EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS

Querella Víctimas
Movimiento de Izquierda Revolucionaria MIR Chile

Indice
Primer Periodo: 11 de Septiembre de 1973 a Enero de 1974
Periodo: Enero de 1974 a 1978
Periodo 1978-1983
Periodo 1983-1987
Periodo 1988-1990
Listado de las víctimas
Los autores de los delitos
Fundamentación Jurídica
Listado Alfabético de las víctimas

Querella Familiares y Amigos.

En Lo Principal: Deduce Querella Criminal.
Primero Otrosí: Exención de Fianza de Calumnia.
Segundo Otrosí: Diligencias.
Tercero Otrosí: Documentos
Cuarto Otrosí: Acumulación
Quinto Otrosí: Patrocinio y Poder

S. M. V.

DON JUAN GUZMÁN TAPIA

Lucía Angélica Sepúlveda Ruiz, periodista, Eva María Carmona Sepúlveda, antropóloga; Viviana Elena Uribe Tamblay, Investigadora; Sara Duque Duque, labores de casa; Nelly Berenguer Rodríguez, Jefe de estudios U. de Chile; Raquel Inés Espinoza Townsed, labores de casa; Luciana Andrea Peña Soto, Terapeuta Corporal, y Daniela Alejandra Peña Soto, Antropóloga; Aldo Patricio Flores Durán, empleado; Silvia Mónica Gana Valladares, asistente social, y don Alan Bruce Gana, ingeniero ambiental; Hilda Saldívar Olivares, labores de casa; María Isabel Ortega Fuentes, asistente social; Tamara José Roxana Lagos Castro, estudiante; María Cristina Chacaltana Pizarro, secretaria; Haydée Del Carmen Palma Donoso, Médico; Pedro Alejandro Férnandez Lembach, asesor de publicidad; Eliana Galindo Ramírez, labores de casa; María Cristina González Benedetti, secretaria; María Luz Encina Silva, Labores de casa; Marialina González Esquivel, labores de casa; Erika Hennings Cepeda, educadora, y Natalia Chanfreau Hennings, estudiante; Eliana Del Carmen Zamorano Rojas, labores de casa; Silvia Vera Sommers, profesora; Mónica Pilquil Lizama, asistente social; Felicia Rodríguez Meza, comerciante; Inés Chamorro Cáceres, labores de casa. Margarita Marchi Badilla, técnico en artes; Juan Humberto Campos Cifuentes, empleado; Eduardo Miguel Ziede Martínez, estudiante; Doris Meniconi Lorca, labores de casa; Fedora Machuca González, artesana; Carmen Rosa Briceño Martínez, labores de casa; Hilda Elena Espinoza Figueroa, empleada; Blanca Carrasco Oñate, paisajista; Raúl Enrique Flores Castillo, relator de capacitación; Carmen Gloria Díaz Rodríguez, diseñadora de comunicaciones; Clara de las Mercedes Maldonado Herrera, terapeuta; Carlos Sandoval Ambiado, profesor; Juana Aguilera Jaramillo, profesora; Ronald Quinteros Manzano, cineasta; Carlos Humberto Cortés Mazzalin, comerciante; Silvana Verónica Fuentes Cienfuegos, asistente audiovisual; Manuel Elías Padilla Ballesteros, Antropólogo; Agueda Saez Fick, periodista; José Miguel Moya, transportistas escolar; Amelia Odette Negrín Larre, relatora de informática; Carlos Enrique Liberona Vergara, educador; Amanda De Negri Quintana, abogado; María Cristina Chacaltana Pizarro, secretaria; Patricia Zalaquett Daher, comerciante; Ulises Fernando Gallardo Acevedo, vendedor; Patricio Bustos Streeter, médico; Martín Hernández Vasquez, psicólogo; Mónica Gabriela Velasco Munita, educadora de párvulos; Hernán Rodrigo Ahumada Munita, profesor; Andrés Eliseo Vera Quiroz, egresado de trabajo social; y Moisés Fernando Coello Godoy, procurador judicial; Manuel Cabieses Donoso, periodista; Nilda Bórquez L, empleada; Santiago Morales Inostroza, empleado; Marcela Nuñez Saéz, empleada; Juan Aguilera Morales, empleado; Marcos Muñoz Briones, técnico gráfico; Antonio Lobos Sandoval, empleado; Norma Yurich Castagliola, labores de casa; Alejandra Carmona, empleada; Teresa Izquierdo Huneuss, empleada; Juan Luis Paredes Paredes, empleado; Rosita Ayress Moreno, empleada; Ximena Del Pilar De La Maza De La Maza, empleada; Jorge Radrigán Plaza, profesor de estado; Jorge Ayala, empleado; Hugo Ernesto Salinas Farfáa, empleado; Alicia Salinas Farfán, profesora; Lucía Magaly Gonzalez Perez, asistente social; Carlos Lafferte C., emplado; Luis Silva Saldívar, empleado; Paula Orta Camus, estudiante; Patricia Jorquera h, empleada; Juan Alberto Sanhueza Jara, empledo, Eduardo Benitez Lueya, empleado; Francisco Gedda Ortiz, cineasta; Eugenia Rodríguez, labores de casa; Patricia Bravo Berli, empleada; Carolina Cortés Valenzuela, estudiante; Gabriela Valenzuela Latorre, labores de casa; Agueda Moya Sáez, estudiante; Javiera Herrera Zalaquett, estudiante; Nestor Catilao D. Estudiante; Humberto Trujillo Zamorano, contratista; Esteban Luis García Segovia, técnico terapeuta; Gloria Elqueta Pinto, empleada; Darbil Astete Castro, empleado; Gabriela Humeres B., Cocinera; Pablo Castells Humeres, empleado; RAúL PERALTA SALAZAR, empleado; Juan Rodo R., empleado; Juan Carlos Chavez Pilquil, estudiante; Margarita Leblanc. , empleada ; Mauricio Esteban Ahumada Pardo, sociólogo; Elba Erika Blamey Vásquez, vendedora; Luis Nur G., empleado; Gabriel Nuñez Gallegillos, empleado; Sergio Betancourt, empleado; Alejandro Nuñez Soto, ejecutivo comercial; Patricia Guillén, empleada; Jorge Rigero, empleado; María Luz Encina Silva, labores de casa; Victor Gonzalez Valenzuela, empleado y Roberto Aguirre Urrutia, periodista, en autos criminales, rol 2182-98, a US.I. con respeto decimos :

Interponemos querella criminal en contra de AUGUSTO PINOCHET UGARTE, y de todos aquellos que aparezcan como responsables en el curso de la investigación por los delitos de Asociación ilícita genocida, secuestro, Aplicación de Tormentos y homicidio calificado en relación con los artículos 1 y 2 de la Convención para la prevención y sanción del delito de genocidio de 1947 , publicado como Ley de la República en Noviembre de 1953 cometidos de las personas de nuestros familiares y presentar denuncia por esos mismos delitos cometidos contra los terceros que se mencionan en el cuerpo principal del escrito, en razón de los siguientes antecedentes de hecho y fundamentos de Derecho.

LOS HECHOS:

El 11 de Septiembre de 1973 es derrocado el gobierno constitucional del Dr. Salvador Allende, abriéndose paso una larga Situación de anormalidad política, jurídica y social , de la que fueron víctimas gran cantidad de chilenos.

A pretexto de una situación de guerra se produjeron hechos de sevicia inhumana constitutivos de graves violaciones a los derechos más fundamentales de la persona humana establecidos en tratados internacionales vigentes, en la Constitución y en las leyes sobre los que pesa obligación de castigarlos por parte de los órganos del Estado Chileno. Uno de los más crueles corresponde al exterminio de Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) partido fundado en 1965, y que, si bien separado por diferencias ideológicas y tácticas no participó en el gobierno de la Unidad Popular, fue parte del Movimiento Social que le sirvió de Base de Apoyo y expresó una clara vocación de enfrentar, primero, la sedición de los partidos de Derecha contra el gobierno del Dr. Salvador Allende y luego de resistir al régimen dictatorial. Sus Políticas.

El costo que pagó por su posición política fue feroz, el Régimen militar desató una feroz cacería que cobró sobre 560 victimas fatales y llegó a tales extremos, que a principios del año 1975, menos de veinticinco miembros del grupo habían logrado escapar sin perder la vida, la libertad o sin tener que salir al exilio.

Los períodos que podemos reconocer en esta campaña de exterminio de grupo humano MIR son los siguientes:

Primer Periodo: 11 de Septiembre de 1973 a enero de 1974

Es el período en que se produjo el shock represivo más fuerte cuyo saldo describe muy bien la intensidad de la represión, El MIR sufre en este periodo:

104 muertos y 73 detenidos desaparecidos

Los métodos más utilizados son :

  1. muertes en consejos de guerra irregulares,
  2. muertos por ley de fuga
  3. Desapariciones forzadas
  4. arrestos masivos, seguidos de torturas

La represión golpea fundamentalmente al conjunto del movimiento social, influido por el MIR: Frente de Trabajadores Revolucionarios (FTR), Frente de Estudiantes Revolucionarios (FER), Movimiento Universitario de Izquierda (MUI), Movimiento de Pobladores Revolucionarios (MPR), Movimiento Campesino Revolucionario (MCR) cuyos dirigentes, altos, medios y de base y muchos de sus miembros simples son perseguidos y victimados sistemáticamente .

Asimismo se aplica una rigurosa persecución a los llamados cordones industriales , en especial a los de Vicuña Mackenna y Cerrillos Ð Maipú, que tiene un costo alto en vidas.

Además se golpea a las estructuras políticas del MIR, especialmente grave es su descabezamiento, así, por ejemplo, las ejecuciones de las Direcciones Regionales del Sur de Chile, en septiembre a Octubre de 1973 (Valdivia, Puerto Montt, Osorno y Temuco) De todos ellos sólo quedó vivo un miembro de la Dirección en Temuco, Gustavo Marín.

En esa época los más activos gestores de esta política son: El Ejército, la Aviación, la Armada, Carabineros e Investigaciones.

Listado particularizado de Víctimas:

11 de septiembre 1973

Manuel OJEDA DISSELKOEN, quien muere el propio 11 de Septiembre de 1973, de 30 años, Ingeniero, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y miembro del GAP.

El día indicado, por la mañana, se dirigió hasta la industria mencionada. Días después sus familiares pudieron reconocerlo en el Instituto Médico Legal, como producto de su búsqueda en distintos lugares. El certificado de defunción establece como causa de la muerte, herida a bala.

Enrique Antonio MAZA CARVAJAL, 22 años, ejecutado por agentes del estado

Juan Carlos CARRASCO AYALA, ejecutado

Nicanor CHAMORRO ACOSTA, 24 años, ejecutado

12 de septiembre 1973,

Es detenido por una patrulla naval en el sector alto del Cerro La Cruz Yanctong Orlando JUANTOK GUZMAN, 26 años, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), Presidente del Centro Alumnos de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Chile, sede Valparaíso.

Se ha acreditado que después de su arresto fue recluido en el 'Maipo', donde fue visto hasta el 14 de septiembre, fecha en que un contingente naval lo trasladó a un lugar desconocido. En el proceso por presunta desgracia seguido en el 3 Juzgado del Crimen de Valparaíso, Rol N 91.896, la autoridad naval informó, con fecha 4 de julio de 1974, que Juantok se encontraba a disposición del Servicio de Inteligencia de la Primera Zona Naval. Posteriormente, la misma autoridad se desdijo de esa información.

Desde el momento en que fue sacado del Maipo, no se ha vuelto a saber de él. Consultados los organismos pertinentes, no registra trámite oficial alguno desde el momento de su desaparición, ni otro antecedente que permita suponer que se encuentra con vida.

13 de septiembre de 1973

EDUARDO ALEJANDRO ALBERTO CAMPOS BARRA Rut : 2.627.553, 29 años a la fecha de la detención, domiciliado en Sotomayor 238, Depto. 1, Santiago en septiembre de 1973, casado, técnico automotriz, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR.

Eduardo Alejandro Campos Barra, fue detenido el 13 de septiembre de 1973, en circunstancias que se ignoran. Ese día, se le vio salir de un inmueble ubicado en la población Roosevelt, comuna Las Barrancas hoy Pudahuel en compañía de un Teniente de Carabineros de apellido Quijada y de otros dos policías de esa Institución. A las 20 horas del 13 de septiembre, llamó por teléfono a su hermana Silvia Adriana diciéndole que se encontraba transitoriamente en San Bernardo.

Esa fue la última comunicación que tuvo con su familia. A fines de septiembre de ese año, dos detectives se apersonaron a la casa de la esposa manifestando que a Eduardo Campos lo habían fusilado en la Escuela de Infantería de San Bernardo. Su familia ha realizado innumerables diligencias ante las autoridades que aparecen como responsables del hecho, pero estas se han negado a contribuir a su esclarecimiento. Es más, solicitada información por parte de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el Gobierno Militar, el año 1974, informó a dicho organismo que Eduardo Alejandro Campos Barra "no tiene existencia legal". Ello, pese a que su nacimiento se encuentra debidamente registrado en el Registro Civil, como asimismo su matrimonio. Su familia aún desconoce la suerte que corrió en manos de sus captores.

Es detenido en la Plaza de Paine Pedro León VARGAS BARRIENTOS, 23 años, soltero, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

Lo aprehendieron efectivos de Carabineros y civiles que ante numerosos testigos lo golpearon e insultaron, para luego trasladarlo hasta el Retén de Paine. Desde entonces sus familiares no han tenido noticias de él.

Jaime Emilio ELTIT SPLIELMAN

Rut 153.692 de Temuco, 27 años de edad a la fecha de su detención, Domiciliado en Porvenir 705 de Temuco, casado, abogado, fue detenido en la ciudad de Santiago el día 13 de septiembre de 1973 por los integrantes de una patrulla militar y trasladado al Regimiento Tacna. La aprehensión se produjo en la vía pública en la intersección de las calles San Ignacio y Avenida Matta. Al día siguiente, el afectado fue conducido a un edificio de departamentos ubicado en calle San Ignacio 1121, segundo piso, donde se le mantuvo detenido, sin custodia aparente, bajo palabra de honor. Incluso en ese lugar se le permitió comunicarse telefónicamente con el Ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, don Arnaldo Toro Leiva, quien a su vez comunicó el hecho a la familia. Ante esta situación, un hermano de la víctima, Ricardo Eltit, se trasladó a Santiago y lo visitó en el departamento señalado en compañía de otras dos personas. Allí la víctima le contó que había sido interrogado en varias oportunidades en el Regimiento Tacna. Esta permanencia en el departamento de calle San Ignacio se prolongó hasta el día 6 de octubre de 1973, fecha en la cual el detenido fue trasladado por tren hasta la ciudad de Temuco custodiado por personal militar vestido de civil. El detenido y sus guardianes arribaron a ésa aproximadamente a las siete de la mañana del día 7 de octubre, siendo trasladado de inmediato al Regimiento de Tucapel, desde donde desapareció seis días después.

En el intertanto, su familia había contratado los servicios profesionales del abogado señor Teodoro Rivera Beinett, a quien se le comunicó de inmediato el arribo de Jaime Eltit. Ante esta noticia el abogado se apersonó en la Fiscalía Militar, entrevistándose con el Fiscal Militar, Mayor de Ejército, Luis Jofré quien le manifestó que Jaime Eltit sería interrogado el día 8 de octubre y que posteriormente sería dejado en libertad. Sin embargo este anuncio no se cumplió y el afectado continuó detenido en el cuartel del Regimiento Tucapel. A su familia se le permitió llevarle alimentos y efectos personales, lo que hicieron diariamente, por intermedio de su hermano Ricardo. El día 12 de octubre, éste y su amigo, el abogado Fouse Jamarne, pudieron divisar al afectado en una sala contigua a la Guardia del Regimiento, alcanzando a intercambiar señas, pero sin poder hablarse. El día 13 de octubre, volvió Ricardo Eltit al Regimiento donde se le manifestó que su hermano Jaime había sido puesto en libertad.

Hasta la fecha el afectado permanece desaparecido, desconociéndose la suerte que corrió en manos de sus captores.

Cabe hacer presente que el abogado Jaime Eltit se había destacado por ser abogado defensor de algunos casos con repercusión política, como el de algunos militantes del MIR que fueron procesados por supuesta infracción de la Ley de Control de Armas en julio de 1973, como asimismo participaba en la defensa de Miguel Enríquez y Carlos Altamirano en un proceso relacionado con la Armada.

Doña Rosa Elena Toro Saldivia, periodista, cuyo cónyuge permaneció detenido e incomunicado en la ciudad de Temuco hasta mediados de octubre de 1973, señala en declaración jurada prestada ante Notario: "...a principios de octubre e 1973 (no recuerdo el día exacto), acudí al Regimiento Tucapel de Temuco donde funcionaba la Fiscalía Militar, para solicitarle una autorización e ingresar a la Cárcel para que mi cónyuge me firmara los documentos para la venta de nuestra casa. Ese día llegué a la puerta del Regimiento y se me permitió ingresar a la Fiscalía Militar, que quedaba a unos 50 metros de la puerta de la entrada principal. A continuación de la entrada y a mano derecha, se encontraban 3 o 4 salas donde funcionaban la guardia y se hacía esperar a algunas personas. Dejo constancia que yo había acudido algunas veces antes de esa fecha al Regimiento Tucapel en mi calidad de periodista, a entrevistar autoridades militares.

Inmediatamente después de pasar la entrada, mi mirada se desvió hacia esas salas, dándome cuenta que, en la última de ellas, se encontraba Jaime Eltit Spielman, parado a unos dos metros de la puerta y encañonado por dos Suboficiales, según deduje por la vestimenta que llevaban. Me di cuenta que vestía un ambo, no recuerdo si gris o café, y en la mano tenía algo como una parka o abrigo. Estaba a unos 5 metros de mí y nos miramos fijamente hasta perderse en el muro de madera. Mi trámite duró alrededor de media hora y al salir, siempre acompañada de un soldado, me fue imposible mirar hacia atrás y saber si Jaime Eltit aún permanecía allí..." Cabe señalar que un cuñado de la víctima, el doctor Arturo Hillerns Larrañaga fue detenido en su domicilio de la ciudad de Temuco el día 15 de septiembre de 1973 por Carabineros que irrumpieron en el inmueble preguntando por el paradero de Jaime Eltit. El doctor Hillerns desapareció en manos de sus captores, ignorándose hasta la fecha su suerte o paradero al igual que el de su cuñado Jaime Eltit que desaparece desde el Regimiento Tucapel de Temuco aproximadamente el 13 de octubre de 1973.

Santos Víctor ROMEO GONZÁLEZ, 33 años, casado, contador. Murió el 18 de septiembre a las 06:30 hrs, en la vía pública en Santiago, por heridas de bala torácico abdominales, (IML)

Según familiares, fue detenido alrededor del 15 de septiembre en la población El Almendral en un operativo realizado en el sector, y trasladado a una Comisaría, donde fue duramente golpeado hasta ser dejado en estado de inconciencia. Otro detenido con él, que fue detenido posteriormente, narró lo ocurrido a la familia.

Luego de una intensa búsqueda, los familiares concurrieron al IML. Allí les informaron que su pariente estaba sepultado en el Cementerio General, hecho que verificaron posteriormente.

Francisco MILLAHUINCA ARAYA, 18 años, soltero, estudiante. Murió el día 13 de septiembre a las 22:00 hrs, en la Posta Central por traumatismo cráneo encefálico, según certificado del IML.

Según testigo presencial, en horas de toque de queda, Francisco se encontraba tras la reja de ingreso al pasaje donde se ubicaba su domicilio, en calle San Camilo, conversando con un vecino; de improviso apareció una patrulla militar, que comenzó a dispararles sin advertencia, siendo apoyados en esta acción por funcionarios de Carabineros. Su vecino sobrevivió a pesar de ser herido de gravedad.

Rafael Augusto CRUZ AGUAYO, 28 años, ingeniero agrónomo, es muerto por el Tte de Carabineros Juan Barrientos en Purranque

José Félix GARCÍA FRANCO, 31 años, estudiante medicina U de Chile, es detenido por Carabineros de la 2 Comisaría de Temuco. Desde entonces está desaparecido.

María de la Luz FRANKOVICH PÉREZ, 46 años, dueña de casa. Murió el 13 de septiembre a las 18:10 hrs. en la Posta Central por una herida a bala glúteo pélvico hipogástrica complicada y anemia aguda, según el Certificado de Defunción.

Ese día, caminaba por la calle Rogelio Ugarte junto con otras 3 mujeres. En esos momentos irrumpieron en el lugar funcionarios de Carabineros, quienes dispararon durante algunos minutos y luego se retiraron, dejando herida a María de la Luz.

Su marido y su hijo que presenciaron lo sucedido la trasladaron a la Posta Central, donde murió

entre el 13 de septiembre de 1973 y el 17 del mismo mes

En las localidades de Laja y San Rosendo 19 personas fueron detenidas por carabineros de Laja, entre ellos Manuel Mario Becerra Avello, 18 años de edad, simpatizante del MIR, estudiaba en la Escuela Industrial de Curacautín y había viajado por razones familiares a Laja. El día 14 de septiembre, cuando se disponía a regresar a Curacautín, encontrándose en la Estación del Ferrocarril, a las 8 de la mañana, y en los instantes mismos en que se aprestaba a abordar el tren, fue detenido por cinco carabineros de la Tenencia de Laja, al mando del Sargento Pedro Rodríguez Ceballos.

La detención fue presenciada por la madre de Manuel, doña María Avello, su hermano José Eleazar, su prima Berta y su abuela Griselda Espinoza, quienes lo habían ido a despedir. En el acto los funcionarios policiales subieron a Manuel a un jeep de la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones el que utilizaban para movilizarse y en el lo trasladaron hasta la Tenencia de Laja.

Informado el padre de Manuel, de inmediato se trasladó hasta las oficinas de Transporte Cóndor, lugar donde laboraba, para solicitar a su jefe, el Sr. Jaime Stocker, que intercediera ante Carabineros para que pusieran en libertad a su hijo. Este concurrió hasta la Tenencia, pero allí le informaron que no podían ponerlo en libertad debido a que ya habían registrado su detención en los libros correspondientes.

Desde el mismo día 14 hasta el 17 de septiembre, Manuel fue visitado regularmente por sus familiares en el recinto de la Tenencia. Allí pudieron comprobar que lo habían castigado mucho y que le azuzaban los perros, a consecuencia de lo cual su condición física estaba muy precaria y hablaba poco.

Entre los recluidos en la Tenencia según recuerdan los familiares de Manuel Becerra , estaban, entre otros, Alfonsín Hernández, único sobreviviente del grupo; Jack Gutiérrez, Alfonso Macaya y Wuilzon Muñoz.

A don Mario Becerra, padre de Manuel, le informaron funcionarios policiales que su hijo "militaba con los miristas". Manuel Becerra había sido detenido con anterioridad al 11 de septiembre, durante la campaña para las elecciones parlamentarias de 1973, por pintar junto a otros amigos consignas del MIR en Laja.

El día 18 de septiembre, cuando una de sus hermanas fue hasta la Tenencia para llevarle el desayuno, se impuso que Manuel y 19 otros detenidos en ese recinto, Juan Acuña Concha, Luis Araneda Reyes, Rubén Campos López, Dagoberto Garfias Gatica, Fernando Grandón Gálvez, Jack Gutiérrez Rodríguez, Juan Jara Herrera, Mario Jara Jara, Jorge Lamana Abarzúa, Alfonso Macaya Barrales, Heraldo Muñoz Muñoz, Wuilzon Muñoz Rodríguez, Federico Riquelme Concha, Luis Sáez Espinoza, Oscar Sanhueza Contreras, Luis Ulloa Valenzuela, Raúl Urra Parada, Juan Villarroel Espinoza y Jorge Zorrilla Rubio, habían sido trasladados a la ciudad de Los Angeles. En ésa recorrieron diversos lugares de detención sin que lograran ubicar a la víctima.

Por comentarios de los vecinos de la Tenencia se supo que, en horas de la madrugada, los detenidos fueron trasladados con destino desconocido a bordo de una o dos micros pertenecientes a la Papelera.

Sus familiares lo buscaron por más de 6 años y recién en 1979, mediante una investigación judicial, pudieron dar sepultura a la víctima, esclarecer que los 20 detenidos fueron ejecutados por sus captores en el Fundo San Juan, ubicado entre Laja y Yumbel, enterrados clandestinamente en dicho predio. Lugareños descubrieron la matanza y dieron aviso al juez de la localidad, éste no hizo nada. Ellos no conocían la identidad de las víctimas. Carabineros de Yumbel levantaron 19 de los cuerpos y los enterraron al margen de la ley en la fosa común del Cementerio de Yumbel.

El 14 de septiembre de 1973

Es fusilado José Eusebio RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ de 24 años, obrero, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

Según versiones de prensa, fue juzgado por un Consejo de Guerra y fusilado por militares en cumplimiento de la sentencia emanada de esta. Se le acusó de ser el lugarteniente del "Mickey", nombre con el que era conocido un alto dirigente del MIR.

No se ha obtenido copia del supuesto Consejo de Guerra, a pesar de las peticiones realizadas a las autoridades correspondientes. Su certificado de defunción señala como fecha de la muerte el 14 de Septiembre de 1973 y como causa de la misma "heridas múltiples a bala".

Eduardo GONZALEZ GALENO, 31 años, médico, Director del Hospital de Cunco y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), fue detenido en su lugar de trabajo por efectivos de la Fuerza Aérea. Lo aprehendieron junto a su cónyuge, también médico y de la misma militancia, siendo trasladados a la Tenencia de Carabineros de Cunco y desde allí en un helicóptero de la Fuerza Aérea a la Base de Maquehua. Testigos que declararon ante esta Comisión acreditan su presencia en este recinto, sin embargo las autoridades negaron ante sus familiares su detención. Hasta la fecha Eduardo González permanece desaparecido. parte de agentes del Estado, responsables de su detención y posterior desaparición

José Eugenio CASTRO ÁLVAREZ, de 22 años de edad, zapatero y Ernesto MARDONES SOTO, estudiante universitario, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), fueron detenidos por efectivos de Carabineros de Hualpencillo en la casa del primero de ellos y conducidos a la unidad policial. Las familias realizaron innumerables gestiones, sin obtener información respecto de sus paraderos. Dos meses más tarde, el cuerpo sin vida de Ernesto Mardones Soto fue encontrado en las riberas del río Bío-Bío, con huellas de impactos de bala. José Castro ÁLVAREZ, se encuentra desaparecido hasta la fecha.

Ese mismo día, un grupo de alrededor de veinte personas, viajaban hacia la pre-cordillera en un microbús, intentando eludir la acción de las fuerzas policiales y militares

Al día siguiente, dos de sus integrantes, José Fernando ROMERO LAGOS, 22 años, estudiante de enseñanza media y Rubén VARAS ALEUY, ambos militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), y se separaron del grupo, con el objeto de tomar contacto con campesinos de la zona, pero no regresaron. Por testimonios verosímiles se ha podido establecer que ambos fueron detenidos por Carabineros y que fueron ejecutados el 15 de Septiembre de 1973 en el Retén de Niblinto. Hasta ahora permanecen en calidad de desaparecidos. Otros testimonios afirman que sus cuerpos habrían sido encontrados por campesinos y enterrados por éstos

De todos estos hechos no se entregó versión oficial a la época. Las defunciones de Solís y Carrasco están inscritas señalándose como causa de la muerte: "perforaciones balísticas, anemia aguda" y como lugar de la defunción: la vía pública en Niblinto. Las detenciones de Romero y Varas no fueron reconocidas por la autoridad.

Luis Nelson Cádiz Molina, 28 años, soltero, comerciante, sin militancia política, simpatizante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), fue detenido el día 14 de septiembre de 1973. Permaneció recluido en la Subcomisaría de Paine. Su detención no fue reconocida por autoridad competente permaneciendo hasta el día de hoy en calidad de detenido-desaparecido.

Luis Nelson Cádiz Molina vivía con su abuela materna doña Gumercinda Taibo y su tía Rosa Molina. El temía ser detenido debido a que era de público conocimiento su amistad con un grupo de jóvenes de Paine que realizaban actividades de propaganda para el Movimiento de Izquierda Revolucionaria.(MIR). Por tal motivo decidió ausentarse de su domicilio, solicitando la noche del 13 de septiembre alojamiento en casa de un compañero de trabajo llamado Alejandro Moraga Avaria. Este último accedió a alojarlo en su domicilio. A la mañana siguiente muy temprano Alejandro Moraga A. se dirigió a la casa de Jorge Adolfo Verdugo Rojas al cual Cádiz Molina y él le trabajaban en su predio agrícola. No existiendo claridad respecto a cómo se sucedieron los hechos de la detención, o el por qué Cadiz Molina concurrió a la Unidad Policial, éste fue trasladado hasta las cercanías de la Subcomisaría de Paine en un vehículo de propiedad de Adolfo Verdugo Rojas. El joven Luis Nelson Cádiz Molina ingresó a la Subcomisaría, quedando detenido; desde allí, no se sabe qué día, fue sacado con destino desconocido.

La detención y desaparecimiento de Luis Nelson Cádiz Molina se enmarca en lo que fue la represión en Paine en 1973.

Ernesto Alfonso PÉREZ NAVARRETE, Nacido el 08/11/36, 25 años, soltero, estudiante universitario. Murió ese día a las 22:00 hrs, en agustinas con Maturana por dos heridas de bala toráxicas con salida de proyectiles y heridas por armas de fuego en la región sacra, según certificado del IML.

Fue detenido por una patrulla militar antes del inicio del toque de queda, cerca de su domicilio, junto con su amigo Carlos Bustamante Mancilla, con quien había ido a comprar pan. Vecinos que presenciaron los hechos informaron a la familia que militares, luego de detenerlos en la vía pública, procedieron a ejecutarlos en el lugar. Sus cuerpos permanecieron en la vía pública hasta el día siguiente

Fernando Albino CARRASCO PEREIRA, 24 años, ejecutado por Carabineros en el Retén Niblinto, Chillán, en un supuesto enfrentamiento

Luis Carlos DE ALMEIDA, Brasileño, casado, profesor universitario, detenido desaparecido el 14 de septiembre de 1973 en Santiago. Fue detenido ese día por efectivos de Carabineros y trasladado al Estadio nacional y desde esa fecha permanece desaparecido.

De acuerdo al testimonio de un sobreviviente, ambos, exiliados políticos y simpatizantes del MIR, fueron detenidos por Carabineros en su domicilio, ubicado entonces en la comuna de Barrancas, y conducidos a la Comisaría del sector. Durante la noche los trasladaron al Estadio Nacional, donde se les interrogó bajo torturas. Luego, acompañados de un tercero, también extranjero y quien no ha podido ser identificado, fueron trasladados por una patrulla militar hasta una de las riberas del río Mapocho. Allí los militares los obligaron a adentrarse en las aguas mientras los ametrallaban por la espalda.

15 de septiembre de 1973

Es muerta Blanca Marina de la Luz CARRASCO PEÑA, 27 años, estudiante de Artes Plásticas, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y dirigente estudiantil en la Universidad Técnica del Estado (UTE).

Ese día la afectada salió de su domicilio con el fin de concurrir a la Posta Central a ver a un compañero de estudios que se hallaba herido. En el trayecto fue detenida, aparentemente por Carabineros, toda vez que hubo testigos que la vieron luego en la Tenencia Macúl de ese cuerpo policial. Ese mismo día es sacada en un camión, al parecer para ser trasladada al Estadio Nacional.

Días después, su cónyuge encuentra su nombre en una lista del Instituto Médico Legal, lugar al que había ingresado como N.N. Según el certificado respectivo, su muerte había ocurrido el 15 de Septiembre de 1973 a las 23:00 horas, - escasos minutos después de que fuera retirada del cuartel policial- por "heridas de bala toraxo-abdominales complicadas" y el cuerpo había sido encontrado en la vía pública y remitido por la Tenencia Grecia de Carabineros.

Son ejecutados por soldados del Regimiento Antofagasta, en el camino entre esa ciudad y la Base Aérea de Cerro Moreno: Nenad TEODOROVIC SERTIC, 24 años, austríaco, estudiante de la Universidad del Norte, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR); Elizabeth CABRERA BALARRIZ, 23 años, cónyuge del anterior, Asistente Social, Jefa del Departamento de Bienestar de la misma Universidad, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR); y Luis MUÑOZ BRAVO, 28 años, estudiante de la Universidad del Norte, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

Las tres personas mencionadas fueron detenidas entre el 14 y el 15 de septiembre. Conforme al comunicado oficial las víctimas fueron ultimadas por personal militar cuando eran trasladadas desde Antofagasta a la Base de Cerro Moreno: "el hecho se produjo a las 20:30 horas cuando eran conducidos en un vehículo que sufrió un desperfecto eléctrico. El vehículo se detuvo, lo que fue aprovechado por los detenidos para huir en medio de la oscuridad", hecho que motivó sus ejecuciones.

Desaparece Arturo HILLERNS LARRAñAGA, 29 años, médico de la Dirección Zonal del Servicio Nacional de Salud y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Fue detenido por efectivos de carabineros de la 2 Comisaría de Temuco, en su domicilio, durante el toque de queda. Al día siguiente, fue publicado el Bando N 1 de la Comandancia de Guarnición de Temuco, donde se señaló que: "el Dr. Arturo Hillerns Larrañaga, se dio a la fuga el 15 de septiembre de 1973, a las 03.00 horas de la madrugada, en circunstancias que era trasladado desde su domicilio, al Grupo N3 de Helicópteros, con el objeto de obtener antecedentes de grupos extremistas. Dicho ciudadano se encuentra prófugo y ha sido encargado a las patrullas militares y de carabineros, las que tienen orden de abrir fuego ante cualquier resistencia".

Juan Andrés BLANCO CASTILLO, Dominicano, 25 años, soltero, estudiante ingeniería comercial U de Chile. Juan Andrés vivía en una residencial de estudiantes de calle Domeyko en Santiago. Fue visto por última vez detenido en un barco de la Armada durante septiembre de 1973.

Según información proporcionada a la familia por un testigo presencial que fue detenido junto con Juan Blanco, ambos fueron trasladados desde Santiago a la ciudad de Valparaíso, donde permanecieron recluídos en un barco de la Armada.

Según información recopilada por Investigaciones, Juan Blanco ingresó al país en enero de 1973 proveniente de la Universidad Patricio Lumumba de la URSS.

LUIS CARLOS JIMENEZ CORTES, Rut 4.779.937 de Santiago, 25 años de edad a la fecha de su detención, casado, dos hijos, dibujante técnico, miembro del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) permanece en calidad de detenido desaparecido a partir del 15 de septiembre de 1973, luego de salir de su domicilio ubicado en el sector de Bellavista, calle Salvador Donoso 137, Santiago, en horas de toque de queda.

A partir de esa fecha, su madre doña Olga Cortés Bruna, realizó innumerables gestiones tendientes a dar con su paradero todas sin resultados positivos. Es así como recorrió cárceles, penitenciarías, fiscalías militares, Estadio Nacional, Estadio Chile, la Secretaría Ejecutiva Nacional de Detenidos (SENDET), comisarías, etc. Doña Olga Cortés fue detenida con fecha 28 de diciembre de 1974 y salió en libertad en mayo de 1975.

Luego de muchos años sin tener antecedentes respecto de las circunstancias del desaparecimiento del afectado, un dirigente del MIR de esa época, Patricio Rivas, ha declarado haber conocido a Luis Carlos Jiménez Cortés en la Brigada Universitaria del MIR de la U. de Chile, y que a partir de 1971 el afectado se incorporó a trabajar activamente en esa organización política, en la zona norte de la capital. Agrega el testigo que el día 11 de septiembre de 1973, alrededor de las 17 horas, recibió un llamado telefónico de parte del afectado. El 12 de septiembre, Patricio Rivas le envió una nota por intermedio de Diana Aron Svigilsky, desaparecida después de haber sido detenida el 18 de noviembre de 1974. Con fecha 13 de septiembre de 1973, el declarante recibió la respuesta del afectado.

Patricio Rivas señaló que en el mes de diciembre de 1973 y luego de la detención de Bautista Van Schouwen Vasey, (detenido desaparecido desde el 13 de diciembre de 1973), se efectuó por parte de la dirigencia del MIR, una evaluación de los sucesos ocurridos en el país a partir del Golpe de Estado. En dicha oportunidad, y en relación al desaparecimiento de Luis Carlos Jiménez Cortés, se informó que desapareció luego de salir de su casa del barrio Bellavista, en circunstancias en que se dirigía a un punto de encuentro con otro militante. Patricio Rivas señala recordar que, al parecer por intermedio de Anselmo Radrigán Plaza, (detenido desaparecido a partir del 12 de diciembre de 1974) que era el jefe de una estructura del MIR, se informó que el afectado no llegó al lugar de encuentro prefijado.

Luis Carlos Jiménez Cortés se encuentra desaparecido desde el 15 de septiembre de 1973.

16 de septiembre 1973

Luis Jorge Almonacid Dumenes, 22 años a la fecha de la detención, estudiante de la Universidad de Chile, Sede Temuco, militante del MIR, fue detenido el 16 de septiembre de 1973 en el domicilio de un amigo ubicado en la localidad de Padre las Casas de Temuco, por efectivos de Carabineros que lo trasladaron a la Comisaría de la Institución de esa localidad. En el recinto policial fue torturado y se le mantuvo con los pies descalzos y sin comida. El 19 de septiembre fue trasladado al Regimiento Tucapel de Temuco, en donde fue nuevamente torturado, esta vez con aplicación de corriente eléctrica. Al día siguiente, fue trasladado a la Cárcel de Temuco permaneciendo allí hasta el 24 de septiembre, fecha en que fue sacado por una patrulla de Carabineros, entre los cuales se encontraba el Teniente Eduardo Riquelme Rodríguez y el Comandante Enrique Arias González. Desde entonces, se encuentra desaparecido.

La familia de la víctima realizó numerosas gestiones y diligencias con el fin de dar con su paradero, pero todas ellas resultaron infructuosas y aún desconocen la suerte que corrió el afectado luego que fuera sacado desde la Cárcel de Temuco por efectivos de Carabineros. En el informe de la Comisión Verdad y Reconciliación, consta que la autoridad de la Cárcel de Temuco, informó a esa Comisión que Luis Jorge Almonacid ingresó a ese Penal el día 19 de septiembre de 1973 y que egresó el día 25 de septiembre por orden de Fiscalía, orden de libertad N 21.

Cabe señalar, que situación similar a la de Luis Almonacid, afectó a José Muñoz Concha, quien fuera detenido y llevado el 24 de septiembre a la Cárcel de Temuco. La autoridad penitenciaría también informó que el detenido egresó el 25 de septiembre en virtud de una supuesta orden de libertad de la Fiscalía de Ejército de Temuco N 24.

Saúl Sebastián Cárcamo Rojas, 20 años de edad, estudiante secundario, militante del MIR y Ricardo Carrasco Barrios, 19 años de edad, estudiante secundario, militante del MIR, habitantes de la localidad de Paine, fueron detenidos en un operativo amplio, practicado por civiles de la zona y por efectivos de Carabineros de la Sub Comisaría de Paine, a cargo del Sargento Manuel Reyes, y ejecutados el día 16 de septiembre de 1973. Dada las condiciones imperantes, las defunciones de estas personas no quedaron inscritas en Registro Civil. Por motivos evidentemente humanitarios, sus familiares procedieron a la sepultación de los restos abandonados en la vía pública. Esta situación no pudo regularizarse.

Dado el temor que se había impuesto en la localidad por detenciones masivas ocurridas en los días anteriores, y dada la activa participación pública como militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, ambos jóvenes habían dejado sus respectivos domicilios para cobijarse en el de la familia de Patricio Araya, también perteneciente a la misma organización política. Así entonces, el día de los hechos, se encontraban en ese domicilio en el Asentamiento Santa Rosa las siguientes personas: doña Alejandrina Muñoz y sus hijos Valericio y José Sánchez Muñoz, José Oscar Carvajal Sánchez, todos familiares de la dueña de casa. Además se encontraban pernoctando en la vivienda, Patricio Araya Sánchez (nieto de la dueña de casa), Gustavo González, Saúl Sebastián Cárcamo Rojas y Ricardo Carrasco Barrios, los tres últimos, militantes del MIR. La madrugada del 16 de septiembre de 1973 el domicilio fue objeto de un allanamiento violento con uso de armas de fuego como paso inicial. Todos los moradores fueron sacados al exterior, salvo la dueña de casa y Saúl Sebastián Cárcamo Rojas, quien alcanzó a huir. Los detenidos fueron tirados al suelo, golpeados con puntapiés y culatazos por los civiles acompañantes y por los carabineros, especialmente Ricardo Carrasco quien fue identificado por un civil como "el chiricuto".

Patricio Araya, Gustavo González y Ricardo Carrasco fueron subidos a una misma camioneta que mantenía sus focos encendidos. A Ricardo Carrasco se le dijo: "si eres valiente, empieza a correr", indicándosele el camino por delante. Lo hizo. Y cuando se alejaba, a unos 25 metros de la camioneta, se escucharon gritos "se está arrancando" y le dispararon desde varios puntos. El cuerpo fue tomado y lanzado a una acequia al lado del camino. Los otros dos jóvenes fueron mantenidos en la camioneta.

Enseguida el grupo se dirigió a la casa de Saúl Sebastián Cárcamo Rojas, distante a unos tres kilómetros. Este había llegado poco rato antes y había comentado a su madre la situación que afectaba a sus compañeros, añadiendo su intención de abandonar el domicilio en busca de un lugar más seguro. Cuando lo hacía, llegó el grupo aprehensor, por lo que intentó huir nuevamente hacia la parte posterior del sitio.

En 1991 se logró regularizar la situación de ambos jóvenes, sus cuerpos después de ser exhumados fueron identificados por el Instituto Médico Legal y así se pudo inscribir la defunción. La detención y ejecución de ambos jóvenes se enmarca en lo que fue la represión en Paine en 1973.

Es detenido Walter Carlos SCHNEVER XUBERO, 21 años, estudiante, militante del Frente de Estudiantes de Revolucionarios (FER-MIR).

Según relata su familia, ese día el afectado les contó que estaba siendo perseguido. Salió de su casa y fue detenido en la vía pública por Carabineros.

Con posterioridad, la familia encontró su cadáver en el Instituto Médico Legal. Cuando solicitaron la entrega de los restos, se les informó que ya habían sido inhumados en el patio 29 del Cementerio General. Tiempo después la familia practicó su exhumación.

En este caso, como en varios otros en la Región Metropolitana, el certificado de defunción da una fecha anterior de la muerte a aquella que los múltiples y concordantes testimonios que se han recibido en relación a la fecha de detención. El certificado de defunción afirma que la víctima muere el 11 de Septiembre de 1973, por causa: "herida de bala cráneo encefálica.

La autopsia se realizó 26 de Septiembre, y la inscripción de la defunción es de fecha 4 de Octubre de 1973.

17 de septiembre de 1973,

Fueron detenidos frente a testigos, los hermanos: Paulino Ernesto ORDENES SIMON, 21 años , campesino, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y Juan Miguel ORDENES SIMON, 21 años, campesino, 20 años.

La detención es llevada a cabo en un asentamiento de Lampa, por personal del Ejército del Regimiento de Paracaidistas y Fuerzas Especiales de Peldehue.

En el mismo operativo fue detenido, Victor Joaquín MALDONADO GATICA, 21 años, estudiante, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Su detención se produjo en el Asentamiento Campesino 'El Esfuerzo', en Lampa. En este allanamiento fueron detenidas también otras personas, entre ellas un hermano suyo que después de un tiempo de permanecer privado de su libertad, es liberado. Al día siguiente, es detenido y llevado también al recinto de Peldehue su padre Manuel Maldonado Miranda.

Los detenidos fueron llevados a Peldehue, donde se les maltrató. El día 18 en la noche, son trasladados al Estadio Nacional, lugar en donde son sometidos a interrogatorios, según testigos verosímiles.

El testimonio de un sobrevivente al hecho, relata que fueron sacados del Estadio Nacional junto a otras personas, el día 19 de septiembre de 1973 y ejecutados en la rotonda de Grecia, en horas del toque de queda.

Las causas de las muertes según los respectivos certificados de defunción son: Paulino Ordenes muere por "Heridas de bala (2) de tórax con salida de proyectil"; Juan Miguel Ordenes muere por "Heridas a bala torácica abdominales"; Víctor Maldonado Gatica muere por "Herida a bala torácico abdominal y cráneo encefálica.

Cabe señalar que los certificados de defunción de los hermanos Ordenes, consignan como fecha de muerte el 16 de septiembre de 1973, uno a las 16:00 hrs. y el otro a las 22:00 hrs. La fecha en que fueron inscritos es el 1 de Octubre para ambos casos. Estos datos son contradictorios con los múltiples testigos que presenciaron la detención y otros que estuvieron detenidos con las víctimas, que dan información concordante en el sentido que ello ocurrió en fecha posteriores. El certificado de defunción de Maldonado, en cambio, señala como fecha de muerte el 19 de septiembre de 1973, a las 23:00 horas, en la esquina de Avenida Grecia y Américo Vespucio, lo que concuerda con el relato.

18 de septiembre de 1973

Es ejecutado Jorge AVILA PIZARRO, 27 años, médico, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

El afectado quedó detenido el 17 de septiembre, en la 9 Comisaría de Carabineros, donde se presentó cumpliendo una citación dejada en su lugar de trabajo, el Hospital Psiquiátrico. Ese mismo día, alrededor de las 16:00 horas, llegó a su casa acompañado de dos oficiales de Carabineros, quienes allanan e incautan algunos libros. Nuevamente fue trasladado a la 9 Comisaría, esta vez acompañado por su cónyuge, a la que le indicaron que Jorge Avila sería trasladado al Estadio Nacional. La esposa regresó a su hogar, y al poco rato recibió un llamado telefónico de su marido confirmándole que sería trasladado, sin embargo, al día siguiente cuando la cónyuge fue al Estadio Nacional a ver a Avila, se le negó que se encontrara allí. En la 9 Comisaría, en cambio, se le insistió en que el traslado había sido hecho.

Sólo el 20 de diciembre de 1973 la familia logró averiguar que Jorge Avila Pizarro se encontraba muerto desde el 18 de Septiembre de 1973 y enterrado en el Patio 29 del Cementerio General.

De acuerdo al informe de autopsia, el cuerpo fue remitido al Instituto Médico Legal como 'desconocido' por la Fiscalía Militar, señalando que se ignoraba el lugar del deceso. El cadáver fue identificado por el Gabinete de Identificación y la causa de la muerte fue "herida de arma de fuego facio-cráneo-encefálica y herida de bala torácica izquierda

Son detenidos, desde su domicilio en el campamento "Trabajadores al Poder": Juan Guillermo FUENTES RAVANAL, 24 años, obrero y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

Según testimonios verosímiles y concordantes, las tres personas mencionadas fueron detenidas y trasladadas por militares al Regimiento, y desde ese Recinto al sector Quilmo donde se les ejecutó en un recinto militar. Posteriormente, sus familias encontraron los cuerpos en la morgue loca

El certificado de defunción de Juan Fuentes señala: "perforación balística transfixiante toráxica, acción contingente uniformado". La fecha: 18 de septiembre, 19:30 horas

José Gabriel Campos Morales, casado, padre de 4 hijos, sufría de úlcera y sangramientos de nariz, fue detenido a las 08:00 de la mañana del 18 de septiembre de 1973, por Militares del Regimiento Escuela de Artillería de Linares, en su domicilio y en presencia de testigos. De inmediato fue conducido a la Cárcel Pública -en donde le informaron posteriormente a la familia que había salido en libertad el 5 de octubre de 1973- para después ser trasladado a la Comisaría Judicial de Investigaciones de Constitución. Desde este lugar fue sacado por efectivos militares y llevado al Regimiento Escuela de Artillería de Linares, en donde, según antecedentes que obran en la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, fue sometido a un simulacro de fusilamiento. En este recinto militar fue visto por varios testigos. En una oportunidad se le divisó en un pasillo, junto al Capitán Claudio Lecaros Carrasco, quien estaba al mando del Servicio de Inteligencia Militar (SIM) que operaba en el Regimiento de Linares.

María Elizabeth Campos Rojas, cónyuge de la víctima, quien al momento de los hechos se encontraba embarazada de seis meses, recuerda que ese día los militares llegaron a su casa en el Fundo San Gabriel, procediendo a detener a su marido y diciéndole a ella, que no se preocupara puesto que lo traerían de vuelta "enseguida". Como José Gabriel Campos no retornara a su hogar, al día siguiente, 19 de septiembre, María Elizabeth se dirigió a la Escuela de Artillería de Linares. En este recinto militar, un Capitán de apellido Romero le informó que se dirigiera a la Cárcel Pública de dicha ciudad puesto que ahí se encontraba preso su esposo. En el recinto penal, un militar le señaló que Campos Morales estaba incomunicado y que cualquier información debía pedirla en el Regimiento.

Comenzó entonces un constante ir y venir desde la Cárcel a la Escuela de Artillería y, desde aquí, a la Cárcel. Cuando la testigo volvió a su domicilio para cuidar de sus tres niños, Teresa Rojas -tía política de la víctima- siguió adelante con las gestiones. Al tercer día avisó que José Gabriel podría ser visitado y que había que llevarle ropa interior y una frazada. María Elizabeth preparó un paquete para su marido y se dirigió a la Cárcel. Sin embargo, aquí le dijeron que él continuaba incomunicado, recibiéndole la ropa. Después, la declarante llevó una vianda para Campos Morales, la que también fue recibida. Sin embargo, al poco rato se la devolvieron intacta.

Frente a esta situación, María Elizabeth Campos viajó incluso a Santiago, solicitando una entrevista con el General Augusto Pinochet, la que no fructificó, debiendo conformarse con las promesas que le hizo un Teniente de Ejército quien le dijo que volviera a Linares porque "todo se va a solucionar".

Alrededor de 8 días después de la detención, José Gabriel Campos fue conducido a su domicilio por casi 20 efectivos militares, desde donde sacó una frazada y una chaqueta. Al preguntarle su cónyuge por lo que estaba sucediendo, la víctima se limitó a contestarle que debía dirigirse al Teniente que encabezaba el grupo y que no había recibido los paquetes que le enviaron. Por su parte, el Teniente le señaló que no se preocupara ya que al día siguiente podría verlo. Pero, aquello nunca se cumplió.

Miguel Sabater del Fierro -en septiembre de 1973 era Subinspector de Investigaciones en Constitución- vio al afectado recluido en este recinto con posterioridad al 20 de septiembre de ese año. El testigo relató que en la misma noche del 11 de septiembre de 1973, llegaron a Constitución efectivos Militares provenientes de Linares, al mando del Capitán Juan Morales Salgado, e integrado ente otros por el Teniente Leonardo Marchant Rocha y los subtenientes Mauricio Salas Coccolo y Alejandro Herrera López. El día 12 de septiembre, los efectivos de Investigaciones recibieron la orden de presentarse en Linares, desde donde fueron enviados a Talca. Sabater del Fierro regresó a Constitución alrededor del 20 de septiembre de 1973. Constató entonces que funcionaban como centros de detención, la Cárcel Pública, recintos policiales y de Investigaciones y que no se llevaba registro de ingreso de los detenidos. Aunque no recuerda la fecha exacta, señala que fue después del 20 de septiembre, vio en un calabozo de Investigaciones a José Campos Morales. Estaba solo, muy debilitado y hacía días que no comía. El afectado le dijo al testigo que estaba seguro lo iban a matar por haber sido dirigente campesino y haber participado en la toma del fundo "El Cristal" de Longaví, cuya dueña era tía del Capitán Juan Morales Salgado. Un día, cerca de la 1.30 de la madrugada, la víctima fue sacada por una patrulla militar con destino desconocido. El testigo no volvió a verlo, nunca más.

Por su parte, Silvia Inés Sepúlveda Bueno, expone en declaración jurada que fue detenida el 22 de septiembre de 1973 después de presentarse voluntariamente ante las religiosas del Buen Pastor de Linares; se encontraba embarazada y había sido llamada por Bando militar. Agrega que allí fue retirada por Militares y conducida al Regimiento Escuela de Artillería de Linares, en donde la recibió el detective Héctor Torres. La testigo permaneció incomunicada durante 58 días, siendo violentamente torturada no obstante su estado.

Entre sus interrogadores estaban, además de Torres, dos detectives de apellidos Neves y Acevedo que provenían de San Javier, así como un Teniente de Carabineros de apellido Gallardo. Pero, de quien la testigo recibió mayores malos tratos fue del Capitán Claudio Lecaros Carrasco, el que la amenazaba con hacerla perder su guagua.

En octubre de 1973, Silvia Inés Sepúlveda vio de lejos en la Escuela de Artillería a José Campos Morales, a quien conocía como "El Chupalla Campos". Lo trasladaban el Capitán Claudio Lecaros, el detective Héctor Torres y otro militar a quien la testigo no reconoció.

Jorge Rodrigo MUÑOZ MELLA, 18 años, detenido en Bascuñan 620, Stgo por Carabineros. Desde entonces se encuentra desaparecido.

19 de septiembre de 1973

desaparecen Jorge YÁÑEZ OLAVE de 29 años de edad, Periodista, Jefe local del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Estaba trabajando en la conformación del Sindicato de Celulosa Constitución,(CELCO) y Jaime TORRES SALAZAR de 21 años de edad, Obrero, Dirigente del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

Con ocasión de los sucesos del 11 de septiembre de 1973, decidieron abandonar dicha localidad. Habiéndose dispuesto su captura, fueron detenidos por efectivos de Carabineros e Investigaciones en Cauquenes, el día 16 de septiembre. Mediante el parte N 10 de la Comisaría de Investigaciones de Cauquenes, se acredita el ingreso de ambos a ese recinto policial.

Al día siguiente de su detención, fueron trasladados por una patrulla militar al local de la Gobernación de Constitución, por petición del Gobernador militar. Desde ese recinto se pierde su rastro. La autoridad informó que habían quedado en libertad, en razón de que los funcionarios de Investigaciones que debían interrogarlos, habían sido destinados a la ciudad de Talca. A pesar de ello, el día 23 de septiembre se ordena a la unidades policiales del país la captura de ambos.

José LLANCUMAN MALDONADO, 25 años, obrero, fusilado por Carabineros en Puerto Montt

Otto LICHSTSCHEILD BAZAES, 22 años, ejecutado

Manuel Segundo MALDONADO MIRANDA 43 años, obrero agrícola, fusilado junto a su hijo mayor en Peldehue, Stgo, por efectivos del Ejército

Raúl BIDAGAIN GREISSING, 25 años, ejecutado

Los días 15, 17 y 19 de septiembre de 1973 se llevaron a cabo tres operativos militares al interior del Hospital San Juan de Dios. Efectivos militares pertenecientes a un Batallón del Regimiento Yungay de San Felipe que se encontraba apostado en la Quinta Normal y en el Instituto Diego Barros Arana, detuvieron a numerosas personas, cinco fueron ejecutadas y dos permanecen hasta la fecha desaparecidas. Uno de ellos es Joan ALSINA HURTOS, español, 31 años, sacerdote católico, quien ejercía su ministerio en la Parroquia San Ignacio de San Bernardo y se desempeñaba como Jefe de Personal del Hospital San Juan de Dios, fue ejecutado el 19 de septiembre.

Fue detenido en los subterráneos del Hospital por efectivos del Regimiento Yungay de San Felipe. Luego fue llevado al patio del Hospital donde permanece largo rato. Conducido al Instituto Diego Barros Arana y luego al Río Mapocho donde es ejecutado el mismo día. El día 27 es encontrado su cuerpo en el Instituto Médico Legal; es sepultado al día siguiente en el Cementerio Parroquial de San Bernardo. El certificado de defunción consigna como lugar de la muerte el puente Bulnes sobre el río Mapocho, e indica como causa de la misma: "múltiples heridas de bala" y "lesiones apergaminadas en la cara".

Carabineros pertenecientes a la Cuarta Comisaría de Concepción detuvieron en su domicilio a Héctor Roberto RODRÍGUEZ CÁRCAMO, 25 años, estudiante de filosofía de la Universidad de Concepción. Su arresto fue reconocido por carta de 12 de Noviembre de 1973 de la III División del Ejército, dirigida a su familia, señalando que había sido careado con otros detenidos del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y dejado en libertad al día subsiguiente de su arresto. Las acciones judiciales intentadas por la familia no arrojaron resultados. Hasta la fecha se encuentra desaparecido y se desconoce su suerte final.

Entre los días 19, 20 y 21 de septiembre de l973, en la empresa AIROLITE S.A. ubicada en Panamericana Norte, comuna de Conchalí, se procedió a detener a varias personas de las cuales tres fueron ejecutadas, uno de ellos es Ernesto VASQUEZ GODOY, 22 años, obrero, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

Fue detenido por efectivos de Carabineros de la 5 Comisaría, al interior de la empresa, el día 19 de septiembre de 1973. Ese mismo día en la tarde personal de Carabineros allanó su domicilio. Su familia lo buscó infructuosamente por distintos recintos de detención, hasta que el día 26 de septiembre encontraron su cuerpo en el Instituto Médico Legal. El certificado de defunción señala como causa: "Heridas múltiples a bala" (el protocolo de autopsia acredita 16 impactos).

20 de septiembre 1973

Enrique del Angel Carreño González, soltero, estudiante universitario, militante del MIR, detenido en su domicilio en presencia de su madre y de su hermana menor el 20 de septiembre de 1973, alrededor de las 20:00 hrs., por efectivos Militares y de Carabineros, quienes lo golpearon y procedieron a amarrarlo a un árbol antes de llevárselo detenido. Momentos antes, otros miembros de esta patrulla habían concurrido al domicilio de Oscar Saldías Daza y, al no encontrarlo, detuvieron a su madre Isabel Daza, a quien trasladaron en una camioneta hasta el domicilio de Enrique Carreño. Aquí, ella fue cambiada a un Jeep, donde también introdujeron al afectado, trasladándolos a ambos a la Comisaría de Carabineros. En seguida fueron a buscar a Oscar Saldías a casa de un tío siendo también detenido y conducido al recinto policial. La madre de Saldías señala que a su hijo lo ingresaron a patadas, culatazos y golpes y que después -no recuerda la hora- fue sacado junto con Enrique Carreño, ambos esposados. Esa misma noche ella fue dejada en libertad.

Carreño y Saldías fueron conducidos a la Cárcel de Parral, en este recinto fueron vistos por el detenido Juan Fuentes Gatica, quien fuera dejado en libertad con posterioridad. Fuentes fue incomunicado el 22 de septiembre, pero no perdió contacto con otros presos y fue así como supo que Oscar Saldías y los detenidos Hugo Soto Campos, Luis Aguayo Fernández y Claudio Escanilla Escobar fueron sacados de la Cárcel por patrullas Militares y de Carabineros el 26 de septiembre. Todos ellos se encuentran desaparecidos desde entonces. Se supo que Enrique Carreño fue trasladado a la Escuela de Artillería de Linares y posteriormente a la Cárcel de esa ciudad, donde existe constancia de su ingreso el 4 de enero de 1974. Según esta constancia, el afectado fue dejado en "libertad provisional" el 9 de enero de ese mismo año; sin embargo, su madre indica que lo visitó hasta el 5 de febrero en este Penal, a la semana siguiente le informaron que había sido liberado. Desde ese momento no supo más de su suerte o paradero.

En la Cárcel de Linares Enrique Carreño fue visto por otro preso, Nelson Castillo, quien certifica que lo recuerda especialmente, ya que era constantemente interrogado y regresaba en muy mal estado físico. Agrega que Carreño manifestaba su temor de morir en las torturas. Agrega en su testimonio que el 5 de febrero de 1974 el afectado fue llamado a presentarse ante la Guardia Interna donde le comunicaron que quedaba en libertad y expresó a sus compañeros de prisión su miedo de que se tratara de una falsa libertad. No regresó al Penal ni fue visto con posterioridad.

Los interrogatorios se desarrollaban en un sector de la Escuela de Artillería hasta donde llevaban a los prisioneros y en ellos participaban efectivos Militares, de Carabineros y de Investigaciones. Nelson Castillo recuerda al Capitán Claudio Lecaros e indica que los presos le tenían especial temor por su crueldad. De los encargados del recinto militar recuerda al Comandante Cabezas, a Jorge Sincke Quiroz, a los Coroneles Carlos Morales Retamal y Sergio PÉREZ Hormazábal y al Fiscal Militar Mayor Romero.

Según recuerda la madre de Oscar Saldías entre los carabineros que lo detuvieron se encuentran el Sargento Luis Hidalgo, los carabineros Valenzuela, Toledo, Morales y Duarte. Los familiares de Carreño también identifican otro carabinero de apellido Vásquez y al Teniente de Ejército Luis Cerda. Entre los militares que participaban en el traslado de detenidos desde la Cárcel de Parral a la Escuela de Artillería se encontraban los Cabos Raúl Ugalde y Manuel Moya y los Tenientes Dodge y Sáenz, todos de la dotación de ese Instituto Militar, según recuerdan detenidos que luego recobraron su libertad.

A pesar de que Enrique Carreño González durante casi cuatro meses fue visto por familiares y otros detenidos y pudo identificarse a muchos de los militares y carabineros que lo detuvieron, interrogaron y custodiaron, no ha sido posible establecer su suerte desde que fuera sacado del Penal de Linares los primeros días de enero de 1974.

El día 22 de septiembre de 1973

Gabriel Valentín LARA ESPINOZA, 18 años, estudiante de enseñanza media y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), fue detenido en su domicilio por un grupo de civiles armados y efectivos de Carabineros y posteriormente llevado a la 2 Comisaría. Las autoridades policiales señalaron a la familia que había sido trasladado al Regimiento de Los Angeles, sin embargo, en este recinto no se reconoció la detención.

Posteriormente en virtud del recurso de Amparo interpuesto por la familia, la 2 Comisaría informó a la Corte que: "al ocurrir los hechos del 11 de septiembre de l973, el afectado se dio a la fuga de esa localidad por estar vinculado al MIR, por consiguiente no puede registrar detención en esta Unidad ni en la fecha señalada ni en ninguna otra'.

Ambrosio Eduardo Badilla Vasey, casado, dos hijos, empleado del Banco del Estado, comentarista de un programa radial del MIR en Radio Cooperativa de Temuco, miembro del Comité Central del MIR, fue detenido el 21 de septiembre de 1973 en el domicilio de un amigo en la ciudad de Temuco, por efectivos de la Fuerza Aérea de Chile, FACH, pertenecientes al Grupo N3 de Helicópteros. Fue trasladado al Regimiento Tucapel de Temuco en donde se le vio con la vista vendada, el pelo rapado, y con claras evidencias de haber sido torturado. Ante una consulta realizada por su familia, la autoridad respectiva informó que había sido dejado en libertad por falta de méritos, lo que claramente no se ajusta a la verdad, por cuanto Ambrosio Badilla se encuentra desaparecido hasta la fecha al igual que otros militantes del MIR detenidos en septiembre de 1973 en la ciudad de Temuco. Luego del 11 de septiembre de 1973, su nombre figuró en los bandos a través de los cuales la autoridad militar requería a las personas que debían presentarse en el Regimiento Tucapel.

De la permanencia de Ambrosio Badilla Vasey en la Unidad Militar mencionada, da cuenta el testimonio del abogado Gastón Holzapfel Cross, quien expuso haber sido detenido el 21 de septiembre de 1973 en la ciudad de Temuco y trasladado ese mismo día al Regimiento Tucapel en donde fue introducido en una pieza pequeña cercana a la guardia. A los pocos minutos de encontrarse allí, llegó en calidad de detenido Ambrosio Badilla Vasey, a quien conocía con anterioridad por haber sido atendido por el afectado en la Sección Agrícola del Banco del Estado. De la conversación que sostuvo con Badilla Vasey, pudo percatarse que había sido detenido recién al igual que él, y en esos momentos se encontraba en buenas condiciones físicas y anímicas. Posteriormente, el testigo fue trasladado a otra dependencia del Regimiento y luego fue incomunicado en la Cárcel de Temuco, sin que haya vuelto a ver a Ambrosio Eduardo. Finalmente, el testigo agrega que su cónyuge, doña María Eugenia Gottschalk, vio al detenido desaparecido el 22 de septiembre, en el patio del Regimiento Tucapel de Temuco, cuando ella concurrió a ese lugar a fin de preguntar por él.

Cabe señalar, que el afectado es primo hermano de Bautista Van Schouwen Vasey, miembro del Comité Central del MIR, detenido en Santiago en septiembre de 1973 encontrándose desde entonces desaparecido.

Rafael Alonso DÍAZ MEZA, 23 años, obrero agrícola, detenido por Investigaciones en Parral, desde entonces se encuentra desaparecido

Juan Manuel REYES JARA, Nacido el 25/07/53, 30 años, empleado, muerto por efectivos del Ejército en la Pobl. Pablo Neruda, Conchalí, Stgo

Fidel Alonso BRAVO ÁLVAREZ, 22 años, obrero, ajusticiado por aplicación ley de fuga (bando 26) en Atalaya camino a Navidad, San Antonio por agentes del Ejército bajo las órdenes de Manuel Contreras

23 de septiembre de 1973

Es ejecutado Jaime ARAYA PALOMINOS, 26 años, estudiante de Topografía de la Universidad de Concepción y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

Había sido requerido por Bando el día 11 de septiembre y detenido el 22 de ese mes junto a otras personas. Trasladados al Regimiento de Los Angeles, fue fusilado en ese recinto el día 23 de septiembre. La comunicación oficial publicada en la prensa el día 6 de octubre señala, que fue dado de baja por haber atentado en contra de los centinelas encargados de su custodia y haber intentado su fuga. Su cuerpo se encuentra sepultado en el cementerio de Los Angeles.

Son detenidos por carabineros dos personas: Luis Antonio IBARRA DURAN, obrero de la Industria Azucarera Nacional (IANSA) y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y otra persona de apellido López

Consta que los dos fueron llevados a la Segunda Comisaría de Chillán. El 24 de septiembre la familia fue informada que López había sido trasladado a otro lugar, sin señalar cuál; y el 26 del mismo mes se le comunicó a los parientes de Ibarra que había quedado en libertad el día anterior. Desde esa época se ignora el paradero de las víctimas. Otra persona, Juan Poblete Tropa, fue detenido el mismo día por los mismos agentes y llevado al mismo recinto. Su cadáver apareció en el puente El Ala, sobre el río ñuble. En ese mismo lugar se encontraron otros cuerpos que no fueron identificados.

24 de septiembre 1973

Humberto SALAS SALAS, casado, dos hijos, agricultor, militante del MIR, se presentó voluntariamente en la 3 Comisaría de Carabineros de Rahue, en la ciudad de Osorno, el día lunes 24 de septiembre de 1973, cerca de las 14:00 horas. Hasta el recinto policial concurrió acompañado de su esposa, Blanca Mella. El hogar de ambos había sido allanado violentamente en diversas oportunidades por Carabineros con posterioridad al Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, lo que motivó al afectado a concurrir hasta el lugar con el fin de resolver la situación que afectaba a su familia.

Según declaración jurada de Blanca Mella: "Entre los funcionarios de Carabineros de la Tercera Comisaría de Rahue que efectuaron los allanamientos reconocí al Sargento Eliseo Aguilar, al Sargento Nelson Rosas, el carabinero José Melián Carrasco, y el carabinero jubilado Sergio Conejeros, quien vestía de civil. En una de esas ocasiones en que se allanó la morada intervinieron miembros del Ejército, pertenecientes al Regimiento Arauco de Osorno y entre los cuales sólo reconocí a un uniformado que llamaban "Colipán" y que tenía el grado de Sargento".

En la oportunidad en que el afectado se presentó en la Comisaría, la Guardia fue cerrada y su esposa obligada a permanecer en la calle. Transcurrieron dos horas y el afectado no salió del recinto. Según declara la señora Blanca Mella: "Ante la demora volví a preguntar al Carabinero de la puerta y éste me dijo que fuera al día siguiente al Regimiento, ya que lo habían trasladado allá y que en la Comisaría no había presos políticos". Ella concurrió durante cinco días seguidos hasta la Comisaría donde recibía la misma respuesta de los funcionarios de guardia. En el Regimiento mencionado la respuesta era "aquí no hay presos políticos". Se le indicaba además que su esposo podía estar en la Cárcel Pública, Estadio Español o en el local de FELCO, que sirvieron de recintos de detención con posterioridad al 11 de septiembre de 1973. Blanca Mella concurrió a todos los lugares señalados sin poder obtener información de su marido.

Concurrió, entonces, hasta la Fiscalía Militar de Osorno, donde unos oficiales de Carabineros le prometieron que realizarían averiguaciones. Transcurrida una semana desde la detención del afectado, un Teniente de Ejército de apellido PÉREZ le indicó a la señora Blanca Mella que él había llamado a la 3 Comisaría de Carabineros de Rahue, donde le dijeron, según señalara, que efectivamente Humberto Salas se había presentado en dicho recinto el 24 de septiembre de 1973 y que había sido puesto en libertad el 25 de septiembre de 1973 -al día siguiente- "por falta de méritos". Lo cierto es que el afectado no regresó a su domicilio.

Algunos días después, cerca del 30 de septiembre de 1973, la señora Blanca Mella se encontró con un vecino de Bahía Mansa. Relata en su declaración jurada su encuentro con Agustín Segundo Oliva: "quien el mismo día que Humberto Salas se había también presentado a Carabineros de Rahue. Oliva me contó que estuvo detenido en dicha Comisaría, en una misma celda con mi esposo (Humberto Salas) y muchas otras personas; que el día viernes 28 de septiembre de 1973, a eso de las 5 de la madrugada, los Carabineros sacaron de la celda al afectado y otros dos individuos y se los llevaron no sabe dónde; agrega que cuando lo sacaron iba en muy malas condiciones físicas debido a los golpes y torturas de que había sido objeto". El testigo de la reclusión del afectado fue liberado ese mismo día por los Carabineros.

Posteriormente la esposa del afectado siguió realizando gestiones a fin de encontrarlo, presentó inclusive una denuncia en Investigaciones, la que habría dado origen a un proceso en el 1er. Juzgado del Crimen de Osorno, sin que conste los resultados de dicha investigación.

Humberto Salas Salas continúa hasta la fecha en calidad de detenido desaparecido sin que las autoridades administrativas de la época o el Cuerpo de Carabineros, se responsabilicen de su detención y posterior desaparecimiento.

26 de septiembre 1973

Alejandro Ancao Paine, viudo, padre de una hija, dirigente campesino y miembro del Movimiento Campesino Revolucionario, (M.C.R.), fue detenido el 26 de septiembre de 1973, alrededor de las 13:30 horas, por efectivos de Carabineros en circunstancias que se encontraba en el interior del Banco del Estado de Cunco. La víctima había concurrido al Banco una hora antes de su detención con el fin de cobrar dineros destinados al pago de remuneraciones de los miembros del Asentamiento "Luciano Cruz" (hoy Chile Arauco). El agente de la sucursal bancaria le indicó que volviera más tarde, lo que hizo aproximadamente a las 13:30 horas, siendo en esta oportunidad detenido por Carabineros de Cunco, quienes lo golpearon duramente. Fue subido a un furgón de la Institución y trasladado a la Tenencia de Carabineros del lugar. Entre los aprehensores se encontraba el Sargento Julio Cayupán Maliqueo, y un carabinero de nombre Manelo Soto.

El 28 de septiembre de ese año, su madre, doña Marcelina Paine Catrilaf, concurrió a la Tenencia de Cunco, en donde los policías de guardia le indicaron que su hijo había sido trasladado a Temuco el día anterior, es decir, el 27 de septiembre. Posteriormente, su hermana María Ancao Paine viajó a la ciudad de Temuco, en donde realizó indagaciones en la Cárcel Pública y otros lugares de reclusión de prisioneros políticos, recibiendo en todos ellos respuestas negativas.

Es ejecutado en el predio de una unidad policial Manuel Jesús ARANCIBIA ARANCIBIA, 29 años, comerciante ambulante.

La versión oficial de los hechos señala que habría participado en el ataque a una ambulancia de Carabineros que había concurrido a la población La Legua el día 11 de septiembre de 1973. En este ataque, según la información entregada por la prensa, murió el Sargento 1 José Humberto Wettlyn y otros tres carabineros. El día 15 de septiembre de ese año, funcionarios de la Fuerza Aérea detuvieron a los inculpados Lobos y Ríos en la población La Legua y el día 16 en su domicilio de la misma población a Arancibia. Este último fue trasladado al Estadio Nacional y de allí nada más se sabe hasta que aparece su cuerpo en el Instituto Médico Legal.

La información de prensa citada señala que los tres afectados fueron sometidos a un Consejo de Guerra, condenados a muerte y fusilados en una unidad policial ubicada en calle Las Perdices, comuna de la Reina.

La autopsia de los cadáveres señala que los cuerpos fueron enviados al Instituto Médico Legal por el Centro de Prefectura de Sub-oficiales de Carabineros, ubicado en La Reina y la causa de la muerte : 'herida de bala cráneo-encefálica con salida de proyectil' en el caso de Ríos Pradenas; ' heridas de bala con salida de proyectil cráneo-encefálica y cervical' en el de Lobos Urbina; 'heridas de bala con salida de proyectil, una toráxica y otra tóraco-abdominal' en el caso de Arancibia Arancibia.

Desaparecen desde la Cárcel de Parral cuatro personas que se encontraban detenidas en ese recinto. De acuerdo a lo expresado en el libro de Novedades de la Cárcel Pública de Parral, el día 26 de Septiembre de 1973, "Por orden verbal del Sr. Gobernador Departamental, fueron entregados al personal del Ejército cinco detenidos, Enrique Carreño González, Eladio Saldías Daza, Hugo Soto Campos, Luis Aguayo Fernández y Aurelio Peñailillo." Tan sólo Enrique Carreño volvió al recinto carcelario. Las otras personas permanecen hasta la fecha desaparecidas.

Aurelio Clodomiro PEÑAILILLO SEPÚLVEDA, 32 años de edad, jubilado por invalidez. Fue detenido por Carabineros de la localidad de Copihue el día 16 de septiembre, y trasladado a la Cárcel de Parral al día siguiente.

El 28 de septiembre de 1973

Es muerto en el Fuerte Borgoño Ricardo Antonio BARRA MARTÍNEZ, 24 años, obrero de FIAP TOME y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

Fue detenido el día anterior junto a Miguel Angel Catalán Febrero, Tránsito del Carmen Cabrera Ortiz y Héctor Lepe Moraga, quienes posteriormente fueron sometidos a Consejo de Guerra y luego ejecutados bajo pretexto de una supuesta fuga. Sus aprehensores fueron carabineros de la Comisaría de Tomé, que los condujeron a ese cuartel policial. Declaraciones de testigos señalan que allí fue interrogado y torturado, para luego ser trasladado en mal estado al Fuerte Borgoño, donde fallece, a consecuencia de las torturas, el día 28 de Septiembre

Su cadáver fue inhumado en el Cementerio de Talcahuano. Su familia, que posteriormente lo exhumó, afirma que el cuerpo estaba violáceo en la espalda y orejas, y entero ensangrentado.

Es detenido Jorge Patricio NARVAEZ SALAMANCA, 15 años, estudiante de enseñanza media y militante del Frente de Estudiantes Revolucionarios (FER-MIR). Fue aprehendido por civiles armados en su domicilio y llevado presumiblemente a la Comisaría de Mulchén. Se desconoce su paradero y suerte. La autoridad policial y militar negó haber arrestado o mandado arrestar al afectado y la Comisaría de Mulchén, ante un requerimiento judicial, señaló que Narvaez había huido hacia Argentina, de acuerdo con otros 'extremistas'.

30 de septiembre de 1973

Es ejecutado, tras ser detenido ese mismo día en su domicilio por personal de la Fuerza Aérea, Mario Emiliano STAPPUNG LOPEZ, 30 años, operario, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

El afectado era un activo militante y según su familia tenía estrecho contacto con Miguel Enríquez. Después de la detención sus familiares le buscan sin obtener resultados positivos, hasta que se les informa en el Instituto Médico Legal que la víctima se encontraba sepultada en el patio 29 del Cementerio General. El protocolo de autopsia señala que la causa de la muerte fueron "múltiples heridas a bala" y la data, la misma de la detención.

Mario Gabriel SALAS RIQUELME, 24 años, obrero, detenido en allanamiento al campamento Stgo Pino, acusado de atacar patrulla militar, fusilado por personal del Ejército en el mismo campamento

El 1 de octubre de 1973

El 20 de septiembre de 1973 una patrulla compuesta por Militares y Carabineros allanó el domicilio de Eduardo Segundo Crisóstomo Salgado, estudiante de Agronomía, militante del MIR, y su esposa Teresa del Rosario Cartes Molina, los que en esa oportunidad no estaban en su hogar, siendo alertados posteriormente por una cuñada que vivía en la casa colindante.

El afectado en conocimiento que era a él a quien buscaban, decidió entregarse voluntariamente. Por tal motivo tomó contacto con su primo Raúl Rojas Crisóstomo, Teniente de la Aviación Civil, de profesión profesor, quien llegó a su domicilio en auto durante las horas del toque de queda. En el lugar, Eduardo Crisóstomo conversó con él en el interior del automóvil.

Esta conversación lo convenció a entregarse, ya que no tenía nada que ocultar. Decisión que comunicó a su esposa esa misma noche del 30 de septiembre de 1973.

El 1 de octubre a las 8:00 horas su primo Raúl llegó a buscarlo para acompañarlo al Regimiento N9 "Chillán". Al despedirse de su esposa le pidió que lo fuese a ver si no regresaba antes del mediodía. Ella al ver que eran las 12:30 horas y que el afectado no volvía se dirigió al Recinto Militar, donde le informaron que no se encontraba su nombre en el listado de detenidos, pero que volviera después de las 17:00 horas, ya que si estuviera declarando, su nombre se ingresaría después de dicha diligencia. Al regresar a la Unidad Militar no encontró a su esposo en el listado mencionado y tampoco pudo averiguar donde estaría detenido.

El día 2 de octubre, al terminar el toque de queda, llegaron al domicilio de la suegra del afectado 2 personas que preguntaron si ahí vivía Eduardo Crisóstomo. Al serles consultado por el motivo de su visita, ellos señalaron que la noche anterior habían sido detenidos por infringir el toque de queda, siendo llevados a la 2a. Comisaría de Carabineros de Chillán, donde vieron al afectado quien les solicitó que informaran en esa dirección de su situación.

Su esposa al enterarse se dirigió inmediatamente a la Comisaría; aproximadamente a las 10:00 horas estando al lado de afuera de la Guardia, vio que la víctima era sacada hasta el lugar donde estaba ella. Entonces un Oficial reprendió al funcionario policial, indicándole que ese no era el detenido que requería y por tanto que lo devolviera inmediatamente al calabozo.

Al devolverse pasó al lado de su esposa momento en el que el afectado intentó hablarle, siendo impedido de hacerlo por el carabinero que lo custodiaba.

Ella, al insistir en que su esposo estaba detenido en el lugar ya que lo había visto, fue objeto de burlas por parte de los policías quienes negaron la permanencia del afectado. Uno de los uniformados, compadeciéndose de su angustia, le recibió alimentos y frazadas para intentar entregárselos al detenido, no logrando su objetivo por lo que le devolvió todo.

Asimismo, una hermana de la víctima inquirió por su paradero en la Comisaría señalada. Allí los funcionarios de guardia le dijeron que Eduardo había sido llevado al Regimiento. Motivo por el cual fueron al Recinto Militar, donde les señalaron que Carabineros no había entregado a nadie en calidad de detenido. Desde ese mediodía del 2 de octubre de 1973 la familia de Eduardo Crisóstomo Salgado no ha vuelto a saber de él, a pesar de haberlo buscado en todos los recintos carcelarios de la región. En la cárcel local el oficial Eduardo Torrealba siempre trató de alentar a la esposa del afectado, esperanzándola con que podría llegar trasladado desde otro recinto, cuestión que jamás ocurrió.

Desaparece, Ricardo TRONCOSO LEON, 30 años, fotógrafo y director teatral, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Según declara la familia, pudo ver su nombre en el libro de registro de los detenidos. Sin embargo, el 3 del mismo mes se le rechazó la ropa que le llevaban y se les indicó que había sido trasladado al Regimiento, donde se les negó que estuviese detenido allí. Desde esa época se desconoce su paradero y suerte.

Es ejecutado Luis BRUNA SANTIBAÑEZ

2 de octubre 1973

Guillermo CAPDEVILLA ARRATE, ejecutado

Guido Raúl TRONCOSO PÉREZ, 21 años, mecánico automóviles, fusilado en el Rgto Tucapel, Temuco, por personal del Ejército

El 3 de octubre de 1973

Roberto Iván Avila Sepúlveda, de 22 años de edad, estudiante de la Escuela Normal de Chillán bajo régimen de internado fue detenido en el patio de ese establecimiento educacional el 3 de octubre de 1973, alrededor de las 17:00 horas, por cuatro funcionarios del Servicio de Investigaciones de Chillán los que se movilizaban en un automóvil blanco, Peugeot o Fiat 125, ante testigos. Según antecedentes que obran en la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, en el Cuartel de la Policía de Investigaciones de Chillán, la víctima fue entregada a un miembro del Servicio de Inteligencia Militar (SIM), que funcionaba al interior del Regimiento de dicha ciudad.

Los hechos fueron comunicados a la madre de Roberto Iván señora Dora Sepúlveda Salazar mediante un telegrama firmado por un compañero de estudios del afectado. Ella residente en Tomé viajó a Chillán el 4 de octubre de 1973, enterándose de las circunstancias de la detención de su hijo. Le contaron que en ésta habían participado detectives de Chillán, los que actuando con violencia, separaron a los alumnos que en esos momentos conversaban con la víctima y mostraron una placa al afectado. Según señalaron algunos de los jóvenes, Roberto Iván Avila les preguntó "Ày por qué a mí?"; sin contestarle, fue introducido en el vehículo y llevado con rumbo desconocido. Sótero Hernández Torres compañero de estudios del afectado y que declarara ante el Tribunal el 9 de septiembre de 1975 expuso que en el mes de octubre de 1973 se encontraba en el patio de la Escuela Normal, conversando con Avila Sepúlveda, cuando se presentaron cuatro civiles que bajaron de un automóvil blanco, Fiat 125 o Peugeot, los que, después de hablar con la víctima, procedieron a detenerlo.

Con estos antecedentes, la señora Dora Avila se dirigió a Investigaciones de Chillán, en donde unos funcionarios a raíz de su insistencia le dijeron que el Sargento Fuentealba del Regimiento de Chillán tenía un informe completo acerca de la situación de su hijo. Al conversar con dicho militar, éste le manifestó textualmente "por qué Investigaciones me echa la culpa a mí no más por el caso de este cabro?". Sin obtener mayores respuestas, ella retornó a Tomé después de haber recorrido la Cárcel, Comisarías de Carabineros y Regimiento.

En su incesante búsqueda, en el mes de noviembre de 1980, y encontrándose en Chillán, Dora Sepúlveda conoció a una señora de apellido Pradenas, la que le dijo que ella tenía conocimiento del lugar en que estaban enterrados los cadáveres de las personas que habían sido lanzadas al río. Le contó que había, por lo menos, unos 15 cuerpos, entre ellos, el de Arturo Prat Martí (actualmente detenido desaparecido), el de un joven de apellido Retamal de la localidad de Coelemu, y también probablemente el de su hijo. El lugar estaba ubicado en el Cementerio Nuevo de Chillán, doblando a la derecha al final de un camino largo.

Lo cierto es que hasta la fecha se desconoce la suerte corrida por Roberto Avila Sepúlveda en poder de sus captores.

Dixon RETAMAL CORNEJO, 24 años, estudiante de Construcción Civil en la Universidad Técnica del Estado, sede Temuco, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), fue detenido en Temuco en la Pensión en que residía, por efectivos de la Fuerza Aérea. Desde allí fue trasladado a la Base de Maquehua, cuyo personal -según afirman sus familiares- les habría reconocido que había estado detenido en ese lugar y luego entregado a Carabineros. En ningún recinto de Carabineros pudo ser ubicado, permaneciendo hasta la fecha desaparecido.

Los días 3 y 4 de octubre de 1973,

Son ejecutados en cumplimiento de una sentencia del Consejo de Guerra de Valdivia, las siguientes personas, militantes del MIR-MCR (Movimiento Campesino Revolucionario), todos acusados de asaltar el Retén de Carabineros de Neltume el día 12 de septiembre de 1973: Pedro Purísimo BARRIA ORDOñEZ, 22 años, estudiante; José René BARRIENTOS WARNER, 29 años, estudiante de Filosofía, músico de la Orquesta de Cámara de la Universidad Austral; Sergio Jaime BRAVO AGUILERA, 21 años, obrero maderero; Santiago Segundo GARCIA MORALES, 26 años, obrero maderero; Luis Enrique del Carmen GUZMAN SOTO, 21 años, obrero maderero; Fernando KRAUSS ITURRA, 24 años, estudiante universitario, Secretario Regional MIR; José Gregorio LIENDO VERA, 28 años, ex-estudiante de agronomía, líder del Movimiento Campesino Revolucionario (MCR) del Complejo Maderero y Forestal Panguipulli, también conocido como ÁComandante Pepe"; Luis Hernán PEZO JARA, 29 años, obrero maderero, Víctor Eugenio RUDOLF REYES, 32 años, obrero maderero; Rudemir SAAVEDRA BAHAMONDES, obrero maderero; Víctor Segundo SAAVEDRA MUÑOZ, 19 años, obrero maderero; y Luis Mario VALENZUELA FERRADA, 20 años, obrero maderero.

Múltiples versiones de prensa de la época hacen referencia a la tramitación de este Consejo de Guerra. Una comunicación oficial de sus ejecuciones señala que se les habría acusado de varios delitos, entre ellos, el asalto al Retén de Neltume, en esta causa que se tramita ante VSI se ha podido establecer que fueron victimas , las primeras, de la llamada "Caravana de la Muerte" de Arellano Stark .

Se aplicó a los reos un procedimiento y una penalidad de tiempo de guerra, que a la época del ataque del que se les acusó, el 12 de septiembre de 1973, no se encontraba decretado en el país, que lo fue por el DL N 5, publicado el 22 de ese mes

El 4 de octubre de 1973,

Desaparece Rubén Eduardo MORALES JARA, 29 años, profesor de la Universidad de Chile, sede Temuco y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Morales se encontraba detenido en la Cárcel de Temuco al 11 de Septiembre de l973, acusado de infracción a la Ley de Control de Armas. Desde esa fecha sus familiares no lo volvieron a ver.

La autoridad del recinto carcelario mencionado, informó que el detenido egresó: con fecha 4 de octubre de 1973 por haberse fugado desde la Guardia del Regimiento de Temuco". Sin embargo, en el informe de Investigaciones de Temuco, se expresa que Morales Jara, 'en los momentos en que era trasladado por personal del Ejército, en la noche, se fugó lanzándose a la aguas del río Cautín, sin haberse localizado posteriormente'.

René Daniel VALLEJOS PARRA, 24 años, fotógrafo, detenido en la Villa Alemania, Antofagasta por Carabineros. Desde entonces se encuentra desaparecido

Carlos LARA GARRIDO, 26 años, ejecutado

Ernesto René TORRES GUZMÁN, Rut 173.910 Chillán, 22 años a la fecha de su detención, soltero, obrero de la Fábrica de Casas Prefabricadas "Hogar de Cristo" de Chillán, fue detenido el 4 de octubre de 1973, aproximadamente a la 1:00 de la madrugada, en su domicilio de Avda. O'Higgins N2015 interior, en la ciudad de Chillán, por una patrulla de Carabineros y Militares que se movilizaban en 2 jeeps marca ARO de color verde. Los uniformados preguntaron insistentemente por Manuel Morales, trabajador de la Fábrica de Casas del "Hogar de Cristo". Al ver que no estaba, ya que no vivía ahí, le ordenaron a Ernesto Torres Guzmán que se vistiera. Luego lo sacaron de la casa y a la fuerza lo hicieron subir a uno de los vehículos. Las personas que se encontraban en el lugar pudieron ver que en uno de los jeeps había otros detenidos, compañeros de trabajo del afectado.

Posteriormente entraron a la casa y sacaron a la esposa de Manuel Morales subiéndola al otro vehículo. Entonces el chofer del vehículo en que llevaban a Ernesto Torres y sus compañeros de trabajo le dijo a los otros carabineros que se reunirían luego ya que ellos "darían una vuelta por Chillán Viejo".

Al día siguiente la madre de José Acuña, compañero de labores del afectado y también detenido, vio a éste, a Luis Muñoz, a José Padilla y a José Acuña en el interior de la Tenencia de Carreteras del Puente Ñuble.

En diciembre del mismo año su madre, Adriana Guzmán Hernández, fue interrogada por el Oficial de Ejército en el Regimiento N9 "Chillán", el que le mostró una serie de fotos con el fin de que reconociera a alguien, como ella no logró ver a nadie conocido para ellos, el Oficial le dijo que su hijo "había andado con un tal Morales y por eso estaba pagando las consecuencias". La citó para el día siguiente; cuando ella volvió, le señaló que no tenía noticias de su hijo. Nunca más volvió a saber de su hijo, quien se encuentra actualmente desaparecido.

Armando Edelmiro MORALES MORALES, Rut 6.530.487, soltero, 19 años de edad, estudiante de Enseñanza Media, fue detenido el 4 de octubre de 1973, pasadas las 19:00 horas, cuando se presentó voluntariamente en la Comisaría de Carabineros de Parral. Horas antes, una patrulla al mando del Sargento Luis Hidalgo había concurrido a su domicilio preguntando a su madre por el joven, que se encontraba en esos momentos en clases en el Liceo, quedando citado para que se presentara en el recinto policial.

Esa misma tarde fue trasladado a la Cárcel Pública local, donde la familia le llevaba diariamente alimentos y ropas, aunque no podían verlo. En el penal permaneció hasta el 11 de ese mes, fecha en que su madre fue informada por el funcionario Luis Moya que su hijo ya no se encontraba allí y que no le llevara más comida. Desde entonces no han vuelto a saber de su paradero ni a tener noticias suyas.

En la Cárcel existe constancia de su ingreso el día 4 de octubre por orden del Gobernador, en esa época el Capitán Hugo Cardemil, perteneciente a la Escuela de Artillería del Ejército. Su salida se registra el 11 de ese mes, entregado a la Fiscalía Militar.

En esa época fue detenido otro estudiante de 4to. Medio del Liceo de Hombres de Parral, Víctor Vivanco, quien se encuentra también desaparecido desde el 12 de octubre de ese año, luego que permaneciera cuatro días en la Comisaría de esa ciudad.

El día 5 de octubre de 1973

Jorge Ernesto Carrión Castro, casado, dos hijos, obrero, dirigente poblacional, militante del MIR, fue detenido en su domicilio de Casas Viejas de Puente Alto por efectivos Militares dependientes del Regimiento de Ingenieros de esa localidad. Según diversos testimonios, ese día 5 de octubre de 1973 se efectuó un vasto operativo militar en las Poblaciones Vista Hermosa y 12 de mayo del sector Casas Viejas de Puente Alto, en el cual fueron detenidas alrededor de 60 personas.

Aproximadamente a las 08:00 horas se produjo la detención del afectado, el que permaneció hasta las 11:00 horas en la Población junto a otros detenidos. Luego estos fueron introducidos a unos camiones militares y trasladados hasta dependencias del Regimiento de Ingenieros. En la tarde de ese día el afectado fue llevado nuevamente por sus captores a la población y obligado a meterse a un canal con sogas, aparentemente buscando algo. En seguida fue devuelto al Regimiento de Puente Alto. En esta Unidad Militar se le informó a la familia que el detenido había sido trasladado al Estadio Nacional, lugar que fue usado como recinto de detención con posterioridad al Golpe Militar, pero allí no fue reconocida su detención y no figuraba en las listas oficiales de detenidos.

La familia fue informada por testigos fidedignos, entre ellos dos jóvenes que permanecieron detenidos junto al afectado, que éste fue ejecutado la misma noche de su detención. Sin embargo, no existe constancia oficial de su muerte y su cuerpo no ha sido encontrado.

Desaparecen a manos de efectivos del Ejército las siguientes personas: Florindo Alex VIDAL HINOJOSA, 25 años, trabajador de vialidad de San Antonio y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), fue detenido por una patrulla militar el 27 de Septiembre de 1973, junto a otras personas, y trasladado al Campamento de Prisioneros N2 "Tejas Verdes". Su cuerpo apareció en las aguas del río Rapel.

Ceferino del Carmen SANTIS QUIJADA, 31 años, dirigente sindical, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), fue detenido el día 12 de septiembre de 1973.

Gustavo Manuel FARIAS VARGAS, 23 años, recaudador de Obras Sanitarias de San Antonio, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria(MIR), se había presentado voluntariamente a las autoridades ante el llamado de un bando militar.

Estas personas, con posterioridad a su detención o presentación voluntaria, fueron trasladadas al Campamento N2, donde fueron mantenidas en régimen de incomunicación absoluta. Todas ellas, la noche del 5 de octubre de 1973, fueron subidas a una camioneta del tipo frigorífico conducida por militares. Nunca regresaron al Campamento de Prisioneros.

Gustavo Manuel Farías Vargas, soltero, recaudador de Obras Sanitarias de San Antonio, militante del MIR, fue detenido por una patrulla militar en el domicilio de su hermana Isabel Farías Vargas ubicado en la población Santa Luisa de Quilicura, Santiago, el 24 de septiembre de 1973. El y sus hermanos Francisco Antonio, Carlos Vicente y Arturo Florencio, habían sido llamados por Bando militar para que se presentaran en el Regimiento Escuela de Ingenieros Militares de Tejas Verdes el mismo 11 de septiembre de 1973. A la fecha de la detención de la víctima, sus hermanos ya se encontraban recluidos.

Gustavo Farías fue visto por numerosos testigos en el Regimiento de Tejas Verdes, cuyo Comandante era el entonces Coronel Manuel Contreras Sepúlveda, desde donde desapareció el 5 de octubre de 1973 junto a otros cinco detenidos: Víctor Fernando Mesina Araya, Jorge Luis Ojeda Jara, Ceferino Santis Quijada, Luis Fernando Norambuena Fernandois y Florindo Alex Vidal Hinojosa.

El cadáver de este último fue encontrado el 17 de octubre de 1973 en la desembocadura del río Rapel, siendo el único reconocido y entregado a sus familiares. Días antes, el 6 de octubre, también en el río Rapel, fueron encontrados los cuerpos de Víctor Mesina y Jorge Luis Ojeda, a los que se les dio sepultura en el Cementerio Parroquial de San Antonio por orden judicial y sin conocimiento de sus respectivas familias. En relación a Gustavo Farías Vargas, el Coronel de Ejército, Manuel de la Fuente Borge, en 1974, Jefe de la Zona en Estado de Sitio de los Departamentos de San Antonio y Melipilla, informó oficialmente a la Corte de Apelaciones de Santiago, que éste se encontraba registrado en el Archivo de la Fiscalía Militar de Tejas Verdes como detenido el 22 de septiembre de 1973 y puesto en libertad el 8 de octubre del mismo año, (15 de abril de 1974).

María Victoria Farías Vargas hermana de la víctima declaró en 1991 ante el 1er. Juzgado del Crimen de San Antonio. Ella expuso que su hermano, desde el momento en que fuera detenido, permaneció siempre en el Regimiento de Tejas Verdes, al borde del río Maipo, en donde le recibieron enseres y alimentos hasta el 8 de octubre de 1973, fecha en que le dijeron que el afectado ya no se encontraba allí. Un Suboficial de apellido Carranca le dijo a la declarante que Gustavo había quedado en libertad y que "nunca le habían comprobado nada". Agregó que ninguno de los familiares pudo conversar con su hermano, puesto que éste se encontraba en el sector F, que eran unos nichos en los que se mantenía a los presos completamente incomunicados. Este antecedente se vio corroborado por las declaraciones de la joven de 17 años de edad, Ana Graciela Becerra Arce, quien a la fecha también se encontraba recluida en el Regimiento de Tejas Verdes.

La testigo declaró que en el mes de septiembre de 1973, fue autorizada por sus captores para llevarle comida a los detenidos que se encontraban incomunicados en los "containers". Por esta razón los pudo ver y conversar con ellos. Ahí estaba Gustavo Farías Vargas a quien llamaban "Pochocho" y ella conocía, junto a Florindo Alex Vidal, Ceferino Santis, Víctor Mesina, Amador Aguila, Miguel Sánchez y un médico de apellido Pereda. Logró conversar con el afectado, el que se encontraba en malas condiciones físicas y quien le dijo "no aguanté más y entregué tu participación en la venta de diarios en las pesqueras, lo tuve que largar, perdóname".

Por su parte, Hernán Becerra Madrid también fue testigo de la permanencia del afectado en Tejas Verdes. El declarante fue detenido el 15 de septiembre de 1973 y conducido a dicho recinto militar, entre otros. Fue en ese recinto a su ingreso cuando se hizo presente Manuel Contreras Sepúlveda, a la sazón Comandante del Regimiento a quien el testigo conocía personalmente desde épocas anteriores. Más aún, antes del 11 de septiembre de 1973, Hernán Becerra y Manuel Contreras se habían encontrado en actividades sociales en el Instituto Chileno Soviético de Cultura de San Antonio, se dirigió a él en forma violenta y amenazante, le dijo "al fin te tengo mirista...", profiriendo insulto tras insulto.

Hernán Becerra señaló que los detenidos permanecían en una especie de barracones cabañas de madera, prefabricadas en los que normalmente había entre 6 a 7 personas. No tenían ventanas, no había literas ni camas ni tampoco luz eléctrica. Al llegar a Tejas Verdes, a los detenidos se les asignaba un número, el que debían llevar colgado al cuello, escrito con tiza en un trozo de cartón o cholguán. Al testigo le correspondió el número 425. El Coronel Manuel Contreras Sepúlveda, solía visitar el sector donde se encontraban los prisioneros, aprovechando esas oportunidades para lanzar arengas en tono amenazante, haciendo sentir su condición de jefe máximo del recinto. Fue en ese lugar de reclusión donde Hernán Becerra Madrid vio a los hermanos Gustavo y Carlos Farías Vargas, a quienes conocía de antes.

Otro testigo sobreviviente, Amador Arturo Aguila Maturana, detenido el 27 de septiembre de 1973 por efectivos de Investigaciones de San Antonio y por el Servicio de Inteligencia Militar (SIM) y conducido al Regimiento de Tejas Verdes, en donde fue sometido a diversas torturas, mantenido encerrado en unos containers metálicos que habían llegado en un barco alemán, declara que una noche, durante los primeros días de octubre de 1973, cuando era traído de una sesión de interrogatorio en el subterráneo del Casino de Oficiales, los militares lo condujeron a una suerte de comedor. Allí vio a un grupo de detenidos que estaba separado del resto. Los militares señalaron que esos presos iban a quedar en libertad, razón por la que prohibieron hablar con ellos. El grupo estaba compuesto por Gustavo Farías Vargas, Luis Norambuena Fernandois Ceferino Santis Quijada Florindo Alex Vidal Hinojosa, Víctor Fernando Mesina Araya y Jorge Luis Ojeda Jara.

Al día siguiente, ninguno de los detenidos integrantes de ese grupo se encontraba en el Regimiento. Al resto de los presos les llamó la atención que la ropa de Gustavo Farías aún permanecía allí. Entonces el Suboficial de apellido Carriel dijo que la botaran. Como los recluidos se negaron a hacerlo, pidió que la entregaran en la guardia por si alguien venía a buscarla.

Luis Alberto Sepúlveda Carvajal, quien en 1973 era funcionario del Instituto Médico Legal de San Antonio, desempeñándose como Auxiliar del Médico Legista, doctor Julio Berdichesky, declaró ante la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación y ante el 1er Juzgado del Crimen de San Antonio, en 1990 y 1991 respectivamente. Expuso que el 23 de septiembre de 1973 lo requirieron desde la Morgue, ubicada en el Hospital local. Al presentarse en su lugar de trabajo, vio seis cuerpos en el suelo, uno encima del otro, entre los que estaban los restos de cuatro dirigentes marítimos del Sindicato de Estibadores de San Antonio (Héctor Rojo Alfaro, Samuel Núñez González, Armando Jiménez Machuca y Guillermo ÁLVAREZ Cañas), de un dirigente socialista, Raúl Enrique Bacciarini Zorrilla, y de Fidel Alonso Bravo ÁLVAREZ, (todos ellos habían sido vistos en malas condiciones físicas, recluidos, entre otros recintos, en el Regimiento de Tejas Verdes). Los cadáveres, según lo constató el testigo, estaban casi destrozados por heridas de arma blanca y los impactos de bala que presentaban, por su trayectoria, inequívocamente habían sido hechos post mortem y con los cuerpos en el suelo. Dado la situación, el doctor Berdichesky se comunicó telefónicamente con el Regimiento Escuela de Ingenieros Militares de Tejas Verdes, en donde se le señaló que sólo les interesaba legalizar las defunciones, que no practicara autopsia, que la data de muerte era el 22 de septiembre de 1973, a dos kilómetros al sur del Retén Atalaya, y que los cuerpos debían salir directamente al Cementerio, con un intervalo de una hora cada uno y con un acompañamiento no superior a tres personas por cadáver. Oficialmente se informó que los detenidos habían tratado de fugarse cuando eran trasladados a Bucalemu.

Al día siguiente, el doctor Berdichesky le contó al testigo que había sido llevado al Regimiento, obligándolo a cambiar el informe médico, borrando la parte relativa a las heridas con arma blanca y debiendo poner en su lugar "heridas por balas de guerra".

El 27 de septiembre de 1973, el auxiliar del médico legista Luis Alberto Sepúlveda fue detenido por Militares y conducido a Tejas Verdes. El testigo fue sometido a violentas torturas y el Fiscal Miranda le dijo a su cónyuge que lo habían detenido por "falsear informes de autopsia". Mientras permanecía en Tejas Verdes, Luis Alberto Sepúlveda vio, entre otros, a Gustavo Farías, a Florindo Alex Vidal y a Ceferino Santis, metidos en unos nichos que se hacían con estructuras metálicas. En los primeros días de octubre, en la noche, el testigo fue subido a una camioneta a la que también subieron a Luis Fernando Norambuena Fernandois, a Ceferino Santis Quijada, a Florindo Alex Vidal y a Gustavo Farías Vargas. El vehículo pertenecía a la Pesquera Arauco e iban otras personas cuyos nombres el declarante no recuerda. Cuando la camioneta se ponía en marcha, los militares bajaron a Sepúlveda y le dijeron "por el bien tuyo y por el nuestro, tú no has visto nunca esta camioneta".

Por su parte, Arturo Florencio Farías Varas hermano del afectado fue detenido el 15 de septiembre de 1973, cuando se presentó en la Fiscalía Militar que funcionaba al interior del Regimiento Escuela de Ingenieros Militares, después de haber sido llamado por Bando. De inmediato fue interrogado por el Fiscal David Miranda y por personal del Servicio de Inteligencia Militar. Sus hermanos Carlos y Francisco Farías Vargas, ya se encontraban detenidos. Después de permanecer incomunicado en la Cárcel de San Antonio, Arturo Farías, fue llevado a interrogatorio al Regimiento de Tejas Verdes, en los primeros días de octubre de 1973. Después de ser sometido a torturas (dos detenidos debían sostenerlo puesto que no podía mantenerse en pie) fue sacado al patio donde se estacionaban los vehículos. Era ya de madrugada. Allí había dos grupos de detenidos, siendo llevado el testigo hacia uno de ellos, integrado por unas cinco personas. En esos momentos un Sargento dijo a quienes lo llevaban "el detenido no va con el Comandante", de modo que Arturo Farías fue llevado hasta el segundo grupo. Sin embargo pudo darse cuenta que en el primer grupo de detenidos estaba su hermano, Gustavo, de quien no sabía que se encontraba arrestado y el que le hizo un gesto de saludo. Vestía pantalones azules y llevaba puesto un vestón grueso oscuro. Se veía agotado, al igual que el resto de las otras personas. Junto al afectado estaban Luis Norambuena, Ceferino Santis, Florindo Alex Vidal y Jorge Ojeda Jara, (también iba en el grupo, aunque el testigo no lo menciona, Víctor Mesina Araya). Ninguno de ellos retornó al Regimiento.

Es detenido por efectivos militares en su lugar de trabajo, Centro Latinoamericano de Demografía (CELADE), organismo dependiente de la ONU, Fernando de la Cruz OLIVARES MORI, 27 años, funcionario administrativo

Versiones de los testigos señalan que fue trasladado al Ministerio de Defensa. En este recinto, se dijo a sus familiares que sería trasladado al Estadio Nacional, lugar en el que nunca fue reconocida su detención.

Es ejecutado Manuel MELO DONANI, 22 años

Luis Enrique RIVERA COFRÉ, Rut 7.279.413-3, 21 años a la fecha de la detención, casado, 2 hijos, obrero, fue detenido en su domicilio en Parral el día 5 de octubre de 1973, por una patrulla militar que llegó al lugar alrededor de las 23:30 horas preguntando por él. Presenciaron el arresto su esposa, Lucinda Ordenes Niño, y su suegro Aniceto Ordenes. Rivera fue trasladado a la Comisaría de Carabineros, donde la familia concurrió al día siguiente llevándole ropas y alimentos, pero le fueron devueltos porque dijeron que él no quería recibir nada.

El 9 de octubre, su cuñada fue nuevamente a dejarle cosas y habló con un militar de apellido Homero, quien le señaló que el afectado ya no estaba allí y que había firmado su orden de libertad. Sin embargo, ella se dirigió a Linares, a la Escuela de Artillería del Ejército, donde reconocieron su permanencia en dicho lugar y le recibieron ropa. Dos meses después informaron que en realidad Rivera no estaba detenido allí, que se había tratado de un lamentable error, ya que lo habían confundido con otro preso de apellido Riveros. Desde entonces, nada han sabido de la víctima ni sobre su paradero.

Al momento de ser detenido, su esposa se encontraba embarazada y dos meses después nació su segundo hijo.

MARCELO DEL CARMEN GUTIERREZ GOMEZ, 21 años a la fecha de la detención, casado, 1 hijo, obrero de la construcción, salió de su domicilio en la ciudad de Osorno con destino a Bahía Mansa, a llevarle alimentos a su hermanastro Edgar Eugenio Cárdenas Gómez, militante socialista y muy buscado en la zona con posterioridad al 11 de septiembre de 1973. Testigos presenciales relataron a la familia que fue obligado a descender del microbús en que viajaba por carabineros que lo detuvieron y llevaron con rumbo desconocido. Hasta la fecha se ignora la suerte corrida por el afectado.

El hermanastro de la víctima, Edgar Cárdenas Goméz fue ejecutado por Carabineros el 5 de octubre de 1973 junto a Jorge Aguilar Cubillos, funcionario de la Corporación de Reforma Agraria (CORA), militante radical y María Ester Bustamante Llancamil militante socialista. Los tres habían ido a refugiarse a una choza de pescadores cuando carabineros de la 3a. Comisaría de Rahue y del Retén de Bahía Mansa irrumpieron en el lugar dándoles muerte de inmediato.

La versión oficial de las autoridades de la época fue que tres extremistas resultaron muertos cuando un grupo llevó a cabo una acción terrorista contra el Retén de Bahía Mansa, la misma versión agregaba que había habido enfrentamiento y que las víctimas estaban involucradas en un plan subversivo contra las Fuerzas Armadas y que en su poder se había encontrado gran cantidad de armamento y explosivos. La Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación se formó la convicción que la versión oficial de la época fue falsa y que estas tres víctimas fueron ejecutadas al margen de toda norma legal. También se forma convicción que la desaparición de Marcelo Gutiérrez Gómez es de responsabilidad de personal de la Comisaría de Rahue, quienes lo detienen entre Osorno y Bahía Mansa cuando este iba a entregar alimentos a su hermanastro.

6 de octubre 1973

Javier Antonio PACHECO MONSALVE, 31 años, mueblista, escolta presidencial (GAP), es detenido el 5 de octubre de 1973 en su casa por personal militar de la Escuela de Infantería de San Bernardo, donde es ejecutado. Su esposa, María Isabel Beltrán Sánchez se encuentra desaparecida

Alejandro Antonio MACARELO PÉREZ, 20 años, estudiante normalista, muerto por torturas en Chamiza - Base Aérea El Tepual, Puerto Montt. Alejandro MACARELO es torturado primero en Investigaciones, los que luego lo entregan al Servicio de Inteligencia de la FACH. Su cuerpo está enterrado en Quellón

El 7 de octubre de 1973

fueron ejecutados en Tocopilla: René PAREDES CORTINEZ, de 21 años de edad, comerciante, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y; Lino Fidel VALDES MORENO, de 24 años de edad.

Ambos afectados fueron detenidos por detectives el 7 de Octubre en el domicilio de Paredes y trasladados al Cuartel de Investigaciones, donde amigos les llevaron ropa y comida, la que fue recibida por funcionarios de dicho cuartel. Ese mismo día se informó por la radio que ambos habían sido ejecutados por intentar fugarse. Los cuerpos fueron entregados a la Morgue local, donde fueron reconocidos por familiares de René Paredes.

Los certificados de defunción indican como causa de la muerte, "heridas producto de impactos de bala", y en cuanto al lugar del fallecimiento señala la "vía pública", en Tocopilla en el caso de René Paredes y en María Elena en el de Lino Valdés. Esto último carece de veracidad, toda vez que todos los antecedentes confirman que ambos fueron ejecutados en la misma oportunidad y lugar. Así lo comprueban la detención conjunta; la fecha de la muerte; la entrega de los dos cadáveres en la morgue, la correlación numérica de los certificados de defunción y la versión radial oficial dando como explicación de las ejecuciones el intento de fuga de ambos prisioneros.

Además, se ha podido establecer que el último lugar donde permanecieron ambas víctimas fue el Cuartel de la Policía de Investigaciones de Tocopilla.

8 de octubre 1973

José DELGADO SANHUEZA, ejecutado

Entre los días 3 y 8 de octubre de 1973 fueron detenidas cinco personas en las comunas de Pudahuel y Quinta Normal, siendo todas trasladadas a la Casa de la Cultura de Pudahuel (Barrancas). Estas detenciones se habrían producido como consecuencia de los allanamientos efectuados en distintas poblaciones de las comunas mencionadas, por militares acantonados en dicho recinto. Los cinco detenidos fueron encontrados muertos en la vía pública según sus certificados de defunción, entre los días 4 y 9 de Octubre de 1973, y en todos los casos la causa de la muerte es "múltiples heridas de bala, tóraco abdominales y cérvico craneanas.

Entre ellos figura Alberto Toribio SOTO VALDES, 20 años, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), fue detenido por militares, el día 8 de Octubre de 1973, en la población Manuel Larraín, junto con José Quezada y ambos trasladados a la Casa de la Cultura de Pudahuel. Su muerte se produce -según el certificado de defunción- el día 9 de Octubre, en la vía pública a las 07:30 horas.

Ese mismo día en la Casa de la Cultura, a los familiares se les informó que había sido trasladado al Estadio Nacional, a pesar que ya se encontraba muerto.

Víctor Julio VIVANCO VASQUEZ, 19 años, estudiante de enseñanza media, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Fue detenido el 8 de Octubre por una patrulla militar, trasladado al Cuartel de Investigaciones de Parral y luego a la Comisaría de Carabineros de la misma ciudad. Existen testigos que lo vieron detenido en este recinto. Desde allí se pierde su rastro desde entonces hasta esta fecha.

El 9 de octubre de 1973

En el lugar llamado Paso Hondo, cerca de la ciudad de Tomé, fueron muertos tres militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR): Tránsito del Carmen CABRERA ORTIZ, 28 años, obrero textil de FIAP-TOME; Miguel Angel CATALAN FEBRERO, 22 años, estudiante universitario; Héctor Manuel LEPE MORAGA, 29 años, estudiante de la Universidad Técnica del Estado, Concepción.

Los tres afectados fueron detenidos por Carabineros el día 27 de Septiembre de 1973, junto a Ricardo Barra Martínez, muerto por torturas, y puestos a disposición del Servicio de Inteligencia de la Armada. Sometidos a Consejo de Guerra el 6 de octubre de 1973, (rol Ancla-1), Cabrera fue condenado a 15 años y un día de presidio mayor y 5 años de presidio menor; Catalán a 15 años y un día de presidio mayor, 10 años y un día de presidio mayor, 20 años de presidio mayor y 10 años de extrañamiento mayor; y Lepe a 15 años de presidio mayor, 5 años y un día de presidio mayor y 3 años y un día de presidio menor.

Según la versión oficial, la patrulla naval a cargo de la custodia de los detenidos fue atacada por dos o tres individuos con escopetas de caza y artefactos de fabricación casera, ocasión que los presos habrían aprovechado para intentar una fuga. Uno de los integrantes de la patrulla les disparó, dándoles muerte inmediata

10 de octubre 1973

Ricardo Guillermo PARDO TOBAR, Nacido el 23/02/45, 28 años a la fecha de detención, ex instructor boina negra y empleado, muerto en Maipú, Santiago por Agentes del estado

Juan Segundo ESPINOZA VALENZUELA, 27 años, obrero agrícola, detenido en el Fundo Nehuente, Carahue, IX Región por personal del Ejército. Desde entonces se encuentra desaparecido

Jorge Ricardo SOLAR MIRANDA, Nacido el 01/06/50, 23 años a la fecha de detención, rondín, ejecutado en la Escuela de Infantería, San Bernardo, Stgo, por miembros del Ejército

Jean Eduardo ROJAS ARCE, 23 años, empleado, dirigente estudiantil, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), es fusilado por militares acusado de colocar carga de dinamita en la vía férrea. Ejecución Bando N.14.

Jean Rojas es detenido el 02-10-73 en Quillota en casa de su novia por Carabineros, y luego sacado de la Comisaría de La Calera por militares

Con fecha 10 de octubre de 1973, entre las 21:00 y las 23:00 horas, fueron detenidas en el sector de Liquiñe, dentro del Complejo Maderero y Forestal Panguipulli, las siguientes personas: Luis Alfredo Rivera Catricheo, obrero maderero, sin militancia política conocida; Eliseo Maximiliano Tracanao Pincheira, obrero maderero, vinculado al Movimiento Campesino Revolucionario (M.C.R.); Miguel José Tracanao Pincheira, obrero maderero, vinculado al Movimiento Campesino Revolucionario (M.C.R.); Alejandro Antonio Tracanao Pincheira, obrero maderero, vinculado al Movimiento Campesino Revolucionario (M.C.R.); Salvador Alamos Rubilar, Industrial maderero, militante del Partido Socialista; José Héctor Bórquez Levicán, obrero maderero, jefe de faenas del fundo Trafún, militante del Movimiento Campesino Revolucionario (M.C.R.), Alberto Segundo Reinante Rapón, obrero maderero, militante del Movimiento Campesino Revolucionario (M.C.R.); Ernesto Reinante Rapón, obrero maderero, militante del Movimiento Campesino Revolucionario; Modesto Juan Reinante Rapón, obrero maderero, militante del Movimiento Campesino Revolucionario (M.C.R.); Luis Armando Lagos Torres, obrero maderero; Carlos Segundo Figueroa Zapata, obrero maderero, consejero por el Fundo Paimún ante el Sindicato del Complejo Maderero y Forestal Panguipulli, militante del Partido Socialista; Mauricio Segundo Curiñanco Reyes, artesano carpintero, militante del Partido Socialista; Isaías José Fuentealba Calderón, Jefe de Area en el Fundo Trafún, del Complejo Maderero y Forestal Panguipulli, miembro del Movimiento Campesino Revolucionario (M.C.R.); Daniel Antonio Castro López, comerciante, corresponsal del diario "El Clarín" en Temuco.

Por su parte el Informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación incluye formando parte de esta misma situación represiva los nombres de las siguientes víctimas: Carlos Alberto Cayumán Cayumán; y a la profesora de Puerto Fuy, de 27 años de edad, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR, Bernarda Rosalba Vera Contardo.

Las detenciones fueron practicadas por personal uniformado quienes portaban una lista con los nombres de los detenidos. El grupo aprehensor estaba compuesto por efectivos militares que vestían uniforme de combate y que pertenecían al Grupo N3 de Helicópteros Maquehua de la ciudad de Temuco, de la Fuerza Aérea de Chile; algunos funcionarios de Carabineros de la dotación del Retén de Liquiñe y civiles del sector.

Se movilizaban en vehículos de particulares, una camioneta del Servicio Agrícola y Ganadero (S.A.G.), un vehículo policial, una ambulancia del Retén de Liquiñe y contaron también con el apoyo de un helicóptero de la FACH. Los aprehensores actuaron divididos en varios grupos, que se juntaron en el cruce de Coñaripe, cercano a todos los lugares en que se practicaron las detenciones. Allí tomaron el camino a Villarrica, y alrededor de las 2:00 horas del día 11 de octubre de 1973, en el puente sobre el río Toltén procedieron a darles muerte y a arrojar sus cuerpos a las aguas.

Algunos de los cadáveres fueron encontrados días después, por un grupo de personas que efectuaban trabajos en las orillas del río Toltén. Los cuerpos estaban metidos en sacos con piedras a fin de que no flotaran; no obstante ello, algunos cadáveres salieron a la superficie. De esta situación se dio aviso de inmediato a Carabineros, los cuales por orden del jefe de turno procedieron a empujar los cuerpos a la corriente del río.

El 11 de octubre de 1973

en el Destacamento de Infantería de Marina "Fuerte Borgoño de Talcahuano", fueron fusilados sin que se les sometiera a proceso: Hugo del Rosario CANDIA NUÑEZ, 19 años, empleado de SIGDO KOOPERS y; Máximo Segundo NEIRA SALAS, 34 años, empleado de SIGDO KOOPERS, dirigente sindical y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

Ambos fueron detenidos en su lugar de trabajo por efectivos de la Armada, quienes procedieron a trasladarlos al "Fuerte Borgoño" donde fueron fusilados.

Sus cuerpos fueron entregados a los familiares en urnas selladas, impidiéndoseles efectuar el reconocimiento correspondiente.

Mediante el Bando N 82, del 11 de octubre de 1973, el Jefe de Zona de Estado de Sitio de la Provincia de Tarapacá y Comandante en Jefe de la Sexta División de Ejército, informó de la ejecución de cinco personas en el Campamento de Prisioneros de Pisagua. Señala el referido documento que en esa localidad se constituyó un Consejo de Guerra el día 10 de octubre de 1973, con el fin de juzgar a diversos reos, condenándose a cinco de ellos a la pena de muerte. Una de las personas condenadas fue Humberto LIZARDI FLORES, 26 años, Profesor de Inglés en la Universidad de Chile, sede Iquique y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Detenido el ll de septiembre de l973 en el Instituto Comercial de Iquique.

Un nuevo Bando referido a las personas recién aludidas fue publicado en el diario El Tarapacá, del 26 de octubre de 1973, en el que se informaba que todos ellos "fueron condenados por estar confesos y ser autores de los delitos de traición a la patria y espionaje ... y, por infracción a la Ley de Seguridad del Estado, al participar activamente en planes subversivos y de infiltración en las Fuerzas Armadas cumpliendo misiones que les fueron asignadas.

Según la versión de personas que en ese momento estaban detenidas en el Campo de Prisioneros de Pisagua, no se llevaron a cabo en esta ocasión los procedimientos que posteriormente se observaron cada vez que se realizaba un Consejo: en general, se hacía salir a los prisioneros a la cancha que quedaba en frente del penal y se les daba a conocer el hecho de haberse constituido el Consejo, nombrándose los acusados y agrupándoseles según la pena solicitada para cada uno de ellos. Luego se les presentaba al abogado que los defendería. Ninguno de estos procedimientos ocurrieron en esta fecha. Además, no se ha tenido conocimiento de ninguna defensa efectuada, por algún abogado, en este supuesto primer Consejo de Guerra.

Un testigo, también detenido en ese Campo, pudo observar el momento en que los cinco prisioneros fueron traídos al final del cementerio de Pisagua, fueron ejecutados, ensacados e introducidos en una fosa.

Los cuerpos de las víctimas jamás fueron entregados a sus familiares. Todos ellos fueron encontrados el año, 1990, en la fosa de Pisagua.

Juan bautista AVILA VELÁSQUEZ, 24 años, detenido por Carabineros. Desde entonces se encuentra desaparecido

12 de octubre de 1973

Desaparece Waldemar Segundo MONSALVEZ TOLEDO, 26 años, obrero de la Fábrica Politec, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y dirigente de la población Nueva La Habana.

Ese día fue detenido, en su lugar de trabajo, por una patrulla de Carabineros de la 13 Comisaría. Desde entonces no se ha vuelto a saber de él.

José Hernán RIVEROS CHAVEZ, 27 años, obrero de la construcción. Había sido detenido en su domicilio, el 12 de Octubre por efectivos de carabineros de Parral, y trasladado a la Comisaría de esa ciudad, donde es visto por múltiples testigos. A pesar de estos testimonios, Carabineros negó a su familia la detención de la víctima. Se ignora su paradero hasta la fecha.

13 de octubre de 1973

Manuel Antonio CERDA MEZA, casado, tres hijos, dirigente poblacional, militante del MIR, fue detenido el 13 de octubre de 1973, alrededor de las 19:00 horas, por personal de la Fuerza Aérea de Chile, FACH, en el Campamento Carlos Cortés de San Bernardo.

Según relata su cónyuge, doña Beatriz Marina González, el día 13 de octubre de 1973, Manuel Antonio Cerda Meza salió de su domicilio, calle Mamiña 8725 de la Población Millalemu de Santiago, en atención a que tuvo conocimiento que se efectuaría un allanamiento en el sector en busca de gente con militancia en partidos de izquierda. Se dirigió a la casa de unos parientes de su cónyuge, domiciliado en el ex campamento Carlos Cortés de la comuna de San Bernardo, quien, continúa relatando la Sra. Beatriz Marina González, no pudo recibirlo en su casa. En efecto, a los 15 minutos de irse Manuel Antonio Cerda Meza, personal de la FACH allanó la casa del Sr. Eduardo Pizarro Pizarro, golpeándolo a él y a su cónyuge, Sra. Elvira Romaní Gallardo e inquiriendo si tenían armas.

Terminada esta acción, los uniformados hicieron entrar a Manuel A. Cerda Meza, quien, según el Oficial a cargo del operativo, era un "pez gordo". Interrogaron al dueño de casa sobre su relación con el detenido y luego se lo llevaron amarrado, lanzándolo dentro de un jeep.

Su cónyuge declara al Tribunal que un amigo de su esposo a quien ella conocía con el nombre de "Miguel" le contó a su vuelta de estar preso durante ocho meses en el Campamento de Chacabuco al norte del país, "que el 13 de octubre de 1973 cuando él fue detenido fue subido a un camión de la Fuerza Aérea en el que iba Manuel Cerda muerto, con varios impactos de bala en el pecho, le agregó que iba vestido con un beatle blanco, con vestón a cuadros blanco con negro y pantalón color marengo", ropa que correspondía a la que él usaba el día de la detención. A pesar de las numerosas diligencias que la esposa del afectado realizó, ninguna dio resultados positivos sobre la suerte corrida por Manuel Antonio Cerda Meza.

Luis Alberto YÁÑEZ VASQUEZ, 23 años, campesino. Fue detenido en su domicilio el 13 de Octubre de 1973, por efectivos de Carabineros de Parral y trasladado a la Comisaría de esa ciudad. A su familia se le informó posteriormente, que había sido trasladado a Linares, ignorándose su actual paradero. Existen testimonios verosímiles de personas que vieron el momento en que el detenido era sacado de la Comisaría por efectivos de Carabineros, el día 14 de Octubre. Estas son las últimas noticias que se tienen de él.

El 16 de octubre de 1973

Quince personas que permanecían prisioneras en la Cárcel de La Serena fueron fusiladas en el Regimiento "Arica", de esa ciudad, entre ellos: Roberto GUZMAN SANTA CRUZ, 35 años, abogado, asesor de la Compañía Minera Santa Fé y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). El l4 de septiembre se presenta voluntariamente al Retén de Incahuasi luego de informarse que había sido requerido por las autoridades de La Serena. Es detenido y desde allí conducido a la Cárcel de La Serena. Procesado por infracción a la Ley de Seguridad Interior del Estado. En Consejo de Guerra del 27 de septiembre es condenado a la pena de presidio por 5 años. El 26 de junio de 1975, cuando ya había sido ejecutado, por decisión del Comandante en Jefe, se modificó la sentencia y su condena fue rebajada a 541 días.

La Jefatura de Plaza, a través de la Prensa, entregó un comunicado oficial en el cual señala:

"Se informa a la ciudadanía que hoy 16 de octubre a las 16:00 horas fueron ejecutadas las siguientes personas conforme a lo dispuesto por los Tribunales Militares en tiempos de Guerra..."

Respecto de Roberto Guzmán, se dijo que su ejecución fue: "por incitar a los mineros del Campamento de Desvío Norte y sus alrededores a apoderarse de los polvorines y oponer resistencia armada a la Junta de Gobierno".

Los cuerpos no fueron entregados a las familias para su sepultación.

Mario Armando GHO ALARCîN, 19 años, ejecutado por efectivos del Ejército

El 17 de octubre de 1973

Desaparece José Miguel MUÑOZ BIZAMA, 21 años, estudiante, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), tras ser detenido en su domicilio ubicado en la comuna de San Ramón.

Fue trasladado a la Escuela de Paracaidismo de Colina, donde se le mantuvo detenido y fue visto por testigos. Desde entonces no se ha vuelto a saber de él, a pesar de las múltiples gestiones realizadas por sus familiares para dar con su paradero.

En Copiapó, en las primeras horas de la madrugada, fueron ejecutadas trece personas que se encontraban detenidas, entre ellas: Manuel Roberto CORTAZAR HERNÁNDEZ, 20 años, estudiante secundario, dirigente estudiantil y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Se presentó ante las autoridades militares luego de ser requerido mediante un Bando, el l7 de septiembre de 1973. Quedó detenido en la Cárcel de Copiapó, lugar desde el cual fue trasladado al Regimiento de esa misma localidad, el 2 de octubre del mismo año.

Raúl Leopoldo de Jesús LARRAVIDE LOPEZ, 21 años, estudiante de Ingeniería en Minas en la Universidad Técnica del Estado, sede Copiapó y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Fue detenido el 12 de septiembre de l973 al interior de la Universidad y conducido al Regimiento de Copiapó. A fines de septiembre se le trasladó al Presidio de la misma ciudad.

Edwin Ricardo MANCILLA HESS, 21 años, estudiante de Pedagogía en la Escuela Normal, presidente del Centro de Alumnos y Secretario Regional del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). El 15 de octubre fue detenido por efectivos de Carabineros e Investigaciones en su domicilio, conducido al Presidio de Copiapó y desde allí trasladado al Regimiento de esa ciudad.

Adolfo Mario PALLERAS NORAMBUENA, 27 años, comerciante, dirigente poblacional y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Requerido por las autoridades a través de un Bando militar, decidió no presentarse. Fue detenido el l5 de octubre por efectivos de Carabineros, conducido al Regimiento de Copiapó y trasladado posteriormente al Presidio de esa ciudad.

Atilio Ernesto UGARTE GUTIERREZ, 24 años, estudiante de Ingeniería en Minas en la Universidad Técnica del Estado, sede Copiapó y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Fue detenido el 14 de octubre en la residencial donde vivía y conducido al Regimiento de Copiapó

Respecto de varias de las personas antes mencionadas, se ha podido acreditar que fueron sometidos a torturas y otros apremios ilegítimos.

A través de un comunicado oficial publicado en el diario "Atacama" del 18 de octubre de 1973, el Jefe de la Zona en Estado de Sitio informó de la muerte de las trece personas antes individualizadas, aduciendo que se había detectado un plan de fuga entre los prisioneros del Presidio de Copiapó. La Fiscalía Militar había procedido, en atención a la poca seguridad y a la sobrepoblación penal existente, a "remitir a un grupo de los procesados más peligrosos de la Justicia Militar a la Cárcel presidio de La Serena. El comunicado oficial continuaba relatando que habían sido trasladados en un camión del Regimiento, el cual había sufrido una panne eléctrica casi al llegar a la cumbre de la cuesta Cardones. "Aprovechando que el conductor y ayudante se encontraban preocupados de solucionar el desperfecto, sorpresivamente los detenidos aprovechándose del descuido de uno de los centinelas, saltaron a tierra dándose a la fuga hacia la pampa. Pese a que los centinelas les gritaron "alto!, varias veces e incluso dispararon al aire para amedrentarlos, no se detuvieron. En vista de esta situación, continúa el mismo informe, procedieron a disparar en contra de los fugitivos, hiriendo a trece de ellos que fallecieron en el lugar.

Son ejecutados Hernaldo AGUILERA SALAS, 28 años, y Leomeres MONROY SEGUEL, 25 años, ambos agricultores, y miembros de la directiva del Asentamiento El Roble. Ese día se presentó en el referido Asentamiento, una patrulla compuesta por cuatro Carabineros, la que allanó las casas y procedió a golpear en presencia de los demás asentados, a las personas ya individualizadas. Acto seguido fueron amarrados al jeep en que se movilizaban los efectivos policiales y arrastrados por el camino. Aproximadamente a 1 km. del lugar, la patrulla se detuvo y procedió a ejecutarlos. Sus cadáveres fueron conducidos a la morgue de Temuco.

Mediante Bando N 93, la Intendencia Militar de Cautín comunicó a la ciudadanía que: "el día 17 de octubre, en circunstancias que personal de la Tenencia de Carabineros de Freire conducía detenidos hacia esa Unidad, a los activistas Leomeres Monroy Seguel y Hernaldo Aguilera Salas, para ser puestos a disposición del Cuarto Juzgado Militar de Valdivia, por estar implicados en un plan destinado al asalto de Cuarteles de Carabineros y asesinato de su personal, aproximadamente a 4 kms. al Oriente de Freire, trataron de arrebatarle la carabina a un funcionario, dándose a la fuga, no obedeciendo la orden de detención, ante lo cual el personal hizo uso de sus armas de fuego dándoles de baja".

Oscar Héctor BUGALLO CELUZI, Nacido el 07/10/49, 24 años, es muerto en la vía pública Templo Maipú, Stgo

Beatriz Elena DÍAZ AGUERO, 26 años, es fusilada, ametrallada por personal del Ejército en el Túnel Lo Prado, Stgo

18 de octubre de 1973,

Es muerto en el camino entre Puerto Montt y Pelluco, Adolfo Omar ARISMENDI PEREZ, 19 años, estudiante

Según la versión oficial del Jefe de Zona en Estado de Sitio de la Provincia de Llanquihue y Chiloé, que consta en el Bando N 46, una patrulla de Carabineros sorprendió, en el camino entre Puerto Montt y el balneario de Pelluco, a seis individuos "quienes al intimárseles detención, no obedecieron la orden y por el contrario trataron de agredir al personal policial, al tiempo que lo injuriaban y amenazaban. Por tal motivo, y acorde con las disposiciones vigentes, dichos individuos, cuyos nombres han sido dado a la publicidad, fueron eliminados en el mismo lugar. Posteriormente se constató que la totalidad de éstos eran delincuentes habituales con nutrido prontuario penal.

A pesar de ser presentadas las muertes como ocurridas a raíz de un intento de agresión a las fuerzas policiales, la Comisión Rettig se formó convicción que en el caso existió una violación a los derechos humanos de responsabilidad de agentes del Estado que ejecutaron a los afectados al margen de toda legalidad; en mérito de las siguientes circunstancias:

El que se haya podido verificar que varias de las víctimas estaban previamente detenidas en la Tenencia Antonio Varas, de Puerto Montt, por lo cual no resulta verosímil el hecho que estuvieran deambulando por las calles, en horas de toque de queda;

La muerte inmediata de todos los afectados, en condiciones que estaban desarmados y bajo fuerte vigilancia militar en horas de toque de queda;

Existencia de testimonios que acreditan que no se trató de una agresión a personal policial, sino de una ejecución.

Los antecedentes recogidos de propios funcionarios policiales que permiten llegar a la convicción que se trató de una ejecución

19 de octubre de 1973

José Gregorio SAAVEDRA GONZALEZ, de 18 años de edad, dirigente estudiantil de enseñanza media, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR); quien fue detenido el 24 de septiembre, sin tenerse noticias de su paradero hasta el día 29, fecha en que es llevado a la Fiscalía Militar. Tras ser procesado por un Consejo de Guerra, es condenado a seis años de relegación al sur de paralelo 38, acusado de participar en reuniones prohibidas en tiempos de guerra en Antofagasta,

El día 20 de octubre de 1973 se dio a conocer por medio de la prensa una información oficial emanada del Jefe de Plaza, que señalaba que 26 detenidos de la Cárcel de Calama habían sido muertos por el personal militar que les transportaba a la Cárcel de Antofagasta, cuando aquellos intentaron huir aprovechando un desperfecto eléctrico del vehículo en el que eran trasladados.

Idéntica versión se dio a los familiares directos de los ejecutados, a quienes además no se les hizo entrega de sus restos, sino solo de certificados de defunción que indicaban como lugar de la muerte, Calama, y como causa, fusilamiento. Respecto de los cuerpos, existió un compromiso de la autoridad militar de la época en orden a entregarlos al cabo de un año, compromiso que no obstante constar en documentos entregados a las familias, jamás se cumplió. A pesar de las sucesivas investigaciones para lograr dar con el paradero de los cuerpos, sólo durante 1990 se logró hallar el lugar en el que al menos durante un tiempo estuvieron ilegalmente inhumados y desde donde fueron retirados o explosionados en alguna ocasión. A pesar de ello, pudo identificarse pericialmente restos de Aroldo Cabrera

Son ejecutados por sentencia del Consejo de Guerra Rol N 11-73 de la Fiscalía Militar en Tiempo de Guerra, acusados de intentar asaltar la Tenencia de Carabineros de Fresia y asaltar el 12 de septiembre de 1973 el Retén de Carabineros de Neltume: Francisco del Carmen AVENDAÑO BORQUEZ, 20 años, Profesor normalista y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria(MIR); José Antonio BARRIA BARRIA, 23 años, Obrero agrícola, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR); José Mario CÁRCAMO GARAY, 26 años, Técnico agrícola, militante del MIR; José Luis FELMER KLENNER, 20 años, Empleado, estudiante de Agronomía, militante del MIR

Mario César TORRES VELÁSQUEZ, 32 años, linotipista, fusilado por consejo de guerra, acusado de organizar grupo paramilitar, intento asalto tenencia de Fresia y asalto y ataque a Retén Neltume por efectivos de la FACH en Chamiza, Base El Tepual, Puerto Montt

El 20 de octubre de 1973

Es muerto Javier Segundo ALVEAR ESPINOZA, 32 años, Obrero, Dirigente poblacional y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Según ha señalado su familia, el día 15 de octubre éste había pasado a la clandestinidad, siendo la última oportunidad en que lo vieron con vida. Días después se enteraron que había muerto. La noticia explicaba que había existido un enfrentamiento con militares.

La versión oficial de los hechos, publicada en un medio de prensa dice: "El Gobierno anunció hoy la ejecución de un mecánico...". Agrega la prensa: " ...El mecánico ejecutado fue identificado como Javier Alvear Espinoza, de 32 años de edad, a quien se acusó de agredir a una patrulla policial en Pelarco, pequeño pueblo de la provincia agrícola de Talca. Se dijo que al ser detenido por una patrulla militar tenía planos de caminos y cuarteles, armas y municiones.

El 25 de octubre de 1973

Son ejecutados en la ciudad de Valdivia por personal de Carabineros y probablemente del Ejército, tres jóvenes: Los hermanos Fierro PÉREZ y José Inostroza Ñanco

Los hermanos Fierro PÉREZ fueron detenidos el 20 de octubre de 1973 en su domicilio, por efectivos de Carabineros y militares, y llevados a la Tenencia Gil de Castro. José Víctor Inostroza Ñanco, 19 años, electricista, lo fue el día 21 de octubre de 1973, en la Feria Libre de Valdivia, por la misma clase de efectivos. Los tres fueron ejecutados en circunstancias no precisadas el día 25 de octubre de 1973, indicando los certificados de defunción como lugar la "vía pública". Los cuerpos pudieron ser sepultados por sus familiares.

26 de octubre 1973

José Enrique ESPINOZA SANTIC, 24 años, Cabo 2 FACH, muerto en ejecución sumaria en la Academia Politécnica Aeronáutica, Stgo

30 0ctubre 1973

Germán Simón CÁRCAMO CARRASCO, 24 años, empleado de SOCOAGRO, ajusticiado por aplicación de ley de fuga en Porvenir por Carabineros

10 de noviembre 1973

MARDONES JOFRÉ PEDRO JORGE JUAN, 26 años, estudiante, ejecutado en el Regimiento Tucapel, Temuco, acusado asalto a polvorín, se le aplicó ley de fuga. El cuerpo presentaba maltratos y tortura

22 noviembre 1973

Luis Alberto LEAL ARRATIA, viudo, 4 hijos, 55 años a la fecha de la detención, agricultor, activo participante del proceso de Reforma Agraria en la región, fue detenido por primera vez el 9 de octubre de 1973, por Carabineros de la Tenencia Padre las Casas, siendo trasladado a la Cárcel Pública de Temuco y quedando a disposición de la Fiscalía Militar de Cautín. El 17 de octubre fue sobreseído en la causa N12-B iniciada en su contra, siendo dejado en libertad. Sin embargo, el 22 de noviembre de 1973, en circunstancias que se encontraba de visita en el domicilio de su hija María Eugenia Leal Carrasco, ubicado en calle Andrés Bello 591, Temuco, fue detenido por tres civiles, quienes llegaron en un automóvil Fiat 600 alrededor de las 22 horas, y sin dar mayores antecedentes ni identificarse, procedieron a arrestarlo, no permitiendo que ninguno de los familiares presente, su hija, su yerno, y la madre de éste, lo acompañara al Regimiento Tucapel, lugar que señalaron como destino del afectado. Al día siguiente, su yerno Agustín Bravo Fuentealba, se dirigió al Regimiento indicado, encontrándose con uno de los civiles aprehensores, pero esta vez vestía uniforme de Oficial de Ejército. Al interpelarlo, el Oficial negó absolutamente haber detenido a su suegro y negó que se encontrara detenido en el Regimiento. Ante esta negativa, consultó en diversos lugares, tales como Comisaría, Cárcel Pública, Investigaciones y otros centros de detención de la época, y en todos ellos manifestaron no tener antecedente alguno. En diciembre de ese año, su hijo Luis Leal Leal, concurrió al Ministerio del Interior en donde le entregaron una tarjeta y lo enviaron a una oficina de ubicación de detenidos (SENDET) que funcionaba en la ex sede del Congreso Nacional. En esa oficina buscó el nombre de la víctima en la lista de detenidos de los diferentes campos de prisioneros del país, no figurando en ninguno de ellos.

27 de noviembre 1973

Juan Domingo ARIAS QUEZADA, 17 años, estudiante Enseñanza Media, muerto por ajusticiamiento en El Arrayán, Santiago. Fue detenido el 27 - 11- 73 en Santiago por militares, recluido en el Rgto Tacna y encontrado muerto en El Arrayán con una herida a bala en el cráneo

8 de diciembre 1973

Anselmo Antonio Cancino Aravena, casado, 1 hijo póstumo, obrero agrícola, dirigente sindical, militante del MIR, fue detenido el 8 de diciembre de 1973, en las circunstancias que se expresan a continuación: debido a las condiciones que se vivieron después del Golpe Militar de 1973, Anselmo Cancino, y su novia Silvia Sepúlveda Bueno decidieron abandonar momentáneamente la mediagua que habitaban en el Campamento "Luciano Cruz", localizado junto al estadio de Linares. El 14 de septiembre de 1973 ambos fueron llamados a presentarse ante las autoridades por el Bando N14, el cual fue difundido por los diarios de la zona y por las radios de Linares, San Javier y Parral.

Anselmo Cancino propuso a Silvia Sepúlveda que se entregara, ya que ella se encontraba embarazada de dos meses. Silvia Sepúlveda decidió finalmente hacerlo ya que "habían tomado detenidos como rehenes a sus padres y a los padres y a una hermana menor de Anselmo".

Efectivamente, el 13 de septiembre de 1973 en la noche, Militares armados detuvieron a José del Carmen Cancino Yáñez y Clotilde Aravena Aravena, padres de Anselmo Cancino, así como a Eunice Cancino Aravena, su hermana de 14 años. El matrimonio estuvo 19 días detenido en la Cárcel, en tanto la niña permaneció privada de libertad, también en la Cárcel de Linares, un mes y medio. Silvia Sepúlveda se presentó a la Madre Superiora de la Casa Correccional de Mujeres del Buen Pastor, en Linares, el 22 de septiembre de 1973; la religiosa decidió llamar al Obispo de esa ciudad para que la presentara a las autoridades.

Silvia Sepúlveda permaneció 58 días incomunicada en la Escuela de Artillería de Linares y luego más de un año y medio recluida en el Buen Pastor. Durante el período de incomunicación fue intensamente torturada y la amenazaron frecuentemente con que iban a matar a su hijo, quien nació el 11 de abril de 1974.

Entre tanto, Anselmo Cancino buscó refugio en distintas casas de amigos y simpatizantes del gobierno depuesto, todos los cuales fueron ulteriormente detenidos por haberlo ayudado. Entre ellos se encuentra Viviana Montecinos, Elsa Arcoverde, Olivia de Rodríguez, César Bravo y la hija menor de esa María Inés Bravo.

César Bravo tuvo al fugitivo en su hogar y luego lo trasladó hasta un aserradero en Cauquenes, donde fue detenido el 8 de diciembre de 1973. En su detención participó el detective Héctor Torres Guajardo, quien también tomó parte en los interrogatorios y apremios a que fue sometida Silvia Sepúlveda.

Esta última expresó que Anselmo Cancino fue visto en el Regimiento o Escuela de Artillería de Linares por numerosas personas, entre otras Viviana Montecinos, Norma Montecinos y Norma Rodríguez. También lo vio y habló con él el profesor de Educación Física Alejandro Robinson Méndez Morales, quien, años más tarde, entregaría su testimonio ante el Tribunal que investigó la desaparición del afectado.

Silvia Sepúlveda identificó a la persona que más la torturó como el Capitán Claudio Lecaros Carrasco, el cual también es señalado por otros testigos como el principal interrogador de Anselmo Cancino. Cuando comparecieron a la presencia judicial, tanto el detective Torres como el Oficial Lecaros negaron su participación en los hechos.

Representantes de la Cruz Roja Internacional visitaron a Anselmo Cancino cuando estaba incomunicado en el Regimiento de Artillería linarense y, más tarde, requeridos judicialmente, dejaron constancia de este hecho. Igualmente, visitaron a Silvia Sepúlveda, quien les preguntó por él, respondiéndole los representantes que habían estado con Cancino, que se encontraba incomunicado pero en buen estado, que él preguntaba, a su vez, por ella y que la incomunicación le iba a ser levantada.

Por su parte, Viviana Montecinos Parra declaró bajo juramento que, desde el 14 de diciembre de 1973 vio en el Regimiento de Artillería a Anselmo Cancino por espacio de cinco días: "permanecía sentado en el suelo y estaba en muy malas condiciones físicas, una sola vez lo vi intentar pararse, sólo logrando hacerlo lo suficiente para sentarse en una banca".

En 1974, un efectivo de la Escuela de Artillería informó a la familia que Anselmo Cancino había sido sacado de noche de la misma escuela junto a Guillermo del Canto, María Isabel Beltrán Sánchez, Alejandro Mella Flores, Hernán Contreras Cabrera y José Gabriel Campos Morales, todos actualmente desaparecidos. Desde esa fecha, se desconoce el paradero de Anselmo Cancino Aravena.

Héctor Hernán Contreras Cabrera, 21 años de edad, funcionario de CORA, militante del MIR, fue detenido el 8 de diciembre de 1973, a las 5 de la mañana aproximadamente, en Santa Corina 0173, Paradero 17 y de la Gran Avenida, Santiago. Los aprehensores fueron 12 militares armados, que allanaron la casa y se llevaron al afectado.

El día anterior había sido detenida una de sus hermanas, en la ciudad de Parral, ciudad en la cual habitualmente residía Contreras y donde era dirigente del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Mediante tormentos lograron averiguar las direcciones de los familiares en Santiago y así pudieron ubicar a Hernán Contreras.

A partir del 11 de septiembre de 1973 Contreras fue buscado por uniformados en la zona de Parral y Linares. Por este motivo se trasladó a Santiago, a casa de otra de sus hermanas.

Después de su detención Hernán Contreras fue trasladado a Linares y allí fue visto detenido en la Escuela de Artillería de Linares. Estuvo detenido junto con María Isabel Beltrán Sánchez, Alejandro Mella Flores y Anselmo Cancino Aravena, todos ellos miembros del MIR y detenidos desaparecidos en diciembre de 1973 y enero de 1974.

Nelson Castillo Gómez, quien estuvo detenido en el Regimiento de Artillería de Linares, desde octubre de 1973 a enero de 1974, en declaración jurada sostiene: "En una oportunidad en que... era llevado a interrogatorio, vio a un joven de 19 o 20 años, de apellido Contreras, estudiante secundario, pertenecía al MIR y recordaba que su familia vivía en Retiro. Contreras caminaba con dificultad ya que iba engrillado en los pies junto a otro preso de apellido Velozo... Se enteró posteriormente que a Contreras lo involucraban en la toma del fundo San Blas, de Retiro, acontecimiento muy conocido en la zona porque hubo enfrentamiento armado y el fundo fue retomado por el sector patronal".

"A Contreras no lo vio más y habría desaparecido; recuerda que era alto, trigueño, de buena presencia".

Por su parte, el transportista Efraín Adrián Sepúlveda Ceroni, quien estuviera detenido en la mencionada Escuela, declara que cuando era conducido a la sala de torturas "En ese momento supe que estaba detenido Hernán Contreras (del MIR también), que era uno de los jefes del MIR en Linares." Y agrega más adelante: "Hernán Contreras, lo vi como he señalado, sé que está desaparecido..."

En los primeros días de enero de 1974, dos conscriptos llegaron a la casa de la familia de Contreras, en Parral, e informaron que Héctor Contreras estaba en la Escuela de Artillería de Linares y que había pedido que lo fueran a ver.

La madre del afectado fue al mencionado Regimiento llevándole ropa y otros elementos, pero le informaron que recibirían el paquete por si acaso estuviera allí. Una semana después, la ropa fue devuelta, en parte, a otros familiares.

El 7 de diciembre de 1973, allanaron la casa de sus padres en Parral y detuvieron a dos de sus hermanas, las que permanecieron recluidas durante seis días en la Cárcel del Buen Pastor de Linares, la madre también fue detenida brevemente.

Héctor Contreras Cabrera permanece desaparecido desde que se le vio detenido en la Escuela de Artillería de Linares.

El 13 de diciembre de 1973,

Fueron detenidos, encontrándose desde esa época en calidad de desaparecidos, en la Iglesia de Los Capuchinos en Santiago, las siguientes personas: Bautista VAN SCHOWEN VASEY, 30 años, casado, médico cirujano, miembro de la Comisión Política del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y Patricio MUNITA CASTILLO, 22 años, estudiante de Derecho.

Los nombrados, además de un sacerdote de la Iglesia de Los Capuchinos, y otra persona cuya identidad se ignora, fueron detenidas en horas de la tarde del día 13 de diciembre de 1973, desde el interior de la Iglesia señalada, por un contingente de efectivos de carabineros y personal de civil, en presencia de testigos.

Según se logró acreditar mediante testimonios presenciales del arresto, los detenidos no opusieron resistencia, y fueron subidos por sus captores a un bus de Carabineros, en el cual se les trasladó a un lugar que se ignora. El sacerdote fue liberado después de ocho días de detención.

Van Schowen, Munita y el tercero cuya identidad se ignora, habían llegado a comienzos del mes de diciembre a la mencionada Iglesia, donde se encontraban temporalmente alojados.

Bautista Van Schowen era un conocido dirigente del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), que había sido públicamente requerido desde el 11 de septiembre de ese año para presentarse ante las autoridades militares, informándose en la prensa de la época que la Junta de Gobierno ofrecía una recompensa de E 500.000.- a la persona "que proporcionara antecedentes que permitan ubicar y detener por la fuerza pública" a algunas de las personas que se mencionaban en una lista, entre las que se encontraba el afectado.

Por otra parte, el diario 'El Mercurio' de Santiago informó en su edición del día 21 de agosto 1974, que "...por graves delitos, que están suficientemente configurados en el proceso que se le sigue a Bautista Van Schowen Vasey en la Primera Fiscalía Militar de Santiago, este elemento extremista fue detenido el 13 de diciembre de 1973, poco después del Pronunciamiento Militar del 11 de septiembre pasado. Actualmente...se encuentra recluido en un recinto carcelario del país".

Similar información fue entregada el mismo mes por el Ministerio del Interior en la investigación judicial por su desaparición, al afirmar que 'Bautista Van Schowen se encuentra a disposición de la Primera Fiscalía Militar de Santiago', lo que el mismo Ministerio desmintió al mes siguiente, al señalar que 'se incurrió en un involuntario error de hecho, toda vez que quien efectivamente se encontraba arrestado en la Cárcel Pública de Santiago......era Roberto Fernando Van Schowen Vasey, y no su hermano Bautista'.

Finalmente, la Junta Militar en febrero de 1978, ante una solicitud de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA) respondió que Van Schowen '.. viajó a Cuba el 2 de Febrero de 1973 con pasaporte chileno N 2743 sin que exista constancia de que haya reingresado al territorio nacional'

En otros informes ante los Tribunales de Justicia, las autoridades de la época negaron que Bautista Van Schowen hubiese sido detenido, o que se encontrara a disposición de algún Tribunal.

En relación a Patricio Munita, su cuerpo sin vida fue encontrado en Américo Vespucio a la altura del 3.600 el día 14 de diciembre, y posteriormente inhumado en el patio 29 del Cementerio General por orden de efectivos militares que se hicieron presentes en ese camposanto, según se acreditó mediante testigos presenciales del hecho. Dos meses después, su familia logró la exhumación de su cuerpo y la identificación del mismo.

El 13 de diciembre de 1973

Personal del Ejército dio muerte en San Felipe a otras dos personas, uno de ellos, Rigoberto del Carmen ACHU LIENDO, 31 años, Jefe de Desarrollo Social de San Felipe. Fue detenido el 12 de septiembre en casa de un familiar por efectivos militares del Regimiento de Infantería N3 "Yungay", luego de haber sido llamado por un bando militar. Se le recluyó en la Cárcel de San Felipe, desde donde era sacado regularmente para ser interrogado en el Cuartel de Investigaciones, por personal de dicha Repartición.

19 de diciembre 1973

Ernesto Domingo MARDONES ROMÁN, Nacido el 29/07/54, 19 años, estudiante universitario, ejecutado por personal del Ejército en la Plaza Chacabuco, Stgo

El 23 de diciembre de 1973

Fueron ejecutados por carabineros en el sector de Molco, Choshuenco, en el Complejo Panguipulli, dos personas: Hugo Rivol VASQUEZ MARTÍNEZ, 21 años, estudiante universitario, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR); Mario Edmundo SUPERBY JELDRES, 23 años.

Ambos se encontraban internados en la montaña, en el sector de Choshuenco, desde donde bajaban al pueblo esporádicamente a alimentarse. Según información de prensa de la época, "dos extremistas fueron muertos durante el transcurso de un operativo que hicieron a las 23,45 horas funcionarios de Choshuenco al lugar denominado Molco. En momentos que Carabineros patrullaba el sector fueron atacados con disparos de armas por los extremistas, repeliendo de inmediato el ataque. Durante la balacera fue muerto con impactos en el tórax Hugo Rivol Vásquez Martínez, 21 años, el que portaba un rifle marca Winchester de repetición. Andaba con otro sujeto apodado "El Braulio", quién fue herido en las piernas y mientras era conducido al Hospital de Panguipulli dejó de existir en el camino".

Entre diciembre de 1973 y enero de 1974

Ocurren cuatro casos de desaparición forzada de personas desde la Escuela de Artillería de Linares que afectan a militantes del MIR: Maria Isabel Beltrán Sánchez nació el 2 de mayo de 1952, en Santiago compañera de militante del Mir y ex miembro del GAP, Javier Pacheco Monsalves quien fuera detenido el día 6 de octubre de 1973, y fusilado en Chena esa misma noche; Alejandro MELLA FLORES, 19 años, estudiante, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Detenido el 19 de septiembre por efectivos de Investigaciones de Linares, llevado al Cuartel Central de ese organismo y posteriormente a la Escuela de Artillería, donde quedó a disposición del Servicio de Inteligencia Militar. El 31 de octubre fue trasladado a la Cárcel Pública de Linares, registrando egreso el 26 de diciembre de 1973, bajo "libertad condicional". En la investigación judicial por su desaparición, Investigaciones señaló que Mella Flores había quedado en libertad el 26 de diciembre, "para visitar a sus familiares, bajo palabra de regresar, cosa que no hizo, estando considerado (sic) en la actualidad como prófugo, presumiéndose que abandonó el país por un paso no controlado". No se explica en dicho informe, los motivos por los cuales se presume el abandono del país ni por qué se afirma que éste se llevó a cabo por "un paso no controlado". La Dirección de la Escuela de Artillería de Linares, en Julio de 1976 informó al Tribunal que investigaba su desaparición, que la víctima no registra detención en esa unidad militar. Se ignora hasta la fecha la suerte o paradero de Alejandro Mella Flores.

El 2 de enero de 1974

Guillermo Del Canto Ramírez, casado, funcionario de la Corporación de Reforma Agraria (CORA), militante del MIR, a quien el Servicio de Inteligencia del Ejército buscaba desde noviembre de 1973, fue detenido el 2 de enero de 1974, en un domicilio de familiares en Santiago, por efectivos del Servicio de Inteligencia Militar de Linares (SIM) y funcionarios del Servicio de Investigaciones de esa misma ciudad, quienes lo trasladaron a la Escuela Militar de Santiago y, desde allí, al Regimiento Escuela de Artillería de Linares, desde donde desapareció aproximadamente el 15 de enero de 1974. En su aprehensión participó el Capitán de Ejército Claudio Lecaros, agente del SIM.

Ese día, como a las 00:30 horas, Guillermo del Canto y su cónyuge, Marianela Méndez Soto, se encontraban en el domicilio de unos primos del afectado, Félix Ignacio Valenzuela Tello y María Antonieta Romo Ferrer, ubicado en calle Santa Clara 560, La Cisterna, Santiago. También estaban presentes familiares del Matrimonio Valenzuela Romo. Pasada la medianoche, varios sujetos ingresaron violentamente al hogar identificándose como Militares del Regimiento de Linares. El que comandaba el grupo según lo declaró María Antonieta Romo, al parecer era un Mayor de Ejército. Los uniformados iban acompañados por tres civiles que dijeron ser de Investigaciones y, por sus actos, no cupo duda de que conocían a la víctima.

De inmediato se procedió a la detención de Guillermo del Canto y de Félix Valenzuela, siendo ambos conducidos a la Escuela Militar. En este recinto, los amarraron con alambres a un sillón, comenzando el interrogatorio. A Félix Valenzuela le preguntaron su nombre y sus actividades laborales, sin insistir mayormente. En cuanto a la víctima, fue golpeada en varias oportunidades.

Al día siguiente, a las 15:00 horas, Félix Valenzuela quedó en libertad mientras, según supo, a Guillermo del Canto, lo trasladaron a Linares.

Juan Carlos del Canto Ramírez -hermano de la víctima y quien más tarde se asiló en la Embajada de Francia- fue detenido en Santiago en el mes de octubre de 1973, junto a otro hermano, Ricardo del Canto. Trasladado al Regimiento Escuela de Artillería de Linares, vio recluido allí a Guillermo, el 6 de enero de 1974, alrededor de las 10:00 de la mañana, cuando el testigo era trasladado a Temuco. En esta ciudad, Juan Carlos del Canto fue ingresado al Regimiento Tucapel, en donde lo interrogó un Teniente de apellido Ubilla, quien, entre otros temas, le preguntó por su hermano Guillermo del Canto. Al responder el declarante que lo había visto detenido en la Escuela de Artillería de Linares, el Oficial se comunicó por radio con dicho recinto militar, en donde negaron la permanencia allí de la víctima.

Por su parte, Mariano del Canto Romo -padre del afectado- denunció al Ministro del Interior, el 31 de agosto de 1978, que al momento de ser detenido, a su hijo le habían requisado dos vehículos de su propiedad: un Fiat 600 color rojo (no devuelto a esa fecha) y una citroneta que posteriormente le fue entregada a Marianela Méndez Soto. En otras declaraciones, Mariano del Canto señaló que su hijo permaneció en la Escuela de Artillería hasta el 15 de enero de 1974 fecha en que, según lo informó la Comandancia de Linares, fue devuelto a Santiago.

Como ya se mencionaba, Guillermo del Canto estaba siendo buscado desde antes de su detención. El 24 de octubre de 1979, Investigaciones señaló al Tribunal, que en los archivos de la Sección Inform"tica Policial constaba que, por radiograma de fecha 5 de noviembre de 1973 proveniente de Talca, la autoridad militar de Linares encargaba la ubicación y detención del afectado. Esta información se vio corroborada en un Oficio que el entonces Ministro del Interior, Sergio Fernández Fernández, envió al mismo Tribunal, en noviembre de 1980, comunicando que la detención de Guillermo del Canto había sido solicitada por la Autoridad Militar de Linares.

3 de enero 1974

José Miguel Mario Manuel RIVAS RACHITOFF, casado, 4 hijos, Periodista, ex funcionario de INDAP, fue detenido el 3 de enero de 1974, pasado el mediodía, en las inmediaciones de la Plaza de la Constitución, Santiago, por agentes de las Fuerza Aérea de Chile, los que vestían de civil. En la misma oportunidad, y en momentos distintos, fueron detenidos Rebeca María Espinoza Sepúlveda, ex funcionaria de INDAP y actualmente detenida-desaparecida, dos hijos y una nieta de pocos meses de esta última (saldrían en libertad horas más tarde desde la Base Aérea de El Bosque); José Leonardo PÉREZ Hermosilla, ex funcionario de INDAP, actualmente detenido-desaparecido; Julio Hernán Parraguez Acevedo (saldría en libertad dos meses después desde el Regimiento de Tejas Verdes), y José Medina Garcés, ex funcionario de INDAP, posteriormente liberado.

José Miguel Rivas -al igual que el resto de los detenidos- fue conducido a la Academia Politécnica Aeronáutica de El Bosque, en donde permaneció tres días. Al cabo de este tiempo, se le trasladó al Regimiento Escuela de Ingenieros Militares de Tejas Verdes, desapareciendo desde este recinto. También desaparecieron desde aquí Rebeca María Espinoza y José Leonardo PÉREZ Hermosilla.

La detención de la víctima está expresamente reconocida en un Oficio que el General de Aviación Mario Vivero Avila -Comandante de la Guarnición General Aérea de Santiago- envió al 2 Juzgado del Crimen de Santiago, en donde se investigaba la presunta desgracia del afectado, el 17 de febrero de 1975. En dicho Oficio, el General Vivero Avila señalaba que José Miguel Rivas había sido detenido el 3 de enero de 1974 por orden emanada de la Guarnición Aérea El Bosque, por tener antecedentes de actividades extremistas. Junto a él -se agregaba- fueron detenidos Julio Parraguez, José PÉREZ Hermosilla, Rebeca Espinoza Sepúlveda y José Medina Garcés. Posteriormente, los detenidos fueron entregados a la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA).

Julio Hernán Parraguez recuerda que ese día, a la hora de almuerzo, pasó por la Plaza de la Constitución, rumbo al Ministerio de Agricultura. Allí se encontró con el afectado, con Rebeca Espinoza, con José PÉREZ Hermosilla y con José Medina. Después de conversar unos minutos, el declarante se retiró del lugar, para volver a pasar por ahí mismo una media hora más tarde. Entonces constató que el grupo ya no estaba. Continuó hacia Teatinos, en donde un civil se le acercó, lo amenazó con un arma, lo puso contra una de las murallas de La Moneda, le ató las manos a la espalda y lo introdujo en un vehículo, conduciéndolo a la Academia Politécnica Aeronáutica de El Bosque.

En este recinto de la FACH, fue introducido a una sala grande en la que ya estaban el afectado, Rebeca Espinoza, José Leonardo PÉREZ, José Medina y otras personas a quienes el testigo no conocía. Allí fueron interrogados por separado sobre sus respectivas actividades políticas y laborales, en especial sobre una supuesta "reunión" que habrían sostenido en la Plaza de la Constitución. Al término de los interrogatorios, les retiraron todos los papeles y documentos personales, los llevaron a otra pieza y aquí los ataron y vendaron. En esta pieza había unas 10 personas más. Durante el resto del tiempo, los siguieron sacando de a uno para ser interrogados. El testigo no sufrió malos tratos, pero algunos de los otros detenidos retornaban de los interrogatorios con evidentes signos de dolor.

Al cabo de tres días, fueron subidos a un camión para ser conducidos al Regimiento Escuela de Ingenieros Militares de Tejas Verdes. En dicho recinto militar, Julio Hernán Parraguez quedó en una misma cabaña que José Miguel Rivas y José PÉREZ Hermosilla, además de unos estudiantes universitarios cuyos nombres no recuerda. Cuatro o cinco días después, el afectado y PÉREZ Hermosilla fueron sacados de la cabaña, supuestamente para ser llevados a interrogatorios, y no fueron devueltos. A su vez, el testigo fue llevado al sector en el que estaban los detenidos que no se encontraban incomunicados entre sí. Allí permaneció con José Medina y desde lejos, en el sector de mujeres, divisó todos los días a Rebeca Espinoza.

Un día -Parraguez no recuerda la fecha- Rivas Rachitoff fue devuelto a las cabañas en las que se encontraba el testigo. Estaba en muy mal estado físico y el resto de los presos debían sostenerlo para conducirlo al baño porque no podía hacerlo por sí mismo. Botaba sangre por la boca. El afectado permaneció en ese sector durante varios días, hasta que fue sacado sin que se supiera a dónde. Nunca retornó y en el Campamento se comentaba que había sido llevado al Hospital de San Antonio.

Julio Hernán Parraguez permaneció en Tejas Verdes durante casi cuatro meses, siendo llevado en varias oportunidades a interrogatorios al subterráneo del Casino de Oficiales, escuchando allí los gritos de Rebeca Espinosa cuando era torturada. El testigo salió en libertad el 19 de abril de 1974, cuando fue sacado de Tejas Verdes en un camión de mudanzas que lo dejó en Cerrillos.

Manuel José Salinas Letelier también es testigo de la permanencia de la víctima en Tejas Verdes. El declarante fue detenido el 16 de enero de 1974 y conducido, entre otros recintos, al Regimiento Escuela de Ingenieros Militares, en donde fue sometido a intensas torturas. En el subterráneo del Casino de Oficiales -en medio de los interrogatorios Salinas Letelier escuchaba los sones de un piano- fue desnudado, encapuchado, golpeado, colgado, recibiendo aplicaciones de corriente eléctrica. Incluso, sus torturadores debieron hacerle masajes al corazón para recuperarlo de un fuerte desmayo. Fue en este recinto militar en el que vio a José Miguel Rivas, en malas condiciones físicas. En una oportunidad, sacaron al afectado a interrogatorios y no volvió a saber de él. El testigo permaneció en Tejas Verdes durante dos meses.

Por su parte, Gines Emilio Rojas Gómez, autor del libro "Tejas Verdes, mis primeros cinco minutos", testimonió sobre la reclusión de la víctima en el Regimiento Escuela de Ingenieros Militares, tanto a través de una declaración jurada al respecto como ante el 1er. Juzgado del Crimen de San Antonio, durante la investigación realizada en relación a José Leonardo PÉREZ (1991). El declarante fue detenido el 23 de enero de 1974, cuando se encontraba en las dependencias de Televisión Nacional. Llevado, entre otros recintos, al Regimiento de Tejas Verdes, en donde estuvo hasta aproximadamente el 15 de febrero de 1974. A los pocos días de haber sido ingresado a dicho recinto, se le acercó un detenido y le dijo "Rivas te busca". Efectivamente encontró al afectado en una de las cabañas de madera, el que ya llevaba casi un mes allí. Lo vio en pésimas condiciones físicas producto de las torturas a que había sido sometido. Tiritaba constantemente, tenía los brazos prácticamente inmóviles y botaba sangre al orinar.

En el corto tiempo en que estuvieron juntos, Rivas le dio consejos para que pudiera defenderse cuando fuera interrogado. Le contó además que lo habían tenido toda una noche colgando de un fierro, atado de pies y manos, por lo que quedó con los músculos descontrolados. El afectado agregó que había sido detenido cuando venía de una imprenta y se encontró con unos amigos en la calle. Rivas le dijo al testigo que sabía que no iba a salir vivo de allí. Esa misma noche, el afectado fue sacado nuevamente a interrogatorio y, de amanecida, los militares llamaron a otros detenidos para que ayudaran a trasladarlo. La víctima pidió que la llevaran al baño -que era un pozo lleno de gusanos- en donde botó sólo sangre. En la cabaña, los presos lo abrigaron como pudieron y, al día siguiente, las enfermeras que acudían rutinariamente a constatar el estado de los detenidos, informaron de la situación a los militares. Rivas Rachitoff estaba en grave estado de salud, con fiebre y deshidratado. Fue sacado, por los militares en una camilla, según el testigo, para ser trasladado al Hospital de San Antonio.

Posteriormente, en 1990, Ginés Emilio Rojas, cuando visitó San Antonio con ocasión del lanzamiento de su libro, supo por la persona que en 1974 era enfermera Jefe del Hospital de ese puerto, que efectivamente José Miguel Rivas había ingresado a dicho centro de salud, en estado grave. Pero, que al día siguiente había sido retirado del Hospital por los mismos militares que lo habían llevado.

El testigo también vio en Tejas Verdes a José Leonardo PÉREZ y a Rebeca Espinoza.

Mientras la víctima desaparecía del Regimiento de Tejas Verdes, su familia realizaba distintas gestiones tendientes a dar con su paradero. Su madre, Olga Rachitoff, de nacionalidad peruana y aquejada de graves problemas emocionales producto de la detención de la víctima, debió regresar a su país. María Isabel Rivas -tía del afectado- continuó con los trámites. Las diligencias al respecto fueron numerosas y, en junio de 1974, en la Secretaría Ejecutiva Nacional de Detenidos (SENDET), informaron a María Isabel Rivas y a la cónyuge del afectado, que Rivas Rachitoff estaba en una lista de detenidos, sin cargo y a disposición de la DINA, razón por la cual carecían de mayores antecedentes.

El 4 de enero de 1974

Es detenido Juan Ismael SUIL FAUNDEZ, militante del MIR, en el centro de Santiago, por personal uniformado de la FACH, junto con su cuñado, quien más tarde fue dejado en libertad.

El detenido fue llevado por sus aprehensores a la base aérea El Bosque, desde donde desapareció.

7 de enero 1974

Sergio Eduardo CIENFUEGOS CAVIERES, soltero, estudiante universitario, fue detenido el 7 de enero de 1974, alrededor de las 11:45 horas por efectivos de Carabineros que vestían de civil, en su lugar de trabajo, División de Matrículas de la Oficina de Selección y Admisión de Alumnos de la Universidad de Chile, ubicada en calle Valentín Letelier 1330. Dos de los agentes ingresaron a estas dependencias y se dirigieron directamente al afectado, manifestando que lo arrestaban "por órdenes superiores". También se entrevistaron con el Jefe de la víctima, Hugo S"ez, a quien le exhibieron sus credenciales y luego procedieron a allanar el escritorio de Sergio Cienfuegos, requiriendo información respecto del trabajo que desempeñaba y el tipo de información que él manejaba de los alumnos.

Los policías indicaron que lo llevarían en Tránsito a la 1a. Comisaría de Carabineros, y que su destino final lo desconocían. Alrededor de las 12:20 horas fue sacado de la oficina y subido a una camioneta amarilla doble cabina, donde se sumó otro civil que los esperaba en la entrada de la oficina, alejándose del lugar.

Hugo Sáez llamó por teléfono diez minutos después a la 1a. Comisaría, donde le respondieron que el detenido había estado breves instantes allí y ya lo habían trasladado a otro lugar. Antes de retirarse, los agentes hicieron un llamado telefónico, luego del cual llegó el vehículo a buscarlos. Al momento de su detención se encontraban también presentes otros funcionarios, entre ellos, el Jefe de la División Técnica Fernando Aranda y Nancy González Cavada, quien era novia de la víctima.

Nancy González se dirigió de inmediato a la 1a. Comisaría, donde sólo le informaron que el personal que había detenido al afectado estaba en comisión de servicio ante las "fuerzas militares".

Días después, el 12 de enero, se recibió una llamada telefónica anónima en la que se informaba que Sergio Cienfuegos se encontraba en Tejas Verdes, en poder del S.I.M. y que sus aprehensores pertenecían a la DINA.

El 19 de febrero de 1974 se denunciaron estos hechos al Juez Militar de Santiago, General Sergio Arellano Stark, el que anotó con su puño y letra que el afectado había sido detenido el 7 de enero de 1974, que se le había investigado y no se habían comprobado cargos en su contra por lo que fue dejado en libertad el 11 de enero del mismo año. Firmó y timbró.

También reconoció verbalmente su detención a sus familiares el Comandante Correa del SENDET, quien les señaló que había un decreto de arresto, pero no indicó el lugar donde permanecía recluido.

Sin embargo, Sergio Cienfuegos Cavieres se encuentra desaparecido hasta la fecha.

15 de enero de 1974

Victoriano MATUS HERMOSILLA, de 39 años, era obrero del Complejo Maderero y Forestal Panguipulli. Sin tener militancia política, había estado vinculado con algunos miembros del Movimiento Campesino Revolucionario (MCR) y con militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR. Fue detenido con posterioridad al 11 de septiembre de 1973, recuperando días después su libertad. Según testimonios recibidos, el 15 de enero de 1974, fue nuevamente detenido por Carabineros de Panguipulli. Al cabo de algunos días, su familia fue informada de su traslado a Valdivia, adonde nunca llegó, pues resultó muerto en el camino en circunstancias que no se han podido determinar.

El día 18 de enero de 1974,

Seis destacados dirigentes de Quillota fueron ejecutados por personal de la Escuela de Caballería de dicha ciudad, entre ellos: Osvaldo Mario MANZANO CORTEZ, 32 años, obrero textil, Presidente del Sindicato de Rayon Said, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria(MIR), fue detenido el 17 de septiembre en su lugar de trabajo por efectivos militares de una de las Unidades acantonadas en Quillota

Angel Mario DÍAZ CASTRO, Chileno, 41 años, obrero agrícola, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria fue detenido el 12-09-73 en Quillota, llevado al Buque Lebu y luego a la Cárcel de Quillota, desde donde lo sacan efectivos de la Escuela de Ingenieros de San Antonio, haciendo parecer su muerte como un presunto enfrentamiento


Siguiente