EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS

29oct11


La banca española recurrirá a 'enjuagues' contables para no ampliar capital


"La banca española debe captar 26.000 millones en nuevo capital". Ese ha sido el titular de la semana. Pero en realidad no es así. De hecho, es probable que nadie tenga que ampliar capital, salvo quizá BFA-Bankia y Popular (y ambos también pretenden evitarlo por la dificultad de conseguirlo en el mercado). La razón principal es que las entidades van a recurrir a una serie de 'enjuagues' contables con los que van a mejorar su solvencia mediante la reducción del denominador de estas ratios: los activos ponderados por riesgo.

No es algo exclusivo de la banca española: el resto de Europa va a recurrir a prácticas similares que aminorarán radicalmente las necesidades de ampliar capital. Según UBS, los 106.000 millones anunciados por la EBA se quedarán en apenas 6.000 gracias a estos 'enjuagues'.

Tampoco se trata de cuestiones contables, sino de otras prácticas toleradas por la EBA (Autoridad Bancaria Europea), como el uso de las convertibles -algo que sólo puede hacer el Santander en España-, la conversión anticipada de las mismas en acciones con el consiguiente coste para el banco -opción que utilizará el Popular-, la venta de activos y carteras de crédito y, por supuesto, la generación orgánica de capital con los beneficios no distribuidos -en un contexto de claro retroceso de éstos-. Pero la medida estrella será la reducción del balance mediante la menor ponderación por riesgo de los activos o el cierre aún mayor del grifo del crédito.

Las ratios de capital se calculan dividiendo los fondos propios (donde hay una gradación en función de su calidad) entre los activos ponderados por riesgo (APR) de cada entidad. Este concepto siempre es inferior al activo total y da un peso mayor a elementos con más riesgo (como crédito promotor, inversión en bolsa o créditos al consumo) y muy bajo o nulo a otros como deuda pública o créditos a grandes empresas. Esto es lo que se conoce como "consumo de capital".

Hasta ahora los APR de la banca española eran mucho más altos que los de la extranjera porque el Banco de España exige unos mínimos de ponderación que no existen en otros países. Además, la actividad de banca de inversión consume bastante menos capital que la minorista, que es la que supone el grueso del negocio de nuestras entidades.

Y ahí es donde piensan actuar nuestros cinco grandes para cumplir con las nuevas exigencias, con la aquiescencia del supervisor. Es lo que se llama eufemísticamente "adecuada gestión de balance" o "aplicación de modelos propios". Esto último significa revisar las ponderaciones de estos activos a la baja aplicando una metodología interna que tiene que estar supervisada por el Banco de España, pero aplicando unos mínimos más laxos.

Reducir el crédito será imprescindible

Aun así, no va a ser suficiente. Por eso, las entidades han anunciado que van a continuar su "proceso de desapalancamiento", lo que en román paladino significa que van a restringir todavía más el crédito. Algo que en teoría no pueden hacer, ya que, según la propia EBA, la recapitalización debe hacerse "limitando las acciones de desapalancamiento de la industria () para que se mantenga el flujo de crédito a la economía real y los niveles actuales de exposición (crediticia) de cada grupo".

La propia declaración oficial de los Jefes de Estado y de Gobierno posterior a la cumbre del miércoles aseguraba que, para alcanzar las nuevas exigencias de capital, no se puede utilizar la contracción del crédito. A pesar de ello, las entidades implicadas señalan sin pudor a esta alternativa. Es más, la utilizarán para poder mantener el dividendo y los bonus, algo que piensan hacer -hasta los recién llegados al mercado como bankia- pese a que dicha declaración prohibía explícitamente el pago a accionistas y directivos hasta que la entidad en cuestión no alcance el 9% exigido.

Si con la gestión de los APR y esta restricción del crédito tampoco es suficiente, los que no lleguen al 9% se verán obligados a aumentar capital, bien sea mediante la venta directa de acciones o de convertibles (más baratas en términos de costes de capital en una situación de mercado tan difícil como la actual); estos instrumentos sí valen si son de nueva emisión. Y si también fracasan en este intento, no les quedará más remedio que pedir el dinero que ls falte al FROB. Algo que descartan de plano todas las entidades españolas afectadas, aunque después de todo lo que hemos visto en esta crisis, no se puede dar nada por sentado.

[Fuente: Por Eduardo Segovia, El Confidencial, 29oct11]

Donaciones Donaciones Radio Nizkor

Informes sobre DESC
small logoThis document has been published on 04Nov11 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.