EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS


07feb12


Sinopsis de la 32. audiencia del juicio por crímenes contra la humanidad cometidos en el circuito Necochea.


Juicio del circuito represivo Necochea,
Comisaría Cuarta y Base Aérea
Audiencia del 7 de febrero de 2012

"Me crié con temor"

"Hoy no son dos muertos más. Son Héctor y Mirta Jiménez", aseguró entre lágrimas José Luis Altamirano luego de contar que el dato más preciso que tuvo de sus hermanos desaparecidos fue el que le dio Marta García de Candeloro quien había compartido cautiverio con ellos en el centro clandestino La Cueva.

José Luis supo que los secuestraron en el Che Café de Córdoba y Luro, en pleno centro marplatense, por dichos de su padre que se enteró del hecho por intermedio del dueño de la casa donde vivían Héctor y Mirta junto a otros militantes que habían sido secuestrados en un operativo previo.

En 1977 Mirta tenía 18, Héctor 16 y José Luis 10. "Ya se notaba que estaban siendo buscados", afirmó el testigo que relató que el 13 de febrero de ese año murió su tío, y sus hermanos, a los que no veía hacía varios días, fueron al cementerio encapuchados. Esa fue la última vez que estuvo con ellos.

Contó que su padre se dirigió al GADA para averiguar sobre el paradero de Héctor y Mirta y que no tuvo respuesta pero que le advirtieron que "dejate de joder porque vos tenés un hijo más y sabemos que en tu casa hay una unidad básica". Él alquilaba su vivienda a un grupo de jóvenes que al tiempo fueron asesinados en el Monte Varela.

También se presentaron dos testimonios sobre la desaparición de Rubén Darío Rodríguez el 11 de abril de 1977. Su mujer, María Luisa Maldonado, relató que un grupo de personas armadas y de civil ingresaron a la medianoche en su vivienda, la amenazaron a ella y a su hija de 7 años y se llevaron a su marido.

En la casa de adelante (ellos vivían en el fondo), donde habitaban los suegros de María Luisa, también se llevaron a Rubén Yansen a quien soltaron al poco tiempo. Esto lo relató la hija de Rubén Darío, Sonia Rodríguez, que en aquel momento tenía 9 años y vivía con sus abuelos. "Pateaban todo, golpeaban a mi abuelo y trataban mal a todos los que estábamos ahí", describió. Narró que pidió orinar y uno de los secuestradores la sacó al patio. En ese momento lo pudo ver al padre que dos hombres lo traían de la casa del fondo "medio desmayado y en ropa interior".

Por último, Sonia afirmó que "me crié con temor". Y confesó ante el tribunal que durante mucho tiempo no votó "pensando que no votando nadie iba a saber de mí".

Mar del Plata, 07feb12
Corresponsales del Equipo Nizkor

Tienda de Libros Radio Nizkor On-Line Donations

Juicios Mar del Plata
small logoThis document has been published on 19Apr12 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.