Información
Equipo Nizkor
        Tienda | Donaciones online
Derechos | Equipo Nizkor       

20feb17


Turquía, en una encrucijada: cómo seguir con la operación Escudo del Éufrates?


Según comunica Ankara, las fuerzas gubernamentales otomanas, apoyadas por la oposición moderada siria, lograron liberar la ciudad de Al Bab de los terroristas de Daesh. Paralelamente, el Estado Mayor de Turquía no ha confirmado esta información, mientras que la Defensa del país ha subrayado que la ofensiva antiterrorista todavía sigue en marcha.

La semana pasada, las tropas turcas y los milicianos del Ejército Libre Sirio rodearon Al Bab y entraron en el centro de la urbe. Inicialmente, la operación, denominada Escudo del Éufrates y lanzada en agosto de 2016, tenía como objetivo garantizar la seguridad en la frontera entre Turquía y Siria, así como liberar las regiones fronterizas del norte de Siria de los yihadistas de Daesh y las tropas kurdas, según declaró el ministro de Exteriores del país, Mevlut Cavusoglu. Dicha operación no fue consensuada con el Gobierno de Bashar Asad y mucho menos autorizada. Otro objetivo de la operación ha sido contener a las Unidades de Protección Popular Kurdas (YPG) y prevenir a los kurdos de unir los enclaves situados en el noroeste y noreste de Siria. De acuerdo con Ankara, las YPG son el brazo armado del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), prohibido en el país otomano.

Al mismo tiempo, la presencia de las tropas sirias apoyadas por las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia –que llevan a cabo una ofensiva antiterrorista conjunta al sur de Al Bab– complica las cosas.

Así, para prevenir un enfrentamiento entre las tropas turcas y sirias, Ankara y Moscú han establecido una 'línea de coordinación' al sureste de Al Bab, informó el diario Hurriyet. Según el acuerdo entre ambos países, a las fuerzas turcas y sus aliados se les prohíbe ir al sur de esta línea, mientras que las tropas sirias y las fuerzas de Rusia no deben cruzar la línea desde el sur. El 12 de enero, los Ministerios de Defensa del país eslavo y otomano firmaron un memorándum de coordinación de sus operaciones antiterroristas en Siria, tras lo cual llevaron a cabo una serie de bombardeos conjuntos sobre los objetivos de Daesh en Al Bab.

No obstante, el 9 de febrero, tres militares turcos fallecieron y más de 10 resultaron heridos como consecuencia de un ataque ruso realizado por error.

Próxima parada, Al Raqa

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, declaró ante los medios que las fuerzas otomanas, además del Ejército Libre Sirio, entraron en Al Bab y "los yihadistas de Daesh salieron de allí". El mandatario subrayó que el objetivo final de las fuerzas turcas es liberar la región norte de Siria, incluyendo Al Raqa –que es de hecho la capital de Daesh en Siria– de los terroristas. Asimismo, Turquía prevé liberar Manbij, situada al noreste de Alepo, de las fuerzas kurdas, y después abandonar la región.

"Pero todavía es demasiado temprano para discutir sobres estos asuntos", agregó Erdogan, quien enfatizó que Ankara planea crear las denominadas 'zonas de seguridad' en las áreas liberadas.

Así, Turquía propuso el establecimiento de una zona de exclusión aérea para proteger la frontera de las fuerzas yihadistas y kurdas, así como para solucionar el problema de los refugiados. Por su parte, el entonces presidente de EEUU, Barack Obama, se opuso a esta iniciativa, declarando que lo necesario es incrementar la presencia militar –que incluya fuerzas terrestres y defensa de misiles–. De acuerdo con el experto en estudios orientales Leonid Isáev, la continuación de la ofensiva otomana sobre Manbij podría abocar a una confrontación con las fuerzas kurdas.

"Una confrontación de Turquía con el Ejército Sirio se convertirá en un problema para el Kremlin, mientras que una confrontación con los kurdos será uno para Washington", aseveró el experto en una entrevista con la cadena RBK.

El especialista agregó que, "dado que nadie quiere una mayor escalada del conflicto, no se puede descartar que la operación Escudo del Éufrates se vaya a suspender". Sin embargo, "los combates contra los kurdos son una prioridad para Ankara", aclaró Isáev.

Por su parte, el jefe del Centro de Estudios Políticos de Ankara, Hasan Kanbolat, consideró que Turquía planea también lanzar una ofensiva sobre Al Raqa de la mano de las fuerzas estadounidenses y rusas.

Turquía necesita empujar a los terroristas de Daesh lo más lejos posible de su frontera. Por eso, Ankara asegura que también tiene que participar en la operación para retomar Al Raqa. Sin embargo, no es capaz de hacerlo sola, de manera que tendrá que aglutinar a la coalición liderada por EEUU, así como recibir el apoyo por parte de Rusia", declaró en una entrevista con Sputnik Turquía.

Los kurdos no se rendirán

Por su parte, el teniente general retirado de las Fuerzas Aéreas Turcas, Erdogan Karakush, consideró que las tropas otomanas no van a abandonar la zona tras liberar Al Raqa, ya que esto podría llevar a la división de Turquía.

"EEUU apoya al Partido de la Unión Democrática siria (PYD), que controla los territorios al este del Éufrates y quiere conquistar Al Raqa. Por eso, para prevenir la división de Siria, Ankara tiene que debilitar las posiciones del PYK y del Partido de los Trabajadores del Kurdistán", afirmó.

No obstante, anteriormente, el presidente de la región kurda de Kobani, Anwar Muslim, declaró a Sputnik que los kurdos no permitirán a Ankara tomar el control sobre los territorios del norte de Siria liberados de Daesh.

"Actualmente, ayudamos a los locales a liberar Manbij –que es una población autónoma– de los yihadistas de Daesh y, si nos lo vuelven a pedir, claro que vamos a ayudarlos. No vamos a poner Manbij bajo el control turco", manifestó. Y agregó que las tropas otomanas "ocuparon" Siria.

"Tarde o temprano, tendrán que abandonar el país", indicó.

Por su parte, el alto funcionario del PYD Ilham Ehmed declaró en una entrevista con Sputnik Turquía que "el consejo militar y los residentes locales van a establecer una resistencia feroz si Manbij es atacada por Turquía y sus aliados". Ehmed detalló que Ankara "no está interesada" en llevar la paz y la estabilidad a Siria.

"Turquía trata de controlar Siria mediante la ocupación de Manbij y otras regiones. Esto se encuentra en el meollo de su intervención y sus operaciones de combate en Siria", concluyó.

[Fuente: Sputnik News, Moscú, 20feb17]

Tienda Donaciones Radio Nizkor

Syria War
small logoThis document has been published on 21Feb17 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.