EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS


27jun06


China tendrá el tren que viaja más alto en el mundo.


Un nuevo récord para China: la línea ferroviaria más elevada del mundo comenzará en julio su camino hacia el Tíbet. Se trata de la primera conexión con el "techo del mundo", el proyecto de tren más ambicioso y polémico del país. Mientras que para los chinos es motivo de orgullo, los tibetanos exiliados ven en ello una amenaza para la cultura de su patria.

Durante mucho tiempo el Tíbet ha sido la única región en el mundo a la que no podía llegarse mediante vías. El "gran presidente" Mao Tsetung ya soñaba en los años cincuenta con un expreso al Tíbet y en los setenta comenzaron a darse los primeros pasos. Pero las vías no llegaron a posarse sobre el agreste altiplano tibetano y hasta 2001 no se retomaron las obras.

En tanto, China se ha encargado de disipar las dudas que se imponían sobre el proyecto mamut, sólo comparable a la Gran Muralla o a la represa del río Yangtsé, la más grande del mundo inaugurada en mayo pasado tras 13 años de construcción. El tramo, finalizado en junio, se prolonga por una superficie de 1.142 kilómetros desde Golmud, en la provincia de Qinghai, hasta Lhasa.

Se calcula que el proyecto ha costado 33.000 millones de yuanes (3.300 millones de euros/4.100 millones de dólares). Los trenes de pasajeros comenzarán su recorrido el próximo 1 de julio en las metrópolis de Beijing y Shanghai o Kanton, así como las ciudades en el oeste Chengdu y Xining.

El viaje de Golmud a Lhasa dura 12 horas, un cuarto de lo que se tarda desde Beijing. El trazado Qinghai-Tíbet, de 1.956 kilómetros, sale de la capital de la provincia, Xining, y atraviesa las montañas de Kulun Y Tanggula. Unos 960 kilómetros del trayecto transcurren a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar.

El punto más elevado alcanza los 5.072 metros, 225 metros más alto que el tren andino de Perú. La estación de Tanggula, a una altura de 5.068 metros, será de ahora en adelante la más alta del mundo.

Como en esta región del mundo la proporción de oxígeno en el aire es sólo la mitad que en las llanuras, los vagones han sido equipados con aparatos que proporcionan oxígeno en las cabinas como si de aire acondicionado se tratara.

Además, al igual que en los aviones, cada pasajero dispone de una máscara de oxígeno para los casos de emergencia.

También habrá varios médicos en las formaciones a disposición de los pacientes que padezcan el mal de altura.

Este ha sido uno de los motivos por los que el proyecto no se consideró viable durante mucho tiempo. Otro es que en muchos tramos, el suelo sobre el que se sitúa el trazado está congelado y a largo plazo podría plantear problemas.

Debido al calentamiento global, la tierra bajo las vías desciende año tras año en verano, y el trazado podría hundirse en algún momento.

La nueva conexión de tren atraerá a "turistas, comerciantes y colonos chinos", señaló el diario China Daily. Hasta ahora sólo se podía llegar al Tíbet en autobús o avión.

Los tibetanos exiliados temen la esperada corriente de chinos y con ello una nueva armonización cultural de los tibetanos, de cuyo altiplano se apropió China tras la invasión del Ejército chino. En el Tíbet se profetiza incluso una "segunda invasión" por la llegada del tren.

Numerosos activistas del Congreso de Jóvenes Tibetanos entraron en la embajada de China en Nueva Delhi y quemaron banderas chinas como protesta por la inminente inauguración de la línea de ferrocarril.

Su portavoz, Dhondup Dorjee, argumentó que el tren tendrá un impacto negativo en la identidad, la cultura, la economía y el medio ambiente tibetano. La policía detuvo a casi 50 manifestantes, y algunos de ellos tuvieron que ser trasladados a un hospital debido a los enfrentamientos.

Los expertos y políticos de Beijing subrayan en cambio las ventajas económicas para la pobre y subdesarrollada región occidental.

El 85 por ciento de las mercancías llegaba hasta ahora entre los traqueteos de las carreteras tibetanas. En el futuro, una gran parte podría ser transportada por ferrocarril. Tren a tren, el Tíbet estará cada vez más ligado a China.

El Dalai Lama, jefe espiritual del gobierno tibetano en el exilio, no se declaró contrario a la obra, siempre y cuando no sirva para aniquilar a los tibetanos "sino para llevar mejoras al Tibet y ayudar al desarrollo de la región", como dijo tiempo atrás.

Unos 80.000 tibetanos viven en el exilio en la India, llegados junto al Dalai Lama, que tuvo que huir del Tibet después de la invasión China de 1959.

[Fuente: Clarin, Bs As, Arg, 27jun06]

Tienda de Libros Radio Nizkor On-Line Donations

DESC
small logoThis document has been published on 28jun06 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.