Información
Equipo Nizkor
        Tienda | Donate
Derechos | Equipo Nizkor       

29nov15


Televisión a 11.000 metros y a 900 kilómetros por hora


Es una teoría equivocada o una media mentira: Dicen que desde la retirada del Concorde en 2003, el transporte aéreo sufrió una regresión, pues los aviones volvían a tener la velocidad limitada a la de los reactores diseñados a finales de los años 50 y principios de los 60: entre 800 y 900 kilómetros por hora. Si nos atenemos al tiempo que se tarda llegar desde un punto A a un punto B, quizá es cierto, aunque también lo es que el avión supersónico anglo-francés era muy minoritario, caro, consumía desaforadamente y a ojos de hoy era una máquina que contaminaba sin rubor.

No todo es llegar más rápido y si analizáramos la evolución de la aviación en los últimos años podríamos ver claramente que poco tienen que ver los vuelos de hoy con los de hace diez años, mucho menos con los de hace 20 y poco si nos vamos a otras décadas donde el Concorde era el aparato volador más famoso del planeta. La tecnología, la reducción del consumo, los nuevos materiales que se usan para la fabricación de aeronaves, la proliferación de compañías que han permitido que volar no sea un lujo y a la vez la sofisticación de algunos servicios a bordo y la especialización han puesto al transporte aéreo en un escenario que difícilmente imaginaríamos en los años 70 u 80.

Uno de los puntos que han cambiado la percepción de la aviación comercial por parte de los pasajeros tiene una palabra: internet. Compra de billetes, consultas de tarifas, información en tiempo real o contacto directo con las compañías sin intermediarios. No hay nadie en el sector que no se haya rendido a la red y que cada vez no realice más procesos por esta vía y los medios telemáticos para comunicar y coordinar acciones desde tierra hasta los aviones en vuelo y viceversa.

Todas están en esa carrera tecnológica y una de las que más ha desarrollado este medio a disposición del pasajero ha sido la compañía de bajo coste Norwegian, cuya flota de aviones tiene una característica particular: sobre el tercio trasero del fuselaje puede verse claramente un abombamiento. Este aloja una potente antena de comunicaciones, complementaria a la que llevan todos los aviones comerciales. El elemento permite una función que se está haciendo muy popular entre sus pasajeros: poder conectarse a internet a bordo gracias al servicio WiFi que se activa durante el vuelo y se ofrece de manera gratuita.

Aprovechando este soporte, la compañía presentó un nuevo servicio: la televisión en directo a bordo, siendo la primera compañía europea en ofrecerlo y que ayer se estrenó en un viaje entre Oslo y Berlín en el que voló el Consejero Delegado de la aerolínea, Bjorn Kjos, que como único equipaje llevaba un Smartphone y una tableta.

"Como antiguo piloto militar, estoy acostumbrado a tener presente la tecnología en mi vida, aunque esto me parece un avance increíble", comentó ayer Kjos a La Vanguardia con un ojo puesto en la tableta que emitía en riguroso directo un programa informativo dela cadena TV2 con un reloj en la parte inferior derecha de la pantalla. Inicialmente serán dos los canales que los pasajeros podrán ver a través de sus dispositivos portátiles conectados al WiFi del avión: Bloomberg TV y la mencionada TV2, un canal noruego de noticias en bucle similar a Sky News, el canal 24 horas de TVE o el 3/24 catalán.

La emisión de una programación en directo no es tan fácil como puede suponerse, pues no funciona del mismo modo que una emisión en streaming convencional. En este caso la señal de los dos canales sigue un largo proceso que permite que lo que se emite llegue en directo a los aviones: TV2 Norge y Bloomberg envían vía satélite los contenidos desde sus estudios en Noruega y Reino Unido hasta la empresa Encompass de Londres. A su vez, a través de una red IP privada se envía a Global Eagle en Los Angeles, California donde losdatos trasmitidos se convierten en H264 y en MPEG para ser transformadas en formato RTP (acrónimo del 'protocolo de transporte en tiempo real') y se vuelven a enviar a Europa a través de otra red IP, llegando a Greishheim, Alemania, donde a través de una antena se envía al satélite Astra 4 que lo hace llegar hasta los aviones.

El proceso no termina allí, pues en los aviones esos datos se convierten en streaming (HLS) con una encriptación AES128 que finalmente llega a los dispositivos portátiles de los pasajeros conectados a través de la conexión sin cables con velocidad y resolución optimizadas, un proceso que hace ver la televisión a 11.000 metros de altura y a 920 kilómetros por hora como en cualquier lugar de la tierra.

El sistema se ha lanzado inicialmente en las rutas de Norwegian que salen y llegan a los aeropuertos en Reino Unido y progresivamente se implementarán en más aviones de la flota y el resto de rutas, incluidas las de su base en Barcelona, una delas grandes apuestas de la compañía que incluirán vuelos de largo alcance desde El Prat. "Estamos gratamente sorprendidos por nuestros resultados en el mercado catalán y el proyecto de establecer vuelos intercontinentales sigue adelante. Tengo que aclarar que no será en 2016, aunque si en 2017 cuando ya se podrá volar a América desde Barcelona en nuestros nuevos Boeing 787. Luego veremos qué más podemos hacer", comentó Bjorn Kjos, que también es propietario del 20% de la empresa, antes de cambiar al canal Bloomberg donde en ese momento la pantalla indicaba como estaban las bolsas del mundo en tiempo real.

[Fuente: Por Javier Ortega Figueiral, La Vanguardia, Barcelona, 29nov15]

Bookshop Donate Radio Nizkor

Privacy and counterintelligence
small logoThis document has been published on 01Dec15 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.