EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS

08ene11


Los aviadores y la narcomodelo


La PSA pidió a la Justicia que investigue el vínculo entre la droga secuestrada en Barcelona, transportada por los hijos de los brigadieres, con un vuelo en que su empresa llevó a Bolivia a cuatro hombres vinculados con la famosa Angie Sanclemente.

La vinculación de los hijos de los brigadieres Juliá y Miret con el mundo del narcotráfico no parece una novedad, dado que registra un antecedente por demás ilustrativo. En el segundo trimestre de 2010, un avión piloteado por el mismo equipo de hijos de brigadieres, detenidos en España con 944 kilos de cocaína, llevó hasta el aeropuerto de Viru Viru, en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, a un ciudadano argentino, Daniel Amitrano, y a un colombiano, John Wilson Díaz Vélez. En ese mismo vuelo iban otros cuatro pasajeros. Todos están siendo investigados por el juez Marcelo Aguinsky en la causa donde se hizo famosa, con el mote de narcomodelo, Angie Sanclemente. Hay indicios que señalan a Amitrano como pareja de una mujer investigada en el expediente. Lo que analiza el magistrado es si Amitrano y Díaz Vélez fueron los proveedores de la cocaína que luego iba a ser transportada a Europa.

El método era sofisticado. La espectacular Angie, supuestamente relacionada con un narco mexicano, reclutaba modelos para que hicieran un viaje a Cancún. Las valijas eran llevadas por la banda a Ezeiza y se entregaban en el check in. Según parece, el marbete de la valija se fotografiaba con un celular y se enviaba por mail a México. Allí esperaban la valija en el aeropuerto de Cancún, directamente le cambiaban el marbete y se embarcaba a Europa en uno de los centenares de charters que llevaban de regreso, ya bronceados, a turistas del Viejo Continente.

Buena parte del tiempo, Angie operaba en Mar del Plata, lugar al que curiosamente voló varias veces el avión ahora interceptado en Barcelona. El juez Aguinsky ya elevó a juicio la parte del expediente relacionada con la modelo y otras seis personas que serían sus cómplices, entre ellos un novio y su tío. Pero el magistrado tiene abierta otra causa sobre la provisión de la cocaína y es allí donde aparecen como sospechosos los viajeros a Santa Cruz de la Sierra que llegaron a Viru Viru llevados por los hermanos Juliá y por Miret.

La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) se presentó ayer ante la Justicia para que ésta investigue toda la operatoria de Medical Jet y el viaje a Barcelona. En principio, el vuelo en el que terminaron llegando los 944 kilos de droga partió a las 21 del aeropuerto de Morón y llegó a Cabo Verde a las 5 de la mañana, hora de esa isla africana. Según las estimaciones, de Cabo Verde a Barcelona se tardan entre dos y tres horas, por lo cual la hipótesis más probable es que se haya usado la madrugada y primera mañana africana para cargar el avión y luego se cubrió el trayecto hasta el aeropuerto de El Prat, en Cataluña. El juez en lo Penal Económico Hernán Catania quedó a cargo de esa investigación, tras la denuncia de la PSA.

El avión que llegó a Barcelona es relativamente nuevo. Empezó a ser usado por Medical Jet en noviembre y desde entonces realizó varios viajes, centrados en Morón, Ezeiza y Mar del Plata. Este fue el primero a Cabo Verde y Europa. Y ahí está lo asombroso: la lógica indica que debieron haber hecho una prueba previa, en otro avión privado, antes de arriesgarse a introducir una cantidad tan impresionante de droga, 944 kilos, y de un valor tan alto: casi 50 millones de euros.

Los Juliá viajaron dos veces en avión de línea en diciembre, una vez a Barcelona y otra a Madrid, con permanencias muy cortas, lo que indicaría que estuvieron arreglando los detalles de la operación. A Barcelona viajaron el 8 de diciembre y regresaron a Buenos Aires el 11. Dos días después, el 13, volvieron a partir, esta vez a Madrid, retornando a la Argentina el 17. Los expertos aseguran que en casos de narcotráfico hay mucha diferencia entre la revisión que se hace a un avión privado -muy rigurosa- y la inspección de lo que lleva un avión de línea.

En Barcelona, la Justicia tiene que resolver en forma inminente la situación procesal de los tres hijos de ex brigadieres de la Fuerza Aérea Argentina detenidos el domingo 2 de enero. Gustavo y Eduardo Juliá son hijos del ex brigadier José Juliá, ya fallecido, jefe de la Fuerza Aérea Argentina durante el gobierno de Carlos Menem, y Gastón Miret, hijo del ex brigadier José Miret, secretario de Planeamiento durante la última dictadura. Gustavo Juliá fue, hasta mediados de 2003, gerente financiero del PAMI, durante el gobierno de Eduardo Duhalde.

La situación procesal debe resolverse de inmediato porque el titular del Juzgado de Instrucción de El Prat de Llobregat agotará hoy el plazo de 72 horas -luego de haberles tomado declaración- y tendrá que resolver si los mantiene en prisión. Los tres están en la Jefatura Superior de Policía de Cataluña, donde son usualmente trasladados los detenidos por casos penales como narcotráfico, a la espera de la resolución judicial.

La noticia sobre la detención se conoció cuatro días después del arresto y hasta ayer se mantenía el secreto de sumario. Los argentinos llegaron a El Prat en un avión Callenger 604 de la compañía argentina Medical Jet, cargado con 944 kilos de cocaína de máxima pureza, de acuerdo con lo informado por la Guardia Civil española. En el avión viajaba una cuarta persona que quedó demorada, aunque luego fue liberada tras determinarse que no tenía vinculación con la maniobra.

Al conocer los arrestos, el Consulado argentino en Barcelona ofreció a los detenidos asistencia consular, pero ellos la rechazaron. Los especialistas dijeron que la droga secuestrada tiene un valor de reventa en el mercado ilegal de unos 45 millones de euros. La droga estaba fraccionada envuelta en un sinfín de paquetes de plástico multicolor, según pudo verse ayer en un video distribuido por la agencia EFE.

Las imágenes se conocieron en España ayer a mediodía. Allí se ve a un agente de la Guardia junto a centenares de paquetes rectangulares que contenían la cocaína secuestrada. Sobre uno de esos paquetes había un cartel que decía 944, en referencia a la cantidad estimada de kilos de droga secuestrados en el procedimiento.

Como se dijo, el avión que pertenecía a la empresa Medical Jet, creada en 1993 por el brigadier Juliá, había partido el 1 de enero desde Buenos Aires, aparentemente sin la droga, con destino inicial a la isla de Cabo Verde, frente a las costas de Africa, desde donde se dirigió luego hacia la ciudad de Barcelona. Todo indica que los investigadores en narcóticos de la Guardia Civil española estaban al tanto de la maniobra y los estaban aguardando para detenerlos no bien pisaban la pista. Una fuente de la investigación en España sostuvo que se trata de "una gran operación antinarcóticos, de las mayores contra el narcotráfico".

Una de las preguntas que se hacen los investigadores es cómo llegó la droga a Cabo Verde, si es cierto que el avión partió sin mercadería a bordo desde Buenos Aires. "Lo que pensamos es que la droga sin duda salió de América del Sur, pero hay que investigar cómo fue el tráfico hasta Cabo Verde, donde posiblemente haya llegado por vía marítima", sostuvo uno de los investigadores del caso.

Los expertos españoles recordaron que, desde hace algunos años, "Cabo Verde es uno de los centros mundiales más importantes de distribución de narcóticos de todo tipo, pero especialmente de cocaína". Los barcos y aviones llegan desde distintos países de América y de allí parte luego la droga hacia los grandes centros comerciales de Europa.

[Fuente: Por Raúl Kollman y Carlos Rodríguez, Pag12, Bs As, 08ene11]

Donaciones Donaciones Radio Nizkor

DDHH en Argentina
small logoThis document has been published on 18Jan11 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.