EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS


26abr02


Un traficante de armas es el principal organizador del golpe militar


Un informe de inteligencia revela los vínculos secretos urdidos tras bastidores por una serie de personajes que movieron los hilos del poder del gobierno de transición Un prestigioso bufete, un magistrado suplente del Tribunal Supremo de Justicia, un poderoso grupo financista venezolano y una firma minera internacional, aprovecharon la coyuntura del gobierno provisional para ganar una influencia decisiva en el entorno del poder de transición

Las vinculaciones que enredaron a una firma canadiense, un multimillonario venezolano y el entorno jurídico de uno de los bufetes más prestigiosos de Venezuela, con el gobierno de transición

Mientras en el exterior del palacio de Miraflores rugían los motores de las tanquetas, y comenzaba una confusa rebelión militar que buscaba la salida del presidente Hugo Chávez, un grupo de financistas nacionales y extranjeros con el apoyo de prestigiosos abogados venezolanos, ultimaban la estrategia para copar los nuevos espacios de poder. A dos semanas del fallido intento de sublevación cívico-militar del 11-A, una serie de elementos comienzan a revelar el trasfondo de poder que acompañó la acción, que puso de relieve las conexiones de un grupo de figuras que entraron en juego para beneficiar intereses particulares. Por lo menos un prestigioso bufete, un magistrado suplente del Tribunal Supremo de Justicia, un poderoso grupo financista venezolano y una firma minera internacional, aprovecharon la coyuntura del gobierno provisional para ganar una influencia decisiva en el entorno del poder de transición, y ocupar cargos importantes en el poder público, principalmente en el Tribunal Supremo y la Fiscalía General de la República.

La sentencia que benefició a los empresarios La primera conexión de la conspiración con los factores de poder surgió con un grupo de abogados que aspiraban a posicionarse en los cargos vacantes del Tribunal Supremo de Justicia, cuyas autoridades, a la sazón del golpe, habían presentado su renuncia. Uno de los primeros apuntalados a estas posiciones fue el abogado Humberto Briceño León, socio de la firma internacional Baker & McKenzie y estrechamente vinculado al bufete de Allan Brewer Carías y actual magistrado suplente de la Sala Político Administrativa. Briceño León se había ganado el apoyo de sectores importantes de Fedecámaras, cuando logró obtener en apenas siete días una sentencia de la Sala Político Administrativa que declaraba con lugar un recurso extraordinadio de revisión que favorecía enormemente al sector privado.

Ese recurso extroardinario, solicitado el año pasado por Briceño León en concordancia al numeral 10 del artículo 336 de la Constitución, buscaba neutralizar la sentencia dictada el 1 de Noviembre de 2001 por esa misma Sala, según la cual declaraba consumada la "perención" de un caso en el que el abogado representaba a un grupo de empresas del sector de envíos de documentos y carga.

Esta pelea judicial se había iniciado en 1994, cuando el extinto Ministerio de Transporte y Comunicaciones (hoy Ministerio de Infraestructura) había decretado una serie de resoluciones (389 y 390) que afectaba a empresas como Domesa, DHL y otras firmas de envío de documento y carga a nivel nacional e internacional. En vista del tiempo transcurrido desde el inicio de las acciones por parte de los demandantes, la Sala Político Administrativa había declarado la "perención", una acción jurídica que declara "extinguida la instancia" luego que ha transcurrido más de un año sin que se haya avanzado en la tal acción judicial. En vista de que la demanda en contra de la resolución del MTC de 1994, no había prosperado desde que fue introducida ante el Tribunal Supremo de Justicia, la Sala Político Adminstrativa había decidido liquidar la acción. La sentencia que declara con lugar la acción introducida por el abogado Briceño León, provocó una reacción que le favoreció en el entorno empresarial, y enfrentó a la Sala Política Administrativa, con la Sala Constitucional, en un aparente conflicto de competencia.

La euforia del empresariado con la acción de Humberto Briceño León era justificada: evitaba que se engavetaran más de tres mil expedientes con demandas del sector privado, que habían sido o podían ser declaradas perimidas, con las consiguientes pérdidas para los demandantes del sector empresarial. La jugada permitía abrir un "mercado" judicial de varios cientos de miles de millones de bolívares, una vez que se pusieran a andar de nuevo las demandas, ya imposibles de que fuesen "perimidas". En la búsqueda del poder La vinculación del abogado Humberto Briceño León con el experto constitucionalista Allan Brewer Carías, puesta de manifiesto a través de largos años de estrecha cooperación, fue el principal canal para cruzar importantes vínculos que ya existían entre Brewer Carías, su hermano Charles Brewer, Briceño León, y el joven Isaac Rafael Pérez Recao, con los intereses internacionales. Los intereses jurídicos de Briceño León y Allan Brewer Carías, se cruzaron con los del minero Charles Brewer Carías y la firma canadiense Vannessa Ventures, en un mismo propósito: posicionarse en importantes cargos del sistema judicial y el poder público en el país, y lograr el dominio de la explotación aurífera en el macizo guayanés. Como se sabe, el propio Allan Brewer Carías había sido defensor de la CVG durante la administración de Elías Nadim Inaty, en numerosos casos contra empresas del sector minero, pero había sido suspendido de su cargo cuando llegó la nueva administracion del presidente Hugo Chávez.

La conexión con el "rambo" venezolano El tercer escenario de esta particular conspiración surge entre las paredes del conglomerado de empresas de la familia Pérez Recao, herederos de la fortuna petroquímica de Isaac Pérez Alfonzo. El creciente liderazgo de Carmona no sólo en el sector empresarial sino en la oposición, principalmente luego del paro del 10 de diciembre, se produjo el climax de las ambiciones de Isaac Pérez Recao para apoderarse de los grandes negocios en el país y del país mismo, a través de Pedro Carmona Estanga. El joven Pérez Recao había desarrollado una enorme afición por las armas y la tecnología de guerra. Según un informe de inteligencia en poder de este periodista, Isaac Pérez Recao, cédula de Identidad V-6.311.710, con fecha de nacimiento 23-07-69, había recibido entrenamiento especializado en combate personal, uso de armas, preparación de explosivos y operaciones de inteligencia, y había utilizado tres de sus empresas en los Estados Unidos (Bemel Finance Corp.), como fachada para operaciones secretas.

Posee otras empresas en la Florida que son investigadas: Property Investments, Hardwood Investments, Centaury of Florida, la cual tiene como agente registrado al ciudadano Ricardo E. Pines; New Castle Investgments, la cual tiene como representante al ciudadano Antonio Yip;V.P.R. One, Inc., la cual tiene como agente registrado al mismo sujeto Antonio (Tony) Yip. Pérez Recao había obtenido en 1999 un pasaporte diplomático (# 446/99) al inicio del actual gobierno, que lo acreditaba como funcionario que "viaja en Comisión de Servicio a la orden del Despacho", emitido por el Ministerio de Relaciones Exteriores. Según el informe de inteligencia, el pasaporte diplomático lo habilitaba para eludir los controles de la inteligencia norteamericana para la compra de armamento sofisticado, vehículos blindados, y hasta un helicóptero artillado que adquirió por piezas y lo transportó a Venezuela, en una táctica utilizada por los servicios secretos israelíes. "El acercamiento entre Carmona y Pérez Recao fue reforzando un importante grupo de poder en torno al líder empresarial, y tendió puentes a importantes juristas como Allan Brewer Carías, consultado en diversas ocasiones para construir el piso jurídico de un probable gobierno de transición", señala el informe. Los apoyos para Carmona estaban siendo concentrados en las oficinas de IPA Grupo de Inversiones, en la Torre Oeste de Parque Cristal, en la oficina 6-1 del piso 6, y en la casa de Pérez Recao en Valle Arriba, la misma que perteneció a Renny Ottolina, según las investigaciones adelantadas hasta ahora. De acuerdo al documento, los agentes de Pérez Recao "se desplazaban en vehículos veloces, y se comunicaban con celulares encriptados adquiridos en Miami; sin embargo, la interceptación a varios abonados de personas allegadas a los abogados Brewer y Briceño, días antes a los sucesos que se investigan, y de conversaciones sostenidas entre ellos mismos, permitien establecer que ambos profesionales, representantes de importante empresas trasnacionales, tendrían la intención de ocupar la presidencia del Tribunal Supremo de Justicia y la Fiscalía General de la República, de donde no sólo garantizarían el enjuiciamiento de altos funcionarios del gobierno de Hugo Chavez Frías, sino que cambiarían la errónea jurrisprudencia de la Sala Politico Administrativa que que según sus dichos, tanto daño ocasionó al empresariado, permitiéndole mantener intermediacion con diferentes bufetes y empesas extranjeras, clientes de sus bufetes". El documento indica que "se logró establecer la vinculación de ambos abogados con firmas contratantes con la CVG, donde Brewer no sólo había sido contratado en anteriores administraciones, sino por empresas trasnacionales relacionadas a la explotación del oro, de acero, hierro y aluminio". El informe precisa además que "se logró establecer los encuentros (de Isaac Pérez Recao), que se fijan fotográficamente al presente informe, con los abogados Allan Brewer

Carías y Humberto Briceño León (fotos 1, 4 y 9), a quien le han prometido ocupar posiciones de relevancia en el gobierno de transición".

Adicionalmente, Pérez Recao cuenta también con importantes relaciones en el mundo de los servicios venezolanos de inteligencia; no sólo posee varios carnés vigentes de cuerpos como la Disip y la PJT, que compró a base de sobornos, sino que contaba con un escuadrón personal de protección, el mismo que puso a disposición del presidente provisional Carmona cuando este tomó posesión en Miraflores. El informe de inteligencia indica además que el llamado "Rambo" venezolano contaba con la asesoría permanente de un ex oficial del ejército israelí, encargado de entrenar con las últimas tácticas de guerra a su numeroso grupo de guardaespaldas.

El momento crucial: el golpe Para el momento en que se produce el vacío de poder en Miraflores, y Chávez es llevado a Fuerte Tiuna, con la intención de sacarlo del país, el joven Pérez Recao despliega todo su poder estratégico, para actuar en el momento más indicado. Las relaciones del joven paramilitar con los implicados en el alzamiento se había afianzado con una serie de subvenciones económicas que el multimillonario había facilitado a un grupo de militares, con el objetivo de engrasar el mecanismo de la venta de armamento a los componentes de la Fuerza Armada Nacional. Las vinculaciones, que se había hecho con propósitos netamente económicos para la venta de armas, no dejaban por fuera los posibles escenarios de futuros alzamientos militares, razón que había impulsado al joven Pérez Recao a cultivar sus relaciones fundamentalmente con el Ejército, "por ser la fuerza que le representaba el primer gran potencial de adquisiciones de material bélico, y al mismo tiempo de fuerza de choque, decisiva en un potencial conflicto golpista", indica el informe. Aunque no se conocen los detalles de cómo comenzaron a aparecer los hombres superarmados de Pérez Recao, detrás de un endeble Carmona en Miraflores a partir de la madrugada del viernes 12 de Abril, sí se sabe que para el momento de la selección de los integrantes del gabinete provisional, el joven Pérez Recao, junto al abogado Daniel Romero Matute, ex secretario de CAP, escribían febrilmente en una computadora los nombres que luego quedaron para la historia. En esos cruciales momentos, el abogado Allan Brewer Carías jugó un papel decisivo, como consejero del gobierno provisional.

No sólo participó en la creación de las primeras medidas tomadas por el presidente Carmona, donde se suprimieron de un plumazo las instituciones del poder público, sino que formaba parte de la lista de aspirantes a la presidencia del Tribunal Supremo de Justicia, junto con su socio Carlos Ayala Corao, de la misma forma como el abogado Humberto Briceño León encabezaba la lista de favoritos para la Fiscalía General de la República. La suerte del gobierno de transición quedó sellada desde el momento en que el Comandante General del Ejército, general Efraín Vásquez Velasco, se sintió desplazado de su aspiración a Ministro de la Defensa, en la repartición de cargos que dirigía el joven Pérez Recao desde una computadora en Miraflores. Luego de haber canalizado un importante financiamiento de las actividades conspirativas, con una erogación estimada en 1,6 millones de dólares, para beneficiar a grupos de poder nacionales e internacionales, el joven Isaac Pérez Recao salió de incógnito con una de sus aeronaves rumbo a la isla de Aruba. De allí pronto prosiguió vuelo al Sur de la Florida, donde posee una lujosa residencia en Key Biscayne, la exclusiva isla en el sureste del condado de Miami-Dade, el último de sus paraderos establecidos por los cuerpos de inteligencia. Todavía no pesa sobre él una solicitud de extradición. Según el documento de investigación, su visa norteamericana de turista (B1/B2) tiene vigencia hasta el año 2007.

Se precipita el presidente de Vannessa Ventures El cuadro de los intereses se precipitó con los acontecimientos que sucedían en el país de manera vertiginosa. Luego que se produce la renuncia de los miembros del Tribunal Supremo de Justicia, y del presidente de la CVG, el viernes 12 de abril, ese mismo día desde Canadá el presidente de la empresa Vannessa Ventures, Manfred Peschke, revelaba las verdaderas intenciones de sus aspiraciones al diario londinense Financial Times. Las vinculaciones de Vannesa Ventures con el empresario Pedro Carmona se habían venido afianzando a través de Luis Ignacio Rojas Villafrade, directivo de la minera canadiense en Venezuela y miembro del directorio de Consecomercio, y su esposa la juez María Cristina Parra Rojas. En sus declaraciones Peschke, CEO de Vannessa Ventures de Canadá, "le dio la bienvenida a un gobierno interino en Venezuela liderizado por Pedro Carmona", un economista "presentado como una persona más orientada a los negocios que su predecesor". Financial Times citó la discutida compra que hizo Vannessa del 95% de las acciones de la compañía holding creada por Placer Dome y la CVG, para la explotación de las minas de Las Cristinas, una operación que la CVG se ha negado a reconocer por violar disposiciones legales. Las Cristinas está ubicada en la misma zona en la cual un hermano del propio Brewer Carías, el ex ministro de la Juventud del primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, tiene concesiones de oro.

Según el reporte del diario londinense, Peschke dijo que "nosotros no hemos sido tratados del todo bien por la CVG, la cual estaba manejada, por supuesto, por gente puesta allí por Chávez". Luego, Peschke añadió que "aunque este es un gobierno transitorio, nosotros tenemos gente conduciendo el país ahora que están orientados hacia los negocios. Y en un clima favorable a los negocios, usted no llama a los militares para hacer tus negocios".

Manfred Peschke reveló sin tapujos el optimismo que favorecía a su compañía con la caída de Chávez, que en su criterio le aseguraba el derecho de la propiedad y "conectarle un 'jab' a su principal competidor", en referencia directa a la CVG. El informe de inteligencia apunta que "llama poderosamente la atención que el presidente de una compañía internacional en su base extranjera, declare el día en que se encarga en Venezuela el presidente interino del gobierno de facto de Pedro Carmona, con un gran regocijo, de que ahora en Venezuela no hay que llamar a los militares para hacer los negocios (en alusión al presidente Chávez y al presidente de la CVG general Rangel Gómez), y a continuación diga que ellos tienen gente aquí orientada hacia los negocios dirigiendo al pais, lo cual le da la oportunidad de conectarle un jab a su competidor importante". En sus recomendaciones, el documento de inteligencia indica la necesidad de profundizar en las investigaciones sobre las actividades de esta firma minera transnacional. "Demuestra una gran prepotencia y euforia de aquellos que sin ser venezolanos, se sienten dueños de una parte del país por el hecho de haber hecho una contribución en un hecho obscuro en la política venezolana considerando al país como una "República Bananera". Contrasta notablemente la opinión de alegría de este pequeño inversionista extranjero en nuestro país por la caída del Presidente Chávez en comparación con grandes trasnacionales que han invertido en Venezuela y mantuvieron la calma y cordura y que apuestan con la estabilidad política del Presidente Chávez para el desarrollo del país y sus industrias".

[Fuente: Patty Patricia Poleo, Venezuela Analítica, 26abr02]

DDHH en Venezuela

small logo
Este documento ha sido publicado el 21may02 por el Equipo Nizkor y Derechos Human Rights