EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS


04abr03


Las prácticas de exterminio en los municipios de El Castillo y Lejanías, en el Meta, implican al Batallón 21 y a las AUC.


La Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria -Fensuagro- CUT-, la Corporación Colectivo de Abogados "José Alvear Restrepo", el Comité Permanente por la defensa de los Derechos Humanos, en nombre de las comunidades del Alto Ariari -municipios de El Castillo y Lejanías (departamento del Meta) ponemos en conocimiento a la opinión publica nacional e internacional lo siguiente:

ANTECEDENTES

A partir del mes de mayo de 2002 fecha en que inicia la "Operación Conquista" por parte del batallón 21 Vargas del Ejército Nacional acantonado en Granada (Meta), con participación de las Fuerzas de Despliegue Rápido "FUDRA" y con el apoyo del comando de la Policía Nacional con sede en el Municipio del Castillo (Meta), se han venido presentando una serie de violaciones a los Derechos Humanos contra los campesinos habitantes de esta región, representadas en homicidios, torturas, desapariciones forzadas, allanamientos, quemas de viviendas, robos de enseres y de ganado, amenazas; lo que ha generado el desplazamiento forzado de más del ochenta por ciento (80%) de los campesinos que tradicionalmente han habitado esta región del país.

Igualmente con este operativo se ha abierto el camino para la entrada de los grupos paramilitares de las AUC de los Bloques "Centauros" y "Córdoba y "Urabá", quienes actúan encubiertos, es decir que son los mismos porque dan la vuelta a sus distintivos que llevan en el brazo, o en otras oportunidades son distintos individuos pero operan conjuntamente.

Lo anterior se inició en el marco de la campaña electoral promovida por el actual presidente de la República, Doctor Álvaro Uribe Vélez; y ya electo, en el ejercicio del cargo presidencial, se da en el contexto del Programa de Seguridad Democrática del Gobierno Nacional que es ejecutado por los altos mandos militares y las autoridades administrativas y organismos de control municipales y departamentales.

Frente a las violaciones a los Derechos Humanos que se han venido cometiendo en forma sistemática, las autoridades no han tenido una actitud favorable, y por el contrario han asumido una actitud intimidatoria y amenazante frente a las personas y familiares de las víctimas de sus crímenes y barbaries. Así mismo han asumido una actitud cómplice. Exceptuando la actitud de los personeros de estos municipios de los cuales dos han sido asesinados, el último en el marco de la operación "Conquista".

Así mismo existe una actitud complaciente por parte del párroco del municipio del Castillo, Carlos Ernesto Jaramillo quien ha ofendido y maltratado a varios de los ciudadanos retenidos, así como sugiere a los paramilitares qué hacer con los privados de la libertad en forma arbitraria e ilegal. También la señora alcaldesa Laura Gilma Moreno Urrea, del municipio del Castillo (Meta) y quien se ufana de ser portavoz del "Premio Nacional de Paz" otorgado al AMA -Asociación de Municipios del Alto Ariari- en Noviembre de 2002, proyecto que surgió por iniciativa de las comunidades, pero que hoy esta destinado a beneficio individual de la Alcaldesa y sus socios en el Municipio; ha sido cómplice del silencio y la barbarie que se cierne sobre ésta región del país.

Hechos sucedidos en el Municipio del Castillo:

A continuación se presenta una relación de los hechos sucedidos en los últimos días, haciendo la salvedad de que existe información que no se ha podido obtener a causa del temor que reina en la región, que cohíbe a las personas a poner en conocimiento de las autoridades la sistemática violación de los Derechos Humanos que viene azotando a la región.

Primera semana de junio de 2002:

en las riberas del río Cumaral aparecen tres cadáveres -sin identificación- con señales de tortura, disparos de fusil, uno de ellos sin cabeza, al día de hoy no se ha sabido de investigación judicial para determinar quienes eran y en donde los encontraron y enterraron.

Jueves 11 de Julio de 2002:

un centenar de paramilitares, que participan en la estrategia militar encubierta, vestidos de camuflado, portando brazaletes identificados con las tres letras AUC, llegaron hasta las veredas Caño Embarrado y el Jardín, Corregimiento de Medellín del Ariari, municipio de El Castillo, obligando a los campesinos a llevar hacia el municipio de El Dorado, 1.000 cabezas de ganado que robaron de diversos pobladores de estas veredas.

Sábado 13 de Julio de 2002:

el robo de ganado se detuvo pero los paramilitares continuaban en las veredas El Jardín y Caño Embarrado, entre tanto el ejército permanecía en el casco urbano de Medellín del Ariari, distante a 30 minutos de estas veredas.

Lunes 15 de julio de 2002:

aparece el ejército en el corregimiento de Medellín del Ariari con aproximadamente 200 cabezas de ganado que luego de ser identificadas fueron devueltas a sus dueños.

Jueves 1 de Agosto:

los paramilitares dentro de la estrategia militar reúnen a las comunidades de las veredas El Jardín y la Macarena con la propuesta "pacificadora". Eran 100 hombres. El ejército estaba ubicado en el corregimiento del Medellín del Ariari ubicado a 30 minutos a pié.

En desarrollo de la estrategia militar los paramilitares se establecieron en el filo de la montaña con la pretensión de llegar a los lugares de asentamiento de la población civil. En ese momento se recibieron informaciones acerca de posibles enfrentamientos en cercanía de estos lugares entre unidades combinadas de militares y paramilitares con un frente de las FARC. Al mismo tiempo hasta el día de hoy, en desarrollo de la avanzada armada encubierta han tomado posesión de las veredas Jardín, Caño Embarrado y El Encanto. De este modo, en ese momento los pobladores civiles de Puerto Esperanza se encuentran cercados, mientras las vías hacia el Municipio de Lejanías se encuentran también bloqueadas por unidades que participan en la estrategia militar encubierta.

Viernes 9 de agosto de 2002:

Se desarrolla una operación militar aérea con sobrevuelos, ametrallamientos indiscriminados, así como acciones por tierra de unidades militares regulares y miembros de los paramilitares en los lugares en que se encontraban los campesinos. Varios pobladores se desplazaron y sus casas quedaron averiadas, también la escuela, se afectó la infraestructura eléctrica y el agua.

Martes 13 de agosto de 2002:

Nuevamente se desarrollan sobrevuelos y ametrallamientos de aviones de la FAC alrededor del corregimiento de Puerto Esperanza. En horas de la tarde se percibe el ingreso de integrantes de los paramilitares sin que se produzca contacto alguno de estos con unidades del ejército.

Lunes 19 de agosto de 2002:

a las 12:00 A.M., unidades del batallón 21 Vargas, en algunas casas del casco urbano realizaron acciones de control a través de un censo y registro de los domicilios.

Lunes 26 de agosto de 2002:

a las 5:30 de la mañana hace presencia un comando del Ejercito perteneciente al Batallón 21 Vargas comandados por el Capitán Wilson Lizarazo y el Teniente Niño, estos llegan disparando hacia la casa de la señora Silvia Bernal, allí se llevan detenidos a sus tres hijos Héctor, Eder y Evangelista Carvajal Bernal, los dirigen hacia un monte, los golpean, les dicen que los van a matar "por ser guerrilleros". A las 11 de la mañana asesinan a Eder Carvajal (joven jornalero) de apenas 16 años, dejan libre a Héctor y se llevan detenido a Evangelista (reconocido líder agrario juvenil de la región), quien es detenido y llevado posteriormente a la cárcel de Villavicencio, en donde permanece aproximadamente 5 meses detenido hasta cuando le revocan la medida de detención por no haberse probado el informe del ejército.

De la misma forma llegan a la casa de una anciana, Blanca María Jaramillo de 61 años y allí detienen a los campesinos Edilberto Rico Jaramillo (Hijo) y Carlos Manuel Hoyos (trabajador), Todos ellos padres de familia, quienes en ese momento fueron detenidos junto con Evangelista y recluidos en la cárcel de Villavicencio sindicados de rebelión. Estas personas después de permanecer cinco meses en la cárcel y siendo víctimas de un montaje "donde fueron capturados en combate" y no habiéndoseles comprobado nada, fueron puestos en libertad el 28 de enero de 2.003.

Martes 27 de agosto de 2002:

En el sitio conocido como la Y, ubicado entre Puerto Unión y El Jardín, a 30 minutos de Puerto Esperanza y de Medellín del Ariari, varios pobladores observaron los cuerpos sin vida de tres personas, cuya identidad se desconoce. Los cuerpos desaparecieron, mientras se desarrollaba un operativo militar.

Esa misma tarde, mientras unidades militares del Batallón 21 Vargas se encontraban en los alrededores de Puerto Esperanza haciendo una cadena de seguridad hacia la vereda La Cima, paramilitares dentro de su estrategia bajo el nombre de "Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá", con insignias que portaban en los vestidos de camuflado, ingresaron en camionetas 4 x 4, saquearon enseres y destruyeron varias viviendas. Una de las camionetas en que se transportaban los paramilitares fue vista el día anterior en las calles del corregimiento del Medellín del Ariari donde se encontraba el ejército.

Septiembre 3 de 2002:

es asesinado en Villavicencio el Defensor de Derechos Humanos Oswaldo Moreno, quien hace unos años había sido desplazado de esta región y en la actualidad se encontraba ayudando a las familias desplazadas de esta zona.

A comienzos del mes de septiembre fue detenido y desaparecido el Señor Lusardo Ramírez, habitante de Medellín del Ariari, por unidades de los grupos paramilitares, al día de hoy no se sabe de su paradero.

Septiembre 14 de 2002:

fue desaparecido el señor Jhon Gabriel Lizcano, quien era un comerciante del casco urbano del Castillo. Este fue detenido desaparecido en la Vereda El Jardín (donde tenía ganado) y el día 20 de septiembre aparece su cadáver en el Municipio El Dorado con visibles señales de tortura.

Septiembre 26 de 2002:

fue sacado de su residencia ubicada en la Vereda Caño Claro, y desaparecido el señor Hernando León, quien fue llevado a la fuerza por un grupo de paramilitares, entre ellos tres encapuchados, al día de hoy no se sabe de su paradero.

A mediados del mes de septiembre, fue desaparecido por unos paramilitares encapuchados, el joven Jersey Arlein Ramírez en la Vereda el Reflejo, hasta el momento no se sabe nada de su paradero.

Octubre 18 de 2002:

dos sicarios se trasladaron en una moto desde el Municipio de Lejanías hasta el corregimiento de Miravalle, Municipio del Castillo, allí en presencia de los moradores asesinan al anciano Manuel N.N. de varios tiros con un arma de corto alcance. Estos asesinos entraron y salieron del Municipio de Lejanías pasando por el puente sobre el río Guape, donde existe un reten militar constante, que controla la entrada y salida de los pobladores, requisando a todo el que pase por allí.

Noviembre 1 de 2002:

en el bus que salía del Castillo con destino a Villavicencio, en el corregimiento de Pueblo Sánchez, Jurisdicción del Municipio de El Dorado, el abogado Mario Castro Bueno, quien se desempeñaba como personero de El Castillo, fue bajado del vehículo por paramilitares, quienes lo llevaron al sitio Tres Esquinas a solo 2 Kilómetros de El Castillo, pasándolo por el corregimiento de Medellín del Ariari donde es constante el reten militar del Batallón 21 Vargas, allí es encontrado sin vida, con evidentes signos de tortura, apuñalado y degollado.

Noviembre 14 de 2002:

los paramilitares roban el ganado de las propiedades de los campesinos de las Veredas La Cima, El Retiro y La Esmeralda, dicho ganado es conducido hacia la Vereda La Meseta, jurisdicción de El Dorado, sitio que durante varios años ha servido de campamento de los paramilitares.

Diciembre 15 de 2002:

en el casco urbano de El Castillo fue abordado por paramilitares el joven Libardo Gallego Echeverry, trabajador agrícola, a quien suben a una camioneta 4x4. El joven en pro de salvar su vida escapa de los sicarios, pero en su huida es herido y se refugia en una casa donde es rematado por uno de los 200 policías que dos días antes habían llegado a la población para custodiar las ferias que se realizarían del 13 al 16 de diciembre. Ese mismo día son detenidos tres jóvenes José Estein Robayo, Didier Cárdenas (menor de edad) y un N.N. (que aunque no tenemos el nombre, se conoce que es nieto de un campesino del Castillo, señor Germán Palacios). Estas personas son acusadas de ser guerrilleros y responsables de detonar una granada en las mencionadas ferias. Los jóvenes son conducidos al comando local de policía, allí son torturados por los agentes y por los paramilitares, dentro de la misma estación los detenidos son visitados por la alcaldesa del municipio, Señora Laura Gilma Moreno Urrea y por el Cura Párroco Carlos Ernesto Jaramillo, éste último ingresa al calabozo del puesto de policía acompañado de ocho paramilitares, le pega al joven José Estein Robayo y les dice a los paramilitares que éste joven era miembro de la guerrilla y que lo debían asesinar.

Diciembre 20 de 2002:

en el casco urbano de El Castillo es retenido por paramilitares un joven quien supuestamente no portaba documentos, es conducido hacia la Vereda El Cable donde dos días después aparece su cadáver con evidentes signos de tortura. Este joven se dirigía desde Bogotá hacia la Vereda Caño Brasil donde vivía Ofelia, su madre, con la finalidad de pasar las fiestas decembrinas.

Enero 5 de 2003:

en el corregimiento de Puerto Esperanza, el anciano Adelaido Velasco de aproximadamente 83 años de edad, es acusado por los paramilitares de ser guerrillero y llevado hacia las montañas. Horas después los pocos campesinos -que obligados por el ejercito a convivir con los paras- se dirigen a un comando paramilitar para solicitar la liberación del anciano, encontrándose con la infortunada respuesta del señor Comandante del grupo sicarial, quien afirma que el anciano fue asesinado, pero su cuerpo no fue entregado, ni se conoce el sitio donde se encuentra su cadáver.

Enero 7 de 2003:

a las 2:30 p.m dos integrantes de los paramilitares bajan del bus al joven Luis Eduardo Serna de 25 años de edad, lo asesinan en el sitio conocido como la Bodega en la vía que conduce al municipio de El Dorado. A este joven los paras lo habían amenazado de muerte y dado un plazo de 20 días para desocupar la región. Luis Eduardo habitante de la Vereda El Jardín estaba desplazándose forzosamente en el momento que fue asesinado.

Ese mismo día tres jóvenes más, todos ellos varones fueron asesinados en la Vereda la Cabaña del Municipio de El Castillo, los cuerpos fueron dejados en el parque del casco urbano del Municipio, allí permanecieron varías horas sin que ninguna autoridad competente realizara el levantamiento de los cadáveres.

Enero 9 de 2003:

hacia las 2 p.m. dos paramilitares llegan a la Vereda Caño Claro, allí asesinan al campesino Luis Sánchez de 42 años de edad, le disparan en las piernas y luego lo apuñalan en el corazón y el cuello. En la noche del velorio desconocidos entran a su casa y la registran sin llevarse ningún objeto.

Enero 12 de 2003:

en horas de la tarde un grupo de paramilitares incursiona en la finca del señor Héctor Pulido, ubicada en la Vereda Caño Claro, es amarrado y llevado hacia los montes, encontrándose su cadáver descompuesto y con evidentes signos de tortura -fue asesinado a garrote y a machetazos-. Héctor era un reconocido líder comunal de su Vereda.

Enero 29 de 2003:

Luis Miguel Gutiérrez -agricultor y dirigente comunal- en la vereda Caño Claro (Municipio del Castillo), fue asesinado por los grupos paramilitares. Estos llegan, lo sacan de su casa y lo asesinan con varios impactos de arma de fuego.

Sábado 1 de febrero de 2003:

los paramilitares sacan de su casa a Jesús Antonio Romero (le decían cariñosamente Chucho Liso), agricultor. Lo asesinan y el cuerpo fue encontrado el domingo dos de febrero en estado de descomposición a veinte metros de donde se encontraba su madre, la anciana de noventa años Enelisa Romero, inválida.

En la primera semana del mes de febrero, en una finca ubicada en la vereda "La Cal" (a escaso kilómetro y medio del casco urbano del Castillo), fue sacado también de su vivienda, el ganadero (pequeño negociante) Rodrigo Gutiérrez, de aproximadamente 70 años. Los paramilitares llegan en las horas de la noche, se lo llevan y al otro día aparece el cadáver descuartizado y terriblemente torturado en la vereda el Cable.

Febrero 24 de 2003:

fue detenido, torturado y asesinado por grupos paramilitares el señor Polidoro Real Bustos y encontrado nueve días después descuartizado.

Marzo 4 de 2003:

fueron asesinados en la vereda Yucapé, del Municipio del Castillo, los señores Alfonso Cruz y Willson Puertas.

Así mismo, se conoce pero se carece de información, que los señores Nelson Moreno (vereda Caño Dulce) dirigente agrario, Arsenio Quina (vereda la Esmeralda), Guillermo Clavijo (vereda Caño Lindo), fueron asesinados extrajudicialmente por grupos paramilitares de las AUC.

Es conocido por los detenidos y familiares de las víctimas que el cura párroco, insulta y golpea a los detenidos, ofende a sus familiares, se niega a realizar las misas de entierro de estos casos y cuando lo hace en las mismas insulta y profiere improperios a los familiares y a los muertos. Esta actitud complaciente y cómplice con los paramilitares y miembros de la fuerza pública consideramos debe ser conocida por la comunidad internacional y por las altas jerarquías de la iglesia.

A pesar de existir en las veredas del Municipio del Castillo unas pocas familias, continua el bloqueo económico de toda la zona y los miembros de la fuerza pública y los paramilitares continúan haciendo una requisa ofensiva con todos los campesinos y controlando todo lo que compran y llevan para su subsistencia. Lo que ellos consideran no lo necesitan o es en mayor cantidad a la "autorizada", no se sabe por quien es decomisada o destruida allí en los retenes.

No se tiene un dato estadístico de las familias desterradas de la zona, se calcula en aproximadamente 300 familias, las cuales se han tenido que refugiar en diferentes partes, siendo la principal Villavicencio y Bogotá; quien se encuentran en total abandono y sin atención por parte del Estado. A muchos de estos campesinos les han destruido y quemado sus viviendas.

Se tiene conocimiento que las viviendas desocupadas han comenzado a ser entregadas por los paramilitares, en complicidad de la fuerza pública a familias que han traído de otras regiones del país.

Se calcula que desde el inicio de la "operación conquista", se han robado aproximadamente unas 4000 reses, contando todo el ganado desde recién nacido hasta toros de 5 años, igualmente se han robado los caballos, las gallinas, los pavos y todo lo que encuentran en las fincas, sobre lo cual se tendrá que establecer en cada caso qué se tenía por parte de cada familia.

Los paramilitares viven a diario en el casco urbano del municipio El Castillo, se desplazan en camionetas 4x4 pasan parte del tiempo en los comandos del ejército y la policía; comen en el restaurante "la Fonda Paisa" y se hospedan en la casa del señor Nesar Urrea. Dicha casa fue allanada en el mes de diciembre por agentes de la policía y miembros de la Fiscalía, pero en ese momento los paramilitares no se encontraban allí, al parecer les avisaron antes de la diligencia.

Hechos sucedidos en el Municipio de Lejanías:

Los siguientes son los hechos del Municipio de Lejanías, dentro del mismo periodo histórico:

Septiembre 18 de 2002:

fue asesinada la señora Zoraida Ñañez, hermana del señor Carlos Manuel Hoyos quien fue detenido en le Municipio El Castillo (hecho ya antes mencionado), a quien le propinaron 18 puñaladas. Cuando el señor José Henao, esposo de Zoraida, regresaba de su sepelio fue interceptado por los paramilitares y asesinado también.

Septiembre de 2.002:

aparece un anciano de aproximadamente 70 años asesinado, a quien días atrás habían sacado de su residencia en el casco urbano de Lejanías, no se conoce de investigación al respecto para determinar su identidad.

Se habla de 8 paramilitares de las AUC, quienes tomaron una casa en arriendo en el centro del pueblo y andan como "Pedro por su casa" en medio de las autoridades. La persona que está al mando del grupo se moviliza en una moto Yamaha con placas 094. Se rumora que tiene una lista de unas 40 personas, de las cuales nueve de ellas serán las primeras asesinadas, como prueba de ello ya han asesinado varias.

Febrero 8 de 2003:

fue abordado por paramilitares Bernabé Trujillo Rico en el casco urbano de Lejanías y conducido en una camioneta roja hacia la vía de Granada donde fue encontrado su cadáver horas después.

Marzo 1 de 2003:

fue asesinado el Señor Pedro Bernal en las mismas condiciones que el señor Bernabé Trujillo.

Marzo 9 de 2003:

en la vereda La Albania fue asesinado el anciano Evangelista Hernández y posteriormente fue encontrado su cadáver.

Marzo 12 de 2003:

fue sacado de su casa en el casco urbano del municipio el Señor Alirio Rondón, fue encontrado posteriormente su cadáver.

El Ejército de Colombia ha realizado censos en el casco urbano de Lejanías, conformando al mismo tiempo la "red de informantes". Restringiendo de la misma forma el suministro de alimentos a la población con el argumento de "suspender los víveres para la guerrilla" y en otros casos se prohíbe la salida de los productos de la región.

Ante esta crítica situación los habitantes del Alto Ariari exigen al Estado Colombiano se cumpla lo establecido en la Constitución Nacional de 1991 y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, para que se garantice el derecho a la vida, la libertad, la propiedad, el juicio justo, la movilización, la libertad de conciencia, la honra, los bienes ,etc. y a la comunidad internacional de Estados se haga efectivo el deber de garantía de todos los derechos humanos y el de investigar a los violadores de derechos humanos en cualquier país del mundo.

Frente a la gravísima situación de Derechos Humanos y de impunidad que está viviendo la región solicitamos a la Comunidad Nacional e Internacional dirigirse a las autoridades civiles, militares y eclesiásticas Colombianas para exigir :

1) Se investigue y sancione penal y disciplinariamente a los responsables de la sistemática y masiva violación de Derechos Humanos y del Derecho Internacional Humanitario que viene afectando a campesinos de la región; se materialice el derecho a la verdad, a la justicia y a la reparación de víctimas, familiares y comunidades.

2) Se garanticen los Derechos Fundamentales de los Campesinos y comunidades de la región, especialmente el derecho a la libertad personal, a la integridad física y a la vida así como a la libre circulación.

3) Se asegure la permanencia de comunidades y campesinos en su territorio con las debidas garantías y se garantice el retorno de los pobladores. En el mismo sentido el Estado debe garantizar la propiedad y posesión de los bienes de los desterrados y hoy en poder de los paramilitares.

4) Se ponga fin a la sistemática y masiva violación de los Derechos Humanos que viene afectando la región en los últimos tiempos.

5) Se haga un llamado urgente para que las expresiones democráticas nacionales e internacionales impidan la continuación de la sistemática y masiva violación de los Derechos Fundamentales de las Comunidades Campesinas, particularmente en lo que tiene que ver con los Derechos a la Libertad personal, a la integridad física y a la vida.

6) Se determine por parte de la Conferencia Episcopal, la responsabilidad del cura párroco del Municipio del Castillo y se proceda a la destitución del mismo.

7) Se desmilitarice la región del Alto Ariari por parte del batallón "21 Vargas" ya que simultáneamente a su llegada iniciaron las violaciones a los Derechos Humanos contra la población.

Bogotá, 04 de abril de 2003


DH en Colombia

small logo
Este documento ha sido publicado el 10abr03 por el Equipo Nizkor y Derechos Human Rights