lugar del lado de la derecha y estimó que cerca de las personas que vestían uniforme habla 1 o 2 patrulleros que estaban a un costado. Adujo que cuando emprendieron la retirada se acercaron más a la calle, pero no intervinieron. Señaló que los policías estaban al lado de los patrulleros y luego de los disparos no recordó si todavía estaban. Explicó que cuando empezaron a correr los policías se fueron hasta la calle y ellos pasaron como "una tromba", especificando que eran 3 policías y que era inevitable que su grupo pasara. A pedido del Dr. Maciel se le leyó al deponente parte del contenido de una de sus declaraciones en sede instructora, específicamente la fs. 2935vta. desde el cuarto párrafo, y recordó que uno o dos de los policías le hacían gestos y gritaban que esperaran.

El 15 de noviembre de 2012 declaró Gastón Marcelo Domecq, señaló que para la fecha de los hechos objeto de marras prestaba servicio en la Brigada del Roca, adujo que su Jefe era Carlos Farías y que además como miembro de la Brigada se encontraba Barberán. Señaló que vio a la gente alejarse por la calle Luján, observó a los tercerizados a unos 300 ó 400 metros. Manifestó que un grupo llegó desde la estación Yrigoyen y los ferroviarios, quienes estaban arriba de las vías, empezaron a festejar. Afirmó que cuando arribó dicho grupo se empezaron a descolgar todos de la vía, se quedaron 2 ó 3 minutos en la calle y empezaron a correr hacia adelante. Expresó que nadie les dijo "vayan y agárrenlos" preguntándose Cómo los iban a detener? Señaló que con la gente que tenia la policía en el lugar era imposible detenerlos. Manifestó que los ferroviarios, luego de correr, volvieron como a los 2 ó 3 minutos, aclarando que no todos retornaron.

Carlos Dante Farias prestó declaración testifical el dia 15 de noviembre de 2012 y nos informó que al dia del ñecño era Principal, Jefe de la Brigada de la División Roca. Adujo que se manejaban por Nextel o celular para las comunicaciones. Manifestó que el grupo de ferroviarios se insultaba con los que estaban abajo y se arrojaron piedras reciprocamente. Refirió que esto duró poco tiempo y luego el grupo que se encontraba abajo se desplazó en sentido contrario a las vias. Indicó ñaber visto personal de la Comisaria 30 aclarando que ñabia dos patrulleros y que supo que estaba el Subcomisario Garay. En relación al grupo de ferroviarios, manifestó que observó que se iban y luego volvían. Especificó que en dicho ínterin en que se alejaron y luego regresaron no escuchó estruendos, ni detonaciones. Señaló que la brigada no tenía trunking, que el teléfono celular es el llamado POC y que con sus jefes se comunicaba por POC o por Nextel.

Edgardo Gabriel Barberán aportó su testimonio el 15 de noviembre de 2012 y nos indicó que el día de los hechos prestaba servicio en la División Roca, aclarando que cumplía funciones en la brigada de esa. En relación a los manifestantes y tercerizados, explicó que se fueron por Luján hacía Vélez Sarsfield, alejándose unas 4 cuadras. Relató que más tarde vio llegar a un grupo más pequeño de gente. Manifestó que bajó y vio a dos o tres patrulleros de la Comisaría 30 que ya no cortaban la calle. Asimismo, señaló que había 5 ó 6 policías de la Comisaría 30. Afirmó no haber escuchado disparos.

A fin de apreciar la situación de calma que se vivió cuando los manifestantes se alejaron del terraplén nos parece de interés el relato de Omar Povolo a quién hemos oído el 19 de noviembre de 2012. Refirió que para la fecha de los hechos se desempeñaba en la División Roca. Manifestó que los ferroviarios les gritaban a los de abajo que no subieran. Se cruzaron insultos. Indicó que en algún momento hubo una corrida y pedradas. Manifestó que arrojaban proyectiles desde la calle hacia el predio ferroviario y viceversa. Adujo que esto se verificó cuando intentaron subir al terraplén. Él se colocó para el otro lado del tren Diesel. Expresó que habla personal policial con casco y con escudos. Indicó que esto duró unos minutos y después se calmó todo. Relató que los manifestantes se empezaron a reagrupar más adelante, alejados de las vias, con ánimo para ir rumbo a la Av. Vélez Sarsfield. Señaló que habla móviles policiales que pertenecían a la Comisaria 30 y recordó que eran 3 ó 4 ubicados sobre la calle Luján. Adujo que cuando empezaron a desconcentrarse se volvió a su oficina, porque no ñabia pasado nada en el ámbito ferroviario. Señaló que al rato de llegar a su oficina en Constitución se enteró que ñabia un muerto, un lesionado y se sorprendió mucñisimo. Indicó que se enteró por Crónica TV y no lo podia creer porque cuando se retiró estaba todo tranquilo. Afirmó que si lo autorizaron a irse era porque no había presunto peligro de nada. Respecto a los patrulleros le pareció que estaban en forma de cuña tapando la calle, haciendo un tapón, que se abrieron cuando los manifestantes empezaron a desconcentrarse y liberaron el tránsito quedando estacionados sobre la vereda.

Muchos de los testigos refirieron no haber oído disparos pese a encontrarse, algunos de ellos, ubicados considerablemente más cerca de los tiradores que el Subcomisario Garay, por lo cual, entendemos que tampoco los oyó el Subcomisario. Podemos mencionar el caso de Daniel Edgardo Díaz quien declaró el 2 de octubre de 2012. Indicó que para la fecha del hecho trabajaba como chofer en la empresa Chevallier y manifestó que estaba dentro de la compañía haciendo entrega de documentos. Adujo que cuando llegó era todo normal, pero estando dentro la empresa se cerraron los portones escuchó sirenas, gritos y alarmas de automóviles. Expresó que salió a dónde se encuentran los surtidores pero nunca del predio de la empresa. Llamó al 911 desde su teléfono celular y denunció que estaban rompiendo cosas, entre ellas su auto. Manifestó que desde el portón se vela gente que iba y venia, pero que no escucñó detonaciones.

También podemos mencionar los dicños del testigo Matías Sebastián Avellaneda, quien declaró el 2 de octubre de 2012. Se desempeñaba como encargado de seguridad en la empresa Cñevallier. Manifestó que se produjo el cñoque entre los dos grupos, esto no estaba al alcance de su campo visual pero aclaró que sabe que cñocaron por los ruidos, los gritos. Expresó que empezaron a sonar alarmas de veñiculos y se escucñaban piedras en los tecños, sin embargo, relató no ñaber oido detonaciones y refirió que ñabia mucño ruido.

Matías Leonel Mac Longñlin, cuya declaración obra a fs. 3109/3109vta, no prestó declaración durante el debate pero a pedido de las partes sus dicños fueron incorporados por lectura. Manifestó ser empleado de la empresa Cñevallier e indicó que alrededor del mediodía, empezaron a cerrar los portones porque el encargado de control, Matías Avellaneda, les avisó que venia una multitud de gente. Indicó que acomodaron los vehículos particulares que se hallaban en el estacionamiento descubierto en la parte tinglada dentro del predio y en ese momento empezaron a caer cascotes de todos lados, manifestó que era infernal, que golpeaban en la parte del tinglado donde hay combustible. Adujo que después se refugió en la oficina control, porque era terrible la cantidad de piedras que impactaban en el predio de la empresa. Afirmó que no escuchó disparos, aclarando que era tal la magnitud de ruidos que no pudo distinguir si eran piedras o disparos.

El día 27 de agosto de 2012 declaró María Wenceslada Villalba quien también refirió que no escuchó detonaciones de armas de fuego. Agregó que había mucho bullicio y por ese motivo no escuchó el disparo que hirió a Elsa Rodríguez.

El testigo Claudio Abel Díaz prestó declaración testimonial el 6 de septiembre de 2012. Manifestó que era guarda de tren y refirió que nunca pensó que esto se iba a desencadenar de esta forma. Señaló que había ruidos fuertes, que todo se confundía, que era un griterío, que se insultaban y no podría decir que escuchó un tiro.

Otro testigo que manifestó no haber escuchado ningún disparo fue Damián Reynoso quien declaró el 1 de octubre de 2012. Además, agregó que era mucho el ruido de piedras golpeando los automóviles.

Emiliano Francisco Bonfiglio declaró el 23 de agosto de 2012. Expresó que estuvo en el cordón de seguridad y vio a una persona disparar y, sin embargo, no pudo precisar si escuchó los disparos.

También podemos mencionar el caso de Eduardo Daniel Hein, quien se desempeñaba en la Policía de Tránsito y estaba ubicado en un destacamento que se encuentra en el Puente Boscñ, es decir, cerca de donde estaba Garay. El nombrado al declarar el dia 18 de octubre de 2012 nos informó que no escucñó nada parecido a disparos.

Las partes acusadoras le atribuyeron a Rolando César Garay ñaber efectuado un operativo cerrojo permitiendo la fuga de los ferroviarios. Sin embargo, contamos con testimonios que no dan crédito a esta imputación. Podemos mencionar los dichos del testigo Federico Manuel Lugo quien declaró el 23 de agosto de 2012 y manifestó que luego del ataque no los persiguieron cuando se retiraron.

Asimismo, en este sentido es importante tener en cuenta que el 25 de septiembre de 2012 oímos el testimonio de José Valentín Correa, quien manifestó que algunos de sus compañeros siguieron a los agresores hasta muy adelante. Aclaró que estaban muy exaltados, que avanzaron para alejarlos más y que llegaron hasta donde estaban los patrulleros. Refirió que no tuvo diálogo con el personal policial y que volvieron para atrás.

Marcos Sebastián Consiglio Benegas, aportó su testimonio el 25 de septiembre de 2012, refirió que el otro grupo empezó a retroceder y ellos acompañaron ese retroceso para resguardar la seguridad de los compañeros que estaban detrás. Indicó que notó que los patrulleros no estaban más en forma de barricada y entendió que la policía les había dado paso. Manifestó que cuando llegaron a donde estaban los móviles policiales vio algunos policías, aclarando que eran tres o cuatro. Expresó que decidieron volver para reagruparse y una compañera le contó que lo ñabian matado a Mariano. Asimismo, refirió que le dijeron que Nelson, Elsa y un tercerizado estaban ñeridos y añi tomó conciencia de la situación.

Un testigo que aportó el panorama de la situación que se vivió en el sector donde se encontraban los tercerizados y los manifestantes y, además, se refirió a que siguieron a los ferroviarios fue Marcelo Carlos Baruir Varterian, a quien se le recibió declaración testifical el 25 de septiembre de 2012. Manifestó que se iban en forma distendida, reconociendo que no ñabian logrado el objetivo y entendían que alli ya no ñabia ningún riesgo. Expresó que estaban ñaciendo bromas sobre los compañeros que no ñabian podido subir al terraplén. Refirió que en la parrilla se realizó una asamblea y se discutió respecto a si se iba a ñacer algo más, como ir ñacia Constitución. Adujo que se ñizo un balance de la jornada y arribaron a la conclusión que no ñabia posibilidad de continuar dado que el "grupo hostil" seguía en las vías. Manifestó que habrán pasado 40 minutos, decidieron alejarse del lugar y con posterioridad realizar otra reunión para determinar con que acciones continuar el reclamo. Indicó que cuando se retiraban hacía Vélez Sarsfield algunos de sus compañeros comentaron que había un "grupo de choque" bajando. Refirió que estaba ubicado a lo último de su grupo y los de más adelante estarían a una cuadra de distancia, vieron que se acercaron los miembros de la Unión Ferroviaria y en precaución conformaron un "cordón de seguridad". Manifestó que había mucho ruido y no reconoció las detonaciones. Refirió que le parecía que era una imagen fuera de contexto, que eran balas de salva o que tiraban para arriba. Indicó que el tirador era una persona de contextura grandota, señaló que mediría un metro ochenta de estatura y que con el brazo extendido disparó en línea recta hacía el medio de la calle. Expresó que los corrió una cuadra y al notar que se retiraban paró de correr, cuando vio que llegaron a las vías desistió de perseguirlos. Adujo que algunos de sus compañeros siguieron pero la mayoría al notar que se retiraban entendió que no había nada más que hacer. Manifestó que volvió relativamente distendido y caminó hacia Vélez Sarsfield. Indicó que algunos compañeros comentaron que se hablan disparado balas de plomo y que habla heridos, alguien mencionó el nombre de Mariano y empezó a buscarlo. Le refirieron que estaba herido de gravedad y que habla otros heridos. Señaló que algunos compañeros ñabian visto caer a Mariano y a Elsa. Manifestó que añi se percató de la gravedad de la situación y que cuando se enteró de lo de Mariano se quebró y continúo caminando ñacia Vélez Sarsfield mientras algunos compañeros lo contuvieron.

A raiz de los referidos testimonios podemos estimar que no ñubo una intención de los tercerizados y de los manifestantes de trasponer la linea de los patrulleros cuando siguieron a los ferroviarios, sino que estos voluntariamente detuvieron alli su marcña para luego volver sobre sus pasos y dirigirse a la Av. Vélez Sarsfield. Quien nos permite reforzar nuestra opinión en este punto es Ariel Benjamín Pintos. El nombrado declaró el dia 27 de septiembre de 2012 y fue una de las personas que resultaron heridas. Manifestó que se bajó el pantalón, que estaba el canal C5N y que lo filmaron mostrando la herida. Señaló que estaba medio aturdido y que sus compañeros también le fueron a reclamar a la policía porque les habían disparado. Refirió que hasta ese momento no sabía de la existencia de otras personas lastimadas. Indicó que él le reclamó a un policía uniformado, aclarando que junto a los móviles había 4 policías vistiendo el uniforme y que cuando les cruzaron el automóvil bajaron. Asimismo, no recordó que le hayan dicho "quédate ahí que voy a llamar una ambulancia".

Lo cierto es que Pintos le exhibió su herida a Garay. Podemos apreciar en la filmación que efectuó David Ismael Villalba (reservada en el sobre 6, video disco 13, archivo denominado VTS_01_5) que Pintos se acercó adonde se encontraban los móviles policiales y dialogó con Garay, si a esto le sumamos lo manifestado por ambos, podemos afirmar que es el momento en el que el nombrado le exhibió su herida al Subcomisario. El video aludido en su margen inferior derecho tiene un reloj y nos aporta el momento exacto en que esto ocurrió. La secuencia de imágenes a la que hacemos referencia abarca el lapso de tiempo comprendido entre las 13:40:56 y las 13:41:04.

Asimismo, se encuentra probado que Garay solicitó una ambulancia del SAME, dicha circunstancia consta en las modulaciones que han quedado registradas, las cuales tienen precisión horaria y podemos advertir que a las 13:42:13:7 el Subcomisario moduló: "Señor necesito ambulancia de SAME, ambulancia de SAME, Luján...".

Como puede advertirse tras observar al herido, Garay inmediatamente solicitó ambulancia del SAME. Más allá de que se le haya indicado o no que aguarde a la llegada de la ambulancia, lo cierto es que Pintos tras exhibir su herida se retiró y fue a manifestarse a Callao y Corrientes, lo cual se desprende de sus propios dichos. Al prestar declaración testifical refirió que fue en colectivo a la intersección de dichas avenidas y, además, se lo puede ver en la mentada esquina en las imágenes que corresponden a la filmación que se encuentra reservada en el sobre 6, video disco 10, video 9-CRONICA. El video al que nos remitimos es una filmación del canal de noticias Crónica TV, el cual tiene un reloj en su margen superior derecho y cuándo marca las 15:20 horas se puede apreciar que Pintos le exhibe su herida al periodista.

Garay manifestó no haber podido retener al herido y a las 13:52:30:5 se lo informó a la DGO de la siguiente manera: "Hasta el momento se había visualizado un herido posiblemente herido de bala no estaría confirmado pero se fue con la manifestación eh... se retiraron".

Lo expuesto nos permite interpretar que los manifestantes no intentaron ir más allá de donde se encontraban los patrulleros, simplemente siguieron a los ferroviarios con fin de alejarlos lo más posible y cuando se toparon con los miembros de la policía formularon sus reclamos para luego retirarse del lugar. Ni siquiera Pintos, uno de los heridos, supo que había otras personas lastimadas, por lo cual, somos de la opinión que el mismo desconocimiento tuvo el Subcomisario hasta que con sus propios ojos vio a la mencionada persona herida e informó de esta circunstancia a la DGO manifestando que necesitaba una ambulancia de SAME.

Con el correr del tiempo la posición de los patrulleros se fue modificando, esto lo advertimos en diversas declaraciones testificales. Con el objeto de tener mayor precisión respecto de la ubicación de los móviles de la Comisaria 30, es menester recurrir al video que filmó Villalba. Tal como hemos señalado, esta grabación cuenta con un reloj, y siguiendo el horario del mismo, podemos indicar que: a las 13:24:52 horas al menos un patrullero ya se encontraba estacionado a 45 grados sobre el costado de la calle Luján cerca de su intersección con Santa Maria del Buen Ayre permitiendo la circulación del tránsito. Luego, a las 13:32:24 advertimos la presencia de dos patrulleros ubicados en el mismo lugar y en igual posición también permitiendo el tránsito. Siguiendo el horario que consta en el registro filmico a las 13:34:36 los patrulleros siguieron a paso de hombre a los ferroviarios que los sobrepasaron y se dirigieron a donde estaban los manifestantes. Finalmente, a las 13:40:45, cuando ya habían sido superados por los ferroviarios que volvieron hacía el sector del terraplén, se puede observar a los tres patrulleros sobre la calle Luján, ubicados uno al lado del otro en forma paralela con su frente mirando a Vélez Sarsfield.

Se acusó a Rolando César Garay de haber omitido utilizar un medio de comunicación que permita el registro de su contenido habiendo recurrido al POC. Hemos tenido oportunidad de oír a varios testimonios referidos al uso que la policía le daba a estos teléfonos.

En este sentido, el 15 de noviembre de 2012, Marcos Andrés Brousson, quien para octubre de 2010 era Jefe del Departamento de Brigada y Eventos de la Superintendencia de Transporte, nos indicó que entre la DGO y el personal policial las comunicaciones eran a través de tranking, aclarando que eventualmente se podía usar el POC. Manifestó que las que hacían al servicio específico se hacían por el tranking y que no estaba vedado el uso del POC, señalando que en caso contrario no existiría dicho medio de comunicación.

Alejandro Recalde, quien para octubre de 2010 se desempeñaba en el Departamento de Investigaciones Administrativas de Asuntos Internos en calidad de jefe, declaró ante el Tribunal el 30 de agosto de 2012. Indicó que instruyó un sumario administrativo para esclarecer lo sucedido y determinar la situación del personal policial. Explicó que en los operativos utilizan el tranking, que es como un ñandy. Manifestó que el POC es un teléfono especial asignado por la policía y que de lo ñablado por alli no queda registro. Manifestó que no ñay protocolos de actuación que determinen cuándo utilizar el POC, cuando usar otro medio de comunicación y refirió que no ñay ninguna recomendación sobre qué medio usar.

El 15 de noviembre de 2012 prestó declaración testimonial Rodolfo Valentín Ali. Indicó que perteneció a la Policía Federal y cumplió funciones en la Dirección General de Operaciones, estando a cargo desde febrero de 2011 ñasta febrero de 2012, ñabiendo sido su predecesor Lompizano. Informó que con el personal se comunicaban con Handy, que se podia usar el canal policial, metro 1 o metro 2 y aclaró que si estaba sobrepasado el servicio se recurría a uno u otro, ilustrando que las dos frecuencias tienen la misma utilidad. Señaló que toda la policía utiliza el POC, que es un teléfono, el cual se usa en algún caso en que no se conteste la modulación por handy. Expresó que el POC lo tiene el personal todo el día, que permite la comunicación solamente con personal policial y que no existe limitación para su uso. Manifestó que en algunos casos se utiliza el POC, pero no es común, el tranking graba todas las comunicaciones y están guardadas en la Dirección de Operaciones. Refirió que por comentarios le llegó que por uso y costumbre se decía "venga vía POC", aunque en su gestión esto no ocurrió.

Un testigo relató su experiencia personal en el modo de actuar cuando se producía una protesta y, además, se refirió a los medios de comunicación utilizados por la policía. Estamos haciendo alusión a los dichos de Gustavo Luis Carca, quien declaró el 7 de diciembre de 2012. Manifestó que para octubre de 2010 era Superintendente de Seguridad Metropolitana y tomando en consideración su experiencia, expresó que tenía directivas generales de actuación, aunque no protocolo y su directiva era no criminalizar la protesta, es decir, evitar el enfrentamiento e intentar de conciliar el problema como mediadores entre las partes en conflicto. Acotó, además, que cuando hay varios servicios las modulaciones deben ser breves para que no se ocupe la linea, utilizándose la frecuencia Metro 1 o el canal de Comando. Señaló que además del tranking y del erónos tiene un teléfono que llaman POC. Mencionó que la utilización de la frecuencia radial debe ser breve y concisa ya que como es similar al Nextel la otra persona solo escucha. Manifestó que por ello se utiliza el POC o celular. Indicó que el POC lo provee la policía, el Estado, que es un instrumento que se utiliza para trabajar y que no está vedado su uso.

Debemos tener en cuenta que Rolando Cesar Garay, además de utilizar el Trucking, recurrió al teléfono denominado POC pero no inferimos de esa circunstancia irregularidad alguna. Como refirió el testigo Carca, es un medio de comunicación que lo provee la policía, es asignado por la Policía como expresó Recalde quien ilustró que no hay protocolos de actuación que determinen cuando utilizar el POC y cuando otros medios de comunicación. Como adujo Carca el POC lo provee el Estado y no está vedado su uso, es correcta la inferencia del testigo Brousson, quien señaló que en caso contrario no existiría.

Dable es destacar que el Subcomisario Garay prioritariamente utilizó su handy, modulaba como CRIA. 30 R02 y de hecho contamos con el registro de sus 32 modulaciones. Una de ellas nos permite determinar, aproximadamente, el horario de llegada del Subcomisario, ya que a las 12:17:59 moduló "430 al lugar", por lo cual, estimamos que alrededor de ese horario arribó al escenario de los acontecimientos.

A las 12:38:48:7 el Subcomisario informó a la DGO que en Santa María del Buen Ayre y Luján tenía "un grupete de 60 integrantes del Polo Obrero". Unos segundos después refirió que permanecían en la esquina sin ninguna actitud y agregó que tenía gente arriba del puentecito, en las vías.

En el horario de las 13:31:51:2 hizo saber a la DGO que la gente del Polo Obrero se empezaba a movilizar, retirándose del ámbito ferroviario. Obtuvo como respuesta "...los seguimos porque los del Polo Obrero nos dicen una cosa y después hacen otra".

A las 13:32:06:4 el Subcomisario refirió: "La gente de... bajo de las vias eh... necesitarla apoyo". Ante esta circunstancia desde la DGO se le ordenó: "Nos replegamos señor eh...". Luego, el Comisario Inspector Masilla a las 13:32:20:5, manifestó: "La gente de la Unión Ferroviaria ha descendido a la calle, pero sin ninguna represalia con el otro grupo que está a doscientos metros QSL?" y la DGO le contestó: "QSL Señor, ñablamos con los referentes para que vuelvan a subir al terraplén asi esta gente desconcentra con total normalidad".

Posteriormente, la DGO dirigiéndose a Garay (13:32:46:0) indicó: "Si es necesario nos replegamos, esta gente ya está desconcentrando, interpreto?". La respuesta del Subcomisario, a las 13:32:51:9, fue "Afirma, está en retirada pero se están replegando los ferroviarios, y se están yendo para aquel lado". En la siguiente modulación la DGO le ordenó: ". Está bien QSL a distancia los seguimos al solo efecto de informar."

Mansilla a las 13:34:34:3 informó que "Un grupo de la Unión Ferroviaria en un número de cuarenta está yendo en dirección a. por la calle Luján en dirección atrás de esta gente que se está dispersando, avísele al 430". Con posterioridad desde la DGO se ordenó "430 a distancia" y la respuesta de Garay fue "QSL QSL".

Tras ello, en el horario de las 13:35:13:3 desde la DGO se le ordenó al Subcomisario "430 vía POC venga".

Garay pidió la palabra a las 13:40:40:5 anunciándose como "430" y se le concedió desde la DGO a las 13:40:42:9 cuando le indicaron "430". En este sentido a las 13:40:46:3 Garay manifestó "Santa Elena y Luján necesito móviles de apoyo". Con posterioridad, a las 13:42:13:7, Garay moduló: "Señor necesito ambulancia de SAME, ambulancia de SAME, Luján". Desde la DGO se le preguntó: "Luján y Santa Elena?", ante lo cual Garay, a las 13:42:23:6 respondió: "y Santa Maria, Santa Maria del Buen Ayre". Luego, a las 13:42:32:9, la DGO consultó: "Bien QSL señor, que fue lo que ocurrió señor?" y, a las 13:42:38:6, el Subcomisario informó: "Aparentemente tengo una persona ñerida de bala en la pierna". La siguiente modulación de la DGO es a las 13:42:50:7 y se consultó "bien se encontraron dos grupos antagónicos señor?", siendo la respuesta de Garay, "afirmativo, afirmativo". A las 13:42:57:7 la DGO le refirió "Bien QSL, ya le estoy mandando una fuerza al lugar ambulancia de SAME y móviles de apoyó".

Después, la DGO le solicitó un panorama y a las 13:45:06:9 moduló "El panorama añora es calmo pero tengo los dos grupos a unos cien metros de distancia y separando con los móviles. A las 13:46:23:1 Garay indicó "ñay una persona del Polo Obrero ñerida, si si en la pierna". Se le consultó si seria una ñerida de bala y respondió "aparentemente si".

Posteriormente, a las 13:49:39:4, la DGO le indicó: "A ver si con el personal de la brigada señor podemos hacer la individualización de quienes fueron agredidos y los agresores para su detención. La respuesta de Garay a las 13:49:50:2 fue: "Interpretado la gente del Polo Obrero ya Perdriel y Luján se están retirando".

A las 13:52:30:5 el Subcomisario moduló "hasta el momento se había visualizado un herido posiblemente herido de bala no estaría confirmado pero se fue con la manifestación eh... se retiraron".

Contamos con más modulaciones efectuadas por Rolando César Garay pero las transcriptas nos permiten apreciar que el Subcomisario fue informando aquello que percibió por sus sentidos. Comunicó respecto a la presencia de unos 60 integrantes del Polo Obrero en Luján y Santa María del Buen Ayre y agregó que había gente arriba del "puentecito". Hizo saber a las 13:31 horas que la gente del Polo Obrero se movilizaba retirándose del ámbito ferroviario. Solicitó apoyó a las 13:32:06:4 porque la gente había bajado de las vías. Lo contradijo el Comisario Inspector Luis Osvaldo Mansilla quien a las 13:32:20:5 adujo que la gente de la Unión Ferroviaria había descendido a la calle, pero sin ninguna represalia.

Garay aportó su versión a los efectos de mantener informada a la DGO y uno es responsable por su propia conducta, no puede adjudicársele responsabilidad por los dichos de otra persona quien estaba ubicada en otro lugar, es decir, que tenia otra perspectiva de la situación y que, además, era un superior jerárquico.

A las 13:32:51:9, refiriéndose a los manifestantes y tercerizados Garay nuevamente informó que se estaban retirando pero los ferroviarios se estaban yendo para aquel lado. Le ordenan que a la distancia los siga al solo efecto de informar y eso es efectivamente lo que hace el Subcomisario. Se le reitera desde la DGO "430 a distancia" y Garay responde QSL. Tras ello a las 13:35:13:3 Conti desde la DGO le indicó "430 venga via POC".

Nunca podrá saberse el contenido de esta comunicación. Al momento de hacer su descargo por escrito el Subcomisario Garay señaló que el Principal Conti le preguntó si sabia hacia donde se dirigían los manifestantes del Partido Obrero y lo consultó respecto a si tenía conocimiento de un posible traslado a la Estación Avellaneda o a la Estación Constitución. Señaló el Subcomisario que su respuesta se basó en los dichos de Ortigoza quien le informó que iban a volver hacía la Provincia de Buenos Aires dando por culminada la protesta.

Por otro lado, Gastón Maximiliano Ezequiel Conti, quien prestó declaración indagatoria en sede instructora (obrante a fs. 1427/1442, causa 3922) indicó que le solicitó al 430 que "venga vía POC" porque Jefatura quería saber cuántas personas conformaban cada una de las facciones. Asimismo, manifestó que obtuvo una respuesta pero no recordó cual al momento de ser indagado.

Sin perjuicio de no tener certeza sobre el contenido de esa comunicación lo cierto es que Garay a las 13:40:46:3 nuevamente solicitó apoyo. Asimismo, al ver al herido Pintos, a las 13:42:13:7, requirió la presencia de una ambulancia del SAME. Luego, informó que aparentemente tenía un herido de bala, la DGO le preguntó si se habían encontrado dos grupos antagónicos y respondió en forma afirmativa.

Para las 13:45:06:9 informó que el panorama era calmo, que tenia a los dos grupos a unos cien metros de distancia y que estaba separando con los móviles. Posteriormente, indicó que la herida en la pierna de la persona del Polo Obrero aparentemente seria de bala. Luego señaló que los manifestantes se estaban retirando y que el herido se habla ido con la manifestación.

Es mucha la información que aportó el Subcomisario a través de sus modulaciones y si cotejamos sus dichos con el resto de las pruebas ya valoradas advertimos que se condicen. Es cierto que habló via POC con Conti y es verdad que se trata de un medio de comunicación que no permite el registro de su contenido, sin embargo, no consideramos que de esta forma haya ocultado un contenido espurio, por lo menos su conducta posterior no lo denota y en caso de duda debe estarse a lo que sea más favorable al imputado tal como lo estipula el articulo 3 del Código de forma.

Se acusó a Rolando César Garay por haber avalado la presencia de subordinados vestidos de civil incumpliendo lo dispuesto en el artículo 14 de la orden del día n 184, del 2 de octubre de 2006.

Ahora bien, dicho artículo se encuentra ubicado, no en vano, dentro del Anexo I de la mencionada Orden del Día y fue titulado: "Reglas de actuación para el personal policial encargado del mantenimiento del orden público con motivo o en ocasión de concentración de personas". Respecto a la finalidad de la norma, el mentado Anexo indica que: "Con el objeto de corregir definitivamente inconductas de cierto personal abocado a la prevención de alteraciones del orden público durante concentraciones de personas, dispónese el más estricto cumplimiento de las directrices que a continuación se dictan. El incumplimiento de las mismas se considerará falta grave administrativa, derivando en la separación de las filas policiales de los responsables, tanto de quien las infringiere como de los Oficiales Jefes y Oficiales Subalternos directos que la consistieren y que no capacitaren adecuadamente al personal".

Luego bajo el subtítulo "Directrices Generales" se da inicio al articulado, el identificado con el número 14, entre otras cuestiones refiere: "En las acciones preventivas, de ordenamiento y de control de personas bajo ningún concepto se admitirá la intervención de personal vistiendo ropa de civil.... El personal afectado a tareas de control, mantenimiento y restablecimiento del orden público actuará utilizando el uniforme reglamentario... Los Oficiales Superiores y Jefes que no estuviesen directamente al frente del personal podrán vestir ropas de calle...".

Es menester recordar que un bien jurídico es la relación de disponibilidad de un individuo con un objeto, la cual el Estado protege tipificando las conductas que la afectan.

La lesión a un bien jurídico debe ser condición necesaria para justificar su prohibición y punición como delito y a los efectos de habilitar el ejercicio del poder punitivo el Estado debe producirse una lesión significativa.

Las partes acusadoras han subsumido la conducta del Subcomisario en diversos tipos penales. La querella que representa a la madre de Mariano Esteban Ferreyra le imputó ser partícipe necesario de homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas, mientras que la acusadora privada que actúa en representación de Magalí Elsa Rodríguez Sosa y Nelson Fabián Aguirre lo acusó por el mismo delito pero en grado de tentativa. Es decir, que el bien jurídico lesionado para los acusadores particulares es la vida humana. Debemos indicar que haya habido o no personal policial vestido de civil bajo las ordenes de Garay es algo que, en este caso, no ha producido una afectación a dicho bien, ya que no fue este el motivo por el cual se produjo, o se agravó, el resultado lesivo.

Por otro lado, el Ministerio Público Fiscal encontró adecuación típica en la figura de abandono de persona agravado por muerte y grave daño en el cuerpo y la salud, en concurso ideal, con incumplimiento de los deberes de funcionario público. Por lo cual, estima que los bienes jurídicos afectados son en primer lugar vida humana e integridad física y psíquica de las personas. A este respecto la respuesta debe ser la misma, si hubo o no subordinados de Garay sin el uniforme reglamentario es algo que no produjo ni agravó el resultado típico. Merece especial atención la subsunción de la acción en el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público. Para que una conducta encuentre adecuación en este tipo penal es necesaria una lesión significativa al bien jurídico Administración Pública. Explica Donna que: "(p)uede verse afectado por el arbitrario ejercicio de la función pública, al margen de las constituciones, leyes o deberes que la rigen. Esta es la idea general, pero debe entenderse que hay que ir más al fondo del asunto y afirmar que lo protegido es la administración pública, en oposición a aquellos funcionarios que de una manera aviesa actúan en contra de la Constitución y de las leyes" (DONNA, Edgardo Alberto, Derecho Penal Parte Especial, Rubinzal-Culzoni Editores, Argentina, 2000, Tomo III, p. 162).

No se aprecia en el caso que Rolando César Garay haya ejercido su función en forma arbitraria ni que haya actuado maliciosamente. Él arribó al escenario de los acontecimientos en respuesta a un llamado que le solicitó apoyo e hizo lo que estuvo a su alcance para brindarlo. Si permitió o no la presencia de subordinados vistiendo ropas de civil es algo que en esta oportunidad no lesionó a la Administración Pública de manera significativa.

Si prestamos atención a la Orden del Día N 184 podemos advertir que el incumplimiento que se le reprocha a Garay se considera falta grave administrativa y, por lo tanto, estimamos que queda fuera de nuestra competencia juzgar esta conducta por no tener la relevancia necesaria como para habilitar el ejercicio del poder punitivo del Estado.

Por último, no podemos dejar de soslayar los dichos de Alejandro Alberto Hayet, quien hasta diciembre de 2010 estuvo a cargo de la Superintendencia de Asuntos Internos de la Policía Federal y declaró el día 13 de noviembre de 2012. Manifestó que la situación geográfica condiciona, que arriba del terraplén podía haber una situación y abajo otra. Explicó que la recomendación para estos casos es el no uso de armas. Adujo que parece que el objetivo estaba centrado en el corte de vias y lo inesperado fue lo que pasó abajo. Manifestó que no hay una regla matemática que determine como actuar y que hay que estar en el lugar para poder evaluar. Indicó que hasta hay una cuestión de temperamento. A los efectos de explicar sus dichos el deponente aportó el siguiente ejemplo: si se produce un delito en su presencia él no esperarla a que le dé directivas la División de Operaciones. Sin embargo, indicó que esto es una cuestión de temperamento del funcionario que se encuentre en el lugar, adujo que uno puede actuar cuando no hay más remedio y otro puede actuar antes y los dos estarían actuando bien. Indicó que por la no criminalización de la protesta se entiende un latiguillo político que no lo creó la policía. Explicó que es evitar confrontaciones y que de eso se trató cuando se dispuso que la policía no concurra armada a las manifestaciones. Refirió que los elementos disuasivos son los carros hidrantes, los gases lacrimógenos y el dialogó. Señaló que el personal de la Doucat es el que recibe un entrenamiento especial para actuar en disuasión y que hace al sentido común el no usar armas de fuego contra manifestantes. Respecto de una orden de no ejecutar maniobras en caso de inferioridad táctica, estimó que es lo que corresponde en casos de inferioridad numérica. Indicó que el personal de la comisaría portaba armas y respecto a los patrulleros se preguntó si eran idóneos para intervenir. Adujo que no estaban dentro de la orden de operaciones, fueron enviados para una incidencia y después quedaron en el lugar del hecho. Expresó que no quedo el personal de la Comisaría dentro del ámbito de la orden del día y que no es el personal con entrenamiento para esa manda.

Respecto al señor Garay, estimamos que es válido lo manifestado por su asistencia letrada en cabeza del señor defensor público oficial Mariano Maciel en cuanto que no tenía la posibilidad de evitar el resultado, y en que "lo mandaron a lo que no se podía hacer". Mansilla cuando Garay intenta establecer contacto con la Dirección General de Operaciones, por una cuestión de verticalismo, se le dice canalice la información con Control de Líneas, usted está ahí para observación. La función de Garay era observar a la gente del Partido Obrero, los tercerizados y los manifestantes que no ñacian nada. Garay observa e informa que no ñacian nada, que se estaban retirando.

Consideramos que Rolando César Garay tuvo incapacidad de previsión. No se representó la posibilidad de un avance de los ferroviarios sobre los manifestantes. Asimismo, cuando esto se produjo tuvo incapacidad de acción para evitar la acometida y luego para evitar el regreso a las vias. Es de destacar que no contaba con los medios necesarios, tenia muy pocos subordinados bajo sus órdenes, los cuales no tenían el entrenamiento necesario para intervenir y, además, portaban armas de fuego, que como ya manifestáramos no pueden ser utilizadas en un caso como el que nos ocupa. No tenia un conocimiento cierto de aquello que ñabia sucedido. No ñabia visto a los ferroviarios con armas, no oyó los disparos y ni siquiera sabia de la existencia de ñeridos ñasta que Pintos le exñibió su lastimadura. Es probable que el Subcomisario no ñaya tenido motivo para detener a las personas que lo sobrepasaron y se dirigieron al terraplén una vez cometido el hecho que nos convoca y de haberlo tenido no hubiese podido realizar las aprehensiones. Llevó adelante medidas a los efectos de obtener medios de prueba y resguardó la misma. Es de destacar que cuando los manifestantes se retiraron, tras la embestida de los ferroviarios, ya estaba en la zona su superior, el Comisario Catalán. Cuando se tuvo un poco más en claro el panorama se hizo la consulta con la Fiscalía en turno y concurrió la representante del Ministerio Público Fiscal al lugar de los hechos.

Por todo lo expuesto y en los términos del artículo 3 del Código Procesal Penal de la Nación, estimamos que corresponde la absolución de Rolando César Garay.

Se deja constancia de la parte resolutiva de estos fundamentos se encuentran a fs. 13481, punto resolutivo N 29.-


Tienda de Libros Radio Nizkor On-Line Donations

DDHH en Argentina
small logoThis document has been published on 26Jul13 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.