EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS


11oct06


Seguiremos en la lucha por verdad, justicia y no a la impunidad.


En el siglo XX nuestro pueblo panameño, siempre en lucha por una vida mejor, sufrió los embates de la violencia por parte del poder, tanto interno como externo. Entre muchos, son de ingrata recordación el golpe de estado de octubre de 1968 con la subsecuente dictadura que se prolongó por 21 años, y luego la cruenta invasión de Estados Unidos el 20 de diciembre de 1989.

El 11 de octubre se cumple un año más de aquella etapa que tan brutal e injustamente se abrió en Panamá en 1968, la cual se extendió por más de dos décadas. La ocasión es propicia para recordar y mantener viva la memoria de las luchas y acontecimientos, las injusticias, los sacrificios, y la utopía de los que dedican su vida a la construcción de una sociedad justa, humana, igualitaria, fraterna y verdaderamente democrática en nuestro país. PROHIBIDO OLVIDAR:

  • 1. El 11 de octubre de 1968, una camarilla de militares de la Guardia Nacional, rompió el orden constitucional con un golpe de estado. De ese grupo formaba parte Omar Torrijos Herrera, que liderizó el nuevo orden impuesto hasta su muerte en 1981, el cual fue continuado por Manuel Antonio Noriega que, a su vez, fue depuesto con la invasión de Estados Unidos a Panamá el 20 de diciembre de 1989. El golpe de estado no fue un hecho aislado ni en Panamá ni en la región en donde se daban igualmente sangrientos golpes de estado militares y férreas dictaduras, como la de Pinochet en Chile y Videla en Argentina, hechos instigados y promovidos por Estados Unidos obedeciendo a su política de dominación sobre el Continente Latinoamericano que ensombrecieron la vida de los pueblos hermanos.

  • 2. En un ambiente de terror los militares desataron una oleada de persecución contra todos aquellos que osaran siquiera criticar el nuevo régimen impuesto, de exilios, detenciones arbitrarias, de torturas en las cárceles y lugares de detención, de asesinatos y de desapariciones forzadas. Todas las direcciones de la vida nacional quedaron en manos de los militares. El Informe de la Comisión de la Verdad de Panamá, en su informe presentado el 18 de abril de 2002, señaló la cantidad de 110 casos entre asesinados y detenidos-desaparecidos ocurridos durante la dictadura, la mayor cantidad de los cuales tuvieron lugar en los primeros años de la dictadura. Y es necesario señalar que por el tiempo, la ausencia de recursos, la falta de apoyo real de la Procuraduría de la Nación, la falta de protección a testigos y el código de silencio las investigaciones no llegaron a ser exhaustivas, de manera que son materia pendiente en la justicia panameña.

  • 3. La impunidad es la nota fuerte en Panamá en términos de las consecuencias fatales de la dictadura, cuando resultaba imposible exigir justicia, abrir expedientes y preguntar por los desaparecidos. Como respuesta, la indiferencia, las presiones sicológicas, las amenazas, el olvido. Posterior a la invasión que defenestró el régimen militar, la situación no ha variado mucho: los reclamos de los familiares de las víctimas no son atendidos, no hay esmero real en cuanto a las excavaciones y búsqueda de los restos humanos ni en la reapertura de expedientes y seguimiento de casos.

  • 4. Por otro lado, existe permanentemente una corriente que busca "cubrir con un velo" los trágicos acontecimientos y las dolorosas consecuencias de este tiempo oscuro de Panamá, ponderando los "logros" de Torrijos, dedicándole su nombre a escuelas, cooperativas, bibliotecas, calles, avenidas, centros de recreación, etc., en todo el territorio nacional. ¿Qué le enseñan a los niños que asisten a una biblioteca sobre las bondades de Torrijos? Obviamente, le niegan esa realidad.

  • 5. Evidentemente, los simpatizantes de Torrijos levantan un monumento a su figura en base a la cooptación de los líderes de los movimientos populares, que resultaron traidores a sus bases, al paternalismo que desplegó entre los campesinos y los indígenas, y el haberse tomado la bandera histórica del pueblo panameño y sus mártires por la soberanía, la recuperación del Canal de Panamá y la salida de las bases militares, llevándola a niveles internacionales y comprometiendo el futuro de Panamá a vivir, otra vez, a perpetuidad, "bajo la sombra del Pentágono", como él mismo reconoció. Es información conocida el hecho de que Estados Unidos invocó el Tratado de Neutralidad, que Torrijos firmó, para perpetrar la invasión a nuestro país, aunque Estados Unidos, en su arbitrariedad, no necesita de argumentos legales para proceder a su política de dominación, destrucción y control sobre países y regiones.

Frente a estos hechos que no se pueden ignorar ni olvidar, los familiares de las víctimas de la dictadura, seguimos insistiendo, al Gobierno nacional presidido por el hijo de Omar Torrijos, a la Procuraduría de la Nacional, a las organizaciones de derechos humanos, a la ciudadanía y a la esfera internacional en materia de derechos humanos y de detenidos y desaparecidos, que se aboquen a darle respuesta al pueblo panameño sobre las atrocidades que se cometieron en esa época del país, cuyos consecuencias siguen viviendo dolorosamente los familiares de las víctimas y el pueblo panameño en general. Ante lo cual,

  • 1. Seguiremos denunciando los crímenes de Lesa Humanidad cometidos en este período militar de la historia panameña.

  • 2. Seguiremos responsabilizando a Omar Torrijos, a su camarilla de la Guardia Nacional y de las posteriores Fuerzas de Defensas, como también a los civiles cómplices, por cuanto ocurrió en esa época en términos de pérdida violenta de la vida de tantos hombres y mujeres.

  • 3. Seguiremos exigiendo a la Procuraduría de la Nación cumplir su función de investigar exhaustivamente, con independencia, objetividad profesional y responsabilidad, todos los casos de asesinados y desaparecidos, incluyendo las excavaciones, que deben realizarse con criterios técnicos y profesionales propios de la antropología forense.

  • 4. Seguiremos instando a los familiares de las víctimas a mantener la cohesión, a deponer los temores y a convertirnos en la punzante conciencia contra la Impunidad.

  • 5. Seguiremos llamando a la colaboración con esta causa de la justicia a todos aquellos que fueron testigos de casos ocurridos en esa época que puedan servir para el esclarecimiento de la Verdad.

  • 6. Seguiremos exigiendo presionando para que el 9 de junio sea declarado Día Nacional del Desaparecido en Panamá, la tipificación de la desaparición forzosa como delito de Lesa Humanidad y la imprescriptibilidad de los crímenes contra los derechos humanos.

Concluimos aclarando que la paz que tanto anhelan los familiares y la ciudadanía consciente que mantiene viva la memoria no se logra con el OLVIDO sino con la VERDAD y la JUSTICIA. Sólo la Verdad nos hará libres!

Panamá, 11oct06

Comité de Familiares de Desaparecidos de Panamá Héctor Gallego
COFADEPA-HG es miembro de la Federación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos-Desaparecidos - FEDEFAM.


Tienda de Libros Radio Nizkor On-Line Donations

Panamá
small logoThis document has been published on 15Oct06 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.