Información
Equipo Nizkor
        Tienda | Donaciones
Derechos | Equipo Nizkor       

29ago16


Por fin silencian los fusiles


Es claro que el objetivo de una negociación de paz es que no haya más violencia armada y uso de la fuerza para causar daño al adversario. Y a partir del miércoles pasado, cuando las delegaciones del Gobierno y de las Farc anunciaron desde La Habana que habían llegado a un acuerdo para la terminación del conflicto, se han precipitado una serie de anuncios y acontecimientos de cara al cumplimiento de lo pactado. La principal medida tomada es sin duda la declaratoria de cese el fuego bilateral y definitivo, paso dado por ambas partes para la terminación de las acciones ofensivas como condición previa para iniciar la implementación del acuerdo y la dejación de armas.

Al anuncio del presidente Juan Manuel Santos, de silenciar los fusiles a partir de hoy, se sumó el líder máximo de las Farc, Rodrigo Londoño, alias Timochenko. En la tarde del domingo, desde La Habana, el jefe guerrillero también decretó el cese el fuego, orden que fue impartida a todos los mandos, unidades y combatientes para no continuar "de manera definitiva" con cualquier tipo de hostilidad contra el Estado colombiano. "Nunca perdimos la esperanza de llegar a ese día tan afortunado para nuestra patria y su gente. Desde Marquetalia hasta hoy, siempre estuvimos seguros de ello () nunca más padres enterrando a sus hijos e hijas caídos en la guerra. Nunca más padres pasando el resto de sus vidas buscando a sus hijos e hijas entre miles de desaparecidos", sostuvo.

La intención ahora, según Timochenko, es dejar en el pasado todo tipo de rivalidades y rencores para poner fin al alzamiento armado, pasar a la transformación de movimiento político en total legalidad y hacer todo para que las víctimas del conflicto que llega a su fin tengan justicia y reparación. Compromisos que las Farc cumplirán "rigurosamente", aseguró.

El lamentable balance de tantas décadas de guerra, según un informe de "Basta Ya", del Centro Nacional de Memoria Histórica, indica que entre el 1 de enero de 1958 y el 31 de diciembre de 2012, el conflicto armado en Colombia causó la muerte de unas 220.000 personas. Con un agravante: "A pesar de su escalofriante magnitud, estos datos son aproximaciones que no dan plena cuenta de lo que realmente pasó, en la medida en que parte de la dinámica y del legado de la guerra es el anonimato, la invisibilización y la imposibilidad de reconocer a todas sus víctimas", señala el documento.

De estas muertes, agrega, el 81,5 % corresponde a civiles y el 18,5 % a combatientes, es decir, que aproximadamente ocho de cada diez muertos han sido civiles, y que, por lo tanto, son ellos --personas no combatientes, según el Derecho Internacional Humanitario-- los más afectados por la violencia. Pero además, dice el informe, el reloj de la violencia no letal registra, según datos acumulados, que entre 1985 y 2012 cada hora fueron desplazadas 26 personas como consecuencia de la guerra, mientras que cada 12 horas fue secuestrada una.

El período 1996-2005 fue más crítico: una persona fue secuestrada cada ocho horas, y un civil o un militar cayeron cada día en una mina antipersonal. Las cifras hablan también de que, en total, más de seis millones de colombianos han sido desplazadas por la violencia y, según Amnistía Internacional, cerca del 14 % del territorio del país ha sido abandonado u ocupado forzosamente. Una dramática y dolorosa realidad que el país espera comenzar a dejar definitivamente en el pasado con la declaratoria de cese el fuego bilateral y definitivo entre el Gobierno y las Farc, que entró a operar desde las cero horas de este lunes. Un hecho que, en esencia, representa el punto final del conflicto entre los dos.

Entre tanto, el sábado pasado, la guerrilla anunció que entre el 13 y el 19 de septiembre, en la zona de los Llanos del Yarí, municipio de San Vicente del Caguán, realizará su décima conferencia, máxima instancia de decisión de la organización, en la que se les presentará a las tropas el acuerdo de paz alcanzado con el Gobierno para su discusión y refrendación, primer paso para la transformación de las Farc en un movimiento político legal. Se espera la presencia de unos 200 delegados, entre ellos los 29 miembros del Estado Mayor Central.

El valor histórico de este cónclave guerrillero es gigantesco. Se trata de la última conferencia de las Farc, que se hará además en el contexto del cierre de una negociación de paz con el Estado. Asimismo, después de 23 años, marcará el reencuentro de sus máximos comandantes hoy en vida. La última vez que se dio eso fue en 1993, pues en la cumbre de 2007 muchos de ellos tuvieron que participar vía medios de comunicación electrónicos, ante el asedio que en ese entonces padecían por parte del gobierno de Álvaro Uribe y su política de seguridad democrática.

Una vez la guerrillerada avale el acuerdo, el camino queda despejado para la realización del acto protocolario de la firma de la paz, cuya fecha marca definitivamente el inicio de la desmovilización de las Farc. El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, reveló que ese llamado "Día D" será entre el 20 y el 26 de septiembre y que todo depende de las agendas de las personalidades internacionales que serán invitadas por el Gobierno. Como se sabe, a partir de ese momento comenzarán a contar los 180 días para la dejación de las armas y empezará a darse el traslado de las unidades guerrilleras a las zonas veredales transitorias.

Sin duda, una fecha pensada estratégicamente. Primero, porque por esos días se llevará a cabo en Nueva York la Asamblea General de las Naciones Unidas, organismo aliado del Gobierno no sólo en los años de la negociación en La Habana, sino también frente a los retos del posconflicto y la implementación de la paz. Claramente un escenario propicio para mostrarle al mundo el fin de un conflicto de más de 50 años, el más antiguo del hemisferio occidental. Y segundo, porque a pocos días de la realización del plebiscito, mecanismo acordado para que los colombianos refrenden los acuerdos, el objetivo es capitalizar a favor del Sí la emotividad que producirá en la gente dicho acto.

Por cierto, en lo que tiene que ver con el plebiscito, se espera que hoy mismo las plenarias del Senado y Cámara de Representantes, ya citadas, le den el visto bueno a la convocatoria hecha por el presidente para el domingo 2 de octubre para que los colombianos se expresen en las urnas. E igualmente, que el Consejo Nacional Electoral expida, a más tardar este martes, la reglamentación para que se inicien formalmente las campañas por el Sí y por el No, en lo que tiene que ver con comités promotores, topes de financiación, publicidad, espacios en radio y televisión, y participación de funcionarios públicos.

[Fuente: El Espectador, Bogotá, 29ago16]

Tienda Donaciones Radio Nizkor

DDHH en Colombia
small logoThis document has been published on 31Aug16 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.