EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS

06jul12


Ofensiva de 160 economistas alemanes contra las ayudas a la banca española


"No se va a salvar al euro, sino a los acreedores de los bancos". "No es aceptable que los contribuyentes, los jubilados y los ahorradores de los hasta ahora países más sólidos de Europa respondan de las deudas y de las enormes pérdidas ocasionadas por las burbujas inflacionarias de los países del Sur". "Los políticos piensan que podrán limitar las enormes sumas destinadas a pagar esas deudas y su mal uso a través del futuro Organismo de Supervisión Bancaria Europeo. Pero no lo lograrán mientras los países deudores dispongan de una mayoría estructural en la Eurozona". Tres ideas fuerza de la carta abierta que 160 economistas de reconocido prestigio dirigen hoy a los ciudadanos de la República Federal para que no apoyen la creación de una Unión Bancaria Europea ni, por supuesto, las ayudas directas a los bancos españoles.

La iniciativa es una bomba mediática. Calientes como están ya los ánimos con la sensación de que Angela Merkel cedió demasiado en la última cumbre a la presión de Mario Monti, Francois Hollande y Mariano Rajoy, lo que dicen estos economistas, encabezados por Hans Werner Sinn, el director del Instituto IFO de Múnich, y Walter Krämer, economista estadístico de la ciudad de Dortmund, es una patada en el trasero a una canciller que lo que menos necesita en estos momentos es la apertura de un nuevo debate público sobre las ayudas a los socios más débiles de la Unión. No precisamente cuando a finales de julio está prevista una reunión extraordinaria del Bundestag para aprobar las ayudas directas a los bancos de España.

Para complicar aún más las cosas, la última encuesta nacional de la que da cuenta la revista Der Spiegel muestra que los alemanes están perdiendo la poca paciencia que les quedaba en lo relativo a solidaridad con los vecinos del Sur. Un 54% de los ciudadanos de la RFA no ve ningún sentido en seguir aprobando paquetes de ayuda para sostener el Euro. Un 69% teme seriamente un repunte de la inflación. Un 48%, la mayoría de ellos pensionistas, se pregunta con lógica preocupación qué puede pasar con sus ahorrillos y sus pensiones. Y ahí es donde ponen el dedo los 160 economistas, quienes ven el futuro de la Eurozona en peligro si se hace realidad la Unión Bancaria, que consideran injusta y peligrosa para los países ricos.

Recuerdan que las deudas bancarias triplican a las de los estados de la zona euro y se preguntan por qué se ha dejado crecer tanto a algunos bancos y por qué no se deja caer a otros: "Si los bancos no pueden pagar sus deudas -proclaman los expertos-, no deben ser los contribuyentes quienes carguen con ellas, sino todos aquellos que han invertido en esas entidades. Son ellos, además, quienes cuentan con el capital preciso y quienes han llevado a cabo operaciones de riesgo".

La industria alemana: "No al fondo europeo para bancos"

Los profesores y economistas no están solos. También el presidente de la Unión Federal de la Industria Alemana, Hans-Peter Keitel, se ha sumado a las críticas: "Alemania -ha dicho- tiene que poner de nuevo las líneas rojas. No debería haber nunca un Fondo Europeo de Salvación de Bancos". Angela Merkel ha respondido de una manera discreta, para no alimentar más el fuego: "Se deberían analizar en detalle los resultados de la Cumbre -afirmaba ayer-. No hay en ellos ninguna responsabilidad extra o diferente a lo que existe ya en los tratados".

Los profesores contraatacan y dan a entender que su primera ministra está pecando de ingenuidad: "De los resultados del último Consejo Europeo van aprovecharse sobre todo los inversores de las plazas anglosajonas, Wall Street, la City y los bancos que están más podridos. Repetimos: NO A LA SOCIALIZACION DE LAS DEUDAS".

[Fuente: Por Aurora Minguez, Berlín, El Confidencial, Madrid, 06jul12]

Donaciones Donaciones Radio Nizkor

Informes sobre DESC
small logoThis document has been published on 23Jul12 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.