EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS

23oct10


Una filtración sobre la guerra en Irak conmueve al Pentágono


En un anuncio que puso en alerta al Pentágono y a la OTAN, el sitio de Internet WikiLeaks, especializado en publicar informaciones militares secretas, reveló ayer "importantes reportes clasificados", que, según adelantó la cadena árabe Al-Jazeera, muestran la existencia de un mayor número de víctimas civiles y el encubrimiento de torturas por parte del ejército norteamericano en la guerra de Irak.

Estos informes documentan que tras la guerra, iniciada en marzo de 2003, se produjeron "numerosos casos de tortura, humillación y homicidios contra civiles por parte de las fuerzas iraquíes". Y señalan también que se registraron "más casos de víctimas civiles por parte de [la antigua empresa de seguridad] Blackwater".

"Centenares de civiles murieron durante la guerra en retenes del ejército estadounidense", afirmó Al Jazeera, para añadir que el "balance de civiles muertos es mucho más importante que el que se ha anunciado". Además, los documentos revelan que el ejército norteamericano "ocultó casos de tortura dentro de las prisiones iraquíes", y que, supuestamente, hay informes estadounidenses que implican al primer ministro iraquí, Nouri al-Maliki, en ordenar la formación de "equipos encargados de torturar y matar".

El dossier de WikiLeaks sobre Irak fue reproducido ayer por varios diarios, entre ellos The New York Times y el británico The Guardian , luego de que la red Al-Jazeera, con sede en Qatar, rompió el embargo impuesto por el sitio de Internet. Los documentos indican que, entre 2003 y 2009, la guerra dejó 15.000 muertos civiles más de los que se tenían registrados. En total, las víctimas fatales llegan a 109.000, de las cuales 66.081 son civiles.

El Pentágono alertó que las revelaciones podían poner en peligro a las tropas norteamericanas en Irak. Por su parte, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, condenó ayer "en los términos más claros" las filtraciones de cualquier documento "que ponga en riesgo la vida de militares y civiles de Estados Unidos y de sus aliados".

Ayer, el sitio web -que desde su aparición, en diciembre de 2006, publicó más de un millón de documentos e informes secretos- convocó a través de Twitter a una conferencia de prensa para esta mañana, en Londres. Allí dará a conocer los documentos, lo que sería la mayor filtración de la historia militar de Estados Unidos.

El Pentágono considera que los reportes, cerca de 400.000, son informes de campo sobre la guerra conocidos como significant activities .

La filtración sería muy superior a la que ya realizó WikiLeaks en julio último, cuando publicó 92.000 informes secretos de las fuerzas armadas estadounidenses sobre la guerra en Afganistán.

El papel de Irán

"A pesar de que uno de los objetivos de la guerra contra Irak era cerrar los centros de tortura de Saddam Hussein, los documentos de WikiLeaks muestran numerosos casos de tortura y de abuso de prisioneros iraquíes por policías y soldados iraquíes", señaló Al-Jazeera. "Además, revelan que Estados Unidos estaba al corriente de la tortura autorizada por el Estado [iraquí], pero ordenó a sus tropas que no intervinieran", agregó la nota. Los reportes clasificados comprenden el período que va del 1 de enero de 2004 al 31 de diciembre de 2009.

Entre las "principales conclusiones" de WikiLeaks figuran también la implicación secreta de Irán en el financiamiento de las milicias chiitas. "Los documentos detallan la guerra secreta de Irán en Irak y evocan el papel de los Guardianes de la Revolución como presuntos proveedores de armas de los insurgentes chiitas", indicó Al-Jazeera.

Desde hace semanas, la prensa atribuía a WikiLeaks la intención de publicar los documentos secretos, a pesar de las advertencias de la OTAN y de Washington.

"Tales filtraciones son desafortunadas y podrían tener consecuencias muy negativas en términos de seguridad para las personas afectadas", declaró ayer el secretario general de la alianza atlántica, Anders Fogh Rasmussen. Más de 50.000 soldados norteamericanos se encuentran desplegados en Irak, después del fin de la misión de combate de las fuerzas de Estados Unidos, a fines de agosto.

La difusión de los documentos confidenciales sobre Afganistán suscitó fuertes críticas al Pentágono, que acusa al director de WikiLeaks, el australiano Julian Assange, de ser un "irresponsable". Recientemente, Assange pidió a Suecia un permiso de residencia, ya que quería utilizar ese país como base para su página digital y aprovechar su legislación, que protege a los informantes. Pero Suecia rechazó el pedido. El fundador de WikiLeaks es investigado allí por denuncias de violación y acoso sexual, cargos que Assange niega.

Desde hace semanas, el Pentágono trabaja para tratar de amortiguar el impacto de la publicación de los documentos secretos. Incluso ha formado un equipo de 120 personas que revisan las bases de datos sobre Irak en el Pentágono para determinar cuál podría ser el impacto de la revelación de WikiLeaks. "Los medios deben ser advertidos. No deberían facilitar la difusión de reportes clasificados de WikiLeaks", señaló Dave Lapan, vocero del ejército norteamericano.

[Fuente: Agencias AFP, EFE, DPA y ANSA en La Nación, Bs As, 23oct10]

Donaciones Donaciones Radio Nizkor

State of Exception
small logoThis document has been published on 03Mar11 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.