Información
Equipo Nizkor
        Tienda | Donaciones Online
Derechos | Equipo Nizkor       

12dic12


Los Soprano tucumanos: 'la Chancha', 'el Mono' y sus amigos zafaron


En las tres últimas décadas, la ciudad de San Miguel de Tucumán fue escenario del accionar de al menos 3 grupos que han impuesto su autoridad con base en la violencia y su vinculación con la prostitución, el juego y el narcotráfico.

Los Ale, los Gardelito, y los Atila.

Y una historia dentro de otra: en la barrabrava de San Martín de Tucumán existieron 2 bandas, Los Ale y Los Gardelitos.

Siempre ganaron los Ale y hasta mataron a sus rivales. Para conseguirlo, los hermanos Rubén Eduardo Ale y Ángel Ale obtuvieron la protección y complicidad del poder político, funcionarios judiciales y de la Policía.

A Rubén le dicen "la Chancha", y a Ángel le dicen "el Mono".

Dueños de casas de juego, campos, el boliche bailable Five Stars, la enorme remisería 5 Estrellas, y otras empresas de transporte, su ocaso comenzó a partir de la lucha personal de Susana Trimarco, a quien no le importó arriesgar su vida en la investigación de la desaparición de su hija, Marita Verón.

Entre las 13 personas juzgadas por el secuestro de María de los Ángeles Verón, alias 'Marita', cuyo paradero hasta ahora se ignora, estuvieron 2 mujeres que tienen hijos de Rubén Ale:

María Jesús Rivero, y Daniela Milhein.

María Jesús fue pareja "oficial" y compartió la conducción (presidencia y vice) del Club Atlético San Martín de Tucumán y la administración de la agencia de remises 5 Estrellas, que se inició con 400 autos 0 Km. Precisamente su responsabilidad en la remisería la involucró en la causa.

Daniela Milhein reveló que "la Chancha" la obligó a prostituirse cuando tenía 15 años.

Los Ale, quienes se iniciaron como "pandilleros" del mercado de abasto local, donde su padre Said Ale tenía un importante puesto de frutas y verduras.

Luego de 1983, los Ale se convirtieron en custodios y amigos del intendente UCR de la capital provincial, Rubén Chebaia, abogado con vinculaciones que le permitiò a los Ale consolidarse.

Chebaia irrumpió en la vida de los hermanos cuando, en 1984, consiguió que "el Mono" Ale, involucrado en un homicidio, recuperase la libertad. Dicen que aunque él fue el autor material del crimen, "la Chancha" se hizo cargo y purgó 4 años en prisión.

El 31/12/1986 ocurrió la masacre de "Los Gardelitos", una banda de carteristas y mecheras con ramificaciones en distintas provincias, enfrentados a los Ale por cuestiones "de polleras".

Los cabecillas de "Los Gardelitos" fueron acribillados en calle Roca al 200, luego de que los saludara María Ester Nieva desde un auto Renault 18.

Ella estaba acompañada de su pequeña hija, de "el Mono" Ale y de su novia. "Los Gardelitos" se desplazaban en un Ford Sierra negro y creyeron que María Ester los llamaba. Detuvieron se marcha y se acercaron, y "el Mono" bajó empuñando 2 revólveres calibre 38 y comenzó a dispararles. Irrumpieron en escena "la Chancha" y Jorge Horacio Vásquez, alias "la Bruja".

Santos Pastor Aguirre y Enrique Ramón Galván, líderes de "Los Gardelitos", murieron acribillados, y Carlos Beduino fue alcanzado por 3 balazos pero sobrevivió. 2 menores que los acompañaban resultaron ilesos y apuntaron a los Ale, en especial al "Mono", como los asesinos.

Los Ale y "la Bruja" desaparecieron sin dejar rastros.

Beduino inició una querella criminal contra los Ale. Los denunció por encabezar una 'barrabrava', y señaló que "el Mono", sin motivos, "en forma fría y solapada, con armas de uso prohibido para la población civil, empieza a disparar contra el vehículo y sus acompañantes, buscando una matanza a la mejor forma de un gángster de la banda de Al Capone".

Dicen que los Ale y "la Bruja" se fueron un tiempo a otra provincia o a Bolivia; hasta el domingo 09/03/1987, Canal 10 y el diario La Gaceta, de San Miguel de Tucumán, fueron invitados a presenciar "la entrega" de los prófugos.

"La Chancha" y "la Bruja" zafaron por falta de pruebas, quedando "el Mono" como el autor material del doble homicidio.

El 10/10/1988, después de un año y medio en la cárcel, "el Mono" Ale recuperó la libertad porque la Cámara del Crimen, por 2 votos a 1, consideró que la masacre a sangre fría fue "un exceso en la legítima defensa". El homicida, de casi 2 metros de altura y de impecable traje gris, fue ovacionado por los ocupantes de 3 ómnibus que lo aguardaban en la puerta del penal.

En las fiestas de Carnaval, en febrero de 1989, protagonizaron una sangrienta riña en un baile pero entraron por una puerta, y salieron por otra. La Justicia se expidió en octubre, con 15 días de arresto.

El 14/09/1989 fueron apresados por policías federales frente al penal de Villa Urquiza, después de intentar huir en un Ford Falcon. En el auto, llevaban 2 revólveres calibre .38, una carabina y una ametralladora. El juez federal Ricardo Sanjuán había ordenado su captura por presionar a personas para que no testificaran en contra de su abogado Pascual Tarulli, preso al ser sorprendido en un bar con una importante cantidad de cocaína.

Abundaron los atenuantes, como siempre.

El sábado 30/01/1993, en la zona de la plazoleta Mitre, el oficial auxiliar Juan Andrés Salinas, que era acompañado por su amigo "el Mono" Ale, fue atacado por un grupo comando que utilizó fusiles Fal, ametralladoras y armas cortas con balas dum-dum. Salinas recibió 40 balazos, pero "el Mono" sólo fue alcanzado por 2 proyectiles que lo hirieron superficialmente.

Un abogado presentó un recursos de habeas corpus para que él no quedara detenido, pero ante una versión que llegó a oídos del juez, se allanó la habitación del hospital y al paciente se le secuestró un arma de fuego. En las inmediaciones, se observó a varios amigos y miembros de la banda de los Ale, todos armados.

Al allanarse la casa del "Mono", se encontró documentación de varios automotores y una "Credencial de la Amistad" firmada por el comisario mayor José Quirós, jefe de la división Sumarios e Informaciones Administrativas. En esa credencial, se declaraba al mayor de los hermanos Ale "amigo dilecto de la institución" y en el dorso de la misma podía leerse: "Se recomienda al personal policial prestar máxima colaboración dentro de las reglas legales".

Después de la masacre, "el Mono" se había aliado a un grupo de policías enfrentados con el grupo de parapoliciales "Atila la ira de Dios". Un grupo de uniformados vinculados a esta banda fue acusado del homicidio del oficial Salinas.

"La Chancha", "el Mono", el padre de ambos, Said Ale, y otros 4 policías fueron imputados por tenencia de armas de guerra y asociación ilícita. Luego, todos fueron absueltos "por falta de pruebas".

El 08/09/1997, el entonces gobernador Antonio Domingo Bussi gobernador anunció en conferencia de prensa que acabaría con "la Chancha" y "el Mono" Ale, a quienes calificó de "engendro de mafiosos".

"Nosotros somos machos, no como él (en referencia a Bussi)", se ufanaron los hermanos. Y sobrevivieron.

El 10/07/1999, 5 jóvenes, algunos de la diezmada banda "Los Gardelitos", fueron acribillados a balazos por un grupo que, según ellos, comandaba "la Chancha" Ale. Los 5 baleados pudieron sobrevivir, pero nunca se resolvió el caso.

Los Ale custodiaron al entonces presidente Carlos Menem cada vez que visitó San Miguel de Tucumán, durante la gobernación del justicialista Julio Miranda.

Antes, con el gobierno de Ramón Ortega, los Ale ingresaron al negocio de los tragamonedas. De a poco se quedaron con la mitad de las casas en los alrededores de la ciudad. En ese perfil de empresarios, también comenzó un intento por incursionar en la política.

Habían montado la remisería 5 Estrellas, con 400 autos 0 Km. no autorizados, equipados con equipos de comunicaciones y armas. A través de un convenio con el gobierno de Miranda, esos remiseros se convirtieron en una "fuerza policial" paralela, con licencia para ubicar y hacer detener a cualquier sospechoso a través de los equipos conectados con la frecuencia policial.

El fiscal Guillermo Herrera dictó la prisión preventiva de "la Chancha" y de Felipe Daniel Jordat, ex directivo de Atlético Tucumán, por liderar una banda armada que, después de amenazar de muerte a los trabajadores, usurpó un campo y se apoderó de una cosecha de soja que fue vendida en el "mercado negro". Sin embargo, "la Chancha" duró poco preso porque, por razones de salud logró que le concedieran el beneficio de la prisión domiciliaria.

La Justicia ordenó devolver las tierras de una finca a "El Mono" Ale, quien dijo: "Soy un empresario del azúcar y del transporte", aseguró.

Según la causa que investigó la fiscal María de las Mercedes Carrizo, Ale habría usurpado 66 hectáreas de una finca en Leales, en la localidad de Los Pereyra. La denuncia la hizo el abogado Julio Gerardo Valdez.

César Turbay, defensor de Ale, logró que la Cámara de Apelaciones ordenara dejar sin efecto la restitución provisoria de las tierras, a favor de Valdez, que fue ordenada por la jueza Mirta Lenis de Vera, subrogante del Juzgado de Instrucción de la 1ra. Nominación. "Esas tierras deben ser devueltas a Ale", dijo Turbay.

"La Chancha" Ale y Daniel Felipe Jorrat quedaron en libertad.

La Justicia decretó la eximición de la prisión. Ambos se encontraban bajo el régimen de prisión preventiva desde septiembre de 2011, dado el estado de salud delicado de ambos: cumplían con un arresto domiciliario.

"La Chancha" intentó convertirse en diputado provincial y su entonces mujer Maria Jesús Rivero, en concejal, ambos por el peronismo, aprovechando su amistado con Julio Miranda.

Al fracasar, decidió a postularse a presidente del club San Martín de Tucumán, y ganó. La única lista de oposición fue 'invitada' a no presentarse.

Miranda fue quien presentó al hoy gobernador José Alperovich y "la Chancha", cuando San Martín de Tucumán ascendió a la 1ra. A y él era presidente del club.

Rivero aparece como propietaria de la empresa de remises 5 Estrellas. Ella fue vinculada a causas judiciales de las cuales fue absuelta, una de ellas por trata de personas.

"Acá, las empresas de remises tienen nombres y apellidos que están vinculados con causas muy graves, como Cinco Estrellas -implicados en la desaparición de Marita Verón-, con una flota de 700 vehículos, cuya titular es María Jesús Rivero. Además, sólo el 20% de los autos de alquiler que circulan están registrados, al resto se les permite andar con normas provisorias. Es ínfimo el avance, a pesar de las medidas que se establecieron tras el asesinato de Lebbos", afirmó el abogado Saúl Ibáñez.

Sergio Morfil, defensor de la ex mujer de "la Chancha" en el juicio por la desaparición de 'Marita' Verón, es también el abogado del "Mono" Ale.

Susana Trimarco, madre de 'Marita' Verón dijo que los Ale son una mafia organizada y tienen como testaferros a políticos y jueces.

La joven tucumana Verón salió de su casa el 03/04/2002 y nunca regresó. La querella afirma que fue secuestrada y numerosos testigos dijeron haberla visto en "whiskerías" de La Rioja, obligada a prostituirse.

Trimarco es la enemiga declarada del clan de los Ale. Ella sostuvo: "Los Ale en Tucumán son una mafia organizada. Ellos siempre aparecen para decir yo no fui, pero son los que manejan todo. Tienen testaferros que son políticos, jueces. Están involucrados, se lo voy a decir con nombre propio, el ex gobernador Jorge Miranda; 'el Cabezón' (Antonio) Guerrero, que era ministro de Gobierno y Justicia; y Carlos Cisneros, que manejaba la Caja Popular de Ahorro. Cuando sale Guerrero, entra Fernando Juri Riera, compadre de "la Chancha" Ale. Es una persona manejada por ellos (los Ale), fue vicegobernador en el primer mandato de José Alperovich y en estos momentos es legislador. Los Ale no quieren dejar de tener gente dentro del poder".

"Además de la droga y la prostitución, 'la Chancha' es dueño de la Línea 5 de colectivos. Ellos (los Ale) han empezado a blanquear. Aparecen con campos que eran de gente pobre a la que presionaron para comprarles sus propiedades por $ 15.000 ó $ 20.000, y otros que han usurpado. Además, mantienen 10 locales de tragamonedas. Los Ale han sido y son delincuentes que tienen mucha gente y en realidad a los delitos no los cometen ellos. A mí, personalmente, me mandaron a matar con remises de su empresa Cinco Estrellas".

Susana Trimarco asegura que un remisero, en 2 oportunidades, intentó arrollarla con un Renault 19 color rojo con llantas deportivas y vidrios polarizados. Ella pudo identificar al conductor y denunciarlo. Tras mencionar su nombre, dijo: "Es oriundo de Río Gallegos, trabajaba con 'la Chancha' y tenía pedido de captura por homicidio".

Desconocidos empezaron a seguir a Micaela, hija de 'Marita' Verón.

La vecina que diariamente llevaba la niña a la escuela habló con Susana y le dijo que no podía acompañarla más al colegio porque las seguían en vehículos negros con vidrios polarizados. La abuela decidió ir con Micaela en el transporte escolar, de ida y de vuelta a la escuela.

Un día, muy temprano, advirtió que frente a su casa había una camioneta negra con vidrios polarizados y le pidió al policía de custodio que identificara al conductor, pero el desconocido arrancó y desapareció. Cuando ella acompañaba a Micaela, vio que la camioneta negra estacionaba en la casa de "la Chancha" Ale y no titubeó en pedirle a la mujer que conducía el transporte escolar que frenara. Pese a los ruegos de la conductora, Susana bajó y encaró hacia "la Chancha", que estaba sentado en la vereda.

Su relato: "Quien se bajó de la camioneta era su sobrino Dante Ale, distribuidor de droga que mató a un dirigente de Vialidad a balazos. Estaba indignada y le dije: 'No te tengo miedo gordo, cerdo, delincuente, devolvéme a mi hija'; le empecé a gritar por qué había enviado a dos tipos a seguir a mi nieta Micaela. 'Decime gordo hijo de remilů que querés hacer con mi nieta, delincuente, sinvergüenza. Te creés que sos Dios para quitarle la vida a las personas'. El gordo se quedó mudo mirando. 'Contestáme si me podés mirar a los ojos, gordo, basura, delincuente, a vos te digo'. Nada, no se movió. Desde entonces nunca más me molestaron".

Durante una jornada de alegatos en el juicio por la desaparición de 'Marita' Verón, el abogado defensor, José D'Antona, vinculó al ex gobernador de Tucumán, Miranda, con la trata de personas y los Ale: "Rubén Ale, era la cabeza, y Julio Miranda le seguía porque él era empleado de Ale", dijo el abogado.

Luego, ubicó a María Jesús Rivero como la N║3 en la escala de comandos. "Ale era la cabeza pero el cerebro era Rivero".

D'Antona relató las dificultades que hubo para encontrar a la testigo "Anahí", de quien luego se supo que se llama Lorena y comprobar que le habían cambiado la identidad para prostituirla.

"No le creyeron, a Susana Trimarco le llamaron 'la impostora'", indicó el actor civil.

En marzo de 2006, el asesinato de Paulina Lebbos -iba a ser entregada a una red de prostitución- también levantó la sospecha sobre los Ale.

Daniela Milhein, una de las 13 personas imputadas en el caso Verón, reveló que Rubén Ale la obligó a ejercer la prostitución. "Nunca he cobrado plata. Él la cobraba (...) Él me hacia trabajar". Sin embargo, "la Chancha" zafó del caso: no fue imputado.

Las relaciones de los Ale y la policía parece permanente. El ex comisario inspector Jorge Tobar se negó a acompañar a su amigo Daniel Verón, ya fallecido padre de 'Marita' a esa provincia, porque el vehículo en el que irían era una camioneta prestada por Rubén Ale.

Ahora, Rubén Ale quiere regresar a la presidencia de San Martín de Tucumán.

[Fuente: Urgente 24, Bs As, 12dic12]

Tienda de Libros Radio Nizkor On-Line Donations

DDHH en Argentina
small logoThis document has been published on 12Dec12 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.