EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS


20ene03


Después de 15 años, logran la identificación por ADN de los restos de Nydia Erika Bautista, desaparecida a manos de la tristemente célebre XX Brigada.


Los familiares de Nydia Erika Bautista, recibieron hoy por la mañana de manos del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía General de la Nación los restos óseos de la víctima, tras haber concluido positivamente una prueba genética para su identificación. El laboratorio de Genética Forense del CTI concluyó que los restos óseos recibidos para análisis científico corresponden con una probabilidad del 99,99974 por ciento a Nydia Erika Bautista.

Nydia Erika Bautista era militante del M-19 y fue desaparecida forzadamente en Bogotá el 30 de agosto de 1987 por hombres vestidos de civil, que de acuerdo con las investigaciones de la Procuraduría pertenecían a la Brigada XX de inteligencia militar del ejército nacional.

En 1990 y 1991 un suboficial de inteligencia militar de la Brigada XX relató a la Procuraduría General de la Nación en diversas ocasiones tanto sobre los autores, como los lugares y las circunstancias como fue desaparecida, torturada y asesinada Nydia Erika. Sin embargo, los restos exhumados como N.N. en el cementerio de Guayabetal en julio de 1990, identificados por la Procuraduría General como pertenecientes a Nydia Erika Bautista, fueron reiteradamente cuestionados por los presuntos autores en diversos espacios: En octubre de 1995, el parlamentario Pablo Victoria convocó una sesión en la Cámara de Representantes en la cual se hicieron presentes altos oficiales de la cúpula militar y el propio general destituido, para solicitar al Presidente Ernesto Samper revocar el fallo de destitución. El principal argumento presentado fue que no se había probado científicamente la identidad de los restos y que se trataba de un montaje para dañar la imagen de la institución.

Por estos hechos, en julio de 1995 el entonces Procurador Delegado para los Derechos Humanos Hernando Valencia Villa ordenó la destitución del General Álvaro Velandia Hurtado por haber tenido conocimiento, como Comandante de la XX Brigada, de la desaparición, tortura y muerte de Nydia Erika Bautista y no haber hecho nada para impedirlo. La medida cobijó también al sargento Julio Roberto Ortega Araque.

Por su parte, en agosto de 1996 la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía puso en prisión como presuntos autores a tres suboficiales de la XX Brigada. No duraron mucho tiempo detenidos. Los tres suboficiales fueron liberados por vencimiento de términos por el Juez Penal Militar a quien fue asignado el caso por el Consejo Superior de la Judicatura.

Dos años después, en noviembre del 2000 gracias a una acción de tutela interpuesta por los apoderados de la familia ante la Corte Constitucional, la investigación penal volvió a la justicia ordinaria..

A 15 años de la desaparición forzada de Nydia Erika, hoy con la plena y científica identificación de la víctima, la familia y la sociedad colombiana esperan que los resultados de la prueba permitan concluir las investigaciones, enjuiciar y sancionar a los responsables, como lo recomendó el Comité de Derechos Humanos de la ONU el 27 de octubre de 1995 sobre el caso: El Comité "insta al Estado Parte a que se aceleren los procedimientos penales que permitan perseguir sin demora y llevar ante los tribunales a los responsables del secuestro, la tortura y muerte de Nydia Erika Bautista. El Estado parte tiene así mismo la obligación de velar porque no vuelvan a ocurrir sucesos análogos en el futuro."

Para los afectados, ahora es necesaria la superación de la impunidad y de la injusticia que han prevalecido, con el cumplimiento de las recomendaciones internacionales específicas sobre el caso, por parte del Estado colombiano.

Familia Bautista; Asociación de Familiares de Detenidos-Desaparecidos de Colombia ASFADDES y Asociación Internacional de Derechos Humanos Nydia Erika Bautista, Alemania.


15 años de lucha por la Justicia.

Agosto 30, 1987. Nydia Erika Bautista es desaparecida a la salida de su casa en Bogotá, en el Barrio Casablanca por varios hombres vestidos de civil que la introducen a la fuerza en un jeep. Durante tres años su familia no vuelve a saber de ella, a pesar de buscarla incansablemente..

Julio 26, 1990. Con base en informaciones de Bernardo Alfonso Garzón Garzón, sargento segundo de inteligencia militar de la XX Brigada de Inteligencia Militar, que describe las circunstancias, modo y lugar de la captura y el asesinato de Nydia Erika, sus restos son exhumados en el cementerio de Guayabetal e identificados por la Procuraduría General de la Nación.

Marzo 3, 1994. La Procuraduría Delegada para los Derechos Humanos abre formal investigación disciplinaria contra el general Alvaro Velandia, comandante de la XX Brigada, y Julio Roberto Ortega, señalados como responsables por el sargento Garzón.

Julio 5, 1995. Por resolución No. 13 el Procurador Delegado para los Derechos Humanos Hernando Valencia Villa ordena destituir a Álvaro Velandia y a Julio R. Ortega Araque, "por su responsabilidad.en la desaparición, tortura y muerte de Nydia Erika" Bautista.

Julio 25, 1995. Ocho años después de sucedidos los hechos, el Juzgado 1 de Instrucción Penal Militar inicia indagación preliminar de Oficio, con base en un artículo de prensa.

Agosto 1, 1995. El presidente Samper firma el decreto de condecoración 1300, ascendiendo al general Velandia al grado de Gran Oficial. El acto público correspondiente, publicitado por los medios es un desafío a la justicia y a la comunidad internacional.

Agosto 30, 1995. Después de una campaña de desprestigio adelantada por la Asociación Colombiana de Oficiales en Retiro ACORE y la defensa del General Velandia, el Procurador Hernando Valencia se exilia en España.

El 3 de octubre el general Harold Bedoya lo señala como "fugitivo de la justicia".

Septiembre 11, 1995. El presidente Ernesto Samper promulga el decreto 1504 "por el cual se separa en forma absoluta de las Fuerzas Militares a un Oficial General del Ejército".

Octubre 11, 1995. El parlamentario Pablo Victoria convoca una sesión en la Cámara de Representantes, para solicitar al Presidente revocar la destitución del General. El principal argumento en la plenaria es que no se había comprobado la identidad de los restos y que estos no correspondían a los de Nydia Erika.

El destituido general Álvaro Velandia interpone ante el Tribunal Administrativo del Valle del Cauca una acción para solicitar la nulidad de destitución, por cuestiones de forma argumentando que había sido notificado fuera de términos.

Octubre 27, 1995, Ginebra. El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas dictamina que el Estado Colombiano "es directamente responsable de la desaparición y posterior asesinato de Nydia Erika Bautista de Arellana y que "el secuestro y posterior detención fueron ilegales" e insta al Estado colombiano a "que acelere los proceso penales que permitan perseguir sin demora y llevar ante los tribunales a los responsables del secuestro, la tortura y la muerte de Nydia Bautista".

Noviembre 1, 1995. La investigación penal es reasignada a la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía, entonces recién creada.

Agosto, 1996. La Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía General ordena la captura de tres suboficiales de la XX Brigada Julio Roberto Ortega Araque, Mauricio Angarita y Luis Guillermo Hernandez . Los tres son recluidos en la Cárcel Modelo de Bogotá, hasta los primeros meses de 1997.

Septiembre 10, 1996. El Coronel Bernardo Ruiz Silva, Comandante de la XX Brigada plantea una colisión de competencias a la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía.

Septiembre 20, 1996. El exsargento de inteligencia militar Garzón, se retracta ante un juez militar de las declaraciones que hiciera en 1990 y reiterara en 1994 ante la Procuraduría y la Fiscalía General de la Nación.

Noviembre 14 de 1996. El Consejo Superior de la Judicatura concede la jurisdicción a la justicia penal militar y ordena el envío del proceso al juez militar para seguir las investigaciones. El juez militar ordena el traslado de los detenidos a la base militar de la Brigada XX.

Enero 1997. El juez penal militar ordena la libertad a los tres suboficiales de inteligencia detenidos por la justicia ordinaria, por vencimiento de términos para resolver su situación, es decir por cuestiones de forma.

Agosto 5, 1997. La Corte Constitucional por Sentencia C-585 delimita los términos para aplicar el fuero militar, excluyendo de su competencia la desaparición forzada como crimen de lesa humanidad.

Diciembre 5 de 1997. Con base en la jurisprudencia de la Corte Constitucional el abogado de la familia solicita al Comandante del Ejército, Juez de Unica instancia trasladar el proceso a la justicia ordinaria. Esa solicitud es resuelta negativamente por el oficial.

Noviembre 23, 1999. El juez militar de primera instancia, Comandante de la Fuerza Aérea, define reabrir el proceso a pruebas, pero no sobre los responsables, sino sobre la víctima, ordenando la práctica de una prueba de ADN.

Noviembre, 2000. Gracias a un fallo de tutela interpuesto por los abogados de la familia, la Corte Constitucional ordena al Consejo Superior de la Judicatura trasladar nuevamente el caso a la justicia ordinaria.

Febrero, 2001. La Fiscalía General de la Nación realiza una segunda exhumación de los restos óseos de Nydia Erika para someterlos a un análisis de ADN.

Mayo 23, 2002. El Consejo de Estado, decide anular la destitución del general Álvaro Velandia. Por considerar que el proceso disciplinario había proscrito cuando la Procuraduría General tomó la decisión de destituirle.

Julio 15, 2002. La Procuraduría General de la Nación controvierte el fallo del Consejo de Estado e interpone un Recurso de Súplica, considerando que "la decisión de la Sección Segunda del Consejo de Estado, viola las disposiciones legales ya que la imposición de la sanción en contra del General Velandia se llevó a cabo en los términos de ley () antes de darse la prescripción de los 5 años de que trata el art. 6 de la Ley 13 de 1984 (). Así mismo, consideró que la notificación "para nada varía la naturaleza del acto en firme, ni revive recurso alguno".

Diciembre 4, 2002. El laboratorio de Genética Forense del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía General de la Nación concluye el dictamen de tipificación molecular de ADN: los restos óseos recibidos para análisis de ADN corresponden con una probabilidad del 99.99974 por ciento a Nydia Erika Bautista De Arellana, hija de Publio Alfonso Bautista.

Bogotá, 20 de enero de 2003.


DDHH en Colombia

small logo
Este documento ha sido publicado el5mar03 por el Equipo Nizkor y Derechos Human Rights