EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS

02jun12


Las balas vuelven a sonar en la comuna 8 de Medellín


La guerra de bandas golpea de nuevo a esta conflictiva barriada de Medellín.

"íPum, pum, pum! Somos de la policía y ustedes de los combos", gritan varios niños del barrio Esfuerzos de Paz 2, de la comuna 8 de Medellín, un asentamiento enclavado en lo alto de una colina, donde una casa de ladrillo es un lujo.

Al caer la tarde, con palos en mano, los 'pelaos' juegan a la guerra y se apuran a derrotar a sus enemigos, pues saben que, antes de las ocho de la noche, tienen que guardarse en sus casas. Y es que todos los habitantes del sector ya conocen el panfleto en el que los combos delictivos les avisaron que después de esa hora no responden por la vida de nadie. Es su declaración de que la guerra ha vuelto. (Lea también: Piden la paz en la comuna 8).

En Esfuerzos de Paz 2 viven 240 familias, y el 90 por ciento de la población es afrocolombiana, la mayoría desplazada del Chocó. Y aunque muchos vinieron a construir una nueva vida alejados de las armas, hoy viven lo mismo: el miedo.

El conflicto en los barrios de la comuna 8 ha sido una constante, aunque el momento más crudo sin duda ocurrió a finales de los 90, cuando, el 'bloque Cacique Nutibara' (de Caicedo) desató una implacable guerra contra el 'bloque Metro' (instalado en La Sierra). (Vea acá: El miedo se adueñó de la comuna 8 de Medellín).

"Fue horrible. A mí me tocó irme por esa época -cuenta Janeth Pérez, propietaria de una peluquería en el barrio Tres Esquinas-. Regresé seis años después, pero vea: cuando uno piensa que hay paz, le toca tirar el colchón al suelo y dormir abrazado a sus hijos para que los tiros no los asusten."

Y es que por la noche la zozobra es peor. En medio de la penumbra, un joven de 22 años confiesa que muchas veces tiene temor de ir a estudiar. De hecho, el pasado jueves no pudo asistir a clase, pues, durante 30 minutos, en Tres Esquinas, hubo un fuerte enfrentamiento, que dejó a un menor de 16 años herido.

"Pero a veces hay que arriesgarse, sobre todo cuando hay parciales -dice el joven, quien cursa primer semestre de inglés-. Estudiamos para salir del conflicto, pero aquí sabemos que todos estamos metidos en él."

Barrios fantasma

Unos metros más arriba, la situación es más inquietante. Después de las siete de la noche, Villa Lilian se convierte en una suerte de barrio fantasma. Solo se ven algunas personas que trabajan hasta tarde en el centro de Medellín y que, a paso firme y escondiéndose entre las paredes, regresan a sus hogares con afán. "En la noche no se le puede garantizar la vida a la gente", le dijo a EL TIEMPO uno de los jefes del combo de ese sector.

Don Pedro [nombre cambiado] lo sabe bien, y por eso a las seis y media de la tarde cierra su negocio. "Esta guerra siempre ha estado, unas veces más fuerte y otras más suave; no se sabe ni por qué ni contra quién, pero uno se acostumbra a vivir así", dice con resignación, mientras señala en una pared el rastro de los disparos de la última balacera.

En Villatina el miedo está más asentado que nunca. Según un miembro del combo de ese barrio, está la orden de acabar con quienes no se les quieran unir. "Es fácil; caen ellos o caemos nosotros -afirma con la seguridad que le da una metralleta automática-. No nos vamos a rendir."

Las causas: un combo sin jefe y sin ley

Aunque ningún lider de la comuna 8 se atreve a hablar, la Corporación para la Paz y el Desarrollo Social (Corpades), que recoge las denuncias ciudadanas, asegura que el conflicto se ha intensificado porque un combo al servicio de alias 'Sebastián' se rebeló contra su jefe y tampoco quiere pactar con la gente de los 'Urabeños'. Los habitantes le pidieron esta semana al alcalde Aníbal Gaviria, quien visitó varios barrios, la intervención del Ejército y denunciaron la posible connivencia entre la policía y algunos de los grupos. Gaviria no descartó reforzar la seguridad con presencia militar. (Siga este enlace para leer: Continúan enfrentamientos en la Comuna 8 de Medellín).

Van unos 60 desplazados

Según el personero de Medellín, Rodrigo Ardila, hasta la fecha 15 familias (unas 60 personas) han sido desplazadas por la violencia de los grupos armados en la comuna 8. El funcionario pidió "presencia institucional permanente" para garantizar los derechos de quienes viven en estos barrios.

[Fuente: Por Yeison Gualderón, Medellín, El Tiempo, Bogotá, 02jun12]

Donaciones Donaciones Radio Nizkor

DDHH en Colombia
small logoThis document has been published on 28Aug12 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.