EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS


16ago02


Ataque masivo a una comunidad Toba: La violencia contra los indígenas en Formosa.


El viernes 16 de agosto, la policía provincial irrumpió violentamente en la comunidad indígena Toba, Nam Qom de Formosa, más conocida como Lote 68. Decían buscar a un grupo de aborígenes acusados de participar en un tiroteo que se produjo en un campo particular a 20 kms. de la ciudad de Formosa, en la que murió un policía y otro quedó herido.

Con armas de fuego y sin exhibir orden judicial, más de 100 policías, la mayoría de civil, entraron en sus domicilios golpeando y maltratando a niños, mujeres y hombres con prepotencia y violencia inusitada. "Fue un ataque masivo" como lo graficó la queja de la comunidad reunida en Asamblea.

Durante el ataque sacaron a niños, mujeres, jóvenes y hombres de sus domicilios particulares, y a quienes encontraban en las calles llevándolos esposados a la comisaría del lugar donde les tomaron datos e interrogaban. Durante un largo rato tiraron tiros; hubo algunos heridos y dejaron una secuela de miedo y terror. A los familiares de los buscados y a los que veían sospechosos los llevaron a la comisaría de la UEAR (Unidad Especial de Asuntos Rurales) del barrio Eva Perón, donde fueron torturados, pateados y golpeados sin discriminar entre grandes y chicos. Fueron sometidos a humillaciones como por ejemplo, a un joven matrimonio los sacaron de su casa brutalmente y dentro quedó sólo llorando su hijito de 2 años. Una mujer Toba fue encañonada con arma de fuego en un cuarto oscuro de la comisaría amenazándola de muerte para que hable. A un joven le cortaron con un cuchillo su trenza que tenía hasta la cintura. Bajo esta presión estas y otras personas fueron obligadas a firmar sus declaraciones.

Los 8 detenidos, actualmente encarcelados, acusados de homicidio y resistencia a la autoridad, fueron incomunicados y brutalmente golpeados y torturados. Algunos fueron encapuchados con hule que les tapaba toda la cabeza y el rostro dificultando su respiración mientras los interrogaban y amenazaban exigiéndoles declaraciones y queriendo obligarlos a dar información. Uno de ellos quedó con serias lesiones en el tímpano. Daba vergüenza mirarlos y ver los hematomas que tenían en sus ojos y en sus rostros y la forma dificultosa con que caminaban en pleno Tribunales, el pasado jueves 23 en horas de la tarde. Declararon bajo la presión del dolor y el miedo rodeados de policías. Recién luego de la indagatoria, el médico forense intervino. La causa quedó radica en el Juzgado de Instrucción N4 de la Primera Circunscripción Judicial, de la ciudad de Formosa, a cargo del Doctor Héctor Ricardo Suhr.

Mientras tanto, los medios de prensa y comunicación locales, sólo informan sobre la muerte del policía y las heridas del otro agente herido e internado. Toda la información maliciosamente presume y da a entender, que los aborígenes son los abigeos, matadores y ladrones de animales. Se siente por debajo el prejuicio milenario de que el aborigen por ser tal, es siempre motivo de desconfianza. Una nueva oportunidad para alimentar la segregación racial y el desprecio por el aborigen tanto para el Toba como para los Wichí y Pilagá. Nada se informa sobre los hechos y actuaciones posteriores que fueron denunciados por la APDH local y la Iglesia Católica.

Funcionarios y operadores del gobierno, se hacen presentes en la comunidad Nam Qom presionando a la gente a no declarar sobre el "ataque masivo" porque les van a retirar el plan "jefas y jefes de hogar". Les llevan mercaderías intentando dividir a la comunidad queriendo manipular a los ancianos y dirigentes con la mentira, el engaño y mercaderías. Les mandan decir a los detenidos que renuncien a los abogados que eligieron, la Dra. Roxana Silva y el Dr. Luis Ernesto Montenegro y la defensora de pobres Dra. Claudia Carabajal, para poner a un abogado que responde al interés político de tapar y ocultar la violación grave y flagrante de los derechos de esta comunidad.

El contexto.

La comunidad Nam Qom quedó reducida a una propiedad comunitaria que los Tobas poseen de 87 hectáreas a unos 10 kms. de la ciudad capital sobre la ruta 11. Son aproximadamente 600 familias, unos 2.500 habitantes.

Varios de ellos son empleados del ICA (Instituto de Comunidades Aborígenes); maestros auxiliares y trabajadores de la salud. Trabajan también en la elaboración artesanal de cestos de totora y palmas y con tejidos de lana. Otros están actualmente inscriptos en los planes "jefas y jefes de hogar". También están las mujeres y niños que recorren la ciudad de Formosa durante el día mendigando el pan y recolectando la basura. Ellos son los rostros vivos de los índices de pobreza que Formosa tristemente encabeza en la Republica Argentina.

Todo ellos a consecuencia de la expropiación de sus medios naturales de existencia a los pueblos indígenas de Formosa lo cual constituye un etnocidio cultural.

Los aborígenes Tobas suelen ir a mariscar en pequeños grupos generalmente familiares, a campos que se encuentran hasta más de 100 kms. de su comunidad. Llevan sus perros, palas, machetes, hondas y rifles y pasan varios días buscando bichos del monte para su subsistencia. Lo hacen no sólo porque tradicionalmente son cazadores y recolectores, sino por la situación de hambre y desocupación en que vive la mayoría. También van a campos cercanos en busca de leña, de palmeras para sus viviendas y a recolectar la totora para sus obras artesanales. Todos ellos son muy religiosos y pertenecen a varias iglesias evangélicas y pentecostales.

La comunidad, como todo grupo humano, tiene algunas divisiones internas provocadas fundamentalmente por los partidos políticos con una hegemonía del partido gobernante, instrumentada y dirigida por el ICA, que es el organismo ejecutor de la política oficial indígena en la provincia.

Estos favorecen a sus "clientes" con mercaderías y planes trabajar en desmedro de los otros que considera enemigos del gobierno. "Nuestra gran debilidad es que tenemos hambre y eso nos debilita entre nosotros" decía un miembro de la comunidad.

El hecho.

Este trágico hecho comienza el viernes 16 de agosto cuando varios Tobas salieron a mariscar (caza de bichos y recolección de frutos silvestres del monte) y mientras cruzaban por la estancia Adelaida del Señor Gaspar Zanin, se encontraron de repente con hombres de civil armados montados a caballo que los empezaron a correr y a tirar tiros con armas de fuego. La gente asustada, salió corriendo a esconderse y uno de los aborígenes fue herido de bala en su pierna. En este confuso hecho un oficial de policía cae muerto y otro policía queda gravemente herido. Los aborígenes huyendo de la agresión regresan a sus casas. A partir de allí, comienza el ataque masivo a la Comunidad Nam Qom.

El violento ataque de la policía a la comunidad indefensa, sin ningún respeto por los derechos humanos y los derechos indígenas, realizado más como una venganza que como un procedimiento legal, ha dejado a los miembros de esa comunidad sumergida en el miedo y el terror. Quedó resonando en toda la comunidad lo que les decían en los violentos interrogatorios: "Indio de mierda, un indio mató a nuestro compañero, un indio pagará por ello".

La justicia, el gobierno y las autoridades encargadas del cumplimiento de los derechos, deben poner en un plano de igualdad la necesaria investigación por la muerte del agente policial por un lado, y la búsqueda y castigo de los funcionarios y policías que abusaron de su poder y su fuerza, con el mismo rigor con el que se pretende combatir el delito.

Asamblea del 26 de Agosto del 2002 y Comunidad Toba Nam Qom
Provincia de Formosa - República Argentina

DDHH en Argentina

small logo
Este documento ha sido publicado el 28ago02 por el Equipo Nizkor y Derechos Human Rights