Equipo Nizkor Información Derechos

Opinión del Gobierno español, en respuesta a pregunta parlamentaria, sobre el cumplimiento de los derechos humanos en distintos países.

Madrid, Junio 1999.


EL SECRETARIO GENERAL DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

SALUDA

al Excmo. Sr. Diputado D. José Navas Amores y tiene el gusto de trasladarle copia de la contestación, número de registro de entrada 085355, recibida en la Cámara a la iniciativa formulada por su Señoría que a continuación se indica:

(184) Pregunta al Gobierno con respuesta escrita.

184/027556 a 27747/0000. 04/05/99. 081335 a 81526

AUTOR: Navas Amores, José (GIU)

Opinión del Gobierno sobre el cumplimiento de los derechos humanos y las libertades democráticas en distintos países.

EMILIO RECODER DE CASSO

aprovecha gustoso esta ocasión para expresarle la seguridad de su más distinguida consideración.

Palacio del Congreso de los Diputados, a 23 de junio de 1999.


Excmo. Sr.:

A los efectos del art. 190 del Reglamento del Congreso de los Diputados, se traslada respuesta del Gobierno respecto al asunto de referencia.

(184) PREGUNTA ESCRITA CONGRESO

184/027556 a 27747/0000. 04/05/99. 081335 a 81526

AUTOR/A: NAVAS AMORES, José (GIU)

ASUNTO: Opinión del Gobierno sobre el cumplimiento de los derechos humanos y las libertades democráticas en distintos países.

RESPUESTA: En relación con la información solicitada por Su Señoría, se señala lo siguiente:

El Gobierno considera los derechos humanos uno de los principios rectores de sus políticas interna y exterior. Consecuente con este criterio, el Gobierno sigue con atención la situación de los derechos humanos y las libertades fundamentales en todo el mundo.

España ha asumido la inmensa mayoría de los instrumentos jurídicos internacionales en materia de derechos humanos, especialmente en el marco de las Naciones Unidas y del Consejo de Europa. Es parte, en el primero de esos ámbitos, en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; la Convención contra la Tortura; la Convención contra la Discriminación Racial; la Convención sobre los Derechos de la Mujer y la Convención sobre los Derechos del Niño, todos ellos en el ámbito universal. En el ámbito europeo, resulta especialmente relevante señalar que nuestro país es parte en la Convención Europea de Derechos Humanos (que informa la legislación y práctica europeas en esta materia), en la Carta Social Europea y en la Convención Europea para la Prevención de la Tortura.

Las disposiciones contenidas en los tratados refrendados por España se integran en el ordenamiento jurídico español, en virtud de lo dispuesto en el artículo 96 de la Constitución. Nuestro país, además, viene cumpliendo escrupulosamente su obligación de presentar informes periódicos del cumplimiento de las disposiciones de aquellos convenios que tienen establecido este sistema.

Por otra parte, como miembro de la Organización para la Seguridad y Cooperación Europea (OSCE), España ha asumido los compromisos que corresponden a la dimensión humana de esta Organización.

En los foros de las Naciones Unidas, en especial en la Comisión de Derechos Humanos, España viene concertándose con el resto de sus socios para trasladar de forma universal el nivel de exigencia que existe en el ámbito europeo. Se señala que España, después de una ausencia de diez años, a partir del 1 de enero del 2000 volverá a ser miembro de pleno derecho de la Comisión de Derechos humanos, para lo que acaba de ser elegida por el ECOSOC.

Cada vez más la promoción del respeto de los derechos humanos y libertades fundamentales viene ligada a actividades de prevención y alerta temprana y a actividades de democratización, y enmarcada, con alguna frecuencia, en el contexto de la resolución de conflictos. Es opinión del Gobierno español que la participación con recursos humanos y materiales en estas actividades resulta el mejor vehículo para hacer efectivos nuestros objetivos sobre el terreno. España participa en misiones de observación electoral, por sí misma o de consuno con los demás socios de la UE, en el ámbito de las Naciones Unidas y de la OSCE, principalmente. España alienta y participa en los esfuerzos de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos encaminados al establecimiento de presencias operativas sobre el terreno, desde los Grandes Lagos hasta Colombia y desde los Balcanes a Camboya. Por último, España, en el marco de la Unión Europea, financia las actividades de democratización y respeto de los derechos humanos en Bosnia y, por supuesto, participará en las tareas de reconstrucción civil, democratización y promoción de los derechos humanos en Kosovo.

España coopera y continuará cooperando con los Tribunales "ad hoc" para la ex-Yugoslavia y Ruanda, y ha sido y continuará siendo uno de los promotores principales del Tribunal Penal Internacional, cuyo estatuto será de los primeros países en ratificar.

Finalmente, la promoción y la protección de los derechos humanos y de las libertades fundamentales son uno de los factores presentes en nuestra cooperación para el desarrollo y en nuestras relaciones bilaterales con países terceros. Ya sea en el contexto de acciones y posiciones comunes de la Unión Europea o del diálogo crítico que ésta mantiene con diferentes países o en aplicación de sus objetivos nacionales de política exterior, España va a continuar esforzándose en hacer realidad los principios establecidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos, cuyo Cincuentenario se acaba de celebrar el año pasado.


EL SEGUIMIENTO DE LA SITUACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS EN TERCEROS PAISES.

Esta calidad reconocida a los derechos humanos como principio inspirador de la política exterior del Gobierno hace que se lleve a cabo en la práctica un seguimiento general de la situación de los derechos humanos en todo el mundo, en especial en aquellos países sobre los que las informaciones llegadas indican la presencia de violaciones graves y sistemáticas de los mismos.

En este sentido se señala que, con ocasión del Cincuentenario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, el 10 de diciembre de 1998 el Congreso de los Diputados creó una Subcomisión que, en la actualidad, está efectuando un cuidadoso estudio de la política española de promoción de los derechos humanos en el área internacional, tarea que, en breve plazo, proporcionará elementos concretos para el conocimiento, entre otros, de los extremos requeridos por Su Señoría.

Dentro de los ciento noventa y dos países a que las preguntas se refieren, encontramos situaciones muy diversas, tanto en el nivel de respeto y garantía de los derechos humanos, como en la información que sobre tales situaciones posee el Gobierno:

1. Un buen número de los países objeto de las preguntas goza de constituciones, gobiernos e instituciones plenamente democráticos. No quiere ello decir que en su territorio no se produzcan puntuales violaciones de los derechos humanos y las libertades fundamentales, pero ni son sistemáticos, ni son masivos y, sobre todo, el sistema jurídico-político de esos países tiene dispuestos los medios de investigación y, en su caso, de castigo de los culpables de tales violaciones y de reparación de las víctimas.

2. Hay otro grupo de países de los que, por sus características de lejanía, pequeña población y escasa presencia en el ámbito internacional, el Gobierno no posee datos comprobables sobre la materia objeto de las preguntas que a ellos se refieren. En esta categoría entrarían, entre otros, un determinado número de Estados-isla, sobre todo del Pacífico y el Indico.

3. El Gobierno reconoce, sin embargo, que existen muchos países en el mundo cuya situación en materia de respeto de los derechos humanos resulta preocupante. Precisamente durante las reuniones del 55 período de sesiones de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la Unión Europea intervino en varias ocasiones para hacer pública la lista de países que merecen una especial inquietud a la propia Unión y a sus Estados Miembros.

España ha participado activamente en la confección de esas intervenciones y en la redacción de las referencias a los países en cuestión, por lo que el Gobierno comparte plenamente cuantas referencias se contienen en ellas en relación con la situación de los derechos humanos en los países que en las mismas se citan y que se pronuncian en el sentido que a continuación se señala:

a) Situaciones en las que existe conflicto armado.

República Federal de Yugoslavia.-

Kosovo.-

España, al igual que el resto de los países de la Unión Europea, está consternada por el número creciente de informes confirmados sobre graves violaciones de los derechos humanos cometidas contra albano-kosovares. Las víctimas han sido maltratadas, encarceladas, heridas o asesinadas. La UE condena sin paliativos estos crímenes y pide que se les ponga fin inmediatamente.

Serbia.-

La situación de los derechos humanos en este país sigue siendo preocupante. Tras la adopción de la Ley de información Pública serbia en octubre de 1998, varios medios de comunicación fueron cerrados o severamente multados. La libertad de enseñanza ha sido recortada por la Ley de Universidades del año pasado.

Los problemas en la República Federal de Yugoslavia provienen también del trato que se da a las minorías en otras áreas, en particular en Vojvodina y Sandzak. En esta última, especialmente, la represión social y política de los no serbios sigue creando un clima de miedo e intimidación.

La UE reitera que la plena integración de Yugoslavia en la comunidad internacional sólo será posible si el Gobierno yugoslavo lleva a cabo la democratización y liberalización reales de su sistema político, en particular mediante el pleno respeto de los derechos humanos y los de las personas que pertenecen a las minorías, la revisión del sistema electoral, el diálogo con la oposición, la libertad de los medios de comunicación y la independencia del poder judicial.

Bosnia y Herzegovina.-

España, con el resto de la UE, muestra su satisfacción por el progreso alcanzado en la aplicación del Acuerdo de Paz. Se han establecido ya instituciones y legislación claves, la libertad de movimiento ha mejorado substancialmente, y se está efectuando una reforma fundamental de los medios de comunicación. Aún así, preocupa a la UE la falta de independencia del poder judicial en ambas entidades. El establecimiento del Estado de Derecho es fundamental para la restauración de una paz durable. En particular, deben respetarse las decisiones de la Cámara de Derechos Humanos y de la Comisión de Reclamaciones de la Propiedad Inmobiliaria.

El plan de retorno de refugiados ratificado en Madrid para su regreso a las áreas minoritarias en 1999 resulta de mayor importancia. A este respecto, la UE ve con inquietud los roces actuales entre las comunidades étnicas, en particular la falta de avance por parte de las autoridades de ambas entidades en el cumplimiento del Anexo VII del Acuerdo de Dayton, por lo que hace un llamamiento a dichas autoridades para el cumplimiento de los compromisos adquiridos en aquel Acuerdo y para la creación de las condiciones apropiadas para el retorno.

Angola.-

La UE muestra su preocupación por la situación política y humanitaria en este país y por la reanudación del conflicto armado, que ha provocado un aumento drástico de las violaciones de derechos humanos especialmente en las áreas controladas por la UNITA, siendo de prever una catástrofe humanitaria. Especialmente preocupa la reanudación del uso de minas, que dificulta el acceso de los suministros alimenticios. La UE insta a ambas partes a que pongan fin a las hostilidades e inicien el diálogo político, durante el cual debe ser respetada la libertad de expresión.

Etiopía y Eritrea.-

La UE ha instado repetidamente a ambos a una solución negociada al conflicto que los enfrenta y ha condenado las violaciones de derechos humanos cometidas en su contexto, especialmente dirigidas a nacionales del otro país y a las minorías consideradas desleales.

Burundi.-

Los informes de la implicación de ambas partes en conflicto en matanzas de civiles causan gran preocupación. Sin embargo, la UE se felicita por la decisión del Gobierno de investigar hechos en los que estén implicadas unidades del ejército y enjuiciar a los que sean responsables. La situación ha producido el desplazamiento de gran parte de la población.

El sistema legal produce inquietud: el 80% de los detenidos son preventivos y muchos de ellos han esperado durante años a ser juzgados. Los juicios siguen careciendo de transparencia.

Ruanda.-

Pese a cierto progreso, la UE muestra su preocupación por la continuación de las violaciones de derechos humanos y la situación del sin número de desplazados, y anima al Gobierno a evitar los reasentamientos forzados.

La enorme población detenida en espera de juicio vive en condiciones precarias, por lo que es loable la decisión anunciada por el Gobierno de liberar a 10.000 detenidos cuyas fichas no podían completarse.

Sri Lanka.-

Aunque se han dado pasos positivos, preocupan aún las violaciones de derechos humanos, con desapariciones, ejecuciones extrajudiciales, detenciones arbitrarias y torturas por los paramilitares, las fuerzas armadas y la policía. Se condenan los ataques del LTTE contra la población civil y su utilización de niños-soldados.

Aunque son loables los esfuerzos del Gobierno hacia los refugiados en los Vanni, desplazados por la guerra civil, su supervivencia está en peligro, lo que les obliga a abandonar la región. El Gobierno debe incrementar la capacidad de la Comisión de Derechos Humanos de Sri Lanka para investigar y dar solución a las violaciones de derechos humanos.

República Democrática Popular de Corea.-

Es difícil conocer exactamente la situación de los derechos humanos en este país, sellado como está hacia el mundo exterior. Sin embargo, las informaciones que de allí llegan hablan de violaciones de derechos humanos a gran escala. El 2 de diciembre de 1998 tuvo lugar en Bruselas el primer diálogo político entre la UE y el Gobierno de la RDP de Corea, en el que la Unión subrayó sus principales preocupaciones por la situación, especialmente en lo referente a los prisioneros políticos, la ausencia de Estado de Derecho, los intentos del Gobierno de denunciar el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la situación humanitaria en general.

Sudán.-

Durante el último año se dieron pasos esperanzadores para un arreglo pacífico del conflicto y la creación de mejores condiciones para el respeto de los derechos humanos. La inclusión de éstos en la nueva Constitución, la creación del Tribunal Constitucional y ciertas mejoras en los derechos económicos, políticos, civiles, sociales y culturales son un ejemplo. Especialmente esperanzador es el compromiso del Gobierno de no recurrir al reclutamiento de menores de 18 años.

b) Otros países.

Belarús.-

Preocupan las prolongadas detenciones preventivas y las malas condiciones en las prisiones. La UE ha efectuado un llamamiento al Gobierno para que anule las normas que restringen el derecho a la libertad de expresión y de reunión pacífica y para que resuelva por medios pacíficos la actual disputa constitucional entre el Gobierno y la oposición.

Zimbabwe.-

La UE pide a las autoridades militares y civiles del Gobierno que respeten los derechos humanos y las libertades fundamentales, como la protección de la persona y la libertad de los medios de comunicación.

Haití.-

La actual crisis política y constitucional resulta inquietante. La UE ha efectuado un llamamiento a todas las partes concernidas para que establezcan un diálogo constructivo con el fin de consolidar la democracia y el Estado de Derecho. Se toma nota de la creación del Consejo Electoral Provisional y se reitera que sólo podrá lograrse una solución duradera de la crisis mediante elecciones libres y democráticas. Asimismo, se insta a las autoridades a que investiguen los ataques perpetrados contra defensores de derechos humanos.

Cabe felicitarse por la decisión de crear una Comisión Nacional de Derechos Humanos y la UE espera que sea constituida pronto, así como que sea independiente y efectiva.

República Democrática del Congo.-

Siguen preocupando los efectos de la continuación del conflicto para la situación de los derechos humanos y las violaciones de éstos en el país, en particular en su parte oriental, frecuentemente con impunidad. La perpetración de matanzas durante los conflictos; las ejecuciones sumarias, desapariciones, torturas, palizas, detenciones arbitrarias y encarcelamientos sin juicio; la violencia sexual contra las mujeres y los niños y el reclutamiento y utilización forzosos de éstos como soldados; el enjuiciamiento por tribunales militares de civiles, con imposición de la pena de muerte; el gran número de refugiados y desplazados, y los efectos del tráfico ilícito de armas en los derechos humanos, son causas de profunda preocupación.

Sierra Leona.-

La UE condena enérgicamente las atrocidades que continúan perpetrando los componentes que aún quedan de la Junta y las fuerzas de la RUF, así como la implicación de niños-soldados, e insta al respeto de los derechos humanos y al cese inmediato de la violencia.

Somalia.-

Preocupa grandemente el conflicto, caracterizado por la falta de autoridad y de Estado de Derecho, así como la violencia contra los miembros de organizaciones humanitarias. La UE hace un llamamiento a quienes ostentan autoridad para que respeten los derechos humanos.

Uganda.-

La UE denuncia el secuestro, asesinato y violación de civiles, muchos de ellos niños, por las fuerzas rebeldes, y lamenta saber que las propias Fuerzas Populares de Defensa de Uganda han sido también acusadas de violaciones de los derechos humanos.

Afganistán.-

Se siguen produciendo en este país violaciones masivas de los derechos humanos. La UE ha hecho llamamientos a todas las partes en conflicto para que reconozcan, protejan y promuevan estos derechos y las libertades fundamentales, y estima que esta cuestión debe ser centro de las negociaciones entre ellas.

Especial y profunda preocupación producen en la UE las violaciones graves y sistemáticas de los derechos de las mujeres y las niñas, que deben cesar inmediatamente, así como los informes de matanzas cometidas en agosto de 1998, que deben ser investigadas por las Naciones Unidas.

India y Pakistán.-

Preocupa en la UE el crecimiento de la intolerancia religiosa en la zona. La situación en Cachemira sigue siendo muy preocupante y la UE anima al Gobierno indio a tomar medidas para evitar las violaciones de los derechos humanos y otros actos de violencia, al tiempo que hace un llamamiento al Gobierno pakistaní para que evite la infiltración armada a través de la frontera.

Argelia.-

La mejoría en la cooperación del Gobierno con las instituciones internacionales, y su reacción ante los informes del panel de personas eminentes son considerados por la UE como un compromiso para desarrollar el Estado de Derecho, asegurar el respeto de los derechos humanos y consolidar el proceso democrático. Sin embargo, la visita del panel no sustituye a la necesidad de cooperación del Gobierno con los mecanismos de derechos humanos de las Naciones Unidas, como el Grupo de Trabajo sobre las desapariciones forzadas. Por eso, la UE insta al Gobierno a que facilite cuanto antes visitas de estos últimos, en particular de los Relatores Especiales sobre Tortura y sobre Ejecuciones Extrajudiciales, así como a poner en práctica las observaciones que el Comité de Derechos Humanos efectuó sobre aquel país.

España y el resto de los miembros de la UE condenan la violencia terrorista contra la población y reiteran su solidaridad con el pueblo argelino. Aunque se reconocen los esfuerzos de las autoridades para protegerlo contra los ataques terroristas (lo que ha producido un claro descenso en el número de víctimas), los miembros de la UE instan al Gobierno a ajustarse escrupulosamente a los estándares de derechos humanos.

Indonesia.-

Se han producido avances significativos, entre ellos, la ratificación de la Convención contra la Tortura, la visita del Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias, el levantamiento de las restricciones a los sindicatos, la liberación de un buen número de prisioneros políticos, e importantes progresos en la libertad de expresión y de medios de información. Sin embargo, siguen produciéndose violaciones de los derechos humanos.

Por otro lado, existen inquietantes informes de violencia en ciertas provincias de carácter interétnico e interreligioso. España y los demás miembros de la UE insisten en la necesidad de que se respeten plenamente los derechos de todas las minorías étnicas y religiosas.

Camboya.-

Es preciso que el Gobierno asegure que los dirigentes del Khmer Rojo responsables de genocidio, crímenes contra la humanidad y graves violaciones del derecho internacional humanitario, sean enjuiciados por un Tribunal independiente. La situación de los derechos humanos sigue siendo preocupante, especialmente por los efectos en los derechos económicos y sociales de las minorías étnicas y de la población rural de las actividades de deforestación en algunas provincias. Debe acabarse con ciertos casos de impunidad en relación con los antiguos líderes y es necesario formar una comisión camboyana de derechos humanos verdaderamente independiente.

Croacia.-

España, al igual que sus socios de la UE, sigue con atención la evolución de los derechos humanos y las libertades fundamentales en Croacia. Dando la bienvenida al acuerdo multipartidista para la reforma de la ley electoral y de los órganos de control de la Televisión pública, siguen resultando preocupantes los obstáculos que 1as autoridades croatas ponen al regreso de los desplazados croatas de origen serbio.

Turquía.-

Turquía ha suscrito la mayoría de las Convenciones europeas e internacionales en materia de derechos humanos. En los últimos años se está produciendo una clara toma de conciencia de la sociedad turca sobre la importancia de este ámbito. En este sentido se han producido una serie de medidas prácticas esperanzadoras para mejorar la situación de los detenidos y enjuiciar a miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado.

En 1995 se introdujeron unas enmiendas constitucionales que normalizaron y facilitaron la participación política de los ciudadanos, levantando las restricciones existentes para sindicatos, estudiantes y profesores universitarios. Desde 1997 se ha designado un Ministro con responsabilidad específica en la materia y se ha constituido un Alto Comité de Derechos Humanos, encargado de formular propuestas.

El nuevo Gobierno ha incluido en su programa la aprobación de varias iniciativas, como son la introducción de la figura del Defensor del Pueblo, la reforma de los Tribunales de Seguridad del Estado y la aprobación de una Ley de Arrepentimiento.

España, con sus socios de la Unión Europea, seguirá prestando atención a la situación de los derechos humanos, en particular el respeto a la identidad de las minorías, instando al Gobierno turco a que cumpla su compromiso de seguir aplicando las reformas en la materia.

Siria.-

Pese a existir progresos, sigue preocupando la situación de los derechos humanos, en especial los métodos de detención, las condiciones de encarcelamiento y la falta de libertad de expresión. Debe darse información sobre los detenidos a sus familiares o a los consulados, en caso de que sean extranjeros.

Chipre.-

La ocupación militar del norte de Chipre y la consecuente instauración de la "República Turca del Norte de Chipre", que sólo es reconocida por Ankara, requiere intensificar los esfuerzos para encontrar una solución justa, completa y duradera, basada en una federación bizonal y bicomunal, de acuerdo con las resoluciones del Consejo de Seguridad y los Acuerdos de Alto Nivel. España ha venido apoyando los esfuerzos en este sentido del Secretario General de las Naciones Unidas y de la comunidad internacional. España y el resto de los miembros de la UE siguen insistiendo en la importancia de que se respeten los derechos humanos y las libertades fundamentales de la población de toda la isla.

China.-

Se reconoce que el Gobierno chino ha adoptado medidas alentadoras, sobre todo en el campo de la cooperación con los mecanismos de derechos humanos de las Naciones Unidas, la firma de los dos Pactos Internacionales de Derechos Humanos, la visita de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos y del Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias, y la invitación al Relator Especial sobre la Tortura, así como por permitir la visita de la UE al Tíbet. Se han introducido recientes mejoras en la legislación, en especial la introducción del Estado de Derecho en la Constitución china. Es preciso también reconocer la rápida mejoría que en los últimos años han experimentado las condiciones de vida de la gran mayoría de la población. España y el resto de la UE confía ahora en que China ratifique los Pactos y que, entre tanto, actúe de conformidad con el espíritu y principios de los mismos.

Es de lamentar, en cambio, que la situación general de los derechos humanos en China esté aún lejos de los baremos internacionales. La práctica amplia y continuada de la detención administrativa y el recurso a la pena de muerte producen particular preocupación. También son motivo de inquietud las restricciones a la libertad religiosa, la falta de libertad de expresión, la situación en el Tíbet y las severas sentencias dictadas en el caso de Xijiang.

Malasia.-

Siguen existiendo algunas vulneraciones a los derechos humanos y a las libertades fundamentales. La UE sigue con interés el enjuiciamiento del Viceprimer Ministro Anwar Ibrahim y subraya el derecho humano básico de todos a un juicio justo. Por otro lado, resulta positivo el anuncio hecho por el Gobierno de su intención de crear una Comisión Nacional de Derechos Humanos, que deberá funcionar de acuerdo con los Principios de París.

Arabia Saudí.-

Continúa causando intranquilidad en la UE la situación de los derechos humanos en general, pese a ser Arabia Saudí parte en la Convención contra la Tortura.

Resultan positivas las declaraciones efectuadas anunciando la adopción de mejoras para la práctica de religiones no musulmanas y es preciso que se cumplan esas buenas intenciones, ya que continúan produciéndose preocupantes restricciones a la libertad de religión. Sería deseable la ratificación de los dos Pactos Internacionales de Derechos Humanos.

Irán.-

Debe alentarse la política del Presidente Jatami para establecer una sociedad más tolerante, en la que se respeten plenamente los derechos humanos. Mejoras notables se han conseguido en esta materia, en especial la celebración de las recientes elecciones municipales. Sin embargo, sigue preocupando la situación general de los derechos humanos en Irán, en particular el uso de la pena de muerte, la falta de transparencia del sistema judicial y las violaciones de los derechos de las minorías religiosas. Siguen preocupando las violaciones de los derechos humanos de las mujeres, sobre todo su discriminación en la ley y en la práctica. Por otro lado, resulta desalentadora la negativa de Irán a cooperar con el Relator Especial de la Comisión de Derechos Humanos.

Irak.-

No parece haberse producido mejora en la situación de los derechos humanos a lo largo del último año. Por el contrario, siguen ocurriendo a diario violaciones graves, sistemáticas y extendidas de los derechos humanos y del Derecho Internacional humanitario. Se destaca que se han producido ejecuciones sumarias y arbitrarias, la llamada "campaña de limpieza de las prisiones", desapariciones y una habitual falta de juicios con las debidas garantías procesales. El Gobierno debe cumplir sus obligaciones en esta materia y asegurar el disfrute de los derechos de todos los individuos en todo su territorio y sujetos a su jurisdicción, independientemente de su origen, etnia, género o religión, y cooperar con el Relator Especial de la Comisión de Derechos Humanos. Asimismo, debe cooperar con la Comisión Tripartita para averiguar el paradero de las personas desaparecidas, así como en la aplicación de las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad.

Birmania.-

La situación parece haber empeorado y continúa la represión de los derechos civiles y políticos. Las violaciones de derechos humanos persisten, tales como el uso del trabajo forzado, los reasentamientos forzosos, las ejecuciones sumarias y arbitrarias, las violaciones de los derechos de las mujeres y los niños y medidas represivas de las minorías étnicas. Sigue adelante la represión del movimiento democrático, en concreto contra la Liga Nacional Democrática, liderada por la Premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi.

Cuba.-

España sigue con atención la situación de los derechos humanos en Cuba. Se señala que el primer punto de la posición común de la UE sobre Cuba, de 2 de diciembre de 1996, fija como objetivo de la Unión en sus relaciones con este país "favorecer un proceso de transición hacia una democracia pluralista y el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales".

Aunque se reconocen las medidas tomadas por el Gobierno para garantizar la libertad de reunión, la UE ha expresado su preocupación por la adopción, por la Asamblea Nacional en febrero pasado, de la Ley que restringe el ejercicio de la libertad de opinión e información.

Especial inquietud han despertado las condenas de los cuatro integrantes del Grupo de Trabajo de la Disidencia Interna, probablemente los más conocidos de los disidentes políticos cubanos. España comparte plenamente la declaración emitida por la UE sobre esta cuestión el 17 de marzo pasado, en la que manifestaba su pesar por las condenas, su rechazo a las medidas judiciales de naturaleza política, su preocupación por los acontecimientos que rodearon al juicio y su inquietud por las modificaciones de la legislación penal cubana simultáneas al juicio.

España expresa regularmente en sus contactos con las autoridades cubanas su interés por la situación de los derechos humanos en la isla. Así lo hizo el Ministro de Asuntos Exteriores español en su visita a La Habana en noviembre de 1998, cuando planteó en diferentes instancias la preocupación de España por los presos políticos. Poco después de dicha visita, fueron liberados dos conocidos presos políticos, los Sres. Chamber y Mendoza, y, unos meses más tarde, lo ha sido un tercero: el Sr. Alfaro García.

España sigue de cerca y regularmente la situación de los derechos humanos en Cuba, también a través de los mecanismos de concertación política establecidos entre los respectivos Ministerios de Asuntos Exteriores y entre las Embajadas de los países de la Unión Europea en La Habana. En ese marco, se efectúa una evaluación semestral de la Posición Común de la UE sobre Cuba en todos sus aspectos.

Colombia.-

El conflicto interno - aun en estos momentos en que existe una esperanza en las negociaciones que se han abierto en San Vicente del Caguán- lleva aparejado una preocupante secuela de violaciones de las condiciones mínimas exigidas por el Derecho Internacional Humanitario.

La población civil es la primera víctima de la guerra, a lo que se añade el grave problema del desplazamiento forzoso, que algunas fuentes cifran en dos millones de personas en los dos últimos años. Cabe, además, recordar que en Colombia se producen al año más de 30.000 muertos de forma violenta.

Como la Unión Europea expresó en la última Comisión de Derechos Humanos, resulta un hecho positivo la disposición del Gobierno de Colombia recientemente expresada en Ginebra ante dicha Comisión por el Vicepresidente colombiano, de otorgar la máxima prioridad a la promoción y protección de los derechos humanos y de hacer frente a la impunidad en los niveles más altos.

España y sus socios apoyan los esfuerzos del Gobierno para desmantelar todos los grupos paramilitares y para asegurar que sus miembros y los agentes del Estado responsables de delitos sean enjuiciados. Igualmente, merecen la condena más firme todos los actos de terrorismo y todas las violaciones de los derechos humanos cometidos por los grupos guerrilleros.

España acoge con satisfacción la renovación por un año del mandato de la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos en Bogotá, cuya labor seguiremos apoyando resueltamente.

Estos extremos son, además, compartidos por todos nuestros socios de la UE, que, como España, apoyan en todos sus extremos la declaración efectuada el mes pasado por la Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos durante su último período de sesiones en Ginebra.

México.-

España sigue con atención todos los acontecimientos de la vida de este país y presta, en la medida de sus posibilidades, su apoyo a las autoridades mexicanas en las actividades e iniciativas susceptibles de favorecer el respeto de los derechos humanos y las libertades democráticas.

En este sentido, España considera muy positivo que el Gobierno mexicano haya admitido la jurisdicción obligatoria de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, así como que haya invitado a la Alta Comisionada para los Derechos Humanos y a mecanismos de derechos humanos, entre ellos varios relatores especiales (así, la Relatora sobre Ejecuciones Extrajudiciales, Sumarias o Arbitrarias).

Se señala que, el año pasado, España solicitó a México que aclarase el marco legal al que habrían de ajustarse observadores extranjeros, de forma que éstos pudieran visitar el país sin contratiempos ni riesgo de expulsión.

Por otro lado, España ha apoyado la demanda mexicana de obtener el Estatuto de Observador Permanente ante el Consejo de Europa.

Por último se menciona la visita a México y Chiapas que promovió I.U. en octubre de 1998, y para cuya realización el Ministerio de Asuntos Exteriores prestó su colaboración. Esa visita sirvió para mostrar las posibilidades de hacer efectivo en México el interés por esta materia, ya que se desarrolló con fluidez y con la colaboración del Gobierno mexicano, lo que el Presidente de la Comisión, Sr. Meyer, agradeció en rueda de prensa.

Perú.-

Son motivo de satisfacción ciertos recientes progresos, especialmente la abolición de los "jueces sin cara", el establecimiento de un "Ombudsman" (lo que llevó a la liberación de 300 prisioneros) y el permiso al CICR para seguir visitando las cárceles. Sin embargo, continúan siendo preocupantes para la UE la independencia del poder judicial, las quiebras de la libertad de prensa, la eventual responsabilidad judicial de personas pertenecientes a las FAS y las Fuerzas de Orden Público, los derechos de niños y mujeres, las condiciones de las prisiones y la situación de los derechos de las poblaciones indígenas.

La cuestión de la promoción de los derechos humanos ha sido abordada en todos los últimos contactos bilaterales. Así, en el encuentro entre el Presidente del Consejo de Ministros peruano, Adolfo Pandolfi, con el Presidente Aznar; en la entrevista entre los Ministros de Asuntos Exteriores de ambos países en Nueva York en septiembre de 1997, con ocasión de la Asamblea General de las Naciones Unidas; en la visita del Secretario de Estado de Cooperación en mayo de ese mismo año; en el viaje oficial del Presidente del Gobierno a Perú, del 17 al 19 de mayo de 1998, o en la reunión de consultas políticas anuales del 17 de diciembre de 1998.

Guatemala.-

España, como el resto de sus socios de la UE, acoge con satisfacción los progresos logrados en este país desde el Acuerdo de Paz de 1996, en especial la reciente publicación del informe final de la Comisión del Esclarecimiento Histórico y las seguridades dadas por el Gobierno en cuanto a las recomendaciones del informe, pese a su primera reacción negativa ante el mismo.

No obstante, se encuentra preocupada por los casos aún no resueltos de crímenes violentos, en particular el asesinato de Monseñor Gerardi, y de violaciones de los derechos humanos. Por ello, a través de la Unión Europea, ha efectuado en el último período de sesiones de la Comisión de Derechos Humanos un llamamiento a las autoridades para que aumenten sus esfuerzos para asegurar la investigación y, en su caso, el enjuiciamiento de los eventuales responsables.

Guinea Ecuatorial.-

La preocupación por la situación de los derechos humanos es uno de los ejes principales de la política exterior española hacia Guinea Ecuatorial. A lo largo de 1998, y como consecuencia de los hechos violentos que tuvieron lugar en enero en la isla de Bioko, el Gobierno español ha tratado de hacer ver al régimen de Malabo la necesidad de que busque la concordia interétnica y la reconciliación entre todos los ecuatoguineanos para evitar la fractura que podría representar en la sociedad la revuelta bubi. También ha perseguido el Gobierno que se les dé un trato digno, respetando los derechos humanos de los procesados y encarcelados por los mencionados hechos y, por último, que no se ejecutaran las condenas a la pena capital.

Con el resto de sus socios de la UE, España ha visto con satisfacción la conmutación de las penas de muerte impuestas en mayo de 1998 a quince bubis.

En cuanto a las elecciones celebradas el 7 de marzo pasado, es verdad que el proceso electoral se desarrolló pacíficamente y en calma, pero también lo es que se observaron irregularidades y fallos, como por ejemplo la falta de exposición del censo electoral o el carácter público del voto en numerosas mesas electorales.

Marruecos.-

En los últimos años, Marruecos ha dado pasos muy importantes hacía la apertura política, que han estado marcados por dos acontecimientos: la reforma constitucional de 1996 y, más tarde, la incorporación de la oposición a las tareas de gobierno con el nombramiento de Abderrahmán Yusufi como Primer Ministro. Tras su victoria electoral y la formación del Gobierno de alternancia, la cuestión de los derechos humanos ha cobrado una renovada importancia en la vida política marroquí. No en vano, el Primer Ministro definió la defensa y promoción de dichos derechos como una de las prioridades de su mandato.

Aunque el Rey Hassan II expresó su deseo de cerrar los casos pendientes en materia de derechos humanos en un plazo de seis meses, quedan cuestiones aún no resueltas cuya importancia el Gobierno no subestima. Pero no hay que olvidar que los avances en este campo se han plasmado, entre otras medidas, en el nombramiento de un Ministro para los Derechos Humanos, en la renovación de contactos entre el Gobierno y las organizaciones nacionales e internacionales de derechos humanos y, en definitiva, en la existencia de un debate público, cada vez más abierto, en torno a estas cuestiones.

Madrid, 9 de Junio de 1999

EL SECRETARIO DE ESTADO DE RELACIONES CON LAS CORTES

EXCMO. SR. PRESIDENTE DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS.- MADRID.


Editado electrónicamente por el Equipo Nizkor. Madrid, 26jul99.

DDHH en España, DDHH en el Mundo

small logo
Este documento es publicado en la internet por Equipo Nizkor y Derechos Human Rights