EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS



DECLARACION DE ABOGADOS DE DERECHOS HUMANOS SOBRE LA POSICION ASUMIDA POR EL GOBIERNO FRENTE AL CASO PINOCHET


Ante la detención en Inglaterra del ex dictador Augusto Pinochet Ugarte, a petición de la Justicia española, y frente a la postura asumida por el Gobierno de Chile en relación a este caso, los abogados abajo firmantes declaramos ante la opinión pública nacional e internacional :

1. Augusto Pinochet Ugarte, principal responsable del golpe militar del 11 de septiembre de 1973 y de las graves y sistemáticas violaciones a los derechos humanos cometidas durante su régimen de facto, incurrió durante 17 años en delitos sancionados en el ordenamiento jurídico chileno y en el ordenamiento jurídico internacional, que sólo pueden ser calificados como crímenes internacionales. Su responsabilidad penal en Chile no ha podido hasta ahora hacerse efectiva debido, principalmente, a la impunidad que él mismo se autogarantizó mediante el decreto ley de amnistía del año 1978.

2. La conducta ilícita de Pinochet afectó no sólo a ciudadanos chilenos, sino también a numerosos extranjeros, y sus actividades delictivas se extendieron más allá de las fronteras de Chile : Estados Unidos, con el asesinato del ex Canciller Orlando Letelier, Italia, con el atentado al ex Vicepresidente de la República Bernardo Leighton y Argentina con el homicidio del ex Comandante en Jefe del Ejército Carlos Prats González, todos actos de terrorismo internacional ejecutados por agentes de su principal servicio de represión, la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA). Estos crímenes y muchos otros realizados en el extranjero se enmarcaron en la denominada "Operación Cóndor", que vinculó a los aparatos represivos de las dictaduras militares del Cono Sur de América Latina en los años 70 con el propósito de eliminar a quienes se oponían a tales regímenes y luchaban por la restauración de la democracia en estos países.

3. De acuerdo a los numerosísimos antecedentes que han podido reunirse tanto en Chile como en otros Estados, entre ellos los contenidos en el Informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, creada en nuestro país para investigar las más graves violaciones a los derechos humanos cometidas durante el régimen militar, la Dictadura que encabezó Pinochet es responsable de miles de desapariciones forzadas y asesinatos de chilenos y extranjeros, dentro y fuera del territorio nacional, que constituyen graves delitos tipificados en el Derecho Penal Internacional, específicamente en el Estatuto del Tribunal de Nuremberg, en la Convención contra el Genocidio de 1948, en los Convenios de Ginebra sobre Derecho Humanitario de 1949, en la Convención contra La Tortura de 1984, en el Convenio para prevenir y sancionar personas internacionalmente protegidas, inclusive agentes diplomáticos, así como en otros numerosos instrumentos que ha adoptado la Comunidad Internacional luego del término de la Segunda Guerra Mundial y de la barbarie nazi que se extendió por Europa.

4. Frente a los crímenes internacionales, tales como el genocidio, la tortura, el terrorismo internacional, el asesinato a personas civiles en tiempos de guerra, la desaparición forzada, entre otros, no cabe amnistía ni prescripción alguna, como tampoco pueden invocarse a su respecto inmunidades diplomáticas o privilegios de cualquier clase. De lo contrario, nunca los responsables de estos crímenes podrían ser juzgado ni condenados.

5. El Gobierno de Chile ha desarrollado, en la actual situación que afecta a Augusto Pinochet, una serie de actividades diplomáticas tendientes a garantizar su impunidad, esgrimiendo como argumentos la inmunidad diplomática de que éste gozaría , y la rigurosa territorialidad de la jurisdicción penal que impediría juzgar a Pinochet por tribunales extranjeros. En cuanto a la inmunidad, todo el país sabe que Pinochet se encuentra en Londres por motivos privados y no en "misión especial" como ha querido presentarlo el gobierno, haciendo toda clase de maniobras para ello. Pero aún cuando fuera verdadera la misión oficial que ahora se pretende inventarle, ello no le otorga inmunidad alguna frente a los delitos de genocidio y terrorismo internacional que se le imputan por parte de la Justicia española, por así disponerlo el Derecho Internacional.

6. En cuanto a la supuesta violación al principio de la territorialidad por parte de los tribunales españoles, tal argumento carece de todo fundamento. Es sabido que todas las legislaciones del mundo contienen normas de extraterritorialidad penal, como ocurre en Chile con numerosas disposiciones del Código Penal, del Código Orgánico de Tribunales, del Código de Justicia Militar, de la Ley sobre Seguridad del Estado y otros textos legales. En consecuencia, no sorprende y se encuentra perfectamente ajustado al estado actual del derecho, que la Justicia española persiga la responsabilidad penal de sujetos que han cometidos crímenes contra ciudadanos españoles y, por sobre todo, delitos internacional es cuya persecución y castigo se enmarcan dentro del principio de la jurisdicción universal, es decir, que pueden y deben ser sancionados por cualquier país, salvo que los responsables ya hayan sido enjuiciados en el Estado del lugar en fueron cometidos, lo que por cierto no ha ocurrido en el caso de Pinochet.

7. Por último, cabe destacar que la conciencia universal de la Humanidad se opone al perdón de los criminales internacionales, como ha quedado demostrado desde los tiempos del Tribunal de Nuremberg y del Tribunal de Tokio, con ejemplos más recientes en los casos de Ruanda y de la ex Yugoslavia. La aprobación del Estatuto del Tribunal Penal Internacional en la Conferencia de Roma que culminó el 17 de julio pasado, es la más importante manifestación de esta conciencia universal en la hora presente, en el sentido de evitar que en el futuro ninguna grave violación a los derechos humanos quede impune. Chile, precisamente, contribuyó de manera decisiva a este importante paso, y por lo mismo no puede el Gobierno de nuestro país, borrando de una plumada su participación en la Conferencia de Roma, seguir brindando apoyo al ex dictador, en contravención a las normas más fundamentales del Derecho Internacional.

Fabiola Letelier del Solar
Hernán Montealegre Klener
Roberto Garretón Merino
José Galieno Haensch
Pamela Pereira Fernández
Nelson Caucotto Pereira
Julia Urquieta Olievares
Hector Salazar Ardiles
Sergio Concha Rodríguez
Hugo Gutierrez Gálvez
Graciela Alvarez
Miriam Reyes García
Hiran Villagra Castro
Alfonso Insunza Bascuñán
René Farías Rojo
Eduardo Contreras Mella
María Raquel Mejías Silva
Adil Brkovic Almonte
Juan Subercaseaux
Verónica Reyna Morales
María Cecilia Chinchón
Claudia Chaimovich Guralnik
Pedro Aravena Rivera
Alberto Espinoza
Rita Diaz Torres
Raul Devia Ilabaca
Mario Zuñigaa
Maritza Jara Ramos
José Cavieres K'orn
Amanda De Negri Quintana
Gonzalo Moya
Ramón Vargas
Guiaconda Catraneo
Claudio Llanos
Pedro Aravena Rivera


Juicio contra Pinochet

small logo
Este documento es publicado en la internet por Equipo Nizkor y Derechos Human Rights