EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS


Panamá, 9 de marzo de 1999.


POR EL DERECHO A LA VIDA
DE LAS PERSONAS MIGRANTES


Comunicado a las autoridades, a la opinión pública nacional y a la población extranjera en Panamá.

Un con junto de organizaciones que realizamos trabajos de derechos humanos en Panamá, hemos sido convocadas por un grupo de personas extranjeras, que en Panamá, se dedican a la venta de chichas, dulces, frituras y buhonería en general, para obtener honradamente el sustento que ellos y sus familias necesitan para vivir. Después de varias reuniones con estas personas afectadas, hacemos la siguiente declaración:

1. La Alcaldía Municipal de Panamá ha emitido el decreto # 25 del 14 de enero de 1999, "Por el cual se regula el ejercicio de la Buhonería o economía informal en el Distrito", que en pocas palabras, limita las posibilidades de ganarse dignamente la vida a los migrantes y sus familiares, muchos de ellos, panameñas y panameños de nacimiento.

2. Después de conocer el detalle del mencionado decreto, tenemos que decir que el mismo adolece de la debida fundamentación legal y puede catalogarse como un claro acto de violencia, en la medida que el mismo atenta contra derechos fundamentales (el trabajo honrado para el sustento de la propia vida) de extranjeros y nacionales. ¿En dónde quedan o quién garantiza los derechos de los hijos e hijas nacidas en Panamá, panameños por lo tanto, o los derechos de las esposas y esposos panameñas de estas personas?

3. Como organizaciones de derechos humanos, somos conscientes de las desventajas LEGALES que les toca enfrentar a los migrantes económicamente empobrecidos, marginados y socialmente excluidos, aquí, y en sus países de origen. Las leyes migratorias de nuestros países son estrictas con los desposeídos, y amplias y flexibles con las personas adineradas, Panamá es una prueba palpable de esta realidad. En diversos momentos han salido a la luz pública los negociados de grupos y sectores inescrupulosos, auténticos traficantes de las necesidades humanas.

4. Por un lado está el aspecto legal, que algunos valoran como fundamental, pero por el otro, está el aspecto de justicia que abarca el conjunto de los derechos humanos. Ninguna ley, ni allá, ni aquí, puede negar o estar por encima del derecho humano a la vida de estas personas. Nuestras organizaciones e instituciones dedicadas a la defensa y protección de los derechos humanos, optamos por la justicia que les asiste a los migrantes y sus familiares.

5. Resulta paradójico, que mientras en Panamá, la Alcaldía emite un decreto que perjudica a los migrantes, en el ámbito internacional se ha iniciado una campaña mundial por la ratificación de la CONVENCIÓN SOBRE LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES IGRATORIOS, las organizaciones de derechos humanos de Panamá, saludamos esta iniciativa para el beneficio de las personas empobrecidas que deambulan por el mundo y son tratadas con desprecio y humillación. Nos comprometemos a realizar nuestros mejores esfuerzos para animar la realización de esta actividad en nuestro país.

6. En todo el mundo de hoy, millones de personas se encuentran en migración, viviendo o tratando de vivir en países extranjeros. En algunos casos ese movimiento es voluntario. La gente cruza fronteras por razones de trabajo, estudios o familia. En un número mucho mayor de casos, la migración es forzosa, ya que se trata de gente que huye de disturbios o guerras, o va en búsqueda de tierra en donde trabajar o de un empleo que le permita sobrevivir.

7. El desplazamiento demográfico se ha acelerando en los últimos años. Al mismo tiempo, la reacción de rechazo a los migrantes y desplazados, se ha agravado, hasta bajar a niveles mínimos de aceptación y ayuda, ahora se ha pasado a la hostilidad y discriminación.

8. Los derechos humanos fundamentales de los migrantes son violados o ignorados con demasiada facilidad. Esto ocurre principalmente con los que no pueden incluirse en ninguna de las categorías (por ejemplo, visitante temporal, residente, refugiado, trabajador extranjero o estudiante) que normalmente garantizan la protección legal. La violación de sus derechos contribuye a una mayor desintegración social y a la pérdida gradual del respeto a la ley.

9. Hoy es mayor que nunca la necesidad de promover el desarrollo y la aplicación de las normas internacionales que hagan énfasis en un hecho fundamental: los derechos de los migrantes son derechos humanos.

10. Por lo anteriormente expuesto solicitamos:

  • Que se respete el derecho al trabajo de los extranjeros, porque de lo contrario, se está atentando contra el derecho a la vida.
  • Que se derogue el decreto # 25 del 14 de enero de 1999, "Por el cual se regula el ejercicio de la Buhonería o economía informal en el Distrito".
  • Que se otorgue una amnistía migratoria para aquellas personas extranjeras, casadas con nacionales; para las personas que tienen más de cinco años de residir en el país y para aquellas que tienen hijos o hijas nacidas en Panamá.
  • A los representantes diplomáticos de las nacionalidades afectadas, especialmente: Perú, República Dominicana, Colombia, Ecuador y Nicaragua, les solicitamos no abandonar a sus compatriotas y los exhortamos a unir esfuerzos para favorecer a los migrantes.
  • A las autoridades del gobierno nacional la ratificación y firma de la Convención internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares aprobada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el 18 de diciembre de 1990.
  • A todos los panameños, hombres y mujeres, una actitud de solidaridad y acogida con estos hermanos y hermanas extranjeras que necesitan nuestro apoyo.

    Por encima de la nacionalidad está el derecho a la vida, y por lo tanto, el derecho al trabajo.

    Pastoral Social-Cáritas Panamá.
    Coordinadora Popular de Derechos Humanos de Panamá. (COPODEHUPA).
    Asistencia Legal Alternativa Popular (ALAP).
    Centro de Asistencia Legal de Panamá (CEALP).
    Comisión Nacional de Derechos Humanos de Panamá (CONADEHUPA).


  • DDHH en Panamá

    small logo
    Este documento es publicado en la internet por Equipo Nizkor y Derechos Human Rights