Información
Equipo Nizkor
        Tienda | Donaciones online
Derechos | Equipo Nizkor       

14jul16


Dieciséis tiros para 'O Rei do Trafico': los narcos van a la guerra en Paraguay


En la última década y media, el 'capo' narco y empresario Jorge Rafaat Toumani había sufrido tres intentos de asesinato. A la tercera fue la vencida. A mediados de junio, un centenar de sicarios brasileños lo acribilló a balazos en Pedro Juan Caballero, una ciudad de Paraguay en la frontera con Brasil donde se ha desatado una guerra entre cárteles de la droga que tiene ramificaciones en la narcopolítica. La emboscada contra Rafaat fue de película: los atacantes perforaron el blindaje del vehículo Hummer que transportaba al mafioso con una cerrada descarga de una ametralladora antiaérea Browning montada en una camioneta Toyota. La treintena de guardaespaldas que le custodiaban nada pudieron hacer contra los cuatrocientos balazos calibre 50, empleados para derribar aviones, que impactaron en el Hummer.

Rafaat, de 56 años, apodado "Sadam" y conocido como "el Rey del tráfico en la frontera", recibió un total de 16 disparos: cinco en la cabeza, cinco en el tórax, dos en el hombro derecho, tres en el hombro izquierdo y uno en la espalda. En las fotos que divulgó la Policía Nacional de Paraguay, Rafaat aparece muerto, con un orificio en la cabeza mayor que dos pelotas de tenis y agujeros por todo el cuerpo. De acuerdo a la investigación, los más de cien sicarios que participaron en el ataque trabajan con el cartel brasileño Primer Comando Capital, PCC, y otros grupos mafiosos.

Los gobiernos de Brasil y Paraguay consideran que la muerte de Rafaat supone el inicio de una guerra por el poder en uno de los principales corredores de marihuana y cocaína de Sudamérica. Quien gane, controlará la cadena de producción, comercialización y distribución de estupefacientes de la región. El secretario de Seguridad Pública de Rio de Janeiro, José Mariano Beltrame, no ocultó su preocupación: "Tenemos información de que el PCC ya actúa en Paraguay y eso, si se confirma, tendrá impacto en el mundo de la criminalidad en Brasil. La muerte de ese traficante supone una alerta muy grave para nosotros", dijo Beltrame. Es la primera vez que el PCC y el Comando Vermelho operan en territorio paraguayo, exhibiendo cierta capacidad logística fuera de Brasil. Y lo han hecho utilizando un arma de guerra.

En Pedro Juan Caballero era un secreto a voces que Jorge Rafaat Toumani, alias "Sadam" tenía vínculos con el tráfico de armas y de drogas, aunque desde lo formal él era un próspero empresario dedicado al negocio de los neumáticos. El atentado se registró a apenas cien metros del Departamento Regional de Investigación de Delitos de la Policía Nacional y a doscientos metros de la sede de la Comisaría 2, lo que demuestra el total dominio que ejercen los grupos criminales ante la fuerza pública.

La cámara de seguridad de un local comercial grabó el momento exacto en que los sicarios dispararon con la ametralladora Browning calibre 50 desde elToyota Fortuner contra el Hummer de Rafat. El ataque se produjo a las 18:44 del 15 de junio, cuando la camioneta Toyota Fortuner frenó en una bocacalle frente a los guardaespaldas de Rafaat a bordo de otros tres coches. De pronto el Hummer blindada se adelantó a sus escoltas y quedó justo detrás de un vehículo donde estaban los sicarios, quienes dispararon frontalmente al empresario y narcotraficante. Los escoltas de Rafaat sólo pudieron observar cómo el vehículo blindado del "patrón" era cosido a balazos. Tras unos segundos los escoltas privados empezaron a disparar contra la Toyota Fortuner, y comenzó un tiroteo que continuó en varios barrios de la ciudad.

Los cárteles brasileños cruzan la frontera

El Primer Comando de la Capital, o PCC, nació en agosto de 1993 y fue fundado por ocho reclusos en el Centro de Rehabilitación Penitenciaria de Taubaté (Sao Paulo), donde eran transferidos prisioneros considerados de alta peligrosidad. Inicialmente fue una organización de autodefensa, con un estatuto propio y que rápidamente creció hacia el delito urbano. Por su parte, el Comando Vermelho fue durante los años '90 la mayor organización criminal de Brasil dedicada principalmente al narcotráfico. Fundada en 1969 por Cândido Mendes en la prisión de la Ilha Grande, incluía desde convictos comunes a presos políticos de izquierda. Sus ideas y metodologías se extendieron a otras prisiones, y fue la inspiración del Primer Comando Capital.

En 1979 el grupo había expandido su presencia a las calles de Río, y comenzó a asociarse con los carteles colombianos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). El líder del grupo, Luiz Fernando da Costa, alias "Fernandinho Beira-Mar", fue capturado en Colombia en 2001, cuando intercambiaba armas por cocaína con los guerrilleros. Más tarde sufrió una progresiva pérdida de influencia en Río de Janeiro frente a otras mafias, como Terceiro Comando Puro y Amigos dos Amigos, resultado de la lucha de poder entre los líderes del Comando Vermelho. Entonces comenzó a expandir su presencia internacional, especialmente en Bolivia y Paraguay. Según estimaciones de 2013, el Comando Vermelho enviaba una tonelada de cocaína colombiana a Brasil cada mes desde Paraguay.

El asesinado Jorge Rafaat Toumani llegó para disputar la herencia dejada en la frontera por Fernandinho Beira Mar. A esa ambición se le atribuyó, en mayo de 2001, el ataque de un grupo de sicarios con ametralladoras a instalaciones de su empresa, lo que desató una amplia investigación de las fuerzas antidroga para descubrir las verdaderas actividades de Rafaat en la región. Según informes de inteligencia, representaba una de las piezas clave en el tráfico de drogas de la zona.

En agosto de 2014, el empresario fue acusado por la Policía de ser el dueño de una carga de 847 kilos de cocaína incautada en Puerto Fénix. El nombre del empresario saltó después de que se incautase la droga, que iba a ser enviada a la República Democrática del Congo, África, en bolsas de arroz: estaba valorada en 70 millones de dólares en el mercado africano, donde los narcos vuelven a mezclar la droga con otras sustancias para aumentar su volumen y precio. Según confirmó el abogado Óscar Raúl Acuña Núñez, defensor de Jorge Rafaat, a su cliente le esperaban 47 años de prisión en Brasil si era condenado en firme por ello.

El senador Roberto Acevedo, que es presidente de la Cámara de Senadores de Paraguay, denunció en mayo pasado que el aeropuerto de Pedro Juan Caballero se encuentra bajo "el dominio de los narcos" y "sirve de base para 23 avionetas que trasladan 40.000 kilos al mes de pasta base de cocaína". Jorge Rafaat era uno de los propietarios de esos transportes y se sospecha que él y otros "patrones" de la frontera, operaban supuestamente con la protección de funcionarios de la Dirección de Aeronáutica Civil paraguaya.

Temor a una "narcosociedad"

Según Acevedo, Pedro Juan Caballero se está convirtiendo en una "narcosociedad. Los jóvenes ya no quieren estudiar, quieren ser narcos. Las chicas quieren ser como las mujeres de novelas colombianas sobre narcos". Y de acuerdo con el periodista paraguayo y experto en narcotráfico Cándido Figueredo, entre 5 y 25 personas son asesinadas cada mes por ajustes de cuentas en esta localidad, convertida en eje del negocio de la droga.

Basta cruzar la avenida Doctor Francia en Pedro Juan Caballero para estar en Ponta Pora, la ciudad gemela brasileña, que se extiende del otro lado de una frontera invisible y sin puestos de migración. Allí vive el capo paraguayo-brasileño Fahd Yamil, ahora libre tras una estancia en la cárcel en Brasil. Yamil admitió recientemente ser cliente de un banco del multimillonario empresario Horacio Cartes, el actual Presidente paraguayo sobre quien arrecian denuncias de narcotráfico.

El mandatario paraguayo tiene un pasado negro. Fue convicto y estuvo preso en el penal de Tacumbú en la década de 1980, cuando fue acusado por la dictadura de Stroeesner de apropiarse de fondos públicos para negocios particulares. Pero tras la caída de Stroessner en 1989, las inversiones de Cartes tuvieron una expansión extraordinaria. Asociado con Yamil, Cartes fue acusado de blanquear dólares provenientes del crimen organizado a través de su Banco Amambay, en asociación con grandes firmas del sector financiero, ligadas al blanqueo de dinero en Nueva York. El diario La Nación de Paraguay informó recientemente de sus estrechos lazos con el narcotráfico, el blanqueo de capitales y el contrabando de cigarrillos falsificados a inicios de la década del 2000.

La propia DEA (la agencia antidrogas de EEUU), reconoce en sus informes que "Horacio Cartes comanda una gran lavandería para mafias de varios países, principalmente el Brasil" y un cable de Wikileaks de enero de 2010 ubicó a Cartes como "cabeza de organización de blanqueo de dinero en la Triple Frontera" de Brasil, Argentina y Paraguay. El gobierno de los Estados Unidos posee una amplia información sobre los movimientos financieros de dudoso origen, de blanqueo de dinero y otras actividades ilícitas de Cartes y su grupo familiar, de acuerdo a variadas publicaciones periodísticas, nunca desmentidas por el Departamento de Estado. Los gobernantes del Brasil tampoco desconocen las actividades ilícitas de Cartes, al punto que existen demandas judiciales en contra de las empresas tabacaleras del presidente paraguayo en el vecino país.

Fuentes de la inteligencia paraguaya admiten que Yamil trabaja con el Primer Comando Capital (PCC), la mafia de Sao Paulo. Pero señalaron que el rival del PCC, el Comando Vermelho (CV), principal grupo mafioso de Rio de Janeiro, liderado por Fernandinho Beira Mar, también opera en esa región. Por ello, son frecuentes los enfrentamientos entre las mafias brasileñas y sus socios paraguayos. "Hay cuerpos decapitados, brazos cortados, quemados vivos", admite Acevedo. "Estamos en un proceso de mexicanización de la violencia".

[Fuente: Por Walter Goobar, El Confidencial, Madrid, 14jul16]

Tienda Donaciones Radio Nizkor

Corruption and Organized Crime
small logoThis document has been published on 15Jul16 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.