Información
Equipo Nizkor
        Tienda | Donaciones online
Derechos | Equipo Nizkor       

25sep15

English | Русский | Français


Resoluciones aprobadas por el Consejo de la Liga de los Estados Árabes durante la reunión celebrada en El Cairo


Ir al inicio

Naciones Unidas
Consejo de Seguridad

S/2015/721

Distr. general
25 de septiembre de 2015
Español
Original: inglés

Nota verbal de fecha 15 de septiembre de 2015 dirigida al Presidente del Consejo de Seguridad por el Observador Permanente de la Liga de los Estados Árabes ante las Naciones Unidas

La Oficina del Observador Permanente de la Liga de los Estados Árabes ante las Naciones Unidas saluda atentamente al Presidente del Consejo de Seguridad y, de conformidad con el Artículo 54 de la Carta de las Naciones Unidas, tiene el honor de transmitir adjuntas las siguientes resoluciones aprobadas por la 144 Reunión Ministerial del Consejo de la Liga de los Estados Árabes, celebrada en El Cairo los días 13 y 14 de septiembre de 2015:

  • Solidaridad y apoyo para el Líbano (resolución núm. 7929)
  • Evolución de la situación en la República Árabe Siria, el Yemen y Libia (resoluciones núms. 7936, 7937 y 7938)
  • La ocupación por el Irán de las tres islas árabes del Golfo Arábigo que pertenecen a los Emiratos Árabes Unidos: Tunb Mayor, Tunb Menor y Abu Musa (resolución núm. 7939) (véase el anexo)

La Oficina del Observador Permanente de la Liga de los Estados Árabes ante las Naciones Unidas le agradecería que tuviera a bien hacer distribuir la presente carta y su anexo como documento del Consejo de Seguridad.


Anexo de la nota verbal de fecha 15 de septiembre dirigida al Presidente del Consejo de Seguridad por el Observador Permanente de la Liga de los Estados Árabes ante las Naciones Unidas

[Original: árabe]

La cuestión de Palestina y el conflicto árabe-israelí

Solidaridad y apoyo para el Líbano

El Consejo de la Liga reunido a nivel ministerial,

Habiendo examinado:

La nota de la Secretaría,

El informe del Secretario General sobre las actividades entre períodos de sesiones de la Secretaría,

La resolución 7738 (141 período ordinario de sesiones), de 9 de marzo de 2014, relativa a las repercusiones negativas y peligrosas de la crisis de los desplazados sirios para el Líbano,

Las resoluciones del Consejo a nivel ministerial, la más reciente de las cuales es la resolución 7863 (143 período ordinario de sesiones), de 7 de marzo de 2015,

La recomendación formulada por el grupo encargado de dar seguimiento al cumplimiento de las resoluciones y los compromisos a nivel ministerial en su reunión celebrada el 13 de septiembre de 2014;

Reafirmando las resoluciones de las conferencias árabes en la cumbre, la más reciente de las cuales fue la cumbre de Sharm el-Sheikh (2015), en particular la resolución 599 (25 período ordinario de sesiones), de 26 de marzo de 2014, relativa al apoyo al ejército libanés,

Observando los últimos acontecimientos nacionales, regionales e internacionales relacionados con el Líbano,

Recordando las resoluciones internacionales pertinentes, a las que el Gobierno del Líbano sigue adherido, en particular la totalidad de la resolución 1701 (2006) del Consejo de Seguridad, que se basa en las resoluciones del Consejo de Seguridad 425 (1978) y 426 (1978),

Decide

1. Reafirmar la plena solidaridad árabe con el Líbano; prestar apoyo político y económico al Líbano y a su Gobierno para salvaguardar la unidad nacional, la seguridad, la estabilidad y la soberanía del Líbano en todo su territorio; subrayar el derecho del pueblo libanés a liberar o recuperar las granjas libanesas de Shebaa, las colinas de Kafr Shuba y la parte libanesa de la localidad de Al-Gayar; defender su derecho a utilizar todos los medios legítimos para hacer frente a cualquier agresión; y hacer hincapié en la necesidad de distinguir entre terrorismo y resistencia legítima contra la ocupación israelí. Esta última es un derecho consagrado en los instrumentos internacionales y los principios del derecho internacional. Por lo tanto, los actos de resistencia no pueden considerarse actos terroristas.

2. Apoyar el llamamiento del Líbano a la comunidad internacional para aplicar la resolución 1701 (2006) del Consejo de Seguridad, que se basa en las resoluciones 425 (1978) y 426 (1978), y poner fin de forma definitiva a las violaciones y las amenazas constantes de Israel contra el Líbano y contra sus instalaciones e infraestructuras civiles.

3. Acoger con beneplácito y apoyar las conclusiones aprobadas por las sucesivas reuniones del Grupo Internacional de Apoyo al Líbano, la más reciente de las cuales se celebró en Berlín el 28 de octubre de 2014.

4. Encomiar la función nacional que desempeñan el ejército libanés y las fuerzas de seguridad del país manteniendo la estabilidad y la paz y apoyando las actividades encaminadas a expandir la soberanía del Gobierno del Líbano hasta sus fronteras reconocidas internacionalmente; encomiar al ejército del Líbano por los sacrificios que ha realizado para combatir el terrorismo y las organizaciones terroristas y takfiríes, incluidas las conocidas como Estado Islámico del Iraq y el Levante (EIIL) y Frente Al -Nusra; condenar los reprensibles atentados perpetrados en varias zonas del Líbano; acoger con beneplácito la asistencia que han prestado al Líbano los países amigos, en particular la Arabia Saudita, que ha donado 4.000 millones de dólares; instar a todos los Estados a que secunden esa iniciativa a fin de fortalecer la capacidad del ejército libanés y permitirle actuar como piedra angular de la seguridad, la estabilidad y la paz civil en el Líbano; y condenar el secuestro de soldados libaneses cometido por el EIIL y el Frente Al-Nusra en agosto de 2014 y exigir su liberación, a fin de frustrar las maquinaciones de quienes pretenden desencadenar un conflicto nacional y regional.

5. Condenar todos los actos criminales, la acción armada y los atentados terroristas con bombas que se han perpetrado en varias zonas del Líbano y se han cobrado la vida de muchos civiles inocentes; rechazar todos los intentos de sembrar la discordia, socavar los fundamentos de la coexistencia, la paz civil y la unidad nacional y perturbar la seguridad y la estabilidad; insistir en la necesidad de combatir el extremismo, el fanatismo y la ideología takfirí; cooperar y coordinar todos los esfuerzos con el fin de combatir y erradicar el terrorismo; eliminar las fuentes de financiación del terrorismo; cooperar mediante el intercambio de información y experiencias y el fomento de la capacidad, y exigir responsabilidades a quienes perpetren atentados terroristas y crímenes de lesa humanidad y a quienes inciten a cometer actos violentos y destructivos que pongan en peligro la paz y la seguridad; y endurecer las sanciones aplicables a esos delitos y tomar medidas preventivas a ese respecto.

6. Encomiar la firme resistencia del Líbano ante las continuas agresiones israelíes, en particular la agresión de julio de 2006; pedir a Dios que tenga misericordia de las almas de las víctimas libanesas; subrayar que la cohesión y la unidad que demuestra el pueblo libanés al afrontar las agresiones israelíes y oponerles resistencia son una garantía para el futuro, la seguridad y la estabilidad del país; calificar los delitos israelíes de crímenes de guerra cuyos autores deben ser procesados; considerar que Israel es plenamente responsable de sus ataques e insistir en que debe indemnizar a la República del Líbano y a sus ciudadanos; acoger con beneplácito la resolución 69/212 de la Asamblea General, de diciembre de 2014, relativa a la marea negra en la costa libanesa, en la que se exige a Israel que proporcione una indemnización financiera por los daños causados al Líbano con el bombardeo israelí de la central eléctrica de Yiya durante la guerra de julio de 2006.

7. Condenar las violaciones terrestres, marítimas y aéreas de la soberanía libanesa cometidas por Israel, incluidas las siguientes:

  • La penetración israelí en la sociedad libanesa mediante la infiltración de agentes y la propagación de redes de espionaje;
  • Las violaciones israelíes de la soberanía y los derechos económicos del Líbano en sus aguas territoriales y su zona económica exclusiva, y sus recursos petrolíferos y de gas situados en sus zonas marítimas;
  • La guerra electrónica total que Israel está librando contra la República Libanesa, reflejada en el incremento del número de torres, antenas y dispositivos de observación, espionaje y vigilancia, todos ellos destinados a la piratería y el espionaje contra todas las redes libanesas de comunicaciones y datos;
  • La negativa de Israel a entregar información y mapas completos y precisos relativos a la ubicación, la cantidad y los tipos de municiones sin detonar, y las clases de bombas de racimo con las que atacó de manera indiscriminada varias zonas civiles pobladas durante su agresión contra el Líbano en el verano de 2006.

8. Recalcar los siguientes puntos:

  • Que existe la necesidad de salvaguardar la singular fórmula pluralista del Líbano, basada en la igualdad entre musulmanes y cristianos, la convivencia religiosa, el diálogo, la tolerancia y la aceptación mutua; y de condenar las tesis diametralmente opuestas a esa fórmula que propugnan las organizaciones terroristas como el Estado Islámico del Iraq y el Levante (EIIL) y el Frente Al-Nusra, cuyos crímenes de lesa humanidad imitan las políticas israelíes de exclusión, basadas en el carácter judío del Estado, y a sus actos de hostilidad contra los árabes musulmanes y cristianos.
  • Que es necesario apoyar la política del Gobierno del Líbano de promover la presencia árabe e internacional del Líbano y difundir su mensaje de diversidad cultural, en particular en oposición a Israel; que es necesario proteger a las minorías como componentes originales y fundamentales del entramado social de los Estados de la región; que es preciso salvaguardar los derechos de las minorías y prevenir que sean objeto de ataques; y que tales delitos deben considerarse crímenes de lesa humanidad.
  • Que se debe apoyar al Gobierno libanés para que cumpla su obligación constitucional de rechazar los reasentamientos y defender el derecho de los refugiados palestinos a regresar a sus hogares; y que el pueblo y los dirigentes palestinos son dignos de elogio por su rechazo inequívoco y coherente al reasentamiento de los refugiados palestinos en países de acogida, en particular en el Líbano.
  • Que se debe prestar apoyo a las iniciativas del Gobierno del Líbano para responder a la desaparición del Imán Musa al-Sadr y sus dos acompañantes, el Jeque Muhammad Yaqub y el periodista Abbas Badruldin, a fin de procurar su puesta en libertad, hacer que los funcionarios del anterior régimen libio rindan cuentas de sus actos y cerrar el caso.

9. Acoger con beneplácito:

  • El compromiso del Gobierno del Líbano de cumplir las resoluciones de legitimidad internacional y esclarecer los hechos relacionados con el asesinato del ex Primer Ministro del Líbano, Rafiq Hariri, y otros miembros de su comitiva, evitando la politización o el espíritu de venganza, y sin consecuencias negativas para la estabilidad, la unidad y la paz civil del Líbano.
  • Los esfuerzos del Gobierno y el pueblo del Líbano, pese a su limitada capacidad, para acoger a los refugiados palestinos y sirios desplazados de Siria; subrayar la necesidad de ayudar al Líbano en ese sentido, para repartir los esfuerzos, incluido el número de refugiados afectados, y contener el crecimiento del problema; subrayar que la presencia de estos desplazados en el Líbano es temporal, a la luz de la amenaza existencial que constituye para el país; hacer todo lo posible para que puedan regresar a sus hogares lo antes posible; elogiar al Gobierno del Líbano por sus constantes esfuerzos para reducir el número de desplazados sirios que se encuentran en el Líbano y garantizar la seguridad tanto de los libaneses como de los sirios; y reducir la carga que soportan el país y su economía, ya que el Líbano se encuentra al borde de un cataclismo social, económico y de seguridad que pone en peligro su propia existencia.
  • La iniciativa emprendida por el Líbano de recurrir al fiscal de la Corte Penal Internacional para presentar cargos contra Israel por los crímenes de guerra que cometió en Gaza y los continuos crímenes de lesa humanidad perpetrados por los terroristas en el Iraq.
  • Los esfuerzos del Gobierno del Líbano por formular y poner en práctica su política de reforma económica e impulsar el crecimiento económico sostenible a fin de modernizar la estructura de la economía nacional, preservar su estabilidad y mejorar sus oportunidades de crecimiento.
  • El diálogo constante entre las partes interesadas políticas libanesas, cuya finalidad es resolver sus diferencias, aliviar la tensión política, promover la reconciliación nacional y la coexistencia e impulsar la labor del Gobierno y las instituciones nacionales a fin de preservar la unidad, la seguridad y la estabilidad del Líbano.
  • Los esfuerzos del Secretario General de la Liga de los Estados Árabes en apoyo de la República Libanesa.

(Resolución 7929 - 144 período ordinario de sesiones - Segunda sesión - 13 de septiembre de 2015)


Evolución de la situación en la República Árabe Siria

El Consejo de la Liga reunido a nivel ministerial,

Habiendo examinado:

La nota de la Secretaría,

El informe del Secretario General sobre las actividades entre períodos de sesiones de la Secretaría,

La recomendación formulada por el grupo encargado de dar seguimiento al cumplimiento de las resoluciones y los compromisos a nivel ministerial en su reunión celebrada el 13 de septiembre de 2014;

La recomendación de la Comisión de Asuntos Políticos;

Recordando las resoluciones anteriores de la cumbre, en particular la resolución 554 de la cumbre de Bagdad (23 período ordinario de sesiones), de 29 de marzo de 2012, la resolución 580 de la cumbre de Doha (24 período ordinario de sesiones), de 26 de marzo de 2013, la resolución 600 de la cumbre de Kuwait (25 período ordinario de sesiones), de 26 de marzo de 2014 y la resolución 623 de la cumbre de Sharm el-Sheikh (26 período ordinario de sesiones), de 29 de marzo de 2015; todas las resoluciones sobre la misma cuestión aprobadas por el Consejo a nivel ministerial, la más reciente de las cuales fue la resolución 7872, de 9 de marzo de 2015; y los comunicados emitidos por el comité ministerial sobre la situación en Siria,

Reafirmando su posición inquebrantable de apoyo a la unidad, la estabilidad y la integridad territorial de Siria,

Habiendo escuchado la declaración formulada por el Sr. Staffan de Mistura, Enviado Especial del Secretario General de las Naciones Unidas,

Teniendo en cuenta las declaraciones formuladas por los jefes de las delegaciones y el Secretario General de la Liga,

Decide

1. Expresar su profunda preocupación por el empeoramiento de la crisis siria y las graves repercusiones que tendrá para el futuro de Siria y su seguridad, estabilidad, unidad nacional e integridad territorial, y por el terrible sufrimiento que padece el pueblo sirio ante la intensificación de la destrucción, la violencia, las matanzas y los crímenes atroces cometidos contra la población civil, en flagrante violación de los principios de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario, y también por el aumento sostenido que esa intensificación ha ocasionado en el número de personas que se han visto obligadas a desplazarse o refugiarse, tanto en Siria como en los países vecinos;

2. Reafirmar una vez más que el Consejo de Seguridad debe asumir plenamente su responsabilidad de dar respuesta a todos los acontecimientos de la crisis siria; solicitar al Secretario General de la Liga que siga celebrando consultas y se mantenga en contacto con el Secretario General de las Naciones Unidas y su Enviado Especial para Siria, Sr. Staffan de Mistura, así como con todas las partes pertinentes, con miras a avanzar hacia la aprobación de un plan de acción conjunto que garantice la solución de la crisis siria por medios políticos, de conformidad con el comunicado de la primera conferencia de Ginebra, emitido el 30 de junio de 2012, y con el fin de cumplir las aspiraciones del pueblo sirio, en todos sus componentes. A ese respecto, el Consejo de la Liga expresa su apoyo a la declaración formulada por el Presidente del Consejo de Seguridad el 17 de agosto de 2015;

3. Acoger con beneplácito los esfuerzos e iniciativas tendientes a unificar los puntos de vista de la oposición siria en relación con una solución política que debe lograrse a través de un proceso político dirigido por Siria y la aplicación del comunicado de la primera conferencia de Ginebra, emitido el 30 de junio de 2012, y señalar, a ese respecto, los resultados de la conferencia de la oposición siria, celebrada en El Cairo (Egipto) los días 8 y 9 de septiembre de 2015, y los diálogos y conferencias que se celebraron en Moscú, Bruselas y París a fin de avanzar hacia una solución política, destacando al mismo tiempo la importancia de coordinar los distintos esfuerzos que se están realizando en los planos árabe e internacional para lograr ese objetivo;

4. Condenar enérgicamente el bombardeo por las fuerzas del régimen sirio de zonas habitadas por civiles inocentes con cohetes, armas pesadas y bombas de barril;

5. Condenar enérgicamente los crímenes terroristas cometidos por el Estado Islámico del Iraq y el Levante y otros grupos terroristas contra civiles sirios, y la destrucción deliberada por esos grupos de sitios arqueológicos e históricos en Siria. Esos sitios pertenecen a toda la humanidad y cualquier violación de estos es un crimen de guerra y una enorme pérdida del patrimonio cultural humano, que debe protegerse y conservarse en tiempo de guerra, de conformidad con el derecho y los instrumentos internacionales;

6. Reafirmar el contenido de diversas resoluciones del Consejo de Seguridad, la más reciente de las cuales fue la resolución 2235 (2015), que condenan el empleo de armas químicas en Siria, reiteran que ninguna parte en el conflicto debería utilizar, desarrollar, producir, almacenar, conservar ni transferir armas químicas e instan a que se establezca un mecanismo conjunto de investigación para identificar a las personas responsables del empleo de estas armas;

7. Reafirmar la necesidad de cumplir las resoluciones 2139 (2014), 2165 (2014) y 2191 (2014) del Consejo de Seguridad, relativas al deterioro de la situación de los derechos humanos en Siria, y hacer un llamamiento al Consejo de Seguridad para que asuma su responsabilidad de hacer cumplir esas resoluciones y tome las medidas necesarias para imponer un alto el fuego inmediato y el cese de la violencia y el uso indiscriminado de armas pesadas, incluidos cohetes y bombas de barril, en zonas habitadas por civiles, destacando al mismo tiempo la necesidad de facilitar las operaciones de socorro y permitir que los convoyes de asistencia humanitaria lleguen a todas las zonas asediadas y devastadas de Siria;

8. Encomiar la decisión de Kuwait de acoger la tercera Conferencia Internacional sobre Promesas de Contribuciones Humanitarias para Siria, el 31 de marzo de 2015; exhortar a los Estados donantes a que cumplan rápidamente las promesas de contribuciones que hicieron en la segunda Conferencia Internacional sobre Promesas de Contribuciones Humanitarias para Siria, celebrada el 14 de enero de 2014 con el apoyo del Emir de Kuwait, Su Alteza el Jeque Sabah Al-Ahmad Al-Jaber Al-Sabah, en particular las promesas de prestar la asistencia necesaria a los países vecinos de Siria y otros Estados árabes que están acogiendo a refugiados y desplazados sirios, a fin de ayudarlos a soportar la carga que representa proporcionar a esas personas socorro y asistencia humanitaria urgentes; y solicitar a la Secretaría que siga colaborando con los Estados que están acogiendo a refugiados y desplazados sirios, en particular los Estados vecinos de Jordania, el Líbano y el Iraq, a fin de brindarles el apoyo que necesitan;

9. Acoger con beneplácito las medidas que varios Estados de la Unión Europea han adoptado recientemente para acoger a refugiados sirios después de que la crisis de Siria se convirtiera en la mayor y más urgente crisis humanitaria del mundo;

10. Solicitar a la comisión ministerial sobre Siria y al Secretario General que sigan trabajando y celebrando consultas con las partes regionales e internacionales pertinentes en relación con la evolución de la situación de Siria, y que formulen recomendaciones al Consejo de la Liga a nivel ministerial sobre las medidas árabes que deban adoptarse en adelante a ese respecto.

(Resolución 7936 - 144 período ordinario de sesiones - Cuarta sesión - 13 de septiembre de 2015)*

* El Líbano reafirma su posición de mantenerse al margen de la crisis siria, y de que tiene la esperanza de que se produzca una reconciliación siria y propugna una solución política en Siria.


Evolución de la situación en el Yemen

El Consejo de la Liga reunido a nivel ministerial,

Habiendo examinado:

El informe del Secretario General sobre las actividades entre períodos de sesiones de la Secretaría,

La recomendación formulada por el grupo encargado de dar seguimiento al cumplimiento de las decisiones y compromisos a nivel ministerial en su reunión celebrada el 13 de septiembre de 2014;

La recomendación de la Comisión de Asuntos Políticos;

Decide

1. Reiterar su pleno apoyo a las autoridades constitucionales legítimas, representadas por el Excmo. Sr. Presidente Abdrabuh Mansour Hadi Mansour;

2. Apoyar plenamente la acción militar urgente que están realizando las fuerzas de la Coalición Árabe, empezando por la valiente decisión de lanzar la Operación Tormenta Decisiva, que fue seguida de la Operación "Devolver la Esperanza" y la Operación "Flecha de Oro";

3. Expresar su esperanza de que se reanuden el diálogo y el proceso político, de conformidad con la iniciativa del Consejo de Cooperación del Golfo y su mecanismo de aplicación, los resultados de la Conferencia de Diálogo Nacional Inclusiva, las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad, la más importante de las cuales es la resolución 2216 (2015), así como su esperanza de que se restablezcan la seguridad y la estabilidad en todo el Yemen y que se haga frente a todas las amenazas a la seguridad nacional árabe y la seguridad de los Estados de la región;

4. Condenar enérgicamente el traicionero ataque cometido por milicias huzíes contra un campamento de la Coalición Árabe, que causó la muerte y lesiones a muchas fuerzas de la Coalición, y destacar que este ataque a traición no disuadirá a las fuerzas de la Coalición de apoyar al pueblo yemení y sus autoridades constitucionales legítimas, sentar las bases de la seguridad y la estabilidad, intensificar las actividades de socorro y asistencia humanitaria y ayudar al Gobierno del Yemen a reconstruir las instituciones legítimas del Estado;

5. Expresar su sincero pésame a los dirigentes de la Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, así como a las familias de las fuerzas de la Coalición que murieron en el ejercicio de sus deberes nacionales y como árabes junto a sus hermanos yemeníes, a fin de lograr la seguridad y la estabilidad en el Yemen y defender la seguridad nacional árabe contra alianzas extranjeras;

6. Exigir que los huzíes y sus milicias y de las fuerzas de Ali Abdullah Saleh se retiren inmediatamente de todas las ciudades, regiones e instituciones gubernamentales de las que han tomado el control y devuelvan todas las armas pesadas y de mediano calibre a las autoridades constitucionales legítimas. El Consejo también condena las operaciones armadas que han realizado los grupos mencionados contra el pueblo yemení, que han causado grandes pérdidas humanas y materiales, de las que son jurídica y moralmente responsables;

7. Reiterar la importancia y la necesidad de tener presentes los parámetros de la cuestión yemení, que consisten en preservar la unidad del Yemen y respetar su soberanía, independencia e integridad territorial; rechazar cualquier injerencia en sus asuntos internos o cualquier intento de imponer un hecho consumado por la fuerza de las armas; apoyar al pueblo yemení y sus aspiraciones de libertad, democracia, justicia social y la creación de un sistema político acordado; y capacitar y ayudar al pueblo yemení para que logre el desarrollo integral por el que se esfuerza;

8. Reiterar que todos los Estados miembros de la Liga de los Estados Árabes apoyan al pueblo y a los dirigentes del Yemen en su guerra continua y total contra el terrorismo, la violencia y la piratería;

9. Reiterar la importancia de adoptar con rapidez medidas urgentes para hacer frente a la difícil y grave situación humanitaria en el Yemen, cuya severidad ha aumentado debido a los obstáculos que las milicias huzíes y sus partidarios han impuesto a los organismos de ayuda regionales e internacionales. El porcentaje de personas con una necesidad vital de las formas de asistencia más básicas, en particular alimentos y atención médica, se ha elevado ahora a más del 80%, por lo que es imprescindible adoptar rápidamente las medidas necesarias para abrir corredores humanitarios protegidos, a fin de prestar asistencia humanitaria a quienes la necesitan, y exigir a las milicias huzíes que se retiren del puerto de Al -Hudaida;

10. Encomiar la función de los Estados de la Coalición y los Estados miembros en el apoyo y la ayuda a las autoridades constitucionales legítimas del Yemen, representadas por el Excmo. Sr. Presidente Abdrabuh Mansour Hadi Mansour; expresar su agradecimiento por la generosa asistencia humanitaria que han brindado esos Estados, en particular la Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Qatar, Bahrein, el Sudán y Djibouti; y pedir a todos los Estados árabes y no árabes que proporcionen más apoyo a las actividades humanitarias;

11. Aprobar la inclusión de un tema permanente titulado "La situación en Libia" en el programa del Consejo de la Liga de los Estados Árabes a nivel ministerial;

(Resolución 7938 - 144 período ordinario de sesiones - Segunda sesión - 13 de septiembre de 2015)


Evolución de la situación en Libia

El Consejo de la Liga reunido a nivel ministerial,

Habiendo examinado:

La nota de la Secretaría,

El informe del Secretario General sobre las actividades entre períodos de sesiones de la Secretaría,

La recomendación formulada por el grupo encargado de dar seguimiento al cumplimiento de las resoluciones y compromisos a nivel ministerial en su reunión celebrada el 13 de septiembre de 2014;

La recomendación de la Comisión de Asuntos Políticos;

Decide

1. Acoger con beneplácito el diálogo y la evolución reciente de la situación, así como el anuncio del Representante Especial, Bernardino León, de que se estaba esforzando por que se firmara un acuerdo el 20 de septiembre de 2015, manteniendo al mismo tiempo su compromiso de respetar la unidad y la soberanía de Libia y su integridad territorial e independencia política; mantener su compromiso con el diálogo político libio; rechazar la violencia; apoyar el proceso político que está teniendo lugar en Skhirat bajo los auspicios del Secretario General de las Naciones Unidas; aplaudir las victorias logradas como consecuencia de las sublevaciones de Derna y Bengasi y los revolucionarios de esas ciudades, con el apoyo de la Fuerza Aérea Libia, contra la organización terrorista del Estado Islámico del Iraq y el Levante (EIIL);

2. Condenar enérgicamente los atroces crímenes cometidos por la organización terrorista EIIL en Sirte y otras ciudades de Libia, donde mató y quemó a civiles pacíficos; reiterar el contenido de todos los comunicados emitidos y las resoluciones aprobadas por el Consejo de la Liga de los Estados Árabes a todos los niveles; defender con firmeza al pueblo libio; prestar todo su apoyo a las instituciones legítimas y establecidas constitucionalmente del Estado libio, las más importantes de las cuales son la Cámara de Representantes y el Gobierno establecido por ese órgano, en sus esfuerzos para luchar contra el terrorismo; reiterar su apoyo a los esfuerzos del Gobierno de Transición de Libia para proteger y controlar las fronteras con los países vecinos y reprimir la circulación de las organizaciones terroristas, el contrabando de armas y la migración ilegal;

3. Dar efecto al párrafo 7 de la resolución 7852 aprobada por el Consejo de la Liga de los Estados Árabes reunido a nivel ministerial en su período extraordinario de sesiones del 15 de enero de 2015, en que se exhortaba a los Estados Árabes a apoyar las instituciones legítimas del Estado y reconstruir con urgencia las instituciones militares y de seguridad, a fin de hacer frente a la organización terrorista del EIIL en Sirte, Derna, Bengasi y otras ciudades de Libia.

4. Instar al Consejo de Seguridad a que dé cumplimiento a su resolución 2214 (2015), en que se exhorta al comité de las Naciones Unidas encargado de vigilar el embargo de armas a examinar de forma expedita las solicitudes de armas presentadas por el Gobierno de Transición de Libia, a fin de permitirle luchar contra el terrorismo de conformidad con la resolución aprobada en la 26 cumbre árabe, celebrada en Sharm el-Sheikh.

5. Instar al Consejo de Seguridad a que levante de inmediato la prohibición de suministrar armas al ejército de Libia, que es la institución legítima que está luchando contra el terrorismo, y exhortar a la comunidad internacional a que asuma su responsabilidad de detener la corriente de armas y material por mar y aire hacia organizaciones y grupos terroristas que siguen cobrándose vidas y dañando gravemente las capacidades del pueblo libio;

6. Que los Estados miembros de la Liga de los Estados Árabes deberán seguir apoyando a las instituciones estatales legítimas en Libia, a saber, la Cámara de Representantes electa y el Gobierno establecido por ese órgano, hasta que los agentes libios que participan en el diálogo patrocinado por las Naciones Unidas lleguen a un acuerdo;

7. Aprobar la inclusión de un tema permanente titulado "La situación en Libia" en el programa del Consejo de la Liga de los Estados Árabes a nivel ministerial;

8. Solicitar al Secretario General que siga de cerca la evolución de esta cuestión y celebre las consultas necesarias para convocar lo antes posible una reunión del Consejo de la Liga de los Estados Árabes a nivel ministerial, a fin de adoptar las medidas adecuadas con respecto a cualquier novedad.

(Resolución 7937 - 144 período ordinario de sesiones - Cuarta sesión - 13 de septiembre de 2015)


La ocupación por el Irán de las tres islas árabes del Golfo Arábigo que pertenecen a los Emiratos Árabes Unidos: Tunb Mayor, Tunb Menor y Abu Musa

El Consejo de la Liga reunido a nivel ministerial,

Habiendo examinado:

La nota de la Secretaría,

El informe del Secretario General sobre las actividades entre períodos de sesiones de la Secretaría,

La recomendación formulada por el grupo encargado de dar seguimiento al cumplimiento de las resoluciones y los compromisos a nivel ministerial en su reunión celebrada el 13 de septiembre de 2014;

La recomendación de la Comisión de Asuntos Políticos;

Guiándose por las resoluciones de las cumbres anteriores, la más reciente de las cuales fue la resolución 627 de la cumbre de Sharm El-Sheikh (26 período ordinario de sesiones), de fecha 29 de marzo de 2015, relativa a la ocupación por Irán de las tres islas árabes del Golfo Arábigo que pertenecen a los Emiratos Árabes Unidos: Tunb Mayor, Tunb Menor y Abu Musa;

Reafirmando las resoluciones aprobadas y los comunicados emitidos sobre la misma cuestión por el Consejo, la más reciente de las cuales fue la resolución 7875 (143 período ordinario de sesiones), de 9 de marzo de 2015;

Decide

1. Reafirmar categóricamente la soberanía absoluta de los Emiratos Árabes Unidos sobre sus tres islas, a saber, Tunb Menor y Tunb Mayor, Abu Musa, y apoyar todas las medidas y disposiciones pacíficas adoptadas por los Emiratos Árabes Unidos para recuperar su soberanía sobre las islas ocupadas;

2. Denunciar que el Gobierno del Irán sigue consolidando su ocupación de las tres islas y violando la soberanía de los Emiratos Árabes Unidos, lo que pone en peligro la seguridad y la estabilidad de la región y constituye una amenaza para la paz y la seguridad internacionales;

3. Condenar la construcción por el Gobierno del Irán de viviendas para el asentamiento de iraníes en las tres islas ocupadas pertenecientes a los Emiratos Árabes Unidos;

4. Condenar las maniobras militares iraníes que se extienden a las tres islas ocupadas de los Emiratos Árabes Unidos; Tunb Mayor, Tunb Menor y Abu Musa, así como a sus aguas territoriales, su espacio aéreo, su plataforma continental y su zona económica exclusiva, por considerar que estas forman parte integrante de los Emiratos Árabes Unidos, y solicitar al Irán que desista de cometer tales violaciones y actos de provocación, que constituyen una injerencia en los asuntos internos de un Estado independiente y soberano, no contribuyen a fomentar la confianza, representan una amenaza para la seguridad y la estabilidad de la región y ponen en peligro la seguridad y la integridad de la navegación regional e internacional en el Golfo Arábigo;

5. Condenar que el Irán haya abierto dos oficinas en la isla de Abu Musa, que pertenece a los Emiratos Árabes Unidos, y exhortarlo a que cierre esas instalaciones ilegales y respete la soberanía de los Emiratos Árabes Unidos sobre su territorio;

6. Denunciar y condenar la visita de determinación de los hechos que tienen prevista los miembros de la Comisión de Seguridad y de Política Exterior de la Asamblea Consultiva del Irán a las islas ocupadas que pertenecen a los Emiratos Árabes Unidos, Tunb Mayor, Tunb Menor y Abu Musa, un acto que violaría la soberanía de los Emiratos Árabes Unidos sobre su territorio y no estaría en consonancia con los intentos de encontrar un arreglo pacífico para la controversia; e instar al Irán a que desista de adoptar esas medidas provocadoras;

7. Encomiar a los Emiratos Árabes Unidos por su iniciativa encaminada a encontrar un arreglo pacífico y justo para la cuestión de las tres islas ocupadas (Tunb Mayor, Tunb Menor y Abu Musa) con la República Islámica del Irán;

8. Instar una vez más al Gobierno iraní a que ponga fin a la ocupación de las tres islas que pertenecen a los Emiratos Árabes Unidos, se abstenga de tratar de imponer por la fuerza un hecho consumado, desista de construir instalaciones en las islas con el fin de modificar su composición demográfica, revoque todas las medidas adoptadas y retire todas las instalaciones construidas unilateralmente por el Irán en las tres islas árabes, puesto que estas medidas y reivindicaciones son nulas y sin valor, no tienen efecto jurídico alguno, no menoscaban los derechos adquiridos de los Emiratos Árabes Unidos sobre sus tres islas y son contrarias a las normas del derecho internacional y las disposiciones de los Convenios de Ginebra de 1949; y exhortar al Gobierno iraní a que resuelva por medios pacíficos la controversia de que son objeto estas islas, de conformidad con los principios y las normas del derecho internacional, entre otras cosas accediendo a someter la cuestión a la Corte Internacional de Justicia;

9. Expresar la esperanza de que la República Islámica del Irán reconsidere su negativa a buscar una solución pacífica de la cuestión de las tres islas ocupadas, que pertenecen a los Emiratos Árabes Unidos, ya sea mediante negociaciones serias y directas, ya recurriendo a la Corte Internacional de Justicia;

10. Exhortar al Irán a que traduzca en medidas prácticas, de palabra y de hecho, el deseo que ha manifestado de mejorar su relación con los países árabes, dialogar y eliminar las tensiones, respondiendo sinceramente a los serios llamamientos realizados por Su Alteza el Jeque Khalifa Bin Zayed Al Nahyan, Presidente de los Emiratos Árabes Unidos, y por los Estados miembros del Consejo de Cooperación del Golfo, los Estados árabes, los grupos internacionales, las naciones amigas y el Secretario General de las Naciones Unidas, con el objeto de solucionar por medios pacíficos la controversia relativa a las tres islas ocupadas, de conformidad con la práctica habitual y los pactos y las normas del derecho internacional, ya sea por medio de negociaciones directas y serias, ya recurriendo a la Corte Internacional de Justicia, a fin de fomentar la confianza y aumentar la seguridad y la estabilidad en la región del Golfo Arábigo;

11. Invitar a todos los Estados árabes a que, en sus contactos con el Irán, aborden el tema de la ocupación de las tres islas por parte de ese país para reafirmar que es necesario poner fin a esa situación, habida cuenta de que dichas islas constituyen un territorio árabe ocupado;

12. Comunicar al Secretario General de las Naciones Unidas y al Presidente del Consejo de Seguridad la importancia de mantener esa cuestión en la lista de asuntos que se hallan sometidos al Consejo de Seguridad, hasta que la República Islámica del Irán ponga fin a su ocupación de las tres islas árabes y los Emiratos Árabes Unidos recuperen su soberanía plena sobre ellas;

13. Aprobar la inclusión de un tema permanente titulado "La ocupación por el Irán de las tres islas árabes del Golfo Arábigo que pertenecen a los Emiratos Árabes Unidos: Tunb Mayor, Tunb Menor y Abu Musa" en el programa del Consejo de la Liga de los Estados Árabes a nivel ministerial,

14. Solicitar al Secretario General de la Liga que siga ocupándose de esta cuestión e informe al Consejo en su próximo período de sesiones.

(Resolución 7939 - 144 período ordinario de sesiones - Segunda sesión - 13 de septiembre de 2015)


Tienda Donaciones Radio Nizkor

Syria War
small logoThis document has been published on 17Nov15 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.