EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS

27mar10


El empresario millonario español metido a 'narco'


El 26 de octubre de 2005, pala en mano, el presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, ponía la primera piedra de uno de los proyectos inmobiliarios más ambiciosos de Santo Domingo: La Torre Atiemar. "Una muestra de que la confianza en el crecimiento del país se ha reactivado". Con estas palabras, el mandatario dominicano agradecía al empresario español Arturo del Tiempo Marqués su intención de llevar "aires de arquitectura moderna y tecnología punta" a la capital. Fuentes de la Suprema Corte de aquel país han asegurado a este diario que "no es ni mucho menos habitual que el presidente de la República acuda a actos de este tipo". Del Tiempo estaba en deuda con el gobierno dominicano.

Cinco años después, el imponente edifico de 21 plantas y 36 apartamentos a razón de 1,2 millones de dólares cada uno, domina el horizonte de la exclusiva zona de La Esperilla. Sin embargo, sus compradores tardarán todavía algún tiempo en poder ocupar tan magnífica construcción.

La Fiscalía del Distrito Nacional del país caribeño ha adjudicado al Banco de Reservas, acreedor financiero del grupo inmobiliario de Arturo del Tiempo, la custodia temporal del inmueble. Se trata de una medida cautelar tomada tras la detención hace unos días en Barcelona del empresario español cuando se disponía, presuntamente, a recoger un cargamento de 1.200 kilos de cocaína que él mismo habría fletado a su nombre desde el puerto de Haina, en la República Dominicana, con destino Valencia.

Fuentes judiciales dominicanas han asegurado a El Confidencial no poder explicarse todavía qué referencias tenía el Banco de Reservas (entidad pública) para otorgar a Del Tiempo el crédito multimillonario con el que financió la obra.

El origen de su fortuna

El verano de 1973 las promociones publicitarias de Explosivos Río Tinto en la prensa daban cuenta de sus "ambiciosas actuaciones" inmobiliarias en Lanzarote. Las inversiones de la química en la costa sureste de Teguisse, en pleno boom inmobiliario y en vísperas de la apertura de España al turismo internacional, le reportó a la compañía importantísimos beneficios. Y es en el albur de ese apogeo inmobiliario y en los años del dinero fácil que vinieron después donde habría que situar el inicio de la fortuna de Arturo del Tiempo Marqués, que llegó a ser director general de Explosivos Río Tinto en Lanzarote.

De hecho, su actividad empresarial siempre ha estado muy vinculada a las islas, hasta el punto de verse envuelto a principios de los noventa en el Caso Teguise, por el que la Audiencia de Las Palmas condenó a prisión a Dimas Martín, ex presidente del Cabildo de Lanzarote, por un delito de malversación de caudales públicos.

Sin embargo, este episodio no impidió que Del Tiempo entrara poco después en la órbita del Santander. El 11 de febrero de 1993 fue nombrado consejero delegado del fondo de capital riesgo Vista Capital de Expansión, participado al 50% por el propio Santander y Royal Bank. También fue consejero delegado de la ya extinta Gestiones y Desarrollos Patrimoniales y consejero de Santander Carbon Finance.

Quienes le conocieron antes de dar el salto al otro lado del charco se muestran reticentes a hablar de él, y se limitan a decir que ya entonces "era muy rico". Las mismas fuentes aseguran que Del Tiempo era "un hombre muy discreto". Un perfil muy similar al que hacen desde la magistratura dominicana: "Aquí nunca aparecía en los medios. Su nombre es totalmente desconocido", aseguran.

Tal vez sea esta la razón por la que Diego Bermejo, embajador de España en República Dominicana, preguntado por Del Tiempo y sus actividades empresariales, aseguraba: "La embajada tiene inscrito en el Consulado General a cerca de 20.000 españoles, además de los que vienen por menos de seis meses, que no están obligados a inscribirse. Si yo tuviera la capacidad de conocer a cada uno de ellos y saber lo que hacen sería extraordinario, pero no".

Investigación hispano-dominicana

El pasado lunes, el procurador general dominicano, Radhamés Jiménez Peña, viajó a España con la intención de participar en los interrogatorios que se están practicando estos días a Del Tiempo. La Justicia de República Dominicana está especialmente interesada en conocer quiénes son los socios del empresario español en aquel país y cómo puede justificar la venta de los apartamentos de Torre Atiemar a varios altos funcionarios dominicanos, entre los que se encontrarían el ex jefe de la Policía Nacional, el Mayor General retirado Guillermo Guzmán Acosta, padre del actual jefe de la Policía; y el actual responsable de la Dirección Nacional de Control de Drogas, Ronaldo Rosado Mateo. También esta semana ha viajado hasta Santo Domingo el fiscal de Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, que se ha visto con el asesor antidroga del Gobierno, Marino Vinicio Castillo, y con el propio Jiménez Peña.

Según la prensa dominicana, Del Tiempo contrató los servicios de la empresa Agentes y Estibadores Portuarios, S.A. (AGEPORT) para trasladar los contenedores con el cargamento de cocaína entre las comunidades de Pantoja y San Cristóbal. El material confiscado en Valencia habría salido del puerto a bordo del contenedor identificado con el número de serie GSTUU9464219, tipo 40DC, propiedad de la naviera MFR, con la matrícula local 451218.

Aseguran que al personal de la naviera contratada le extrañó especialmente la exhaustividad con que Del Tiempo inspeccionaba cada uno de los furgones donde, en principio, tan solo habría piezas de mármol (la última empresa inscrita en España por el empresario, Hispano Dominicana de Importaciones y Exportaciones, se dedicaba al comercio de piedras y minerales). Uno de los conductores de AGEPORT habría advertido que Del Tiempo siempre procuraba, durante el transporte por carretera, que la puerta trasera del camión quedara sellada con alguna pared, de modo que nadie pudiera acceder a él.

Los mismos medios aseguran que hasta su detención, Del Tiempo habría pasado once alijos entre República Dominicana y España desde 2005.

La Procuraduría Fiscal del Distrito Nacional se ha incautado la mansión y el yate que el empresario tenía en la exclusiva zona de La Romana, lugar de residencia de celebrities como Julio Iglesias o Ricky Martin. Se desconoce si las autoridades españolas han hecho lo propio con la mansión que Del Tiempo tiene en la urbanización madrileña de Somosaguas.

Quienes trataron con él en España hace algunos años no dejan estos días de plantearse la misma pregunta: "Cómo una persona con tanto dinero como tenía se metió en eso?". Hay quien apunta: "El sentimiento de inmunidad le hizo que se atreviera a todo".

[Fuente: El Confidencial, Madrid, 27mar10]

Tienda de Libros Radio Nizkor On-Line Donations

Informes sobre DH en España
small logoThis document has been published on 27Apr10 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.