EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS

20abr10


El desplome de la construcción en los países del Este da la puntilla al 'ladrillo' español


Dice el refrán que cuando 'no hay harina todo es mohína'. Y a tenor de las cifras adelantadas ayer por Eurostat, todo indica que el sector de la construcción seguirá en estado melancólico durante mucho tiempo. No es para menos teniendo en cuenta que la crisis del sector de la construcción se está cebando, precisamente, en Bulgaria, Eslovenia, Rumania y Polonia, algunos de los principales países hacia los que se dirigió la inversión española durante los años del 'boom' inmobiliario. Las inmobiliarias compraron suelo y ahora no pueden construir por el colapso del mercado.

En concreto, según Eurostat, la producción en el sector de la construcción en esos cuatro países está cayendo a ritmos superiores al 25% en términos anuales. Incluso, por encima de España, que junto con Irlanda es el país occidental de la UE donde más está cayendo la construcción. Nada menos que un 20,5% en febrero respecto del mismo mes del año anterior. Esto quiere decir que el sector lejos de estabilizarse continúa en caída libre, toda vez que en enero el descenso era del 14,3%. Incluso en el último trimestre de 2009 la tasa de variación era del -5,3%, lo que significa que la crisis del ladrillo lejos de despejarse se agrava. Las malas condiciones climatológicas (un invierno especialmente duro) puede explicar en parte este agravamiento de la coyuntura.

Para hacerse una idea de lo que significan estas cifras, hay que tener en cuenta que en la Unión Europea a 27 la producción del sector de la construcción está cayendo a un ritmo del 10,2%, la mitad que en el caso de España. Los límites los marcan Bulgaria -con un desplome del 30% en términos anuales y, en sentido contrario, Reino Unido, donde la construcción cosecha ya dos meses consecutivos con registros positivos pese a tratarse de unos de los países en los que se ha pinchado la burbuja inmobiliaria.

Detrás de esta recuperación parece encontrase el hecho de que en el Reino Unido -que ya salió de la recesión en el cuarto trimestre de 2009- la caída de los precios inmobiliarios ha sido más pronunciada, lo que ha favorecido el ajuste entre oferta y demanda. En España, al contrario, los precios inmobiliarios continúan cayendo, pero cada vez lo hace con menor intensidad, como ayer puso de manifiesto el propio Ministerio de la Vivienda, que estima un descenso del 4,7% en términos anuales.

Esta debilidad del mercado residencial explica que la inversión en inmuebles destinados a uso terciario haya descendido un 40% en el primer trimestre del año en el mercado madrileño, según los datos del European Investment Market Index, un índice que elabora BNP Paribas Real Estate. En total, 157 millones de euros, de los que el 69% de la inversión se realizó en el segmento de retail, por delante del 20% en el industrial y logístico y del 11% en el mercado de oficinas.

Cae la rentabilidad inmobiliaria

En sentido contrario, como sostiene BNP Paribas, la contratación de oficinas -un total de 82.000 m2 de superficie- creció más de un 70% en los primeros tres meses del año respecto del primer trimestre de 2009. Más oficinas pero menos rentables. Las rentas prime siguieron cayendo. En concreto, un 6,5%, hasta situarse en 360 /m2/año. Las rentas medias (268 /m2/año) sufrieron un retroceso del 29% en comparación con el primer trimestre de 2009.

El deterioro del sector de la construcción -principalmente en el Este de Europa- explica el desplome de la inversión inmobiliaria exterior, que ha caído a niveles de 2004. En concreto, y según datos de la balanza de pagos, las inversiones directas en inmuebles a lo largo del año 2009 ascendieron a 986 millones de euros, prácticamente la mitad que un año antes (1.784 millones de euros). Respecto al año 2007, que marca el récord histórico de esta rúbrica de la balanza de pagos, la caída es mucho más pronunciada. Ese año las empresas españolas destinaron a 3.365 millones de euros a comprar inmuebles en el extranjero, más de tres veces que ahora, lo que da idea del ajuste.

Martinsa Fadesa, Acciona, Prasa o Realia fueron algunas de las grandes inmobiliarias que pusieron sus ojos en el Este europeo en los años del boom. Pero ahora las cosas han cambiado. Tanto que alguna de ellas entró en concurso de acreedores al principio de la crisis, mientras que en otros casos han sido los bancos que prestaron el dinero los que se han tenido que quedar con operaciones fallidas, lo que explica el incremento de la morosidad.

Según las últimas cifras del Banco de España, la morosidad inmobiliaria ascendía el último trimestre del año pasado a 32.522 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 67% respecto al mismo periodo del año anterior. Pero si se incluyen los fallidos en el sector de la construcción habría que añadir otros 11.069 millones de euros. En total, 43.591 millones, el 4,3% del producto interior bruto.

[Fuente: Cotizalia, Madrid, 20abr10]

Donaciones Donaciones Radio Nizkor

Informes sobre DESC
small logoThis document has been published on 27may10 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.