EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS


23ago03


Informe sobre la sentencia del Caso de la guerrilla del Araguaia.

Por Jair Krischke
Conselheiro do Movimento de Justiça e Direitos Humanos.


Al cabo de 21 años, la Justicia Federal de Brasil emitió un fallo favorable en la causa de los familiares de 22 militantes del Partido Comunista do Brasil (PC do B), todos ellos desaparecidos políticos y que fueran guerrilleros combatientes en la "Guerilha do Araguaia".

Fue hace más de 20 años, concretamente el 19 de febrero de 1982, cuando los familiares interpusieron una querella ante la Justicia Federal, en Brasília - Distrito Federal -, contra la "União Federal", o sea, el Estado brasileño, solicitando información sobre las circunstancias de las muertes, la localización de las tumbas y de los respectivos cuerpos, además del correspondiente certificado de defunción. A esta causa le asignaron el número 108/82.

Pasados 7 años, el 27 de marzo de 1989, el Juez Federal Dr. Vicente Leal Araújo, emitió un fallo en favor de la extinción de la causa, sin entrar a juzgar el "mérito". Ante este hecho, el 18 de setiembre de 1989 los familiares apelaron al Tribunal Regional Federal, el cual, el 17 de agosto de 1993, falló a favor de los familiares en una decisión adoptada unánimemente.

El Estado brasileño recurrió al "Superior Tribunal de Justiça" y la causa se dilató por espacio de 21 años, hasta que con fecha de 30 de junio de 2003 la Senhora Jueza Titular de la "1 Vara Federal da Seção Judiciária do Distrito Federal", Dra. Solange Salgado da Silva Ramos de Vasconcelos, emitió el fallo 307/2003, que determina:

1) la ruptura del secreto existente sobre las informaciones militares relativas a todas las operaciones que se refieren a la "Guerrilha do Araguaia";

2) que en el plazo de 120 días informe a este juzgado acerca del lugar de enterramiento de los cuerpos de los familiares de los "Autores", muertos en la "Guerrilla del Araguaia", además de procurar el traslado de los restos mortales para que reciban sepultura en un lugar a ser determinado por los "Autores", otorgándoles asimismo cuanta información sea necesaria para la elaboración de los certificados de defunción;

3) que en el plazo de 120 días presente en este juzgado todas la información relativa a la totalidad de las operaciones militares relacionadas a la Guerrilla, incluyendo, entre otra información, la relativa a los enfrentamientos armados con los guerrilleros, la captura y detención de civiles con vida, los procedimientos de identificación de los guerrilleros muertos "fueren éstos quienes fueren", así como los resultados de las investigaciones conducidas por los técnicos/peritos, médicos o no, que de alguna manera hayan intervenido en los hechos, la información relativa al destino dado a esos cuerpos y todo lo relativo a los traslados de civiles, vivos o muertos, a cualquier tipo de dependencia.

Para el cumplimiento íntegro de esta decisión, la jueza conmina al Estado brasileño para que, de ser necesario, lleve a cabo una rigurosa investigación, en el plazo de 60 días, en el ámbito de las Fuerzas Armadas, para obtener un preciso y detallado informe de las operaciones realizadas contra la "Guerrilla del Araguaia", llamando a declarar todos los agentes militares aún vivos, que de alguna manera participaron de los distintos operativos, independientemente del rango que poseían en auqella época, informando a este juzgado los resultados de estas investigaciones.

Transcurrido el plazo de 120 días sin que se hubiera producido el cumplimiento íntegro de esta resolución, la titular de este juzgado condena a "Unión Federal" a una multa diaria de R$10.000,00 (diez mil reales).

Tras treinta años de lucha de los familiares de los muertos y desaparecidos políticos y de las organizaciones de derechos humanos por el "derecho a la verdad", estamos frente a un hecho histórico y que bien pudiera suponer el inicio del rescate de la memoria histórica del Brasil reciente.

El actual gobierno de Brasil, tiene la oportunidad única de demostrar al país y al mundo su disposición de avanzar y garantizar la plena vigencia y respecto de los derechos humanos, empezando por el cumplimiento de los compromisos que ha adquirido a nivel internacional con la firma o ratificación de numerosos tratados e instrumentos de derechos humanos.

La "Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas", que entró en vigor el 28 de marzo de 1996 - y que lamentablemente Brasil todavía no ha ratificado - considera la desaparición forzada de personas como una "afrenta a la conciencia del Hemisferio y una grave ofensa de naturaleza odiosa a la dignidad intrínseca de la persona humana, en contradicción con los principios y propósitos consagrados en la Carta de la Organización de los Estados Americanos". Ademas, tanto el artículo III de la referida Convención, como también el artículo 17 de la "Declaración sobre la Proteción de todas las Personas Contra las Desapariciones Forzadas"(aprobada por la Asamblea General de la ONU, en su resolución 47/133 de 18 de diciembre 1992), que dice: "Todo acto de desaparición forzada será considerado delito permanente mientras sus autores continúen ocultando la suerte y el paradero de la persona desaparecida y mientras no se hayan esclarecido los hechos".

A su vez, es importante tener en cuenta que el 28 de febrero de 2001 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH-OEA), aceptó oficialmente la denuncia contra el Gobierno brasileño - por no llevar a cabo la investigación acerca de las circunstancias de las muertes y desapariciones de los combatientes y militantes políticos involucrados en la "Guerrilla del Araguaia" - y el 06 de marzo de 2001 publicó un informe oficial sobre el tema, reconociendo la legitimidad de la petición de los familiares y de las organizaciones de derechos humanos.

El entonces Presidente de la República, D. Fernando Henrique Cardoso, al no cumplir las recomendaciones de la OEA, perdió la gran oportunidad de poner en conocimiento de toda la sociedad brasileña uno de los episodios de nuestra historia más silenciados y guardados bajo llave.

El actual Presidenre de Brasil, D. Luiz Inácio "Lula" da Silva, pertenece al Partido de los Trabajadores, partido que integrado significativamente por personas que combatieron la dictadura militar y que tiene por presidente a José Genuino, uno de los sobrevivientes de la "Guerrilla del Araguaia".

Por esta razón teníamos la esperanza, y suponíamos, que el caso sensibilizaría al gobierno.

Lamentablemente la prensa brasileña informa que el Palácio del Gobierno, los Ministerios involucrados en el tema, la dirección nacional del PT y los mandos militares, están en una gran concertación y se hallan elaborando un discurso y una acción comun frente al fallo judicial .

Según la prensa, el Gobierno y el PT decidieron adoptar el discurso habitual del ejército: "no existen documentos y, si algun dia existieran, serían quemados y no existirían más".

Nosotros los brasileños defensores de los derechos humanos, seguiremos creyendo en y luchando por el respeto a la vida y a la dignidad del ser humano, trabajando todos los días para rescatar la memoria de una generación que luchó con generosidad para acabar con la dictadura militar y en la construcción de una democracia sólida y verdadera.

Por lo tanto, no compartimos ni el "olvido" ni el "silencio" oficial que quieren imponer a toda la sociedad brasileña, especialmente a los familiares de ex-presos y perseguidos políticos.

Jair Krischke
Conselheiro do Movimento de Justiça e Direitos Humanos/Brasil


I. Anexo I

Exército nega ter documentos sobre militantes

O Ccomsex (Centro de Comunicação Social do Exército), em e-mail enviado à Folha de São Paulo, negou a existência de arquivos sobre a guerrilha do Araguaia.

O centro informou ainda que não detém a guarda de documentos cujo conteúdo reporte, conforme foi questionado pela reportagem, anotações, cartas ou procedimentos dos militantes relacionados. Abaixo, segue a íntegra da nota enviada:

"A propósito de suas indagações, encaminhadas por mensagem eletrônica de 23 de abril de 2003, o Centro de Comunicação Social do Exército informa o que se segue:

1. Não há nenhum órgão do Exército encarregado do trato de assuntos relacionados à chamada Guerrilha do Araguaia.

2. O Exército Brasileiro não possui, em seus arquivos, nenhum documento, muito menos fragmento histórico, sobre o fato em tela.
Cabe salientar, por fim, que esta força não se responsabiliza por informações de terceiros ou documentos porventura constantes de arquivos pessoais apresentados por quem quer que seja.
Atenciosamente

Centro de Comunicação Social do Exército"

Traducción al español

"A propósito de sus indagaciones, que nos llegaron por correo electrónico, con fecha de 23 de abril de 2003, el Centro de Comunicación Social del Ejército informa lo que se sigue:

1. No existe ningún sector del Ejército encargado del tratamiento de los temas relacionados con la denominada Guerrilha do Araguaia.

2. El Ejército brasileño no tiene, en sus archivos, ningún documento, menos aún, fragmento histórico, sobre el hecho en cuestión.

Cabe subrayar, por fin, que esta fuerza no se responsabiliza de informaciones de terceros, o documentos que, por cualquier razón, existan en archivos privados/personales presentados por cualesquiera

Atentamente,

Centro de Comunicación Social del Ejército"

[Fuente: Folha de São Paulo, Sucursal de Brasília, 04may03]


Anexo II.

GUERRILLA DEL ARAGUAIA

Lo que fue

Fue un movimiento armado organizado por el Partido Comunista del Brasil (PC do B), en aquel entonces, en la clandestinidad, entre los años 1966 y 1974, contra el régimen militar, en la región del "Bico do Papagaio", ubicada entre los Estados (Provincias) de Tocantins, Pará y Maranhão

Por medio de una "guerra popular a largo plazo", el PC do B se disponía a hacer triunfar el comunismo en Brasil.

La estrategia consistía en empezar el movimiento por el campo, como hicieron las revoluciones china (1949) y la cubana (1959)

Se estima que eran 80 los combatientes que participaron de la guerrilla, entre ellos el actual presidente del Partido dos Trabalhadores (PT), José Genuino, que fue preso por el ejercito brasileño, en 1972.

Cómo se terminó?

El ejército brasileño ubicó el núcleo guerrillero en 1971 y realizó tres gran ataques dirigidos contra los rebeldes. Los derrotó totalmente, en marzo de 1974.

Se supone que 16 soldados del ejército murieron en combate y numerosos oficiales dicen que fueron 7 los guerrilleros muertos.

Por otro lado, el Ministerio de la Justicia estima oficialmente en 61 el número de los desaparecidos.

Según testigos, la mayoría de las víctimas fueron torturadas, asesinadas y después escondidas en una "operación limpieza", ocurrida en 1975.

Lo que dice el ejército

El ejército clasifica la guerrilla como "movimiento subversivo" y dice que la sofocó "obedeciendo a un clamor popular por la paz", pero que en el caso, nunca violó los derechos humanos y que carece de información sobre los cuerpos de los desaparecidos.

El ejército también niega tener documentos sobre la "Guerrilha do Araguaia".

Mediante nota oficial, afirma preferir que el asunto sea olvidado: "El ejército (....) mantiene una posición de no reabrir las antiguas heridas que necesitan cicatrizarse"

[Fuente: Por Jair Krischke, Conselheiro do Movimento de Justiça e Direitos Humanos para el Equipo Nizkor, 23ago03]

DDHH en Brazil

small logo
Este documento ha sido publicado el 23ago03 por el Equipo Nizkor y Derechos Human Rights