EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS


07may07


La verdad es que no les gusta la verdad


El narcoparamilitar más antiguo de Colombia, el que más verdad nos debe, 'don Ramón Isaza', jefe máximo del Magdalena Medio desde hace veinte años, tiene alzhéimer. El 'Águila', el temible jefe narcoparamilitar de Cundinamarca, también desmovilizado, no tiene problemas de memoria, pero como si los tuviera: sus víctimas no lo quieren denunciar por temor a que él las asesine. 'Ernesto Báez', en el colmo de los colmos, ha confesado que él es un ciudadano ejemplar, que nunca mató a nadie porque se dedicó a la política -es decir, a la 'parapolítica'- de manera honesta y entregada, como cualquier político de Caldas, y que los verdaderos responsables de los crímenes que se le imputan a él fueron Carlos Castaño y el general Manosalva, dos difuntos que, por estar bajo tierra, ya no lo pueden desmentir.

Por último, está el inefable Salvatore Mancuso, quien sí tiene bien clarito todo, pero que anda con la peligrosa tesis -esbozada claramente en la carta que le enviaron al presidente Uribe en Semana Santa- de que al país no le conviene saber la verdad sobre quiénes fueron los miembros de la fuerza pública, los empresarios y los políticos gestores y promotores del narcoparamilitarismo, porque esta verdad debilitaría tanto al Estado y a sus instituciones que ello terminaría favoreciendo a la guerrilla o, en el mejor de los casos, a ese ex guerrillero mediocre, incapaz de matar a nadie: a Petro y a su partido el Polo. Háganme el favor!

Salta a la vista que los jefes narcoparamilitares están reacios a decir toda la verdad y que solo quieren contar una muy, pero muy pequeña parte de ella. (Si 'don Ramón Isaza' confesó 78 asesinatos teniendo alzhéimer, cuántos habría confesado si no hubiera perdido la memoria?) Pero no sólo no quieren contar la verdad. Tampoco quieren entregar sus bienes para resarcir a las víctimas. Increíble que el 'narcopara' más veterano de Colombia, 'Ramón Isaza', hubiera entregado solo siete fincas con el argumento de que él no era un hombre adinerado. O que Mancuso se hubiera declarado en quiebra cuando en realidad es poseedor de una fortuna que ha sabido camuflar convenientemente, como bien lo demuestra la periodista Martha Soto en el libro El poder para qué?

A su favor también juega el hecho de que la Ley de Justicia y Paz está sostenida sobre ficciones, cada vez más difíciles de mantener. Comenzando por la mentira que este gobierno ha convertido en verdad, según la cual esta administración desmovilizó a los paramilitares y los convirtió en una especie en extinción, como supuestamente ha hecho con los corruptos. El surgimiento casi automático de las 'Águilas Negras' o de lo que ahora se denomina como grupos emergentes demuestra que esa desmovilización dejó intactas las estructuras de poder y que lo que hubo fue un cambio de patrones. La otra mentira que también se ha convertido en verdad es aquella que dice que el gobierno Uribe concibió una la Ley de Justicia y Paz con los estándares más altos en verdad, justicia y reparación. En realidad, lo que estamos viendo es lo contrario. La Fiscalía está desbordada por falta de recursos humanos y técnicos. Y una Fiscalía desbordada es sinónimo de impunidad, no de justicia. Si con la poca verdad que han contado estos señores y con los pocos bienes que han entregado estamos en las que estamos, no me imagino qué habría ocurrido si a todos estos 'dones' les da por recobrar la memoria y resarcir a las víctimas.

El problema es que sin verdad no puede haber justicia ni reparación. Y por la magnitud del conflicto, este proceso no permite verdades a medias. Basta con leer la investigación de EL TIEMPO sobre la forma como descuartizaban vivas a las víctimas del paramilitarismo para entender la profundidad de nuestra tragedia.

Si este Gobierno no es capaz de poner en cintura a los narcoparamilitares y, en lugar de conminarlos a decir la verdad, les permite seguir delinquiendo desde las cárceles y les concede vocerías políticas mientras ellos siguen moviendo los hilos del poder en sus regiones, el futuro de esta país se les va a hipotecar a los 'Macacos' y compañía. Qué horror!

[Fuente: Por María Jimena Duzán, El Tiempo, Bogotá, 07may07]

Tienda de Libros Radio Nizkor On-Line Donations

Informes DH en Colombia
small logoThis document has been published on 18May07 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.