Información
Equipo Nizkor
        Tienda | Donaciones Online
Derechos | Equipo Nizkor       

01abr13


Prisa pone 'El País' como garantía ante los bancos para sobrevivir


El Grupo Prisa ha puesto toda la carne en el asador para lograr el plácet de los bancos y poder continuar con sus actividades. Y es que según admite la compañía en información remitida al supervisor estadounidense (SEC), entre los activos hipotecados por la sociedad para complacer a sus entidades acreedoras en la ultima refinanciación figura la joya de la corona de los Polanco, esto es, el diario 'El País'. Una concesión inquietante para una firma que ha perdido más de 700 millones de euros en los dos últimos ejercicios, cuya deuda a finales de 2012 rozaba los 3.100 millones y que afronta un vencimiento de 1.280 en el plazo de un año.

No es la única división de la empresa en juego. Por ejemplo, también La Ser o la sociedad que aglutina su prensa especializada están empeñadas. "Al cierre de 2012, el crédito sindicato y las líneas de crédito, el préstamo puente, algunos créditos bilaterales y coberturas de contrapartes están garantizadas conjuntamente por las siguientes compañías del Grupo Prisa: Diario El País, S.L., Grupo Empresarial de Medios Impresos, S.L., Prisa Radio, S.L. y Vertix, SGPS, S.A.", recoge el documento. Para la refinanciación de 2010, la matriz ya puso en prenda sus acciones en Prisa TV, Prisa Radio, Media Capital y Santillana.

Prisa firmaba un acuerdo con los bancos el pasado 26 de diciembre de 2011 para aplazar por tercera vez el pago de su deuda, repartida esencialmente en dos préstamos. En primer lugar, el citado crédito sindicado, firmado en junio 2007 con 39 entidades financieras y por el que Prisa aún debe abonar 1.280 millones de euros. La compañía pactaba retrasar el pago hasta el 19 de marzo de 2014, fecha prorrogable hasta el 19 de diciembre de ese año si se cumplían determinados objetivos. Eso sí, el abono debe hacerse de una solo vez, lo que a tenor de las cuentas de la sociedad convierte el pago en una quimera. Un escenario que aboca a la compañía a una nueva refinanciación o a la venta de activos, una opción hasta ahora evitada por los gestores de la casa.

Lo advertía el Santander en un informe remitido recientemente a sus clientes institucionales. Según su análisis, el grupo de medios tendrá que volver a refinanciar su deuda en los próximos trimestres, en tanto su situación es insostenible. "Considerando que la compañía cerró 2012 con una liquidez de 113 millones de euros y el importe real de los vencimientos, creemos que la proximidad de las fechas deja muy poco espacio de maniobra a la empresa en sus negociaciones con la banca", refleja el documento, que también plantea posibles desinversiones en Mediaset España, Digital+ y Media Capital. Los bancos ya accedieron el pasado año a canjear deuda por capital y entrar en el accionariado de Prisa. HSBC, Santander y La Caixa atesorarán un 20% de la firma allá por 2014.

Eso sí, solventado este escollo, Prisa no habrá acabado el trabajo. Tendrá que afrontar su segundo agujero, el llamado préstamo puente. Se trata de un crédito suscrito a finales de 2007 para afrontar la OPA por el 100% de Sogecable y que aún le compromete a desembolsar 1.340 millones adicionales, según consta en las cuentas de 2012. En virtud de la refinanciación de 2011, los vencimientos se extendieron hasta enero de 2015, plazo que podría ampliarse hasta septiembre bajo el cumplimiento de determinadas condiciones. Al menos, los gestores de la firma consideran que, hasta ahora, han satisfecho las obligaciones contraídas con la banca. "Los covenants establecidos en esos contratos se cumplían a 31 de diciembre de 2012", se explica ante la SEC.

Venta de activos en el horizonte

El grupo de medios admite que su situación financiera implica amenazas para el futuro de la compañía, incluida la necesidad de desinvertir. "Nuestros niveles de deuda implican riesgos que incluyen un aumento de la vulnerabilidad a los reveses de la economía en general y de las condiciones de la industria", reconoce. También lamenta que buena parte de su liquidez tenga que dedicarse al pago de intereses de la deuda y no al desarrollo del negocio. "Si nuestro cash-flow operativo y nuestros recursos de capital son insuficiente para cumplir con las obligaciones de la deuda -remacha-, nos veríamos forzados a vender activos, buscar capital adicional () o reestructurar nuestra deuda", explica la firma.

El propio presidente ejecutivo, Juan Luis Cebrián, ya admitía durante la Junta General de Accionistas de la compañía celebrada a mediados de 2012 que todos los activos de la firma estaban en venta. "Tenemos a punto un análisis sobre los eventuales precios y condiciones fiscales, así como los potenciales compradores, que podrían justificar la venta de cualquiera de nuestros activos", aseguró, recordando que las anteriores inyecciones de capital en la empresa ya fueron acompañadas de desinversiones. "Aunque la coyuntura económica no es la mejor para encontrar los precios adecuados, llevaremos a cabo operaciones de este género en el menor plazo posible () Estamos negociando desprendernos de actividades de considerable tamaño", remató. Prisa, de nuevo en la encrucijada, se apresta a mover ficha.

[Fuente: Por Daniel Toledo, El Confidencial, Madrid, 01abr13]

Tienda de Libros Radio Nizkor On-Line Donations

Informes sobre DESC
small logoThis document has been published on 02Apr13 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.