EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS

08feb12


Queda listo para sentencia el juicio contra Garzón por la causa de los crímenes del franquismo


Fue una intervención breve pero contundente. Baltasar Garzón aprovechó su derecho a la última palabra para afirmar que investigó los crímenes del franquismo "guiado por la defensa y el desamparo de las víctimas () Mi conciencia está tranquila; tomé las decisiones que creí ajustadas a derecho para investigar las desapariciones y evitar el olvido y la falta de memoria". Decisiones que "pueden ser discutibles -dijo- pero también defendibles".

El fiscal Luis Navajas, que al igual que la defensa pide la absolución del magistrado, fue el orador más brillante de la última sesión de la vista que se ha seguido contra Garzón por un presunto delito de prevaricación, en el que habría incurrido al investigar los crímenes del franquismo.

Tras más de tres horas y media de disertación de la defensa y la acusación, el ministerio público comenzó su intervención dudando de la buena fe de Manos Limpias. "No tengo claro -dijo- si su querella perseguía defender un bien jurídico o perseguir al imputado () Tengo dudas -continuó- de si las mismas resoluciones dictadas por otro juez de la Audiencia Nacional hubiesen merecido el mismo reproche"

Fue empezar y no parar. Navajas recriminó al letrado de Manos Limpias, Joaquín Ruiz Infante, haberse limitado en su intervención a hacer "juicios de valor" sobre las supuestas intenciones de Garzón, "y eso es pura retórica". "Hemos sabido en esta vista que una juez argentina tiene abierto un proceso por los mismos hechos por los que Garzón está siendo juzgado -continuó-. Es paradójico que mientras en Argentina persiguen los crímenes del franquismo, aquí perseguimos a quien ha tenido el atrevimiento de hacerlo".

Navajas criticó a Manos Limpias por sostener su acusación "de manera machacona" en el hecho de que Garzón archivó una querella contra Santiago Carrillo, el PSOE, el PCE y el Estado por los fusilamiento de Paracuellos del Jarama y, en cambio, asumió la investigación de los crímenes del franquismo "por criterios ideológicos", en palabras del letrado de la acusación. "Ambos hechos -dijo el fiscal- no tienen más relación que la constatación de que los dos bandos asesinaron a inocentes".

Luis Navajas explicó que los crímenes de Paracuellos fueron investigados por la dictadura, que abrió una "causa general" para depurar responsabilidades de los vencidos que llevaron a miles de personas a la muerte. Sobre los crímenes del franquismo dijo que "estamos ante hechos penales de los más graves que se hayan denunciado () las víctimas tienen derecho a conocer la verdad".

Incluso recurrió a dos bandos de guerra emitidos por el general Mola y el general Queipo de Llano en los que se ordenaba que fuesen pasados por las armas cualquier enemigo sin necesidad de ser juzgados, y que en el caso de que no se encontraran a las personas concretas que se buscaba se ejecutara otras elegidas de manera arbitraria.

"Garzón no es un juez al uso y su manera de actuar puede gustar más o menos -señaló Navajas-, pero una decisión judicial equivocada es corregible por vía de recursos y no de una querella". Y concluyó su exposición afirmando que exponiendo si se condenaba a Garzón por las decisiones que había tomado, de ahora en adelante podría acusarse de prevaricación a cualquier juez cuyas resoluciones fuesen modificadas en una instancia judicial superior.

Al fiscal le había precedido en el uso de la palabra el letrado de la defensa, Gonzalo Martínez Fresneda, que criticó, como haría después el ministerio público, que la acusación pretendiera incorporar a la causa los crímenes de Paracuellos pese a no tener nada que ver con los hechos que se juzgaban. Fresneda dijo que la querella contra Garzón formaba parte de una "contraofensiva procesal" que comenzó en 1998, cuando el magistrado comenzó a investigar los delitos de lesa humanidad cometidos por las dictaduras del cono sur.

Por entonces se presentaron tres querellas contra él por una Asociación de Víctimas y Amigos de Paracuellos, posteriormente del ultraderechista Jorge Cesarsky, condenado en 1977 por el asesinato en la calle Barquillo de Madrid del estudiante Arturo Ruiz y, por último, del militar argentino Adolfo Scilingo, condenado en 2005 en nuestro país a 640 años de prisión por crímenes de lesa humanidad cometidos en su país tras el golpe militar de 1975. Las tres querellas fueron archivadas, hasta que finalmente entró en escena Manos Limpias.

Martínez Fresneda recordó que el archivo del "caso Paracuellos" no fue recurrido en su día, pese a lo cual ahora se ha vuelto a esgrimir como la prueba del nueve del delito de prevaricación presuntamente cometido por Garzón. No se olvidó del juez instructor, Luciano Varela, a quien acusó de haber orientado a la acusación diciéndole que partes de la querella tenía que quitar y cuáles cambiar para poder admitirla, cuando debía haberla rechazado.

Y como ya había hecho la primera jornada de la vista, volvió a reiterar que las víctimas de Paracuellos fueron "identificadas, honradas, se reparó a sus familias en la medida posible, se les indemnizó y concedieron medallas", lo que no ha ocurrido con las víctimas de la represión franquista.

"La pretensión de esta defensa es muy modesta: demostrar que las decisiones que tomó Garzón son racionales y defendibles () Hay muchas víctimas directas que siguen viviendo una tortura porque no saben qué pasó ni dónde están los cadáveres de sus familiares", dijo Fresneda.

Siguiendo el orden inverso de intervenciones, la vista la abrió la acusación, que se ratificó en su petición de 20 años de inhabilitación por un delito continuado de prevaricación, que sostuvo en que Garzón sabía que no era competente para investigar los crímenes del franquismo; que no tuvo en cuenta que éstos habían prescrito; que aplicó de manera retroactiva el delito de lesa humanidad y, finalmente, que ignoró la ley de Amnistía de 1977.

Joaquín Ruiz Infante, letrado de Manos Limpias, acusó al magistrado de haber actuado de mala fe y de haberse apartado conscientemente de la legalidad, aunque concluyó con una frase piadosa. "No desconocemos los méritos del señor Garzón durante toda su carrera y pedimos al tribunal que lo tenga en cuenta para rebajarle la pena".

[Fuente: Por Carlos Fonseca, El Confidencial, Madrid, 08feb12]

Tienda de Libros Radio Nizkor On-Line Donations

Informes sobre la impunidad en España
small logoThis document has been published on 02Apr12 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.