Informations
Equipo Nizkor
        Bookshop | Donate
Derechos | Equipo Nizkor       

27jun20


Dina Bousselham acusa a Iglesias de darle la tarjeta dañada y ver sus fotos privadas


La exasesora de Pablo Iglesias en el Parlamento europeo, Dina Bousselham, confesó al juez que el líder de Podemos le entregó la tarjeta de su teléfono móvil robado destrozada.

"Yo nunca tuve acceso al contenido de la tarjeta" de memoria micro SD de la marca Samsung, aseguró, y tampoco logró recuperarla. Los audios de la declaración de Dina contradicen el escrito que pocos días después envió al juez, Manuel García-Castellón, en el que se retracta de sus manifestaciones y asegura que Pablo Iglesias no destruyó la tarjeta de su móvil.

Al ser preguntada por el fiscal Miguel Serrano sobre cómo recuperó la tarjeta, Bousselham afirmó que "la tarjeta nunca la he llegado a recuperar, en el sentido de que nunca ha tenido acceso al contenido". Explicó que intentó recuperarlo contactando con una empresa británica que se dedica a este tipo de problemas informáticos, pero al final desistió al no llegar a un acuerdo con el presupuesto económico ofrecido por la compañía.

Bousselham asegura que Iglesias le entregó la tarjeta de su móvil "en el verano de 2016", después de que varios medios de comunicación publicaran parte del contenido. Sin embargo, Iglesias la recibe en enero de ese mismo año de la mano del presidente del Grupo Zeta, Antonio Asensio, después de que el dispositivo electrónico hubiera llegado a la redacción de la revista Interviú.

La exasesora manifiesta es la única fecha que tiene clara porque es "cuando envío los correos electrónicos a la empresa tecnológica para recuperar el contenido". Pero según el juez García-Castellón en un auto asegura que la fecha no está clara porque los correos a los que se refiere Bousselham son enviados a principios de 2017.

"Cuando a usted se la entrega, está mal, y va usted a una empresa para que se la recupere, por eso le hacía la pregunta previa sobre el tiempo transcurrido, porque una tarjeta que se le entrega (a él) bien y se la entrega a usted deteriorada...íhabrá pasado algo!", expone el magistrado. Dina continúa asintiendo y Castellón prosigue: "┐En ningún momento nadie le ha explicado que la tarjeta, por ejemplo, se intentó destruir?". La colaboradora de Iglesias responde que no. "┐No preguntó por qué estaba deteriorada?, continúa. Bousselham dice que a Iglesias se lo comentó: "no me funciona y me tendría que funcionar...". "Por eso acudo a una empresa para intentar recuperar el contenido y no le doy más vueltas, sinceramente", dice.

Tarjeta destrozada

El fiscal anticorrupción Serrano le preguntó a la exasesora: "Si esa tarjeta estaba dañada, ┐cómo podía saber Pablo Iglesias que coincidía el contenido de la misma con lo que se estaba publicando?" Y respondió: "Porque a él se la enseñan en la reunión confidencial que tuvo con ese señor (Antonio Asensio). Le muestran el contenido de las imágenes, el contenido del móvil básicamente". Pero confirmó que ella nunca lo había podido comprobar porque nunca tuvo acceso al contenido.

A preguntas de García-Castellón sobre por qué motivos ella creía la tarjeta estaba dañada cuando la recibió de manos de Iglesias, la exasesora indicó que, sabiendo que había fotos privadas suyas que él había podido ver, "igual dijo... para que no se sienta mal y sepa que yo las he visto...". El soporte incluía imágenes íntimas y contenido oficial de Podemos. Tras oírla el magistrado repreguntó: "┐no le parece extraño?", y Bousselham contestó: "Habrá que preguntárselo a él".

La declaración se produjo unas semanas antes de que el juez decidiera retirar a Iglesias la condición de víctima de Villarejo y le sacara de la causa. Fueron las palabras de Bousselham las que motivaron en gran parte esta decisión. A lo largo de varios minutos, García-Castellón intenta que Dina le explique la sucesión de hechos. "Es decir, cuando le entregan al señor Iglesias la tarjeta, está bien ┐por qué está bien?", pregunta el juez. "Porque él la puede ver", responde la asesora que va a asintiendo ante la exposición que hace el magistrado.

Reconstrucción de los hechos

"Cuando me entregan la tarjeta trato de meterla en el ordenador para ver el contenido y no funciona...", insiste. Castellón le explica que, en función de la respuesta que le dio la empresa especializada a la que la remitió, con sede en Reino Unido, lo que le sucedía a la tarjeta no era un simple deterioro. "Ellos son especialistas y le dicen que no se puede recuperar nada (...) y si no se puede recuperar nada puede significar otra cosa....de enero a julio de 2016 la tarjeta pasa de estar en perfectas condiciones a estar destruida", destaca el juez.

El fiscal anticorrupción aclaró que la tarjeta estaba visiblemente dañada. "No es que haya que introducirla en un terminal y ver que están dañados los archivos, sino que externamente está visiblemente dañada".

Tras esta declaración, los fiscales sostuvieron en un escrito demoledor que el vicepresidente del Gobierno pudo haber cometido dos delitos: descubrimiento y revelación de secretos y daños informáticos.

Carta de retracto

La declaración tuvo lugar el día 18 de mayo y solo unos días después, el 25, Bousselham remitió un escrito voluntario en el que cambiaba radicalmente esta versión. Lo envió después de conocer que Iglesias pasaba a ser sospechoso de la comisión de dos delitos --revelación de secretos y daños informáticos-- y que el instructor se prepara para remitir el procedimiento al Supremo, dado que no puede investigar al líder de Podemos por ser aforado. La Fiscalía había propuesto sin éxito que se la citara para que aclarase si quería conceder su perdón expreso al que fue su jefe.

"Debo decir que inicialmente cuando se me entregó funcionaba, y comprobé que en su interior estaban contenidos de mi teléfono, y así, yo misma, con el fin de proteger mi intimidad, mi vida familiar y mi relación de pareja, accedí a los elementos de naturaleza más personal e íntimos de esta, y por ello puedo indicar que inicialmente funcionaba si bien no contrasté ni analicé todo", afirmaba ahora. "Tras lo anterior, cuando volví a tratar de acceder a ella, dejó de funcionar, pudiendo haber quedado la misma afectada". Las periciales ordenadas por el Juzgado apuntan a que la tarjeta que entregó en la Audiencia Nacional estaba "parcialmente quemada", pero ella no va más allá en sus explicaciones.

El hecho, es que en su declaración insistió mucho en que aquella tarjeta no funcionaba, hasta el punto de reproducir una veintena de veces que no pudo acceder a su contenido y sin tener en cuenta otras tantas ocasiones en las que respondió con un "sí" o un "correcto" a preguntas que llevaban explícita mención al estado en que su antiguo jefe le había devuelto el dispositivo. "La clave es dilucidar por qué esa tarjeta no se entrega y por qué además aparece dañada", dijo específicamente el fiscal Anticorrupción Miguel Serrano.

[Fuente: República de las ideas, Madrid, 27jun20]

Bookshop Donate Radio Nizkor

Economic, Social and Cultural Rights
small logoThis document has been published on 03jul20 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.