EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS


12dic11


Sinopsis de la 27. audiencia del juicio por crímenes contra la humanidad cometidos en el circuito Necochea.


Juicio del circuito represivo Necochea,
Comisaría Cuarta y Base Aérea
Audiencia del 12 de diciembre de 2011

"Estos señores tienen el juicio justo que no tuvo mi hermano"

Pedro Daniel Espiño relató los hechos que lo tuvieron como víctima en 1976. Lo secuestró un grupo de personas de civil encapuchados y con armas largas el 24 de septiembre. "Buscaban a Jorge Vázquez que era el hermano de mi señora", aseguró. A quien fueron a buscar, no lo encontraron en su casa, se llevaron a su esposa Alicia Peralta, lo esperaron a que regresara del trabajo y allí también fue capturado.

Los tres estuvieron en el centro clandestino de detención de la Fuerza Aérea conocido como La Cueva, donde también fue trasladado Miguel Lorenzo que lo secuestraron cuando entró esa misma noche a la casa de su amigo Daniel para que su esposa Graciela Vázquez le curara "el empacho" porque estaba descompuesto. "Cuando llego, (Daniel) estaba en calzoncillos, arrodillado, apuntado con un arma y su mujer llorando", describió Lorenzo. Y agregó que "nos vendaron los ojos nos ataron las manos atrás y nos llevaron en un coche".

"Te vamos a hacer un precalentamiento", comentó Espiño que le decían en La Cueva antes de pegarle trompadas y patadas en el piso. En ese lugar estuvo durante 15 días hasta que lo soltaron luego de un simulacro de fusilamiento.

Graciela narró que al momento del secuestro, quienes estaban al frente del operativo le mostraron una foto de su hermano y le dijeron "a este lo vamos a hacer cagar por la mujer que se buscó". Con lágrimas en los ojos recordó que la violaron en la cocina y que al tiempo tuvo un hijo que dio en adopción, temiendo que fuera producto de ese hecho. 35 años más tarde su hijo la encontró.

Miguel Lorenzo fue liberado a los 13 días, en tanto que Jorge Vázquez y Alicia Peralta están desaparecidos. Graciela terminó su relato con una reflexión: "estos señores tienen un juicio justo, mi hermano y Alicia no lo tuvieron".

Los torturadores

Por su parte, Miguel Ángel Cirelli relató los dos secuestros de los que fue víctima y su cautiverio en La Cueva. El primero fue el 15 de septiembre del '76 y duró 29 días. Contó que el grupo armado que se lo llevó estaba vestido de civil y se presentaron como pertenecientes a la policía.

En la Cueva lo interrogaron sobre su militancia en el Movimiento Peronista Auténtico. Aseguró que una vez lo llevaron "a la parrilla, me pusieron en una camilla y me aplicaron picana eléctrica en el torso". Reconoció como torturadores a Cativa Tolosa, que tomó relevancia tras su muerte en un operativo, y Gregorio Rafael Molina a quien identificó porque "tenía una voz muy potente". Y señaló que "había una chica que era violada sistemáticamente por Molina".

En su segundo secuestro, entre el 23 y el 30 de abril de 1977, también fue torturado con picana. Cuando lo soltaron se exilió rápidamente en España hasta 1987. Su esposa María Teresa Domenech afirmó que, luego de estos episodios, Miguel Ángel "se despertaba en medio de la noche y quería tironearse la capucha como si la tuviera".

Mar del Plata, 12dic11
Corresponsales del Equipo Nizkor

Tienda de Libros Radio Nizkor On-Line Donations

Juicios Mar del Plata
small logoThis document has been published on 31Jan12 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.