Información
Equipo Nizkor
        Tienda | Donaciones online
Derechos | Equipo Nizkor       

21oct15


Así quedó la lista de desaparecidos del Palacio de Justicia


En dos cajas con restos exhumados de la tenebrosa fosa común del Cementerio del Sur donde terminaron en 1985 decenas de víctimas del Palacio de Justicia y de la tragedia de Armero; y en dos tumbas del cementerio Jardines de Paz estaban las respuestas parciales a uno de los grandes misterios de los últimos 30 años: el paradero de los desaparecidos del holocausto del Palacio de Justicia.

    El lunes, a escasas dos semanas de conmemorarse tres décadas de esa tragedia histórica, las familias de Cristina del Pilar Guarín Cortés, Lucy Amparo Oviedo de Arias y Luz Mary Portela León fueron notificadas por la Fiscalía de que sus cuerpos fueron hallados y plenamente identificados a través de pruebas de ADN.

Ellas formaban parte del grupo de 11 desaparecidos por los que el Estado colombiano fue condenado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos y por los que el coronel Alfonso Plazas Vega y el general Jesús Armando Arias Cabrales pagan 30 y 35 años de cárcel. El histórico hallazgo impacta parcialmente esos procesos. No se trata de cuerpos completos sino de fragmentos humanos, como vértebras. También se hallaron jirones de ropa.

Los restos de Lucy Amparo Oviedo -que el 6 de noviembre de 1985 había llegado al Palacio de Justicia a una entrevista de trabajo con el presidente de la Corte Suprema, el inmolado magistrado Alfonso Reyes Echandía- fueron hallados en las cajas 55 y 55 A del depósito en que la Fiscalía conserva algunos de los restos recuperados en 1998 de la fosa del Cementerio del Sur de Bogotá y que no han sido identificados.

Nuevas tecnologías en genética le permitieron a la Fiscalía encontrar patrones familiares que los exámenes de años anteriores no habían podido determinar. En esa misma fosa fue hallada en el 2000 Ana Rosa Castiblanco, que hasta ese año hizo parte de la lista de desaparecidos de la tragedia.

La plena identificación de Cristina Guarín y Luz Mary Portela -empleadas de la cafetería del Palacio- se dio sobre restos que por 30 años estuvieron en dos tumbas de un camposanto privado del norte de Bogotá a nombre de otras dos mujeres.

Se trataba de la magistrada auxiliar Libia Rincón Mora y de la señora María Isabel Ferrer de Velásquez, visitante del Palacio. Sus deudos lloraron muertos ajenos durante todo este tiempo.

Para sus familias empieza ahora un nuevo drama, pues ellas entraron ahora a la lista oficial de desaparecidos del Palacio de Justicia. "Las pruebas de ADN arrojan que se trata de Cristina y dan compatibilidad con los restos de Luz Mary (...). Ahora, María Isabel y Libia Rincón figuran como desaparecidas", dice el informe oficial de la Fiscalía.

Cómo se llegó a esas tumbas?

    En los últimos años, la Fiscalía decidió revisar todas las necropsias y, por primera vez, investigar las absurdas inconsistencias que rodearon decenas de ellas.

De hecho, no se descarta que otros del grupo de los 11 aparezcan en tumbas con lápidas de otras personas. Así, en la del magistrado Pedro Elías Serrano Abadía se hallaron restos de una mujer que podría ser Norma Constanza Esguerra. La elaboración de los perfiles genéticos aún están en proceso.

De la misma manera, en la tumba del magistrado auxiliar Emiro Sandoval Huertas, según el informe de la Fiscalía, "se han obtenido dos perfiles genéticos"; es decir, allí hay restos de dos personas.

En medio de sus investigaciones y de las consiguientes exhumaciones, la Fiscalía logró determinar que Blanca Inés Ramírez de Angulo, quien era magistrada auxiliar del Consejo de Estado en 1985, no es quien ocupa su tumba en Jardines de Paz. Se trata de la señora Lida Mondol de Palacios, y los restos habrían sido trocados.

En el caso de la señora Cecilia Concha, magistrada auxiliar de la Corte Suprema, "los exámenes preliminares arrojan un perfil masculino". Esos restos están en proceso de identificación. Otra exhumación basada en una necropsia dudosa, la del escolta del DAS José Gerardo Malaver Rodríguez, arrojó sin embargo que el cuerpo sí corresponde plenamente.

La Fiscalía realizará en próximos días la exhumación del cuerpo de José Domingo Gómez Castiblanco, que en su momento fue presentado como un miembro del M-19. En medio de la investigación se encontró que esta persona murió en realidad el 22 de octubre de 1988 en un accidente de tránsito y, por lo tanto, los restos enterrados tres años antes corresponden a una tercera persona.

Cómo quedan Plazas y Arias

El coronel Alfonso Plazas Vega, quien dirigió la operación de retoma del Palacio, y el general Jesús Armando Arias Cabrales, máximo jefe militar de Bogotá en 1985, son los oficiales del Ejército de más alto rango condenados por los hechos del Palacio.

Aunque la aparición de tres de los desaparecidos de alguna manera fortalece su defensa -ellos han dicho que los 11 en realidad habrían muerto en el Palacio y que estaban entre los restos no identificados-, los nuevos hechos no modificarán, al menos por ahora, las sentencias en su contra.

Plazas Vega está condenado por solo dos de los desaparecidos: Irma Franco y Carlos Rodríguez, quienes aún no aparecen. En el caso de Arias Cabrales, una de las cinco desapariciones por las que está condenado, se trataba de Luz Mary Portela. Las otras cuatro víctimas de su proceso (entre ellos Franco y Rodríguez) aún no aparecen.

En los próximos días, sobre una ponencia que lo absuelve por duda razonable, la Corte Suprema debe decir la última palabra sobre Plazas Vega.

'Sentimos que le damos fin a un duelo'

René Guarín, hermano de Cristina del Pilar Guarín y uno de los líderes de las familias de desaparecidos, le dijo a EL TIEMPO que el hallazgo de estas tres víctimas "es un primer paso importante", pero no suficiente.

Según Guarín, la noticia le genera tres sentimientos: "El primero de ellos, de felicidad porque uno siente que se le está dando fin a un duelo que estaba inconcluso. El segundo, de tristeza porque ya no están los padres de ninguna de las tres personas para recibir los restos, y finalmente, de expectativa por conocer la verdad que se desprenda de esta investigación que arranca a partir de ahora".

También afirmó que la Fiscalía se comprometió a seguir investigando cómo se produjeron las muertes de las tres mujeres. En ese sentido, el fiscal Eduardo Montealegre aseguró que se trabaja en nuevas líneas de investigación para determinar los hechos del 6 y 7 de noviembre de 1985. Ayer, los familiares de los desaparecidos hicieron público un comunicado en el que reconocieron los esfuerzos de la Fiscalía y de Medicina Legal para llegar a la verdad, pero pidieron "establecer las causas y responsables de las muertes" de Guarín, Portela y Oviedo.

Aseguran que en los expedientes está comprobado que ellas salieron con vida y señalan que, como ocurrió con el magistrado Carlos Urán, fueron asesinados y luego sus cuerpos fueron devueltos al Palacio.

(El hallazgo) "contribuye a menguar el dolor de las familias que han desarrollado una lucha sin cesar para conocer la verdad", dice el comunicado.

Las familias pidieron que el Estado cumpla a cabalidad con la condena del Sistema Interamericano por el caso y solicitaron que una veeduría internacional acompañe el proceso de investigación.

[Fuente: El Tiempo, Bogotá, 21oct15]

Tienda Donaciones online Radio Nizkor

DDHH en Colombia
small logoThis document has been published on 22Oct15 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.