Falsos Enfrentamientos
Janequeo y Fuenteovejuna

EN LO PRINCIPAL: Denuncia. PRIMER OTROSI: Se tenga como parte perjudicada. SEGUNDO OTROSI: Solicita diligencias. TERCER OTROSI: Acompaña documentos. CUARTO OTROSI: Patrocinio y poder.

SEÑOR FISCAL MILITAR

Que vengo en interponer denuncia por el delito de homicidio calificado en contra de mi por agentes de la Central Nacional de Informaciones (CNI), Carabineros e Investigaciones que resulten responsables como autores, cómplices y encubridores de los hechos ocurridos en esta ciudad, en las calles Fuenteovejuna y Janequeo, en la noche del día 7 de septiembre de 1983 y que paso a describir a continuación.

Del resultado de estos hechos resultaron muertas las siguientes cinco personas: Sergio Peña Díaz, de 36 años de edad, médico veterinario, casado, con dos hijas menores; Lucía Orfilia Vergara Valenzuela, 31 años, universitaria, casada, con dos hijas menores; Arturo Jorge Vilavella Araujo, 38 años, ingeniero, casado, con un hijo menor (los anteriores fueron muertos en calle Fuenteovejuna); Alejandro Salgado Troquian y Hugo Norberto Ratier Noguera (éstos dos últimos fueron muertos en calle Janequeo).

La presente denuncia es por homicidio calificado, ya que no existe otra forma de explicar los hechos acaecidos en los lugares y en la fecha indicada. Desde luego, ambos sucesos, los ocurridos en las calles Janequeo y Fuenteovejuna, están vinculados, incluso, a través de las versiones oficiales, lo que revela una planificación previa por parte de los autores para actuar en ambos lugares sincronizadamente y es el motivo de que esta denuncia se refiera a ambos sucesos conjuntamente. Sin perjuicio de ellos, las consideraciones que haré a continuación diferenciarán los dos sucesos nítidamente, para explicar las circunstancias particulares de cada uno; pero al final de estas consideraciones separadas S.S. percibirá claramente los elementos que los vinculan y que los unen en un sólo caso de homicidio premeditado en contra de personas físicamente separadas y distantes. Desde luego, adelanto a S.S. que ambos sucesos han sido relacionados por la propia autoridad como dos "operativos" estrechamente vinculados y resultantes de las investigaciones practicadas para aprehender a los responsables del atentado que costó la vida del general Carol Urzúa Ibáñez, el día 3 de septiembre de 1983.

LOS HECHOS EN CALLE FUENTEOVEJUNA

En primer lugar, me referiré al caso de calle Fuenteovejuna. Existen, en torno a ese suceso, versiones oficiales absolutamente contradictorias, que por sí solas exigen que el tribunal de S.A. investigue acerca de cuál es la verdadera, o, al menos, cuál se acerca más a la verdad. Por otra parte, hay testimonios de terceras personas y elementos firmes de presunción que son claves para que el tribunal establezca los hechos tal como efectivamente ocurrieron.

La primera versión oficial, entregada por la CNI a través de la prensa y otros medios de comunicación (tal como aparece, por ejemplo, en los periódicos "Las Ultimas Noticias", "La Nación", "El Mercurio", "La Tercera", "La Segunda", de los días 8 y 9 de septiembre de 1983), señala lo siguiente.

Los hechos se habrían iniciado a las 19:45 horas, cuando efectivos de la Central Nacional de Informaciones, CNI, cumpliendo lo que se califica de ''inspección de rutina", interceptaron en la esquina de las calles Visvíri y Alejandro Fleming, en la comuna de Las Condes, a dos hombres y una mujer (los mencionados Sergio Peña, Arturo Vilavella y Lucía Vergara). Al ser sorprendidos, la mujer y sus acompañantes habrían esgrimido armas de puño y se habrían batido a tiros con el personal de seguridad en un sitio eriazo del lugar. De inmediato, se añádese desató un nutrido intercambio de disparos que provocó, se dice, "pánico entre los habitantes del sector". Siempre disparando, se enfatiza, las tres personas ("los tres extremistas", en la versión oficial), corrieron por las calles y pasajes del conjunto habitacional hacia el poniente, hasta llegar a calle Fuenteovejuna, buscando refugio en la casa que lleva el N 1330, ubicada frente al pasaje El Pintor, a corta distancia de Alonso de Camargo, vivienda que, "según se supo posteriormente, habían llegado a habitar hace dos semanas aproximadamente".

Esta versión oficial añade que luego, desde el antejardín y desde las ventanas y puertas de la casa, las tres personas enfrentaron a los efectivos de seguridad, que a esa altura habían recibido apoyo de Carabineros e Investigaciones. El intercambio de disparos, se agrega, acompañado del lanzamiento de luces de bengala para iluminar el lugar y de bombas lacrimógenas a fin de obligar a los "extremistas" a salir del inmueble, se prolongó por espacio de casi media hora, para culminar con una fuerte detonación que provocó un violento incendio en el interior de la vivienda. La explosión habría alcanzado de lleno a uno de los "terroristas", que falleció instantáneamente. Esto habría obligado al hombre y a la mujer que le "sobrevivía" a salir a la calle, "ya sin escapatoria posible". En esta acción '"suicida" fueron alcanzados "por casi medio centenar de balazos, cayendo los dos sin vida en el bandejón central de calle Fuenteovejuna". A las 21:30 todo habría concluido. "

Desde ya, ruego a S.S. reparar en el tono verdaderamente "homicida" que se trasluce en estas declaraciones oficiales; donde no se trata de aprehender a presuntos responsables, sino de eliminarlos físicamente a toda costa. Contradictoriamente, mientras esta versión oficial dice en una oportunidad que las dos personas salieron. disparando, en otra ocasión nada de eso se menciona; pero el hecho cierto es que no se encontraron armas junto a sus cuerpos.

Por otra parte, se califica a las personas muertas como "peligrosos extremistas con entrenamiento guerrillero". Si esto fuera así, cómo se explica que al interceptarse el automóvil de que se habla, y que hasta se individualiza como un "Daihatsu Maxcuore, patente GPS--13, si las personas interceptadas comenzaron de inmediato a disparar, que no haya habido personal de seguridad herido? Se intenta hacer creer que era un acto de rutina, y por lo tanto, el personal de seguridad no estaba bajo el máximo alerta. Además, según todo el material fotográfico existente, el cuerpo sin vida de Lucía Vergara se encuentra tendido en la calle Fuenteovejuna, vestida sólo con calzones. Si esto es así, es completamente absurda la versión de que vendría huyendo luego de que su vehículo fue interceptado, y de que instantes antes haya estado así. a casi ocho cuadras de la casa donde habría "buscado refugio". Tanto sus lesiones de quemaduras como los orificios de entrada de las balas fueron hechos estando ella sin ropa.

Por otra parte, se intenta hacer creer que el incendio en la casa se produjo porque los perseguidos quisieron quemarla documentación que allí había, mientras, por otro lado se habla de una "fuerte detonación", de granadas que se arrojaron e incluso bombas incendiarias arrojadas. Naturalmente que sólo esto último explicaría el hallazgo del cuerpo calcinado, irreconocible, en el interior de la casa, de uno de los perseguidos.

No hay real sustento, pues, para esta primera versión oficial, por sí misma contradictoria. Pero es realmente notable, S.S. que esta versión sea desmentida no sólo por presunciones fundadas como las expuestas, sino que por otra versión oficial que la contradice diametralmente y que exige, pues, que S.S. investigue acuciosamente cuáles fueron los hechos verdaderamente ocurridos.

En esa segunda versión ya no se habla del automóvil supuestamente interceptado y de la huida y refugio en la casa de Fuenteovejuna de los perseguidos, sino derechamente se dice que los agentes de seguridad abordaron sin más esa casa. De acuerdo a esta versión, entregada a la prensa al día siguiente de la primera, esto es, el 9 de septiembre de 1983, se afirma que cerca de las 20 horas del día miércoles, los agentes de la CNI rodearon la vivienda de calle Fuenteovejuna 1330 de Las Condes, sorprendiendo a dos hombres y una mujer ocultos allí, "y supuestamente implicados en al atentado del general Urzúa Ibáñez". La casa, se agrega, de material sólido y enclavada en un sector de clase media alta, tiene amplia visión .hacia el pasaje Pastor, por cuanto fue copada por tres frentes, sin que el vecindario advirtiera los movimientos policiales. Se añade que "en su interior permanecían Lucía Vergara Valenzuela, Sergio Peña Díaz y un tercer individuo aún no identificado, quienes, al verse acorralados, abrieron fuego, atrincherándose. Dos granadas de fusil disparadas por el personal aprehensor terminaron con la balacera de algunos minutos, resultando muerto el trío que había pretendido resistir la acción".

En otra parte de esta versión se insiste en que el operativo de efectivos de la CNI a las 20:05 horas, cuando 'la vivienda fue rodeada" y sus moradores conmina- dos a rendirse. Se añade que "previamente habían sido evacuadas todas las viviendas del sector aledaño". Y en forma aún más notablemente contradictoria con la versión anterior, si cabe, se dice textualmente que "en el patio se encontró el cuerpo totalmente calcinado de uno de los hombres, y en las piezas interiores el de una mujer de 28 a 30 años, 1,65 metros de altura, de cabello castaño, con una herida profunda en el cráneo, y el de un hombre de 35 a 38 años, de barba rubia y 1,80 metros de estatura, que presentaba numerosas heridas a bala. En uno de los bolsillos de éste había 1.200 dólares en billete".

Las contradicciones decisivas son tan innumerables que, por no destacar las más importantes, dejan de llamar la atención las menores, como, por ejemplo, el hecho de que en otra versión recogida se afirme de que el mencionado dinero fue encontrado en la ropa interior de Lucía Vergara tendida en la calle. Todas las fotografías de prensa sobre el suceso, en todo caso, muestran el cuerpo de la mujer tendido en la calle. Pero si de acuerdo a esta segunda versión el cuerpo estaba en las piezas interiores, S.S. debe investigar las precisas circunstancias de la muerte de Lucía Vergara y los otros dos acompañantes y explicar por qué los cuerpos habrían sido posteriormente arrojados a la calle.

En esta misma versión se habla de la aprehensión previa de "cuatro sujetos", más otros seis, todos ellos detenidos en cuarteles de la CNI, a quienes se responsabiliza del atentado en contra del general urzúa, y cuya "confesión permitió a los investigadores llevar a cabo las espectaculares diligencias de anoche" (en Fuenteovejuna y Janequeo). En el primero de estos operativos, se dice,'tres miembros del grupo, entre ellos una mujer, murieron al enfrentar con armas y explosivos a sus captores, tras ser sorprendidos en una casa de seguridad ubicada en la calle Fuenteovejuna L330". Una vez más, pues, se desmiente categóricamente la primera versión de la huida de las tres personas de una inspección de rutina y de una balacera como consecuencia de esa huida ("con gran pánico de los habitantes del sector", se había dicho), seguida del ocultamiento en la casa de Fuenteovejuna.

Ante tales contradicciones emanadas de fuentes oficiales, S.S. debe ya, por este sólo hecho, investigar las reales circunstancias bajo las cuales fueron muertas la tres personas señaladas. Sin embargo, S.S., la segunda versión, que habla de la forma sorpresiva en que las tres personas fueron rodeadas en la casa de Fuenteovejuna, calza con los testimonios de terceras personas. Este hecho esencial de esta segunda versión, unido a los testimonios recién indicados, son precisamente los que fundan la convicción de que en este suceso se ha actuado con premeditación para dar muerte sorpresiva a los ocupantes de la casa en cuestión.

A las 19 horas, previo al supuesto enfrentamiento que habría concluido con el ocultamiento de las tres personas en la casa de calle Fuenteovejuna, efectivos de seguridad retiraron a los dos niños y a la empleada que vivían en la casa pareada con aquella, hijos de María del Pilar y Ximena Contreras Maltrain. Estas dos personas hicieron el siguiente relato a la prensa:

"Ayer, como siempre, estaba la empleada con los dos niños. Poco después de las 19 vino una persona de Seguridad preguntando por la señora. Ella se entró rápidamente, porque nunca le gustaba decir que estaba sola, pero luego dice que llegaron otras personas y carabineros, quienes sacaron a los dos niños. Contaron que había que rescatarlos 'porque estaba a punto de suceder algo'. En ese instante fue cuando se los llevaron a la casa de algún vecino que desconocemos, pero gracias a lo cual los niños no sufrieron ningún daño. Yo llegué como a las 20:15 y vi como todo ardía" ("La Segunda"), 8.9.83).

Por otra parte, vecinos de lugar aseguran que todo se inició faltando un minuto para las ocho: "Comenzaron a llegar los carabineros y se sintió una voz que decía: 'Están rodeados, ríndanse, salgan con las manos en alto" ("El Mercurio", 9.9. 83). No sé trataba, pues, de una balacera previamente iniciada en una supuesta fuga. De acuerdo a una vecina, "la balacera fue infernal.

Pareció interminable, pero y debe haber durado algunos minutos" ("La Tercera", 9.9.83), lo que igualmente contradice a la CNI cuando asegura que se venía produciendo un enfrentamiento desde las 19:45. Por su parte, "El Mercurio" de los mismos días asegura que la balacera duró "unos cinco minutos". El mismo periódico, de 9.9.83, recoge otro testimonio en el cual se asevera que "nosotros ya sabíamos que algo pasaba por aquí.

Hace como un mes, un furgón se ubicó en Colón, cerca del teléfono público. Desde ahí, unos individuos con binoculares y "waikie-taikie" miraban hacia Fuenteovejuna. Cuando les preguntamos qué hacían, nos mandaron a buena parte". Se habla, asimismo, de un pediatra de apellido Bascope, cuya casa fue previamente desalojada;

Hasta este punto, S.S. fue todo premeditado, anticipadamente preparado. Es absolutamente imposible que tres personas a las que se sindica como participantes en un reciente y tan grave atentado como el del general Carol Urzúa, y de quienes se agrega que tenían un completo adiestramiento guerrillero; más aún, que dentro de sus casas se habrían encontrado armas como pistolas y subametralladoras, granadas, etc., y binoculares, no se hubiesen percatado de estos movimientos de la policía que se venía efectuando, según los vecinos, desde hacía ya tiempo. Si de acuerdo a los vecinos, hasta un furgón se había instalado hacía un mes en Avenida Colón, y personas se movilizaban con walkie-talkie, quiere decir que se trataba de personas rigurosamente vigiladas, lo cual, desde luego, hace imposible que hayan participado tres días antes de este operativo nada menos que en el asesinato del general Urzúa. Si hubiesen participado en este atentado, ciertamente que habrían redoblado su vigilancia y jamás habrían sido sorprendidos por "movimientos en tres frentes" de que se habla en los comunicados oficiales.

Muy por el contrario, son los propios vecinos interrogados, la totalidad de ellos, que admite que se trataba de personas perfectamente apacibles. La escasa ropa que vestía Lucía Vergara revela que se encontraba relajada en el interior de la casa. Cuando ella y José Peña caen abatidos, ningún arma se encuentra junto a ellos, a pesar de que asegura en las versiones oficiales de que abundante material armado fue encontrado dentro de la casa.

Llama la atención, por otra parte, el que todos los impactos de bala fotografiados van hacia la casa de Fuenteovejuna, mientras ninguno viene de ese lugar; prueba esto el hecho de que absolutamente ninguna de las casas de enfrente ni los postes o, tirantes de acera registran ningún daño, deterioro o impacto con balas provenientes desde la casa rodeada.

Por último, se trataba, S.S., de tres personas que habían regresado sin autorización al país, lo que muestra, en definitiva, luego de todo lo expuesto, que en la especie nos encontramos con un operativo de los servicios de seguridad dirigido derechamente a dar muerte, con premeditación, a estas tres personas, amedrentando con ello, de paso, a toda otra persona que quiera por sí misma ejercer su derecho a vivir en su patria sin el permiso previo de la autoridad actual chilena.

LOS HECHOS EN CALLE JANEQUEO

Las circunstancias de este operativo son prácticamente idénticas al anterior. Desde luego, la propia autoridad vincula ambos operativos explícitamente desde su planificación inicial. Se reconoce desde el principio, en efecto, que fue la confesión de dos personas detenidas en relación al atentado en contra del general Urzúa, "la que permitió a los investigadores llevar a cabo las espectaculares diligencias de anoche" (Ver "El Mercurio" de 8.9.83), y que tras los sucesos de calle Fuenteovejuna se desplazaron los mismos investigadores hacia la calle Janequeo, en Quinta Normal. Las informaciones señalan "en espectaculares operativos" fuerzas de seguridad y de carabineros "abatieron anoche a cinco integrantes del comando extremista que asesinó al general Carol Urzúa" (Id.). La forma de realizarse esta acción es en todo similar a la de calle Fuenteovejuna.

Las informaciones indican que "según personal de la CNI que participó en el allanamiento de Quinta Normal, el sector fue ocupado también por tres frentes" ("La Tercera", 9.9.83). Dos piquetes, se añade, se apostaron en calle Janequeo, por el oriente y el poniente, mientras otro contingente ocupó la parte posterior del inmueble, hasta donde habría corrido "José", hasta ser abatido a balazos en el patio de la vivienda que ocupó en los últimos dos meses, un sitio con patio silvestre y algunos árboles.

Los efectivos de seguridad dijeron, asimismo, que durante "el allanamiento" cayó muerto a tiros también quien era compañero inseparable de "José". Esta segunda persona, se dice, "aprovechando la oscuridad, salió por la puerta principal de la casa allanada y en un acto de audacia cayó entre las balas dos cuadras hasta las inmediaciones de la plaza Garín, donde una patrulla de la CNI le cortó la retirada con una descarga de armas automáticas. Murió en la vía pública" (Id.).

De acuerdo a "El Mercurio", en relación a la muerte de esta segunda persona, informa que "mientras tanto, a dos cuadras de allí, frente al número 5940, fue muerto el segundo extremista, que al parecer intentó huir de la casa de seguridad, donde fue abatido su compañero. La policía declinó informar sobre el hecho, pero "El Mercurio" pudo constatar la muerta del sujeto al observar desde unos cincuenta metros de distancia, el cadáver del subversivo, el que se encontraba tirado en el suelo, apoyado contra la pared y con sus ropas ensangrentadas" ("El Mercurio, 8.9.83).

En ningún momento se habla de armas encontradas junto al cuerpo de los caídos.

Por otra parte, llama la atención que en el parte oficial entregado por la CNI se identifique de inmediato a uno de los abatidos como "José", y se agregue sobre él no menos que "es el encargado nacional del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, que ha planificado la mayoría de los atentados perpetrados en los últimos años por ese proscrito movimiento violentista, incluso el del mayor Carol Urzúa Ibáñez".

Cómo puede saberse tanto de una persona, encontrada, como se dice, en un supuesto "allanamiento" sorpresivo, si no se le tiene anticipadamente ubicada como un blanco a eliminar?

Sobre "José", El Mercurio informa que éste fue "muerto por efectivos de segundad cuando intentó huir por la parte posterior del inmueble donde se ocultaba con otro de sus seguidores, en calle Janequeo 5707, de Quinta Normal" (9.9.83).

La premeditación de todos estos hechos se acentúa de manera notable cuando se afirma que "se informó también que los servicios de seguridad desalojaron el albergue colindante con la casa donde tuvieron lugar los hechos mencionados, donde permanecían unas ochenta personas, a fin de brindarles protección mientras se efectuaba el operativo" (El Mercurio, 9.9.83).

Doña María Medina, que vive en el albergue municipal de calle Janequeo, a casa por medio de la vivienda de las personas abatidas, explica que carabineros los llevaron hasta la Iglesia para protegerlos de los sucesos que iban a ocurrir. "Eramos", dice, "unas ochenta personas entre niños y adultos. La policía nos trajo de vuelta como a las tres de la madrugada" ("La Segunda", 8.9.83).

Más aún, S.S. los habitantes del barrio dejan expresa constancia de esta otra circunstancia capital: "Tras enfatizar que nadie ingresó al inmueble en el curso del día, dijeron que la casa era intensamente vigilada por civiles desde hace un par de meses" ("El Mercurio", 9.9.83). "Un taxi,", añaden, "se paraba en la esquina y permanecía allí todo el día. No sabía decir si vigilaban esa casa, pero sí que resguardaban ese sector", comentaron (Id.). Esta información, se añade, "fue corroborada posteriormente por otros vecinos de la zona" (Id.).

Las circunstancias, como se observa, son prácticamente idénticas a las de calle Fuenteovejuna, lo que revela que se trataba de un solo operativo sincronizado que debía acontecer en dos lugares distintos. En calle Janequeo, asimismo, surge la indudable pregunta de si es efectivo que los habitantes de esta casa eran expertos y entrenados guerrilleros en el exterior, y no menos que uno de ellos supuestamente "jefe nacional del MIR", cómo es posible que no hubiesen estado al tanto de la vigilancia y de los movimientos preparatorios de los servicios de seguridad en los que se desalojaban casas vecinas y se les vigilaba desde hace meses?

Absolutamente contrario a esta imagen oficial que se, quiere dar de las personas abatidas, es el testimonio espontáneo de sus vecinos. "Nunca vimos nada raro, ni siquiera visitas, y los dos parecían personas tranquilas. No se les veía mucho pero siempre nos saludaban", señaló la dueña de casa Ana Lillo ("El Mercurio", 9.9.83). "Jamás notamos algo extraño allí. Los visitaban puros familiares", señaló la muchacha "M.S.", quien vive al frente de la casa, añadiendo que una mujer que vivía también con ellos, "era bastante sociable y agradable" (Id.)

Al igual que en calle Fuenteovejuna, mientras se afirma que dentro de la casa de Janequeo se encuentra abundante armamento, no hay explicación alguna para el hecho decisivo de que no se encuentran armas junto a las personas abatidas; asimismo, de los no menos de cien proyectiles ("Las Ultimas Noticias", 9.9.83), que se comprueban impactadas en el frontis de la casa de Janequeo, no hay daños en las casas, muros y objetos de enfrente a ella.

Toda esta denuncia, a saber, de que se trató de dar muerte directamente* a las personas .señaladas y no de un presunto enfrentamiento, se ha visto recientemente sorprendente confirmada por la declaración jurada de un ex agente de seguridad de la Fuerza Aérea de nuestro país. En efecto, en la Revista "Mensaje" N 336, de Enero-Febrero de 1985, se transcribe una Declaración Jurada en la que comparece el ex agente de seguridad ANDRÉS ANTONIO VALENZUELA MORALES, carnet de identidad 5.443.690-4 de Renca, nacido el ,30 de noviembre de 1955 en Papudo, domiciliado en el Pasaje Barranquilla 2044 de la Población Juanita Aguirre de Conchalí. En la parte pertinente para esta denuncia, el mencionado ex agente afirma bajo juramento:

"Entonces, se nos ordenó irnos hacia Av. Colón, donde hay un supermercado que está en la esquina sur-oriente, en relación a una rotonda donde también desemboca la calle Tomás Moro. Allí estuvimos un rato, mientras se daban las instrucciones para actuar en una casa de calle Fuenteovejuna, donde se había detectado que había tres personas. A ese estacionamiento llegó un Jeep de la CNI (tienen dos de ese tipo), que tiene el techo corredizo y en el cual se instala una ametralladora Punto 50, sobre un sistema hidráulico que permite subirla sobre el nivel del techo y operarla por dos hombres, uno que dispara y otro que va pasando la cinta de municiones.

Después de un momento nos dirigimos todos a la casa de Fuenteovejuna. Exactamente sobre la parte delantera, había un pasaje y allí se instaló el Jeep; yo recuerdo que quedé detrás de un poste y, en definitiva, todo el resto del personal tenía absolutamente rodeada la casa. Se preguntó por el oficial al mando: "Lista la base de fuego?", y, ante la respuesta afirmativa, se dio la orden de hacer fuego, accionándose el techo del Jeep, saliendo la ametralladora y empezó a disparar por espacio de un minuto, yo creo. Debo dejar constancia que esa arma dispara 1.000 por minuto. Terminada esta operación, en que sólo participó la base de fuego, volvió el silencio y por altoparlante se les pidió a las personas adentro que se rindieran. Desde la casa se dijo "nos vamos a rendir". Entonces salió uno de los moradores, con las manos en alto, puestas en la nuca; me recuerdo que era de tez blanca y delgado. Cuando se aproximaba a la reja del antejardín, se adelantaron dos agentes de la CNI y lo rafaguearon a casi un metro de distancia; doblándose hacia adelante, cayó al suelo.

"En ese instante la mujer, desde dentro, tiró una ráfaga hacia afuera. Esto provocó una nueva orden de disparar, lo que hicimos todos, junto a la base de fuego. No sé cuánto duró eso, pero obviamente no deben haber sido más de tres o cuatro minutos. Fue en este momento en que se lanzó una bengala dentro de la casa, la que provocó el incendio. A mí me tocó arrastrar hada la calle, posteriormente, al primero que murió y a la mujer después.

"Penetramos en la casa y en el pasillo se encontraba tirada la mujer, la cual también ayudé a arrastrar hacia la calle y en otro lugar que no recuerdo estaba (NN). Unos cinco minutos después se acercó la Brigada de Homicidios, para hacerse cargo de la parte legal.

"Nosotros recibimos la orden de dirigirnos hacia el sector poniente de la ciudad de la calle Janequeo, que quedaba cerca de la Plaza Garín, la que nos costó mucho ubicar. Cuando ya estuvimos cerca de nuestro objetivo, nos dijeron que nos agacháramos pues venía corriendo una de las personas que debía ser eliminada y que pasó por el costado de nuestra camioneta. Cuando llegó a un sector donde hay una pared, fue rafagueado por unos agentes de la CNI, e inmediatamente la base de fuego, que también estaba en el lugar, empezó a disparar sobre una casa junto a otros agentes.

"Ahora me "vienen a la memoria detalles de esta acción. Se dijo que uno de los 'agentes de la CNI había sido herido. Lo cierto es que no lo fue por "José", sino que él trató de meter una granada "Cardoen" por la ventana. Para eso, cruzó corriendo por el costado de una ventana y lanzó, con tan mala suerte que la granada rebotó en los barrotes de la ventana y volvió a la vereda. Explotó y las esquirlas le hirieron las nalgas y parte trasera de las piernas. En el tórax no le pasó nada porque iba con chaleco antibala.

"También recuerdo que mientras cayó asesinado el que iba corriendo por la calle, se acercó un agente de la CNI, que tenía una mano con guante, y le pasó por la mano un arma y la dejó botada cerca de ella para simular que la llevaba él, pero iba desarmado. Me impresionó esa vez la rapidez que tuvo el CNI en ese detalle, para cubrirse de esa muerte.

"En un minuto se hizo la calma, entramos a la casa y en el patio trasero encontramos muerto a "José". La gente del vecindario nos gritaba que allí había un niño, el cual al principio pensamos estaba tirado sobre una cama, pero se trataba de una almohada ensangrentada. Después supimos que el niño había saltado sobre el patio y había ido a dar donde una señora, pero no nos preocupamos más de él. Después de ocurridos estos hechos volvimos a la Central de Operaciones en Borgoño y allí fuimos liberados, dirigiéndonos hacia nuestra oficinas y a la base. Quiero dejar expresamente en claro que a intención y la orden de ambos hechos que he relatado, era simplemente liquidar a los moradores, pues ya se sabía que los autores directos de la muerte de Carol Urzúa estaban, detenidos y podían ser mostrados a la prensa".

Es indubitable, en suma, que la única manera de entender los hechos expuestos es que el personal del CNI, de Carabineros, de seguridad e Investigaciones que actuaron en los dos sucesos descritos fueron derechamente a dar muerte alevosa a las cinco personas abatidas que se individualizan en esta denuncia.

EL DERECHO

Los hechos descritos son constitutivos del delito de homicidio calificado, ya que los autores, cómplices y encubridores de ellos actuaron con alevosía y con premeditación conocida (Art. 391 del Código Penal), más las agravantes de haber actuado con auxilio de gente armada y de personas que aseguren o proporcionen la impunidad, de prevalerse del carácter público de los responsables, y de abusar el delincuente de la superioridad de sus armas en términos que el ofendido no pueda defenderse con probabilidad de repeler la ofensa, todas ellas descritas en el art. 12 del Código Penal.

S.S. debe investigar detenida y exhaustivamente tan infamantes hechos que violan el más fundamental de los derechos, como es el derecha a la vida, consagrado en nuestro ordenamiento legal interno y realzado en los pactos Internacionales, regionales y universales, de que nuestro país es miembro.

POR TANTO, en mérito de lo expuesto y de las disposiciones legales citas, ruego a S S. tener por interpuesta la presente denuncia por el delito de homicidio calificado con las agravantes señaladas en contra de Sergio Peña Díaz, Lucía Orfilia Vergara Valenzuela, Arturo Jorge Villavela Araujo, Alejandro Salgado Troquian y Hugo Norberto Ratier Noguera, por personas del CNI, carabineros, organismos de seguridad e investigaciones que resulten responsables de estos hechos como autores, cómplices y encubridores, acogerla a tramitación y en definitiva condenar a los culpables al máximo de las penas permitidas por la ley.


Editado electrónicamente por el Equipo Nizkor- Derechos Human Rights el 21mar02
Capitulo Anterior Proximo Capitulo Sube