Información
Equipo Nizkor
        Tienda | Donaciones online
Derechos | Equipo Nizkor       

16jul15


El ejemplo de Grecia


El gobierno alemán de Ángela Merkel es despiadado. Trata a Grecia como Hitler trató a Polonia, con sumo desprecio.

Los nazis invadieron Polonia y ahora Merkel actúa con Grecia como quien asfixia a un animal enfermo. El país tiene una deuda equivalente al 177 por ciento de su PIB, y el desempleo alcanza al 25.6 por ciento de la fuerza de trabajo.

El mundo es movido por el dinero. Alemania, el Banco Central Europeo y el FMI exigen que Grecia pague su deuda externa. El país no tiene cómo hacerlo. Está quebrado y presionado por las potencias europeas. Aumento de impuestos, recorte de gastos y una reforma profunda del sistema previsional.

Alexis Tsipras, primer ministro griego, recuerda el hecho de que su país es la cuna de la democracia. Coherente con sus raíces, decidió consultar al pueblo. ┐Aceptamos o no las imposiciones de los acreedores? El pueblo se inclinó por el "no" el domingo 5 de julio. En las urnas el 61 por ciento de los electores votaron por el "no".

A Merkel no le gustó la consulta democrática y mucho menos el resultado. Sabe que ahora debe buscar una salida para evitar lo peor: que Grecia se retire de la zona del euro, lo cual podría significar el comienzo del fin de la Unión Europea. Nada impide que mañana su ejemplo sea seguido por otros países, como España y Portugal, que están con la soga al cuello y arrinconados por la avidez alemana.

"Haz lo que digo y no lo que hago". Este adagio resume la actitud alemana. Alemania nunca pagó las deudas contraídas después de las dos Grandes Guerras, de las que salió derrotada y destrozada. Para sobrevivir contrajo deudas. Y se convirtió en el país más rico de Europa.

El Acuerdo de Londres de 1953 anuló más del 60 por ciento de la deuda alemana. En 1945 ésta equivalía a más del 200 por ciento del PIB del país. Diez años después bajó a menos del 20 por ciento del PIB.

Alemania nunca hubiera logrado tan significativa reducción si hubiera adoptado el sistema que hoy pretende imponerle a Grecia como "ajuste fiscal".

Merkel se niega a aceptar que Grecia, para salir del agujero, adopte la misma receta que salvó a su país: impuesto sobre las grandes fortunas y perdón de una parte significativa de la deuda.

El gobierno griego pidió a sus acreedores ampliar el programa de ayuda al país, lo que permitiría a Grecia obtener otros 70 mil millones de euros y adquirir las condiciones para pagar el funcionalismo y la deuda de 16 mil millones con el FMI. Pero su pedido fue rechazado.

Ahora, en las negociaciones de Bruselas, los griegos intentan lograr la aprobación de una segunda propuesta: tener acceso al programa europeo de ayuda, lanzado en el 2012.

Si no se logra el acuerdo, los griegos podrían abandonar el euro para regresar al dracma y quedar fuera de la Unión Europea. Y dicho ejemplo podría ser seguido incluso por Italia, frustrando así el sueño de una Europa unida... al menos respecto al uso de una moneda única.

Si la crisis griega se extiende por Europa, de la cual depende el 20 por ciento de las exportaciones brasileñas, el Brasil sufrirá los efectos.

[Fuente: Prensa Latina, Brasilia, 16jul15]

Tienda Donaciones Radio Nizkor

Economic, Social and Cultural Rights
small logoThis document has been published on 28Jul15 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.