EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS


17Nov10


Europa plantea un paquete de ayuda 'a la fuerza' para Irlanda de hasta 150.000 millones


Un rescate a la fuerza. Pese a la resistencia del Gobierno de Brian Cowen, la Unión Europea (UE) y Reino Unido han puesto sobre la mesa un plan de rescate para que Irlanda estampe su firma y evite así un efecto dominó sobre la deuda soberana europea si llegara a suspender pagos. Sin embargo, los efectos de la incertidumbre y las reiteradas negativas de Dublín a una "ayuda impuesta", según varios analistas, se están dejando notar especialmente sobre el resto de países periféricos como Portugal y dos de los cuatro grandes del euro: España e Italia.

La urgencia de la operación se hizo visible no sólo entre las autoridades comunitarias, sino también al otro lado del Atlántico. El secretario del Tesoro de EEUU, Tim Geithner, un experto en la materia, se aventuró a dar su punto de vista. "No quiero hablar específicamente de Irlanda o Portugal (...) pero en esas situaciones hay que actuar muy, muy rápidamente y poner en marcha una combinación de reformas que ataquen el problema de fondo con algún tipo de respaldo financiero temporal", explicó el hombre que lideró el rescate de Lehman, Merrill Lynch o AIG desde la Reserva Federal de Nueva York.

Mientras van saliendo a la luz los primeros números y estimaciones del rescate a Irlanda, que será doble: banca y Estado. Por un lado, un 'megacrédito' de entre los 80.000 y 100.000 millones de euros para restaurar la confianza sobre las finanzas públicas de Estado, bajo condiciones estrictas de recorte del presupuesto público. Por otro, los principales bancos del país necesitarían una inyección de capital de entre 45.000-50.000 millones, según 'The Wall Street Journal' que cita fuentes anónimas inmersas en la negociación.

El Gobierno irlandés ha rechazado el paquete de ayuda estatal, pero no ha cerrado la puerta a una intervención sobre bancos como Allied Irish Bank, Angloirish Bank o Bank of Ireland, entre otros, cuyos vencimientos globales se estiman en 650.000 millones, casi lo mismo que el mito de las quiebras en la actual crisis, el banco de inversión Lehman Brothers. De esta manera, el importe global podría alcanzar los 150.000 millones de euros, 40.000 más de lo que costó el rescate a Grecia la pasada primavera.

Sin embargo, varios interrogantes están en el alero todavía. Por un lado, como evitar el estigma que conlleva un paquete de ayudas del FMI, aunque la actuación en el marco del Fondo de Estabilización Financiera (EFSF) y la probable participación individual del Reino Unido, una de las exigencias por parte de Bruselas. Los ministros de la Eurozona quieren compartir los costes con el país británico ya que sus bancos serían los más afectados por los compromisos que tienen con el vecino irlandés.

Rescate: pérdida de soberanía económica y política

Pese a la manera en que los ministros decidan presentar el rescate, Irlanda tendrá que someterse a las condiciones impuestas por la institución para asegurar la devolución del préstamo. La activación de los rescates de países en el marco de la zona euro levanta el telón sobre la cuestión de la soberanía económica y política ha ejercido de freno sobre las autoridades irlandesas a la hora de aceptar cualquier tipo de rescate que algunos daban como seguro el pasado domingo. Y el Gobierno de Dublín sigue poniendo trabas a un paquete de ayuda que Bruselas pretende poner en marcha a la mayor brevedad.

Según informa EP, Irlanda se ha comprometido únicamente a una negociación "corta y concreta" con la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo (BCE) para "determinar la mejor forma de aportar todo el apoyo necesario para hacer frente a los riesgos del mercado, en particular en el sector bancario", según ha anunciado el primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker.

El debate emergió con fuerza tras la intervención sobre Grecia en el segundo trimestre y, poco después, en España, tras el viraje en la política de la Administración Zapatero, que desplegó una batería de medidas para recortar su presupuesto ante la presión de las principales potencias como Alemania o EEUU. Paralelamente, la crisis sobre Irlanda ha frenado en seco el proceso de apreciación que vivía el euro frente al dólar en los últimos dos meses.

La divisa única europea perdió ayer el nivel de los 1,35 dólares y acumula un descenso del 5% en lo que va de mes. La depreciación del euro se produce a raíz de la renovada crisis de deuda sobre Europa y choca, de nuevo, contra las perspectivas de apreciación de la moneda después de que EEUU esté aplicando nuevas medidas expansivas en política monetaria. La inyección de 900.000 millones de dólares en forma de compra de deuda soberana hasta junio de 2011 ponen en cuestión el valor actual del billete verde y ha alimenta la denominada guerra de divisas de las principales potenciales para depreciar su divisa frente al resto y mejorar la competitividad de sus exportaciones.

[Fuente: Por Rubén Lapetra y Covadonga García, Cotizalia, Madrid, 17nov10]

Tienda de Libros Radio Nizkor On-Line Donations

Informes sobre DESC
small logoThis document has been published on 17Nov10 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.