Información
Equipo Nizkor
        Tienda | Donaciones Online
Derechos | Equipo Nizkor       

06sep14


Denuncia asesinato y amenazas en San José de Apartadó


El Comité de y para los Derechos Humanos de San José de Apartadó denuncia ante las autoridades competentes y ante la opinión pública que:

- El miércoles 3 de septiembre fue asesinado el campesino JUAN CARDONA, oriundo de la vereda Arenas Bajas de este corregimiento. Hasta el momento de este comunicado ningún grupo armado se ha atribuido las responsabilidades de este reprochable hecho que enluta nuevamente a las familias de Colombia.

El Comité rechaza enérgicamente este asesinato y violación al principio básico del Derecho Internacional Humanitario, puesto que al tratarse de un poblador civil (no combatiente) ha de primar la garantía por la vida y la integridad, y en caso de que se presente una situación de duda respecto de la condición de persona alguna, debe primar el principio de favorabilidad.

Condenamos pues toda clase de juicio sumario de cualquier persona protegida por el Derecho Humanitario. Así mismo hacemos un llamado a las partes del conflicto a respetar los mínimos comportamientos al momento de conducir las acciones de guerra.

- Desde el día 25 de agosto se vienen presentando varias llamadas amenazantes y de carácter extorsivo hacia varios líderes del Comité de Derechos Humanos de San José Apartadó.

Estos amedrentamientos provienen del grupo paramilitar de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, que "ofrecen" a los líderes comunitarios que a cambio de sumas de dinero les será respetada su vida y la de familiares y personas allegadas.

- La manera en que suceden las amenazas y extorsiones sistemáticas dan cuenta de una estructura paramilitar compleja que opera desde el municipio de Apartadó y desde otras cabeceras municipales. Así por ejemplo, en días recientes fue amenazada una mujer líder de una de las veredas aledañas al Corregimiento. En esta ocasión le exigían la cantidad de 20 millones de pesos.

Esta líder se encontraba en el casco urbano de Apartadó, y luego de recibir la llamada logró ponerse en contacto con miembros de la Comunidad de Paz de San José, quienes asumieron el acompañamiento humanitario y su protección, y luego de encontrarse en instalaciones de esta organización para la defensa de los DDHH, recibió otra llamada en la que le decían que no importaba en el sitio que se encontrara, que ellos estaban monitoreando sus movimientos y que nada la salvaría, además de esto se está reconfigurando una sistemática y preocupante situación en la que personas de civil sin identificar estén haciendo inteligencia y preguntando por los itinerarios personales de varios líderes comunales, cuestión que pone en peligro las garantías de participación de éstos.

Al mismo tiempo, otras organizaciones para la defensa de los DDHH del municipio desplegaron personas para la verificación de la situación, y al llegar a la terminal de transporte, al sitio desde donde parten los vehículos de transporte público para el Corregimiento de San José, encontraron que por allí merodeaban varios miembros del grupo de inteligencia militar adscritos a la Brigada XVII en compañía de reconocidos paramilitares o "desmovilizados" de otros grupos que ahora hacen las veces de colaboradores con la inteligencia militar.

Es de anotar que no es la primera ocasión en que los agentes de inteligencia militar hacen presencia en los puestos de transporte público -y acompañados de paramilitares y colaboradores- para atemorizar y ejercer tratos degradantes en contra de pobladores civiles que toman parte en la defensa del territorio y de los DDHH, como el caso de aquel día 11 de mayo de 2014 siendo en las 8:30 la mañana, mientras se iniciaba el segundo día de la jornada de trabajo en el marco de la realización de la Constituyente Regional del Urabá, fueron sorprendidos dentro de las instalaciones del coliseo Antonio Roldan Betancur del municipio de Apartadó, Franco Orlando Portilla Martínez identificado con cedula de ciudadanía 98.215.490, Sargento segundo y Julio Cesar Sierra Ortiz identificado con C.C 78.588.916, soldado profesional, de quienes se verificó portaban un arma de fuego y que además son miembros activos de la brigada XVII del ejército Nacional, que opera en Municipio de Apartado Antioquia hecho que aún no ha sido investigado y sigue en la completa impunidad.

Esta situación es conocida por las instancias gubernamentales y por las organizaciones para la protección de los DDHH. De hecho, esta práctica hace parte de la estrategia de confinamiento a que son sometidos los líderes campesinos que viven en las áreas rurales. Mediante las cuales se les impide el aprovisionamiento de los bienes y elementos básicos para la subsistencia.

Insistimos en que muy a pesar de los esfuerzos de algunos miembros de la fuerza pública y de otros miembros de las administración local de Urabá por tratar de invisibilizar la presencia del este grupo paramilitar autodefensas Gaitanistas de Colombia, el reciente informe del Sistema de Alertas Tempranas (SAT) de la Defensoría del Pueblo -Informe de Riesgo N. 012-14A.I.- demuestran todo lo contrario.

Este informe emitido el pasado 10 de junio y elevado a Alerta Temprana el 18 de ese mismo mes por la Comisión Interinstitucional de Alertas Tempranas (CIAT), detallan lo que ha venido ocurriendo desde hace mucho tiempo en todo el Urabá: en áreas rurales de los municipios de Carepa, Apartadó y Turbo; hace referencia a las veredas que les sirven de corredores estratégicos como Piedras Blancas (Carepa), San José de Apartadó (Apartadó) y de Nueva Antioquia (Turbo), también la preocupante presencia de dichos paramilitares en el caserío las Mercedes de Turbo, por lo menos 200 hombres con insignias de AGC, uniformes militares, boinas verdes y otros distintivos como el Salmo 91 que portan en la espalda de sus uniformes.

- También, el día 25 de agosto 2014 le enviaron un mensaje amenazante al teléfono celular del defensor de DDHH ARLEY CARTAGENA, miembro del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos de San José de Apartadó,

Denunciamos así mismo que Arley ha sido objeto de señalamientos públicos por parte de los altos mandos militares de la Brigada XVII, quienes aprovechando los micrófonos de la emisora local han señalado a este campesino como el responsable de las denuncias que nuestro Comité ha elevado por el mal comportamiento de esta unidad militar.

Las investigaciones que adelanta el Comité para los Derechos Humanos dan cuenta de un plan para asesinar a Arley Cartagena. Y según versiones de "colaboradores" del organismo de inteligencia militar -ebrios en lugares públicos del casco urbano de Apartadó y urgidos por dinero- las unidades de inteligencia de la Brigada tienen pleno conocimiento de esta situación y han tomado parte en reuniones en las que se ha puesto precio a la muerte del defensor de DDHH.

Exigimos entonces:

Al Presidente Juan Manuel Santos y al Gobernador de Antioquia Sergio Fajardo:

Que adopte las medidas necesarias para el desmonte efectivo de las estructuras paramilitares y de los agentes estatales que cohonestan con su accionar.

Que se desarrollen todas las acciones tendientes a proteger la vida de líderes y lideresas defensores y defensoras de derechos humanos en San José de Apartadó, en especial a Arley Cartagena, su compañera e hijos, y de los demás líderes que están siendo víctimas de éstas amenazas y extorciones.

Que emita un pronunciamiento público de respaldo al trabajo legítimo que realizan los y las defensoras de derechos humanos, los líderes y lideresas del corregimiento y su contribución al fortalecimiento del Estado de Derecho en Colombia.

A la Fiscalía General de la Nación:

Que investigue, identifique e inicie los respectivos procedimientos de carácter jurídico penal a que haya lugar en contra de los responsables del asesinato de Juan Cardona y de las amenazas y extorsiones. Además, que como muestra de una voluntad democrática irrevocable y como muestra de su decisión para la construcción de la paz, presente públicamente los resultados en un tiempo razonable, o cuanto menos las acciones que al respecto de las presentes amenazas a iniciado.

A la Unidad Nacional de Protección:

Que brinde las garantías necesarias de protección de los derechos fundamentales a los líderes y lideresas, defensores de derechos humanos, en especial a Arley Cartagena y que elaboren los esquemas y medidas de protección tendientes a protección de su vida.

Exigencias a las Partes del Conflicto

Hacemos un llamado a las partes para que no involucren a los civiles, a que respeten el irreparable derecho a la vida, y a que condenen prácticas tales como los atropellos, torturas, tratos cueles y degradantes, así como la privación de los bienes y enseres básicos para supervivencia de la población civil.

Les exigimos el cese de prácticas que vinculan a la población civil a las acciones del conflicto militar, tales como las redes de inteligencia, redes de apoyo.

[Fuente: Comité de y para los Derechos Humanos de San José de Apartadó, Corregimiento de San José de Apartadó, 06sep14]

Tienda de Libros Radio Nizkor On-Line Donations

DDHH en Colombia
small logoThis document has been published on 13Oct14 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.