EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS


11ago06


Un muerto que vive: la increíble historia tras el crimen de un policía.


Apareció sin que nadie lo esperara, caminando despreocupado por las calles de Ciudad Evita. La misma Policía que había participado del tiroteo en que lo mataron lo encontró así, vivo, y no tuvo otra opción que arrestarlo. El juzgado que había pedido su captura por una fuga de prisión tuvo que recibirlo horas después, a pesar de que ya no lo buscaba más porque su muerte era conocida. Y quienes habían organizado el operativo en el que se lo dio por muerto tuvieron que salir a explicar quién era en realidad el hombre al que mataron.

Troncoso es el apellido del muerto que está vivo, y esta parece la única certeza en la confusión que esconde el caso. No sólo hay dudas sobre la información que se dio en relación a los distintos procedimientos que hubo, sino que en el medio quedó el crimen de un policía de la Federal, ejecutado a quemarropa hace un mes en un asalto bancario.

El asesinato de este policía fue, precisamente, lo que inició la historia. Al agente Marcelo Ricardo Chávez (29), padre de dos nenes, lo mataron el 4 de julio pasado en el Banco Río de Retiro cuando intentó evitar un asalto.

El asesinato conmocionó a la Federal, que enseguida dispuso una amplia investigación. El caso quedó a cargo del fiscal Martín López Perrando, quien ordenó de inmediato un análisis exhaustivo sobre los videos de las cámaras de seguridad del banco.

De allí, se informó, surgió una imagen contundente: el asesino de Chávez había sido un tal Marcelo Troncoso, quien había actuado junto a dos cómplices. El sospechoso, se indicó, era un preso que estaba prófugo de la Justicia desde el 7 de marzo porque no había regresado al penal de Ezeiza tras una salida. Allí estaba cumpliendo una condena a 10 años y 8 meses por robo.

Dos días después del crimen, el 6 de julio, policías de la Federal fueron junto a colegas de la Bonaerense hasta un local ubicado en las calles 53 y 143 de Hudson, partido de Berazategui. Intentaron detener a dos hombres que estaban escondidos allí pero, según explicaron luego, uno se resistió a los tiros y lo tuvieron que herir. Luego murió.

Enseguida desde ambas fuerzas informaron que el muerto era Marcelo Troncoso, el asesino de Chávez. Indicaron que su acompañante, Fabián Preneste (37), había quedado detenido como cómplice. "Durante el tiroteo, éste salió corriendo y gritó: ''Yo no maté al policía, fue el uruguayo'' ", agregaron los voceros.

Aunque el mote de "uruguayo" generó algunas dudas, ya que Troncoso es argentino, el caso pareció quedar casi cerrado. Mucho más cuando el 3 de agosto se informó que en el local se habían secuestrado tres pistolas y que una de ellas había sido la utilizada para asesinar a Chávez. Otra había sido robada a un policía en un asalto anterior, el 8 de marzo contra el Banco Galicia de Santiago del Estero 446 (Monserrat).

No hubo más noticias. Pero este martes, la Dirección de Investigaciones de La Matanza (DDI) recibió "un llamado anónimo", según definieron fuentes policiales, en el que alguien decía que Troncoso estaba tan vivo que podía caminar por Ciudad Evita.

Sobre el mediodía de ese día, una brigada ubicó al hombre señalado cuando salía de una casa. Le preguntaron el nombre y mostró un certificado de DNI en trámite a nombre de Marcelo Acosta. Igual lo detuvieron y luego, con ayuda del Servicio Penitenciario, lo identificaron: era Troncoso. Llamaron al Juzgado de Ejecución Penal N 2 de Capital, que había pedido su captura por la fuga, y allí respondieron que ya no lo buscaban. "Está muerto", dijeron.

Pero se equivocaban. La pregunta siguiente que surgió fue quién había muerto en aquel tiroteo de Hudson. "En realidad es un uruguayo llamado Milton Avila. Es muy parecido a Troncoso, lo identificamos después de su muerte", dijeron a Clarín en la fiscalía de López Perrando. "No hay dudas de que fue él quien mató a Chávez. En la casa donde se escondía estaba el arma homicida y su acompañante ya fue procesado por ese hecho".

Pero cómo llegaron al local de Hudson, si en realidad buscaban a la persona equivocada? "Sabíamos que allí se escondía el cómplice", fue la respuesta. Lo que no está claro entonces es cómo identificaron a ese cómplice. Menos aún, cuán confiables son las pruebas de que Milton Avila fue quien mató al agente Chávez.

[Fuente: Clarin, Bs As, Arg, 11ago06]

Tienda de Libros Radio Nizkor On-Line Donations

DDHH en Argentina
small logoThis document has been published on 16ago06 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.