Información
Equipo Nizkor
        Tienda | Donaciones online
Derechos | Equipo Nizkor       

02sep16


Misteriosas transferencias bancarias del policía asesinado


El agente Lucas Muñoz sabía que iba a desaparecer. Una serie de acciones realizadas por el policía días antes de que se perdiera su rastro, el 14 de julio, indican que era muy consciente de que algo iba a ocurrirle. Según le revelaron a Clarín fuentes provinciales, Muñoz vació días antes su cuenta bancaria enviándole todo el saldo a la madre de sus tres hijos, que vive en Viedma. Un mes después, aparecía asesinado, en un caso que tiene revolucionada a la Policía de Río Negro.

El agente le transfería 2.000 pesos mensuales a su ex pareja, pero el último mes hizo una excepción que, a la luz de lo que ocurrió después, resulta muy llamativa. Muñoz transfirió el total de lo que tenía, 6.000 pesos. Con esto su caja de ahorros quedó vacía. "Es como si hubiera sabido que no iba a necesitar el dinero, que no iba a gastar más", le indica una alta fuente a Clarín.

El envío sorprendió a la propia mujer, que estaba al tanto de que su ex compañero no tenía una conducta ejemplar en la Fuerza. Su expediente marca problemas de conducta y faltas en su trabajo en la comisaría 42 de Bariloche.

Además, Muñoz le habría dicho a su novia, Daniela Rodio, bastante más de lo que ha trascendido hasta el momento. Algunas de las frases que el agente le dejó en la noche del 13 de julio fueron: "Bariloche no da para más"; "Andate porque corrés peligro"; y una muy llamativa: "Se nos terminó el tiempo". La hipótesis más fuerte que se maneja es que el agente participó de un allanamiento en abril de este año junto a otros compañeros -probablemente, los agentes Maximiliano Morales, Daniel Irusta y Federico Valenzuela-, en el cual habrían robado una importante cantidad de drogas que pertenecían al líder de una poderosa banda narco local. Se habla de más de 50 kilos, aunque en el allanamiento sólo se declararon 500 gramos.

Testigos declararon que semanas antes de esfumarse, el agente tuvo un fuerte altercado con uno de sus superiores. Se estima que fue por estas drogas.

Otro de los aspectos llamativos del caso es que Muñoz permaneció 27 días en cautiverio antes de ser fusilado. Los últimos datos de la autopsia demuestran que el agente no sufrió maltrato: su cuerpo no presentaba moretones, estaba higienizado (tenía la piel limpia y las uñas cortadas con alicate) y su uniforme estaba planchado.

Según fuentes de la investigación, su muerte ocurrió pocas horas antes de que apareciera a 6 kilómetros del centro de la ciudad. Primero recibió un disparo en una rodilla que le quebró tibia y peroné. De inmediato, le apoyaron la pistola detrás de la cabeza y gatillaron.

En las cuatro semanas que estuvo recluido, el policía no hizo llamados a sus familiares ni amigos, se corroboró tras el análisis hecho al aparato. Ni siquiera a sus hijos, con los que hablaba hasta en seis ocasiones por día. Una teoría que va tomando forma es que el agente se convirtió en moneda de cambio por la droga robada a los narcos. "Estaban esperando algo, un pago", explica una fuente.

Por el crimen del agente fueron pasados a disponibilidad seis jefes policiales y cuatro agentes se encuentran detenidos.

[Fuente: Por Claudio Andrade, Clarín, Bs As, 02sep16]

Tienda Donaciones Radio Nizkor

DDHH en Argentina
small logoThis document has been published on 05Sep16 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.