EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS


31mar01


Paramilitares y Ejército Nacional: exterminio social y terror en el Magadalena Medio.


Barrancabermeja en la impunidad

No cabe duda de que hoy más que nunca, Barranca vive una de las épocas más dolorosas de su historia, frente a la impunidad reinante dada por el proceso de paramilitarización que se viene desarrollando desde diciembre pasado y que hoy continúa con el exterminio de la población civil, en connivencia de la fuerza pública de la ciudad y las fuerzas especiales enviadas allí, expresamente para luchar contra el paramilitarismo, pese a la solidaridad nacional e internacional expresada mediante la campaña "BARRANCA VIVE".

Pese a la creciente avanzada de los grupos paramilitares en la ciudad, a partir de diciembre pasado al mes de marzo, en donde además, se vienen desarrollando constantes y fuertes operativos del ejército, la policía y las fuerzas especiales, en supuestas acciones contraparamilitares y contra el cartel de la gasolina en los sectores nor y sur - oriental, Barrancabermeja hoy vive uno de los peores y más dolorosos pasajes de su historia, en donde ha ido sucumbiendo a la acción de los grupos de ultraderecha, sin que las autoridades civiles y militares hayan hecho nada por detenerlos.

En el período del 14 al 31 de marzo de 2001, la ciudad de Barrancabermeja y su población civil, continuaron bajo la bota militar (que hoy se calcula en un número de cinco mil efectivos, tanto de la policía y ejército de la ciudad, más los hombres de las fuerzas especiales) y de la acción de los miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia, quienes la mantienen asediada, desarrollando varias acciones para continuar intimidando y doblegar a la población y a las organizaciones sociales, en donde no se sabe cual de las acciones desarrolladas por el ejército o por los paramilitares, violan más el DIH o deterioran la situación de los derechos humanos de los pobladores de la ciudad.

Desde el 14 de marzo, arreció la acción de los paramilitares en nuevos barrios, especialmente del nor-oriente de la ciudad, dejando en situación de desprotección total a cientas de famílias que han tenido que desplazarse a otras ciudades del país, especialmente a la capital colombiana, donde la situación de muchos de los desplazados han tenido que afrontar condiciones críticas y adversas, mientras el estado a través de la Red de Solidaridad y de la Dirección de Derechos Humanos del Ministerio del Interior, no dan abasto para la atención digna e integral a las personas.

Acciones de la policía y ejército de Barranca y de las fuerzas especiales en los barrios donde hoy se encuentran posicionados los paramilitares, también han creado pánico, terror y desplazamiento entre los pobladores, pues es contra ellos, los habitantes de los sectores populares que se desarrolla como siempre, la ofensiva de la fuerza pública, constituyéndose en el objeto de estigmatización, represión y dándoles un papel de victimarios, mientras que los verdaderos agresores se hallan escondidos en sus casas sin que la fuerza pública cumpla con el mandato constitucional de defender la honra y bienes de los colombianos, especialmente cuando se trata de sectores populares.

El 14 de marzo, en horas de la tarde, las fuerzas especiales entraron en tres camiones al barrio Antonio Nariño, al nor-oriente, realizando varios allanamientos y detenciones contra humildes jóvenes de 14 y 15 años, es el caso de las detenciones arbitrarias por más de 8 días en las instalaciones de la SIJIN, contra Javier de Jesús Morales Orozco y Leydi Johana Niño, por no portar sus documentos, mientras que permiten el paso libre a los integrantes paramilitares que hoy accionan en más de la mitad de los barrios de Barranca.

Mientras que ese mismo día hacia las 8 de la noche, efectivos del ejército nacional de la base EDASABA, al nor-oriente, desarrollaron retenes,; luego se retiraron y entró la tanqueta 179 de la policía nacional con sede en Barranca.
Extrañamente a la madrugada siguiente, frente a la Escuela Manuela Beltrán aparecieron varios hombres armados, buscando al fiscal de la Junta de Acción Comunal del Barrio 20 de Agosto y miembro del comité de reactivación de la plaza satélite, Alejandro Sarmiento a quien le hicieron varios disparos cerca de su cabeza.

El 15 de Marzo, nuevamente el ejército llegó caminando desde la sede de la defensa civil del Barrio Las Granjas, también al nor-oriente y copó todo el sector hacia las 11 de la mañana.

Hacia mediodía, llega al barrio contiguo, el Boston tres camiones con bastantes efectivos que caminaban en grupos de 6 u 8 soldados, ubicándose estratégicamente en las esquinas.

Hacia las tres de la tarde de ese mismo día, llega otro camión igual al que había transportado a los soldados, pero esta vez con 10 hombres armados, vestidos con camisetas negras, pantalón camuflado, casco, gafas, pañoleta, que eran acompañados por seis hombres que se transportaban en un carro gris que según distintivos eran del DAS.

Hacia las 4 de la tarde, la tanqueta de la polícía, la No. 179 hizo presencia en el lugar y se llevaron detenido a Robinson Saavedra Rangel, un jóven del lugar.

La militarización de éstos barrios se dio todo el viernes y el sábado, mientras que el jueves en la noche, el ejército instaló carpas en el Hospitalario del Barrio San Pedro.

Todas éstas acciones por parte de la fuerza pública de la ciudad y también de las fuerzas especiales, antecedieron las posteriores acciones de los paramilitares en el sector de la comuna 6 en el nor-oriente.

Pese a todo el despliegue militar en los barrios de la zona, los paramilitares montaron un retén permanente todo el día, el viernes 16 de marzo en el sitio conocido como "el Bambú", al mando de Alex Prisco, Eder Ortiz, álias "pataloro", Wilmar Campo y un menor conocido con el nombre de Omar, éste último había sido detenido por los Paramilitares en el mes de febrero en el barrio Rafael Rangel.

El viernes 16 de marzo, a las 10 y media de la mañana, fue asesinado el comerciante y miembro de la Junta de Acción Comunal del barrio La Esperanza, Israel Guerrero Gómez. Ese mismo día, fueron retenidas varias personas en el retén del Bambú, enviando mensajes al barrio siguiente, el Boston, de que ya iban a llegar y que "va a ver sangre hasta para pintar las paredes".

Allí continuaron, reteniendo, amenazando, intimidando y asesinando a las personas que se tienen que movilizar por el lugar, sin que ningún miembro de la fuerza pública haya hecho ningún operativo para llegar al lugar y detenerlos, o por lo menos proteger la vida e integridad de los habitantes, como tampoco en las bases que mantienen en los barrios Versalles, Progreso, Kennedy, Chicó y la Esperanza.

Ese mismo día, los Paramilitares montaron otro retén en el sitio conocido como el Romboy, frente a los barrios La Esperanza y Benjamín Herrera y amenazaron y dieron un ultimátum a varios residentes de éstos barrios. También desde ese día, se instalaron de forma permanente en el barrio Versalles en donde tienen un puesto de operaciones en donde funcionaba la tienda de Videos, frente a la parroquia del Señor de los Milagros y cuyos dueños fueron amenazados y desplazados.

Los Paramilitares hacen presencia en por lo menos otras 10 casas del sector, sin que sus dueños puedan denunciarlos, por miedo y por desconfianza con las autoridades civiles y militares quienes no les ofrecen ninguna garantía para proteger sus vidas y las de sus famílias y como se anotó anteriormente, colaboraron y ayudaron para que los paramilitares pudieran ingresar a sus barrios.

Esto se ratifica con la presencia de las fuerzas especiales y la tanqueta 179 de la policía, el día 17 de marzo entre 5 y 6 de la tarde en el barrio Boston y más tarde a las 11 y media de la noche, con la presencia de la tanqueta 156 de la policía y miembros, al parecer, de la armada nacional, que se transportaban en el camión 622.

Realizaron patrullajes e hicieron tomas de fotografías del barrio y de algunos pobladores que departían en una heladería y en otros lugares.

Curiosamente, el miércoles 21 de marzo, los paramilitares entraron al barrio Boston, en un bus de servicio público, ocupando varias casas, amenazando y reteniendo a varias familias y jóvenes del lugar, hecho que motivó que alrededor de 20 familias se refugiaran en la parroquia de los padres Franciscanos, La Sagrada Familia, en busca de protección a sus vidas. De inmediato la parroquia fue rodeada y militarizada y no las casas en donde estaban los paramilitares.


Barrio Bostón: militares y paramilitares operan juntos.

El 22 de marzo, al medio día, una comisión integrada por organizaciones sociales de la ciudad, la Defensoría del Pueblo regional y organizaciones internacionales de acompañamiento, llegaron hasta el barrio Boston para recoger información sobre lo sucedido y ver en que podían ayudar a las familias refugiadas.

A la llegada de ésta comisión, se constató que en el barrio existía abierta presencia paramilitar, por lo menos una docena de paracos se encontraban en la entrada de la parroquia de la Sagrada Familia, incluso pararon uno de los taxis que llevaba a miembros integrantes de la comisión para preguntar quiénes eran, frente al sitio conocido como la Bomba, a escasos metros de la base militar que pertenece al Batallón No. 45 de Héroes de Majagual, ubicada en las instalaciones de Edasaba.

La comisión fue requisada y les preguntaron sobre la labor que estaban cumpliendo en el sector; luego de unos minutos, los paramilitares permitieron a la Comisión, proseguir hacia la parroquia de los padres franciscanos de la Sagrada Familia.

La Comisión también evidenció que al momento de ellos llegar al lugar de los hechos, ya la fuerza pública no se hallaba en el sector, a pesar de las denuncias que durante toda la mañana del 22 de marzo se habían dado, por parte de los habitantes del lugar y de las organizaciones sociales a nivel local y nacional.

Estando en la iglesia, siguieron siendo hostigados por los miembros de las AUC, quienes los seguían a los lugares que éstos se dirigían. En ese mismo momento en que la Comisión hablaba con la gente refugiada en la parroquia, varios pobladores les informaron que muy cerca del lugar se hallaban conversando los paramilitares con efectivos del batallón No. 45 sin quer éstos últimos realmente efectuaran algún operativo contra los paracos.

Ante la gravedad de la situación dada ante los ojos de los miembros de la Comisión, ésta informó a la policía y el ejército nacional, al Ministerio del Interior y a la Vicepresidencia de la República, sobre lo dado en el sitio, exigiendo la presencia de la policía nacional.

Efectivos de la policía nacional hicieron presencia en el barrio e iniciaron un operativo que dio como resultado la captura de 4 miembros de las AUC y el rescate de algunos jóvenes secuestrados por los Paramilitares en su entrada el barrio, entre ellos los niños Camilo Hernández de 14 años de edad y José Gregorio Carrillo, habitantes del barrio Boston quienes fueron sacados de sus casas y acusados de ser colaboradores de la guerrilla.

Los dos jóvenes fueron trasladados hasta una casa de un barrio contíguo y allí fueron golpeados y torturados psicológicamente pintándoles en varias partes de sus cuerpos líneas por donde supuestamente los iban a descuartizar. A Gregorio Carrillo, además lo llevaron por varios barrios del nor-oriente para que dijera dónde estaban las caletas y los guerrilleros.

Esa misma tarde del 22 de marzo, a la familia del niño Camilo Hernández, los paramilitares les dieron 6 horas para que se fueran de la ciudad.


Asesinan a representante sindical de trabajadores temporales.

El día 17 de marzo, varios hombres armados sacaron de su casa en el barrio Cincuentenario en la Comuna 4 de la ciudad al Activista de la USO, JUAN RAFAEL ATENCIA MIRANDA de 41 años y negociador ante la empresa por parte de los temporales, quien después de ser torturado, fue asesinado, siendo hallado su cadáver en el sitio conocido como cuatro Bocas, jurisdicción de Barrancabermeja.

Es de anotar que existe honda preocupación por la nueva modalidad de terror implantada por los Paramilitares en la ciudad, en el último mes, como son las desapariciones forzadas contra personas que supuestamente son o han sido colaboradoras de la guerrilla. El 18 de marzo, hacia la una de la tarde en el retén montado por los Paramilitares en el sitio El Bambú, Efrain Cardona Polo de 22 años de edad y residente del barrio 20 de Agosto fue retenido y desaparecido. Dos días después fue encontrado muerto en el sitio conocido como Defensa Civil del barrio las Granjas. Pese a que su desaparición fue alertada las autoridades ni siquiera se hicieron presentes para el levantamiento del cadáver..

El mismo 18 de marzo fue asesinado otro jóven de 17 años, Edinson Andrés Vélez, quien hacía parte de la pandilla que comandaba Eder Ortiz, alias "patolero". Al parecer, el grupo paramilitar lo asesinó.


Paramilitares celebran llegada a Barrancabermeja.

En un insólito hecho (dado por el silencio de las autoridades civiles y militares de la ciudad), los paramilitares que hoy asedian a Barrancabermeja, convocaron a los habitantes de las comunas 6 y 7 a un Sancocho, para celebrar los dos meses de su llegada al sector, pese a la militarización que días antes habían sufrido especialmente, los barrios de la comuna 6, acto que fue celebrado sin que autoridades civiles o militares hicieran presencia en el lugar.

En tanto, en el barrio La esperanza al nor-oriente, los paramilitares han hecho circular una lista, casa por casa, cuadra por cuadra, dándole un ultimátum a sus dueños, para que se vayan del sector y a partir del 19 de marzo cortaron las líneas telefónicas de éstos barrios, dejándolos incomunicados totalmente. Igualmente, han reunido a la gente del barrio para contarles cómo ellos han torturado y matado a las personas que no están de acuerdo con ellos, como en un hecho de intimidación y terror para que los habitantes del sector se vaya de sus casas.

Mientras tanto, en otros sectores de la ciudad se continúan dando los asesinatos selectivos , en menos de 8 días, otras 15 personas fueron asesinadas, entre ellas, Erly Rivera A, Luis Manuel Cerdus, Luz Marina Gutiérrez, Hernando Arrieta C., Carlos Plata, Omar Enrique Martínez, Bienvenido Bonilla Cano y su hermano se encuentra desaparecido.


Continúa agresión paramilitar contra la OFP y miembros de CREDHOS.

El 23 de Marzo, un grupo de hombres armados, pertenecientes a las AUC, llegaron hasta la casa de la família del defensor de derechos humanos y miembro de la Junta Directiva de la Corporación Regional de los Derechos Humanos, CREDHOS, PABLO ARENAL, manifestándole a su señora madre que necesitaban a Pablo. Los sujetos se movilizaban en un taxi y una motocicleta.

Esa misma noche, también en varios taxis y motocicletas, un grupo paramilitar incursionó en el barrio primero de Mayo.

Al siguiente día, 24 de Marzo y mientras se daba la realización del evento en la ciudad, programado por la campaña "BARRANCA VIVE", un paramilitar entro armado a la Casa de la OFP, ubicada en el sector nor-oriental, abordando a una de las señoras que colaboran en la elaboración de la comidad, para preguntarle sobre el paradero de la coordinadora de la Casa. La empleada respondió que ella no sabía, ante la cual el sujeto le arrebató el cuchillo y le rasgó la blusa en forma amenazante y tratando de producir terror a los presentes allí.


Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Representantes sesiona en Barrancabermeja.

BARRANCA VIVE POR LA DIGNIDAD, LA PAZ, LOS DIÁLOGOS Y CONTRA EL PARAMILITARISMO, se realizó la caravana de las organizaciones sociales nacionales e internacionales, hacia la ciudad de Barrancabermeja, en una muestra de solidaridad con el pueblo barranqueño, el pasado 23 y 24 de marzo, en el que participaron alrededor de unas ciento cincuenta personas, venidas desde la capital colombiana.

El evento también contó con la asistencia de los miembros de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Representantes, entre ellos, su presidente Jorge Gómez Celis quien se comprometió con la ciudad, a realizar una citación a través del canal público de Señal Colombia, a los Ministerios de Defensa y del Interior, Procuraduría y Fiscalía General de la Nación y Defensoría del Pueblo, para que respondan por la situación de paramilitarización, crisis humanitaria y violación al DIH en Barrancabermeja.

Para ello, se propuso realizar un cuestionario con la colaboración de las organizaciones sociales locales y nacionales así como de la población civil del puerto petrolero.

El evento, además de adelantar el Foro con los Congresistas, logró llevar hasta los barrios del nor y sur - oriente de Barrancabermeja, afectados por el flagelo del paramilitarismo, a las personalidades y miembros de las organizaciones sociales, para decirles a los pobladores de éstos deprimidos sectores, que pese a la acción de terror y muerte de los paramilitares, Colombia se solidariza con ellos y se une para intentar detener dicho proceso.


Desplazados toman Defensoría del Pueblo en Bogotá.

De otro lado, un grupo de personas en situación de desplazamiento forzoso, provenientes de la ciudad de Barrancabermeja y de la región del Magdalena Medio, ante la grave situación de desprotección que afrontan en Bogotá, se tomaron las instalaciones de la Defensoría del Pueblo en la capital colombiana, desde el pasado 21 de marzo.

La toma se produjo, luego de que el gobierno nacional a través de la Red de Solidaridad no mostrara preocupación alguna por dar atención digna, ayuda humanitaria y solucionar los problemas de las personas desplazadas, que lo han perdido todo ante la arremetida paramilitar en Barranca y la región del Magdalena Medio.

Los desplazados presentaron un pliego con 18 puntos entre los cuales se ha pedido:

  • Conformación de una mesa de trabajo para el Magdalena Medio con participación del gobierno nacional en cabeza del presidente Pastrana, de los funcionarios ministeriales con poder de decisión. Esta mesa debe estar en cabeza del vicepresidente y de los ministros del Interior, Hacienda, Agricultura, Medio Ambiente, Fiscalía y Procuraduría General de la Nación, el alcalde de Barrancabermeja, la Red de Solidaridad, la Defensoría del Pueblo, Alto Comisionado para la Paz, un miembro del Consejo Municipal de Paz de Barrancabermeja, un miembro de la Comisión de la Cámara de Representantes y del Senado.

  • Por parte de la comunidad, estarían presentes y participando, la ACVC, REINICIAR, CREDHOS, Uso nacional, ANDAS, El Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, La Federación de Agricultores y Mineros del Sur de Bolivar, Agromisbol, que vienen de la Serranía de San Lucas y los sectores populares de Barrancabermeja.

  • Creación de una agenda para lo cual se propuso un documento en el que se de un espacio con mecanismos internos y para que la comunidad pueda participar mediante audiencias públicas, cada 3 meses.

  • Creación de una comisión facilitadora con testigos internacionales de la Ooicina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, la ACNUR, las embajadas de Suecia, Canadá, Cuba, Venezuela y Francia, al igual que personalidades nacionales como el exprocurador general de la Nación, Jaime Bernal Cuéllar, la exalcaldesa en Urabá, Gloria Cuartas y el obispo de Barrancabermeja, monseñor Prieto Amaya.

  • Que el gobierno asuma la responsabilidad con los voceros y representantes de la toma en la Defensoría, en cuanto a seguridad, asistencia humanitaria, comunicación y movilización.

  • Atención integral para los desplazados del Magdalena Medio (Habitantes de Barrancabermeja, Sur de Bolivar, Valle del Río Cimitarra y Ciénaga del Opón).

  • Programa Especial de Atención Integral para la comunidad del Magdalena Medio, que se hallan en situación de reubicación, retorno, exilio y los campesinos desplazados a nivel rural. Se propone la creación de Campamentos de Refugiados en Zonas rurales.

  • Compromisos inmediatos de acciones o mecanismos para combatir a los grupos paramilitares en el Magdalena Medio y preservar vida y bienes de habitantes de la región.

La situación de indiferencia por parte del gobierno de Andrés Pastrana, se evidencia con declaraciones tales como las dadas por el director de la red de solidaridad, Fernando Medellín, quien dijo recientemente a un medio de comunicación nacional que "los desplazados cuando llegan a la ciudad les va mejor, por que allí encuentran escuelas, colegios y universidades....".

No hay que olvidar que según el decreto 2569 de diciembre del año pasado, por el cual se reglamente parcialmente la Ley 387 de 1997 o Ley sobre Desplazamiento Forzado, decreta en el Título I, que habla de las atribuciones de la Red de Solidaridad Social en su artículo 1, entre otras cosas, como la entidad coordinadora del Sistema Nacional de Información y Atención Integral a la población desplazada por la violencia en la que debe desarrollar actividades tales como:

  • Promover y coordinar con las autoridades nacionales y locales, medidas humanitarias, de manera que se le pueda brindar oportunamente atención humanitaria y de emergencia, protección y condiciones de estabilización y consolidación a la población desplazada.

  • Promover con entidades públicas y privadas el establecimiento de una red nacional para la atención humanitaria integral de emergencia, conformada con campamentos móviles para alojamiento de emergencia, centros de alojamiento transitorio y unidades de atención y orientación en las ciudades medianas y grandes.

  • Propiciar la concertación entre las autoridades de nivel nacional, departamental, Distrital y municipal, para la ejecución de las medidas sociales, económicas, jurídicas, políticas y de seguridad que adopte el gobierno nacional para la prevención y superación del desplazamiento.

Sin embargo, ante la emergencia humanitaria que viven cientos de familias desplazadas, provenientes, no solo de Barrancabermeja sino del resto del país, por la acción paramilitar, la Red ha demostrado ser una entidad ineficiente, que demora hasta un mes en dar solamente, el concepto de desplazado a la persona que viene huyendo de la violencia, para que puedan acceder a los programas y a la ayuda de EMERGENCIA Y HUMANITARIA, que muchas veces se demora también, otro mes.

Además, el trato de muchos de los funcionarios de la Red de Solidaridad para con los desplazados, es indigno y pareciera que éstos últimos, estuvieran mendigando o solicitando puestos burocráticos. El gobierno Colombiano, ha justificado esta situación y con su indiferencia e inoperancia hasta para interlocutar con las asociaciones de desplazados, ratificando cada vez más, que está de acuerdo con los desplazamientos que ocasiona el paramilitarismo.

A la fecha, las personas que se han tomado la Defensoría del Pueblo en Bogotá, solamente han logrado acuerdos mínimos humanitarios, como fue el de dejar entrar la comida y un médico a las instalaciones donde se hallan pacíficamente los desplazados.

Sin embargo, hasta el momento acuerdos globales con el gobierno no se han dado. El gobierno aduce que la vicepresidencia adelanta un espacio de conversaciones en Barrancabermeja y no está dispuesto a abrir más mesas de diálogo y concertación. De todas maneras, cabe recordar que lo que se adelanta en Barrancabermeja, no es regional y cuanta con poca presencia de la comunidad.

Allí, más que una mesa regional, existe es una Comisión de protección para los trabajadores del espacio de Derechos Humanos.

Ante eso, los voceros de la toma de la Defensoría, le reclaman al gobierno que se abra la mesa regional donde exista además del componente de protección para los defensores de derechos humanos de Barranca, respeto a la población civil, al DIH, superación de la crisis humanitaria, el componente de inversión social para toda la población de la región.


La Operación Bolivar continúa sembrando terror en Valle del Río Cimitarra. Las fuerzas militares en operaciones realizan saqueos y provocan desplazamientos forzosos de población civil.

Una verdadera emergencia viven los habitantes del Valle del Río Cimitarra y el Sur de Bolivar, dada con el paso de los 3 mil 500 hombres del ejército nacional que adelantan el operativo Bolivar desde el pasado 5 de febrero y que pese a las reiteradas denuncias de las organizaciones de derechos humanos y de la Asociación del Valle del Río Cimitarra, el gobierno no ha tomado cartas en el asunto.

Hoy, alrededor de unos 30 mil campesinos de la región han tenido que desplazarse de sus veredas, mientras que otro gran número se hallan bajo un clima de terror y barbarie pues por donde pasan los hombres del ejército que adelantan dicho operativo, se vienen dando una serie de atropellos, robos, amenazas y sindicaciones contra los dirigentes agrarios.

En las fincas por donde pasan los soldados, éstos roban y matan el ganado y solo se comen una parte del animal botando lo demás, se comen las gallinas, los cerdos, la comida de los campesinos y amedrentan a estos diciendo que ellos son de las AUC.

Además, han señalado a toda la dirigencia de la Asociación del Valle del Río Cimitarra, ACVC de ser guerrilleros o colaboradores de éstos y en estos momentos, han desplazado a más de 54 campesinos hacia la selva, entre niños mujeres y ancianos, ante sus acciones terroríficas y de amedrantamiento.

Además, han desaparecido en su paso, a varias personas en la vereda Santo Domingo desde el pasado 20 de marzo, entre ellos al señor Carlos Ramírez, tesorero de la Junta de Acción Comunal de la Vereda Caña Dorada.


Mayor del Ejército acusado de ejecuciones extrajudiciales.

El dirigente comunal, fue detenido por una columna del ejército al mando del Mayor Fuentes y hasta el momento no se sabia de su paradero, pero hoy 31 de marzo campesinos de la region, lo encontraron muerto en inmediaciones de la vereda Santo Domingo.

El pasado viernes 24 de marzo, el señor Atilano Ramírez, fue detenido en el puerto Casabe municipio de Yondó, por efectivos del ejército nacional que adelanta el operativo. Desde ese momento, el campesino fue declarado desaparecido hasta el día de ayer fue encontrado muerto, flotando en el río Magdalena.


Militares y paramilitares act˙an conjuntamente en crímenes contra la humanidad.

Un día antes, el 23 de marzo, las mismas tropas, llegaron hasta la vereda La Concha en el municipio de Cantagallo, a la finca del campesino Jaime Pachano y derramaron sobre los pastos, gran cantidad de químicos tóxicos. Dicha acción produjo que el ganado del labriego se intoxicara.

El señor Pachano, se dirigió hasta la Brigada del ejército en Barrancabermeja, con el objeto de poner la denuncia y cobrar el daño, especialmente la muerte de su ganado, ante lo cual, allí, en la brigada le respondieron que "tranquilo" que si le iban a pagar el valor del ganado, que por lo tanto les diera la dirección de su casa para enviarle el cheque. Posteriormente, cuando el labriego ya se encontraba en su finca, llegaron hasta allí varios hombres armados que le dieron muerte.

El 29 de marzo, alrededor de mil hombres que desarrollan el denominado operativo "bolívar", en su desplazamiento hacia la Ciudad de Barrancabermeja, luego de que el gobierno nacional diera vía libre para despejar la zona de encuentro en el Sur de Bolivar, para los diálogos con el ELN, realizaron varias capturas contra campesinos de la región, identificándose descaradamente, como Autodefensas Unidas de Colombia.

El 30 de marzo, en las inmediaciones de la vereda San francisco fueron desaparecidos dos campesinos más a nombre de las AUC, pero quienes realizaron dicha acción fueron en realidad, efectivos que realizan el operativo, tambien en la vereda Puerto Nuevo Ite, fue detenido por tropas del Operativo"bolivar", el señor Guillermo Gutierrez y hasta el momento no se sabe nada de su paradero.

Así mismo, tropas pertenecientes al operativo Bolivar, llegaron a la finca bufalera de la comunidad que pertenece a la ACVC en la vereda Puerto Matilde, en donde se viene desarrollando un proyecto de impulso a la ganadería campesina de Búfalos, con el apoyo del PNUD y del PDPMM, allí entraron en compañía de tres paramilitares que iban vestidos de civil y detuvieron al administrador de la finca, acusándolo de ser ladrón de los búfalos que tenía allí, procediendo luego a llevarse todos los registros de propiedad e identificación de los animales que hacen parte del proyecto.

Los hombres vestidos de civil, luego de amenazar al administrador diciéndoles: "agradezca que venimos con el ejército, sino, las cosas serían diferentes".

De otro lado, el bloqueo alimentario contra las comunidades del Valle del Río Cimitarra continúa por parte de los paramilitares quienes en el puerto de Casabe y La Rompida, les roban, retienes y quitan los alimentos a los campesinos. También han prohibido la libre movilización de los labriegos en la región.

CORPORACIÓN REINICIAR
Bogotá D.C., Marzo 31 de 2001.


Los crímenes sistemáticos contra la población civil son crímenes contra la humanidad y no solo crímenes de guerra.


Direcciones útiles del Gobierno Colombiano
para Solidaridad Urgente


DDHH en Colombia

small logo
Este documento ha sido publicado el 3abr01 por el Equipo Nizkor y Derechos Human Rights