EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS

07mar08


Crónica de la Tercera Audiencia del Debate Oral y Público Penal en el
Caso Juana Méndez Rodríguez


Caso Juana Méndez - Crónica de Eventos:

A.- Actividades de acompañamiento y apoyo a Juana Méndez Rodríguez
B.- Tercera Audiencia del Debate Oral y Público Penal


A.- Actividades de acompañamiento y apoyo a Juana Méndez Rodríguez.

El 4 de marzo del presente año, nuevamente la caravana por la justicia salió de ciudad Guatemala a Santa Cruz, Quiché como muestra de solidaridad y apoyo a Juana Méndez Rodríguez y su demanda de justicia por la violencia sexual sufrida mientras se encontraba detenida en la Sub Estación de Policía ubicada en el Municipio de Santa María Nebaj, Quiché.

Más y más organizaciones sociales se suman a la caravana por la justicia, la sala de audiencia del Tribunal de Sentencia Penal de Santa Cruz, Quiché, es insuficiente para la asistencia masiva de personas que desean presenciar el debate oral y público en el que se está discutiendo la inocencia o culpabilidad de Antonio Rutilo Matías López, acusado de violar sexualmente a Juana Méndez Rodríguez.

El caso representa un hecho histórico en Guatemala, ya que es la primera vez que se lleva a juicio oral y público a un miembro de las fuerzas de seguridad por violar a una mujer detenida.

Estudios realizados por el Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales de Guatemala demuestran la existencia de un patrón de tortura sexual en los procedimientos policiales de detención de mujeres.

B.-Tercera Audiencia del Debate Oral y Público Penal.

El 5 de marzo del presente año, se celebro la tercera audiencia en el caso Juana Méndez Rodríguez.

La audiencia dio inicio a las nueve de la mañana y la presidenta del Tribunal ordenó que se ingresara a la sala de audiencias a Juana Méndez Rodríguez para que diera su testimonio. El abogado del ICCPG que actúa como querellante adhesivo, solicitó al tribunal que permitiera la compañía de la persona que brinda apoyo psicosocial a Juana Méndez Rodríguez quien aún sufre las secuelas psicológicas por el trauma ocasionado por los abusos de que fue objeto. El tribunal accedió a la petición.

Juana Méndez Rodríguez vestida con su traje que la distingue como mujer maya kiche, estuvo asistida por una mujer que le sirvió de intérprete para hacer su relato, debido a que sólo habla el idioma kiche.

Juana Méndez Rodríguez relató que fue trasladada en un vehículo de la policía nacional civil, custodiada por dos policías hombres del centro de detención ubicado en el Departamento de Chimaltenango al Municipio de Santa María Nebaj, Departamento de El Quiché. Afirma que ya estaba oscuro y que las luces ya estaban encendidas dentro de la instalación policial cuando fue ingresada. Un policía que describe como alto, y de piel blanca, hizo que se sentara en una silla de plástico y la esposó de la muñeca izquierda a la reja de una de las celdas donde se encontraban detenidos varios hombres.

No sabe cuanto tiempo pasó sentada y esposada a la reja, sólo recuerda que estaba muy cansada, cuando el policía alto y de piel blanca le quitó las esposas y la ingresó a un cuarto donde colocó un colchón indicándole que se durmiera. Juana Méndez Rodríguez narró que el mismo policía volvió a ingresar al cuarto y la desnudó, le tocaba los senos, le levantaba los pies y le metía la mano en la vagina, luego le pasaba la mano por la cara y le decía "olé tu cochinada". Luego entró otro policía, el ahora acusado y al cual señalo varias veces mientras hacía su relato, este policía se le tiró encima y forcejeó con ella, y la violó eyaculándole entre las piernas.

Cuando terminó este ataque, el policía alto y de piel blanca la obligó a salir desnuda y pasar frente a la celda de los presos hombres, y le exigió que se bañara y se lavara la vulva. Luego la ingresó de nuevo al cuarto y continuó manoseándola, metiendo la mano en su vagina, insultándola y amenazándola de muerte. Finalmente la sacó del cuarto y la volvió a sentar en la silla de plástico, Juana Méndez Rodríguez explica que ya estaba claro, es decir que ya había amanecido.

Al siguiente día fue llevada al juzgado bajo la custodia de dos policías y uno de ellos era el alto y de piel blanca. En el juzgado, ella narró lo que le ocurrió y el Juez ordenó que fuera llevada al Hospital Nacional para que la examinaran. Terminó diciendo que ella quería saber si existía justicia para estos hechos.

Luego de que Juana Méndez Rodríguez prestó su testimonio, el acusado Antonio Rutilo Matías López manifestó su deseo de declarar y fue escuchado. El acusado narró que el 17 de enero del 2005 se evadió del servicio porque su hijo estaba enfermo, lo llevó al hospital en un vehículo de una vecina y como a eso de las once menos cuarto de la noche retornó a su casa y estuvo ahí hasta las tres de la madrugada, cuando decidió volver a la sub estación policial y prestar el servicio. Indica que cuando llegó a la sub estación policial se encontró con su compañero Lázaro Dubón Cano con quien salió ha hacer recorrido, regresando a las 6 de la mañana, y de nuevo se evadió del servicio, fue a desayunar a su casa y volvió nuevamente a la sub estación. Afirmó ser inocente.

Posteriormente se escuchó a Gilberto Waldemar Pereira Ruíz, uno de los policías que se encontraba la noche de los hechos en la sub estación policial y a quien Juana Méndez Rodríguez ha señalado como el alto de piel blanca que abusó de ella en compañía de Antonio Rutilo Matías.

Gilberto Waldemar Pereira Ruíz, dijo que él estuvo de custodio de reos el día 17 de enero del 2005 de las cuatro de la tarde a la media noche. Dijo que él salio a cenar y cuando regresó ya estaba ahí Juana Méndez Rodríguez, sentada en una silla, sin estar esposada, luego cerca de la media noche la ingresó a un cuarto que se utilizaba como oficina poniéndole un colchón para que descansara, luego entregó el turno a Lázaro Dubón Cano, ya que a los policías que les tocaba tomar el turno, estaban ebrios, excepto Lázaro Dubón Cano. Afirmó que intentó despertarlos, pero estaban totalmente ebrios, ni siquiera se podían parar. Esos policías eran Antonio Rutilo Matías López, Nery Aldana Rodríguez y otro de apellido Aceituno. Manifestó que entregó a Dubón Cano el servicio y se fue a dormir.

Al ser interrogado sobre su participación en los hechos, negó haber participado.

Luego se escuchó el testimonio de Magdalena Ceto, quien dijo ser vecina y amiga íntima de la esposa de Antonio Rutilo Matías y que siempre pasa a verla por las tardes cuando regresa del trabajo, y que ese día ella al saber que el hijo de su amiga estaba enfermo prestó su vehículo, y los acompañó al hospital. Dijo no tener licencia de conducir automóvil ni saber manejar, dijo que el vehículo se lo manejaba un vecino a quien luego, vendió el vehículo.

Finalmente se tenía previsto escuchar a otra testigo que no fue escuchada, debido a que contraviniendo las indicaciones del tribunal había presenciado las dos audiencias anteriores, lo cual contamina la pureza de la información que pudiera proporcionar. Esto fue advertido por el abogado del querellante adhesivo ICCPG, procediendo a proyectar fotografías y videos como evidencia, tras lo cual los abogados de la defensa renunciaron a este testimonio propuesto por ellos y el tribunal resolvió aceptar la renuncia.

El tribunal señaló la fecha del 12 de marzo del presente año para la próxima audiencia, en la que se continuará escuchando testimonios.

Lucía Morán
Directora Programa Justicia Penal y Género
Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales de Guatemala

Ciudad de Guatemala, 7 de marzo del 2008


Juana Méndez dando su testimonio ante el Tribunal de Sentencia Penal:
Juana Mendez testimoniando ante el Tribunal


Tienda de Libros Radio Nizkor On-Line Donations

DDHH en Guatemala
small logoThis document has been published on 08Mar08 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.