EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS

06ago09


┐Insulza o Moratinos?


Dios los cría y el diablo los junta. Miguel Ángel Moratinos y José Miguel Insulza. Son tal para cual: tan parecidos como una gota de agua a otra gota de agua. Los propios gemelos. Incluso generacionalmente. Anda pisando el chileno los sesenta y dele. Moratinos, el español, pisándole los talones. Tiburones del mundillo político, operadores de amplio espectro y contables del estrecho universo de las entrepiernas del Poder. Flotan como el corcho, sobreviven a las crisis y perseveran como la gripe. Apestan.

Socialistas no: socialistones. Ni mucho como para quedarse al margen del reparto. Ni demasiado poco como para morir de concejales. Aman la política internacional, los viajes, la faramalla, el relamido universo de las sobadas de espalda, suaves apretones de mano, cierres de ojo y cheques al portador de consolidadas cuentas bancarias. No pasarán hambre. No correrán la suerte de los okupas o los naufragios de los africanos.

Están blindados contra las crisis. Y si los apuran, se aferran a sus cargos para no perder la jubilación peerseguidora, de esas que se ríen de la inflación, mantienen el poder de compra no importa el bajón del consumo. Ni el cambio de la divisa. Que la vejez tiene cara de hereje.

Trepadores y oportunistas, suelen cobijarse bajo el árbol que les garantice más sombra. Son la perfecta expresión comarcal y aldeana de lo que los alemanes llaman un Realpolitiker, esto es: un maniobrero que se caga en los principios y sólo apuesta a tener el rabo del burro en el bolsillo. Para cuando aprieten las congojas. Que la vejez espanta.

Han servido a personajes semejantes: Moratinos a Rodríguez Zapatero, el bobo. Que se tropezó con el Poder gracias a unas mochilas cargadas de explosivos. Insulza a Ricardo Lagos, el avinagrado. Ambos socialistas. De esos de guantes de terciopelo que se aterran ante el poder demoledor de Chávez, el milico brutal. De los mismos que se cuidan el culo ante las fracciones ultras de sus respectivos partidos. De aquellos que están obligados por oportunismo a respaldar al teniente coronel. No vaya a ser cosa que los comunistas de sus respectivos patios los pongan en cuarentena.

Son babosos hasta la exageración. Dignos personajes de Dickens o de Pérez Galdós. Huelen a repollo cocido, a cazuela de gallina, a alcachofas guisadas. Han recorrido mucho encebollado y jalado kilómetros para subir a las alturas de sus despachos.

Por eso se arrodillan ante el hombre de las botas. No vaya a ser que pierdan el carro con chofer, el maletín grabado, la suculencia de viáticos y granjerías. Ambos consideran que Venezuela es ejemplarmente democrática. Como por cierto otro personaje de la misma ralea, el brasileño Marco Aurelio García, peón de Lula. Pues de eso se trata: de ser peones cabales. De lamer tanto como su lengua y la doblez de sus espinazos lo permitan. Para sobrevivir en la oscura y turbia nata de funcionarios y empleados públicos de postín, su único y verdadero horizonte.

En esas manos anda perdida la libertad de nuestros pueblos. Dios se compadezca.

[Fuente: Noticiero Digital, Venezuela, 06ago09]

Tienda de Libros Radio Nizkor On-Line Donations

Informes Golpe de Estado en Honduras
small logoThis document has been published on 11Aug09 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.